Jesús de Nazareth

Teología. Vida. Testimonio. Dios. Jesucristo. Virgen María. San José. Belén. Evangelios. Marcos. Mateo. Lucas. Juan. Pablo. Pedro. Apóstoles. Herodes

  • Enviado por: Artagan
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 13 páginas

publicidad
cursos destacados
Iníciate en LOGIC PRO 9
Iníciate en LOGIC PRO 9
Vamos a ver de manera muy sencilla y en un breve paseo de poco más de una hora como funciona uno de los...
Ver más información

Cómo montar un Ordenador
Cómo montar un Ordenador
En este curso te guiamos de una forma muy práctica y gráfica, para que puedas realizar el montaje de tu...
Ver más información


¿Quién es Jesús?

Hay personas que pasan por la vida y apenas dejan huella, y a los pocos años de su muerte casi nadie los recuerda, con ellos o sin ellos, la vida sigue su curso normal. Jesús de Nazaret no es una persona de esas, dejó una profunda huella en muchos de sus contemporáneos.

Durante los casi veinte siglos que han transcurrido desde su muerte, millones de hombres y mujeres lo han tenido presente en sus vidas y se han esforzado en vivir como él vivió, servir a quienes él sirvió; al Padre del cielo y a los hombres mas necesitados, pero era al mismo tiempo hijo de Dios y hermano de los hombres.

También hoy, millones de hombres y mujeres de todos los continentes se sienten atraídos por su figura y por su estilo de vida. Unos lo imitan mejor y otros peor, pero Jesús de Nazaret sigue siendo un personaje que interesa a mucha gente. También en nuestro país muchos millones de hombres y mujeres se proclaman sus seguidores, lo recuerdan a menudo y celebran su presencia.

El Testimonio

Para hablar de él, nos basamos en testimonios de unos cuantos hombres que vivieron con él y llegaron a quererle. De tal manera que no sólo lo conocieron sino que aprendieron a amar lo que él amaba y a vivir como él vivía.

Personajes cercanos a Jesús:

Primeramente, destaca su madre, María. Era una persona buena y sencilla, que confiaba plenamente en el Dios de la promesa, era una muchacha de Nazaret, en Galilea. En sus orígenes era una joven bonita, trabajadora y dulce. Un día como todas las chicas de su edad, se enamoró, de un joven artesano, trabajador y bueno. Se llamaba José, y al él también le gustaba María. Así que un día se prometieron y empezaron a preparar su futuro hogar. Pero de pronto, sucedió algo que cambió sus planes, algo extraordinario e increíble, que ella nunca hubiera podido imaginar; una mañana cuando se encontraba sola en casa, sumergida en sus pensamientos y en su oración, se le presentó un ángel, llamado Gabriel. Ella, asombrada y al mismo tiempo asustada, le escuchó atentamente; oyó como de comunicaba que iba a ser la Madre del Hijo del Dios, que ella era la elegida para dar presencia y rostro humano a Dios. María lo comprendió, y como estaba acostumbrada a fiarse de Dios, aceptó gratamente.

José, su padre, es el siguiente, aunque no el menos importante, que al ver el embarazo de María, no sabía qué pensar, pero creía en su inocencia, a pesar de su desconcierto. Un día, en uno de sus sueños, se le apareció un ángel del Señor que le advertía que no tuviera reparo en aceptar a María en su casa, porque la criatura que llevaba en su vientre provenía del Espíritu Santo y que debería ponerle el nombre de Jesús. José que era bueno, sencillo y tenía una confianza total en Dios, aceptó colaborar con María en la hermosa tarea de criar aquel hijo. Así, cesaba el tiempo de las dudas y comenzaba el de las decisiones.

Ambos eligieron ir a Belén para que naciera su hijo, pero en contra de sus deseos, en vez de nacer en la posada, nació en un portal, rodeado del calor de sus padres y de animales, pero no eso no alteró de ningún modo la actitud, ni la vida de Jesús, al contrario, así mostró su humildad, a pesar de ser el hijo de Dios.

Testigos Directos

Son testigos que hablan de alguien que ha sido y es muy importante para ellos. En contacto con él, sus vidas cambiaron, no simplemente esperan informar con su testimonio, sino desean despertar en los que les escuchan el afecto y la fe en Jesús.

Durante los primeros años después de la muerte de Jesús, las personas que fueron testigos de su vida no se preocupan de escribir nada. Simplemente daban testimonios de palabra, y explicaban lo que habían visto y oído, a todos los que les querían oír. Hay que tener presente que en aquella época escribir un libro era una cuestión complicada, porque había muy poca gente que supiera escribir y cobraba caro, además no había papel, así que tenían que usar pieles de cordero, que tampoco estaban al alcance de todos. Pero esta falta de escritos no impidió que la vida y el mensaje de Jesús fueran corriendo de boca en boca y se extendieran rápidamente.

Aquellas gentes estaban muy acostumbradas a escuchar narraciones que fácilmente aprendían de memoria y eran capaces de repetirlas después, además tenían mucho tiempo para hablar y escucharse unos a otros, y a los que habían vivido con él les gustaba explicar las cosas de Jesús. Poco a poco, se fue formando una cadena de testimonios sobre su vida que se fue extendiendo por toda Palestina y por otros muchos lugares cada vez más lejanos: Asia Menor, Grecia, y Roma.

Es lógico que todas estas narraciones tuvieran entre sí pequeñas variantes. Por ejemplo, una cosa era explicarlas en Jerusalén, donde se hablaba la misma lengua que había hablado Jesús (el arameo), y otra cosa era explicarlas en Roma, donde la gente no conocía muy bien el estilo de vida de los judíos y había que explicarles mucho mejor las cosas, además sumarle la dificultad de que hablaban otras lenguas, como el latín y el griego. Pero a pesar de las diferencias lógicas, esas narraciones conservan una gran unidad de contenidos; todos estaban de acuerdo en afirmar que con Jesús había empezado una manera nueva de vivir, era un nuevo tipo de hombre abierto a Dios, a quien sentía como un Padre, estaba entregado a los hombres, sobre todo a los más pobres y marginados, se consideraba libre frente a los poderosos, libre para amar a todos y sin miedo ante las amenazas.

Los Evangelios

El comienzo de los evangelios se encuentra en la predicación oral de los apóstoles. Esta predicación era acompañada normalmente de relatos mas detallados, anécdotas tomadas de la vida de Jesús, que daban luz sobre su persona, su misión, su poder, su enseñanza.

Ese evangelio se recogió en cuatro libros diferentes, muy breves, que a pesar de estar escritos en lugares distintos y por autores diversos, se parecen mucho entre sí. Se escribieron entre el año 70 y el año 100 de nuestra era. Y se los conoce con los nombres de sus autores: San Mateo, San Marcos, San Lucas, y San Juan.

El libro de Marcos

El Evangelio según San Marcos es el primero que se escribió, entre los años 65 y 70. Recoge, sobre todo, los hechos de Jesús, aunque no tanto sus palabras. Se apoya en el testimonio del apóstol Pedro y en la predicación de Pablo. Escribe dirigiéndose a personas que no son de Palestina, ni tampoco son Judíos, sino paganos que han abrazado el cristianismo y que podrían ser romanos.

El libro de Mateo

El Evangelio según San Mateo se escribió hacia el año 80, en la cuna de la comunidad de Judíos que había abrazado el cristianismo y que vivían en Palestina. Esto se capta en que cita mucho el Antiguo Testamento, que los judíos conocían muy bien. Se basa al mismo tiempo bastante en el Evangelio de Marcos, pero al igual que en el de Lucas, se recoge otras tradiciones.

El libro de Lucas

El Evangelio según San Lucas se escribe hacia el año 80 indicado también para los cristianos que provienen del paganismo y que conocen muy poco la vida y las tradiciones de los judíos. Se apoya mucho en el Evangelio de Marcos y en la tradición que recogía de palabras pronunciadas por Jesús.

El libro de Juan

El Evangelio según San Juan se redacta hacia el año 100, basándose en lo que el mismo apóstol Juan recuerda de los años que convivió con Jesús. Esta escrito para que los nuevos seguidores de Jesús profundicen más en el misterio de su persona. Además es el evangelio que está más cargado de símbolos, metáforas y comparaciones.

Los testigos que escribieron los evangelios no dicen casi nada del exterior de Jesús, pero sí todo lo que Jesús llevaba dentro; su gozo de sentirse querido por Dios, su ilusión por tratar con cariño a los que la vida había maltratado, su valentía para defender a los marginados, su alegría de vivir, su capacidad de amistad, su sencillez, su inteligencia, su sinceridad, su paz interior... y tantas otras cosas.

Los Evangelios están escritos después de la resurrección de Jesús, los que los escriben creen en la presencia de Jesús resucitado en la vida de los hombres, saben que su manera de vivir le creó muchos enemigos que al final consiguieron llevarlo a la muerte, pero son conscientes también de que, por esa misma manera de vivir, Dios lo resucito.

Los Evangelistas, saben que los trabajos y sufrimientos de Jesús no fueron inútiles porque han producido una vida nueva para el mismo Jesús y para muchos de sus seguidores, todo eso se nota en sus escritos.

La tierra de Jesús

La tierra de Jesús ha recibido diferentes nombres a lo largo de la historia, primero se llamó Canaán, y sus habitantes cananeos. Así se llamaba cuando Abraham llegó a esa tierra, la que Dios le había prometido. Después se llamo Judea, por Judá, la más importante de las tribus de Israel. Así se llamaba en tiempos de Jesús. Pocos años después de la muerte de Jesús, los romanos le dieron otro nombre: Palestina. Actualmente es llamada Israel.

La tierra de Jesús, está situada en el extremo oriental del mar Mediterráneo, es un país muy pequeño, tiene unos 230 km. de largo y unos 120 km. de ancho. Siempre ha sido zona de paso entre los países que tiene al sur, sobre todo Egipto y los que hay al norte. Por allí pasaban las caravanas de comerciantes que iban y venían de Egipto a Siria y las que desde la costa penetraban hasta Arabia. Al ser una zona de paso, todos han querido dominarla para poder controlar así, el comercio de toda la región. Por eso ha sufrido tantas dominaciones y guerras.

Los primeros seguidores de Jesús:

Jesús no quería ir en solitario, encontró a sus primeros amigos en Juan Bautista y Andrés, pescadores en el mar de Galilea. Estaba una tarde el Bautista con dos de sus discípulos cuando se les acercó Jesús. Juan se fijó en él y oyeron sus palabras. Habían recorrido a pie más de cien kilómetros junto a otros compañeros suyos, para escuchar a Juan Bautista, buscaban algo que llenara sus vidas, tenían ganas de hacer algo por la felicidad de la gente. Andrés tendría unos cuarenta años, y Juan poco más de veinte, ambos intuyeron que Jesús podía enseñarles muchas cosas, por ello le llamaron “Maestro”, a pesar que tenía aspecto de trabajador como ellos.

Andrés tenía un hermano, que se llamaba Simón, que también estaba entre los que habían venido de Galilea para escuchar al Bautista. Se lo encontró entre la gente y le dijo que habían encontrado al “Mesías”. Simón se dejó acompañar hasta donde estaba Jesús, con ganas de conocerle, quien decidió llamarle Pedro. Al día siguiente decidieron volver juntos hacia su Galilea natal, ya eran cuatro, y entre ellos había nacido una profunda amistad que duraría largo tiempo.

En el camino de vuelta se encontraron con Felipe que era de Betsaida, el mismo pueblo de los hermanos Andrés y Simón Pedro. A Jesús le gustó Felipe y le dijo que se uniera a ellos, él le siguió para siempre. Así ya eran cinco.

Felipe tenía un hermano que se llamaba Bartolomé, era una persona muy aficionada a leer los libros sagrados y a meditarlos. Era de Caná de Galilea, un pueblo cercano a Nazaret. Felipe se lo encontró y le dijo que habían encontrado al que anunciaban Moisés y los profetas, que se llamaba Jesús, era de Nazaret, y que su padre se llamaba José. Bartolomé conocía bien los escritos que anunciaban al “Mesías”, y conocía bien al pueblo de Nazaret. Por eso escuchó con escepticismo a su amigo Felipe, y se fue al encuentro con Jesús. Éste también se quedó con Jesús, ya eran seis.

Además, Juan tenía un hermano que se llamaba Santiago, y era pescador como él. Atraído por lo que su hermano le contaba y por la personalidad de Jesús, pronto se unió también al grupo. Ya eran siete.

Los seis primeros seguidores de Jesús, eran hombres sencillos y pobres, pero estaban dentro de lo que se consideraba buena gente, amaban su tierra y además la querían libre de invasores. Pero el caso de Mateo, es diferente; su oficio era recaudador de impuestos, les sacaba dinero a sus compatriotas para entregarlo a los romanos que dominaban y explotaban su tierra. Su oficio era visto como la más sucia de las profesiones, porque abusaba de los hermanos de raza. Este odio que suscitaba hacia de él un marginado, pero también a él le llamó Jesús; un día pasaba por delante del mostrador donde Mateo cobraba sus impuestos, Jesús le vio sentado y le dijo sin más que le siguiera. Él se levantó y lo siguió.

Como Jesús no tenía por costumbre dejarse llevar por los prejuicios de la gente, algo vería en Mateo, a pesar de lo mal considerado que era por todos. El caso es que Mateo le siguió. A partir de ese encuentro, su vida cambió radicalmente: dejó su vida, su dinero, y siguió a Jesús hasta el final. Con Mateo, eran ya ocho en el grupo.

A medida que pasó el tiempo, el grupo estable de los seguidores de Jesús llegó a estar formado por doce personas, más él. De entre las muchas personas que conocía, escogió a doce, para que fueran sus compañeros, para que estuvieran con él y para enviarlos a predicar.

La lista completa de estos doce compañeros de Jesús, también llamados discípulos o apóstoles, es la siguiente: Simón Pedro y su hermano Andrés, Santiago y su hermano Juan, Felipe, Bartolomé, Mateo, Tomás, Simón hijo de Alfeo, Judas Tadeo, Simón el Cananeo y Judas Iscariote. Todos le fueron fieles hasta el final, menos Judas Iscariote que le traicionó y lo denunció para que lo arrestaran.

Ninguno de los doce forma parte de la minoría rica e influyente del país, son gente corriente, tenían sus defectos. Sus posiciones políticas también eran muy variadas; unos eran violentamente nacionalistas y contrario a los romanos, Mateo en cambio colaboraba con los invasores romanos; otros como Bartolomé estaban más desligados de la política y más centrados en el estudio de las tradiciones de su pueblo; otros como Santiago y Juan estaban relacionados con los sumos sacerdotes del Templo. Por encima de su diversidad, lo que les unía era su amistad con Jesús. Pero no todos aceptaron a Jesús, algunas veces, invitó a otros a que le siguieran y recibió una negativa.

La sociedad en la que vivió Jesús

En los tiempos de Jesús, Palestina estaba ocupada por los romanos, por eso la mayoría de los amigos de Jesús, estaban en contra de la dominación romana, porque eso suponía tener que pagar tributos al César o emperador de Roma, y otros muchísimos impuestos pero sin recibir ningún servicio a cambio. Había una multitud que quería rebelarse para conseguir la liberación de su tierra. De hecho, unos de después de la muerte de Jesús, estalló un conflicto con los romanos. Pero en esta situación, no todos sufrían igualmente los efectos de la ocupación romana; había un grupo aristócrata a la que no le iba tan mal, aunque dominados por los romanos seguían teniendo dinero y poder, entre estos estaba la aristocracia sacerdotal, ligada al Templo de Jerusalén. También había grandes terratenientes, comerciantes y recaudadores encargados de administrar impuestos a gran escala.

Jesús tuvo problemas con estas personas, porque su estilo de vida de vida no le gustaba, y al final fueron los que influyeron decisivamente para que fuera juzgado y condenado a muerte.

Grupos poderosos

Jesús tuvo problemas y constantes polémicas con algunos grupos político-religiosos que existían en el seno de esta minoría bien situada. Tres de los grupos citados en los evangelios son los siguientes:

- los saduceos que eran una especie de partido dirigido por los sumos sacerdotes y compuesto por los miembros más distinguidos del pueblo. Éstos eran muy poderosos, influyentes, y conservadores, y colaboraban a gusto con los romanos. Además eran los peores enemigos de Jesús.

- los fariseos eran un grupo dirigido por laicos de un nivel social más modesto que los anteriores. No colaboraban con los romanos pero se mantenían alejados de los pobres e ignorantes. Eran muy observantes de la Ley y muy religiosos, incluso, casi fanáticos. Jesús se enfrentó muy a menudo con ellos, sobre todo en temas doctrinales. Éstos también influyeron en su muerte.

- los herodianos eran un grupo mucho menos importante que los anteriores, estaba formado por personas colaboradoras de Herodes el Grande y por tanto también de los romanos. Pero, como los saduceos y fariseos, también contribuyeron a eliminar a Jesús.

Grupos pobres:

Los que más sufrían esta situación de ocupación y de desigualdad eran los pobres que, además de depender de los romanos, dependían también de los ricos de su misma tierra. Los pobres, constituían la inmensa mayoría de la población, entre ellos estaban:

  • Los campesinos con pequeñas tierras que apenas daban para vivir.

  • Los jornaleros que estaban en paro muy a menudo.

  • Los esclavos.

  • Los pequeños artesanos de aldea que hacían de herreros, carpinteros, albañiles… De este gremio era José, el que hizo de padre de Jesús y que era el esposo de María, su madre.

  • Otro tipo de pobres lo pobres lo constituían aquellos a los que los mismos pobres aún marginaban más; las mujeres, los niños, los esclavos no judíos, los pastores asalariados, los enfermos, los pecadores, los publicanos que eran los encargados directos de sacar los impuestos a la gente.

  • Los mendigos, en aquella sociedad eran muy numerosos. La falta de alimentos y de higiene traía como consecuencia que, además, la mayoría de ellos estuvieran enfermos: ciegos, cojos, mutilados, leprosos, etc. Su vida era muy dura, pues, al mismo tiempo sufrían miseria y la gente los consideraba impuros, porque pensaban que si estaban enfermos era porque habían cometido algún pecado y Dios los había castigado. Por eso ni se acercaban a ellos, ni les dejaban acercarse.

Es por toda esta pobre gente por la que Jesús sentía una predilección especial, les quería hasta el punto de jugarse la vida por ellos.

Jesús da a conocer su estilo de vida:

Jesús da a conocer su estilo de vida:

  • En Caná, con ocasión de una boda.

  • En la Sinagoga de Nazaret, en una reunión de oración.

  • En el discurso o Sermón de la Montaña, en una reunión al aire libre.

Todo empezó cuando Jesús se bautizó en el río Jordán, cerca de su desembocadura en el mar Muerto. Por aquella zona, y en esa situación, se le unieron sus primeros amigos y juntos emprendieron el regreso a su Galilea natal. Aquí Jesús, acompañado siempre por ellos, empezó a darse a conocer, tenía ganas de comunicar a los hombres su experiencia, quería decirles que Dios es un Padre bueno que quiere compartir su vida y su felicidad con todos sus hijos.

El destino de Jesús:

Deciden darle muerte

Decidieron darle muerte a raíz de lo ocurrido con su amigo Lázaro, el hermano de Marta, amiga de María. Lázaro se puso muy enfermo y murió, pero Jesús le devolvió la vida, lo que hizo que mucho judíos creyeran en él. Algunos acudieron a los fariseos y les contaron lo que había hecho Jesús, entonces los sumos sacerdotes y los fariseos convocaron el Sanedrín, que era la reunión de los principales jefes del pueblo. Una vez reunidos todos, decidieron qué hacer, porque llamando la atención demasiado con lo que hace, y eso les perjudicaba, porque podría cambiar la estructura de la nación, y los romanos les dañarían.

Uno de ellos, un sumo sacerdote llamado Caifás, propuso que era mejor que muriera por el pueblo en vez de la nación entera. Y ese mismo día decidieron darle muerte. Además, los sumos sacerdotes y los fariseos, ordenaron que se les avisase de dónde se encontrara enseguida, para detenerlo.

Ambiente hostil en torno a Jesús:

Algunas personas, veían en él a la encarnación de la bondad y del perdón de Dios, pero también alarmó a muchos. En estas circunstancia, porque se acercaba la Pascua judía, decidió subir a Jerusalén para celebrarla, como hacían todos los buenos judíos. A pesar de que sabía lo peligroso que eso resultaba para él, porque allí se encontraban sus peores enemigos, aún así, creyó que tenía que ir y hacia allá fue.

Entrada triunfal en Jerusalén:

Jesús caminaba por delante de sus discípulos, pero antes de entrar en Jerusalén, pasaron por Betania y por Betfage, dos pueblos cercanos a Jerusalén, situados cerca del monte de los Olivos. En Betfage, sus amigos pidieron prestado un borrico, se le llevaron a Jesús, lo aparejaron con sus mantos, y Jesús se montó en él, y así, montado entró en Jerusalén

Aquellos días había mucha gente en la ciudad, que había ido para la fiesta, y al verlo entrar sobre el borrico le dieron un gran recibimiento. Unos porque lo apreciaban y creían en él, otros por curiosidad, pero el caso es que fueron formando una alfombra con sus mantos, con ramas de olivo y con palmas para que él pasara.

Todos gritaban con entusiasmo y de agradecimiento por las cosas que habían visto hacer, decían; “¡Bendito el que viene en el nombre del Señor!” A medida que iba entrando en la ciudad, la gente se agolpaba en las calles para verlo. Los que no lo conocían, preguntaban quién era, y los que le conocían les respondían que era Jesús, un profeta de Nazaret, en Galilea.

Enfrentamiento con los mercaderes y los sumos sacerdotes

Jesús entró en el gran patio del Templo con todos los que le acompañaban, lo que vio allí, le indignó porque parecía un mercado más que un templo, al estar lleno de mesas de gente que intercambiaba dinero, y de puestos donde vendían palomas. Entonces se puso a echar a todos de allí, volcó las mesas de los que cambiaban dinero y tiró por los suelos los tenderetes de los que vendían palomas. Les replicaba que estaban convirtiendo su casa, el templo, en una cueva de ladrones, en vez de en una casa de oración.

En el Templo, se le acercaron algunos ciegos y cojos y él les curó, mientras los sumos sacerdotes y los escribas le observaban. En un momento dado se acercaron a él y le preguntaron con qué autoridad hacía esto. Jesús se encaró directamente con los escribas y fariseos y les dijo cosas tremendas, desenmascarando sin miedo su mala fe y su hipocresía ante toda la gente. Lo que ocurría era que Jesús estaba acompañado de mucha gente que lo apreciaba y no se atrevieron a detenerlo allí mismo por miedo a sus reacciones. El pueblo, estaba pendiente de Jesús, hubiera incluso, podido amotinarse, por eso decidieron prenderle a traición durante la noche, debían encontrar la forma de hacerlo.

La cena de despedida:

Llegó el día de la celebración, y Jesús llamó a Juan y a Pedro y les dijo que irían a preparar la Pascua. Un amigo de Jerusalén les dejó una sala grande con divanes y allí prepararon la cena, la comida la pondrían sobre una estera en el suelo.

Al atardecer se juntaron en la sala Jesús y los doce, y comenzaron a cenar.

Lava los pies a los comensales:

Jesús estaba serio y preocupado, de pronto se levantó y se quitó el manto. Todos le estaban mirando, cogió una toalla y una jofaina con agua y fue pasando por cada uno de ellos lavándoles los pies y secándoselos con una toalla.

Se quedaron sorprendidos al ver este gesto de Jesús, no sabían qué decir, porque lavar los pies era un oficio de esclavos de sirvientes; en aquella época, siempre se viajaba andando, ese era un gesto de servicio y de amistad, pero Jesús no era un esclavo.

Cuando acabó, se puso de nuevo el manto, se sentó y les dijo que él les había dado un ejemplo que ellos debían de seguir, debían de hacer. Entonces recordaron la vida que había llevado Jesús, y se dieron cuenta de que no sólo les había lavado los pies como un siervo, sino que toda su vida había estado sirviendo a todos, sobre todos a pobres enfermos.

El pan y el vino:

Después, Jesús tuvo otro gesto sorprendente; tomó el pan y lo bendijo, posteriormente hizo lo mismo con el vino. Mientras comían y bebían aquel pan y aquel vino, quizás en aquel momento no entendieron que significaba ese gesto, pero con el tiempo se dieron cuenta que eso era el mejor resumen de la vida de Jesús; aquel pan era Jesús, y aquel vino también era Jesús.

Por eso cuando les dijo que hicieran eso en conmemoración suya, les pareció aquella cena era la mejor forma de recordarle y hacerle presente, así ya no le olvidarían.

La traición:

Después de cenar, se quedaron un buen rato hablando, todos se daban cuenta que aquella cena había sido muy especial, sentían a Jesús cercano y profundo como nunca, pero le veían preocupado.

Les dijo que uno de ellos le iba a entregar, todos se miraron perplejos, por no saber de quién estaba hablando, pero Judas se sintió descubierto y se fue. No llamó mucho la atención que se fuera, pues Jesús le había encargado algún recado. La verdad es que salió en plena noche a buscar a los enemigos de Jesús para entregárselo.

Un mandamiento nuevo:

Después de salir Judas, Jesús les dijo cosas muy importantes, fue como su despedida, porque sabía que había llegado la hora de sus enemigos, y esta vez no tenía escapatoria, aquella sería la última vez que tenía de hablarles, y les dio un mandamiento nuevo. Les dijo que les había amado como su Padre le había amado a él, que les llamaba amigos, que era él el que les había elegido y les pedía valor porque él había vencido al mundo.

Jesús ora a su Padre por sus amigos:

Los once, ya que Judas no estaban, escuchaban a Jesús en silencio, porque todo aquello era demasiado profundo. De pronto, dejó de dirigirse a ellos y empezó a hablar con su Padre del cielo, le pidió que guardara a sus amigos, que les mantuviera juntos como ellos dos, y por todos los que le conocerían a través de su palabra.

Después cantaron un salmo de acción de gracias, se levantaron y salieron para el cercano monte de los Olivos.

Jesús fue a orar:

Al pie del monte de los Olivos había un huerto que se llamaba Getsemaní, donde solía ir Jesús con sus amigos a orar cuando estaba en Jerusalén, porque estaba muy cerca de la ciudad y era un lugar tranquilo.

Aquella noche, después de una cena tan llena de emociones, Jesús y los once se encaminaron hacia el huerto de Getsemaní, porque Jesús tenía mucha necesidad de orar. Apenas habían llegado les dijo que se sentaran mientras él oraba. Pedro, Santiago y Juan le siguieron un poco más, pero les dijo que quería orar sólo que le esperaran allí. Así, se postró en el suelo y le dijo que si era posible que le evitara esa situación, pero que si no era posible, que se hiciera su voluntad.

La detención:

De pronto se oyeron unos pasos y voces en el silencio de la noche, entre los olivos aparecieron las llamas de unas antorchas que se acercaban. Era Judas que venía guiando a un grupo con espadas y palos, al frente, venían los sumos sacerdotes, los escribas y los ancianos para detener a Jesús. Judas era un buen guía, porque había ido allí a rezar más de una vez.

Les había dado una contraseña por si con la oscuridad no reconocían a Jesús, él le besaría, después ellos le prenderían y le conducirían sujeto. Había quedado con ellos en que cobraría treinta monedas por entregarlo, ese era el precio que se pagaba por un esclavo, aunque Jesús siempre quiso ser el siervo de todos.

Apenas llegaron, Judas se acercó, le llamó “Maestro”, y lo besó. Jesús le preguntó a qué venía, entonces, enseguida los guardias le prendieron. Mientras lo ataban, Jesús les dijo que habían ido a detenerle con espadas y palos como a un bandido, y sin embargo cada día se sentaba en el templo a enseñar y no le detuvieron.

En aquel momento, los amigos de Jesús se dejaron llevar por el miedo, lo abandonaron todos y huyeron, así Jesús quedaba totalmente sólo a merced de sus enemigos.

Los sumos sacerdotes lo juzgaron lo condenaron:

Los que detuvieron a Jesús lo llevaron a casa de Caifás, el sumo sacerdote, donde se habían reunido los escribas y los ancianos. Pedro lo siguió de lejos hasta el palacio del sumo sacerdote, consiguió entrar dentro y se mezcló con los criados que se estaban calentando en la hoguera, pues quería ver en que acababa aquello.

Los sumos sacerdotes y el Sanedrín en pleno ya estaban dispuestos a condenar a Jesús, pero andaban buscando testigos contra él para dar al juicio una apariencia de legalidad. Los muchos testigos que habían encontrado no servían de gran cosa pues acusaban a Jesús de cosas inconsistentes y además se contradecían entre sí. Mientras tanto Jesús callaba.

Finalmente el sumo sacerdote se puso en pie en medio de todos y le preguntó que si era el “Mesías”, él respondió que sí. Así, todos le declararon reo de muerte. Entonces unos cuantos lo rodearon, le escupieron a la cara y le dieron empujones y bofetadas.

Pedro le traiciona:

Mientras tanto, Pedro muy nervioso y asustado se estaba calentando junto al fuego con los criados intentando disimular, pero una criada su fijó en él y les dijo a todos que ese también andaba con el de Galilea. Él lo negó apresuradamente, pero al hablar lo estropeó más, pues los nervios y su acento le delataron. Pero le seguían replicando, y él continuaba negándolo.

En ese momento acercaban a Jesús. En medio de los que le empujaban, Jesús se volvió y sus ojos se cruzaron un momento con los de Pedro, éste se quedó de piedra. Y se acordó que Jesús le había advertido aquella tarde; le dijo que antes de que cantase el gallo le habría negado.

Pero aquella mirada de Jesús no era de reproche, era de compasión y de perdón. Pedro aprovechó el revuelo del traslado de Jesús, salió fuera y lloró amargamente.

Poncio Pilato le encuentra inocente:

Llevaron a Jesús de la casa de Caifás al Pretorio, donde vivía Poncio Pilato, gobernador romano de Judea. Éste le preguntó por qué le traían a ese hombre, ellos le dijeron que porque animaba a la gente para que no pagara tributos a los romanos, y porque él decía que era el Mesías.

Pilato miró incrédulo a Jesús, porque no tenía aspecto de rey, así que le preguntó a ver si era el rey de los judíos, él le respondió que sí, pero que era un rey que daba su vida para que los hombres viviesen.

Pilato no entendió muy bien lo que había dicho Jesús, pero notó que era una buena persona, así lo hizo saber a los sacerdotes y a la gente, les dijo que no había ninguna razón para condenarle.

Jesús llevado ante Herodes:

Como ellos insistieron acusándole de amotinar al pueblo también en Galilea, Pilato le mandó a Herodes, gobernador de Galilea, que se encontraba en Jerusalén. Herodes se puso muy contento al ver a Jesús, tenía curiosidad de conocerlo, pues le habían dicho que tenía poderes, y esperaba que le hiciese una demostración.

Herodes con su escolta le trató con desprecio y se burló de él, le puso por encima un vestido blanco, que era el que se ponía a los dementes, y se lo devolvió a Pilato.

Pilato lo condenó a la cruz:

Pilato estaba convencido de la inocencia de Jesús, pero tenía miedo de los sumos sacerdotes y de las autoridades del pueblo, y no sabía cómo hacer para soltarlo. Entonces se le ocurrió una idea; por Pascua podía liberar a un preso, y les dio a elegir entre Barrabás, que estaba en la cárcel por asesinato, y Jesús. Pero los enemigos de Jesús ya le habían elegido, por eso gritaron que liberase a Barrabás, y así lo hizo.

A Jesús le mandó azotar, después trenzaron una corona de espinas, se la pusieron en la cabeza, le echaron por encima un manto rojo y le hacían burla diciéndole “salve al rey de los judíos”, mientras le abofeteaban.

Después, Pilato cogió a Jesús y lo presentó a la gente, estaba sucio, y lleno de sangre por los latigazos, la corona de espinas y las palizas que le habían dado. Se lo entregó diciéndoles que ahí tenían a su hombre, pero que él no le encontraba ninguna culpa.

Los jefes le contestaron que tenían una ley por la que la gente que se declaraba hija de Dios tenía que morir. Entonces la gente comenzó a decir que lo crucificaran. Pilato sabía que sin su consentimiento no lo podían condenar, pero a pesar de no creerle culpable, al final cedió. Pero para quitarse toda responsabilidad, cogió agua y se lavó las manos, diciendo que era inocente de la sangre de ese hombre. Y se lo entregó para que lo crucificaran.

Lo llevaron para crucificarlo:

Los soldados le pusieron sus ropas, le hicieron cargar con la cruz y se lo llevaban a crucificar. Se pusieron en camino hacia un lugar llamado Gólgota, una pequeña elevación de terreno fuera de las murallas de Jerusalén, formada por rocas redondeadas en forma de calavera, donde solían crucificar a los malhechores.

Al ver que Jesús estaba muy agotado, y temiendo que no llegara vivo al lugar de la crucifixión, obligaron a un hombre que venía del campo que llevara la cruz de Jesús, ese hombre se llamaba Simón y era de Cirene.

Cuando llegaron al lugar lo crucificaron y lo dejaron allí colgado en la cruz esperando que muriera. En la cruz, clavaron un cartel dónde habían escrito la causa de su muerte, en el letrero ponía que era el rey de los judíos, en latín las siglas eran INRI.

Era media mañana cuando lo crucificaron, junto con dos bandidos. Ese era un lugar por el que pasaba bastante gente, algunos se burlaban de él, y le animaban a que se salvase él mismo. También estaban por allí los sumos sacerdotes y los escribas que se reían diciéndole que si era el hijo de Dios bajase de la cruz.

Uno de los malhechores, crucificado al lado de él se reía y le decía que a ver si era capaz de salvarse a él y a ellos. Pero, el otro, que sabía que Jesús no se merecía aquello, le pidió que se acordase de él cuando llegase con su Padre, y él le respondió que ese mismo día estaría con él en el paraíso.

Murió en la cruz:

Hacia el mediodía empezó a oscurecerse el cielo del tal modo que parecía de noche. En la mitad de la tarde, Jesús estaba ya agotado, de pronto gritó: “Padre en tus manos pongo mi vida”, dicho esto expiró.

El centurión que con sus soldados vigilaba el lugar, lo había estado observando, y cuando lo vio morir dijo que realmente ese hombre era el hijo de Dios.

Su madre vio cómo moría:

Cerca de Jesús, sin poder acercarse más porque los soldados se lo impedían, había un grupo de sus amigos que lo habían seguido desde Galilea. Entre ellos estaba María, su madre, destrozada por las torturas que había visto sufrir a su hijo, sin merecerlas, porque no había hecho otra cosa más que ayudar a todos, su único delito había sido amar, y allí estaba, muerto como un malhechor.

También estaban presentes unas cuantas mujeres que le habían acompañado en sus viajes, se quedaron allí, sin entender nada.

Lo enterraron:

La tarde iba avanzando, y al día siguiente era sábado y no se podía hacer nada, y menos enterrar a un muerto, por eso se dieron prisa para que el cuerpo de Jesús no quedara en la cruz tanto tiempo. Un amigo de Jesús, llamado José y que era de Arimatea, fue a Pilato para pedirle una autorización para enterrar a Jesús, Pilato aceptó.

Entre unos cuantos bajaron a Jesús de la cruz. Además de José, estaba también Nicodemo, aquel que había ido a hablar con él una noche, y luego otros amigos. Envolvieron el cuerpo de Jesús con una sábana de lino y lo enterraron en un sepulcro excavado en la roca, en forma de cueva. Después hicieron rodar una gran piedra para tapar la entrada del sepulcro y se fueron.

Mientras caminaban en silencio de vuelta a Jerusalén, todos tenían la sensación de que ellos también habían muerto un poco.

Se lo encontraron vivo:

Pasó el sábado y algunas de las mujeres que habían acompañado a Jesús y a sus discípulos decidieron volver al sepulcro para limpiar bien su cuerpo y embalsamarlo, porque el viernes, cuando murió con las prisas no habían podido hacerlo.

Compraron aromas y a la salida del sol del día siguiente al sábado, día primero de la semana se encaminaron al sepulcro. Mientras andaban se preguntaban cómo iban a mover la gran piedra que había en la entrada ellas solas, pero al llegar vieron que la piedra estaba corrida, se quedaron asombradas y entraron. El sepulcro estaba completamente vacío, ellas no sabían qué pensar. Aún no habían salido de su asombro cuando se les presentaron dos personajes vestidos con ropas brillantes que les dijeron que Jesús había resucitado.

Ellas volvieron corriendo a la ciudad, buscaron a los amigos de Jesús, a los once, y a los demás, y les contaron lo que habían visto. Ellos que seguían muy tristes y asustados, no las creyeron, incluso pensaron que las mujeres habían tenido algún delirio.

Pero Pedro tuvo una corazonada, y junto con algunos otros se fueron corriendo al sepulcro. Entró y lo encontró vacío como habían dicho las mujeres. La gran sábana de lino estaba allí en el suelo, se quedó asombrado, y empezó a recordar que Jesús ya les había hablado más de una vez de su resurrección.

Al anochecer de aquel día, estaban los once reunido en una casa, tenían las puertas bien cerradas por miedo a los judíos, y comentaban la noticia, lo del sepulcro vacío, que habían dicho las mujeres. Ellos querían creérselo pero no se atrevían, no sabían qué pensar.

En esto se presentó Jesús, se puso en medio de ellos y les dijo: “La paz esté con vosotros”, ellos se fijaron y vieron que aún llevaba en su cuerpo las huellas de la crucifixión. Ellos se llenaron de alegría al ver que Jesús, a pesar de que lo habían matado seguía estando vivo en medio de ellos.

Jesús les dijo de nuevo; “paz a vosotros, os envío al igual que el Padre me envió a mí a repartir su amor a todos, y no tengáis miedo a uno que ama, no lo puede matar ni la muerte, porque mi Padre lo resucita.”

Así, Jesús había resucitado.