Giovanni Antonio Canaletto

Historia. Arte moderno del siglo XVIII. Barroco. Pintura italiana. Cámara óptica. Plaza de San Marcos

  • Enviado por: Susana
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 2 páginas
publicidad
publicidad

LA PLAZA DE SAN MARCOS

CON LA BASÍLICA DE FRENTE

Canaletto (italiano), apodo por la escena de canales de Venecia.

Óleo sobre tela. 145 X 205.

Pintura barroca tardía. Siglo XVIII antes de 1723.

Escena de un paisaje urbano. Se capta una pintura de aspecto costumbrista, que muestra un día cualquiera de su tiempo. Muestra una campanario la torre (70, 80 m.) del cuadro desde donde se podría contemplar toda la ciudad. El estilo es distinto al de la Iglesia que es más antigua, de origen bizantino con cúpulas también bizantinas, año 700.

El escenario es típico de la época y en la actualidad se conserva prácticamente igual, pero ahora el suelo esta deformado por las humedades porque cuando hay marea alta se inunda la plaza.

A la izquierda y a la derecha hay edificios notables y en uno de ellos se encuentra una Asamblea rectora porque Venecia era una república.

En cuanto a aspectos técnicos, el edificio de la derecha esta perfilado con mucha precisión utilizando medios técnicos. La mitad del cuadro lo ocupan edificios y la otra mitad el cielo. Si las líneas superiores inferior se expandieran se juntarían en un punto llamado línea de fuga. La línea del horizonte donde llega el punto de fuga se encuentra en la basílica. Que está dividida en tres partes y pasa por los arcos. Hay un tercer punto de fuga en las líneas del pavimento del suelo que concurrirían en el arco central de la iglesia, cosa habitual en el dibujo técnico. El pintor tenía conocimientos de arquitectura y perspectiva y se sabe que es de antes de 1723 porque la plaza aparece sin el pavimento de mármol que se le puso aquel año. Nos hace comprender la dimensión y el espacio situando cosas cercanas y alejadas, perspectiva. El artista quiere captarlo todo, que sea un espacio verdadero, real. Los arcos de los palacios también están perfectamente dibujados. Tan realista que casi parece una fotografía. El “no sé qué” veneciano (corriente de la época) nació en la cultura iluminista más que como pintura de género, como paisajes arquitectónicos los hombres del cuadro son para dar volumen pero no son los protagonistas.

Inventa la cámara óptica, innovación del propio artista que nos anticipa lo que sería el procedimiento de la cámara fotográfica.

El colorido de la pintura. Los edificios típicamente dorados y ocres recuerdan que quizás el sol ilumine ese espacio que contrastan con el azul celeste del cielo. Arriba en la punta el campanario el azul es más oscuro y a la mitad mas clara, eso es perspectiva aérea que se consigue con aspectos de color. Colores de la gama caliente como dorados y fría azules son los que predominan.

La obra muestra cantidad de detalles, toldos en los edificios, sombrillas que tienen las personas cerca de la iglesia, los adornos de los cinco arcos de la basílica en la fachada principal. A la parte izquierda hay un torreón y en su parte superior un reloj que da las horas con dos figuritas que sostienen unos mazos y los mazos golpean la campana a la hora. Las figuras son enormes.

Vídeos relacionados