Historia de Al Andalus

Historia de España. Califato omeya. Reinos taifas. Dinastía Nazarí

  • Enviado por: Maverick
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 11 páginas
publicidad
publicidad

Historia de Al-Andalus

Al-Andalus fue una civilización que irradió una personalidad propia tanto para Occidente como para Oriente. Situada en tierra de encuentros, de cruces culturales y fecundos mestizajes, al-Andalus fue olvidada, después de su esplendor, tanto por Europa como por el universo musulmán, como una bella leyenda que no hubiera pertenecido a ninguno de los dos mundos. Estas son las etapas cruciales de sus ocho siglos de existencia.

1. El emirato y el califato omeya

Al-Andalus, tierra de los vándalos, en árabe. Así se conoce la zona de ocupación musulmana en la Península Ibérica, que abarcó desde el siglo VIII hasta finales del XV y llegó a comprender gran parte del territorio español. La extensión del Estado islámico llamado al-Andalus varió a medida que se modificaban las fronteras y, tanto hispano-musulmanes como castellano-aragoneses avanzaban conquistando territorio.

La civilización islámica de Oriente pronto se desbordará hacia Occidente: el Magreb, España, y hasta parte de Italia y Francia. Durante el siglo VIII, y a través del norte de África, penetraron en la península una serie de grupos y familias nobles árabes venidas del este, y de grupos bereberes procedentes del Magreb, que paulatinamente se asentaron en tierras de al-Andalus. Ello no significó una ruptura total con la cultura entonces imperante, la hispanogoda.

Durante la segunda mitad del siglo VIII se produjo una seria escisión en el imperio musulmán. Una ruptura dinástica que terminó con los omeya que gobernaban en Damasco, para entronar a los abasíes, que se asentaron en Bagdad. Un príncipe omeya huido de Damasco, Abderrahman I, penetraría en al-Andalus formando un nuevo Estado con base en Córdoba.

Ocho emires se sucedieron del 756 al 929 en una época brillante culturalmente -aunque oscurecida con diversos levantamientos muladíes y mozárabes- hasta que Abderrahman III decidió fundar un califato, declarándose Emir, lo cual le otorgaba, además del poder terrenal, el poder espiritual. Este califa, y su sucesor al-Hakam II, supo favorecer la integración étnico-cultural entre bereberes, árabes, hispanos y judíos. Ambos apaciguaron a la población, pactaron con los cristianos, construyeron y ampliaron numerosos edificios -algunos tan notables como la Mezquita de Córdoba- y se rodearon de la inteligencia de su época.

2. Reinos de taifas

Sin embargo, no todos los sucesores de estos brillantes califas siguieron tan acertada política. Tras ventidós años se abolió por fin el califato. Corría el año 1031.

Los hábitos rebeldes surgieron de nuevo con gran fuerza; la división y la descomposición se impusieron en al-Andalus. Todas las grandes familias árabes, bereberes y muladíes, quisieron hacerse con las riendas del país o, al menos, de su ciudad, surgiendo por todas partes reyes de taifas. Este desmembramiento supuso el comienzo del fin para al-Andalus, y ante semejante debilidad, el enemigo cristiano se creció para combatir a los musulmanes. La primera gran victoria sobre el Islam peninsular la protagonizó Alfonso VI cuando, en 1085, se hizo con la importante ciudad de Toledo.

Historia de Al Andalus

La unidad étnico-religiosa lograda hasta el momento también se resintió, surgiendo mercenarios, tanto musulmanes como cristianos, dispuestos a luchar contra sus propios correligionarios con tal de mantener determinadas situaciones de poder. Sin embargo, en esta época surgieron relevantes figuras en el campo del saber, y, en una constante emulación de los lujos orientales, se construyeron suntuosos palacios.

Mientras, a finales del siglo XI, en el Magreb occidental, hoy Marruecos, surgió un nuevo movimiento político y religioso que fundaron la dinastía almorávide. En poco tiempo, su actitud de austeridad y pureza religiosa convenció a gran parte de la desencantada población, y con su apoyo emprendieron una serie de contiendas logrando formar un imperio que abarcaría parte del norte de África y al-Andalus. Los almorávides penetraron en la península, infligiendo una seria derrota a las tropas de Alfonso VI. Pronto conseguirían acabar con los reyes de taifas y gobernar al-Andalus. A pesar de todo, la nueva situación supuso un nuevo incremento del bienestar social y económico.

3. La dinastía nazarí

Cuando ya parecía todo perdido y el avance castellano era imparable, haciéndose Fernando III con una gran parte de las ciudades andalusíes en el siglo XIII, surgió en Jaén una nueva dinastía, la nazarí, fundada por al-Ahmar ibn Nasr. Asentado en la ciudad de Granada, su reino abarcaba la región granadina, almeriense y malagueña, y parte de la jiennense y la murciana. Oprimido desde el norte por los reinos cristianos, y desde el sur por los sultanes de Marruecos, los nazaríes establecieron un reino basado en lo precario y la inestabilidad. A pesar de todo, Granada fue una gran metrópoli de su tiempo que acogía a musulmanes de todos los confines, y en la que se levantaron suntuosos palacios como la Alhambra. Hasta que en 1492 el rey Boabdil le entrega a los Reyes Católicos Granada.

ARTE Y ARQUITECTURA DE AL-ANDALUS

En los primeros tiempos del Islam surge pronto un arte rico y variado donde la originalidad de las estructuras arquitectónicas y los motivos ornamentales dan como fruto un arte propio, típicamente musulmán.

La ornamentación es uno de los aspectos que más han contribuido a la unificación del arte islámico. Los mismos temas decorativos aparecen, tanto en la arquitectura como en las artes suntuarias, con independencia del material, la escala o la técnica empleada. La gran profusión de superficies decoradas hace que las estructuras queden parcialmente camufladas, en un fenómeno que se conoce como horror vacui.

La luz y el agua son elementos indispensables tanto en los edificios como en los objetos decorativos, los motivos de estrellas entrelazadas, y los motivos vegetales estilizados, también llamados atauriques. Otro de los elementos decorativos arquitectónicos más característico son los mocárabes, que separan determinados espacios y están conformados como en un auténtico enjambre.

Entre las artes decorativas hispano-musulmanas, merecen ser destacadas las arquetas y botes de marfil preciosamente tallados, los almireces, pebeteros y grifos en bronce, los objetos de madera tallada, los ataifores, lebrillos, jarras y jofainas de cerámica vidriada, las pilas de abluciones y cipos lapidarias de mármol, la orfebrería en oro, los tejidos en seda bordada, y los libros encuadernados e iluminados.

En cuanto a la arquitectura, son numerosos los edificios hispano-musulmanes que aún se pueden admirar en España. Entre los de carácter religioso constan las mezquitas. El origen de las mismas fue, al parecer, la casa para la celebración de la oración de la comunidad.

Casi todas las mezquitas presentan una orientación hacia la qibla, en la Meca, en cuyo muro existe un mihrab desde el que se dirige la oración. También están dotadas de un alminar desde el cual se convoca a la oración cinco veces al día. Otro elemento característico es el patio, en el cual se encuentra la fuente de abluciones. El sector cubierto de la mezquita, llamado haram, suele configurarse como una gran sala hipóstila, con naves perpendiculares a la qibla. Entre las mayores mezquitas que existieron en al-Andalus sobresale la de Córdoba.

Otro de los edificios más característicos del mundo islámico son las madrazas, destinadas a la enseñanza de las ciencias religiosas. Se articulaban en torno a un patio al que se abrían cuatro grandes salas y sobre el que daban las habitaciones de los estudiantes. Aún se conserva un sector de la madraza de Granada. También de carácter religioso, se levantaban en al-Andalus numerosos mausoleos en los que se enterraban a los reyes. Estaban cubiertos de cúpulas y solían tener planta cuadrada.

En el terreno de la arquitectura militar, cabe mencionar la fortificación de las ciudades mediante murallas que presentan torres defensivas. Suelen estar precedidas por una barbacana, y cuentan con un parapeto almenado. Las puertas de acceso se estructuran a veces en recodo. De gran interés son las murallas de Niebla y las de Sevilla. Las alcazabas son también construcciones típicamente defensivas que, albergan en su recinto ciudades residenciales, como es el caso de la de Málaga y la de Almería. Dentro de la arquitectura residencial destacan también los palacios y alcázares, como el de la Alhambra y el de Medina Azahara.

Otra de las características de la arquitectura hispano-musulmana es la gran profusión de baños, para la higiene que tanto preconiza el Islam. Están integrados por varias estancias en las que la temperatura varía de forma progresiva. Para ello se distribuye subterráneamente el aire, que se calienta mediante grandes calderas. Ronda y Jaén disponen de magníficos ejemplos.

Y, por fin, no habría que dejar de mencionar las alcaicerías, recintos herméticos en el interior del zoco en el que se venden las mercancías más preciadas. Es interesante, en este sentido, la Alcaicería de Granada. Las alhóndigas, se destinaban, a almacenar productos y para alojamiento de mercaderes.

EL LEGADO CIENTIFICO Y CULTURAL

En un principio, los árabes eran minoritarios en al-Andalus, siendo los hispanos y los bereberes mayoría. La lengua hablada, por lo tanto, no era el árabe. Sin embargo, a lo largo del siglo IX se produjo una fuerte arabización, asociada, a la importancia que tuvo la lengua en la que fue revelado el libro sagrado de la nueva religión, el Corán.

La lengua árabe fue en al-Andalus sinónimo de refinamiento a pesar de que casi toda la población también hablaba en romance. No sólo estudiaban árabe los musulmanes, también mozárabes y cristianos que permanecieron bajo dominio musulmán, acabaron expresándose y escribiendo en este idioma.

La educación y el saber tuvieron desde el principio enorme importancia en el mundo islámico. Los propios emires y califas, como Abderrahman II, Abderrahman III y al-Hakam II, fueron grandes eruditos que se rodearon de sabios y pusieron la enseñanza al alcance de todo el mundo. Hicieron traducir las principales obras del saber, crearon bibliotecas públicas y edificaron mezquitas y madrazas en las que se impartían las ciencias religiosas.

La prosa, la poesía y la música

La prosa y la poesía fueron dos disciplinas altamente valoradas por los andalusíes, amantes de la belleza, la estética y la naturaleza. La época de taifas supuso un auténtico caos político, pero también una "descentralización" del saber, que hasta entonces, se congregaba casi exclusivamente en Córdoba. Los reyes compitieron entre sí por lograr el más alto grado de erudición y la corte más sabia, y cultivaron, en especial, la poesía. La forma más cultivada y elegante en poesía era la qasida, de complicado metro. La música nunca fue un género bien considerado por el Islam. La prosa sobre todo filosófica también tuvo buenos representantes. demonios.

La historia y la geografía

Entre los musulmanes de la Edad Media, la historia cobró un especial interés, escribiéndose numerosas obras repletas de interesantes datos históricos, pero también geográficos, sociológicos, y biográficos.

Hay constancia de que existieron numerosos historiadores, geógrafos y antologistas en al-Andalus, aunque muchas de sus obras se han perdido.

La filosofía

En los primeros tiempos del Islam en Oriente, pronto se cultivó la ciencia de la filosofía y la lógica, en un clima de gran tolerancia religiosa e intelectual. En al-Andalus se introdujeron las primeras traducciones al árabe de los filósofos griegos, en especial Aristóteles, y fue surgiendo un pronunciado interés por esta materia que, sin embargo, no era bien vista por las autoridades religiosas. A menudo se prohibió su estudio y se uqemaron obras como de Averroes. Los filósofos, sostenían que el intelecto y la razón constituían el instrumento más adecuado para alcanzar la verdad.

El filosofo que más influyó, tanto en el mundo islámico como en toda Europa, fue Averroes de quien se han conservado varias importantes obras.

VIDA COTIDIANA

En al-Andalus se forjó un nuevo tipo de sociedad urbana muy estructurada, al tiempo que revolucionó las tareas del campo, vitalizando la agricultura, y aportando nuevos métodos de cultivo y un sinfín de especies agropecuarias.

El núcleo urbano era la medina, se organizaba en dos zonas: la comercial y la vecinal. El zoco era un lugar de encuentro, sobre todo masculino, en el que, se sucedían las más diversas transacciones. Los oficios y los puestos se extendían por áreas especializadas, en las que se podían hallar las más variadas mercancías. Desde especias y perfumes hasta hortalizas y frutas, carne, tejidos, orfebrería y cerámica. Una estricta serie de normas regían la vida comercial ya que siempre solia habeer un inspector del zoco.

Al-Andalus estableció una sólida administración y un sistema judicial complejo. Las compras se efectuaban con dinero, Dinares, dirhems y feluses eran moneda de pago corriente.

La mezquita era también un lugar frecuentado, no sólo para efectuar la oración comunitaria, sino para convocar distintas reuniones de tipo social y vecinal, o simplemente para estudiar..

La vida doméstica se desarrollaba fuera del recinto comercial, para mayor seguridad, se cerraba de noche mediante dos puertas y estaba vigilada. Las viviendas, podían ser muy lujosas en su interior y, en cualquier caso, eran un refugio de paz y confort, muy por encima de lo habitual por entonces en otros lugares del resto de Europa. Organizadas todas en torno a un patio, en él se ubicaba una alberca o un pozo, las alcobas, salones y la cocina se abrían a este espacio y se distribuían también en torno a la galería superior. El mobiliario era sencillo, apenas unos arcones, una mesa baja y algunos altillos y hornacinas en los que depositar un libro o algún adorno de marfil. De dar calidez al entorno se encargaban las esteras y alfombras tupidas de lana, unos mullidos almohadones de seda o lana bordada y un buen brasero.

En toda vivienda existía un aseo y el alcantarillado, lo mismo que el alumbrado de la ciudad, se distribuía mediante una red perfectamente organizada. Los baños públicos eran muy numerosos. En ellos, los clientes no sólo se lavaban, se relajaban. Allí, con una simple toalla por vestido, todos eran iguales y se trataban como tal. La tarde estaba destinada al turno de las mujeres, que se acicalaban, charlaban. En la cocina, esta refinada mujer se esmeraba preparando riquísimos alfajores y pestiños, albóndigas etc. Y es que la huerta floreció en tiempo de moros como nunca antes lo hiciera, llenándose de nuevas hortalizas como la berenjena, la alcachofa, la endibia, el espárrago..., y nuevas frutas como la granada, el melón, la cidra y los albaricoques.

La educación, como antes veíamos, era un bien muy preciado por los musulmanes, que se preocuparon, desde las instancias oficiales, de garantizar y desarrollar. El estudiante podía acudir a la mezquita o la madraza y recibir la enseñanza que él eligiese, siempre, claro está, que ya dominase los textos sagrados y las ciencias teológicas. Cuando el alumno procedía de familia acomodada, un tutor se encargaba en su propio domicilio de su enseñanza privada.

El Cádiz islámico

Aquí podemos observar diferentes pueblos de la provincia de Cádiz en los cuales encontramos diferentes monumentos islámicos.

Tarifa: Tarifa tiene sus orígenes fenicios y romanos, pero su nombre actual le viene del caudillo beréber Tarik Ben Malek, que llegó a estas tierras a través del Estrecho de Gibraltar en el año 710. Históricamente es la hazaña de D. Alonso Pérez de Guzmán (conocido como Guzmán el Bueno), el hecho que más sobresale en Tarifa, por su heroica defensa de la ciudad contra las tropas árabes. Prefirió sacrificar a su hijo antes de entregar la plaza. Aquí observamos una imagen del castillo de Guzman el Bueno.

Jerez: Es con la dominación musulmana cuando Sheres o Xeres, durante los periodos almorávide (1087-1146) y almohade (1146-1264), se fortifica y se realiza el trazado de sus calles. Además se introducen nuevos cultivos (trigo, vid y olivo). Tras varios asaltos fallidos, Xeres cae bajo las tropas cristianas en 1264. Durante mucho tiempo Xeres fue ciudad fronteriza.

Finalmente en 1340 los benimerines son derrotados por Alfonso XI en la batalla del Salado, con lo que la frontera se traslada a tierras granadinas. En 1380 pasa a llamarse Jerez de la Frontera. Puerta de la mezquita, que se encuentra dentro del alcazar, es la actual capilla de santa Maria.

Zahara de la sierra: De origen árabe, fue uno de los fuertes más importantes. Durante el reinado nazarí, fue la zona de más importancia estratégica, siendo su castillo una plaza inexpugnable. Fue conquistada por Rodrigo Ponce de León en 1483. Se dice que su nombre proviene del de una hija de Mahoma y significa "flor".

Medina Sidonia: La fundación se atribuye a los fenicios procedentes de Sidón, de donde toma el nombre. Después fue romana y más tarde importante ciudad visigoda hasta ser conquistada por los árabes en el año 712, que le dan el nombre de Medina. Reconquistada por Alfonso X en 1262.

Vídeos relacionados