Historia de la Agricultura

Ecosistemas naturales. Sedentarismo. Época industrial. Mejoras genéticas. Mecanización de las labores. Fertilizantes. Plaguicidas. Regadíos. Especialización. Orientación al mercado. Insumos fitosanitarios

  • Enviado por: Eripa
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 6 páginas
publicidad
cursos destacados
UF0347: Sistemas de Archivo y Clasificación de Documentos
Centro de Estudios Adams
Realizar la gestión administrativa de las actividades vinculadas a la administración de recursos humanos y de la...
Solicita InformaciÓn

Auxiliar de Biblioteconomía
Formabi
Abre las puertas a una nueva profesión trabajando en las bibliotecas o centros de documentación de diputaciones,...
Solicita InformaciÓn

publicidad

INTRODUCCIÓN

En los ecosistemas previos a la aparición de la agricultura los seres humanos no intervenían de manera decisiva para modificar los equilibrios autorregulados naturales, sino que se limitaban a aprovechar sus frutos. Las plantas y los animales estaban adaptados a las condiciones climáticas, a la temperatura, la humedad, las variaciones estacionales y los suelos. Los ciclos biológicos establecidos durante largos periodos de coevolución de las especies presentes en el medio aseguraban la continuidad autorreproducida de los procesos biológicos y la circulación de los nutrientes en ele interior del sistema, sin más aporte externo que la energía del Sol.

Los seres humanos formaban parte del ecosistema natural, vivían en él y de él y le restituían las materias nutrientes a través de sus deyecciones.

Cuando crece la población humana o sus necesidades materiales, los ecosistemas naturales pueden dejar de proporcionar los suficientes productos vegetales y animales aprovechables como alimentos u otras materias útiles para el ser humano. Su capacidad de sustentación se reduce. Si la población humana aumenta por encima de esa capacidad y se descarta la emigración a otros ecosistemas, los grupos humanos deben recurrir a la agricultura y la ganadería.

La agricultura de la época industrial introduce cuatro novedades importantes: mejora genética, mecanización de las labores, uso de fertilizantes y plaguicidas sintéticos y expansión de regadíos.

Hasta hace cuatro décadas, los rendimientos agrícolas se basaban en los recursos internos, el reciclaje de la materia orgánica, mecanismos de control biológico y patrones de lluvias. Los rendimientos agrícolas eran modestos pero estables. La producción estaba salvaguardada porque en el campo se cultivaba más de un producto o variedad en el tiempo y el espacio, como un seguro contra la aparición de plagas o la severidad climática. El nitrógeno del suelo era restablecido por la rotación de los principales cultivos con leguminosas. Las rotaciones destruían insectos, malezas y enfermedades gracias a la ruptura efectiva de los ciclos de vida de estas plagas. Un típico agricultor de maíz sembraba maíz en rotación con diversos cultivos, como soya, y la producción de granos menores era intrínseca para mantener ganado en la finca. La mayor parte del trabajo lo hacía la familia, que era dueña de la finca, con ayuda externa ocasional. No se compraba equipo ni se usaban insumos externos (Altieri 1194; Audirac 1997).

En la actualidad otras novedades, estas de carácter económico-social, contribuyen también decisivamente a transformar la agricultura: la orientación al mercado y la especialización.

La introducción de variedades vegetales y animales genéticamente modificadas ha dado un salto muy rápido, permitiendo obtener rendimientos en ocasiones 10 o más veces superiores a los tradicionales.

Con la moderna industria química se producen fertilizantes, insecticidas y herbicidas que permiten restituir nutrientes al suelo, combatir insectos nocivos, parásitos y plagas y eliminar malas hierbas. El uso de abonos fabricados a partir de minerales extraídos del suelo y subsuelo permite aumentar el rendimiento de las cosechas. Estos cambios permiten alcanzar unos elevados niveles de producción en las cosechas y un ahorro de trabajo humano.

LA MECANIZACIÓN DE LA AGRICULTURA

La mecanización sustituye el trabajo humano y la tracción animal con varias ventajas. Permite ahorrar mano de obra e intensificar las labores, puesto que las máquinas pueden movilizar grandes cantidades de energía y no necesitan descanso. Mientras están ociosas, además, no consumen alimento, como el ganado de labor.

Se había ido desplazando la producción familiar sustituyéndola cada vez más por una agricultura orientada al mercado, en la que el trabajo era un elemento esencial de costes (y no un porte familiar de trabajo cuyo valor no se calculaba) que los empresarios cultivadores tenían interés en ahorrar.

Por otra parte, los progresos en el transporte gracias a la aplicación del vapor al transporte terrestre y al marítimo abarataron drásticamente los costes, permitiendo la unificación del mercado mundial y con ello llega la competitividad.

La mecanización del campo en España es un fenómeno posterior a la Guerra Civil de 1936-1939. Tras un lento despegue en los primeros 20 años, el número de tractores se quintuplicó en los años sesenta y se duplicó en los 70. Luego el crecimiento se ha hecho más lento hasta alcanzar cerca de las 800.000 unidades. Los motocultores y las cosechas experimentaros también un crecimiento espectacular.

LAS MEJORA GENÉTICAS, LOS FERTILIZANTES, LOS HERBICIDAS Y LOS INSUMOS FITOSANITARIOS

La gran demanda de cereales debida al crecimiento de la población europea y norteamericana en el siglo XIX planteó agudamente la necesidad de intensificar la aportación de nutrientes enanos momentos en que quedaban pocas tierras cultivables por roturar y cultivar (y las que quedaban eran las peores) y en que cualquier nuevo aumento de la producción agrícola parecía requerir un aumento del rendimiento por unidad de superficie, a la vez que el aprovechamiento de los fertilizantes tradicionales, estiércol y abono verde, parecía haber llegado al límite.

La aplicación de abonos inorgánicos permite aprovechar el suelo sin recurrir al barbecho ni a la rotación de cultivos, y ha hecho posible incrementar enormemente la producción agrícola mediante el cultivo interrumpido y el uso de tierras marginales. Su aplicación en los países industrializados se generalizó en los años anteriores a la Segunda Guerra Mundial, y sobre todo, después de esta guerra.

Ya en el siglo XX el aumento del consumo de fertilizantes, obstante, se acompañó de la obtención de variedades seleccionadas de cereales con mayor capacidad para absorber nutrientes. Mediante la mejora genética se ha podido incrementar el índice de cosecha o parte del grano en relación con la biomasa aérea total, que en las primeras variedades domesticadas del trigo era del 20% hacia 1920 pasó al 30% y en 1990 alcanzó el 50%. Con ello se esta cerca del límite absoluto alcanzable postulado por los biólogos teóricos en un 62%: como no puede sobrepasarse ese porcentaje sin privar el resto de la planta de la energía que necesita para vivir, comprobamos que también los procesos de mejora vegetal todo tiene un limite… que estamos muy cerca de alcanzar (Brown, 1999, 242). Los rendimientos del trigo llegaron en 1995 en el Reino unido a un record histórico de 77 Qm/ha . Los récords para los otros cereales ese mismo año fueron de 48 QM/ha. Para el arroz en el Japón y 79 Qm/ha para el maíz en los EEUU (Brown, 1997, 12).

El abono inorgánico es fácil de almacenar, se adquiere listo para el uso y se presta a la distribución mecánica, y por tanto requiere menos mano de obra que el estiércol y el abono verde. La reducción de costes que supone el ahorro de mano de obra ha sido un factor decisivo en al sustitución del abono orgánico por el inorgánico. Además, como tiene más concentración de elementos fertilizantes que el orgánico, bastan cantidades menores. A diferencia del estiércol, no depende de la existencia de una cabaña ganadera cercan.

En suma es un fertilizante más congruente con una agricultura rentabilista (siempre su precio de coste sea suficientemente bajo).

El uso de abonos inorgánicos, no obstante, tiene problemas. El abandono del estercolado, sobre todo en las explotaciones extensivas, degrada la calidad del suelo por falta de materia orgánica. Ésta confiere al suelo, en forma de humus una textura esponjosa más apta para retener la humedad, preservar la microfauna los microorganismos que enriquecen el suelo, evitar la erosión y asegurar un mayor rendimiento biológico a largo plazo.

Los suelos sin materia orgánica se compactan o se mineralizan en exceso. Cuando se aplica abono inorgánico en cantidades excesivas, el que las raíces no absorben puede ser arrastrado por lixiviación hacia las aguas superficiales o subterráneas, contaminándolas. La eutrofización o - paso de un estado pobre de nutrientes (oligotrófico) a otro rico en nutrientes (eutrófico), de ríos, lagos y mares debido al exceso de fosfatos o nitratos que van a parar a ellos desorganiza los ecosistemas acuáticos, generalmente en beneficio de ciertas algas y en detrimento de las poblaciones animales, con la consiguiente reducción de la riqueza pesquera. Al descomponerse las algas tras su muerte, las bacterias descomponedoras consumen gran cantidad del oxígeno presente en el agua, provocando la muerte de los peces. En casos extremos se lega a situaciones anaerobias, con formación de sulfuro de hidrógeno de olor pútrido o de metano llamado “gas de los pantanos”.

El consumo de fertilizantes en el mundo paso de 14 millones de toneladas en 1950 amas de 140 millones en 1989. Posteriormente se estancó e incluso retrocedió en los países industrializados, pero ha seguido creciendo en los demás países (Brown, 1998, 17). En España el consumo de fertilizantes inorgánicos experimentó su gran salto adelante en los años 50 y 60 del siglo XX y alcanzó en los 90 niveles de consumo que multiplican por 7 (fosfatos), por 12 (potasa) o por 100 (abonos nitrogenados) los niveles de 1945.

LAS AGRICULTURAS DE HOY

Hoy el monocultivo, ha aumentado de manera drástica en todo el mundo, principalmente a través de la expansión geográfica anual de los terrenos dedicados a cultivos individuales.

El monocultivo implicó la simplificación de la biodiversidad dando como resultado final un ecosistema artificial que requiere constante intervención humana bajo la forma de insumos agroquímicos, los cuales, además de mejorar los rendimientos sólo temporalmente, dan como resultado altos costos ambientales y sociales no deseados.

El cambio tecnológico ha favorecido principalmente la producción y exportación de cultivos comerciales producidos, sobre todo, por el sector de las grandes fincas, común impacto marginal en la productividad de los cultivos para la seguridad alimentaria, mayormente en manos del sector campesino. (Pretty 1995).

Hay que decir que en las áreas donde se ha realizado el cambio progresivo de una agricultura de subsistencia a otra de economía monetaria, se pusieron en evidencia gran cantidad de problemas ecológicos y sociales: pérdida de autosuficiencia alimentaria, erosión genética, pérdida de la biodiversidad y del conocimiento tradicional, e incremento de la pobreza rural (Conroy et al 1996).

Los defensores de la Revolución Verde sostienen que los países en desarrollo deberían optar por un modelo industrial basado en variedades mejoradas y en el creciente uso de fertilizantes y pesticidas a fin de proporcionar una provisión adicional de alimentos a sus crecientes poblaciones y economías

Pero como hemos analizado anteriormente, ni la biotecnología reduce el uso de agroquímicos ni aumenta los rendimientos de la tierra.

Y dado esto un gran número de agricultores, ONG y defensores de la agricultura sostenible proponen que en el lugar de este enfoque intensivo de capital e insumos, los países en desarrollo deberían propiciar un modelo agroecológico que da énfasis a la biodiversidad y que les proporcione una autosuficiencia alimentaria.

Y aquí nos encontramos con la agroecología.

Cuyas características son:

  • Se basa en el conocimiento indígena y la racionalidad campesina.

  • Son económicamente viables, accesibles y basadas en los recursos locales

  • Son sanas para el medio ambiente, sensibles desde el punto de vista social y cultural.

  • Evitan el riesgo y se adaptan a las condiciones del agricultor.

  • Mejoran la estabilidad y la productividad total de la finca y no sólo de cultivos particulares.

Las causas reales del hambre son la pobreza, la desigualdad y la falta de acceso a los alimentos y la tierra. Demasiada gente es muy pobre (alrededor de dos mil millones sobreviven con menos de un dólar al día) para comprar los alimentos disponibles (a menudo con una pobre distribución)o carecen de tierras y los recursos para sembrarla ( Lappe el al 1998). Por que la verdadera raíz del hambre es la desigualdad, cualquier método diseñado para reforzar la producción de alimentos, pero que agudice esta desigualdad, fracasará en el propósito de reducir el hambre. Por el contrario, sólo las tecnologías que tengan efectos positivos en la distribución de la riqueza, el ingreso y los activos, que estén a favor de los pobres, podrán en realidad reducir el hambre. Afortunadamente tales tecnologías existen y pueden agruparse bajo al disciplina de la agroecología.