El paso del estrecho; Fernando Lalana

Literatura española contemporánea. Siglo XX. Novela (narrativa) juvenil. Resumen

  • Enviado por: María
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 2 páginas
publicidad

RESUMEN DEL LIBRO: “EL PASO DEL ESTRECHO” de Fernando Lalana

Chirlas, un muchacho que lleva el negocio de su tío, “El Francés”, de comerciante. Chirlas tras hacer una entrega en un viejo astillero, dónde vivía, salió con su embarcación, “El Matilde” al mar para hacer unas entregas.

Hizo una de ellas, de ligueros y sujetadores, a un guardia civil llamado Mohedano.

Esperando a que llegase el siguiente cliente, Belmonte, escuchó algo, al parecer, de una embarcación cercana.

Entre voces, ruidos y gritos, escuchó como si un hombre tirase al agua a otras personas, estaba convencido, era una patera de la que habían saltado inmigrantes, los cuales, muy crédulos, pensaban que estaban cerca de la costa, auque, aún estaban demasiado lejos como para llegar nadando.

Chirlas, después de que se fuera el barco, echó un vistazo, al principio no vio nada pero de repente, le pareció vez a alguien, era un muchacho con rasgos árabes al que salvó y llevo a casa.

El chico, Mustafá, pasó junto a él la noche.

A la mañana siguiente, la policía encontró la patera en la que había llegado Mustafá junto a todos los que iban con él muertos. Junto a uno de los muertos se encontró el bichero del “Matilde”.

Cuando esto ocurrió los inspectores de la policía, Blanco y Gómez, fueron a interrogar al joven comerciante. Mustafá, escondido, no fue visto por los policías. A Chirlas le llevaron a la comisaría, donde le interrogaron. Contó toda la verdad más solo le creyó el teniente Mohedano.

De camino del astillero, Chirlas, Mohedano, Blanco y Gómez tuvieron un accidente con un camión. Mohedano echó la culpa a Blanco, que estaba convencido que sabía que en el astillero estaba pasando algo raro. Chirlas y Mohedano se montaron en una moto y corrieron hacia el viejo astillero. En efecto, allí había pasado algo, todo estaba destruido y ardiendo. Cuando intentaron entrar vieron a unos hombres armados que les disparaban.

Chirlas se acordó de Mustafá y pensó que sería a él al que buscaban, tras ver a los hombres huir en una lancha atracada en el muelle, Chirlas decidió entrar para buscar a Mustafá, al cuál no encontró, él confiaba en que se hubiese escapado.

Al intentar entrar en el astillero Chirlas cayó al agua, al cambiarse la ropa mojada, Mohedano se quedó “de piedra” al ver que Chirlas, el hombrecito tan valiente, era en realidad una chica, una adolescente llamada Violeta.

Mohedano convenció a Violeta para que se alejase del astillero durante un tiempo ya que no sabía si iban a volver.

Al día siguiente, por la mañana, Violeta se dirigió a la estación de tren.

Llamó desde allí a Alihú, amigo también árabe de Chirlas y cogió el próximo tren a Almería.

Mohedano estaba en la estación, buscando a Violeta, ya que estaba en grave peligro, alguien quería matarla…

Violeta, entró sin billete en el tren, en el cual todo el mundo la buscaba. En aquel odiado tren se encontró con Solanas, que estaba buscándoles, a ella y al chico árabe, para matarles.

Tras una horrible pelea, Solanas, cayó del tren en marcha; un policía, salvó la vida a Violeta; y otro, resultó muerto por un disparo de Solanas.

Violeta corrió por todo el tren, buscando por dónde escapar, en el momento más inesperado, se encontró con Mustafá.

En un compartimento alquilado por él, se dijeron lo que sentían el uno por el otro y se besaron. También estuvieron hablando. Mustafá le contó que pensaba ir a Zaragoza para cumplir con una importante misión, encontrar el libro de profecías de Saraqusta.

Cuando bajó del tren y llegó a Almería, llamó a Alihú, el cual le dijo que iría a buscarle a la estación, que esperara 15minutos.

Tras una hora apareció Alihú. Éste le llevó hasta su caravana, donde vivía.

Esa misma noche fueron a cenar a un restaurante, mientras Alihú se quedó hablando con unos conocidos en el restaurante, Violeta salió a tomar el aire y a esperar a su amigo.

Llevaba un rato caminando cuando se encontró con Solanas de nuevo, no estaba muerto, Violeta se asustó y se sorprendió de ello, ella lo vio caer del tren…

Violeta le tuvo que decir a Solanas, donde se encontraba Mustafá, porque iba a matarla.

Solanas estaba amenazándola cuando apareció Alihú y le salvó la vida de la manera más inesperada, pero eficaz, aunque Solanas logró escapar.

Violeta, después del susto, se acordó de que le había dicho a Solanas el paradero de Mustafá e iría a matarle.

Alihú tranquilizó a Violeta diciéndole que no se preocupara que en ese mismo momento se fueran a Zaragoza en su coche.

Al llegar a Zaragoza se hospedaron en un hostal muy cerca de la Aljafería, donde tenía que ir Mustafá por el libro.

Esperaron un par de días y por fin, ya bien entrada la madrugada, Violeta le logró ver.

Lo siguió hasta un extraño lugar donde se alegraron mucho de verse.

Violeta comentó con Mustafá que Solanas estaría cerca y que debían huir.

Mustafá le contestó que tenía que cumplir su misión y que nadie se lo iba a impedir. Hicieron un trato, Violeta solo le ayudaría a Mustafá a llevar a cabo su misión si luego los dos se iban de Zaragoza huyendo de Solanas.

Esa noche la pasaron los dos juntos en esa habitación.

Por la mañana, empezaron a llamar a la puerta de la habitación de la pensión, Alihú todavía dormía, se despertó sobresaltado. Vio que Violeta no estaba en su cama y supuso que era ella, pero al abrir la puerta, se encontró con un hombre alto, fuerte y vestido de negro, él le tiro a la cama y le preguntó por la chica, Violeta.

Cuando Mustafá y Violeta despertaron fueron a buscar a Alihú al hostal. Cuando llegaron la recepcionista les contó que su amigo negro se había ido con un hombre alto, fuerte y que vestía de negro… Violeta se puso muy nerviosa y pensó inmediatamente en Solanas, Mustafá le dijo que no se preocupara pero que tenían que ir a la Aljafería para encontrar el libro.

Y así lo hicieron, había mucha gente pero lograron entrar con un grupo con guía.

Tras deducir dónde estaba situado mas o menos el libro, Violeta miró a otro grupo en el que se encontraban Mohedano con Alihú y con Solanas que no paraba de mirarla.

Mustafá sin querer gritó con fuerza el nombre de Violeta lo que les hizo ser descubiertos, Solanas sacó la pistola intentando apuntar al chico, menos mal que Mohedano se dio cuenta y empujó al asesino.

Violeta y Mustafá corrieron hacia la parte inferior de la Torre del Trovador donde el muchacho pensaba que estaba el libro, y así fue, encontraron el libro tras mucho sufrir.

En ese momento aparece Solanas por el agujero que había hecho en la pared para entrar. Mustafá apago las velas de la habitación para que no les viera. Solanas murió a manos de un hombre con turbante, que dijo a Mustafá algo en árabe y se fue…

Después de todo esto Mohedano adoptó a Mustafá haciendo a Violeta muy feliz.