El salvaje de Aveyron; Jean Itard

Pedagogía. Niño salvaje. Víctor. Desarrollo de la inteligencia. Evolución humana. Capacidades comunicativas y sociales

  • Enviado por: Viti
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 5 páginas
publicidad
publicidad

RESUMEN

Hacia mediados del siglo XVII, se encontró en unos bosques de Francia a un niño salvaje, que había vivido sin cultura, solo en el mundo, arreglándoselas como podía.

El hallazgo de este niño, al que llamaron Víctor, fue bienvenido por la ciencia y la filosofía, ya que podía responder a muchas preguntas a cerca de cómo somos realmente, si es cierto que tenemos ideas innatas, y si en verdad el hombre es social por naturaleza. Para intentar responder a estas preguntas muchos médicos, filósofos y gente de la cultura se interesaron por el caso, pero quien en verdad llevó todo el proceso fue el médico Jean Itard.

El joven Itard fue el encargado de llevar todo el proceso de estudio y educación de Víctor, un joven de unos 11 o 12 años, que según los estudios de muchos grandes pensadores, era un autentico animal y además presentaba signos de una discapacidad psicológica y que por tanto no cabía la posibilidad de ser educado. Pero Itard no pensaba esto, sino que creía que era un chico normal, pero en un ambiente inadecuado, que hizo que sus sentidos y su inteligencia no se desarrollasen. Para intentar mejorar estas aptitudes, elaboro un plan de trabajo, en el que intentaría:

  • Vincularlo a la vida social haciéndosela mas dulce.

  • Hasta el momento su vida se reducía a cuatro cosas, dormir, comer, no hacer nada y correr por el campo, y había que hacerlo feliz siguiendo estas costumbres, y para ello, Itard lo acompaña de paseo, y le da todo aquello que él necesita para ser feliz, pero se dio cuenta que tenia que dar un paso más, no podía seguir así, ya que Víctor no avanzaba casi en su educación.

  • Despertar la sensibilidad de sus sentidos.

  • Algunos filósofos dicen que la sensibilidad depende del grado de civilización, y eso se demuestra con Víctor, ya que, refiriéndose al tacto, sentía indiferencia entre el frío y el calor, lo mismo salía desnudo a la nieve que cogía un brasa hirviendo sin el mínimo indicio de dolor. El olfato también lo tenia poco desarrollado, ya que podía dormir tranquilamente en sus excrementos sin ninguna reacción. El oído era lo que más insensible parecía, ya que después de disparar un arma cerca de él, ni se inmutó, aunque si reaccionaba al oír el sonido de romper una nuez, ya que estas le gustaban. Su vista parecía más la de un animal, ya que no era capaz de fijarla en nada.

    Para intentar desarrollar estos sentidos, uso técnicas, como darle baños en agua caliente para así despertar su sentido del tacto, con lo que logro grandes resultados. También se las arreglo para mejorar su olfato, consiguiendo así la sensibilidad necesaria para llegar a estornudar, cosa que nunca había hecho. El gusto lo desarrollo hasta tal punto en el que ya no comía nada que estuviese sucio ni poco hecho. Itard se dio cuenta de que le podía desarrollar el tacto, gusto y olfato, pero no el oído y la vista, ya que eran mucho mas complejos. Lo hacia sufrir con estas pruebas, pero también se ocupaba de que fuese feliz, jugando y dándole cosas que le gustaban.

  • Ampliar su mundo dándole nuevas necesidades y relaciones.

  • Este fue un objetivo muy difícil, ya que Itard tuvo que encontrarle un placer y hacer de él una necesidad. Esto lo consiguió con las comidas, y a partir de ahí, empezó a estudiar sus reacciones. Cada vez que iban comer fuera, Itard se vestía elegante, y a partir de detalles como este, Víctor ya lo notaba, esto, aunque parezca una tontería, ya que incluso un perro es capaz de eso, fue un avance muy importante, ya que al inicio nadie podía negar que su inteligencia era inferior a la de un animal de compañía. También hizo que sintiese afecto por una mujer, ya que ella le daba cosas que le gustaban, así que cuando la veía se ponía feliz, y si pasaba mucho tiempo sin verla se enfurecía.

  • Provocar el uso de la palabra mediante la necesidad.

  • Este apartado fue un autentico fracaso, ya que se lograron muy pocos avances. Se sabia que Víctor no era sordo, ya que era capaz de oír el mas mínimo sonido de algo que necesitase o que le gustase, aunque hacia lo demás mostraba indiferencia. Pero para hablar no solo hay que escuchar, sino también articular sonidos, cosa que consiguió tras muchos esfuerzos. El primer sonido que emitió fue “lait”, leche en francés, que se lee “le”, pero no la pronunciaba por necesidad como Itard quería, sino por relación, para haber tenido éxito, tenia que haber pronunciado antes de recibir, y así mantener una comunicación. De esta manera consiguió algunos avances, aunque insignificantes, y una de las razones por las que quizás no aprendía era porque no lo necesitaba, todas sus necesidades se resolvían de forma fácil mediante gestos, así que no necesitaba aprender a hablar para hacer lo que quisiera.

  • Ejercitar las operaciones mas simples del espíritu sobre los objetos.

  • Itard intento por todos los medios mejorar las capacidades comunicativas de su paciente, y para ello ideo multitud de juegos y ejercicios que le obligaban a pensar. Estos ejercicios consiguieron grandes avances y demostraron la capacidad de pensar de Víctor.

    Itard resume todos sus estudios en:

    • El hombre en estado natural es más inferior e indefenso de los animales.

    • Lo que hace que el hombre esté por encima de los demás animales, es su superioridad moral, con el consiguiente desarrollo en sociedad.

    • Las ventajas de la superioridad moral, cuya principal expresión es la palabra, se aprovechan en la infancia, que es cuando podemos aprender.

    • Las ideas de todo hombre están relacionadas con sus necesidades.

    • La enseñanza debe ser guiada por la medicina moderna.

    OPINÓN PERSONAL

    En general el libro es muy interesante al mostrar las evoluciones y nuevas experiencias de Víctor. Lo que más me llama la atención es la paciencia y ganas de trabajar y progresar que tuvo Jean Itard, porque trabajar con alguien como Víctor debía de ser desesperante. No me gustó alguna actuación de Itard al hacer sufrir al niño para solo para obtener resultados, poniendo por delante los resultados a la felicidad del niño.

    FICHA BIBLIOGRÁFICA

    El salvaje del Aveyron: psiquiatría y

    pedagogía en el iluminismo tardío.

    Ed. Centro editor de América Latina

    (Biblioteca Total)

    Buenos Aires, 1978

    Jean Itard , Philippe Pinel