Jergas chilenas

Vocabulario chileno. Léxico. Lengua chilena. Jerga

  • Enviado por: Rado
  • Idioma: castellano
  • País: Chile Chile
  • 7 páginas
publicidad
publicidad

Jergas Chilenas

A continuación se presenta una lista con algunas de las jergas chilenas mas conocidas hoy en dia, y algunas estuvieron presente en la entrevista y las otras las investigamos.

  • a pata: a pie.

  • andar abrazando postes: ir borracho. A esas horas Alejandro ya andaba abrazando postes.

  • achacarse: entristecerse (adj: achaca'o). Mauro achacó cuando recibió las noticias del terremoto.

  • achaplinarse: no enfrentar responsabilidades (Charlie Chaplin tuvo un hijo con una amante y no lo reconoció fue un escándalo en la época). José se achaplinó cuando se dio cuenta que el trabajo era más complicado de lo que pensaba.

  • adrenalina/adrenalítico/a: persona vestida en un modo muy llamativo, con colores fuertes. El otro día Erica andaba muy adrenalítica.

  • agarrado: enamorado. Beto está super agarrado de Marcela.

  • agarrar pa'l leseo: engañar, tomar el pelo. Germán trató de agarrarme pa'l leseo diciéndome que estaba por irse a vivir a Brasil.

  • ahi nos vidrios: despedida, "ahi nos vemos".

  • al lote: (adv.) descuidadamente, sin atención. Ese trabajo de traducción lo hice al lote, seguramente encontrarás muchos errores.

  • al tiro: (adv.) inmediatamente. Quiero terminar esta carta al tiro porque es urgente.

  • albornoz: literalmente "Ah, ¿vos no?". Se aplica cuando alguien comenta acerca de un rasgo distintivo de otra persona, poseyendo -para su interlocutor- la misma cualidad. Francisco es super tonto. --¡Albornoz!

  • aloha: hola.

  • alucinar pesao: imaginar algo (casi) imposible. Seguro que la compañía me va a pagar el sueldo que espero. -- ¡Estás alucinando pesao!

  • ¿a'onde la viste?: expresión de incredulidad. ¿Te conté que me gané el premio Nobel de literatura? --¿A'onde la viste?!

  • apagársele la tele (a alguien): estar muy cansado, a punto de quedarse dormido. Ya estoy que se me apaga la tele, compadre, me voy mejor.

  • apechugar: hacer frente, seguir adelante. Carlos apechugó frente al problema cuando perdió el empleo e inmediatamente encontró otro.

  • aplastado como sapo: cansado.

  • apuntarse: acompañar a otros, hacer lo mismo que los otros hacen.

  • apretado: (adj.) tacaño, avaro.

  • arrugar: echarse para atrás, arrepentirse. Ahora venís a arrugar, cuando falta tan poco para resolver el problema.

  • atao: (m.) problema (adj. ataoso, que encuentra problemas o dificultades para hacer algo). Lo que pasa es que te gusta hacerte ataos, en realidad tu problema tiene solución simple. / Alicia es muy ataosa, por eso su madre nunca le pide un favor--prefiere hacerlo todo ella.

  • atracar: acción de tener un encuentro apasionado (sin llegar al sexo). Julia y Marcos estaban atracando en el garage cuando los encontró el padre de ella.

  • bacán: (adj.) 1) maravilloso, muy positivo, estimulante, agradable; 2) hábil. El concierto de los Rolling Stones estuvo bacán. / David es bacán jugando billar.

  • bajón: depresión (adj: bajoneao, verbo: bajonearse). Alicia anda bajonea'a porque se cree vieja. / Los días lluviosos me dan un gran bajón.

  • balacera: tiroteo.

  • balsa/barsa: persona que pretende hacerse pagar por otros, que abusa de los demás; persona desagradable.

  • bolsero: (adj.) pedigüeño (verbo: bolsear). Clara es bien bolsera, no se avergüenza de pedirle cosas a la gente.

  • cabro: (sust.) persona jóven o inmadura (cabro chico = niño). Las cabras estaban felices porque esa noche irían al baile.

  • cachar: entender. El pobre taxista no cacha lo que dicen sus clientes japoneses.

  • cachetón: persona que alardea demasiado de sí misma o de sus capacidades. La cachetona de Inés dice que ella es la mejor cantante de Santiago.

  • cachiporra: (sust. invariable en masc.) presumido. (v. cachiporrearse) Rodrigo es un cachiporra insoportable. / Se compró un auto nuevo y anda cachiporreándose por todas partes.

  • caer gordo: resultarle antipático (algo o alguien) a alguien.

  • cagarse en tres tiempos: asustarse mucho. Clara se cagó en tres tiempos cuando vio llegar a su padre a la fiesta.

  • de cajón: evidente, totalmente seguro, obvio.

  • cahuín: (palabra de origen araucano, pronunciada como "cagüin") problema, lío. Josefa me metió en un cahuín con el profesor.

  • caleta: (adj.) gran cantidad, mucho. Tengo caleta de calor, me voy a la piscina un rato.

  • calugazo: (sust.) tremendo beso en la boca. Fernando le dio un calugazo a Verónica delante de todos sus parientes.

  • cana: (f.) cárcel.

  • sacar/salir canas verdes: desesperar, abrumar.

  • cancelar: pagar una deuda o una factura. Debo cancelar la cuenta de la luz, o nos la cortan.

  • capo: (adj.) inteligente, brillante, impresionante. ¡Qué capo! ¿Cómo se te ocurrió escribir un cuento tan divertido?

  • carrete: diversión (verbo: carretear = salir a divertirse, adj: carreteao). A Paula le encanta el carrete.

  • carril: (m.) mentira.

  • carrilearse: (v.) contar mentiras para aparentar, engañar. Ayer conocí a una rubia y me la conquisté en media hora. --¡No vengai a carrilearte!

  • cartucho: (adj.) tradicionalista, conservador, chapado a la antigua. Tus padrea son demasiado cartuchos si pretenden que tú ya estés de regreso antes de las doce de la noche.

  • catete: (adj.) fastidioso, insistente (verbo: catetear). No soporto a Damián; es tan catete que me dan ganas de maltratarlo.

  • cocío: (adj.) borracho. Alma estaba cocía porque había tomado una botella entera de ron.

  • cola: (adj.) homosexual. Esteban es cola pero lo disimula muy bien.

  • colado/colao: persona que entra en sitios donde no ha sido invitado o sin pagar (verbo: colarse)

  • colgar los guantes: morir. El dictador por fin colgó los guantes y se declaró fiesta en todo el país.

  • completo: (f.) hotdog. A mi no me gustan los completos con mostaza.

  • conchudo: desvergonzado, desentendido, indolente, desobligado.

  • condoro: (m.) error, equivocación. Cometí demasiados condoros en ese examen.

  • coño: (m.) hombre procediente de España, español. Ayer conocimos a unos coños en el aeropuerto.

  • ¡cooperaste!: expresión usada cuando a una persona no le devuelven lo que ha prestado. ¿Que le prestaste tu CD nuevo a Marcos y no te lo ha regresado? Para mí que ya cooperaste.

  • copete: (m.) trago, bebida. Vamos a tomarnos unos copetes para festejar tu cumpleaños.

  • copucha: (f.) chisme (adj.: copuchento; verbo: copuchar) Me acaban de contar una copucha tremenda sobre el profesor de filosofía. / Tenemos una vecina muy copuchenta que pasa todo el día espiando por la ventana con binoculares.

  • correr mano: El viejo ese tiene mala fama de correr mano a las mujeres cuando el bus va lleno.

  • cototo: (m.) 1) hinchazón en la cabeza debido a un golpe, chichón; 2) algo muy grande o positivo. Traigo un cototo por el golpe que me di ayer con la ventana. / El edificio que están construyendo en el centro va a ser un cototo.

  • cototudo: (adj.) maravilloso, espectacular. Dicen que el concierto de Madonna está cototudo.

  • cranear: (v.) reflexionar profundamente, concentrarse. Craneando creo que sí me podría acordar cómo se llamaba aquel hotel de Buenos Aires donde nos quedamos el año pasado.

  • creerse la muerte: creerse superior, lo máximo. Rosa se cree la muerte desde que alguien le dijo que era bonita.

  • ponerle los cuernos (a alguien): engañar o traicionar a la pareja.

  • crisanta: (f.) mujer cuya misión en la vida es hacer totalmente infeliz al marido con reniegos, crítica y reproches. (Crisanta es un personaje de tira cómica) No sé cómo el pobre de Jorge soporta a la Crisanta de su mujer.

  • cucho: (sust.) gato. Ya no le busques cinco pies al cucho.

  • cuchufleta: (f.) trampa, engaño, falsificación. Roberto logró pasar el examen sólo gracias a una cuchufleta.

  • cuero: (m.) hombre/mujer guapo/a (invariable en el femenino). Muchos opinan que la Pamela Anderson es un cuero.

  • cuico: (sust. y adj.) persona de clase alta, asociada a una determinada forma de hablar. Imelda es cuica, nunca vendr&iaucte;a a una fiesta en un barrio como el nuestro.

  • cuma: (invariable en f. y m.) (sust. y adj.) persona de baja cultura, ociosa, tal vez delincuente o vándala, poco higiénica. Los cumas armaron un escándalo cuando perdió su equipo.

  • curado: borracho (verbo: curarse). Cuando Alonso se junta con sus amigos termina siempre curado.

  • chacal: (invariable) bueno, maravilloso. Mario hizo un dibujo chacal para decorar su recámara..

  • chalcha: (f.) rollo de grasa de los obesos. ¡Qué chalchas tiene esa pobre!

  • chaleca/chavela: saludo de despedida.

  • chance: oportunidad, posibilidad.

  • chano : (adj.) vulgar, ordinario. Los amigos de Elsa son muy chanos.

  • chao: adiós, hasta luego.

  • charcha: (f.) chalcha, rollo de grasa de los obesos. ¿Viste esa gorda charchetúa, loco?

  • chato/chatísimo: 1) borracho; 2) aburrido; 3) harto; 4) modorro. Bernardo seguramente estará chatísimo durante la ceremonia de graduación de su hermana; él odia ese tipo de eventos. / Estamos chatos de estudiar para este examen.

  • chela: cerveza.

  • chequear: (v.) revisar, controlar. Esta semana no he chequeado mi correspondencia.

  • chiva: (f.) mentira. Fueron sólo chivas las que te contó; yo sé que es casado y hasta tiene tres hijos.

  • choreado: (adj.) aburrido. Sara se chorea cada vez que va al estadio con su novio porque no le gusta el futbol.

  • choro: (adj.) 1) bueno, entretenido, divertido; 2) en las clases bajas, dícese también de persona violenta o agresiva. Estuvo super chora la fiesta de cumpleaños de Pili. / No te metas con Ramiro--es bien choro y no soporta las bromas.

  • chuchear : (v.) insultar. Esos hombres se divierten chucheando a todas las mujeres que pasan por esa calle.

  • chueco : persona desleal. Gerardo tiene fama de chueco, no te fíes de él.

  • chulo : (adj.) vulgar, de mal gusto. La ropa que venden en esa tienda es muy chula.

  • chupar : beber.

  • churreta: (f.) diarrea. ¡No coman tanta fruta porque les va a dar churreta!