Evolución natural

Biogenética. Clonación. Clon. ADN (Ácido Desoxirribonucleico). Células madre. Reproducción. Genes

  • Enviado por: Jose María Puig
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 4 páginas
publicidad




Tema de Portada


¿El fin de la evolución natural?




Los clones (de "klon", pequeña rama, vástago) son células de idéntica
dotación genética que proceden de una sola célula por división
(mitosis). La clonación de DNA significa que se puede propagar de él un
fragmento o todo a otra célula distinta de la que procede, de
forma que la progenie contenga el mismo DNA. Pero la identidad genética
buscada en la creación de individuos genéticamente idénticos no
es, propiamente, completa. La naturaleza ya experimenta con clonación en
los gemelos monocigóticos. Son idénticos, pero no lo serán más
tarde porque nuestros genes interactuan con el ambiente. Quien trate de
clonar a un Einstein puede llevarse una gran decepción. No se
puede, por ahora, producir un individuo humano como resultado de
"copiar" sus células, sin más. Lo que sí se puede hacer es extraer el
núcleo de un óvulo y sustituirlo por otro de un embrión muy joven; tomar
núcleos de varias células de un embrión y trasplantarlos en óvulos
enucleados (sin núcleo) produciendo individuos genéticamente idénticos.
En ratones, ya se han transferido núcleos a óvulos, pero se trata
de algo muy diferente a "copiar" a una persona adulta.

Un óvulo no se puede desarrollar conteniendo el núcleo de una célula
adulta, por lo general ya especializada, puesto que la especialización
desactiva unos genes de forma permanente y activa otros. No todas las
células contienen conectados exactamente los mismos genes, sino
que los genes que se heredan en la fecundación pueden ser reordenados
durante el desarrollo celular. En anfibios, el éxito ha sido mayor,
porque se habían empleado núcleos tomados de individuos de la misma
especie más desarrollados. Así, se consiguió dividir los huevos
cuando se les transferían los núcleos procedentes del intestino de un
renacuajo. Las células del embrión pueden convertirse en cualquier
clase de célula del individuo, pero van perdiendo esa polivalencia de
célula madre a medida que se desarrollan, se determinan y diferencian
para cumplir sus respectivas funciones.

La clonación podría servir para resolver problemas de esterilidad o
defectos genéticos, pero plantea cuestiones éticas sobre el individuo
único y su identidad personal y social. Otro aspecto del asunto es la
posibilidad de deshumanizar y/o desmasculinizar la reproducción, e ir a
un mundo en el cual se "cultive" a las mujeres para obtener sus óvulos y
en el que se reproduzca mediante la clonación.

¿Cómo se presenta el futuro? El trasplante de núcleo de células
somáticas podría utilizarse para producir clones de ovejas que se hayan
seleccionado previamente por poseer rasgos de particular interés,
linajes prácticamente calcados para obtener buena carne, leche o lana,
ateniéndose a la viabilidad, eficiencia y economía. Sin embargo, puede
no ser tan fácil, dada la estacionalidad reproductiva de la oveja y la
complejidad de la transferencia embrionaria. Si bien el número de
trasplantes que han tenido éxito es aún muy bajo, los avances técnicos
permiten indudablemente pensar que se puede llegar más lejos. ¿Podría
esta técnica ser utilizada para introducir genes modificados en la
descendencia o linaje germinal de la oveja? Las dificultades actuales
para llevarlo a cabo incluyen la cuestión de la actividad de los genes
propios de linajes de células somáticas en contra de otros de células
progenitoras embrionarias; el grado de disponibilidad de "bibliotecas"
de genes iguales, y la duración del período en que un cariotipo normal
puede ser mantenido en cultivos de linajes celulares de oveja.
También es preciso decir que el trasplante de núcleo podría revelarse de
utilidad para estudiar las consecuencias del envejecimiento sobre
la función que desarrolla normalmente el genoma. Unos resultados
similares podrían, acaso, ser obtenidos a partir de los núcleos de
neuronas o de otros tipos de células que han sido retiradas de forma
permanente del ciclo celular, aunque hay base para pensar que una
persona producida por clonación podría envejecer más rápido de lo normal
y contraer enfermedades, o ser estéril.

El éxito de la clonación a partir de una célula adulta estimulará
trabajos encaminados a adaptar o modificar esta técnica en otras
especies
de mamíferos, como los chimpancés, los más cercanos a los humanos. Los
seres humanos son todos genéticamente diferentes, puesto que
la evolución se basa justamente en la diversidad, y el reservorio de
diversidad posibilita la evolución. Si no fuera así, nuestra especie
tendría
los días contados, por poco que cambiase el entorno, y se extinguiría.
Un mundo de individuos iguales, o bien están muy adaptados a un
entorno casi estático, o se extinguen porque no resisten el cambio o la
agresión. Una humanidad clónica sería, pues, un peligro para sí
misma. El entrecruzamiento y la recombinación del óvulo y el
espermatozoide entrañan una mezcla que permite, justamente, el correcto
funcionamiento de los genes, su diversidad y buena salud en individuos
diferentes y nuevos, con posibilidades inéditas. Claro que la
clonación puede dar paso a operaciones de congelación y empleo de
material genético con posterioridad. Pero, de momento, sólo sería
posible un mundo femenino...


También:
Catorce opiniones sobre la clonación humana