Entrevista a un novelista: Juan Bango

Literatura. Novelista. Biografía. Obras

  • Enviado por: El remitente no desea revelar su nombre
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 7 páginas
publicidad

Juan Bango es un joven escritor cuya segunda novela, La lágrima de la bestia, fue premiada con el Premio Rúa Nova de Narraciones Juveniles en 1996, patrocinado por la Fundación Caixa Galicia. Ese mismo año con Versos Divinos quedó finalista del Premio Carreño Miranda y un año antes obtuvo con su cuento Al otro lado del mar el Premio Filandón. En esta entrevista nos cuenta su experiencia en el mundo de la literatura y demuestra su ambición por fraguarse una brillante carrera literaria. Va por buen camino.

P:¿Cómo se inició en la literatura?

Empecé muy temprano, leyendo a los románticos y entre ellos destacaría a Bécquer y Larra, posteriormente amplié mis horizontes y leí a autores europeos, como Poe, Maupassant y otros autores de la época. De ellos he tomado un afán por ir más allá de la realidad, el interés por un aspecto fantasioso dentro de mis obras. Fueron ellos los que me animaron a escribir, especialmente Bécquer.

P: ¿A qué autores de la actualidad destacaría?

El realismo mágico y García Márquez son, en mi opinión, lo más destacable de los últimos tiempos y también me parece interesante una nueva corriente de autores que ha aparecido en los últimos años y que encabeza Juan Manuel de Prada, estos autores están tomando el relevo de escritores como Cela y Umbral.

Sum. La literatura se inserta en una sociedad en la que impera el aspecto económico

P: Enlazando con de Prada y el polémico Premio Planeta ¿Qué opina de la manipulación que se produce en los premios literarios de importancia?

Es algo normal, la literatura se inserta en una sociedad en la que impera el aspecto económico en cualquier actividad, por tanto, los premios deben garantizar un éxito de ventas que sólo garantizan los escritores conocidos.

P: Entonces, ¿tienen los jóvenes las puertas de la publicación cerradas?

No creas, actualmente las editoriales están interesadas en los jóvenes valores, aunque detrás de esto se encuentra una razón comercial: hay que conseguir nuevos escritores que vendan y escriban bien. Ningún editor se quiere perder a los nuevos valores y esto favorece la publicación y la aparición de gente como el citado de Prada, aunque no nos engañemos, no todos los jóvenes publicados tienen la calidad de este.

P: ¿Se puede hablar de literatura joven?

Existe una sola literatura, pero dentro de ella existen multitud de estilos y de vivencias. Los jóvenes narran hechos muy diferentes a los escritores maduros. En ocasiones los jóvenes escriben sobre temas triviales, ya que no tienen la experiencia de los autores mayores. El estilo además viene dado por la madurez, que da estilo propio y permite pulirlo.

P: ¿Ha encontrado dificultades en la publicación de sus obras?

Sí, cuando eres tan joven y acudes a las editoriales para presentar un libro no sueles conseguir nada. Es necesario acudir a los premios literarios para publicar y abrirse paso en este mundillo. Los premios son fundamentales en la literatura, es necesario recurrir a ellos.

P: ¿Se fomenta la literatura desde las instituciones?

Creo que se fomenta la lectura y, de este modo, indirectamente, la escritura. Habitualmente se conceden premios por toda una obra literaria a escritores veteranos y ello hace que la gente se anime a leer las obras de los mismos.

P: Usted estudia periodismo ¿Cuál es la relación entre el periodismo y la literatura?

Una relación de intercambio. Sobre todo de autores. Forman un grupo, el grupo de la escritura y en ocasiones el de la creación artística. En cualquier caso, el periodismo no requiere las exigencias de la literatura, sino otras diferentes. El periodismo es mucho más práctico que la literatura; es algo que a la gente le sirve, en un mundo totalmente orientado hacia la funcionalidad.

P: Hablando de su obra, ¿Qué influencia ha ejercido su venida a Madrid?

La gran ciudad es muy diferente. Literariamente te aporta un enriquecimiento, sobre todo en los personajes. La mezcla de personas de Madrid conlleva una riqueza, una ampliación de la vida y de los sentimientos. Te abre los ojos a la gran masa urbana, a veces carente de humanidad, y te acerca a determinadas instituciones o grupos. Pero fundamentalmente te otorga muchas posibilidades.

P: Su anterior novela estaba ambientada en el ámbito rural y relacionada con el mundo de la caza, ¿va a cambiar los ambientes su estancia en Madrid?

Madrid me ha mostrado unos paisajes humanos, una nueva especie humana, algo cercano a La Colmena; el modo en que interactúa la ciudad sobre las personas. Los personajes en La lágrima de la bestia eran demasiado lineales, ya fuera por llevar una vida más sencilla o por el ambiente rural y menos complejo en que se movían. La ciudad complica a las personas.

P: ¿Esto le hace conectar con una literatura más contemporánea?

Introducir a un personaje en la ciudad no te hace ser contemporáneo, entre otras cosas porque en mis obras la ciudad no es la protagonista, ni siquiera el marco. El marco es la mente del personaje y el protagonista es él, su esencia. Me he acercado a la literatura contemporánea en el fondo, en el estilo me siento atraído por el realismo mágico.

P: ¿Que papel desempeña la realidad y la fantasía en sus obras?

No busco reflejar la realidad. Ésta no me interesa ni al leer ni al escribir. Busco algo más allá de la realidad. Busco el interior de las personas, el instinto común a la especie humana, la parte animal, que ya está reflejada en La lágrima de la bestia. Este aspecto de nosotros que no se manifiesta claramente y que no queremos dar a conocer.

Sum. Los grandes sentimientos son innatos.

P: ¿Tiene esto que ver con la bondad o maldad humana?

Sí, pero va incluso más allá. Es algo inclasificable, que está ahí para bien o para mal y merece tener reflejo, aunque en ocasiones estos instintos sean ahogados por la racionalidad. Los grandes sentimientos son innatos y muchos de ellos los compartimos con los animales, sólo la racionalidad nos separa de ellos. Este aspecto no se suele ver en las personas a simple vista, son grandes pasiones como la atracción, la venganza, la sensualidad, el amor, etc... Forman parte de nosotros y marcan nuestra vida, son la esencia y la clave de los personajes.

P: Entonces ¿tiene su literatura un aspecto psicológico fundamental?

Es importante el análisis psicológico de uno mismo, para saber que instintos estas buscando; instintos que todo el mundo tiene y por ello puedes encontrar en ti. Trato de introducir al personaje en situaciones límite, para descubrir ese aspecto oculto del que te hablo y que sólo surge en estas situaciones. Es un estudio de reacciones.

P: ¿Sitúa al personaje en un lugar extremo y lo deja actuar para que saque al exterior lo más interno?

Hago que actúen y provoco la respuesta que me interesa. Busco respuestas que jamás se darían, pero que cabría una mínima posibilidad de que se dieran y merece ser estudiada. El instinto real a través de la situación irreal, límite. Me aburre lo cotidiano, por eso busco un trasfondo que encuentro en las situaciones irreales, fantasiosas. Para mi, eso es la literatura.

P: ¿Ha notado un crecimiento de su madurez literaria?

Creo que sí. Sobre todo por que ya no soy tan conformista; antes mi papelera no se llenaba, ahora, sí. Además he ido aumentando el provecho de los personajes. Ahora soy capaz de exprimir el personaje. Además han crecido mis vivencias, me he enriquecido también personalmente.

P: ¿Cómo es el proceso de creación literaria?

Es muy complejo. Existe siempre el temor al folio en blanco. Primero decides qué estás buscando, cuando lo has encontrado, piensas en cómo lo vas a reflejar, en cómo lo vas a enfocar. Es una serie de preguntas que te vas respondiendo poco a poco en el papel, casi sin darte cuenta.

P: ¿Mantiene un horario concreto o espera la llegada de la inspiración?

No, hay momentos en los que me apetece crear y otros en que no, pero, aunque pase días sin escribir, no pasan ni tres horas sin pensar que tengo eso ahí y me van surgiendo ideas, que a veces son buenas y utilizo y a veces simplemente las olvido. A veces me he visto obligado a crear y he sido incapaz. La inspiración es encontrar el momento justo en el que tu capacidad creativa se encuentre al más alto nivel. Pero cuando llega la inspiración lo mejor es que te encuentre trabajando. Es importante dedicarle mucho tiempo para madurar y para encontrarte a ti mismo.

P: ¿Cómo se aprende a escribir?

A escribir se aprende escribiendo y habiendo leído mucho. La lectura te enseña un camino con bifurcaciones que uno mismo va creando y que se sigue a lo largo de toda la vida. La lectura debe ser constante en cualquier escritor

P: ¿Qué ambientes debe vivir un escritor?

No tiene que vivir todo tipo de ambientes, pero debe conocerlos. Debe saber reflejar distintos ambientes, distintos personajes y distintas vivencias y para ello hay que conocerlos. Esto es la cultura y se aprende mediante la experiencia y mediante la lectura, que son complementarias. La experiencia da sensaciones y la lectura profundiza en temas que uno es incapaz de observar o vivir.

P: ¿Cuál es la situación de su obra?

Estoy buscando mayor complejidad, que una obra pueda contener gran diversidad de personajes y de respuestas a un mismo estímulo. Mi próxima obra que espero se titule El manifiesto de los gatos trata de la convivencia en un espacio cerrado de personas muy diversas, de diferente edad, cultura, etc y de las diferentes respuestas de las mismas a un mismo problema, un problema irreal y exagerado. Espero ser menos lineal que anteriormente.

P: ¿Cuál es el fin general de la literatura?

Crear algo fuera de lo común, que se pueda aprovechar y se disfrute de ella.

P: ¿Por qué escribe?

Porque tengo una conciencia del hombre que sólo puedo mostrar mediante la escritura y tengo que mostrarla como forma de desahogo, forma creativa o forma de ganarme la vida. Escribo para los demás, por su comprensión, aceptación o admiración y de este modo escribo para mi, para estar tranquilo conmigo mismo. Poner el fin en una obra es lo que más realizado me hace sentir.

“No busco reflejar la realidad, busco el interior de las personas”

“El fin de la literatura es crear algo fuera de lo común”