Juan Pablo Duarte

Padre de la Patria Dominicana. Sociedad filantrópica. Movimiento liberal. Patriotismo

  • Enviado por: Dopolina
  • Idioma: castellano
  • País: República Dominicana República Dominicana
  • 5 páginas

publicidad
cursos destacados
Graba audio con Apple Logic Pro 9
Graba audio con Apple Logic Pro 9
En este curso aprenderemos a realizar grabaciones de audio de calidad utilizando Apple Logic Pro 9. Exploraremos todo...
Ver más información

Cómo montar un Ordenador
Cómo montar un Ordenador
En este curso te guiamos de una forma muy práctica y gráfica, para que puedas realizar el montaje de tu...
Ver más información

publicidad

Juan Pablo Duarte

Padre de la Patria

Nació el 26 de enero de 1813, hijo de Juan José Duarte, comerciante español nacido en Verjel de la Frontera, provincia de Cádiz (España) y Manuela Diez y Jiménez, oriunda del Seibo, República Dominicana, a su vez, de padre castellano y madre seibana.

Juan Pablo Duarte fue bautizado el 4 de febrero de 1813. Las primeras lecciones de su educación formal, la recibió primero con su madre, y luego con una profesora de apellido Montilla, quien dirigía una pequeña escuela de párvulos.

De aquí paso a una escuela primaria de varones cuyo nombre se desconoce, donde dio tempranamente muestra de poseer una inteligencia privilegiada. Más tarde fue admitido en la escuela de don Manuel Aybar. Aquí completó sus conocimientos de lectura, escritura, gramática y aritmética elemental.

Después de unos cuantos años, niño aún, recibió clase de teneduría de libros, para luego pasar, ya un adolescente, a recibir la orientación de uno de los más sabios profesores de la entonces recién clausurada Universidad de Santo Domingo, el doctor Juan Vicente Troncoso. Con él estudió filosofía y derecho romano. Aquí también dio prueba de una gran vocación de superación, de amor por los estudios.

Deseosos sus padres de no interrumpir las proyecciones en el campo del conocimiento de su hijo, con grandes sacrificios decidieron enviarlo a estudiar al exterior.

Se ha dicho que ya adolescente, comenzó a germinar en su espíritu el ansia de liberar a su tierra de la dominación haitiana. Pero no hay pruebas de ello. El único informe que se tiene al respecto es que, cuando emprendió su viaje con destino a España, vía Nueva York, en el curso del viaje a esta ciudad, el capitán del buque y don Pablo Pujol - a quien fue recomendado- se pusieron a hablar mal de Santo Domingo, y al preguntarle el primero a Duarte si no le daba pena decir que era haitiano, éste respondió: “Yo soy dominicano.” Según datos que merecen crédito, el viaje se llevó a cabo en los finales del 1827 o a principios del 1828, es decir, cuando su edad frisaba en los 15 años.

De Nueva York emprendió rumbo hasta España, deteniéndose en Londres y París luego se ubicó en Barcelona, donde tenia familiares.

De regreso al país se lanzó a una lucha sin tregua por concretar el propósito que alentaba. En aras de esta lucha, no escatimó sacrificios. Pese a que pertenecía a una familia importante de la burguesía comercial capitaleña, marginó todo afán de lucro, y rápidamente encontró discípulos y se convirtió en la figura cimera del nuevo movimiento.

Al irse ensanchando el movimiento, Duarte comprendió que se hacia imprescindible -dado el carácter absolutista del gobierno de Boyer- crear una sociedad clandestina que, siguiendo el modelo de las sociedades europeas asumiera responsabilidad de dirigir las actividades. Así surgió la sociedad “La Trinitaria”. El lema de la sociedad era “Dios, Patria y Libertad”. Luego surgió la sociedad “La Filantrópica” que realizó una importante labor de propaganda mediante la representación de piezas teatrales.

Simultáneamente con el desarrollo del movimiento en Haití, la oposición al gobierno de Boyer fue cobrando fuerza así que Ramón Matías Mella se dirigió hacia Aux Cayes, a la sazón el mayor centro oposicionista, y obtuvo pleno éxito en su propósito. Boyer no demoro en ser derrotado tomando Charles Herrad el mando en Haití.

Duarte aprovechó la mayoría con que contaba dentro del movimiento liberal en la región oriental para crear bajo su dirección una Junta gubernativa provisional que sirviera de base para la creación de la Republica Dominicana. Este movimiento no tuvo mucho apoyo por la burguesía.

Duarte no ceso en su intento de obtener ayuda así que mando a Mella al Cibao con el fin de levantar los ánimos allá pero fracaso ya que Herard apreso a Mella y al presbítero Juan Puigvert y luego en la capital apresó a 14 de los discípulos de Duarte.

Duarte para no ser apresado embarcó hacia Venezuela, desde entonces y hasta la víspera de su regreso a la patria -ya independizada- Duarte se fijo en Caracas.

Próximo a finalizar el año 1843, Duarte recibió una carta de suma importancia, fechada en Santo Domingo el 15 de noviembre y firmada por su hermano Vicente Celestino y por Sánchez. En ella se le reclamaban urgentes auxilios -especialmente de armas y dinero- y se le hacia saber que después de su partida, “todas las circunstancias han sido favorables”. Se le decía, además, que era forzoso apresurarse por que “es necesario temer a la audacia de un tercer partido”; y se le recomendaba que regresara de inmediato al país por el puerto de Guayacanes, con el dinero y el material bélico solicitados. Claro está: si bien la noticia de la buena marcha de los trabajos tuvo que alegrarlo, a esta alegría se mezclo el dolor provocado por la imposibilidad en que él se hallaba de acceder al reclamo. En efecto, pese a sus esfuerzos, no había obtenido ayudas, y meses antes había escrito a sus hermanos exigiéndoles que ofrendaran “en aras de la patria, lo que a costa del amor y del trabajo de nuestro padre hemos heredado”. De todos modos decidió partir hacia Curazao y “hallar medios para fletar un buque y dirigirse a Guayacanes”. Salió de Caracas “con la muerte en el corazón, sostenido por su fe en la Providencia”. Pero no le fue posible llevar a cabo su propósito: una repentina enfermedad lo obligó a permaneces en Curazao, en compañía de Pina y Pérez de la Paz.

En el curso de estas semanas se produjeron en el país importantes acontecimientos. La burguesía decidió apoyar a los duartistas y luchar por la independencia, el vehículo para este acuerdo fue Ramón Mella y el asesor de la burguesía fue Tomas Bobadilla. La colaboración de este sector precipitó el curso de los preparativos ya que dio dinero para los preparativos insurrecciónales además se redacto el Manifiesto del 16 de enero de 1844 -que fue redactado por Bobadilla- y en el que aparece por primera vez la palabra separación.

Luego de la independencia -el 27 de febrero de 1844- se creo la Junta Central Gubernativa cuyo presidente era Bobadilla pero era evidente que Duarte no podía ser marginado.

Duarte regresa al país el 14 de marzo del mismo año en el buque Leonor que venia desde Curazao. Fue recibido con mucho entusiasmo y al otro día fue nombrado miembro de la JCG y comandante del departamento.