Euro

Comisión europea en México. Relaciones entre Europa y América Latina. Crecimiento económico

  • Enviado por: Alejandro Verdugo
  • Idioma: castellano
  • País: México México
  • 21 páginas
publicidad
publicidad

EURO Y PESO DE EUROPA EN EL MUNDO

Tras las crisis asiática y rusa, se ha abierto el debate sobre el peso político y la capacidad de reacción de Europa ante las turbulencias del sistema monetario y financiero mundial. La representación única de la Comunidad Europea es un viejo demonio de la construcción europea que ha tenido en el área de la defensa y la seguridad un campo abonado para las críticas por parte de los ciudadanos (la limitada influencia de la UE en relación con el dramático conflicto de los Balcanes, es un ejemplo que habla por sí mismo). Cuentan que Henry Kissinger solía ironizar sobre la multiplicidad de actores implicados (Presidencia UE, Troika, Comisión) cuando le sugerían contar con Europa para las cuestiones urgentes de seguridad mundial - ¿Europa, qué número de teléfono por favor? -.

En el caso de la moneda única que nacerá dentro de cuatro meses, las cosas se complican ya que, a la consabida complejidad jurídica y política de la representatividad exterior de la UE, se añade el hecho de que sólo 11 países (el Euro 11) participarán en la tercera fase de la Unión Económica Monetaria, así como la circunstancia de la incorporación de nuevos actores con nuevas misiones (el BCE y los Bancos Centrales de los 11).

Y sin embargo, la ausencia de la UE - inexplicable para muchos analistas - en la reciente crisis rusa, y en general el desequilibrio palpable entre la estabilidad monetaria dentro de la zona euro y el discutible peso de Europa a la hora de posicionarse ante las recientes crisis exteriores, parecen haber lanzado definitivamente el debate sobre "cierta urgencia" - en palabras del Presidente de la Comisión Jacques Santer - en "consensuar posiciones comunes, por ejemplo, en el FMI evitando la dispersión y a veces, incluso, contradicciones". El Presidente Santer lo explicaba hace poco con un hecho incontestable: la aprobación el pasado verano, por parte del FMI, de un paquete de 22.600 millones de dólares de ayuda Rusia comprendía medidas comerciales incompatibles con el acuerdo en vigor UE-Rusia (1).

Francia, pionera del debate sobre la representatividad exterior del euro, ha elaborado más de diez propuestas entre las cuales ha llegado incluso a suscitar la polémica iniciativa de crear la figura de un Hombre-euro que debería provenir de alguno de los tres grandes países fundadores de la CEE, Alemania, Francia o Italia. Fuentes de la Reper española en Bruselas (Representación Permanente de España ante la UE) han confirmado a esta Delegación lo "inaceptable de esta propuesta".

La Comisión está abriendo algunas pistas de reflexión que deberían permitir a los 11 países del euro tomar decisiones, en los próximos meses, en torno a la representatividad del euro en el mundo. En primer lugar, mejorar la capacidad de Europa en la gestión de crisis monetarias o financieras (crear un único punto de contacto con el exterior, mecanismo ágil de comunicación y presencia externa institucional). En segundo lugar, la posibilidad de que la Comunidad pueda convertirse, al lado de los Estados, en miembro titular del FMI, como en el caso de la BERD (Banco Europeo de Reconstrucción y Desarrollo). Por último, la necesidad de reflexionar sobre una mayor coordinación entre el BCE (Banco Central Europeo), la Presidencia semestral de la UE, la Comisión y los Estados miembros en aras a fortalecer la presencia europea en los llamados foros económicos informales a escala mundial (G7, G22).

De este modo, al potenciar el peso de Europa en los foros económicos mundiales, se estará contribuyendo seriamente, según señalan ciertos analistas de prestigio estos días en Bruselas, al objetivo de compaginar adecuadamente la globalización financiera y económica con la necesaria cooperación institucional internacional.

Considerando el interés estratégico de América Latina para España y, ante la incertidumbre que se cierne actualmente sobre este área del mundo, nuestra Administración debería - según fuentes autorizadas - tener un papel protagonista impulsando en el seno de la UE actuaciones coordinadas de apoyo a los países latinoamericanos. El ofrecimiento del Ministro Rato, ante sus homólogos de la UE, de contribuir con 5.000 millones de dólares para crear un Fondo de ayuda a Latinoamérica, representa un ejemplo concreto en este sentido.

PRIORIDADES DE LA COMISIÓN EUROPEA PARA 1999

Para el año final de su mandato, la última Comisión del siglo XX contempla cinco grandes prioridades políticas, algunas de gran transcendencia para España:

1.En primer lugar, el programa de trabajo de la Comisión consistirá en concretar la Agenda 2000. Para ello, los quince deberán ponerse de acuerdo previamente, y bajo Presidencia alemana, sobre la reforma de los Fondos Estructurales y las perspectivas financieras 2000-2006. Se trata de un hueso duro de roer para España que puede ver disminuida la aportación financiera que ha venido recibiendo estos últimos años. Una vez aprobada la Agenda 2000, la Comisión procederá en 1999 a la nueva programación de los Fondos Estructurales, proceso éste que se iniciará con la primera fase (España enviará a Bruselas el llamado PDR o Plan de Desarrollo Regional 2000-06), y a continuación la Comisión lo aprobará y comprometerá su cofinanciación (¿cuánto representará la reducción de fondos para España? es una de las preguntas habituales en los foros de Bruselas en estas fechas). Los instrumentos conocidos en la jerga comunitaria como MCA - Marco comunitario de Apoyo - o DOCUP - Documento Único de Programación - recogerán exhaustivamente toda la programación negociada hasta el 2006 (ejes de desarrollo y fuentes de financiación). También en 1999 aparecerán las esperadas listas de regiones españolas prioritarias según Objetivos.

Por último, la preparación de la futura ampliación de la UE completará las actuaciones de la Comisión.

2.La segunda prioridad de la Comisión en 1999 será la aplicación del Tratado de Amsterdam. En primer lugar, la inclusión -por primera vez en un Tratado europeo- de un capítulo sobre el empleo(1) y el clima político actual favorable en el seno de algunos Gobiernos de los quince con Alemania a la cabeza, podrían favorecer la aparición de propuestas de la Comisión en los próximos años. Además, la consolidación de un espacio de libertad, seguridad y justicia, la protección del medio ambiente y la salud y protección del consumidor completarán los ejes del Tratado de Amsterdam sobre los que pivotará el trabajo de la Comisión en los años venideros.

Detengámonos brevemente en esto último. ¿Qué implicaciones tendrá el nuevo Tratado en las empresas y sectores económicos?

Desde el punto de vista de los intereses empresariales, objetivo prioritario de la actividad de instituciones que, como las Cámaras de comercio, siguen día a día el quehacer de la UE, el Tratado de Amsterdam cambia las prioridades y las reglas de juego. En efecto, más allá de la histórica llegada del euro y del impacto que la futura legislación social pueda tener en la actividad empresarial, el nuevo Tratado consagra dos hechos fundamentales y estrechamente ligados entre sí, que van a influir, por un lado en la propia actividad productiva (y en particular la de la industria), y por otro, en la manera de abordar su contacto con las instituciones comunitarias competentes en el mecanismo de toma de decisiones en Bruselas.

Nos estamos refiriendo, por un lado, a la consagración jurídica dentro de las disposiciones del nuevo Tratado de Amsterdam de una triple tendencia en alza en la UE - el medio ambiente, la salud y la protección del consumidor - y al poder ascendiente del Parlamento Europeo en éstas cuestiones, por otro. Fuentes autorizadas de la Comisión y del Parlamento Europeo vienen insistiendo, tanto en intervenciones públicas como en privado, que las empresas europeas (la industria, en particular) "van a verse enfrentadas en los próximos años a la incómoda situación derivada de la aprobación de Directivas y Reglamentos cada vez más proclives a la defensa medioambiental, así como a la protección de la salud y de los consumidores como, por ejemplo, normas muy estrictas de limitación de emisiones, responsabilidad medioambiental, sustancias peligrosas o alimentación humana". Las mismas fuentes que insisten en mencionar el caso de las "vacas locas" como una de las recientes causas principales de la llamada - para algunos lobbies industriales - "cruzada de la salud o integrismo medioambiental", insisten en "la necesidad de transformar esta amenaza en oportunidad comercial (tecnologías limpias, política de calidad alimentaria, imagen de marca) así como en la necesidad urgente de posicionarse profesional y sistemáticamente ante la UE para seguir estos temas tan cruciales, con especial atención ante el Parlamento Europeo". Baste indicar en relación con esto último que Amsterdam establece que toda la legislación en materia de medio ambiente y salud deberá ser adoptada por el llamado procedimiento de codecisión legislativa Consejo - Parlamento.

3.La tercera prioridad para 1999 será completar con éxito la UEM (Unión Económica y Monetaria) garantizándose crecimiento duradero y empleo. Funcionamiento del mercado único y política de competencia, en primer lugar. El euro, en efecto, empujará hacia un mayor control de aquellas disfunciones del mercado interior causadas por comportamientos de las administraciones públicas y de las empresas. El control de las ayudas de estado y de las todavía tendencias proteccionistas de los quince van a adquirir, así, un renovado protagonismo en un momento en el que sube de volumen la llamada a la controvertida armonización fiscal, con Alemania a la cabeza. A pesar de las posiciones actuales opuestas en este terreno tan delicado, para algunos expertos la armonización fiscal parece, a la postre, irreversible con la llegada de la moneda única (ver Despacho nº 9). En claro contraste con esta postura, el nuevo Presidente de la Asociación Europea de Cámaras de comercio (Eurocámaras), el alemán Mittelstein Scheid, no es favorable a la armonización fiscal propugnando una mera coordinación entre los estados que favorezca la "competencia entre sistemas fiscales" (ver Despacho nº 24). El debate está, pues, servido. Las grandes redes transeuropeas, el 5º Programa-Marco IDT, las PYMES y la pesca completan las áreas de trabajo de la Comisión para 1999.

4.Cuarta prioridad: fortalecer el papel de Europa en el mundo. En este área, la cooperación con el Mediterráneo (Eurocámaras, la Asociación Europea de Cámaras de comercio, lanzará un proyecto en 1999) y América Latina, además de las relaciones con Asia, Estados Unidos y otras regiones del mundo, merecerán una atención prioritaria de la Comisión en 1999.

5.Quinta y última: la reforma institucional. La Comisión que inicie el siglo XXI se articulará en torno a tres ejes básicos: adaptación permanente de su actuación a las prioridades, orientar su estructura organizativa también hacia dichas prioridades y mejorar la gestión interna.

UE-AMÉRICA LATINA: UN NUEVO IMPULSO EN LAS RELACIONES

Diversos acontecimientos están relanzando, durante estas fechas previas al paréntesis estival, las relaciones entre la UE y América Latina. Sin menoscabo de la importancia de cada uno de ellos, podríamos señalar por su prioridad en el tiempo tres: el lanzamiento de la fase operativa de liberalización comercial UE-México, el inminente Acuerdo UE-Chile y el arranque de la fase operativa del acuerdo con Mercosur.

Negociaciones comerciales UE-México. El pasado martes 14, sólo quince días después de la entrada en vigor del acuerdo firmado el pasado 8 de diciembre de 1997, se reunió por primera vez el Consejo Conjunto que ha dado el pistoletazo de salida para la negociación comercial. Fernando de Mateo, responsable para asuntos europeos de la Secretaría de Estado de comercio mexicana y Antonio da Cámara nuevo Director de América Latina de la Comisión Europea dirigirán la primera ronda de negociaciones después del verano. Para México, se trata del segundo proyecto más ambicioso después del TLC (Tratado de Libre Comercio) de América del Norte y según algunas fuentes, "la liberalización debe ser amplia y sin exclusiones tanto en el sector del comercio como en el de los servicios". México, que concentra el 80% de sus intercambios actuales con Estados Unidos y Canadá, opina que este acuerdo, entre otros efectos positivos, "puede favorecer la importación de maquinaria y equipo procedente de la UE para la modernización de pymes mexicanas". En medios de Bruselas consultados por esta Delegación se destaca el papel protagonista que ha tenido España en el impulso de estas negociaciones que para el Vicepresidente Marín suponen el comienzo de "un signo político para el inicio de una nueva etapa". Como se recordará, Eurocámaras (cuya presidencia del Grupo de Trabajo América Latina ostenta el Director General del Consejo Superior Fernando Gómez-Avilés) acaba de firmar con la Comisión Europea un contrato para organizar en México (24-26 de febrero 1998) el Europartenariado México-América Central (encuentro de cooperación entre pymes de ambas regiones).

Futuro Acuerdo UE-Chile. La adopción del Acuerdo de Asociación Económica y Política UE-Chile podría producirse en próximas fechas. Acuerdo llamado de nueva generación en idéntica línea que el de México, el texto contiene disposiciones relativas a una progresiva liberalización comercial entre ambas regiones. "El acento se pondrá más -según fuentes del Desk Chile (1) consultadas ayer mismo por la Delegación- en la liberalización comercial que en la cooperación clásica. Ello debería suponer que los futuros proyectos de cooperación -que contarán cada vez con menos recursos financieros- estén al servicio de la preparación de dicha liberalización comercial".

Negociaciones UE-Mercosur. Sólo algunas reticencias expresadas, fundamentalmente por los Comisarios De Silguy y Fischler, habrían impedido que el Colegio de Comisarios hubiese adoptado la semana pasada la propuesta del Vicepresidente Marín para la apertura de las negociaciones de liberalización comercial entre la UE y el Mercosur. En este sentido, es de destacar el papel protagonista de los intereses empresariales españoles a la hora de fomentar las relaciones entre empresas de la UE y de Iberoamérica. Así, a las iniciativas del Mercopartenariat Montevideo (Diciembre 97) y de la I Conferencia de Cámaras Bilaterales UE-América Latina (Mayo 97), impulsadas por el Consejo Superior en el seno de Eurocámaras con el apoyo de la Comisión Europea, y ambas concluidas con notable éxito, podría añadirse -según ha sabido esta Delegación- la de crear un Mercosur Business Forum promovido desde la Patronal Europea -UNICE- a instancias de la CEOE. Este nuevo Forum, que podría presidir el Presidente de la Compañía Alemana Basf, podría ser lanzado en los próximos meses en la ciudad brasileña de Río de Janeiro. Con carácter previo podría tener lugar en las próximas semanas una Conferencia de Presidentes de las Patronales de Iberoamérica.

CRECIMIENTO ECONÓMICO, EMPLEO Y EUROPA POLÍTICA DESPUÉS DEL EURO

La llegada del euro ha hecho que la Comisión Europea haya substituido su tradicional Informe Económico Anual por un documento de gran interés hecho público la semana pasada en Bruselas: Crecimiento y empleo en el marco de estabilidad de la Unión Económica y Monetaria. Aun no teniendo la importancia decisiva de los informes sobre convergencia que tanto la propia Comisión Europea como el Instituto Monetario Europeo van a publicar el 25 de marzo como base para la histórica decisión de mayo sobre los países del euro, el documento mencionado - como suele ocurrir a menudo con ciertas Comunicaciones de la Comisión Europea sin aparente importancia - apunta cuestiones que van a estar en el centro del debate europeo en los próximos años.

Empecemos por el contenido del documento en sí. De entrada se señala que su objetivo es iniciar un debate en el seno de los Estados Miembros y del Parlamento Europeo con vista a la elaboración de las Grandes Líneas de Política Económica de los Estados Miembros y de la Comunidad para 1998 que serán las primeras tras la lista de los países del euro.

El documento se divide en cuatro partes y varios anexos estadísticos. Sintetizándolo hasta el extremo, podríamos decir que la primera revela una apreciación positiva de la situación económica actual en la UE, la segunda parte arroja ciertas consideraciones en claroscuro sobre el presente y futuro del problema del desempleo, la tercera contiene referencias a las políticas macroeconómicas y, por último, la cuarta se refiere a la Unión Económica y Monetaria y a ciertas políticas estructurales aludiendo, entre otros temas, al controvertido asunto del reparto del tiempo de trabajo.

De entre todas las cuestiones abordadas, merecen quizás destacarse por su actualidad en España, dos: la primera referida a la obligación que asumen los Estados Miembros de mantener saneadas sus cuentas públicas, la segunda referida al desempleo.

En primer lugar, la Comisión Europea enfría, en cierta medida, el clima de euforia que el mero pase del examen del euro parece haber traído a algunas capitales, recordando los compromisos de estabilidad más allá de la selección de mayo y del propio 1 de enero de 1999 ¿Cuántos ciudadanos saben que los criterios de convergencia no son sólo materia para un examen sino compromisos jurídicos permanentes, inequívocos e irrenunciables asumidos sin excepción incluso por el Reino Unido, Grecia y Suecia que, previsiblemente no integrarán la primera oleada del euro?, ¿Cuántos se han leído el Tratado de Maastricht para comprobar que las disposiciones sobre tales criterios están en la parte dedicada a la Política Económica y no en la Política Monetaria? El documento es claro al recalcar la necesidad de seguir manteniendo saneadas las cuentas públicas insistiéndose en "disponer del necesario margen de maniobra para hacer frente a eventuales ciclos adversos" así como "reestructurar el gasto hacia usos más productivos rebajando impuestos y contribuciones sociales, orientando la fiscalidad hacia la creación de empleo". Conviene, en este sentido, recordar que algún comentarista económico español viene refiriéndose en estas fechas a la necesidad de acompañar la reforma de impuestos como el de la renta, anunciada por el Gobierno actual, de una revisión de la estructura del gasto y una mayor atención a los factores inflacionistas del sector servicios.

En segundo lugar, el documento contiene una apartado específico dedicado a la evolución de los salarios y continuas referencias a que la confianza en el contexto macroeconómico de la Unión Económica y Monetaria y el aumento de la competitividad en la zona euro "deberían acarrear la disciplina en salarios y costes", algo que deberá ser refrendado a través del diálogo social. La necesidad de proceder a efectuar reformas estructurales en el mercado de trabajo flexibilizándolo, auténtico corazón del problema para muchos, sólo encuentra en el documento de la Comisión Europea vagas referencias a la necesidad de encontrar el "balance adecuado entre flexibilidad y seguridad". El tono no difiere mucho respecto del anterior documento Política salarial y de empleo en la Unión Económica y Monetaria (Ecofin, octubre 1997) y, previsiblemente, según destacan algunas fuentes de Bruselas, continuará hasta la Cumbre de Cardiff el próximo mes de junio. El documento finaliza con una valoración positiva -aunque con matices- de la alternativa de reducción del tiempo de trabajo como paliativo del desempleo.

Pero mucho más interesante que el contenido mismo del documento es su lectura entre líneas. Así, desde algunas instancias de Bruselas no se duda un solo momento en apuntar que con la publicación de este documento, la Comisión Europea ha querido evocar -"a la chita callando", como se dice vulgarmente- cuestiones de gran calado que nos llevarán inevitablemente al terreno del debate político. En efecto, se trata de temas que van a ir más allá de la pura política monetaria para afectar a ámbitos de la política económica, hasta ahora reservados a los Estados, áreas extraordinariamente sensibles porque afectan a la soberanía de los Estados pero que, en opinión de muchos, irán irremediablemente planteándose en el futuro porque ¿quién es capaz de concebir una Unión Monetaria sin una progresiva política económica europea que vaya más allá de la mera coordinación actual?. El reto es histórico, menos simbólico que la llegada en el 2002 del euro al bolsillo del ciudadano pero más importante, además de lógico y consecuente con aquél. Y es aquí donde juega el factor político, ya que ¿hasta cuándo podrá Europa decidir en materia -no de política monetaria- sino económica (los impuestos, por ejemplo) sin una cesión de soberanía de los Estados, sin una legitimidad democrática para poder explicarles a los ciudadanos decisiones cruciales para ellos?. Si la composición del Banco Central Europeo ya suscita encendidas polémicas sobre su legitimidad democrática, con mucha más razón se plantearán cuando se impongan decisiones de política económica que el euro traerá consigo inevitablemente.

Son caballos de batalla de sobra conocidos y hoy por hoy inabordables a escala europea salvo tímidos intentos como la respuesta de los Estados a la valiente iniciativa de armonización fiscal del Comisario Monti, o el debate en torno al estado del bienestar con la revisión de la estructura del gasto público y, en particular, la reforma de la Seguridad Social de telón de fondo, o la reforma del mercado laboral, reclamada de nuevo con fuerza por la patronal europea -UNICE- al Presidente de la Comisión Europea Santer, durante la celebración, el pasado 19 de febrero en Bruselas, del 40º aniversario de esta organización.

El Director General de Política Regional, el español Eneko Landaburu, lo vino a decir ayer, durante una conferencia en el Patronat Català pro Europa. Durante su intervención criticó la ausencia de un auténtico debate de ideas en la UE y refiriéndose a la Unión Económica y Monetaria señaló que "no hemos previsto, un mecanismo comunitario para paliar posibles crisis o choques asimétricos que puedan llegar con el euro", como ejemplo de decisión que, inevitablemente implicaría una cesión de soberanía de los Estados Miembros a favor de la Unión Europea, en materia de política económica.

En las negociaciones comunitarias se dejan pocos cabos sueltos, y no es por puro azar que las disposiciones legales sobre Política Económica en el Tratado de Maastricht, (Capítulo I), estén al mismo nivel (Título VI), pero ¡separadas! de las referidas a la Política Monetaria (Capítulo II). Según fuentes de la Comisión Europea- "por la fuerza de las cosas, la moneda común llama a la puerta de la política económica común". Además, la inclusión del nuevo Título VI A sobre el empleo en el Tratado de Amsterdam viene a refrendar nuestra apreciación de que la moneda única, incluso antes de nacer, empuja ya el debate europeo hacia aguas políticas.

LA AMPLIACIÓN DE LA UE: SE ABRE PASO LA IDEA DE UNA CONFERENCIA EUROPEA PERMANENTE. PERSISTEN LAS DUDAS SOBRE EL COSTE REAL DE LA AMPLIACIÓN

La tesis española de iniciar las negociaciones de adhesión simultáneamente y en bloque, es decir, con todos los países candidatos, parece no prosperar. En efecto, a juzgar por los debates de la última reunión informal de los Ministros de Asuntos Exteriores de los Quince en Mondorf, el pasado 27 de octubre, se va abriendo paso la tesis del enfoque llamado "diferenciado" o de "5+1" (República Checa, Hungría, Polonia, Eslovenia, Estonia y Chipre).

Esta tesis que se va abriendo paso de cara a la Cumbre del 12 y 13 de diciembre en Luxemburgo ha generado una reacción de cierta frustración en el seno de aquellos otros países del Centro y Este de Europa que esperaban estar en el grupo de cabeza. Responsables políticos de Rumanía, Bulgaria, Lituania y Letonia lo han manifestado alertando, además, del efecto pernicioso que la eventual decisión de diciembre pudiera tener en la inversión extranjera en dichos países.

Responsables de la Presidencia luxemburguesa se han apresurado a hablar de un proceso de ampliación no excluyente y evolutivo, en el que el peso se ponga más en preparar la adhesión que en decidir qué países entran primero y cuáles no. La idea de una Conferencia Europea Permanente, como marco multilateral de acompañamiento de las negociaciones de adhesión, permitiría no descolgar a los países de la segunda o tercera ola. Aún no hay acuerdo sobre la inclusión de Turquía en dicha Conferencia. El decorado que va perfilándose de cara a la Cumbre de diciembre está muy lejos de contentar a todos los actores en liza.

Las instituciones de la Unión Europea van tomando posiciones. Así, por ejemplo, el Parlamento Europeo, con importantes competencias en materia de ampliación, al estar sometida la decisión del Consejo al llamado procedimiento del dictamen conforme de

La Eurocámara, ha dicho que no habrá dictamen positivo si antes no se aborda la asignatura pendiente de Amsterdam: la reforma institucional. El Pleno del Comité Económico y Social se pronunciaba también, el pasado 30 de octubre, sobre la futura ampliación.

El peligro de contagio entre los asuntos de la ampliación y de la Cohesión Económica y Social, al que se hizo referencia en el Despacho UE nº 1, no es baladí y los hechos así lo confirman.

En primer lugar, la guerra del dinero ha empezado aunque por ahora se limite estrictamente a los fondos consagrados a la ampliación en la propuesta de la Comisión Europea (AGENDA 2000). En efecto, durante la reunión informal de los ministros de Asuntos Exteriores de Mondorf (25-26 de octubre) se planteó una viva discusión a cuenta de la posible discriminación entre los nuevos países, los llamados ins y los pre-ins, es decir, los que no accederán a la UE en el 2006.

Por otro lado, en algunos medios comunitarios y del mundo económico europeo, no se disipan las dudas sobre un hipotético cálculo a la baja de la factura de la ampliación. Valga como ejemplo la reunión de la Comisión de Relaciones Exteriores de EUROCÁMARAS (Asociación Europea de Cámaras de Comercio), del lunes 3 de noviembre en el seno de la cual se está preparando una toma de posición de las Cámaras de Comercio europeas sobre la ampliación. En el curso del debate todos los países manifestaron que las previsiones financieras de la Comisión para hacer frente a la ampliación, corrían el riesgo de ser insuficientes. Asimismo, el representante de la Delegación española, solicitó formalmente un enfoque diferenciado a la hora de elaborar una toma de posición de EUROCÁMARAS sobre la AGENDA 2000, esto es, que cada asunto fuese objeto de una toma de posición independiente, llamó la atención sobre la terminología utilizada en los documentos de trabajo, separando claramente los llamados Fondos Estructurales pre-adhesión de los Fondos Estructurales propiamente dichos y de los que se benefician las regiones menos desarrolladas de la UE.

En todo caso, el Gobierno español ha condicionado el examen del marco financiero (que ciertos países como Alemania o Países Bajos quieren iniciar rápidamente), a la realización de un estudio de impacto de la ampliación en las diferentes políticas comunitarias. Por ahora, la postura española parece haber encontrado un aliado en el Parlamento Europeo que reclama una reforma institucional de la "casa europea" antes de hablar de "nuevos invitados". La pregunta es ¿durante cuánto tiempo servirá?.

La union europea y México

Los países de la Unión Europea y México mantienen desde hace ya muchos años relaciones culturales e históricas muy profundas. Comparten los mismos valores y aspiraciones culturales, sin embargo fue necesario esperar hasta la década de los 80 para que pudiera establecerse una cooperación más concreta, que destaca los beneficios de este patrimonio común. Desde que México inició, a principios de los 80, su profundo proceso de estabilización macroeconómica y reforma estructural, la Unión Europea demostró con entusiasmo un gran interés por este país, que tuvo como resultado, en 1991, la firma de un segundo Acuerdo Marco de Cooperación, el más comprehensivo suscrito hasta entonces con país alguno de América Latina y Asia. Actualmente, la UE mantiene con México lo que denomina "cooperación económica": la promoción de actividades de interés mutuo, en la que resalta la participación del sector privado.

La importancia que en los últimos años cobró la relación UE - México se refleja en las visitas de alto nivel entre ambas partes: la que hizo a la capital mexicana el Presidente Jacques Delors, los días 16-17 de marzo de 1993, retribuida por la que realizó a la sede de la Comisión Europea en Bruselas, Bélgica, el Presidente Carlos Salinas de Gortari, el 23 de septiembre de 1993, y la realizada por el Vice-Presidente Manuel Marín a la ciudad de México los días 25 a 27 de febrero de 1995.

Tras la entrada en vigor del TLC (Tratado de Libre Comercio de América del Norte), la participación activa de México en la APEC (Cooperación Económica AsiaPacífico) y la AEC (Asociación de Estados Caribeños), su admisión en la OCDE y su participación en varios acuerdos de libre comercio, se ha puesto de relieve la importancia de las relaciones entre la Unión Europea y México. Así, la UE ha considerado como un avance importante para fortalecer estas relaciones la celebración de un nuevo acuerdo con México, basado en una asociación equilibrada y solidaria en los planos económico, político y comercial que permita satisfacer los intereses de ambas partes. Este acuerdo de asociación comercial y concertación política -que sustituirá al actual Acuerdo Marco de Cooperación- constará de tres capítulos: político, económico y de cooperación (EUROnotas de febrero de 1995: UE-MEXICO, HACIA EL FUTURO* contiene más información sobre el acuerdo propuesto).

El Acuerdo de Asociación Comercial, Concertación Política y Cooperación entre la Comunidad Europea y sus Estados miembros, por una parte, y los Estados Unidos Mexicanos, por otra, fue firmado en Bruselas el 8 de diciembre de 1997. (ver Acuerdo 1997 y El Nuevo Acuerdo). Se prevé que la negociación del capítulo comercial de este acuerdo se iniciará durante el segundo semestre de este año.

Durante la visita que hizo a México en febrero de 1995, el Vice -Presidente Marín presentó al Presidente Ernesto Zedillo la Comunicación de la Comisión al Consejo y al Parlamento Europeo sobre la concepción de este acuerdo.

Según lo decidido en el Consejo de Ministros del 10 de abril de 1995, la Comisión presentó al Consejo y al Parlamento Europeo una propuesta de mandato de negociación. Tras la firma el 8 de diciembre de 1997, el proceso de ratificación de este Acuerdo por parte de los 17 Parlamentos involucrados (15 de los países miembros de la UE más el Parlamento Europeo, más el Senado Mexicano) ha iniciado ya (ver Acuerdo 1997 y El Nuevo Acuerdo).

Un paso importante en el proceso hacia la obtención de este acuerdo fue la firma, el 2 de mayo de 1995, en París, por el Presidente del Consejo de Ministros, Señor Alain Juppé; el Vice -Presidente de la Comisión Europea, Señor Manuel Marín, y el Secretario de Relaciones Exteriores de México, Señor José Angel Gurría Treviño, de una Declaración Conjunta Solemne entre el Consejo Europeo y la Comisión Europea por una parte y, los Estados Unidos Mexicanos por la otra.

La Declaración del 2 de mayo de 1995 señala que: Conscientes de sus vínculos históricos, y convencidas de que las relaciones establecidas por el Acuerdo Marco de Cooperación en vigor deberían ser reforzadas y ampliadas por un nuevo acuerdo que contribuya en mayor medida al desarrollo y a la estabilidad, las partes han decidido imprimir a sus relaciones recíprocas una perspectiva a largo plazo.

En su punto 1 precisa como objetivos comunes de ambas partes: procurar el fortalecimiento de su cooperación y, conforme a sus valores comunes y en estricto cumplimiento de los objetivos y principios de la Carta de las Naciones Unidas, actuar en especial para:

- Apoyar la democracia, el estado de derecho y el respeto a los derechos humanos y a las libertades individuales,

- Salvaguardar la paz y promover la seguridad internacional, en especial cooperando con otras naciones contra la agresión, cualquier tipo de coerción y violencia, y contribuyendo a la prevención y solución pacífica de los conflictos en el mundo, fortaleciendo el papel de las Naciones Unidas,

- Poner en práctica las políticas tendientes a crear una economía mundial sana, caracterizada por un crecimiento económico sostenido con una inflación moderada, un nivel elevado de empleo, condiciones sociales equitativas y un sistema financiero internacional estable,

- Promover los principios de mercado, rechazar el proteccionismo, implantar y consolidar el multilateralismo, en particular gracias a la aplicación de los principios de la nueva Organización Mundial del Comercio, así como de la OCDE.

En su punto 2, referido al nuevo acuerdo político, comercial y económico, precisa que, teniendo en cuenta las conclusiones adoptadas por el Consejo de la Unión Europea el 10 de abril de 1995, a la luz de la comunicación intitulada "Hacia una profundización de las relaciones entre la Unión Europea y México", ambas partes han convenido que la profundización de las relaciones entre la Unión Europea y México más favorable a sus intereses comunes sería la conclusión de un nuevo acuerdo político, comercial y económico. Este acuerdo incluiría especialmente:

a) Un diálogo político fortalecido sobre cuestiones de interés común, así como una consulta permanente en el seno de los organismos internacionales.

Esta concertación tomará la forma de reuniones a varios niveles, incluyendo el más alto, entre México y la Unión Europea, mediante modalidades que serán definidas entre las partes.

b) Un marco favorable para el desarrollo de los intercambios de mercancías, de servicios y de las inversiones, incluyendo una liberalización progresiva y recíproca y teniendo en cuenta la sensibilidad de ciertos productos y conforme a las reglas pertinentes de la OMC.

Ambas partes procurarán que se mantengan las condiciones de acceso real a sus respectivos mercados.

c) La intensificación de la cooperación mediante:

- Un fortalecimiento de los programas de apoyo a la vinculación de empresas de las dos partes, así como un desarrollo de la cooperación medioambiental, industrial (tecnologías de la información y de las telecomunicaciones) y de la cooperación científica y técnica.

- La posibilidad para México de participar en ciertos proyectos y programas europeos de cooperación.

- La celebración de acuerdos concretos en diversos campos tales como la lucha contra el fraude, la cooperación administrativa, las regias de origen, etcétera.

En este contexto, las partes invitaron al BEl a intensificar su actividad en México, respetando sus procedimientos y criterios de financiamiento.

El punto 3 precisa que para alcanzar tales objetivos, las partes se comprometen a llevar a cabo las consultas y procedimientos internos requeridos para iniciar la negociación del Acuerdo.

Comercio e Inversiones:

Aunque aún queda mucho por hacer, sobre todo al nivel de las relaciones comerciales entre ambas regiones, indudablemente, México se ha beneficiado de manera importante de las relaciones de cooperación establecidas con la UE.

Junto con Brasil, México es el país latinoamericano con quien la UE mantiene relaciones comerciales más estrechas. En 1993 México adquirió el 14.9% del total de las importaciones de América Latina provenientes de la UE, y vendió el 8.9% del total de sus exportaciones a la UE.

Es importante resaltar que las relaciones comerciales Unión Europea-México están muy diferenciadas de las del resto de Latinoamérica: de México, la Unión importa sólo 11% de productos tradicionales, como agrícolas y minerales. 53% de dichas importaciones está constituida por productos manufacturados, y sólo 36.6% por productos energéticos, que anteriormente, y durante años, constituyeron la piedra angular del intercambio comercial mexicano con los países desarrollados.

Repecto a los niveles de inversión extranjera directa en México, resulta interesante observar que, con base en las cifras a agosto de 1994, 20% de la inversión acumulada es de origen comunitario. La Unión Europea ocupa el segundo lugar después de Norteamérica (Canadá y Estados Unidos), que detenta 63.5% del total acumulado de inversión, y antes de Japón, con 2.4%. Entre los mayores inversionistas de la Unión Europea están el Reino Unido, Francia, Países Bajos y Alemania. Resulta importante resaltar que de los flujos de nueva inversión ingresados a México en el periodo enero-agosto de 1994, 32.1% proviene de la UE.

Además México es el único miembro de la OCDE beneficiario del SPG comunitario. En los últimos cuatro años, las exportaciones que gozan de tal beneficio han aumentado 70%. La propuesta adoptada el año pasado por el Consejo permitirá que México continúe favoreciéndose de este sistema.

El Acuerdo Marco de Cooperación:

Con México, la Comunidad suscribió en abril de 1991 el mejor Acuerdo Marco de Cooperación, de tercera generación con países de Asia y AL, acorde con las circunstancias del momento y orientado a imprimir el adecuado dinamismo a los esfuerzos de cooperación entre ambas regiones.

Las oportunidades que ofrece la Unión Europea a México son innumerables debido a que en el estado actual de la integración europea, los Quince participan con 25% en el total del comercio mundial y cuentan con un mercado interno de 370 millones de personas.

Por otra parte, el Acuerdo Marco abrió la puerta no sólo a nivel comercial, sino también para las nuevas oportunidades de inversión y de financiamiento para México.

El Acuerdo de 1991 fue de tercera generación. Esto significa que cubrió tanto los aspectos comercial y de cooperación económica, como de transferencia tecnológica, desarrollo de agroindustria, telecomunicaciones, protección del medio ambiente, etcétera.

A través del Acuerdo Marco se buscó reforzar y diversificar los vínculos económicos sobre bases duraderas que permitan elevar los niveles de vida respectivos y al mismo tiempo abrir nuevas fuentes de abastecimiento y nuevos mercados. Contiene una cláusula evolutiva que permite aumentar los niveles de cooperación en sectores específicos. En 1993, en Copenhague, el Presidente Delors señaló la posibilidad de reforzar la cooperación con México. Como ya se dijo anteriormente, la UE y México están en vías de celebrar un acuerdo de asociación comercial y concertación política.

En lo que se refiere al Acuerdo Marco de 1991, y de forma muy general, los principales capítulos tratan de: la doble tribulación, la cooperación industrial, la promoción de inversiones y coinversiones, el desarrollo tecnólogico, la propiedad intelectual, normas, cooperación comercial y empresarial, cooperación científica y técnica, capacitación y consultas sobre investigaciones acerca de prácticas desleales de comercio exterior, etcétera.

Como parte de la cooperación económica entre la Unión Europea y México destacan los apoyos Comunitarios para diversos proyectos de cooperación, entre los cuales sobresalen:

1.- ECIP: Las instituciones financieras, cámaras de comercio, asociaciones profesionales, organismos públicos o empresas individuales pueden acceder al apoyo financiero del European Community lnvestment Partners (ECIP). Los trámites se conducen por medio de una institución financiera autorizada por la Comunidad Europea: Nafin, y próximamente Bancomer.

México es el país que más se beneficia del esquema ECIP entre un total de 53 países elegibles en el mundo. Entre 1989 y el mes de abril de 1995 fueron aprobados 97 proyectos, sumando un monto de financiamiento de alrededor de 14 millones de ECUS. Con esto México absorbe alrededor del 1 O% de los proyectos y de los montos financiados por el ECIP a nivel mundial.

2.- Los Foros: Uno de los instrumentos más efectivos de la cooperación empresarial con México está constituido por los foros sectoriales, que tienen como objetivo la promoción de inversiones conjuntas y la generación de alianzas estratégicas en los sectores de la economía en donde las empresas mexicanos y europeas pueden obtener beneficios mutuos.

En este contexto, en marzo de 1993 se llevó a cabo en la ciudad de México, el primer Foro Agroindustrial CE-México, suscrito por ambas partes en octubre de 1991.

Los resultados alcanzados en ese primer Foro, en el que participaron 200 empresas mexicanos y 11 3 europeas, fueron notables. En virtud de estos logros, a mediados de 1994 se organizó un segundo Foro Agroindustrial, con la participación de 209 empresas mexicanos, 86 europeas y, por primera vez, 13 del resto de América Latina. Es importante señalar que la promoción del Foro incluyó la presencia de empresarios mexicanos en dos ferias europeas especializadas en el sector hacia finales de 1993 y principios de 1994. Dado el éxito obtenido en la realización de esta clase de eventos, la Comisión aprobó el Programa Plurianual de Encuentros Empresariales México-UE, para la realización de foros empresariales en sectores específicas, de interés para ambas partes: auto-partes, que se llevó a cabo en junio del presente año con la participación de 110 empresas mexicanas y 75 europeas; mueble, construcción, farmacéutico y del plástico. En octubre de 1994 se realizó un foro en el sector del diseño, que contó con la participación de 37 empresas europeas.

También se han realizado encuentros empresariales en materia de acuacultura, en el marco de las Ferias Pesca 93 y 94, en éstos han participado 18 y 22 empresas europeas, respectivamente.

3.- Acceso a las contrapartes del CEMAI en Europa: A través del Consejo Empresarial México-CE, es posible examinar los mecanismos para ampliar los flujos de inversión y transferencia tecnológica europea, presentar y estudiar propuestas sobre oportunidades de inversión y, en fin, presentar sugerencias concretas de cooperación en áreas como normas técnicas, tecnología, capacitación, marco legal y promoción de contactos entre los sectores empresariales de ambas partes.

4.- El programa de cooperación estadística Eurostat: Tiene como objetivo facilitar el intercambio de información sobre comercio exterior y resolver las divergencias estadísticas.

5.- BC NET (Business Cooperation Network): Red informativa de asesores europeos de empresas que transmite ofertas o demandas y detecta y promueve proyectos complementarios entre contrapartes de México y la UE, seleccionando y transmitiendo proyectos de inversión e información para el desarollo de empresas.

6.- Cooperación científico-técnica: En 1988, la CE suscribió con México un convenio que le permite a este país beneficiarse tanto de becas post-doctorales como de proyectos de investigación conjunta entre institutos, universidades o centros de investigación europeos y mexicanos. La cooperación se orienta a mejorar tanto la calidad de vida de la población como el medio ambiente, y crea vínculos sustanciales entre científicos europeos y mexicanos, permitiendo a estos últimos acceso a un alto nivel de investigación.

7.- Eurocam: Asocia a las Cámaras de Comercio de los países miembros de la UE establecidas en México y tiene como objetivo promover e impulsar la inversión y el comercio tanto de los europeos en México como de los mexicanos en Europa.

8.- AL-INVEST: Con el objetivo de ofrecer a las empresas de la UE y de Latinoamérica la oportunidad de convertirse verdaderamente en socias, incrementado su competltividad mediante una apertura recíproca de mercados, la UE ha lanzado el programa AL-INVEST que incluye encuentros empresariales, acercamiento de empresas de ambas regiones y fomento de actividades entre los países de América Latina. Con un presupuesto mínimo de 20 millones de ECUS, AL-INVEST prevé la participación financiera de la Comisión Europea, hasta con un 50% de las acciones emprendidas. En México ha sido aprobada la operación de tres Eurocentros de Cooperación Empresarial. El pasado 8 de mayo se inauguró el ubicado en las instalaciones de Canacintra, el de Nafin inició operaciones el 25 de julio, y en breve se abrirán las oficinas de un Eurocentro coordinado conjuntamente por el Consejo Empresarial UE-México y Eurocam.

COOPERACION CULTURAL

1.- ALFA: El Programa América Latina Formación Académica trata de promover la mejora del potencial científico y tecnológico y, en general, del contexto económico, social y cultural mediante acciones de formación y de transferencia de conocimiento, favoreciendo la formación y la investigación en el marco de la cooperación entre instituciones de enseñanza superior de AL y Europa.

Con un presupuesto inicial de 40 millones de ECUS, el programa ALFA se ejecutará a lo largo de cinco años y se desarrollará en tres etapas. A fines de 1994 se inició, también en México, la primera etapa de este programa.

2.- Instituto de Estudios de la Integración Europea: En El Colegio de México funciona el Instituto de Estudios de la Integración Europea (IEIE), sensibiliza anualmente a alrededor de 100 personas (estudiantes de postgrado, funcionarios públicos e investigadores) y otorga becas a ciudadanos de América Latina con el objetivo de formarlos sobre los aspectos más importantes de la integración europea. Ha impartido ya dos Diplomados, en febrero y marzo de 1994 y 1995. La placa conmemorativa del IEIE fue develada por el Presidente Jacques Delors el 17 de marzo de 1994, y el segundo Diplomado en Estudios de la Integración Europea fue inaugurado por el Vice-Presidente Manuel Marín, el 27 de febrero de 1995.

COOPERACION TRADICIONAL

La cooperación de la UE con México incluye también, entre otros, los siguientes campos:

1.- ONGS: Hasta 1993, la UE ha co-financiado a través de los Organismos No Gubernamentales un centenar de proyectos, por un monto de alrededor de 8.6 millones de ECUS.

Por sus características, los proyectos realizados se enfocan hacia temas tales como reforestación, desarrollo rural, capacitación/formación y del sector salud. Es decir, básicamente hacia el sector social.

2.- Integración: Los diversos proyectos en este sector conllevan la finalidad de estrechar los vínculos de los países de América Latina con los de Europa.

En el ámbito empresarial uno de los mayores logros ha sido la creación de la Asociación Empresarial América Latina-CE (ACE), eje central para la organización de diversos proyectos.

En el ámbito turístico, el proyecto Mundo Maya ha coadyuvado al acercamiento de los países beneficiarios (México, El Salvador, Belice, Guatemala y Honduras), a través de la promoción de los ricos y variados recursos eco-turísticos/culturales del área.

3.- Salud: La construcción en la Delegación lztapalapa del Hospital General CE-Santa Martha, en 1989, fue la primera acción de este tipo que la CE financió en este campo, con aproximadamente 7.5 millones de ECUS. En el ámbito de la salud pública, en 1993, fue firmado con la Secretaría de Salud un convenio para el co-financiamiento del Programa de Atención Integral a Niños y Adolescentes Fármaco-dependientes con el Hospital Psiquiátrico Infantil Juan N. Navarro. El aporte de la CE fue de alrededor de 360 mil ECUS.

La cooperación en este sector, incluyendo los proyectos de prevención del SIDA realizados en colaboración con Conasida, asciende a alrededor de 10 millones de ECUS. En 1993 la cooperación en materia de SIDA rebasó los 320 mil ECUS.

4.- Plan Integral para la Formación de Formadores de la Pequeña y Mediana Industria: Este proyecto se realizó a través de la Canacintra y tuvo como objetivo determinar los requerimientos de capacitación para formadores de los cuadros empresariales, directivos y técnicos, de la pequeña y mediana industria. El monto destinado a este proyecto fue de 183 mil ECUS.

5.- Droga: A través del Hogar Integral de la Juventud (institución de asistencia privada), se ejecuta el programa Prevención primaria y rehabilitación psicosocial de fármaco-dependientes en la colonia Jajalpa de la Delegación Alvaro Obregón. La CE contribuye con 229 mil ECUS, 53% del costo total del proyecto, cuyo objetivo es producir y experimentar un modelo comunitario para la prevención primaria, cura, rehabilitación psicosocial y reinserción social y profesional de fármacodependientes y de sus familiares, en acuerdo con la cultura y las necesidades de México.

6.- Energía: En este sector la Comisión Nacional para el Ahorro de Energía (CONAE) ha jugado un papel importante en la implementación de cuatro grandes proyectos -CADMER (finalizado), CUESTAENER y Enermex (en ejecución) y COGMEX (aprobado)- cuyo objetivo es el uso eficiente y racional de la energía, asl como una co-generación y distribución más adecuada de la misma. En breve dará inicio un gran proyecto de co-generación energética en el corredor turístico Cancún-Tulum, en Quintana Roo.

Con el objetivo de intercambiar experiencias, se realizó en Mérida, Yucatán, el seminario CODICEL, en el que participaron un centenar de especialistas de Asia, América Latina y Europa.

7.- Marroquinería: Con el objetivo de apoyar la mejora de la capacidad exportadora del sector marroquinero (cinturones y artículos de piel) se ejecuta el programa de Asistencia Técnica para el desarrollo de la Industria de Marroquinería en México, conjuntamente con la Canacintra. Este proyecto tiene una duración de quince meses.

Otros vínculos con México

Los vínculos entre la Unión Europea y México son muchos y variados, e incluyen la cooperación en materia de normalización y certificación. En el marco de una economía mundial cada vez más interrelacionada, en donde la eliminación de las barreras a los flujos comerciales internacionales es prioridad, el tema de la calidad resulta de máxima importancia. En 1991 la Comisión Europea comenzó con el gobierno mexicano un programa en esta materia para ser ejecutado en el periodo 91-94, en cuyo marco se han realizado jornadas de sensibilización sobre calidad y certificación en varios estados de la República Mexicana. También con este proyecto se busca proveer ayuda directa a instituciones mexicanas involucradas en cuestiones de normalización, certificación y metrología.

Por último pero no por ello menos importante, está la Magna Reunión Empresarial CE-México, cofinanciada, a petición de México, por la Comisión Europea, y celebrada en el marco de Europalia México 93 (Feria cultural bianual organizada por Bélgica). Esta reunión tuvo lugar en Bruselas, y contó con la presencia de aproximadamente 200 empresarios europeos y de 50 de sus más importantes contrapartes mexicanos.

8.- Force-Río: En el marco de los acuerdos de cooperación firmados entre la UE y el Grupo de Río se acordó la creación de cuatro Eurocentros enfocados a la realización de Programas de Orientación Empresarial en Brasil, Colombia, Chile y México. El de México fue inaugurado el 15 de mayo de 1994. Se localiza en el ITAM y su primera actividad fue un curso de formación de formadores en el que participaron 20 profesores universitarios y 20 empresarios. La primera fase de este Eurocentro de formación tendrá una duración de tres años.

9.- Derechos Humanos /  Democracia: En materia de Derechos Humanos, existe la voluntad de la CE de iniciar en breve acciones.

Cronología de las Relaciones Unión Europea - México

1960.- Formalización de Relaciones Diplomáticas

16 de septiembre de 1975.- Firma del primer Acuerdo Marco de Cooperación, que entró en vigor el día 23 del mismo mes y año, y fue renovado el 31 de octubre de 1980.

1986.- Inicio de la Cooperación Científico - Técnica.

3 de diciembre de 1987.- Firma del Acuerdo que permite el intercambio de notas entre la Comunidad Europea y México sobre el comercio de productos textiles.

16 de septiembre de 1988.- Firma del Acuerdo para el establecimiento de una Delegación de la Comisión de las Comunidades Europeas en México, por el entonces Comisario NorteSur de la CE, señor Abel Matutes.

22 de noviembre de 1989.- Inauguración de la Delegación en México, con la presencia del entonces Comisario para las Relaciones Norte-Sur de la CE, señor Abel Matutes.

31 de enero de 1990.- El Presidente Carlos Salinas de Gortari realiza una visita oficial a la Comisión de las Comunidades Europeas.

26 de abril de 1991.- Firma del Acuerdo Marco de Cooperación de tercera generación Comunidad Europea -México que entró en vigor el 12 de noviembre de 1991.

16 - 17 de marzo de 1993.- El Presidente de la Comunidad Europea, señor Jacques Delors, visita oficialmente México.

17 de marzo de 1993.- El Presidente de la CE, señor Jacques Delors, develó la placa inaugural del Instituto de Estudios de la Integración Europea, con sede en El Colegio de México.

23 de septiembre de 1993.- El Presidente Carlos Salinas de Gortari visita la sede de la Comisión Europea, en donde clausura la Magna Reunión Empresarial CE-México, en el marco de Europalia.

25 - 27 de febrero de 1995.- El VicePresidente de la CE, señor Manuel Marín visita oficialmente México.

2 de mayo de 1995.- El Consejo de la UE, la Comisión Europea y México firmaron en París una Declaración Conjunta Solemne con miras a concluir un nuevo acuerdo de asociación comercial y concertación política.

Junio de 1995.- El Secretario de Comercio, Herminio Blanco confirma el interés de México de negociar un nuevo Acuerdo con la UE.

23 de octubre de 1995.- Aprobación en el Consejo de la CE de un Mandato de negociación para un futuro Acuerdo de asociación económica y concertación política con México.

4 enero 1996.- El Presidente Ernesto Zedillo y el Srio. José Ángel Gurría realizaron una gira por países europeos. Al entrevistarse con Jefes de Estado y de Gobierno ratificaron su voluntad política de llevar a cabo un nuevo Acuerdo UE-México.

25 de junio de 1996.- El Consejo de la CE adopta el mandato de negociación.

14 octubre de 1996.- La Comisión y Estados miembros y funcionarios mexicanos se reúnen en Bruselas para examinar las diferentes posiciones para entablar las negociaciones.

14 abril de 1997.- Se logra un acuerdo del Consejo sobre el mandato otorgado a la Comisión, dando apertura a las negociaciones los días 10 y 11 de junio en Bruselas.

12 de junio de 1997.- Se acordaron los documentos base de este Acuerdo.

23 de julio de 1997.- Se rubricaron los documentos base de este Acuerdo.

8 de diciembre de 1997.- Los Ministros de Relaciones Exteriores de los países miembros de la UE, Vicepresidente de la CE y los Secretarios de Relaciones Exteriores y de Comercio de México firmaron en nombre de la UE y México: El Acuerdo de Asociación Económica, Concertación Política y Coop. entre la CE y Estados miembros y México.

29-30 octubre de 1998.- El Vice-presidente de la Comisión Europea, Manuel Marín visita oficialmente  la Ciudad de México.

9 de noviembre de 1998.- Apertura de las Negociaciones de Libre Comercio entre la UE y México.

25 de noviembre de 1998.- Presentación de las cartas credenciales del nuevo Jefe de la Delegación de la Comisión Europea para México y Cuba, Embajador Manuel López Blanco, ante el Presidente de la República Mexicana, Dr. Ernesto Zedillo.

18-22 de enero de 1999.- Segunda ronda de las Negociaciones de Libre Comercio entre la UE y México en Bruselas, Bélgica.

DELEGACION DE LA COMISION EUROPEA EN MEXICO

Más de 140 países mantienen Misiones Diplomáticas ante la CE, en Bruselas, Bélgica. Por su parte, la UE tiene un centenar de Delegaciones a través del mundo.

La Delegación de la CE en México fue inaugurada oficialmente el 22 de noviembre de 1989. Como Misión Diplomática, la Delegación es responsable en México de la conducción de las relaciones oficiales entre la CE y México.

El Jefe de la Delegación es el representante de la CE ante el gobierno mexicano.

La Delegación defiende ante las autoridades mexicanos las posiciones comunitarias en los diferentes sectores bajo su responsabilidad. Mantiene al corriente a la Comisión en Bruselas acerca de los principales acontecimientos políticos, económicos y de otra índole en México y recibe de Bruselas un flujo continuo de información sobre la UE.

Para todas las cuestiones relacionadas con la Comunidad, la Delegación trabaja en estrecha colaboración con las Misiones Diplomáticas de los Estados miembros en México, y muy particularmente con la que detenta la Presidencia rotativa del Consejo de Ministros de la Unión Europea.

La Delegación es un punto de contacto entre la Unión Europea y las autoridades mexicanas y otras Misiones Diplomáticas en México, sin embargo la Delegación no se ocupa de cuestiones consulares ni de otros asuntos que tradicionalmente competen a las Embajadas, Consulados, Misiones Comerciales u Oficinas Nacionales de Turismo.

El papel de la Delegación es explicar a los mexicanos la estructura institucional de la UE, los antecedentes de la integración política y económica, la vida comunitaria y las políticas actuales y futuras de la UE. Así como dar a conocer y promover los instrumentos de cooperación exitentes entre la UE y México.

Los miembros de la Delegación están a la disposición de los mexicanos para explicar los diferentes aspectos relativos a la UE y las relaciones UE-México.

Además de esta publicación, la Delegación edita los folletos EUROnotas y Reporte de Evolución Relaciones UE-México especialmente dedicados al público mexicano; elabora ya un segundo video conteniendo información sobre la Unión Europea y las relaciones UEMéxico, y distribuye comunicados de prensa y otros documentos de referencia.

También ofrece al público un Centro de Documentación, que cuenta con los periódicos oficiales de la UE, las estadísticas relativas a la Unión y la mayor parte de las publicaciones y documentos oficiales provenientes de sus diversas instituciones. Una gran variedad de publicaciones, gratuitas en su mayoría, están disponibles, sobre pedido, en este Centro.

Euro

  • “Union europea (UE)” Enciclopedia MicrosoftEncarta 98, 1993-1997, Microsoft Corporation. Reservados todos los derechos.

  • Guia econimica de Francia , Ed. El pais-Aguilar, ed. Segunda,1995, Madrid, 672 pag.

  • Francia y la ONU, Ed.arléa-corlet, 1ªedicion,1994, Colección Panoramiques, 75006 Paris,289 pag.

  • REFORMA , Eurofobia, Sandra Reyes y Agencias, , Martes 5 de Enero de 1999, Seccion A,

  • 5- www.euro-mech.org/sala5.htm

    6- www.//europa.eu.int/euro/quest/normal/entry.htm

    7- Unjour en huete europe , Emanuele Le Roy Ladurie, et les diferents services, Bibliotequé National Ed. HACHETTE-CHENE , 1994, europe 1, 1994, 344pag.