Filosofía antigua y medieval

Filósofos occidentales. Presocráticos. Tales de Milato. Parménides. Heráclito. Pluralistas

  • Enviado por: Karnaval
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 3 páginas
publicidad
cursos destacados
Auxiliar Administrativo/a
Institut Barcelona Oposicions
¿Eres residente de Barcelona, y quieres opositar como Auxiliar Administrativo? El Institut Barcelona Oposicions es un...
Solicita InformaciÓn

Curso de Gestión y Administración
UB IL3 Deusto
Desarrolla las habilidades y conocimientos fundamentales para convertirte en un directivo del futuro. El Curso de...
Solicita InformaciÓn

publicidad

1ª Parte: Filosofía antigua y medieval

1º Orígenes de la filosofía occidental

La filosofía aparece con los pensadores presocráticos, los cueles no son solo anteriores a Sócrates. Explican el origen del universo, los astros...El mito es un modo de explicación que se apoya principalmente en lo divino (solo sucede cuando el dios lo quiere) Los mitos originan muchas normas de conducta.

La reflexión filosófica aparece por el choque de culturas sobre los mitos. Cuestionan sobre el principio de las cosas (arjé), el cambio, si en todos los cambios hay algo que permanece y algo que cambia... De estas reflexiones empiezan a definir los conceptos por pares opuestos. También reflexionan sobre si la fisis se puede comprender o no, al igual que la realidad. Sobre estos pensamientos aparecen distintas escuelas, en torno a un autor:

  • Tales de Mileto: Tales es destacado por su habilidad práctica y política. Así como por sus conocimientos matemáticos y físicos. Tales introduce el agua como elemento para explicar el arjé o principio del universo. Nos encontramos por primera vez con un elemento físico que da sentido a lo que existe sin recurrir a una analogía con lo trascendente y que intenta explicar la variedad de lo existente desde un único principio o elemento de orden natural.

  • Escuela Pitagórica: Eran algo más que centros de filosofía. Constituían comunidades religiosas caracterizadas por un fuerte hermetismo, en las que el silencio, la música y el estudio de las matemáticas formaban parte de sus condiciones de vida. Como comunidades religiosas les caracterizaba una especial relación de respeto a la naturaleza.

Debemos a los pitagóricos las nociones de forma y límite. Si el mundo puede ser llamado cosmos es porque la armonía surge de la imposición de un límite a lo ilimitado; la armonía es el resultado de una pacífica composición de opuestos que mantienen su imborrable diferencia. Los pitagóricos añadieron las nociones de orden, proporción y medida, es decir, dieron mas importancia a las diferencias cuantitativas.

Si el universo es un cosmos, el hombre, es un cosmos en miniatura, ordenado en su propia alma. El alma es concebida como armonía del cuerpo, inmortal por su semejanza con las cosas inmortales...la luna el sol, los astros, que vive prisionera en el cuerpo y que sobrevivirá al cuerpo en sucesivas transmigraciones.

  • Parménides: Es el pensador más importante de la escuela eleática. Con Parménides la reflexión sobre la fysis experimenta un importante giro que aproxima su pensamiento a lo que será la filosofía madura, sistemática, de Platón y Aristóteles. El pensamiento de Parménides convierte la cosmología en un estudio del ser y de sus propiedades, en una ontología, y desarrolla ala vez un estudio sobre el conocimiento. La originalidad de Parménides no esta en distinguir dos planos de la realidad y el conocimiento, sino en haber hecho de esta distinción una teoría sobre el ser y sobre el conocer.

Las afirmaciones fundamentales de Parménides anticipan los principios de la lógica de Aristóteles: el de identidad, el ser es; el de no contradicción, el ser no puede no ser; y el del tercio excluso, si algo es verdadero, su opuesto es falso y viceversa.

Las características del ser:

    • Hay solamente un ser, ya que si existiera otro ser debería existir algo que los separase, de otro modo sería el mismo ser.

    • El ser es eterno, ya que, de no haber existido siempre, en algún momento habría tenido que no ser, pero el no-ser es contradictorio con el ser.

    • El ser es inmóvil, no puede entenderse el movimiento sin la existencia de algo en lo que el ser se mueva, pero como solo existe el ser, este es inmóvil.

    • El ser es completo, resultando inconcebible un límite distinto de sí mismo. Siendo igual a si mismo por todas partes, está uniformemente dentro de sus límites.

  • Heráclito: Para Heráclito la unidad surge de la oposición de contrarios: lo mismo es vida y muerte, velar y dormir, juventud y vejez; aquellas cosas se cambian en estas y estas en aquellas. Nada permanece. Todo cambia, lo frío se calienta, lo caliente se enfría, lo húmedo se seca y lo seco se vuelve húmedo. La realidad es un puro devenir, y la lucha de los contrarios es el arjé que explica la naturaleza, la existencia, lo divino. Que la realidad es devenir, significa que no podemos establecer un elemento como forma permanente del mundo, pues sería necesaria la existencia en lucha de su opuesto.

Heráclito recurre al fuego como imagen del devenir. El fuego vive de la destrucción de otras cosas y está cambiando continuamente. El fuego simboliza la lucha de los elementos, la vida y la muerte. No se trata de otro elemento material que sea arjé de lo que existe como en los físicos de Mileto. El fuego cumple las propiedades del logos. El logos es la unidad profunda de la lucha de contrarios y del universo, es la razón y la ley que rige hacia el orden universal el dualismo conflictivo de todo lo que existe. La concepción del alma es fuego y participa de la misma naturaleza del principio divino y su logos. Alma y cuerpo, vida y muerte, son una muestra más del dualismo universal que constituye el logos de toda realidad.

  • Los Pluralistas: La asociación de los elementos explica la generación del universo en su variedad:

    • Empédocles: El arjé no esta constituido porun solo elemento, sino por cuatro: aire, fuego, tierra y agua. Así codifica, hasta la revolución científica. Los cuatro elementos fundamentales de la física griega. El quinto elemento será el éter que postulará Aristóteles. Empédocles afirma que la generación surge por la mezcla de los cuatro elementos inmutables y la corrupción es la separación de los mismos. Para Empédocles existen dos fuerzas cósmicas, el amor y el odio, que constituyen el principio de la asociación y separación de los elementos, respectivamente.

    • Anaxágoras: pretende sintetizar el pensamiento de los físicos de Mileto con el ser eleático y el devenir de Heráclito. Postuló la existencia de múltiples elementos o principios que mezclándose y disgregándose dieran origen al nacer y al morir. Para explicar el origen del movimiento, Anaxágoras, introduce una causa eficiente del movimiento que está fuera de los elementos materiales. Anaxágoras le da el nombre de nous, que podemos traducir como espíritu, mente o inteligencia. No conviene interpretar el concepto espíritu desde nuestro horizonte cultural. Cuando se refiere a una forma de corporeidad “sutil”, parece denotar cierta incapacidad para hablar de otra dimensión que no sea material.

    • Los atomistas: El origen de esta corriente se sitúa en Leucipo de quien se había formado parte de la escuela eléatica. Conocemos su pensamiento a través de su discípulo Demócrito; fue contemporáneo a Sócrates y del joven Platón. No es posible referirse a él, por tanto, como un presocrático, sobre todo cuando su pensamiento, ya claramente racionalista, expresa un momento más evolucionado del pensamiento griego. Los atomistas consideran que solo se pueden hasta el infinito las realidades matemáticas, pero no las físicas. En la división de la materia se llega a una parte mínima, que ellos denominaron átomo, indivisible. El ser está compuesto por los indivisibles átomos. Los átomos son llenos, sólidos, inmutables, incorruptibles y están privados de cualidades sensibles. El movimiento es una propiedad esencial de la materia. Los atomistas distinguen tres tipos de movimiento. El movimiento precósmico, antes de la formación del mundo, consiste en un torbellino de átomos en todas las direcciones. El movimiento cosmogónico se produce cuando se crea un torbellino de grandes dimensiones, los átomos más pesados van hacia el centro del torbellino y los más ligeros se quedan en el exterior; hay infinidad de universos. El tercer tipo es el movimiento en el mundo, del que están dotados todos los átomos. El vacío explica la multiplicidad, ya que es lo que separa los átomos, y posibilita el movimiento, porque si no hay vacío no puede haber choques ni desplazamientos. No existe ningún fin específico por el que los átomos se unan para constituir seres. Esta ausencia de un nous ordenador hace que el atomismo se presente como la primera explicación mecanicista, es decir, aquella que explica lo que existe en función de una combinación mecánica de algunos elementos. El sistema atomístico no distingue entre conocimiento sensible y conocimiento racional.