Elección de sexos: Bebé a la carta

Principios éticos. Tecnologías reproductivas. Bioética. Niños. Niñas. Clonación. Investigación genética. Biotecnologías

  • Enviado por: L0ba
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 5 páginas
publicidad
publicidad

ELECCION DE SEXOS

“BEBES A LA CARTA”

INDICE:

*Así como lo soñaste

*¿Y si la tecnología pudiera aplicarse a los humanos?

*Supermanes a la carta

* Nuevas tecnologías reproductivas y bioética

ASI COMO LO SOÑASTE

Ahora con la alteración genética para prevenir enfermedades y curar otras antes de nacer, la humanidad se cuestiona si el mundo ahora pertenecerá a quienes se encuentren genéticamente manipulados para triunfar.

¿Y SI LA TECNOLOGÍA PUDIERA APLICARSE A LOS HUMANOS?

Es ahora el momento de discutir como sociedad las repercusiones a largo plazo de esta posibilidad, que en pocos años podría ser factible. El debate se dificulta pues ya existen aplicaciones de la terapia genética con las que poca gente podría mostrarse en desacuerdo.

Los médicos pueden buscar en los fetos enfermedades genéticas como la fibrosis cística y distrofia muscular de Duchenne, que quizás un día será posible tratarlas in útero. Las pruebas prenatales diseñadas para erradicar enfermedades hereditarias que son características de uno u otro género, como la hemofilia, se utilizan para ayudar a que los padres tengan hijos del sexo que no corre peligro. La línea en cuanto a lo que es aceptable y lo que rebasa los límites es difícil de trazar. Sabemos que la tecnología en muchas ocasiones, responde a las demandas del mercado.

De ser posible alterar la genética para producir niños más inteligentes, ¿quiénes serían los beneficiarios de esta tecnología?, ¿Sería accesible para todos, o solamente para aquellos con mayor capacidad económica?



Los expertos en bioética se preocupan por que se generara una sociedad segmentada del tipo de la descrita en la novela de ciencia-ficción Un mundo feliz de Aldous Houxley, donde las personas con un CI (Coeficiente Intelectual) mejorado formaran una clase separada. La emoción en torno a los experimentos con los superratones nos habla también de nuestros valores. Nuestra obsesión por el éxito se demuestra en que pensamos que una de las mayores ventajas para una persona inteligente es que tendría más posibilidades de lograr el éxito profesional o personal, aunque sabemos y conocemos personas inteligentes que no son lo uno ni lo otro. Estas interrogantes están vivas, demostrándonos por qué las cuestiones científicas nos conciernen a todos.

SUPERMANES A LA CARTA

Para empezar, con actividades como ésta y la fertilización "in vitro", se le resta a la mujer su importancia radicada en su función de procreadora de vida, para pasar a simple productora de óvulos fecundables, hormonas y muestras de células y tejidos, como un mero "instrumento" de la ciencia, en lugar de ser la protagonista del suceso. No sólo eso, está la posibilidad de crear úteros artificiales, último paso para la producción "en laboratorio" del ser humano.

Algo que ya se está practicando es el poder seleccionar de antemano el sexo del bebé en gestación, algo así como "bebés a la carta", donde se puede checar el menú y escoger si se desea un niño o una niña. Los pequeños ya no serán simplemente como antes, aceptados con sus defectos y virtudes, sino que se convertirán en menos que mercancía.

Hace cientos de años que el hombre sueña con la creación de la Raza Suprema, una especie de Súper-hombres con ingenio y belleza excepcionales (uno de los ideales de Hitler). Para esto, la clonación permitiría seleccionar a aquellas personas con más cualidades físicas y mentales, por lo que el valor de la gente ya no se mediría por su calidad de personas, sino como en el ganado, por quiénes permitirían hacer mejoras a la especie.

Las relaciones sociales fundamentales, tales como la consanguinidad, el parentesco y la paternidad o maternidad, se verían completamente afectadas, e incluso podrían llegar a desaparecer en medio de la confusión. Una mujer puede ser hermana gemela de su madre, carecer de padre biológico y ser hija de su abuelo.

Hay que considerar muy seriamente la dignidad de la persona clonada, que vendrá al mundo como una "copia" (aunque sea sólo copia biológica) de otro ser. En efecto, esta práctica causaría un profundo malestar en el clonado, cuya identidad psicológica corre serio peligro por la presencia de su "otro".

NUEVAS TECNOLOGIAS REPRODUCTIVAS Y BIOÉTICA

La investigación genética está produciendo una verdadera revolución e influyendo en la vida de hombres y mujeres. Su desarrollo e implementación ha permitido no sólo solucionar la infertilidad de millones de parejas o mejorar y predecir enfermedades, sino también ha procurado las herramientas necesarias para que el ser humano transforme su propia especie, con los riesgos que ello comporta.

Hasta hace poco más de dos décadas, la procreación, es decir, los procesos de fecundación, de gravidez y parto, sucedían exclusivamente en el cuerpo femenino. El avance científico-tecnológico aplicado a la reproducción biológica humana ha producido cambios profundos en este sentido que han dado origen a nuevos fenómenos: la fecundación "in vitro"; los bebés "probeta", el arriendo de úteros, el congelamiento de embriones, entre otros.

El desarrollo de la ingeniería genética y sus posibilidades de manipulación de los genes representa esperanzas y amenazas para la humanidad en la medida que, por una parte, aportan perspectivas nuevas para la cura de enfermedades, medicamentos y producción de alimentos y, por otra, el peligro de hacer mal uso de esas posibilidades al intervenir el genoma humano, es decir, el conjunto de genes que conforman la especie humana.

La bioética, disciplina orientada a evaluar críticamente el desarrollo de las biotecnologías y su impacto en el ser humano, tiene distintas miradas y perspectivas dependiendo de la cultura de la sociedad de donde emerge o de la disciplina (medicina, teología, filosofía) de quien manifieste una posición determinada.

Desde el movimiento de mujeres, desde el feminismo, existen distintas posiciones en relación a la bioética, algunas contrarias a la reglamentación de cualquier biotecnología y otras que exigen el control de esas biotecnologías por las mujeres ya que, según esa corriente, pueden garantizar su libertad y autonomía.

La revolución de las biotecnologías es, indudablemente, uno de los grandes problemas al que se ve enfrentada la humanidad y que, de manera muy particular, afecta a las mujeres.

Abrimos el debate sobre estos temas e invitamos a lectoras y lectores a aportar información, a escribir sus reflexiones, vivencias y perspectivas.