Jacinto Benavente

Escritor. Dramaturgo. Crítico de teatro. Nobel de LIteratura. Obras literarias

  • Enviado por: Rafael Nebot
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 1 páginas

publicidad

  • Biografía de Jacinto Benavente:

Dramaturgo español (nació en Madrid en 1866 y murió en Madrid en 1954). Era hijo de un pediatra madrileño, circunstancia que suele relacionarse por el interés que mostró por la infancia en su libro

Niños (1917) y en sus obras de teatro infantil. Inició los estudios de derecho, pero, a la muerte de su padre (1885), los abandonó para dedicarse a la literatura. Durante una temporada fue empresario de circo. Su primera obra publicada, El teatro fantástico (1892), contiene cuatro piezas cortas que muestran la influencia de Musset y Shakespeare; en Cartas a mujeres (1893) se advierte ya su interés por la sicología femenina, característica que aparecerá en toda su actuación teatral; El nido ajeno (1894), Gente conocida (1896) y La comida de las fieras (1898) constituyen una reacción contra el teatro moralizador de Tamayo o de Galdós. A partir de 1901, su teatro adquiere mayor profundidad con las obras La noche del sábado (1903), El dragón del fuego (1903) y Los intereses creados (1907), hábil combinación de sátira y humor. En 1908, estrenó La fuerza bruta, y al año siguiente, junto con el actor Porredón, fundó un teatro para niños; en otras obras los principios educativos se mezclan con ambientes y motivos fantásticos (El príncipe que todo lo aprendió en libros, 1910).

En Señora Ama (1908) y La malquerida (1913), ambas de ambiente rural, presenta como personajes centrales caracteres femeninos dominados sexualmente por hombres de escasa altura moral.

Después de esta última obra escribió más de un centenar, entre ellas destacan las que voy a citar a continuación: La ciudad alegre y confiada (1916), continuación de Los intereses creados, Campo de armiño (1916), Lecciones de buen amor (1924), La mariposa que voló sobre el mar (1926), Pepa Doncel (1928), Vidas cruzadas (1929), La honradez de la cerradura (1942) y La infanzona (1945). Crítico de teatro en el periódico El Imparcial, recogió sus artículos en De sobremesa (1910, 5 volúmenes), El teatro del pueblo, Acotaciones (1914) y Crónicas y diálogos (1916).

Finalmente le dieron el Premio Nobel de Literatura en 1922.