España en la Edad Moderna

Historia Española. Siglo XV. Reyes Católicos. Inquisición. Siglo XVI. Carlos I. Rebeliones. Felipe II. Siglo XVII. Felipe III. Felipe IV. Validos. Guerra de los 30 años. Carlos II. Siglo XVIII. Guerra de Sucesión española. Felipe V. Fernando VI

  • Enviado por: Miriam Berná Espejo
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 10 páginas
publicidad

ESPAÑA DURANTE LA EDAD MODERNA

TEMA -2-

GUIÓN

1.- Introducción

2.- Los Reyes Católicos

3.- Carlos I de España y Carlos V de Alemania (1516-1556)

4.- Felipe II (1556-1598)

5.- Felipe III (1598-1621) y Felipe IV (1621-1665)

6.- Carlos II “El Hechizado” (1665-1700)

7.- La Guerra de Sucesión Española (1700-1714)

A)_ Causas

B)_ Guerra Peninsular

C)_ Tratado de Utrecht

8.- Felipe V(1700-1746)

9.- Fernando VI (1746-1759)

10.- Carlos III (1759-1788)

11.- Carlos IV (1788-1808)

1.- Introducción

El periodo comprendido entre finales del siglo XV y finales del siglo XVIII correspondería a la edad moderna, periodo o época que fue de suma importancia para España. Bajo la bandera de la monarquía hispánica se alcanzó la unión de diversos grupos políticos de las épocas medievales.

En la época moderna florecieron notablemente la cultura y el arte hispánicas, particularmente en el siglo XVI, conocido como el siglo de Oro.

2.- Los Reyes Católicos

La monarquía de los Reyes Católicos se basó en una unión personal de los monarcas que mantuvo la independencia de los diferentes reinos y territorios.

Tras el matrimonio de Isabel III de Castilla, hermana de Enrique IV de Castilla, con Fernando de Aragón, hijo de Juan II de Aragón en 1469 nada había cambiado, había un rey de Aragón y una reina de Castilla, dos reyes, dos estados. En la práctica la única diferencia era que desde ahora ya no serían reinos rivales, sino socios, Isabel será reina de Castilla desde 1476, y Fernando rey de Aragón desde 1479.

Por tanto, la unión matrimonial o unión dinástica no implicó la unión política, cada reino conservó sus cortes, sus leyes, sus fronteras, sus medidas, sus monedas, etc.

La política interior de Isabel y Fernando fue la monarquía autoritaria, la nobleza fue sometida, y las órdenes militares controladas, disminuyeron la autonomía municipal nombrando corregidores y limitaron las facultades de las cortes, reorganizaron el ejército y la justicia y consolidaron el orden público creando la Santa Hermandad o Cuerpo Armado de Seguridad, pero quizá el aspecto esencial para el enfortalecimiento del estado fue la unidad religiosa basada en el cristianismo. Desde 1480 en Castilla y 1485 en Aragón funcionaba el tribunal de la santa inquisición donde su fin esencial era la persecución de los falsos convexos. En 1492 decretaron la expulsión de sus reinos de los judíos salvo que se convirtieran al cristianismo. En 1502 se adoptó una medida similar respecto a los mudéjares, pero el reinado de los Reyes Católicos también tuvo una unidad de acción en la política internacional que se basó en la defensa de los tradicionales intereses de la corona de Aragón orientados hacia el Mediterráneo añadiendo ahora también los intereses de la corona de Castilla con una nueva dimensión atlántica con la conquista primero de las Canarias y con el descubrimiento de América, y por último en el norte de África con la conquista de Melilla.

3.- Carlos I de España y V de Alemania (1516-1556)

En 1517 llegaba a España el rey Carlos I, nieto de los Reyes Católicos, con él una nueva dinastía, la de la casa de los austrias, comienza a gobernar en los reinos hispánicos. A lo largo de los años 1516 y 1517 constituyeron una monarquía hispánica bajo cuyo dominio quedaría un poderoso imperio.

Carlos, hijo de Juana y Felipe “el Hermoso” concentró en sus manos una increíble herencia territorial:

De Isabel: Castilla con Navarra, Granada, Canarias, Melilla y “las Indias”.

De Fernando: Aragón con Cataluña, Valencia y las Baleares, Nápoles, Sicilia, Cerdeña, el Rosellón y la Cerdaña.

De María de Borgoña: Países Bajos, el Franco Condado, Luxemburgo y Flandes.

De Maximiliano de Austria: El Sacro Imperio Romano-Germánico, Austria y el Tirol, además del derecho a ser nombrado emperador.

Cuando Carlos llegó a España no sólo desconocía la lengua castellana sino que llegó acompañado de un nutrido grupo de consejeros flamencos a los cuales benefició enormemente.

Cuando Carlos fue elegido emperador de Alemania pretendió unificar Europa bajo el Sacro Imperio Romano-Germánico pero aquella empresa se demostró imposible por las luchas entre los estados europeos por conseguir la hegemonía en el continente. En política internacional Carlos estuvo supeditado a su defensa de los intereses de la casa de Austria y de la Cristiandad enfrentándose, por tanto, primero a los franceses (Guerra con Francia), segundo contra los turcos amenaza de estos por el Mediterráneo y tercero contra los protestantes provocándose la lucha contra los príncipes luteranos reconociendo en la paz de Augsburgo en 1555 la autonomía política y religiosa de los príncipes germánicos provocando la escisión religiosa.

En la política nacional Carlos se encontrará a nivel nacional con dos rebeliones: la primera la de las comunidades en Castilla y la segunda las Germanías en Valencia.

Comunidades en Castilla: protagonizada por la pequeña nobleza y la burguesía, y las causas son: las prolongadas ausencias del monarca en España, la exclusión de los nobles castellanos en el gobierno sustituidos por flamencos y por la creciente subida de impuestos.

El movimiento comunero fue destruido por la nobleza y el rey tras la batalla de Villalar en 1521.

Germanías en Valencia: protagonizada por la burguesía ciudadana, esta se levanta contra los privilegios de la alta nobleza, propietaria de las tierras y beneficiaria del trabajo de sus campesinos mudéjares. El enfrentamiento finalizó con el triunfo del rey en Valencia en 1522 que para vencer tuvo que aliarse con la aristocracia arifundista viendo así la nobleza afianzar su poder.

4.- Felipe II (1556-1598)

Felipe II fue sobretodo rey de España, sin embargo, sus posesiones eran extensas y dispersas, además, fue rey de Portugal y de sus colonias. Con él comenzaron a manifestarse en contra de la independencia de los distintos reinos y territorios culminando con la unificación de España (1707-1716) con Felipe V.

La propia España no era un estado centralizado ya que los reinos de la corona de Aragón mantenían intacto su autogobierno y sus leyes, esto mismo ocurría en los Países Bajos y los territorios italianos.

Política internacional:

-Pérdida del Sacro Imperio Romano-Germánico y el derecho a ser nombrado emperador.

-II conflicto internacional (1565)

-(1571) Batalla contra los turcos: Lepanto

-(1588) Batalla contra Inglaterra: La Armada Invencible

-La unión de Portugal

Política nacional:

-Rebelión de los moriscos en las Alpujarras (1568-1571)

-El enfrentamiento de Felipe II con Antonio Pérez provocando la reforma de los fueros aragoneses (1591)

5.- Felipe III (1598-1621) y Felipe IV (1621-1665)

Felipe III y Felipe IV fueron dos monarcas que abandonaron el gobierno en manos de hombres de confianza llamados validos. El valido de Felipe III fue el Duque de Lerma y el valido de Felipe IV el Conde Duque de Olivares.

Con Felipe III, Felipe IV y Carlos II el imperio español experimentó un declive exterior, una causa de ese declive fue la bancarrota de la hacienda ya que los ingresos no llegaban a cubrir los gastos del estado, sobretodo los bélicos, ya que soldados y funcionarios se quedaban con frecuencia sin cobrar.

Con Felipe III hubo un hecho que contribuyó a aumentar las dificultades económicas, fue la expulsión de los moriscos en 1609, más de 300.000, la gran afectada fue Valencia que perdió gran parte del campesinado y mucha artesanía que estaba en manos de este grupo social y dejaron de producir.

La Guerra de los 30 años (1618-1648) se produjo durante el reinado de Felipe III y Felipe IV y supuso un gasto importante que recae casi exclusivamente en el reino de Castilla ya que el reino de Aragón amparado por sus fueros ni participaba ni se beneficiaban de la política imperial.

Uno de los propósitos de Olivares fue comprometer a estos reinos en el esfuerzo fiscal y militar, como paso previo para la unificación total de España con la Unión de Armas en 1622. El Conde Duque realizó una institución sobre el gobierno de España en 1615 donde pide al rey que sea “Rey de España”.

Las pretensiones del Conde Duque provocaron la sublevación de Cataluña en 1640 a la que siguió Portugal. Los Catalanes volvieron a la abdicación española en 1652, pero Portugal se independizó para siempre en la paz de Lisboa de 1668.

En este periodo las cortes, órgano de poder constitutivo, apenas se convocaron para que no limitara el poder real.

6.- Carlos II “El Hechizado” (1665-1700)

Con Carlos II se llega al final de la dinastía de los Austrias. Cuando comienza a reinar, España había perdido ya el papel de gran potencia europea.

En 1690 estaba claro que el rey de España iba a morir sin sucesor, haciendo testamento a favor del candidato francés Felipe de Borbón, lo que hizo temer a muchas potencias europeas la unión de Francia y España.

En 1701 estalló, dirigida por Inglaterra, la guerra de sucesión a la corona española apoyando al archiduque Carlos de Austria.

7.- La guerra de sucesión española (1700-1714)

A)_ Causas

Fue una auténtica guerra mundial con enfrentamientos en Europa, en los océanos y en las colonias lejanas. Los monarcas de Inglaterra y Austria no estaban dispuestos a tolerar que la familia Borbón gobernara en Francia y España a la vez, con la posibilidad de unir en el futuro ambos estados. Británicos y austriacos lideraron una gran alianza contra los borbones a los cuales se sumaron Holanda, Prusia, Portugal, Saboya y los Reinos de Aragón.

Felipe de Anjou, nieto de Luis XIV de Francia, llegó a Madrid en 1701 y fue proclamado rey con el nombre de Felipe V sin renunciar a sus derechos dinásticos en el reino francés. Los borbones podían constituir un gran estado, España más Francia, y desequilibrar Europa. Los aliados proclamaron los derechos del archiduque Carlos que fue designado rey de las coronas hispanas con el nombre de Carlos III estallando de inmediato una guerra terrible en Europa.

En España, esto supuso una guerra civil, mientras Castilla apoyaba a Felipe V, los territorios de la Corona de Aragón reconocieron como rey al archiduque Carlos.

B)_ Guerra peninsular

En 1705, los valencianos se sublevaron a favor del archiduque Carlos. Este se comprometía a defender las instituciones propias de los estados de la Corona de Aragón, pero las tropas borbónicas lograron una rotunda victoria en Almansa (1707), lo que provocó el desmoronamiento de la resistencia valenciana. Felipe V logra recobrar la capital y hace que se inicie la retirada de los aliados.

Valencia (1707): La represión borbónica comenzó ya en 1707 tras la batalla de Almansa que enfrentó a los partidarios del Archiduque Carlos formados por las casas populares (Maulets) contra la nobleza valenciana que apoyaba a Felipe V (Botiflers). El castigo se concretó con la derogación de los fueros y la supresión de las instituciones propias del reino de Valencia. Los Decretos de Nueva Planta supusieron la implantación de las leyes de Castilla, la supresión del Consejo de Aragón y la desaparición de la figura del virrey sustituido por un capitán general encargado de presidir la Real Audiencia.

El territorio fue dividido en corregimientos y se creó una administración centralizada y jerarquizada directamente dependiente de Madrid. Se procedió al nombramiento de intendentes que se encargaban de la recaudación de los impuestos, y los corregidores en todos los ayuntamientos. Con los Decretos de Nueva Planta el reino de Valencia desaparecía como entidad autónoma.

C)_ Tratado de Utrecht

En 1711 la situación internacional dio un nuevo giro, la muerte del emperador de Austria puso la corona austriaca en manos del archiduque Carlos. Cabría la posibilidad de que España y Austria constituyeran un gran poder conjunto que rompiera el equilibrio europeo y una solución de este tipo tampoco interesaba a las potencias europeas. A su vez Felipe V renunciaba formalmente a la corona francesa.

El 13 de junio de 1713 se firma el tratado de Utrecht donde Felipe es reconocido internacionalmente como rey de España pero tuvo que ceder sus territorios europeos y cede Italia y Flandes a Austria, Sicilia a Saboya, las fortalezas de Bélgica a Holanda y Gibraltar y Menorca a Gran Bretaña, esta además obtenía “el asiento de negros” (derecho exclusivo de importación de esclavos de América) y el “navío de Permiso” (un navío de 500 toneladas por año) convirtiéndose así en la primera potencia naval.

8.- Felipe V (1701-1746)

Reinó entre 1701 y 1746, consolidó la monarquía absoluta y centralista renovando la administración.

La victoria final de Felipe V fue aprovechada para realizar el sueño del Conde Duque de Olivares, la centralización de España.

Esta victoria supuso muchos cambios importantes en la organización de la corona. Felipe V implantó una monarquía absolutista al estilo de Luis XIV, organizó un solo estado suprimiendo la autonomía mediante la abolición de fueros y privilegios de los estados de la Corona de Aragón.

El proceso de centralización se realizó por medio de los llamados Decretos de Nueva Planta que eran un conjunto de leyes respuesta por un lado al apoyo prestado por los reinos de la Corona de Aragón al pretendiente austriaco y por otro a la necesidad de una profunda reforma en la política-administrativa.

La integración de Valencia se realizó en 1707, la de Aragón en 1711, la de Mallorca en 1715 y la de Cataluña en 1716.

En adelante los antiguos reinos se gobernarán desde la corte a través de los capitanes generales (sustituyendo al antiguo virrey, las audiencias, los intendentes y los corregidores, además de un nuevo sistema tributario. Solo el País Vasco y Navarra conservaron cierta autonomía.

El poder real se hace más fuerte y las cortes dejan de reunirse, el monarca reforma la administración central y regional, el territorio se divide en provincias.

Política exterior: Felipe V tuvo como objetivo recuperar los resultados negativos que se habían derivado de Utrecht. Felipe firmó dos de los tres Pactos de Familia que se firmarán en España (1733-1743) que sellaron la colaboración con Francia, la cual se mantendría durante todo el siglo XVIII.

Bajo los borbones de este siglo (Fernando VI, Carlos III y Carlos IV) España será gobernada según el despotismo ilustrado al estilo francés.

9.- Fernando VI (1746-1759)

Fernando VI se enfrentó casi a los mismos problemas que se encontrará Carlos III. Los ingleses amenazaban las colonias españolas en América y era difícil mantener el papel de España como gran potencia internacional. Fernando VI y Carlos III intentaron una política de neutralidad exterior que permitiera una estrategia de desarrollo económico en el exterior.

10.- Carlos III (1759-1788)

Política reformista: Se rodeó de diversos ministros que llevaron adelante una política de reformas impulsadas por el crecimiento económico, entre otras el Conde de Aranda, Gaspar Melchor de Jobellanos, Campomanes y el Conde de Floridablanca.

Los reformistas se propusieron instaurar una administración central y favorecer la iniciativa individual pero sin acabar con los privilegios nobiliarios y corporativos.

Propugnaban el reparto de la tierra a pequeños agricultores pero solo aprobaron tímidas medidas. El gobierno trató de impulsar el cambio de mentalidad y la apertura hacia Europa que precisaba la modernización de España.

Política internacional: A lo largo del siglo XVIII España se vio implicada en numerosos conflictos internacionales. Con Carlos III la creciente intervención y las apetencias británicas en la América española fueron motivo de preocupación constante.

A causa de los Pactos de Familia, pactos que unieron a los borbones españoles y franceses contra Inglaterra, los ingleses tuvieron excusa para atacar las posesiones españolas después de la guerra de los Siete Días.

Carlos III intervino también a favor de la revolución americana de la que surgirán los Estados Unidos y en la paz de Versalles de 1783 pudo recuperar algunos de los territorios que le habían arrebatado los británicos.

11.- Carlos IV (1788-1808)

Las contradicciones del reformismo borbónico se pusieron de manifiesto durante el reinado de Carlos IV. A los pocos meses de acceder al trono estalló la revolución francesa. Este hecho condicionaría el reinado de este monarca además de un conjunto de desgracias y de guerras contra Francia primero y Gran Bretaña después, arruinando cualquier posibilidad de desarrollo en el país.