Escepticismo

Filosofía escéptica. Teorías filosóficas. Gorgias. Bochenski

  • Enviado por: Rakel
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 5 páginas

publicidad

Escepticismo

Introducción

Escepticismo (en griego, skeptesthai, “examinar”), en la filosofía occidental, doctrina que niega la posibilidad de alcanzar el conocimiento de la realidad, como es en sí misma, fuera de la percepción humana. Por extensión gradual de su significado, la palabra escepticismo significa también duda de lo que es generalmente aceptado como verdad. Todo el escepticismo filosófico, al final, tiene que ver con la epistemología; es decir, que está basado en las ideas sobre el ámbito y la validez del conocimiento humano.

Escepticismo griego

Los sofistas griegos del siglo V a.C. fueron en su mayoría escépticos. Su punto de vista se refleja en sus máximas “el hombre es la medida de todas las cosas” y “nada existe, y si algo existe, no puede ser conocido”. Así, el sofista Gorgias proclamó que todas las afirmaciones relativas a la realidad son falsas y que, aunque fueran verdad, su veracidad no podía nunca ser probada. Otro sofista, Protágoras de Abdera, enseñó que los seres humanos sólo pueden conocer su percepción de las cosas, no las cosas en sí.

Los principios del escepticismo fueron formulados por primera vez por los pirronistas, una escuela de la filosofía griega que tomó el nombre de su fundador Pirrón de Elis. Pirrón, cuyo primer interés era la ética, mantuvo que los seres humanos no pueden conocer nada de la naturaleza real de las cosas y que, en consecuencia, una persona sabia no debía expresar sus opiniones. Timón de Flainte, discípulo de Pirrón, llevó el escepticismo a su conclusión lógica al afirmar que se pueden dar razones tan buenas a favor como en contra de cualquier proposición filosófica.

Los miembros de la Academia Media (la escuela que se desarrolló en el siglo III a.C. a partir de la Academia de Platón) y de la Academia Nueva (siglo II a.C.) de Carnéades fueron más sistemáticos pero menos radicales en su escepticismo que los pirronistas. Carnéades mantenía que ninguna idea podía ser probada de manera concluyente, pero que algunas podían ser mostradas como más probables que otras. El escéptico más importante del último periodo de la antigüedad fue el filósofo griego Enesidemo, que hizo una clasificación de diez razones en apoyo de la posición escéptica y el físico griego del siglo III d.C. Sexto Empírico, que resaltó la observación y el sentido común en oposición a la teoría.

Escepticismo moderno

Durante el renacimiento la influencia del escepticismo clásico se reflejó sobre todo en los escritos del ensayista filosófico francés del siglo XVI Michel de Montaigne. El mayor exponente del escepticismo moderno fue el filósofo empirista escocés David Hume. En sus obras Tratado sobre la naturaleza humana (1739-1740) y Ensayo sobre el entendimiento humano (1748), Hume puso en duda la posibilidad de demostrar la verdad de las ideas sobre el mundo externo, las relaciones causales, los acontecimientos futuros, o de las entidades metafísicas, como el alma y Dios. El filósofo alemán del siglo XVIII Immanuel Kant, a la vez que intentaba superar el escepticismo de Hume, negaba la posibilidad de conocer las cosas en sí mismas o de alcanzar el conocimiento metafísico. En el siglo XIX, el filósofo alemán Friedrich Nietzsche negó la posibilidad de la total objetividad y del conocimiento objetivo, en ningún campo. El filósofo estadounidense del siglo XX Jorge Ruiz de Santayana, pretendiendo haber dado un paso más allá del escepticismo de Hume, mantuvo en su obra Escepticismo y fe animal (1923), que la creencia en la existencia de cualquier cosa, incluido en uno mismo, obedece a un impulso natural pero irracional. Se pueden encontrar rasgos de escepticismo en otras escuelas modernas de filosofía, incluyendo el pragmatismo, la filosofía analítica y el existencialismo.

Gorgias

Nació en Sicilia en el 380 a.C. Maestro de retórica es considerado como un escéptico radical por las tres tesis procedentes de su escrito “Sobre el no ser o de la Naturaleza”: 1) Nada existe, pues si algo existiera debería proceder de algo o ser eterno; No puede proceder de algo, pues en este caso debería proceder del ser-entendido, como en los eleáticos, a modo de realidad inmutable - o del no ser; no puede ser eterno, pues debería ser infinito. Mas lo infinito no esta en parte alguna, pues no esta en si ni en ningún otro ser. 2) aunque hubiera un ser seria desconocido, pues si hubiera conocimiento del ser debería ser pensado. Pero lo pensado es distinto de lo que es (de la realidad pensada). 3) Aunque hubiese conocimiento del ser, seria incomunicable, a causa de la diferencia entre lo que se miente y lo mentado; en efecto, no pueden entrar por los oídos las cualidades que corresponden a los ojos.

Muchas son las interpretaciones dadas a las tesis de Gorgias. Para algunos se trata de la defensa de las tesis eleáticas. Otros manifiestan que Gorgias es simplemente un escéptico radical. Otros que las proposiciones de Gorgias se refieren únicamente al ser absoluto, pero no al ser o a la existencia “reales”. Otros, que las tesis de Gorgias constituyen una especie de “memorial” de un grupo de sofistas: Jenicales, Cratilo, incluso Protegoras, en parte Demócrito. Otros, que Gorgias era indiferente al relativismo sofistico de su época, de modo que sus tesis no son relativistas sino “neutrales”.

Otros escritos que se le atribuyen son: Discursos, un Arte oratoria, un Epitafio, un Elogio de Helena y una Defensa de Palamedes.

La duda de Descartes

Descartes, de tanto pensar en las tesis de Gorgias llego a la conclusión de: Una torre rectangular, a lo lejos nos parece redonda, y a veces nos parece ver u oír cosas que realmente no existen de aquí se llega a la pregunta: ¿Quién nos dice que todo lo que oímos, vemos o sentimos no es parte de un sueño?

LA VERDAD DE DESCARTES

Ante la inminente caída de Descartes en el escepticismo él mismo creyó haber hallado la solución. Si me engaño, tengo que existir, pues engañarse es pensar, entonces para pensar tengo que existir.

Critica

Muchos filósofos creen que Descartes creyó que el contenido del pensamiento era lo mismo que el pensante por lo que los confundió.

Para muchos filósofos solo demuestra que se da un pensamiento, y la conclusión de que exista un pensador no esta justificada.

Bochenski

¿Cómo rebate Bochenski las tesis de Gorgias?

Pone ejemplos de cómo seria una conversación entre él y Gorgias.

Para la primera tesis presenta: “El primer camino se tomo ya en la antigüedad. Si el escéptico dice que nada puede conocerse, se le puede preguntar como él puede sentar esa afirmación. ¿Esta cierto de su tesis? Si lo está, es que hay algo cierto y conocible. Luego, la proposición de que nada es conocible es falsa.

Para la segunda dice: “Si suponemos que hay realmente cosas y que podemos de algún modo conocerlas, con esta hipótesis se armoniza casi todo lo que experimentamos. La diferencia entre lo que llamamos realidad y la apariencia consiste en que la realidad está ordenada, en ella mandan leyes, mientras que la apariencia no muestra regirse por orden alguno. Ahora bien, comprobamos que en el mundo de nuestra experiencia reina casi por doquier ese orden. Naturalmente, el escéptico puede decir que todo es apariencia, aunque apariencia con otro orden. Sin embargo, es ciertamente más sencillo admitir una realidad.

Y finalmente para la tercera tesis dice: “En tercer lugar - y ello parece caer por su propio peso -, hay con toda certeza muchas mas cosas que las que conocemos, y conocemos mas que lo que podemos comunicar a los otros.

¿Qué tres afirmaciones establece frente a las de Gorgias?

1º Existe con toda certeza algo.

2º Podemos con toda certeza conocer algo de lo que existe.

3º Es igualmente evidente y cierto que podemos comunicar a los otros algo de lo que conocemos.

Realidad fuera de nuestra conciencia

Me parece una falta de respeto que primero Gorgias diga una cosa, alguien le diga que no es verdad y luego duden de la existencia de una realidad fuera de nuestra conciencia; porque eso según creo es hipocresía, decir que una cosa es mentira y luego dudar de la mentira que ha dicho uno mismo no esta bien a mi parecer.

Refutaciones del escepticismo

Una de las refutaciones es la de Descartes, que dice así: “Si me engaño tengo también que existir, pues para pensar, dudar o engañarme tengo que existir” De ahí su famoso principio: Cogito, ergo sum. Luego por medio de una acrobacia complicada, de este sum intenta demostrar que también son o existen las otras cosas.

Opinión

Yo creo que esa frase se refiere a que del escepticismo no puedes tomar solo un poco porque cada vez vas a necesitar más y más y vas a acabar cayendo en el escepticismo absoluto y de ahí que diga que uno esta perdido a la mínima, porque creo que es como las drogas, no puedes pasar con la misma dosis día a día porque vas a necesitar más y más porque no te va a hacer el mismo efecto que una dosis mayor; se puede vivir con la misma dosis diaria pero al no hacerte el mismo efecto tu cuerpo va a pedirte más. Es así como veo esta frase, quizás no sea la respuesta correcta pero es mi manera de verla.

Conclusión y opinión personal

No sé que opinión dar sobre este capítulo ya que es la primera vez que me mandan hacer un trabajo así. Lo único que puedo decir es que me ha costado bastante realizarlo porque no estoy acostumbrada a hacer algo así, por otra parte ha sido interesante hacerlo porque he aprendido que es el escepticismo. Creo que he contestado correctamente a lo que se me pedía en las preguntas. La pregunta que más me ha costado responder es la de la duda de Descartes porque no sabia como responderla ni que responder.