Epilepsia

Neurología. Trastornos neuropsicológicos. Crisis epilépticas

  • Enviado por: Irene
  • Idioma: castellano
  • País: México México
  • 2 páginas
publicidad

HALLAZGOS CLINICOS Y ELECTROENCEFALOGRAFICOS

En el siglo XIX, Hughlings Jackson, describió a la Epilepsia como un desorden intermitente del Sistema Nervioso debida a una repentina, excesiva y desordenada descarga de las neurona cerebrales. A pesar de los considerables avances en nuestro conocimiento de la Fisiopatología de la Epilepsia, esta definición no ha cambiado. Las modernas técnica neurofisiológicas han podido establecer sin embargo, que la Epilepsia está asociada con una anormalidad característica de los potenciales intracelulares, también conocidos como disparos de despolarización paroxismal.

Estos disparos pueden verse en todos los tipos de Epilepsia Experimental y que consisten básicamente en un potencial de excitación gigante postsináptico. Al recoger la respuestas con electrodos de superficie (Electroencefalografía o Electrocorticografía) estos disparos de despolarización paroxismal se manifiestan como ondas agudas y espículas (descargas epilépticas), si ocurren en un gran número de células simultáneamente. Estas anormalidades electroencefalográficas pueden verse frecuentemente en los períodos interictales en pacientes con epilepsia y son extremadamente útiles en el diagnóstico.

QUÉ ES LA EPILEPSIA?

La Epilepsia, sigue al Accidente Vasculoencefálico como trastorno neurológico importante. Por consiguiente, es importante que todo médico, si quiere alcanzar cierto grado deseable de competencia en su diagnóstico y tratamiento, tenga una noción clara de la naturaleza de esta perturbación.

La Epilepsia es un trastorno intermitente del Sistema Nervioso Central, debido presumiblemente a una descarga brusca, excesiva y desordenada de las neuronas cerebrales. La descarga da como resultado una perturbación casi instantánea de la sensibilidad, pérdida de conciencia o función psíquica, movimientos convulsivos o una combinación de todos estos trastornos.

La diversidad de sus manifestaciones clínicas plantea una dificultad terminológica. Parece impropio llamar a un estado convulsión cuando sólo ha tenido lugar una alteración de la sensación o la conciencia. La palabra ataque o crisis es preferible como término genérico, entre otras razones porque se presta a la calificación.

El término ataque motor o convulsivo no constituye, por tanto algo excluyente, e igualmente se podría hablar de ataques sensitivos. La voz Epilepsia deriva de palabras griegas que significan "ser poseído por fuerzas exteriores".

Aunque es un término médico muy útil, la palabra Epilepsia tiene todavía muchas connotaciones desagradables, y probablemente sea mejor evitar usarla en el trato con los pacientes, por lo menos hasta el día en que el público general sea algo más ilustrado.

Considerado en sus muchos contextos clínicos, el primer ataque solitario o breve ráfaga de ataques puede tener lugar en el curso de muchas enfermedades médicas. Indica siempre que el Sistema Nervioso está afectado por la enfermedad, sea primaria o secundariamente. Por su naturaleza misma, si se repiten cada pocos minutos como en el Status Epilepticus, los ataques pueden amenazar la vida del enfermo. Aún más importante, un ataque o una serie de ellos puede ser la manifestación de una enfermedad neurológica primaria en curso que demanda el empleo completo de medios diagnósticos y terapéuticos especiales, como en el caso de un tumor cerebral.

Una circunstancia más común y menos grave es que el ataque no sea sino uno más de una extensa serie que tiene lugar a lo largo de prolongados períodos de la vida, siendo la mayor parte de ellos más o menos similares es su tipo. Así pueden representar restos de una lesión que se originó en el pasado lejano y que persiste como cicatriz residual. No es infrecuente que la enfermedad haya pasado inadvertida, o quizás ocurrió intraútero, en el nacimiento o en la infancia, en sectores cerebrales demasiado inmaduras para manifestar signos y síntomas. Asimismo, puede haber afectado a una zona muda de un Cerebro maduro. Los pacientes con tales lesiones probablemente integren la mayoría de los que tienen ataques recurrentes, pero se los clasifica entre los que padecen "Epilepsia Idiopática", porque es imposible determinar con rigor la naturaleza de la enfermedad originaria. El ataque es a veces el único signo de anormalidad cerebral. En este sentido, la Epilepsia es "sintomática", cuando tiene una causa estructural identificable y por lo general adquirida.

CLASIFICACIÓN DE LAS CRISIS EPILÉPTICAS

CRISIS GENERALIZADAS (Simétricas bilateralmente y sin comienzo local)

  • Crisis tonico-clónicas (Gran Mal).

  • Ausencia (Pequeño Mal).

  • Mioclono bilateral.

  • En Niños:

  • Espasmos Infantiles.

  • Crisis Atónicas.

  • Crisis Tónicas.

  • CRISIS PARCIALES (Ataques que comienzan localmente)

  • Simples (generalmente sin pérdida de conciencia).

  • Motores (incluye la Bravais Jacsoniana).

  • Sensoriales (Sensibilidad somática, visual, auditiva, olfatoria, vertiginosa).

  • Afectivas.

  • B) Complejos (habitualmante con pérdida de conciencia): ataques del lóbulo temporal o psicomotoras.

    ATAQUES PARCIALES (focales) con generalización secundaria.