Ética para Amador; Fernando Savater

Filosofía española contemporánea. Filósofos españoles. Adolescencia y sentido de la vida. Ideas morales para adolescentes

  • Enviado por: Gema
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 7 páginas

publicidad
publicidad

REFLEXIÓN

El libro trata fundamentalmente del tema de la ética, de cómo se puede llevar una vida más o menos aconsejable, de saber cómo responder ante los diversos obstáculos o problemillas que se presentan en las vidas de los seres humanos. Todo ello usando la libertad.

En un principio se nos plantea la diferencia entre el hombre y el resto de seres vivos. La principal diferencia, a parte de que los hombres podemos razonar y el resto no, es que el hombre posee libertad, tiene capacidad para elegir qué hacer, qué comer, con quién estar, cómo comportarse, etc, mientras que los animales no tienen elección, pues sus actos están dictados por la Naturaleza, es decir, los animales actúan haciendo caso y siguiendo a sus instintos.

Por ello, ya que el hombre tiene el privilegio de poder elegir qué hacer en su vida, es recomendable que desde pequeño, sepa ciertos conocimientos que le serán imprescindibles para llevar una “buena vida” (que es uno de los objetivos que tiene este libro). Debe saber que hay cosas que le convienen y otras que no, que hay cosas buenas y cosas malas. De todo esto se le debe hablar y se le debe enseñar para que aprenda, desde su infancia, a diferenciarlo. Y a la vez, debe ser consciente de que habrá ocasiones en que le resultará complicado saber diferenciar entre una cosa y otra, y en consecuencia, habrá veces en las que se equivocará y cometerá errores.

Pero claro, a medida que el hombre va creciendo y desarrollándose habrá ocasiones en las que aún sabiendo que algo no le conviene, lo hace. Es decir, comete errores conscientemente.

Un claro ejemplo en nuestra sociedad es el tema de las drogas. Aunque desde el principio cuando una persona consume drogas sabe que no son convenientes, que en realidad les perjudica en su salud, en su comportamiento, en definitiva en sus vidas, y acaba consumiéndolas, es porque le ha vencido otro pensamiento, el de que son convenientes porque dan satisfacciones, hacen pasar buenos ratos, hacen que se olviden los problemas, etcétera.

En estas situaciones es cuando al hombre se le plantea el “problema” de la libertad, de elegir entre tomar o no tomar drogas sabiendo que son perjudiciales o tomarlas o no tomarlas por el simple hecho de tener un momento de “felicidad”.

Bien, pues para que sepamos diferenciar entre lo bueno y lo malo, entre lo que nos conviene y lo que no nos conviene y para que no nos equivoquemos demasiadas veces en las elecciones que tengamos que hacer en nuestra vida, está la ética.

En nuestra vida cotidiana, habitualmente tenemos que elegir, porque continuamente estamos moviéndonos, hablando, haciendo, es decir, nos vemos obligados a tomar decisiones. Cada uno de nuestros actos los hacemos por diferentes motivos. A diario, normalmente hacemos casi las mismas cosas, se dice que las hacemos por rutina o costumbre. También hacemos cosas porque nos las mandan, por obligación, bien nuestros padres, profesores, superiores, etc; o bien hacemos cosas porque nos apetece, por capricho.

Pues bien, cada vez que tengamos que tomar una decisión, ya sea para hacer o decir algo, por costumbre, obligación o capricho, debemos meditar y pensar dos veces lo que vamos a decir o hacer, porque además, no siempre cada uno de estos motivos tiene el mismo peso en la decisión que tomamos. No es lo mismo tomar una decisión porque te obligan, a tomar una decisión porque te da la gana, y te apetece sin más. En estas situaciones, debemos plantearnos si estamos de acuerdo con lo que nos mandan, si nosotros lo consideramos bueno o conveniente o si por el contrario nos obligan a hacer algo con lo que no estamos de acuerdo y nos parece malo. Aquí se nos vuelve a presentar la libertad: elegir entre lo que me mandan aunque me parezca poco conveniente o elegir lo que verdaderamente yo pienso y me parece bueno. Y cuando actuamos porque nos apetece, debemos reflexionar y valorar el perjuicio que puede ocasionar mi acción con mi propio beneficio.

Hay veces en que nos volvemos demasiado egoístas y no vemos más allá de nuestras narices. Nos encabezonamos o encaprichamos en conseguir nuestro propio beneficio y la mayor satisfacción personal para nosotros, sin pararnos a pensar en las demás personas. Sin plantearnos si los métodos que he utilizado para beneficiarme a mí, han podido perjudicar a las demás personas de mí alrededor.

Por eso debemos ser conscientes de que nuestras acciones también pueden repercutir a las personas que nos rodean y que queriendo o sin querer les pueden afectar positiva o negativamente. De ahí el refrán “No quieras para los demás lo que no quieras para ti”.

Por ello, debemos ser responsables de nuestros actos y saber cuando hemos obrado bien o mal, para que en el caso de haber obrado mal, ser maduro y acarrear o hacerse responsable de las consecuencias o perjuicios que hayas podido ocasionar con tus acciones.

Pero como no siempre resulta fácil saber si se ha obrado bien o mal, una forma de saberlo, es haciendo caso ha nuestra conciencia, esto funcionará si la persona es buena y está acostumbrado a actuar de buena fe, sino, la persona que suele ser mala, será muy difícil que su conciencia le diga algo. Si se nos remuerde la conciencia, como decimos vulgarmente, eso querrá decir que no hemos obrado como debíamos y que no nos sentiremos a gusto con nosotros mismos, ya que somos conscientes de que hemos hecho algo mal y consecuentemente deberemos intentar poner una solución al problema que hemos ocasionado.

Estos remordimientos aparecen porque tenemos libertad. Si no pudiéramos decidir entre unas cosas u otras, y sólo pudiéramos elegir entre una cosa, no nos podríamos sentir culpables, pues no teníamos o contábamos con otra opción para actuar de otra forma.

Otra cuestión que plantea el libro es que nos anima a hacer lo que queramos, pero siempre sin dejar de pensar en las consecuencias de nuestras decisiones. Este hacer lo que quieras nos ayudaría a llevar una buena vida, pero como somos personas y tenemos libertad y capacidad para elegir, debemos tener una visión de futuro (aunque sepamos que antes o después vamos a morir), y saber que hacer lo que en un determinado momento nos apetece (que nos llevaría a hacer lo que quisiésemos), en un futuro, no sabemos si lejano o no, nos puede llevar a un arrepentimiento, por no haber pensado bien lo que íbamos a hacer.

También debemos tener claro, cómo queremos llevar nuestra vida. Podemos elegir llevar una vida buena, aconsejable, actuando de buena fe, y considerando a las demás personas, o llevar una vida pensando en nosotros mismo, actuando de cualquier manera, sin importarnos lo que le pueda pasar a la gente que nos rodea y nos quiere. En nuestra vida podemos elegir hacer las cosas bien o hacerlas mal, pero elijamos una cosa u otra debemos ser consecuentes con nuestra decisión.

Si decidimos llevar una mala vida, no nos deberíamos asombrar si dentro de unos años nos vemos en la cárcel o vemos que no hemos hecho nada útil en nuestra vida y que de una forma y otra hemos fracasado. En cambio si hemos decidido llevar una buena vida, actuando de una forma correcta, en el futuro nos sentiremos orgullosos de nosotros mismos y la gente de nuestro entorno, también.

Otra forma de llevar una buena vida es estar rodeado de otras personas como nosotros, relacionarnos con ellas, y así llevar una buena vida humana. Para ser medianamente felices, aunque a veces no lo creamos, es necesario relacionarse con otras personas semejantes a nosotros. Cuando nos rodeamos de otras personas estamos intercambiando cariño, afecto, ternura, comunicación, respeto, etcétera, y como a nosotros nos gusta recibir todo eso, nosotros también debemos dárselo a los demás, debe ser una acción recíproca. Así, tanto ellos como nosotros nos sentiremos felices y podremos decir que tenemos una buena vida.

Pero, en cambio, hay otras personas que piensan que llevar una buena vida o ser felices, consiste en estar rodeado de cosas de mucho valor material pero no de valor personal. Cosas que la gente envidia en un primer momento, pero que si luego pones en una balanza, prefieres el valor que tienen las personas. Estas cosas pueden darte felicidad en un momento, pero jamás te harán tan felices como la compañía de otros seres como tú. Las cosas materiales no te pueden dar amistad, ternura o aprecio, pero las personas sí.

En estos casos se presenta otra elección. Elegir entre tener una vida con “felicidad” procedente de las cosas, o tener una vida feliz, con personas que te proporcionan esa felicidad, a tu alrededor. Las personas que eligen la primera opción, seguramente cuando sean mayores y se den cuenta de que les queda poco tiempo para disfrutar de la vida, se arrepentirán mucho de no haber compartido su vida con otras personas a las que podía haber hecho felices y ellos a uno mismo, en vez de haber compartido su vida con cosas, que no les proporcionaban una felicidad verdadera.

Pero llevar una buena vida rodeado de personas requiere unos esfuerzos, y que quizá por ello haya gente que prefiera vivir con cosas. Estos esfuerzos a los que me refiero son a lo que ya he comentado anteriormente cuando decía que si uno no quiere algo para él no se lo debe desear a los demás. Por ello, es necesario que ante las situaciones que se plantean en la vida, más de una vez nos pongamos en lugar de otras personas, para así comprender sus posturas y entender su punto de vista, y así intentar ayudarlas.

Por todo esto, debemos tratar a las personas como queremos que nos traten a nosotros. Si ayudamos a hacer la vida más fácil a nuestro prójimo, nosotros mismos nos veremos beneficiados porque la vida del que está a nuestro lado será mejor y más feliz, y esa felicidad repercutirá en nosotros porque la relación que tengamos será mucho más agradable para las dos partes.

En cambio, si nos dedicamos a hacer la vida imposible a la gente de nuestro alrededor, al final nos veremos perjudicados, porque sólo podremos ver desprecios y odio hacia nosotros. Pero encima no nos podremos quejar porque nosotros lo hemos conseguido a pulso, y sólo podremos esperar de los demás hacia nosotros lo mismo que nosotros les hemos dado a los demás. Como hemos dicho antes, es una acción recíproca, y si después de haber experimentado lo que se siente, no te gusta esa sensación y te arrepientes, pues sólo se puede decir que deberías haberlo pensado mejor antes de actuar de esa manera tan poco conveniente.

Otro punto que ayuda a llevar una buena vida son los placeres, entendiendo como placer aquello que nos proporciona una satisfacción y felicidad más o menos especial. Aunque todos los placeres de la vida son buenos, siempre y cuando no se abuse de ellos, debemos ser conscientes de que unos nos convienen más que otros.

Cuando se abusa de algún placer, lo que ocurre es que este abuso empobrece y simplifica nuestra vida porque acabamos estando tan obsesionados con ese placer en particular, que ya no nos interesa nada más, ni relacionarnos con otras personas, ni con cosas, ni nada, nuestra vida se centra en conseguir ese placer, entonces ese placer acaba siendo un vicio.

A partir de ahí es cuando nos debemos dar cuenta y poner remedio, debemos ser conscientes de que no podemos seguir así, centrados en algo que nos obliga a dejar de relacionarnos y aislarnos de los demás.

A consecuencia de llegar hasta este punto, algunas personas son partidarias de las prohibiciones. Pero éstas no son necesarias porque ya que tenemos libertad debemos saber usarla y decidir cuando parar o cuando seguir.

Además lo de poner prohibiciones a veces no resulta como esas personas esperan. Hay ocasiones en que se obtienen las respuestas contrarias a las esperadas, ya que lo que consiguen es que aunque sólo sea por rebeldía, haya personas que basta que se les prohiba algo, para que lo hagan de mala fe y con mala conciencia.

1

1