Historia de una escalera; Antonio Buero Vallejo

Literatura española contemporánea. Teatro español de Posguerra. Obra dramática. Argumento y tema. Biografía del dramaturgo

  • Enviado por: Fran
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 6 páginas
publicidad

Antonio Buero Vallejo

Historia de una escalera

2º Bachillerato - A

TÍTULO: Historia De una escalera

GÉNERO: Teatro

AUTOR: Antonio Buero Vallejo ( 1916 - )

ÉPOCA A LA QUE PERTENECE EL AUTOR: Teatro de Posguerra

INTRODUCCIÓN

El tiempo en que transcurre la obra coincide con el que está viviendo el autor, Antonio Buero Vallejo tras salir de la cárcel en 1946, es decir, en plena posguerra.

En esta magnifica obra dramática, el narrador no participa en los hechos que se realizan, puesto que es una obra de teatro y sólo participa para situarnos en el principio de la obra. La obra se desarrolla siempre en un mismo sitio: la escalera de un edificio. La obra está escrita en diálogos de primera persona, pero algunas partes, como las que nos informan de los movimientos de los personajes, están expresadas en tercera persona.

El autor pretende con sus descripciones dotar al ambiente de diferentes situaciones según los personajes y su actitud ya que los espacios se combinan, dependiendo de la intención del autor, cobrando gran importancia la escalera que es testigo de multitud de sucesos a través de los actos.

RESUMEN DEL LIBRO

La historia se desarrolla en la escalera de un edificio, en el cual se encuentran los vecinos de cuatro casas, todos pobres trabajadores menos Elvira y su padre. Elvira queria casarse con don Fernando pero éste estaba enamorado de Carmina. Otro vecino, Urbano, también tenía algo en común con Fernando, y es que éste también estaba enamorado de Carmina.

La obra se divide en tres actos. En los dos primeros se desarrollan escenas en las que Fernando y Carmina se convierten en novios. Años después vemos a Fernando casado con Elvira y a Carmina casada con Urbano pero las dos parejas no soportan la presencia de la otra lo cual refleja la desgracia de haberse casado con personas que no amaban y de no haber logrado lo que tanto deseaban: aumentar su capital económico, lo que da lugar a innumerables disputas entre ambas parejas.

Conforme pasan los años, en las escenas encontramos a sus hijos:

Fernando y Elvira han tenido dos hijos: Mandolín, de 12 años de edad y Fernando de 21. Por otro lado, Carmina y Urbano sólo han tenido una hija: Carmina.

Fernando, el hijo de Fernando y Elvira se enamora de la hija de Carmina y Urbano, pero los padres de ambos se niegan a su amor y la historia se repite de alguna forma similar.

  • DESCRIPCIÓN DE LOS PERSONAJES DE LA OBRA

A lo largo de la obra, podemos distinguir tres generaciones principales, todas con sus correspondientes personajes:

Primera generación:

Paca: es la madre de Urbano, Rosa y Trini, y esposa del señor Juan. Es una mujer de clase media. Conforme nos adentramos en la obra, ésta es bastante dura con sus hijos, y cuando ya es vieja se queja de que ya no están por ella (sobretodo su nieta).

Generosa: esposa de Gregorio, madre de Pepe y de Carmina. Es una mujer justa, quiere mucho a su marido y lamenta su muerte. Quiere más a su hija que a su hijo.

Don Manuel: hombre con dinero, el más rico de la escalera. Está dispuesto a ayudar a sus vecinos (con su dinero) y a complacer los caprichos de su hija Elvira.

Doña Bondadosa: madre de Fernando. Quiere mucho a su hijo y a veces lo ensalza un poco. Finge ser una "señora" con dinero, cuando en realidad es la mujer más pobre de la escalera.

Gregorio: padre de Carmina y pepe, marido de Generosa. Cuando murió, su mujer y su hija se pusieron muy tristes.

Segunda generación:

Fernando: chico muy atractivo (cuando es joven). Está enamorado de Carmina, pero al final se casa con Elvira, que le "caza" con su dinero". Es gandul, fanfarrón y le gustan las mujeres. De joven es un "conquistador". Es el padre de Fernando y Manolín.

Elvira: de joven, chica caprichosa. Se casa con Fernando con la ayuda del dinero de su padre. Siempre parece tener envidia de Carmina.

Urbano: hombre grosero. Cree que lo que hace él es lo más correcto, e intenta dar lecciones a los demás. Se casa con Carmina y tiene una hija con el mismo nombre que su mujer.

Carmina: hermana de Pepe, hija de doña Generosa y esposa de Urbano. Al principio es una chica tímida y un poco reservada, pero su carácter va cambiando. De joven está enamorada de Fernando, pero se acaba casando con Urbano.

Rosa: hermana de Urbano y Trini. De joven es guapa y presumida, pero se casa con Pepe. Éste le destroza la vida, y cuando es mayor Rosa se convierte en una vieja gruñona.

Trini: hermana de Urbano y Rosa. Es simpática y guapa, pero se queda soltera.

Pepe: hermano de Carmina. Al principio ya aparece como un chico fanfarrón. Se casa con Rosa. A medida que transcurre el tiempo se va consumiendo cada vez más. Se convierte en un alcohólico y mujeriego, y sólo piensa en ir al bar.

Tercera generación:

Fernando: hijo de Fernando y Elvira. Es muy similar a su padre cuando era joven. Atractivo, gandul, mujeriego, y siempre haciendo planes por el futuro. Está enamorado de Carmina (hija).

Carmina: hija de Urbano y Carmina. Su carácter es muy parecido al de su madre. Está enamorada de Fernando, pero el amor entre estos dos no es permitido por sus respectivos padres.

Manolín: hermano de Fernando. Es un niño un poco mimado. Le gusta pelearse con su hermano.

Creo que los personajes de la obra son seres "de carne y huesos", ya cambian de carácter a medida que pasa el tiempo y no siempre se comportan de la misma forma.

En la disputa final, Rosa le dice a Elvira: "¡Si yo me junté con Pepe y me salió mal, usted cazó a Fernando!". Esto tiene un significado muy claro: las dos se casaron y después se arrepintieron de haberlo hecho. Rosa, como ya hemos dicho anteriormente, sufrió mucho viviendo con Pepe, ya que este no le tenía consideración ni estaba nunca por ella. Además, Pepe era un desgraciado que sólo pensaba en beber e ir al bar.

El caso de Fernando no es tan exagerado como el de Pepe, pero también es similar. De joven, Fernando soñaba en ser ingeniero, escribir un libro de poemas y tener dinero. Pero siempre fue un vago y un fanfarrón. Su mujer, Elvira, lo expresa en las siguientes frases: "Tú ibas a ser aparejador, ingeniero, y hasta diputado. ¡Je! Ese era el cuento que colocabas a todas. ¡Tonta de mí, que también te hice caso! Si hubiera sabido lo que me llevaba...".

En efecto, los personajes de esta historia no son ni positivos ni negativos. Esto se debe a que les suceden tanto hechos buenos como malos. Y también depende del personaje. Hay personajes más positivos y personajes más negativos. Esto depende de la vida que cada uno ha llevado. Por ejemplo, Rosa, que ha estado amargada durante años por Pepe, se convierte en una vieja gruñona. Trini, en cambio, sigue conservando parte de su belleza interior y exterior. Los dos matrimonios Urbano-Carmina y Fernando-Elvira se podrían definir como "testarudos". Por culpa de sus manías, privan del amor a sus hijos. Y esto no es ser positivo, pero tampoco los podríamos definir como negativos.

Creo que esta obra refleja muy bien la sociedad española del momento en que el autor la escribió y la de unos años antes. Es decir, creo que es el reflejo de la sociedad española de la época en qué vivió el autor, desde que era pequeño hasta que se hizo mayor.

ALGO SOBRE EL AUTOR

Dramaturgo español, académico y premio Cervantes. Nació en Guadalajara en 1916 y estudió en la Escuela de Bellas Artes de Madrid.

En 1949 obtuvo el premio Lope de Vega por esta obra, Historia de una escalera, a la que siguieron En la ardiente oscuridad (1950), El concierto de San Ovidio (1962); El tragaluz (1967); Diálogo secreto (1984); Lázaro en el laberinto (1986); Música cercana (1989), y muchas más.

Entre sus casi treinta obras teatrales tiene algunos dramas históricos centrados en personajes de la historia, el arte y la literatura españoles: Un soñador para un pueblo, de 1958, presenta a Esquilache; Las meninas, de 1960, a Velázquez; El sueño de la razón, de 1970, a Goya; La detonación, de 1977, a Mariano José de Larra. En 1971 fue elegido miembro de la Real Academia Española y en 1986 obtuvo el Premio Cervantes de Literatura.

El teatro de Buero Vallejo es un teatro de texto y de gran calidad literaria; su forma es la de una tragedia, pero en la que subyace la esperanza.