El príncipe; Nicolás Maquiavelo

Filosofía renacentista. Pensamiento maquiavélico. Conservación del poder político. Contexto histórico: Florencia y los Médicis

  • Enviado por: An9214
  • Idioma: castellano
  • País: Costa Rica Costa Rica
  • 8 páginas
publicidad
publicidad

El Príncipe de Maquiavelo

En la segunda mitad del año 1513, Nicolás Maquiavelo interrumpió el trabajo que realizaba en los: discursos sobre la primera década de Tito Livio, para escribir un pequeño libro: De los principados, con la intención de enviárselo a Juliano de Medici, a la sazón en el poder en Florencia, para ver si con ello reconquistaba su antigua posición de secretario de la segunda cancillería. O bien si obtenía cualquier otro puesto al servicio de los nuevos señores de la ciudad.

Juliano desapareció del poder antes de que le pudiera enviar la obra. Maquiavelo jamás reconquistó su antigua posición en el gobierno de Florencia y Lorenzo el magnifico. La posteridad ha conocido dicha obra con el nombre de El Príncipe.

Esta obra fue muy leída por los gobernantes deseosos de conservar el poder, aunque públicamente la rechazaran como inmortal.

No es hasta en la segunda mitad del siglo XIX cuando Maquiavelo comienza a ser leído con cierta simpatía. En particular en Italia adquiere una resonancia extraordinaria.

Algunos elementos del contexto histórico.

Para entender el pensamiento político de Maquiavelo es necesario hacer referencia a las cosas más importantes que ocurrieron mientras vive.

A finales del siglo XV y primeros del XVI el fenómeno más amplio que se está desarrollando es el acabarse de un mundo para dar comienzo a otro, es el agotamiento medieval en lo: económico, filosófico y político, para dar pasó a la modernidad con el capitalismo, el desarrollo de la ciencia y la formación del estado nacional.

La primera fase de este proceso es la que se conoce como Renacimiento, se inicia en las ciudades Italianas.

Razones

  • Posiblemente por las características que tuvo el feudalismo en Italia.
  • Nunca desapareció la vida urbana
  • Rico comercio
  • Esto produjo el renacimiento en las artes, literatura y la ciencia.

Bien se podría decir que en Italia se produjo una actividad económica precoz con relación al desarrollo del capitalismo en el resto de Europa. Pero como tantas veces ocurre con las muestras de precocidad, para finales de siglo XVI Italia se encontraba muy atrás, no de toda Europa, sino de aquellas naciones que se habían transformado en estados modernos.

La formación del Estado Nacional es, en el campo político, el fenómeno más importante que esta ocurriendo en la época de Maquiavelo. En España la unión de Castilla y Aragón, la expulsión de los árabes y el descubrimiento de América permiten la formación de un estado unido y poderoso. Será un imperio tan vasto que en sus dominios jamás se pondrá el sol.

Maquiavelo en numerosas observaciones expresa su admiración por Fernando el Católico, que de rey de Aragón paso a ser cabeza del poderoso Estado Español.

En Francia cuando la autoridad del monarca absoluto, en particular la de Luis XI, consigue vencer las principales resistencias feudales y crear un marco de acción política tan amplio como lo están demandando las fuerzas económicas. Carlos VIII, que se beneficia directamente con esta eficaz acción política y más tarde Luis XII, serán los poderosos monarcas franceses que Maquiavelo constantemente cita. Sus intervenciones en asuntos de Italia, enfrentándose al poder de los Españoles, da ocación para que Maquiavelo señale con toda precisión la naturaleza del principal problema político que Italia tiene que resolver si quiere ser una nación independiente.

La dominación política se ha de hacer bajo una sola mano, la del monarca absoluto, superando la fragmentación medieval de los señores feudales y creando un estado nacional, la única forma suficientemente fuerte para ser viable en condiciones europeas del momento.

Un cuarto poder que actuara en el mundo político de Maquiavelo es el Sacro Imperio Germánico. Compuesto por diversos elementos que demuestran que aun no ha sido superado el caos señorial en el centro de Europa, el imperio tendrá una fuerza comprobable a la de los Estados ya modernos, como España, Francia o Inglaterra. Maquiavelo hará más de una observación acerca de Maximiliano, emperador que no goza de su simpatía por la indecisión y poca claridad que muestra en el manejo de la política.

Situación de Italia.

El comercio de Europa con Oriente, se realizaba por el mar Mediterráneo y a través de ciudades Italianas. Como Venecia, Florencia, Pisa, Génova, etc., experimentaron un crecimiento extraordinario en todos los órdenes. Venecia se convirtió en la primer potencia navalmediterránea y Florencia en la capital financiera de Europa. Pero la enorme riqueza que acumularon y la exquisita cultura que desarrollaron, no condujo a una unidad política de la península Itálica, sino que surgieron principados, repúblicas y señoríos y que vivieron en constantes luchas.

Esta fragmentación del poder encontró un principio de aglutinamiento en torno a cinco polos de fuerza:

  1. Estado Pontificio: El papa, después de haber fracasado en su intento de ejercer una autoridad Universal sobre todos los Cristianos, se fue convirtiendo poco a poco en tan solo un príncipe de Italiano. Los monarcas absolutos de los Estados Nacionales lo obligaron a cumplir este modesto papel de en el orden temporal. Sin embargo siempre conservo una gran autoridad, que como bien lo dijo Maquiavelo no era lo suficientemente grande como para unir Italia, pero si lo suficientemente fuerte como para mantenerla dividida.
  2. La poderosa república de Venecia: Durante largos años su dominio del mar fue indiscutible. Sus problemas comenzaron cuando empezó a intervenir en asuntos de la tierra, en las luchas por dominar territorios en la península Itálica, como Lombardía. Ahí ya no fueron maestros en sus armas y tuvieron que servirse de tropas mercenarias o extranjeras. Fue asi que llamaron a los franceses a su ayuda los cuales después se convirtieron en sus enemigos.
  3. Milán: Durante años fue gobernado por la familia Visconti. Luego un condotiero, Francisco Sforza, con maña y habilidad política, se apoderó de él. Luego un monarca francés nieto de valentina Visconti, lo reclama como suyo.
  4. Nápoles: Los españoles y los franceses lo condician, porque saben que su posesión significa poder desarrollar una política eficiente del dominio del mar mediterráneo.
  5. República de Florencia: Desde finales del siglo XIII una nueva forma de gobierno se ha establecido en la ciudad. Responde al nombre de señoria y esta compuesta por un consejo integrado por priores que representan a los comerciantes, artesanos y banqueros, se han desplazado del poder a la aristocracia nobiliaria. A la cabeza del gobierno estaba el gonfaloniero especie de primer ministro. Florencia llegó a ser poderosísima con el desarrollo de la banca y producción de telas. Las sucursales bancarias se encontraban en las principales ciudades de Europa y en los lugares más importantes del mediterráneo. Financiaron no solo comercio sino las actividades militares de numerosos reyes de los nacientes Estados así como también de los papas. Así se puede considerar como la capital financiera de Europa.

Los cinco polos de fuerza (Roma, Venecia, Milán, Nápoles y Florencia habían llegado a un acuerdo tácito de jugar a una política de equilibrio. Podían establecer acuerdos y zonas de influencia así como dominio de pequeños principados. Sin embargo este equilibrio no fue permanente sino más bien muy inestable.

La ciudad de Florencia.

La universidad de su pensamiento está directamente relacionada con la importancia que tuvo la ciudad donde nació, se educó, trabajo largos años y escribió sus obras.

Su gobierno está en manos de comerciantes y artesanos. La riqueza de la ciudad ha tenido mucho que ver con la elaboración de la lana y paños, pero, sin duda el extraordinario volumen que alcanza se lo debe al desarrollo de la actividad financiera, la banca.

En esta actividad sobresale una familia, los Medici, son muchos sus ilustres miembros. Cosme el viejo, su poderosa banca prestó dinero a papas, reyes y emperadores. Nieto suyo Lorenzo el magnífico, quien no solo aumentó el poder económico, sino que dio gran prestigio con la protección y el favorecimiento de las artes. Los más destacados talentos de la cultura, la escultura y las letras encontraron apoyo y financiamientos para realizar obras extraordinarias. El testimonio que ellas nos han dejado justifica plenamente el adjetivo de magnífico para Lorenzo de Medici y para el tiempo que gobernó Florencia.

A la muerte de Lorenzo lo sucede su hijo Pedro, que estará en el poder tan solo dos años. La intervención de Carlos VIII en los asuntos de Italia buscando los dominios de Nápoles, causó la caída de los Medici en 1494. La familia estará ausente del poder hasta 1512, cuando regresa gracias a los trastornos que causa la salida de Italia de los franceses expulsados por la enérgica política del Papa julio II.

Los Medici van a permanecer en el poder de Florencia de 1512 a1527, año en el que perderán el poder por el saqueo de Roma por las tropas de Carlos V. En este mismo año muere Nicolás Maquiavelo.

VIDA Y OBRAS DE MAQUIAVELO

Descendía de una familia noble. Su padre fue abogado y su madre una mujer culta. Recibió una cultura para un joven de familia holgada. Del turbulento período de 1494 a 1498, cuando Florencia fue gobernada por el monje Sabonarola, el no simpatizó con él. Este cayó en 1498 y asume un gobierno republicano con Pedro Soderino.

Tenía dos cancillerías o ministerios para realizar sus tareas. La primera atendía los asuntos internos. La segunda los externos y militares. A los 29 años Maquiavelo es nombrado Secretario de la Segunda Cancillería. Permanece 14 años hasta que asumen los Medici que perderán el poder en 1527.

Maquiavelo realizó su trabajo con gran talento. Salió fuera a realizar misiones. Se entrevistó con papas, obispos, reyes, el emperador, haciendo lucidos informes a sus superiores, que le ganaron prestigio y confianza por lo acertado de sus juicios.

El tiempo que Maquiavelo pasó ocupándose de los asuntos de la ciudad de Florencia en la segunda cancillería le proporciona una experiencia política muy valiosa. Será este material emperico uno de los fundamentos de su saber empírico.

Cae el gobierno republicano presidido por Pedro Soberini. De nuevo legan al gobierno de Florencia los Medici, en donde permanecerán hasta 1527, cuando de nuevo el equilibrio político de la península se ve alterado por las tropas extranjeras.

Durante los catorce años que los Medici están en el gobierno de Florencia llegan a ser muy fuertes no solo en esta ciudad sino en toda Italia.

Maquiavelo había sido un leal funcionario en el gobierno republicano de Florencia durante sus catorce años de servicio. Sin embargo, esto no le impidió aspirar a regresar al poder durante el periodo de los Medici. Estaba sin recursos, con una numerosa familia y dominado por la pasión del servicio público, del servicio activo de la política. Maquiavelo comprende que la familia Medici tiene en ese momento las mejores condiciones para realizar la gran tarea de la unión de Italia, pues domina Florencia y tiene un papa en Roma.

El Príncipe se lo dedica a Lorenzo de Medici, Duque de Urbino, con la intención de congraciarse con la poderosa familia y que sea llamado de nuevo a la función publica.

En este acercarse al la familia Medici, muchos lo han calificado como comportamiento cínico y ambicioso, y otros lo han justificado alegando su8 necesidad económica o su intensa vocación política. Así vemos que en 1527 cuando ya ha logrado algún grado de confianza y se le han asignado tareas políticas de cierta importancia, la familia Medici pierde el poder en Florencia y papa Clemente queda prácticamente prisionero en Roma, dominada por las tropas de Carlos V.

Llegan de nuevo al gobierno de Florencia los republicanos, antiguos amigos de Maquiavelo. Pero ahora no lo llamarán. Sus intentos de congraciarse con la familia de los Medici lo han enemistado con ellos. En la segunda cancillería es nombrado un personaje intrascendente. Muy posiblemente todo esto unido a los muchos años de trabajos y fatigas, llevan a Maquiavelo a la muerte.

Para la posteridad, los años de ocio de retiro de la función publica, fueron empleados por Maquiavelo en escribir sus mejores obras. No solo escribió de política, sino también se ocupo de las bellas letras, pues dejo varias obras de teatro.

Las principales obras políticas de Maquiavelo fueron:

  • Discursos sobre la primera década de Tito Livio
  • El Príncipe
  • La historia de Florencia
  • El arte de la guerra

Algunos han querido ver en los discursosun pensamiento más liberal, en oposición a El Príncipe en el que se hace una defensa del gobierno absoluto. No hay tal contradicción. Lo que ocurre es que el Príncipe es una obra limitada por lo que La realidad política impone. Es una referencia constante al ser de la política, a lo que es viable, en tanto que en los discursos Maquiavelo se ocupa no solo de estas cosas sino también del gobierno que le parece más adecuado, hacia el cual van sus referencias que no es otro que el de Roma Republicana, virtuosa y respetuosa de la ley.

Principales conceptos de Maquiavelo.

El concepto de historia: Maquiavelo entendía por historia algo totalmente diferente a lo que se entiende hoy. Generalmente este concepto se hoy es básicamente un fluir, cambio, desarrollo. Para Maquiavelo es una repetición, fenómeno cíclico, reiterativo, concepto de historia como maestra de la vida. La historia de su tiempo inspira a Maquiavelo y constituye el sustrato real de su sistema de ideas. “Todos los tiempos vuelven y nosotros somos siempre los mismos”, “La naturaleza humana parece invariable en la historia”

El concepto del Hombre: “El hombre es malo por naturaleza”. Maquiavelo en innumerables textos tanto del príncipe como de los discursos nos dice y repite que los hombre son malos volubles, cambiantes y solo hacen el bien por necesidad.

Esta concepción es lo que lleva a Nicolás a preguntarse si al gobernante le conviene más ser temido o amado. Este concepto es producto de la corrupción social y política de la época en la que vive.

El saber político de Maquiavelo señala tres elementos que tienen que ver directamente con la conducta del gobernante. Para lograr la eficacia política Maquiavelo señala tres elementos que tienen que ver directamente con la conducta del príncipe: La virtud, la fortuna y la necesidad.

El concepto de virtud (virtu):Este concepto es central en el pensamiento político de Maquiavelo. Se suele emplear este término para todo aquel complejo de aptitudes que permite a ciertos hombres el destacarse sobre la mediocridad general. La “virtu” maquiavélica no tiene nada que ver con el aspecto cristiano. Para Maquiavelo virtuoso es el príncipe que muestra una voluntad eficaz. Dicho en otros términos es cierta capacidad para la eficacia. Es imponer la voluntad, salir adelante en las dificultades, conseguir el éxito en las acciones políticas.

El papel que Maquiavelo le asigna a la voluntad eficaz, a la virtud, coincide con el espíritu del renacimiento y con todas las transformaciones que se están operando en muchos campos. Se trata de conquista para el hombre de amplios territorios que durante siglos estuvieron dominados por lo que se entendía era la voluntad de Dios.

Para que la voluntad del príncipe sea virtuosa ha de tener una seria de características. Para que la voluntad del príncipe sea virtuosa se ha de acompañar de las siguientes características:

  1. Clara inteligencia para calcular los recursos que intervienen en la acción
  2. Vivo sentido de la realidad.
  3. Rápido entendimiento de lo que las circunstancias autorizan.
  4. Decisión para tomar recursos heroicos
  5. Capacidad para disimular el juego
  6. Soltura para desprenderse de los escrúpulos morales corrientes.

La Fortuna: Es otro de los conceptos de su obra, es lo impredecible, es el azar o bien los ocultos designios de Dios. Fortuna es el azar, es una fuerza colosal, más poderosa que la de los humanos, que nos golpes bien sea para elevarnos hasta alturas a donde nunca soñamos llegar o bien para hundirnos en el mayor de los fracasos.

La necesidad: Es lo dado, lo real. Es el reconocimiento de la existencia de un estado de cosas que tenemos que aceptar, dentro del cual se da la acción política. El príncipe ha de armonizar su conducta con lo que autorizan los tiempos, si no quiere fracasar.

Moral y Politica

Las palabras de Maquiavelo acerca de que una política para ser eficaz ha de estar libre de las rabas morales corrientes, no ha dejado de producir indignación. Porque Maquiavelo una y otra vez repite que el gobernante, para alcanzar el fin que se ha propuesto no debe preocuparse si falta a la palabra dada, o si utiliza la crueldad, o a modo de resuman de todas las recomendaciones: Que el príncipe no ha de apartarse del bien mientras pueda, pero ha de saber entrar en el mal cuando sea necesario.

Maquiavelo se aparta totalmente de la tradición de cómo los filósofos y pensadores en general, se habían referido al quehacer político. El recomienda al príncipe actuar contra las normas morales, si con ello alcanza el triunfo, porque los resultados obtenidos lo excusarán. Es el famoso concepto de que “el fin justifica los medios”, que si bien no aparece en el textualmente escrito en la obra de Maquiavelo, refleja correctamente lo que el secretario Florentino piensa acerca de la acción política. La política no tiene que fundamentarse en la moral para actuar. De su mismo ser han de extraerse las normas que la regulan.

Si bien Maquiavelo no utiliza directamente la expresión “razón de estado”, no hay duda que es de ella de quien se esta hablando.

Frente a lo escrito por Maquiavelo, al menos tres posiciones se pueden adoptar:

  1. Calificarlo simplemente de inmoral: Adoptar esta primera posición es lo más sencillo, pero no lo más adecuado. Es renunciar a penetrar en el problema que Maquiavelo plantea.
  1. Considerarlo amoral, dándole a sus recomendaciones un carácter técnico: Adoptar la segunda posición es insuficiente, a pesar de que se diga que el príncipe es un manual técnica política y que Maquiavelo lo único que ha hecho es recomendar lo que la realidad de su época imponía, sin entrar a hacer valoraciones acerca de la moralidad o inmoralidad de sus recomendaciones.
  1. Reconocer la existencia de un doble patrón moral: La tercera posición es la más interesante, la que mejor nos permite comprender lo que esta ocurriendo en el momento que Maquiavelo escribe su obra.

En la época que Maquiavelo escribe El príncipe el fenómeno político más importante, como ya lo hemos dicho, es la formación del estado moderno. Es nacimiento de un nuevo ser moral, de una nueva persona jurídica, que poco a poco se ira reconociendo y reclamando su legalidad propia. Maquiavelo percibe muy bien este proceso al reconocer, por ejemplo, la fuerza que tienen naciones como España o Francia, debido a su unidad política. A Maquiavelo se le mezclan y confunden la personalidad física del príncipe con la personalidad jurídica del naciente estado.

Cuando Maquiavelo le hace recomendaciones al Príncipe lo que esta diciendo es que el estado es un nuevo ser de de la política el cual debe regirse por sus propias leyes, que autorizan él una moral distinta a la que están sujetos los ciudadanos corrientes y una moral superior, pública, a la que están sometidos los gobernantes..

Cuando se habla de salvar la existencia del Estado no se debe pensar en la justicia o la in justicia, la crueldad o la piedad, etc.

Hace diferencia entre la moral privada a la que están sujetos los ciudadanos corrientes y la moral superior o pública a la que están sometidos los gobernantes. El principal valor en esta moral superior es la conservación del poder, por medio de la eficacia en la acción política.

Lo que Maquiavelo expresa en el príncipe es lo mismo que la historia política de Europa expresara con las acciones de sus gobernantes. Para conservar el poder y salvar la existencia de Estado no se renunciará a nada y se hará cualquier cosa con tal de alcanzar el éxito. Ejemplo: El cardenal Richelieu el cual en su gestión política se sintió autorizado a echar mano a todo, ya fuera el crimen el engaño o la prisión, con tal de lograr salvar a Francia y fortalecer su poder.

La razón de Estado:En nuestros días como la legalidad propia del estado. Norma de acción política en el campo de lo público. Es el estado reconociéndose a si mismo, a su ambiente y extrayendo de él las reglas que orientan sus acciones.

  • Si la admisión de un doble patrón moral nos permite entender mejor a Maquiavelo y hace de mayor mérito su agudeza al reconocer una realidad política que estaba despuntando en sus días, y que ha adquirido toda plenitud en nuestros días, esto crea por el contrario un nuevo problema. Admitir que puedan existir dos morales, una para los particulares y otra para los gobernantes, puede tener consecuencias desastrosas para existencia de la virtud pública.
  • Admitir un doble patrón moral es abrir un enorme portillo por el cual pasarán las justificaciones más voluminosas para los actos más reprochables de nuestros presidentes, ministros y hombres públicos en general. Ya que todos podrían siempre justificar sus acciones diciendo que fueron hechas no para beneficios personal sino “para salvar la patria”.
  • Los problemas que Maquiavelo plantea cuando nos habla de moral y política son muy reales y han estado presentes en la historia de occidente desde su época hasta nuestros días. La explicación de por qué su pensamiento ha tenido tanta vigencia la encontramos justamente en este hecho. Aunque es bastante desagradable que la política tenga que ser siempre “un pacto con el diablo”, en vez de ser una actividad que para triunfar sea necesario entrar con pie firme en el mal cuando las circunstancias lo demanden, como lo dice Maquiavelo.
  • Pensamos que el problema se ha de resolver el día que la distancia entre gobernantes y gobernados desaparezca, cuando se de un tipo de democracia de la que promueve Rousseau, en la cual el pueblo es el que manda y el que obedece. Esto se entiende cuando nos damos cuenta de que los regímenes políticos en que las contradicciones son más graves, en los cuales los intereses de las grandes mayorías están en franca oposición con las minorías privilegiadas.
  • Cuando se de efectivamente la democracia cuando la relación entre gobernantes y gobernados sea plena, el acto político ha de volverse cristalino y no habrá necesidad de recurrir al mal para alcanzar el éxito en la acción política. La existencia de un pueblo que sea efectivamente poseedor del poder, hará desaparecer las graves contradicciones sociales y purificará el quehacer político.

Vídeos relacionados