Existencia de Dios y el alma humana

Filosofía. Existencia de Dios. Religión. Alma humana. Descartes. Pensamiento cartesiano. Ilusiones. Sueños. Verdad de las ideas

  • Enviado por: Jp
  • Idioma: castellano
  • País: Colombia Colombia
  • 3 páginas
publicidad
publicidad

EN LA CUARTA PARTE

“LA EXISTENCIA DE DIOS Y EL ALMA HUMA”

RENE DESCARTES DECIA QUE:

A veces los nuestros sentidos nos engaña, el suponía que ninguna cosa existía en nuestros sentimientos que nos pudieran imaginar. Como todo en la vida el ser humano o el (hombre), suelen equivocarse en las sencillas cosas, el también estaba en su error y rechazo todas las falsas por las verdades en el cual le enseño sus profesores.

El pensaba todo era falso, pensaba que debía ser alguna cosa, pensó luego que existió una era tan firme y tan segura. El examino atentamente distinto del cuerpo y mas fácil de conocer que el, que haya reflexionado en las condiciones para proponer que lo que el afirmada fuera totalmente verdad para que en su interior o sea el “yo” que todos tienen pensado luego que el existió, para darle una seguridad que uno necesita para afrontar la verdad.

El llego a una conclusión de que mi ser no era perfecto, quiso saber más donde había aprendido a pensar en el algo más perfecto que el conoció. A todo evidencia que esta era la obra más perfecta que la de el, todas las perfecciones que observaba en Dios, siguiendo el razonamiento que acabo de hacer, para conocer, en lo posible, la naturaleza de Dios no tenía mas que considerar, en lo relativo a las cosas.

Que a pesar de que juzgo a Dios no podía ser una perfección por que creía que estaba compuesto por dos naturaleza la inteligencia y la corporal, y por tal que no era un ser muy imperfecto. Si en el mundo cuerpo o naturaleza espirituales que no fuesen perfecto, dependerían del poder de Dios.

El siempre quiso examinar de la idea que yo tenia de un ser perfecto, ya que las ideas de Dios y del los sentidos; y los que quieren usar la imaginación para comprender las obtendrán los mismo resultado se sirven de los ojos para oír, para oler.

Si hay hombres que no están su eficientemente persuadidos de la existencia de Dios del alma, que las cosas que ellos tienen por mas seguras evidente que hay astros y una tierra y tales o cuales objetos, son menos ciertas que la existencia de Dios y del alma.

En el terminó, la regla general que afirma la verdad de las cosas que concebimos muy clara y distintamente, se funda en que hay en nosotros procede del el, si no supiéramos que lo que existe en nosotros de real y verdadero, se deriva de un ser perfecto e infinito, por claras y distintas que nos aseguran de que esas ideas, tendríamos que poseen la perfección del ser verdadero.

Después de asegurarnos de la regla que he establecido, seguridad que debemos al conocimiento de Dios y del alma, importa afirmar, que las ilusiones de os sueños no deben hacernos dudar de la verdad de las ideas que tenemos cuando estamos despiertos. Pueden ocurren que soñando nos venga a la mente una idea clara en el cual podamos expresarnos libremente. Por que Dios, que es la perfección y la suma de la verdad, las hubieran puesto en nosotros siendo falsas. Por eso no podemos decir que nosotros los humanos somos perfectos por que nos estaría mintiendo a nosotros mismo, el único que es perfecto y que todo lo pueden en esta vida es nuestro señor ya sea como lo llamen en nuestra religión o sociedad.

DISCURSO SOBRE EL MÈTODO

“LA EXISTENCIA DE DIOS Y EL ALMA HUMANA”

BACHILLERATO POLITECNICO AGROINDUSTRIAL

FILOSOFIA

11B

VILLAVICENCIO -META

2007