El príncipe; Nicolás Maquiavelo

Filosofía renacentista. Pensamiento maquiavélico. Conservación del poder político. Principados. Cualidades políticas. Autoridad y virtud

  • Enviado por: A. González
  • Idioma: castellano
  • País: México México
  • 6 páginas

publicidad
cursos destacados
Iníciate con Ableton Live
Iníciate con Ableton Live
El curso da un repaso general por las órdenes y menús más básicos, para poder generar...
Ver más información

Iníciate en LOGIC PRO 9
Iníciate en LOGIC PRO 9
Vamos a ver de manera muy sencilla y en un breve paseo de poco más de una hora como funciona uno de los...
Ver más información


CAPITULO I

“DE LAS DISTINTAS CLASES DE PRINCIPADOS Y DE LAS FORMAS QUE SE ADQUIEREN”

  • Estados y Dominios: Principados y Repúblicas.

  • Principado: Heredado (Por familia) y tomado por la fuerza (por las armas y las armas de otros).

CAPITULO II

“DE LOS PRINCIPADOS HEREDITARIOS”

  • Es más fácil conservarlo.

  • El heredero no alterará el orden establecido por el príncipe anterior.

  • Deben contemporizar los cambios que pueden producirse.

  • Debe permanecer dentro del estado a menso que sea arrojado del mismo.

  • El príncipe heredero es mas amado por el pueblo.

  • Debido al tiempo que lleva la dinastía, los recuerdos de cómo llegó al poder y de los errores ya han sido borrados.

CAPITULO III

“DE LOS PRINCIPADOS MIXTOS”

  • Cuando tomas un principado, tienes los siguientes problemas. Ofendes a los súbditos que se encuentran en el principado anterior y además no puedes confiar en aquellas personas que te ayudaron a tomarlo, ya que ellos querrán mas poder, al no quedar contentos con lo que obtuvieron, pero sobretodo porque como ellos son conocidos tendrán mas poder que el nuevo príncipe.

  • El nuevo príncipe tiene que quedarse a vivir dentro de su nuevo principado, para tener mas presencia, así lo respetaran mas y podrá resolver de inmediato los problemas que se presenten.

  • En caso de que se decida dejar las leyes existentes, entonces todo cambia ya que el pueblo queda feliz y las colonias son más rentables.

CAPITULO IV

“POR QUE EL REINO DE DARIO , OCUPADO POR ALEJANDRO, NO SE SUBLEVO CONTRA LOS SUCESORES DE ESTE, DESPUES DE SU MUERTE”

  • Existen dos tipos de gobernación de principado: uno el del príncipe que elige de entre sus siervos a sus ministros y el que los elige de entre los nobles que están por la antigüedad de su linaje.

  • Un estado donde manda un hombre y todos los demás son siervos, es difícil conquistarlo debido a que nadie te abre la puerta, es decir nadie te facilita las cosas, pero una vez conquistado es mas fácil conservarlo.

  • Un estado donde hay nobles, es fácil conquistarlo debido a la ambición e inteligencia de los cercanos al príncipe, te facilitan las cosas, pero una vez conquistado es difícil conservarlo.

  • Conservar un estado o principado no depende de la virtud del conquistador, sino de la naturaleza de lo conquistado.

CAPITULO V

“DE QUE MODO HAY QUE GOBERNAR LAS CIUDADES O PRINCIPADOS QUE, ANTES DE SER OCUPADOS, SE REGIAN POR SUS PROPIAS LEYES”

  • Hay tres modos de conservar un estado.

  • Destruirlo.

  • Residir en el nuevo estado.

  • Dejarlo que se sigan imponiendo sus propias leyes y cobrar tributo, estableciendo un gobierno conformado por pocas personas.

CAPITULO VI

“DE LOS PRINCIPADOS NUEVOS QUE SE ADQUIEREN POR LAS ARMAS PROPIAS Y EL TALENTO PERSONAL”

  • Los principados de la nueva creación, son mas o menos difíciles de conservar, según sea mas o menos hábil el príncipe que los adquiere.

  • Los principados no solo se adquieren por azar, también por virtud (Moisés). Virtud (habla con dios) y azar (encontrón a un pueblo oprimido).

  • Los que tienen caminos semejantes a aquellos y adquieren un principado con dificultades, lo conservan.

  • Una dificultad son las leyes nuevas y las costumbres, ya que es difícil implantarlas para el estado.

  • Se tendrá que ver si los innovadores lo son por si mismos o dependen de otros.

  • Si suplican para llevar a cabo su obra o se imponen.

CAPITULO VII

“DE LOS PRINCIPADOS NUEVOS QUE SE ADQUIEREN CON ARMAS Y FORTUNA DE OTROS”

  • Los que se convierten en príncipes por suerte, poco esfuerzo necesitan para serlo, pero mucho para mantenerlo.

  • Las dificultades por supuesto aparecen una vez instalados, ya que no recorrieron ningún camino para llegar a donde están.

  • Si no tienen carácter de mando difícilmente mantendrán el principado. Es necesario que tenga carácter y haga raíces en su mandato.

  • El príncipe tiene que llegar al estado y defenderlo a costa de lo que sea, actuando con talento y dureza ya que esta será la única manera de mantener su estado.

CAPITULO VIII

“DE LOS QUE LLEGARON AL PRINCIPADO MEDIANTE CRIMENES”

  • Existen otras dos formas de llagar a un principado, la primera es por un camino de perversidades y delitos y la otra es por el favor de los conciudadanos.

  • Un hombre que llaga por medio de perversidades, depende del buen o mal uso que haga de la crueldad, es decir, si un hombre es malo, hará que lo respeten y conservará el estado, siempre y cuando no exceda en el uso de la fuerza, así mismo alguien que no lo haga perderá el principado ya que nadie aguantará su poca crueldad. Con esto decimos que debe seguir la misma línea si ya empezó con crueldades las tendrá que continuar para que no se le levanten en armas, si no lo ha hecho mucho no excederse en las crueldades.

  • Un hombre que llega por medio de perversidades de igual forma se le dificultó llegar a donde está, debido a esto tratará de mantenerlo.

CAPITULO IX

“DEL PRINCIPADO CIVIL”

  • Aquel ciudadano que gracias a sus compatriotas es elegido o nombrado príncipe.

  • El llegar a el no habla de suerte, mas bien de méritos por los cuales el pueblo lo apoya.

  • Puede ser presentado por el pueblo o por los nobles.

  • Cuando el pueblo elige un príncipe, los nobles lo aceptan pero en le fondo ellos tratará de manejarlo.

  • El que llega con ayuda de los nobles se mantiene con dificultad, ya que no puede mandar a los nobles como el quisiera.

  • Un príncipe no podrá gobernar cuando el pueblo es su enemigo, ya que son la gran mayoría, en cambio cuando los nobles están en contra si puede porque no son un gran numero.

  • El pueblo pide no ser oprimido, con esto el príncipe estará tranquilo, es un principado donde hay que complacer en ciertas cosas al pueblo para mantenerse.

CAPITULO X

“ COMO DEBEN MEDIRSE LAS FUERZAS DE TODOS LOS PRINCIPADOS”

  • Se mide en la manera en que un príncipe puede mantener a un Estado, es decir si se puede mantener por sí mismo o necesita la ayuda de otros para mantenerlo.

  • Un estado que se puede mantener por si mismo, es aquel que tiene hombres, dinero para levantar un ejercito y defenderse.

  • Un estado que no puede mantenerse por si mismo, es aquel que necesita que lo ayuden a defenderse.

  • Un príncipe que tiene la confianza de su pueblo será muy bien defendido, príncipe en el que no confíe el pueblo no lo defenderán.

CAPITULO XI

“DE LOS ESTADOS ECLESIASTICOS”

  • Todas las dificultades existen antes de poseerlos.

  • Se adquieren por valor o por suerte, se conservan sin la una ni la otra, dado que se apoyan en antiguas instituciones religiosas, que mantienen a sus príncipes.

  • Son los únicos que tienen estados y no los defienden, súbditos y no los gobiernan, a pesar de esto no les son arrebatados.

  • No se rebelan pro temor a la grandeza de la iglesia.

CAPITULO XII

“DE LAS DISTINTAS CLASES DE MILICIA Y DE LOS SOLDADOS MERCENARIOS”

  • Las tropas con las que un príncipe defiende su estado son, propias, mercenarias, auxiliares o mixtas.

  • Las mercenarias y auxiliares son inútiles y peligrosas.

  • Gobierno que descanse en tropas mercenarias nunca estará seguro ni tranquilo, ya que los mercenarios son desleales y ambiciosos.

  • En tiempos de paz atacan al príncipe y en tiempo de guerra no lo defienden porque arriesgan su vida solo por dinero.

CAPITULO XIII

“DE LOS SOLDADOS AUXILIARES, MIXTOS Y PROPIOS”

  • Las tropas auxiliares son inútiles, son aquellas que piden a otro príncipe poderoso para que nos socorra y defienda.

  • Son tropas unidas que siguen ciegamente a su jefe, son mas peligrosas que las mercenarias.

  • La victoria con armas propias en realidad es del principado que las posee, todos los príncipes deberían basar su defensa en soldados propios.

  • Los mixtos son mejores que los mercenarios o que lo auxiliares, pero peores que las propias, debido a que la parte contratada puede traicionar y atacar a los que les están pagando.

CAPITULO XIV

“DE LOS DEBERES DE UN PRINCIPE PARA CON LA MILICIA”

  • Un príncipe no debe preocuparse por otra cosa que no sea el arte de la guerra, y lo que a su orden y disciplina correponden.

  • Los príncipes que han pensado mas en la diversión que en la armas han perdido su estado.

  • En tiempos de paz debe ejercitarse mas que en los tiempos de guerra.

  • Debe tener bien organizadas sus tropas y salir de caza para practicar en terrenos adversos y desconocidos.

  • El príncipe debe estudiar las historia de las guerras y debe seguir el ejemplo de los grandes estrategas militares.

CAPITULO XV

“DE AQUELLAS COSAS POR LAS CUALES LOS HOMBRES Y ESPECIALMENTE LOS PRINCIPES SON ALABADOS O CENSURADOS”

  • Los príncipes deben tener mucho cuidad al realizar cualquier acto, debido a que el pueblo lo criticara por cuanto haga, de distintas y contrastantes formas pero lo harán por ejemplo, lo pueden tachar de avaro o pródigo, dadivoso o rapaz, traidor o leal, cruel o clemente.

  • Un príncipe debe tener un balance en sus actos para evitar comentarios, ya que ninguno de ellos es conveniente.

CAPITULO XVI

“DE LA PRODIGALIDAD Y DE LA AVARICIA”

  • Un principado con prodigalidad es aquel en el que el príncipe gasta de manera excesiva el dinero.

  • Un principado con gastos excesivos pierde dinero para entrar en guerra, o bien para defenderse de los ataques enemigos.

  • Por eso un principado con pocos gastos es calificado de avaro y el príncipe de tacaño.

  • Pero debido al poco gasto el principado tiene dinero para conquistar nuevas tierras my esto el pueblo lo toma como un regalo y justifica su avaricia.

  • Nunca un príncipe tacaño ha tenido un fracaso.

CAPITULO XVII

“DE LA CRUELDAD Y LA CLEMENCIA Y SI ES MEJOR SER AMADO QUE TEMIDO O SER TEMIDO QUE AMADO”

  • Todos los crueles deben ser tenidos por clementes que por crueles.

  • Deben tener cuidado con esta clemencia, debido a que puede perder el control.

  • El pueblo con pocos castigos, tratará de salirse de control debido a que cree tener un poco mas de libertad, por eso es necesario algo de crueldad.

  • Un príncipe debe proceder con moderación, siempre siendo clemente cuando debe y cruel cuando se necesita.

  • Enfrente del ejercito el príncipe debe tener fama de cruel, ya que se le respetará y en cambio si tiene fama de clemente no se le tomará en cuanta de la misma manera.

  • El amar depende de la voluntad de los hombres y el temer depende de la voluntad el príncipe.

CAPITULO XVIII

“DE QUE MODO DEBEN LOS PRINCIPES CUMPLIR SUS PROMESAS”

  • Un príncipe que cumple su palabra, que obra con rectitud, es muy admirado.

  • Pero la historia nos dice que los príncipes que han faltado a su palabra, que han corrompido lo dicho, son aquellos que han logrado grandes empresas.

  • Un príncipe debe saber comportarse como hombre y como bestia.

  • Hay que ser hombre para poder pensar y saber que puede ocurrir y bestia para enfrentarse a los problemas y batallas que se puedan dar.

  • Un príncipe puede ser de la manera en la que todo amigo o enemigo quieren que sea, pero en realidad, a la hora de la verdad salga el verdadero hombre que le príncipe tiene dentro para tomar cualquier decisión.