Figuras literarias o retóricas

Teoría de la Literatura. Recursos expresivos del lenguaje literario. Tropos

  • Enviado por: Ale
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 24 páginas
publicidad
cursos destacados
Iníciate con Ableton Live
Iníciate con Ableton Live
El curso da un repaso general por las órdenes y menús más básicos, para poder generar...
Ver más información

Cómo montar un Ordenador
Cómo montar un Ordenador
En este curso te guiamos de una forma muy práctica y gráfica, para que puedas realizar el montaje de tu...
Ver más información

publicidad

Aproximación

a

un

diccionario

de

figuras

literarias

Figuras literarias

La retórica, que se ocupa de aquellas estructuras gramaticales que poseen un valor estético o expresivo en particular, designa bajo el nombre de “figura literaria” a una forma de hablar más viva que el lenguaje ordinario. La intención es “sensibilizar” la idea por medio de una imagen o una comparación; o bien, impresionar más la atención por justeza u originalidad.

ACUMULACIÓN (del latín accumulatio-onis)

Enumerar las partes y circunstancias para dar mayor fuerza a los argumentos, apoyados seguidamente por muchos pormenores. Se usa para dotar de mayor claridad y desarrollar en forma meticulosa la idea sustancial. También se la llama atroísmo.

Ejemplo:

“(...) La mansión tenía un aspecto siniestro: telarañas por doquier y en cada rincón; vidrios despedazados; puertas viejas, pesadas y ruidosas; persianas carcomidas y murciélagos, cual guardianes (...)”.

ADJUNCIÓN (del latín, “unión”)

Sobrentendimiento del verbo en diferentes oraciones gramaticales.

Ejemplo:“(…) Era un hombre de mucha violencia, (era) expedito en las decisiones, (era) muy aficionado a ser el primero en actuar (…)”.

(ZEUGMA)

ALEGORÍA (del griego allegoría: álla, “otras cosas”; agoréuo, “yo hablo”)

Opera cuando una cosa significa o representa otra diferente. Aristóteles la denominó “metáfora continuada”; de hecho, amplía la idea.

Ejemplo:

“La nave del corazón, combatida por los vientos de las pasiones turbulentas, se estrella en las rocas del vicio; pero si es llevada por el suave soplo de la virtud, arribará segura al puerto de la inmortalidad”.

Nota. Son también alegorías obras enteras, como La divina comedia, de Dante, o Don quijote, de Cervantes.

ALITERACIÓN (del latín ad, “a” y littera, “letras”)

Repetición intencional de letras para lograr ciertos efectos.

Ejemplo:

“(…) que tu sepulcro cubra de flores primavera (…)”. (La “r”)

(RUBÉN DARÍO, Responso a Verlaine)

ALUSIÓN (del latín allusio-onis, “retozo, juego”)

Referencia a cosa o hecho que se supone conocido.

Ejemplo:

“(...)y que, como entre poetas

no llega la `sangre' al río,

y es gran decidero

el que `de herrero a herrero' (...)”. (Alude a un conocido refrán)

(GABRIEL y GALÁN, J.M., A correo vuelto)

ANACEFALCOSIS (del griego ana, “de nuevo”)

Sumaria recapitulación de los principales puntos de un escrito o de un discurso.

Ejemplo:

“(...) respecto a la resurrección de Jesús, el orador mencionó tres datos esenciales:

  • se habían cumplido las profesías;

  • se trataba, en efecto, del Hijo del Señor;

  • quien siguiera su camino obtendría la salvación”.

  • ANACOLUTO (del griego, “inconsecuente”)

    Supresión intencional de una construcción por otra para obtener algún efecto en el oyente o lector.

    Ejemplo:

    “(…) El grito deja en el viento

    una sombra de ciprés.

    (Dejadme en este campo

    llorando) (…)”.

    (GARCÍA LORCA, Federico, Ay)

    ANADIPLOSIS (del griego ana, “de nuevo” y diplosis, “acción de doblar”)

    Repetición de la palabra final de una frase o de un verso al comienzo de la frase o verso siguiente.

    Ejemplo:“(…) Muy doliente estaba el Cid,de trabajos muy cansado,cansado de tantas guerrascomo por él han pasado (…)”.

    (Romancero del Cid)

    ANÁFORA (del griego, “acción de elevar”)

    Repetición intencionada de palabras o conceptos al principio de una frase, para reforzar el sentido o establecer una simetría entre los versos.

    Ejemplo:

    “(…) Casada soy, rey Don Juan;

    casada soy, que no viuda (…)”.

    (Romancero del Cid)

    ANÁSTROFE (del griego, “invertir”)

    Invertir, en modo inusitado, el orden de las partes que componen una oración. También llamada transposición, representa un defecto de construcción.

    Ejemplo:

    “(...) Tenía ademanes bruscos y ojos brillantes en una pequeña cara de manzana (...)”

    “Ojos brillantes y ademanes bruscos en una pequeña cara de manzana tenía”.

    (CAMUS, Albert, El extranjero)

    ANTANACLASIS (del griego, “contra” y “repercusión”)

    Repetir una palabra en sentido contrario al que antes se le adjudicó.

    Ejemplo:“El corazón tiene razones que la razón desconoce”.

    (PASCAL)

    ANTANAGOGE (del griego, “contra” y “lanzar”)

    Hacer recaer sobre el adversario, retorciendo sus argumentos, la fuerza de una prueba o una acusación.

    Ejemplo:

    “(...) Anastasia: -No, podría haberlo hecho...

    Eustaquio: -Tus propias palabras te condenan, mujer. Acabás de decir que no podrías haberlo hecho, y es precisamente lo que yo decía. Sos una incapaz absoluta y no quiero volver a verte”.

    ANTICIPACIÓN (del latín anticipatio, “idea preconcebida”)

    Refutación de objeciones que vemos venir.

    Ejemplo:

    “(…) No quiero que interpretéis malamente ahora esta palabra (…)”.

    (AZORÍN, El caballero del verde gabán)

    ANTIMETÁSTASIS (del griego, “contra” y “cambio”)

    Cambio o juego de palabras que encierra dos sentidos en una misma oración, según su orden. También se la denomina antimetábola y antimetalepsis.

    Ejemplo:“Comer para vivir, vivir para comer”; “trabajar para vivir, vivir para trabajar”.

    ANTISTROFA (del griego, “vuelta”)

    Repetir una o más palabras al final de los diversos miembros del período. Inversa a la anáfora, es conocida además como conversión y epístrofa.

    Ejemplo:“(…) Todo el universo está lleno del espíritu del mundo; se juzga todo según el espíritu del mundo; todo se realiza y todo se gobierna según el espíritu del mundo. Será cosa de preguntar si igualmente hay que servir a Dios según el espíritu del mundo (…)”.

    (BOURDALOVE)

    ANTÍTESIS (del griego anti, “contra” y thesis, “posición”)

    Juntar en una oración contrarios conceptos o palabras; oposición de palabras o pensamientos.

    Ejemplo:

    “(…) El pecado mata al hombre, la gracia lo vivifica; el pecado le agrava, la gracia le sublima (…)”.

    (NIEREMBERG)

    ANTONOMASIA (del griego anti, “en lugar de”, y ónoma, “nombre”)

    Emplear una voz apelativa en lugar del nombre propio de alguna persona.

    Ejemplos:

    “El padre de los pobres” (por San Vicente de Paul); “capitán del siglo” (por Napoleón).

    APOSIOPESIS (del griego, significa “de silencio”)

    Pausa o reticencia.

    Ejemplo:

    “(...) Me incliné; ya me regocijaba pensando en tocar la pasta tierna y fresca que formaría entre los dedos bolitas grises... No pude (...)”.

    (SARTRE, Jean-Paul, La náusea)

    APÓSTROFE (del griego, quiere decir “giro”)

    Desvío súbito e inesperado de una frase, al dirigir la palabra a los vivos (presentes o ausentes), a los muertos, a las cosas inanimadas o alegóricas, o a las divinidades. Se utiliza como la exclamación o la interrogación.

    Ejemplo:“(…) ¡Oh, envidia, raíz de infinitos males, y carcoma de las virtudes! (…)”.

    (CERVANTES, Don Quijote)

    ASÍNDETON (del griego syndein, “juntar, reunir”)

    Omitir las conjugaciones copulativas, para dar más energía al discurso.

    Ejemplo:

    “(...) Lágrimas allí no valen, arrepentimientos allí no aprovechan, oraciones allí no se oyen, promesas para adelante allí no se admiten, tiempo de penitencia allí no se da, porque acabado el postrer punto de la vida ya no hay más tiempo de penitencia (…)”.

    (De GRANADA, Luis)

    CATACRESIS (del griego katá, “contra”, y chresis, “uso”)

    Dar a una palabra sentido traslaticio para designar a una cosa que carece de nombre especial.

    Ejemplo:

    “La hoja de la espada, una hoja de papel”.

    COMPARACIÓN (del latín comparatio-onis)

    Expresión para realzar un objeto o persona, mediante la indicación de sus relaciones de semejanza o discrepancia con otro objeto o persona.

    Ejemplo:

    “(…) Descansado los claveles

    en el marfil de sus manos,

    está la vella Amariles

    un arroyuelo mirando (…)”.

    (LOPE DE VEGA, Guerras de amor y de honor)

    COMPLEXIÓN (del latín, complexio-onis)

    Repetición de dos palabras en varias oraciones, una al principio y otra al final.

    Ejemplo:

    “(…) Para venir a gustarlo todo,

    no quieras tener gusto en nada.

    Para venir a poseerlo todo,

    no quieras poseer algo en nada.

    Para venir a serlo todo,

    no quieras ser algo en nada

    Para venir a saberlo todo,

    no quieras saber algo en nada (…)”.

    (DE LA CRUZ, Juana, Subida al Monte Carmelo)

    COMUNICACIÓN (del latín comunicatio-onis)

    Consulta de un orador a sus oyentes, cual si compartieran totalmente su parecer.

    Ejemplo:

    “(…) Pregunto, pues: ¿de qué se mantienen tantas bocas de padres e hijos, en tiempo que aún no hay grano, como digo, en los sembrados? (...)”.

    (De GRANADA, Luis, Introducción al símbolo de la fe)

    CONCESIÓN (del latín concessio-onis)

    Aceptación de algo al principio, dando a entender que se dispone de razones para retrucarlo.

    Ejemplo:

    “(…) ¿A qué me lo decís? Lo sé: es mudable,

    es altanera y vana y caprichosa;

    antes que el sentimiento de su alma,

    brotará el agua de la estéril roca.

    sé que en su corazón, nido de sierpes,

    no hay una fibra que el amor responda;

    que es una estatua inanimada; pero...

    ¡es tan hermosa! (…)”.

    (BÉCQUER, Gustavo Adolfo, Rimas)

    CONGLOBACIÓN (del latín conglobatio-onis, “aglomeración”)

    Reunir muchos argumentos y pruebas; unión armónica de ideas, afectos, palabras.

    Ejemplo:

    “(...) que si te digo que la extraño, es por algo. Porque mis noches son eternas sin ella, porque busco en la calle sonrisas y no las hallo, porque me cuesta hilvanar mis ideas, porque no le encuentro sentido a mi existencia... (...)”.

    CONJUNCIÓN (del latín coniunctio-onis, “lazo”)

    Elegancia del lenguaje que multiplica las conjunciones de una cláusula, con el fin de presentar los objetos como aislados para que hieran más vivamente la imaginación.

    Ejemplo:

    “(...) Y el Santo de Israel abrió su mano

    y los dejó; y cayó en despeñadero

    el carro y el caballo y caballero (...)”.

    CRONOGRAFÍA (del griego cronos, “tiempo”).

    Descripción del tiempo, tiempos, etcétera.

    Ejemplo:

    “(…) Resolviendo las historias

    de tanto tiempo pasado...

    ¿Qué privanza no ha bajado?

    ¿Qué edad no se ha consumido?

    ¿Qué hermosura no ha faltado?

    Lo que ya vemos que ha sido

    parece que aún no ha llegado.

    ¿Quién se pudiera reír,

    quién dejara de llorar,

    si se mirase el partir,

    si como se usa acabar,

    si como se usa morir? (…)”.

    (LOPE DE VEGA, Pastores de Belén)

    DEMOSTRACIÓN (del latín demonstratio-onis, “mostrar, describir”)

    Exposición de un hecho; la relación de un acontecimiento.

    Ejemplo:

    “(...) Los del velorio nos convidaron con café y yo tomé una taza. En el cajón había una figura de cera en lugar del muerto (...)”.

    (BORGES, Jorge Luis, El informe de Brodie)

    DEPRECACIÓN (del latín deprecatio-onis)

    Expresión de vivo deseo acompañado de peticiones o ruegos.

    Ejemplo:

    “(…) ¡Oh, si ninguna cosa yo antepusiese a Tí, y por ninguna te trocase, mas todas las cosas tuviese por basura en comparación de Tí! ¡Concédeme, Señor, que el veneno de la envidia nunca inficione mi ánima, sino que en Tí sólo repose, y en Tí sólo halle toda mi salud! (…)”.

    (DE GRANADA, Luis, Memorial de la vida cristiana)

    DESCRIPCIÓN (del latín descriptio-onis)

    Presentación de un objeto de modo vivo, como si se estuviera delante de él. Se la llama, además, hipotiposis.

    Ejemplo:

    “(…) Vi una barquilla

    muy adornada

    con gallardetes,

    tendal y varias

    flores que pendían

    haciento sartas (…)”.

    (FERNÁNDEZ de MORATÍN, N., La barquerilla)

    DIÁFORA (del griego, “diferencia”)

    Repetir una palabra, dándole distinta significación.

    Ejemplo:

    “En la planta superior estaba el jardín de invierno; y ahí, esa maldita planta”.

    DISTRIBUCIÓN (del latín distributuo-onis, “división”)

    Juntar varias partes en el discurso, y a continuación aplicarles otras tantas que les corresponden por el mismo orden. De la misma manera se denomina cuando a las partes enumeradas se las va caracterizando con sus atributos y distintivos.

    Ejemplo :

    “(...) Esta riqueza es de dos partes: sierras y llanura y río. La sierra da aceite, vino, leña y casa, y frutos y agua.; la llanura da lanas, carne y pan; y el río (...)”.

    (PÉREZ DE OLIVA, Hernán)

    DISYUNCIÓN (del latín disiunctio-nis)

    Supresión de conjunciones o nexos.

    Ejemplo:

    “(…) Desmayarse, atreverse, estar furioso

    áspero, tierno, liberal, esquivo,

    alentado, mortal, difunto, vivo,

    leal, traidor, cobarde, animoso (...)”.

    (LOPE DE VEGA, Varios efectos del amor)

    DUBITACIÓN (del latín dubitatio, “dudar”)

    Proponerse el orador o escritor una duda a si mismo o hacerse alguna pregunta, para prevenir a veces las objeciones que se le pudieran hacer. Hace que el escritor u orador aparezca indeciso sobre lo que ha de hacer o decir.

    Ejemplo:

    “(…) Para hablar de este misterio de nuestra redención, verdaderamente yo me hallo tan indigno, tan corto y tan agotado, que ni sé por dónde comience, ni dónde acabe, ni qué deje, ni qué tome para decir (…)”.

    (De GRANADA, Luis)

    ELIPSIS (del latín ellipsis, “falta”)

    Omisión de alguna o algunas palabras con intención estética.

    Ejemplo:

    “(…) Indio que asomas a la puerta

    de esa tu rústica mansión,

    ¿para mi sed no tienes agua?

    ¿para mi frío cobertor?

    ¿parco maíz para mi hambre?

    ¿para mi sueño, mal rincón?

    ¿breve quietud para mi andanza? (...)”.

    (SANTOS CHOCANO, J., ¡Quién sabe!)

    ENÁLAGE (del latín enallage, “cambio”)

    Mudar las partes de la oración o sus accidentes, como cuando se pone un tiempo verbal o un caso por otro.

    Ejemplo:

    “(…) Prud: -¿Harás lo que te digo?

    Juana: -Posiblemente si (volviera), sí (…)”.

    (DIEGO, G., Romance del Duero)

    ENIGMA (del latín aenigma; del griego ainigma)

    Descripción de una cosa por medio de términos oscuros, bastantes ambiguos para encubrir el sentido oculto de lo que se propone o la adivinación.

    Ejemplo:

    “¿Cuál es el animal que por la mañana anda en cuatro pies, por la tarde en dos y por la noche en tres?”. (El hombre)

    (Enigma de Tebas)

    ENUMERACIÓN (del latín enumeratio-onis)

    Serie de ideas o de objetos referidos a un mismo asunto, presentada de una forma rápida.

    Ejemplo:

    “(…) A las aves ligeras,

    leones, ciervos, gramos, saltadores,

    montes, valles, riberas,

    aguas, aires, ardores

    y miedos de las noches veladores:

    por las amenas liras

    y cantos de sirenas os conjuro

    que cesen vuestras iras,

    y no toquéis al muro,

    porque la esposa duerma más seguro (…)”.

    (SAN JUAN DE LA CRUZ, Cántico espiritual)

    EPANALEPSIS (del latín homónimo, “repetición”)

    Repetición de una palabra al inicio de una oración.

    Ejemplo:

    “(…) Río Duero, Río Duero,

    nadie a acompañarte baja,

    nadie se detiene a oir

    tu eterna estrofa de agua (…)”.

    (G. DIEGO, Romance del duero)

    EPÁNODO (del griego epánodos, “recapitulación”; epi, “sobre”, y anodos, “vuelta”)

    Repetir algunas palabras para desarrollar la idea que contiene cada una de ellas.

    Ejemplo:

    “(...) El barrio era sombrío; el barrio daba miedo. Barrio de inmigrantes. Los inmigrantes no tenían la culpa; los inmigrantes veían la vida pasar y su silencio aturdía (...)”.

    EPANÓRTOSIS (del griego, “rectificar”)

    Retractación o explicación de lo que se ha dicho. Corrección es un sinónimo.

    Ejemplos:

    “(…) Traidores... mas, ¿qué digo? Castellanos, nobleza de este reino (...)”.

    (GARCÍA de la HUERTA)

    “(…) Que caducáis sin duda alguna creo;

    creo, no digo bien, mejor diría

    que toco esta verdad, y que la veo (…)”.

    (CERVANTES, El viaje del Paraíso)

    EPIFONEMA (del latín epiphonema)

    Especie de sentencia o reflexión o exclamación profunda que se dice al terminar de escribir o narrar o probar algo.

    Ejemplo:

    “(…) Vuestra paz era imagen de mi vida,

    ¡Oh campos de mi tierra!

    Pero la vida se me puso triste

    y su imagen de ahora ya no es ésa:

    en mi casa, es el frío de mi alcoba,

    es el llanto vertido en sus tinieblas;

    en el campo, es el árido camino

    del barbecho sin fin que amarillea.

    “Pero yo ya sé hablar como mi madre

    y digo como ella

    cuando la vida se le puso triste:

    ¡Dios lo ha querido así! ¡Bendito sea!”.

    (GABRIEL y GALÁN, J.M., El ama)

    EPÍTROPE (del griego, “concesión”)

    Cuando quien habla finge permitir al arbitrio ajeno una cosa. También, cuando se otorga a otro licencia para que empeore nuestros males. Se le dice, además, permisión.

    Ejemplo:Muertas sus abejas por hambre y enfermedad, el pastor Aristeo (hijo de los dioses Apolo y Cirene) dijo a su madre: “Si no estás contenta, destruí también mis árboles, mieses, viñas y ganados (...)”.

    (VIRGILIO, Geórgicas)

    ETOPEYA (del latín ethopeia)

    Descripción de los rasgos o costumbres de una persona.

    Ejemplo:

    “(…) Hermosa sin los amaños

    de enfermizas vanidades,

    tiene unos ojos castaños

    con un mirar sin engaños

    que infunde tranquilidades (...)”.

    (GABRIEL y GALÁN, J.M., Mi montaraza)

    EUFEMISMO (del latín euphemismus)

    Palabra o expresión que sustituye a otra de mal gusto, molesta, inoportuna.

    Ejemplo:

    “(…) El anda siempre juyendo,

    siempre pobre y perseguido;

    no tiene cueva ni nido,

    como si fuera maldito;

    porque el ser gaucho... ¡barajo!,

    el ser gaucho es un delito”.

    (HERNÁNDEZ, José, Martín Fierro)

    EXCLAMACIÓN (del latín exclamatio, “emoción”)

    Expresar en forma exclamativa, con vigor y eficacia, un movimiento del ánimo; para dar vigor y eficacia a lo que se dice.

    Ejemplo:

    “(…) ¡Oh gloria inmortal de campos! ¡Oh afortunado campazas! ¡Oh dichosísimos padres! ¡Oh monstruo del púlpito! ¡Oh confusión de predicador!1 ¡Oh pozo! ¡Oh sima! ¡Oh abismo! (…)”.

    (De CAMPAZAS, Gerundio)

    GRADACIÓN (del latín gradatio, “orden gradual”)

    Juntar en el discurso palabras o frases que, con respecto a su significación, vayan como ascendiendo y descendiendo por grados, de modo que cada una de ellas exprese algo más o menos que la anterior.

    Ejemplo:

    “(…) Guerras, asolamientos; fieros males, entre tus brazos cierras (…)”.

    HIPÁLAGE (del griego, “cambio”)

    Atribuir a una palabra de la frase lo que conviene a otra de la misma frase.

    Ejemplo:

    “(...) Mis manos quedaron vacías, mientras las arcas sudaban (...)”.

    HIPÉRBATON (del latín hperbaton y éste, del griego hipérbaton, “transpuesto”)

    Inversión de la disposición que en el discurso deben tener las palabras según las leyes de la sintaxis regular. En gramática, alteración en el orden de posición lógica de determinados elementos de la oración.

    Ejemplo:

    “(…) pidió las llaves a la sobrina del aposento (…)”.

    (CERVANTES, Don Quijote)

    Normalmente, la frase debe escribirse: “pidió las llaves del aposento a la sobrina”.

    HIPÉRBOLE (del latín hyperbole, y éste, del griego hyperbolé; hiper, “más allá”, y ballein, “arrojar”)

    Aumentar o disminuir excesivamente la verdad de aquello de que se habla. Se trata de un efecto natural de la viveza de la imaginación, del entusiasmo y de las pasiones.

    Ejemplo:

    “(...) Erase un hombre a una nariz pegado (...)”.

    (De QUEVEDO, Francisco)

    Nota. El léxico mismo de las variadas lenguas, tanto muertas como vivas, abunda en hipérboles, creadas no sólo por los autores y escritores, sino también por el pueblo al querer expresar su admiración, ponderar la bondad o la maldad de las personas o cosas, etcétera. En nuestra lengua figuran, entre otras muchas:

    * “comerse los codos de hambre”;

    * “no tiene dónde caerse muerto”.

    Si es norma evidente ajustarse a la rigurosa verdad, no se falta a ella en las exageraciones “de convenio”; es decir, admitidas y usadas hasta en la conversación:

    * “más ligero que el viento”.

    HOMEÓPTOTE (del griego homoióptooton, “semejante”)

    Acumulación de palabras que se corresponden por el tiempo, caso y desinencia. Se utiliza mucho en la lengua vulgar, como en refranes.

    Ejemplo:

    “Juego de manos, juego de villanos”.

    IMPOSIBLE (del latín impossibilis)

    Afirmación de que antes que se verifique o no un hecho o dicho, se trastornarán las leyes de la naturaleza.

    Ejemplo:

    “(...) El cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras no pasarán (...)”.

    (Mateo 24, 35; Marcos 13, 31; Lucas 21, 33)

    IMPRECACIÓN (del latín imprecatio-onis)

    Deseo de que sobrevenga algún mal sobre otro.

    Ejemplo:

    “(…) Mala landre te mate (…)”.

    (La Celestina)

    INTERROGACIÓN (del latín interrogatio-onis) y SUBYECCIÓN

    La interrogación se emplea en oratoria cuando se formula una pregunta, más para enfatizar que para exigir respuesta. Si ésta es incluida, se tratará de una subyección.

    Ejemplo:“(…) ¿Puede ello ser posible? (No, señores)”.

    INTERRUPCIÓN (del latín interruptio-onis, “reticencia”)

    Tránsito rápido de unas ideas a otras dejando incompletas algunas frases, movido por la rabia, el despecho u otro sentimiento.

    Ejemplo:

    “(…) Domínica: -¡Gracias a todos! ¡Míralo, está llorando! ¡Feliciano! ¿Qué lloras?

    Feliciano: -¡Qué sé yo! Mia tú esa copla, si la tendré oida veces; pues hoy me ha parecío..., he pensao que tie que llegar a ese día..., pueo yo morirme antes, pues ser tú..., de cualquiera de las maneras es separarse (...)”.

    (BENAVENTE, J., Señora ama)

    INVERSIÓN (del latín inversio-onis)

    Alterar el orden gramatical de las palabras, que se colocan según conviene al intento del que habla o escribe.

    Ejemplo:

    “(…) -Que me maten, Sancho- dijo en oyéndole Don Quijote-, si nos ha de suceder cosa buena esta noche. ¿No oyes lo que viene cantando ese villano? -Sí, oigo- respondió Sancho-, pero, ¿qué hace a nuestro propósito la caza de Roncesvalles? (…)”.

    (CERVANTES, Don Quijote)

    IRONÍA (del latín ironia, “burla fina y disimulada”)

    Dar a entender lo contrario de lo que se dice.

    Existen siete clases:

  • antífrasis: dar a algo un nombre que indique cualidades contrarias (“Peludo”, a un calvo);

  • asteísmo: fingir que se vitupera para alabar con más finura (“A vos te falta mundo”, a un viajero);

  • carientismo: usar expresiones que suenan verdaderas o serias para burlarse (“Nunca oí algo tan certero”, ante una frase desafortunada);

  • clenasmo: atribuir a alguien las buenas cualidades que nos convienen y a nosotros, sus malas cualidades (“Tu vigoroso estado atlético contrasta con mi débil figura”, cuando en realidad es al revés);

  • diasirmo: humillar la vanidad del otro, recordándole cosas de que debe avergonzarse (“¿Qué otra cosa puede esperarse de un hombre que una vez se vistió de mujer...?”);

  • mímesis: imitar a quien se quiere ridiculizar (“io no quiero ye-yelección; quiero irme a mi Aniyaco”)

  • sarcasmo: cuando la burla es tal que se convierte en un redondo insulto; el receptor no puede vengarse porque su condición merecería compasión antes que desprecio (“Quiero que Scioli me dé una mano...”).

  • LICENCIA (del latín licentia, “facultad, permiso”)

    Infracción que de las leyes del lenguaje y del estilo le está permitida al poeta por el uso y por la aprobación de los doctos. Libertad que se toman los poetas para usar algunas frases, figuras y voces que no están comúnmente admitidas.

    Ejemplo:

    “(...) Junto al cordón de la vereda, un quiosco acaba de tragarse a una mujer (...)”.

    (GIRONDO, Oliverio, Veinte poemas para ser leídos en el tranvía)

    METÁFORA: (del latín metaphora, y éste del griego metaphorá: “traslado, transporte”, empleado figuradamente)

    Cambio de nombre basado en la semejanza.

    Ejemplos:

  • animado por animado: “zorro” (por hombre astuto);

  • inanimado por inanimado: “perlas del rocío”;

  • inanimado por animado: “azote de los hombres”;

  • animado por inanimado: “devorado por las llamas”.

  • Existen cinco tipos:

    a) impura: usa elementos reales a imaginarios, los compara sin nexo: “las perlas de sus lágrimas”;

    b) pura: usa sólo elementos imaginarios, sobrentendiendo los reales: “las perlas que caían de sus ojos”;

    c) encadenada: cuando se va traspasando el sentido de una a otra: “hombre témpano”;

    d) radial: de varios sentidos, cuando el objeto inicial ofrece varias características;

    “cabeza”: centro, altura, forma, etcétera.

    de familia

    de trigo

    de alfiler

    e) compuesta: alegoría o metáfora mixta.

    METALEPSIS (del griego, “cambio”)

    Cambio de antecedente por consecuente o viceversa, o designación de algo por lo que ordinariamente ocurre o acompaña, precede o sigue.

    Ejemplos:

    “(…) Llevó tras sí los pámpanos octubre

    y con las grandes lluvias insolente

    no sufre Ibero márgenes ni puente,

    mas antes los vecinos campos cubre.

    Moncayo como suele ya descubre

    coronada de nieve la alta frente;

    y el sol apenas vemos en Oriente,

    cuando la opaca tierra nos encubre (…)”.

    (De ARGENSOLA, L.L., La vida en el campo)

    “Acuérdate de lo que me ofreciste” (por “cúmplelo”).

    (REAL ACADEMIA ESPAÑOLA, Diccionario de la lengua española)

    METONIMIA (del latín metonymia, “medir mucho”)

    Cambio de nombre basado en la proximidad.

    Hay nueve clases:

  • causa a efecto: “Neptuno” (por mar);

  • instrumento por causa: “la mejor pluma”;

  • efecto a causa: “es mi alegría”;

  • continente por contenido: “beber un vaso”;

  • lugar por cosa de él procedente: Jerez (bebida);

  • signo por cosa: “laurel” (por la victoria);

  • físico por moral: “perdió el seso”;

  • abstracto por concreto: “esquivé la guardia”;

  • dueño por cosa: lares (por casa).

  • OBSECRACIÓN (del latín obsecratio, “súplica, ruego”)

    Implorar la asistencia de Dios, de Su Santísima Madre, de los Santos, de una persona, de una sombra, de un recuerdo.

    Ejemplo:

    “(…) ¡Oh María, Madre de la gracia, alcanzádmela cumplidamente para que publique al mundo lo que Vos estimáis más que ser Madre de Dios! ¡Oh Santos, serafines y querubines, asistidme para que sepa engrandecer lo que es más grandeza que la de Vuestras Altísimas Naturalezas! (…)”.

    (NIEREMBERG, P.)

    OCUPACIÓN (del latín ocupatio-onis, “toma de posesión”)

    Anticipación o prevención de un argumento.

    Ejemplo:

    “(...) Sé lo que vas a decirme, y estoy en completo desacuerdo (...)”.

    ONOMATOPEYA (del griego onomatopeiía; onoma, “nombre”, y poiein, “hacer”)

    Imitación del sonido de una cosa en el vocablo que se forma para significarla. Existen tres modos:

  • imitación de los sonidos;

  • imitación del movimiento de los cuerpos;

  • imitación de los movimientos del ánimo.

  • Cabe una imitación casi perfecta de los sonidos.

  • Ejemplo: maullar

    croar de las voces de los animales

    cacarear

    cecear

    cuchichear acciones humanas

    refunfuñar

    trueno de la naturaleza

    susurro

    OPTACIÓN (del latín optatio-onis, “deseo, opción”)

    Manifestación de un vivo deseo.

    “(...) ¡Oh, si se acabase ya esta contienda! ¡Oh, si se concluyesen los días de mi destierro! ¿Cuándo llegará este día? ¿Cuándo vendré y compareceré ante la cara de mi Dios? (...)”.

    (De GRANADA, Luis, De la oración y consideración)

    PARADIÁSTOLE (del griego paradiastollée, “separación”)

    Combinación de palabras análogas, haciendo resaltar la diferencia, o sea uso de sinónimos (o de homófonos) en pasajes donde se explican.

    Ejemplo:

    “(...) Yo pensaba que os amaba

    no más de porque os quería.

    Quien tales obras hacía

    lejos de amores estaba (...)”.

    (LOPE de VEGA, Soliloquio)

    PARANOMASIA (del latín para, “igual, símil” y nomen, “nombre”)

    Llamada también anominación, es la unión de palabras que se diferencian sólo por alguna letra.

    Ejemplo:

    “(...) De gravedad y condición tan lisa

    que suspende y alega a un mismo instante,

    y con su aviso al mismo aviso avisa (...)”.

    (CERVANTES, El viaje del Parnaso)

    PAROXISMO (del latín, “ímpetu, exaltación”)

    Exaltación violenta de una pasión o sentimiento.

    Ejemplo:

    “(...) Ni en ocho vidas seguidas llegaría a sufrir lo que estoy sufriendo hoy (...)”.

    PERÍFRASIS (del latín periphasis)

    Expresar con varias palabras lo que se podría haber podido decir con una sola.Se le conoce, además, como circunlocución.

    Ejemplo:“La capital de la Argentina” (por Buenos Aires).

    PERMISIÓN (del latín permissio-onis, “entrega”)

    Permiso para que otro haga aquello de que nos quejamos o que no compartimos.

    Ejemplo:

    “(...) En tu presencia

    a Raquel tienes ya: del vulgo ayrado

    entrégala al furor y a la venganza;

    redime tu peligro con su daño.

    ¿No me llamas para esto? ¿Esta fineza

    no es el premio que tienes preparado

    a mi amor? ¿En qué dudas? Raquel muera:

    muera, pues en amarte te hace agravio (…)”.

    (GARCÍA de la HUERTA, V., Raquel)

    PLEONASMO (del latín pleonasmus)

    Adición de palabras al parecer superfluas.

    Ejemplo:

    “(…) ¡Oh maravilla nueva, oh caso nuevo,

    digno de admiración que cause espanto,

    cuya extrañeza me admiró de nuevo! (…)”.

    (CERVANTES, El viaje del Parnaso)

    POLIPOTE (del griego, “muchas veces”)

    Repetición de una palabra en sus diversos accidentes o variantes.

    Ejemplo:

    “(…) Como se mudan los vientos,

    como se mudan los ramos,

    que, desnudos en invierno,

    se visten en el verano,

    mudaremos nuestros bailes

    por puntos y a cada paso,

    pues mudarse las mujeres

    no es nuevo ni extraño caso (…)”.

    (CERVANTES, La elección de los alcaldes)

    POLÍPTOTON: (del griego polyptoton, “que tiene muchos casos, traducción”)

    Emplear dentro de la cláusula un mismo adjetivo o nombre en distintos casos, géneros o números, o un mismo verbo en distintos modos, tiempos o personas.

    Ejemplo:

    “(...) Fui, soy y seré fiel a Beatríz, la mujer de mis sueños y mis realidades (...)”.

    POLISÍNDETON (del griego polysyndeton; polys, “mucho”, y syndein, “ligar, encadenar”)

    Repetir una misma conjugación al principio de cada miembro de una frase o de los términos de una enumeración. Tiene por objetivo hacer resaltar la multiplicidad de los objetos parecidos que se les multiplica al acumularlos.

    Ejemplo:

    “(...) Y el santo de Israel abrió su mano

    y los dejó, y cayó en despeñadero

    el carro, y el caballo y caballero (...)”.

    PRETERICIÓN (del latín praeteritio-onis)

    Fingimiento de pasar por alto lo que se dice claramente.

    Ejemplo:

    “¡Oh cuántas y cuáles cosas te pudiera decir, Cipión amigo, de esta morisca canalla, si no temiera no poderlas dar fin en dos semanas! Y si las hubiera de particularizar, no acabara en dos meses; mas, en efecto, habré de decir algo; y así, oye en general lo que yo ví y noté en particular de esta buena gente (...)”. (A continuación, pormenoriza)

    (CERVANTES, Coloquio de los perros)

    PROLEPSIS (del griego, “anticipación”)

    Incompleta sentencia o palabra, por falta de una correcta exteriorización verbal. Se da cuando los órganos de fonación son superados en velocidad por las ideas e inteligencia de una persona. Los casos extremos suelen ser confundidos con la tartamudez o patologías histéricas.

    PROSOPOGRAFÍA (del griego, “aspecto”)

    Descripción del exterior de una persona o animal.

    Ejemplo:

    “(…) Este que véis aquí, de rostro aguileño, de cabello castaño, frente lisa y desembarazada, de alegres ojos y de nariz corva, aunque bien proporcionada, las barbas de plata, que no ha veinte años que fueron de oro; los bigotes grandes, la boca pequeña (...)”.

    (CERVANTES, Novelas ejemplares)

    PROSOPOPEYA (del griego, “hacer rostro”)

    Atribuir a cosas inanimadas o abstractas rasgos o cualidades humanos.

    Ejemplo:“(…) El río, que vio del Austrovenir tal luz de su claustro,sacó la cabeza fríacreyendo que el sol habíaprestado otra vez su plaustro (…)”.

    (LOPE DE VEGA, El isidro)

    RECAPITULACIÓN (del latín recapitulatio-onis)

    Volver a captar o tomar alguna cosa; recuerdos, memorias.

    Ejemplo:

    “(...) y volví a sentirme feliz, como únicamente lo fui en mi infancia (...)”.

    REPETICIÓN (del latín repetitio-onis)

    Uso de una misma palabras al inicio de frases u oraciones seguidas.

    Ejemplo:

    El pueblo las creó, es verdad; el pueblo las creó en abierta insurrección”.

    (De JOVELLANOS, G. M., Memoria en defensa de la Junta Central)

    SILEPSIS (del griego, “comprensión”)

    Concordancia según el sentido, no según la gramática.

    Ejemplo:

    “(...) Esperaos un poco, gente tan inconsiderada como presurosa (...)”.

    (CERVANTES, Don Quijote)

    SINÉCDOQUE (del latín sinecdoche y éste, del griego, “recibir juntamente”)

    Designar al todo por la parte o a la parte por el todo.

    Se establecieron diez casos:

  • parte por todo: “dos veranos” (en lugar de dos años);

  • todo por parte: “rompí el auto (cuando sólo es el motor);

  • materia por obra: “bronce” (por campana);

  • singular por plural: “argentino” (por todos los argentinos);

  • plural por singular: “la patria de los descubridores” (por España, aunque no todos los habitantes lo fueron);

  • género por especie: “arremetió el bruto” (por un animal, como el toro);

  • especie por género: “danos el pan nuestro de cada día” (cuando pan es alimento en general);

  • abstracto por concreto: “el marfil de sus manos”;

  • nombre común por propio: “el conquistador” (por Pizarro);

  • nombre propio por común: “un Nerón” (para caracterizar a un hombre cruel).

  • SINONIMIA (del latín synonymia, “con” y “nombre”)

    Profusión de palabras sinonímicas.

    Ejemplo:

    “(...) ¡Pérfidos, desleales, fementidos,

    crueles, revoltosos y tiranos:

    cobardes, codiciosos, malnacidos,

    pertinaces, feroces y villanos;

    adúlteros, infames, conocidos

    por de industriosos más cobardes manos! (...)”.

    (CERVANTES, El cerco de Numancia)

    SÍNQUISIS (del griego, “yo confundo”)

    Transponer palabras para trastornar el orden de la frase o para conseguir una rima.

    Ejemplo:

    “(...) ¡Oh, si se acabase ya esta contienda! ¡Oh, si se construyesen los días de mi destierro! ¿Cuándo llegará este día? ¿Cuándo vendré y compareceré ante la cara de mi Dios? (...)”.

    (De GRANADA, Luis, De la oración y consideración)

    SUSTENTACIÓN (del latín sustentatio)

    Terminar en forma semiabrupta, cuando era de esperar la continuación por el suspenso que se había creado.

    Ejemplo:“(…) En Jaén, donde resido,vive Don Lope de Sosa,y dírete, Inés, la cosamás brava de él que has oído.Tenía este caballeroun criado portugués...Pero cenemos, Inés,si te parece, primero (…)”.

    (ALCÁZAR, Baltazar, Una cena)

    TOPOGRAFÍA (del griego topo, “lugar” y grafía, “describir”)

    Descripción de un lugar físico.

    “(...) Dos peñascales horrendos,

    abajo el río que brama,

    y arriba el arco de un puente,

    que aquel precipicio salva

    cual cinta sutil de acero

    sobre el abismo curvada (...)”.

    (GABRIEL y GALÁN, J.M., Las represalias de Pablo)

    Aproximación a un diccionario de figuras literarias 34

    Teoría literaria