El niño: el secreto de la infancia; María Montessori

Pedagogía. Educación. Movimiento pedagógico. Activismo. Escuela Nueva. Desarrollo del niño. Autoeducación. Filosofía montessoriana

  • Enviado por: Ynuguanda
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 47 páginas

publicidad
cursos destacados
Iníciate en LOGIC PRO 9
Iníciate en LOGIC PRO 9
Vamos a ver de manera muy sencilla y en un breve paseo de poco más de una hora como funciona uno de los...
Ver más información

Iníciate con Ableton Live
Iníciate con Ableton Live
El curso da un repaso general por las órdenes y menús más básicos, para poder generar...
Ver más información


3º Educación musical

INDICE

1º. Biografía: María Montessori_________________________ 3

2º. Resumen de texto leído:

“El niño: el secreto de la infancia”___________________ 5

3º. Movimiento pedagógico al que pertenece:

El Activismo - La Escuela Nueva_____________________8

4º. Crítica___________________________________________11

5º. Visión Actual_____________________________________11

6º. Conclusión_______________________________________12

7º. Bibliografía______________________________________14

ANEXOS

1. BIOGRAFÍA

María Montessori nace en Chiaravalle, en las Marcas (Italia), el 31 de agosto de 1870, y muere en Noordwjek, en los Países Bajos, el 6 de mayo de 1952.

Hija de un funcionario del gobierno y de una joven e inteligente ama de casa, María se trasladó a Roma con su familia cuando contaba 5 años de edad.

Su escolarización fue bastante convencional hasta el momento de finalizar sus estudios primarios, en este momento toma la decisión, poco usual para una chica de aquella época, de seguir unos estudios técnicos secundarios. Había deseado estudiar ingeniería, pero al entrar en la universidad se decidió por estudios de medicina y en 1896 era la primera mujer italiana a la que se le concedía la graduación en medicina (universidad de Roma).

Montessori entró a considerar el estudio de la educación:

En 1907 por encargo del Instituto dei Benin Stabilli de Roma, abría en uno de los nuevos barrios obreros la primera “Casa de los niños”, a la que pronto seguiría otra en Roma.

Desde allí la institución se difundió por Italia y por todo el mundo, tomando el carácter de institución independiente, organizada de un modo cada vez más claro como un método original de educación infantil.

El método Montessori consistía en la autonomía del niño, que encontraba en la “Casa” el material indispensable para el ejercicio de los sentidos, objetos apropiados a sus acciones y a sus proporciones físicas, posibilidades de aplicarse con su trabajo personal y según su libre elección, a la solución de problemas prácticos interesantes, mediante el variado material disponible.

Principio dominante: el de dejar hacer; de vigilar para ayudar en caso de necesidad; de tener fe en el valor inmenso de una actividad libre desarrollada con vistas a finalidades concretas adoptadas por el niño, y capaz de impulsar un desarrollo seguro y de desembocar poco a poco en descubrimientos espontáneos y conquistas según su ritmo natural y según una sucesión de “períodos sensitivos” vinculados a las aficiones particulares del niño, que era preciso saber comprender y satisfacer en el momento adecuado para no dejar pasar la ocasión propicia sin el indispensable ejercicio.

Era un programa y un apostolado que se inscribían con caracteres propios en el movimiento de la “escuela activa” y que enlazaba más o menos con Rousseau y con Froebel.

En 1916 fundó en Barcelona una “Iglesia de los pequeños”, aplicación de los principios de la “Casa” a la educación religiosa de los pequeños.

En los últimos años de su vida participó de modo notable y competente en los trabajos de la UNESCO y fundó el centro de estudios pedagógicos en la Universidad para extranjeros de Perusa.

El gran tema de los escritos de Montessori es “el niño construye al hombre”.

La sociedad debe ser reconstruida, y el niño posee la potencialidad que, combinada con su ambiente estimulante, dará por resultado un hombre nuevo; Montessori acentúa en este proceso de autoeducación la espontaneidad en la que se verifica, fruto de una motivación innata, nacida del amor que tiene el niño por el conocimiento y del contacto con el clima creado.

“EL HOMBRE DEBE APRENDER DEL NIÑO”

2. SOBRE EL TEXTO LEÍDO

En su obra “El niño, el secreto de la infancia”, Montessori insiste en la necesidad de un conocimiento científico del alma del niño, pero rechaza la idea de que el conocimiento haya de ser rígido y mecánico para ser científico.

El maestro debe ser científico y místico, si quiere ser descubridor del secreto de la infancia y sabio guía de su desarrollo.

Así se expresa M. Montessori: “Tratemos de infundir en una misma alma, el espíritu de áspero sacrificio del científico y el del éxtasis inefable del místico, y tendremos perfectamente preparado el espíritu del maestro”.

IDEAS PRINCIPALES QUE SE DERIVAN DEL TEXTO:

  • El niño es un ser particular, cualitativamente distinto del adulto.

  • El niño posee unas energías que tienden al auto desarrollo.

  • El niño posee un puro y profundo amor que carece de dureza y de cálculos (ésta es su diferencia fundamental con el adulto).

  • El adulto no debe intervenir abusivamente en el desarrollo del niño ya que puede anular sus fines innatos.

  • Con el material finamente seleccionado y dispuesto para cada sentido se buscaba directamente la educación de los sentidos y la inteligencia, y de modo indirecto, el preparar para el aprendizaje de los elementos básicos de la cultura, como son las técnicas de la lectura, escritura y cálculo.

  • El adulto debe renunciar a sus propias necesidades y adaptarse a las condiciones del niño, para ayudarle a sus finalidades.

  • El adulto no comprende y no tiene noción de la actividad motriz del niño y se limita a impedir esta actividad.

  • Los padres se tienen que organizar para restituir los derechos del niño en la escuela y a su vez la sociedad debe velar porque la familia esté preparada para recibir y cuidar a sus hijos.

  • La razón de las desviaciones es que el niño no ha podido realizar el plan primitivo de su desarrollo.

  • El niño sabe que a través del adulto puede actuar para conseguir algo, ejemplo de esto tenemos los caprichos...

  • Hay dos trabajos imprescindibles en la humanidad: el que le corresponde al adulto y el que le corresponde al niño.

  • El niño no sigue la ley del esfuerzo mínimo como el adulto.

En definitiva:

EL HOMBRE DEBE APRENDER DEL NIÑO PORQUE ESTE POSEE EL SECRETO DE LA FINALIDAD ÚLTIMA DE LA HUMANIDAD.

La finalidad educativa:

El hombre nuevo que busca Montessori tiene que surgir en la medida que se supera el conflicto entre el niño y el adulto. El niño posee una potencialidad psíquica que debe tenerse en cuenta a fin de no estorbar la autoactividad creadora que le impulse su propio desarrollo.

La educación tiende, a través del autodesarrollo personal, al desarrollo de un mundo civilizado; se trata de un cultivo de la ética de la actividad, del trabajo ordenado, de la autodisciplina.

Filosofía subyacente: EL ACTIVISMO

Concepto de educación:

El maestro no impone nada, no enseña, se limita a guiar, proveer y vigilar; por eso debe llamarse director, mejor que maestro/a. Su intervención en clase se reduce al mínimo, ayuda a los niños a darse cuenta del material y de su utilización.

El niño elige espontáneamente la tarea que le interesa más y se aplica a realizarla. El director vigila y sólo interviene si se le pide ayuda o si algún alumno reclama un material que ya fue elegido por otro, o cuando alguien quiere hacer supercherías o impedir el trabajo ajeno. El castigo más grave consiste en aislar al que molesta o perturba y dejarlo inactivo e inútil, sin tarea que hacer, al margen de la clase.

La maestra no es el centro de atención de la clase, es el anillo de conjunción entre el niño y el ambiente. Este será adaptado al desarrollo psíquico-físico del niño, pero el verdadero desarrollo tiene lugar en virtud de la actividad personal del niño, a través de las ocupaciones y el uso del material.

3. MOVIMIENTO PEDAGÓGICO AL QUE PERTENECE:

LA ESCUELA NUEVA

1º. Concepción de la infancia y repercusión en la educación.

El niño en la escuela nueva:

La escuela nueva pretende “hacer justicia al niño”; a éste se le reconoce una personalidad distinta de la del adulto y ya no se pretende hacer en él “un perfecto hombrecillo”. L a escuela dejó de girar entorno al profesor entorno al profesor, al adulto, como ser realizado y completo, y se prestó atención al proceso educativo de la infancia, estudiando cada etapa del desarrollo.

Como consecuencia de esto nace el ACTIVISMO, que dice que no hay por qué considerar al niño con los mismos intereses y aspiraciones que los mayores, sino que él tendrá los suyos propios. Los activistas buscan las verdaderas necesidades del niño con el fin de ajustar a estas todo el proceso educativo. Cualquier necesidad del niño se traduce en intereses.

Como cuatro centros de interés importantes para el niño tenemos:

  • Necesidad de alimentos.

  • Necesidad de protegerse de la intemperie.

  • Necesidad de protegerse del peligro.

  • Necesidad de actuar y trabajar para producir los medios que satisfagan las necesidades anteriores.

  • La escuela nueva, por lo tanto, se caracteriza por el paidocentrismo, el niño ocupa el centro de toda la organización educativa desde todos los aspectos.

    “El niño es tal y como es, no hay una imagen perfecta del hombre adulto”.

    2º.Concepción del profesor y su papel en la educación.

    Papel del profesor:

    El lugar que hasta entonces había ocupado el profesor como “instructor-expositor” deja paso al simple “estar presente”, en estado de disponibilidad permanente.

    El papel del profesor se centra en dos misiones: orientar y motivar.

    “Ya no es el profesor quien da la clase, sino que son los alumnos los que trabajan”.

    El profesor debe observar y orientar para que la naturaleza del niño se desarrolle al máximo de su capacidad.

    3º. Renovación metodológica.

    Métodos activos: con estos nuevos métodos la escuela se abrió al mundo que la rodeaba ampliando su ámbito educativo.

    Las principales aportaciones metodológicas son: la actividad, interés, individualización, socialización, globalización de contenidos y colaboración escuela-familia.

    Actividad: Situar al alumno en una postura activa frente al aprendizaje. A esta actitud del alumno se le ha llamado pedagogía del descubrimiento o redescubrimiento.

    Interés: A cada edad corresponde unos intereses determinados, y en ellos ha de basarse la educación, ésta no solo ha de centrarse en aquello que por principio sea interesante para el niño; si no que el profesor debe suscitar interés por aquello que se considera necesario pero que, por ahora, no suscita motivación en el alumno (por ejemplo la lectura, ortografía, calculo, etc.).

    Individualización: Individualidad de cada uno de los sujetos. Un alumno no es igual a otro porque sus capacidades, intereses y situaciones son diferentes. No se puede montar un sistema que sirva para todos, sino adaptar una educación flexible que se acomode a cada uno de los educandos de acuerdo a su personalidad.

    Socialización: La enseñanza socializada completa a la individualizada y dentro de la socializada existe una verdadera individualizada donde cada miembro del grupo aporta y recibe según sus capacidades personales.

    La formación social proclamada por la escuela nueva pretende la responsabilidad personal ante el grupo social.

    Globalización de contenidos: La escuela nueva proclama que se estudien unidades temáticas consonantes con los intereses infantiles (centros de interés).

    La globalización tiene su fundamento en la teoría psicológica de la “gestalt” que intenta dar una visión global de los fenómenos psíquicos. El niño percibe el mundo que le rodea en su totalidad, como un todo, y no como un conjunto de partes; no podemos hacer de la enseñanza un sinfín de apartados porque el niño encontrará dificultad en relacionarlos y formar un todo.

    Colaboración escuela-familia: La educación no es patrimonio exclusivo de la escuela, y de la misma forma que se le da importancia al ambiente social, se cree imprescindible la colaboración de los padres en busca de la misma educación en el hogar, en la calle y en la escuela.

    4. CRÍTICA

    • El método Montessori consistía en la autonomía del niño, lo cual es un aspecto muy positivo para la concepción de una pedagogía, ya que se trata del desarrollo de ese niño, y mediante el trabajo autónomo se potencia su propio avance y fuerza personal, es bueno que el niño trabaje por sí mismo.

    • Potenció la educación basada en las fases de desarrollo (“periodos sensitivos”) del alumno, lo que favorece la educación del niño según sus intereses en cada uno de ellos.

    5. VISIÓN ACTUAL

    Planteamientos educativos que siguen vigentes:

    • Observación y orientación del profesor para que la naturaleza del niño se desarrolle al máximo de su capacidad.

    • Situar al alumno en una postura activa frente al aprendizaje.

    • Individualización de cada uno de los alumnos, por la variedad de intereses y capacidades.

    • Globalización de contenidos.

    • Colaboración de la familia y el barrio con la escuela, porque entre todos forman el mundo del niño.

    • Mobiliario escolar adecuado al tamaño de los niños.

    Planteamientos que no siguen vigentes:

    • Actitud pasiva del maestro (el niño desarrolla por sí mismo la actividad).

    • Plena libertad del niño en el aula.

    • Libertad de elección de las tareas a realizar.

    6. CONCLUSIÓN

    María Montessori pertenece a la línea de la Escuela Activa. Aunque esta escuela sea ajena aparentemente a las corrientes del naturalismo puro, positivismo teórico y neoidealismo italiano, retomó de manera constructiva puntos de estas corrientes y teorías más antiguas y contemporáneas.

    Hay críticos que plantean que la educadora italiana se limitó a utilizar su inteligencia y experiencia para elaborar una síntesis de ideas totalmente divergentes. Con esta hipótesis explicaron algunas contradicciones internas de la pedagogía montessoriana.

    Sin embargo, su obra ha tenido repercusiones mundiales y ha sobrevivido en la actualidad, ya que continúa propagándose y esto no hubiera sido posible si María Montessori solamente hubiera reagrupado pedazos de diversas teorías y no hubiera creado nada.

    Las contradicciones que han señalado en su obra están referidas a la formación de la autora, quien se convirtió en médico y profesora de antropología, participando de las ciencias positivas, sin modificar su orientación religiosa. Al mismo tiempo, hizo una profunda revisión en el plano filosófico de la libertad, la espontaneidad, la disciplina en el juego infantil, el valor del trabajo individual, en la educación. Montessori quería que estos principios fueran novedosos en su pedagogía.

    Igualmente, sus teorías sobre la normalización, la absorción y los periodos sensibles, son innovaciones que contribuyeron al avance de la metodología educativa y al conocimiento de la psicología del niño pequeño.

    Las modificaciones de estos principios educativos fueron radicales y novedosas y permitieron aplicar ideas abstractas que pertenecían únicamente al campo de la teoría. Por eso creemos que su pedagogía es más una creación, que la simple construcción de un método.

    María Montessori descubrió un nuevo camino para lograr un conocimiento sólido de la naturaleza humana. Es parte integrante de las ciencias de la educación.

    La validez del método montessoriano se comprueba por la influencia que sigue ejerciendo el interés que aún despierta. Los principios de libertad e individualización se convirtieron en el origen de procesos educativos de muchas escuelas contemporáneas.

    Así, creemos que el método Montessori, aunque puede suscitar ciertas reservas, tiene todo su valor en los principios directores y el espíritu de su pedagogía.

    En Montessori encontramos una gran defensora de los derechos del niño; combatió la represión con que el adulto obstaculiza el recto desarrollo infantil a través del ambiente social y familiar. Parte de montar la escuela como la casa del niño.

    Reivindica también las fuerzas de la naturaleza para lograr un perfecto desarrollo como en su día defendió Rousseau. Cuando habla de la formación religiosa, a la que da un lugar importante, dice que debe realizarse a través del culto a la naturaleza, la historia sagrada y la liturgia.

    BIBLIOGRAFÍA

    · Gutierrez Zuluaga, Isabel; Flores d'Arcais, Giuseppe (presid).

    Diccionario de Ciencias de la Educación. Madrid: Ediciones Paulinas, 1990.

    · Bompiani, Valentino. Diccionario de autores de todos los tiempos y de todos los países. 5 vols. Barcelona: Hora, 1988.

    · Sánchez Sarto, Luís (presid). Diccionario de pedagogía. 2 vols. Barcelona: Labor, 1936.

    · García Hoz, Víctor (presid). Diccionario de pedagogía. 2 vols. 3ª ed. rev. Barcelona: Labor, 1974.

    · Husen, T., Postlethwaite, T. N. (dirs.). Enciclopedia Internacional de la educación. Barcelona: Vicens Vives; MEC, 1989.

    · Montessori, María. El niño: el secreto de la infancia. México: Diana, 1982.

    · Serrano, Leonor. El método Montessori. Madrid: Revista de Pedagogía, 1928.

    · Orem, R. C. La teoría y el método Montessori en la actualidad. Buenos Aires: Paidós, 1974.

    · Orem, R.C. (comp.). Manual del Método Montessori. Buenos Aires: Paidós, 1979.

    · Yaglis, Dimitrios. Montessori. México [etc.]: Trillas, 1989

    ANEXOS

    TEORIAS E INSTITUCIONES CONTEMPORÁNEAS

    DE LA EDUCACIÓN.

    LA ESCUELA NUEVA.

    MARÍA MONTESSORI.

    Recordamos que Martenot basó su metodología en los estudios realizados por María Montessori.

    1. - BIOGRAFÍA:

    • María Montessori nace en Italia en 1870 y muere en los Países Bajos en 1952.

    • Su escolarización fue bastante convencional.

    • Decidió seguir unos estudios técnicos secundarios.

    • En 1896 fue la primera mujer italiana a la que le concedían la graduación en medicina.

    • Conmovida por los problemas de los niños retrasados (carencia de centros que se ocupen de ellos) empieza a considerar el estudio de la educación.

    • En 1907 dirigió la primera “Casa de los niños” en Roma.

    • En los últimos años de su vida participó en la UNESCO y funda el centro de estudios pedagógicos en la Universidad para extranjeros en Perusa.

    2.- TEORÍA EN LA QUE SE ENCUADRA: LA ESCUELA NUEVA/ACTIVISMO.

    L A ESCUELA NUEVA iba en contra de:

    • Enciclopedismo: la escuela centrada en el programa, al cual debía someterse toda la actividad educativa.

    • Didactismo: prevalencia de la instrucción sobre la educación.

    • Formalismo: lección verbal del profesor por encima de la actividad y contacto con la naturaleza.

    • Autoritarismo: el papel predominante del profesor como fuente de instrucción y autoridad.

    Tres Aspectos fundamentales de la escuela nueva:

    1. - Concepción de la infancia y repercusión en la educación:

    • La escuela nueva pretende “hacer justicia al niño”.

    • La escuela presta atención al proceso evolutivo de la infancia, estudiando cada etapa del desarrollo.

    • Nace el activismo, hay que considerar los intereses y aspiraciones propias del niño, con el fin de ajustar el proceso educativo a esas necesidades.

    2. - Concepción del profesor y su papel en la educación:

    • Su papel se centra en orientar y motivar.

    • Debe observar y velar para que la naturaleza del niño se desarrolle al máximo de su capacidad.

    3. - Renovación metodológica: (Principales aportaciones metodológicas)

    • ACTIVIDAD: postura activa del alumno frente al aprendizaje.

    • INTERÉS: a cada edad corresponden unos intereses; el profesor debe suscitar interés por lo que considera necesario en el niño.

    • INDIVIDUALIZACIÓN: montar un sistema que sirva para adaptar una educación flexible que se acomode a cada uno de los educandos de acuerdo con sus capacidades, intereses y personalidad.

    • SOCIALIZACIÓN: en la enseñanza socializada cada miembro del grupo aporta y recibe según sus capacidades personales.

    • GLOBALIZACIÓN DE CONTENIDOS: unidades temáticas consonantes con los intereses infantiles (centros de interés).

    • COLABORACIÒN ESCUELA-FAMILIA: se da importancia al ambiente social y es imprescindible la colaboración de los padres en busca de la educación en el hogar, en la calle y en la escuela.

    3.- PENSAMIENTO PEDAGÓGICO Y FILOSÓFICO DE MONTESSORI.

    PEDAGOGÍA MONTESSORIANA:

    • Educación como proceso: El gran tema de los escritos de Montessori es “el niño construye al hombre”. La sociedad debe ser reconstruida y el niño posee la potencialidad que dará por resultado un hombre nuevo.

    • Los períodos sensibles del niño: Montessori observó el desarrollo del niño como una serie de períodos sensibles; en cada uno de ellos el niño es muy susceptible a ciertos aspectos de su medio.

    • El ambiente estructurado: en este ambiente se hace posible la libertad en el aula; en este clima los niños avanzan con independencia, desarrollan la madurez emocional y social mediante la capacidad de realizar cosas solos.

    • La metodología montessoriana: destaca sobre todo el área de experiencia sensorial, los sentidos del niño se desarrollan en alto grado, se colocan los fundamentos para futuras manifestaciones de su capacidad creativa en las dimensiones del arte, la música, el teatro y la expresión.

    FILOSOFÍA MONTESSORIANA: (Los cinco puntos fundamentales)

    1º- Los niños son capaces de una concentración mental continuada cuando se encuentran auténticamente interesados en su trabajo.

    2º- Los niños aman el orden y disfrutan de forma especial con la repetición de actividades que ya dominan.

    3º- Los niños prefieren el trabajo al juego y los materiales didácticos a los juguetes.

    4º- No son necesarios ni los premios ni los castigos para motivar a los niños.

    5º- El niño tiene un profundo sentido de la dignidad personal y se siente ofendido con facilidad.

    4. - IDEAS PRINCIPALES SOBRE EL TEXTO LEÍDO:

    “EL NIÑO, EL SECRETO DE LA INFANCIA”

    • El niño es un ser particular, cualitativamente distinto del adulto.

    • El niño posee unas energías que tienden al autodesarrollo.

    • El niño posee un puro y profundo amor que carece de dureza y de cálculos (esta es la diferencia fundamental con el adulto).

    • El niño no es un hombre en pequeño.

    • El adulto no debe intervenir abusivamente en el desarrollo del niño ya que puede anular sus fines innatos.

    • El adulto debe renunciar a sus propias necesidades y adaptarse a las condiciones del niño, para ayudarle en sus finalidades.

    • El adulto no tiene noción y no comprende la actividad motriz del niño y se limita a impedir esta actividad.

    • Los padres se tienen que organizar para restituir los derechos del niño en la escuela.

    • La razón de las desviaciones es que el niño no ha podido realizar el plan primitivo de su desarrollo.

    “EL HOMBRE DEBE APRENDER DEL NIÑO PORQUE ESTE POSEE EL SECRETO DE LA FINALIDAD ÚLTIMA DE LA HUMANIDAD”

    La finalidad educativa: El hombre nuevo que busca Montessori tiene que surgir en la medida que se supera el conflicto entre el niño y el adulto. La educación estará dirigida a terminar con ese conflicto.

    Concepción educativa:

    • El maestro no impone nada, no enseña, se limita a guiar, proveer y vigilar; por eso debe llamarse director.

    • Su intervención en clase se limita a ayudar a los niños a darse cuenta del material y de su utilización.

    • El niño elige la tarea que le gusta más y se aplica a realizarla.

    • El director vigila y solo interviene si se le pide ayuda.

    • El castigo más grave consiste en aislar al que molesta y dejarlo inactivo, sin tarea que hacer, al margen de la clase.

    Los materiales del método Montessori: (una de las características más importantes)

    La educación sensorial hacía uso de una gran gama de materiales, algunos de los cuales los había diseñado ella misma. Cada uno de los materiales iba destinado a adiestrar uno de los cinco sentidos y frecuentemente representaban grados en los estímulos implicados. Por ejemplo las tablas de color estaban ordenadas de lo más oscuro a lo más claro, los cilindros sonoros iban desde el más ruidoso al de sonido más suave y los bloques para construir una torre disminuían de tamaño guardando una proporción precisa. Muchas de las actividades las hacían con los ojos tapados, de forma que no se dispersara el sentido al que iba dirigido el ejercicio.

    Como maestros de música que vamos a ser nos ha parecido interesante describir algunas actividades con las que María Montessori les enseñaba a sus alumnos que es el silencio:

    “LA LECCIÓN DEL SILENCIO”

    5.- CRÍTICA.

    • El método Montessori consistía en la autonomía del niño, lo cual es un aspecto muy positivo para la concepción de una pedagogía, ya que se trata del desarrollo de ese niño, y mediante el trabajo autónomo se potencia su propio avance y fuerza personal, es bueno que el niño trabaje por sí mismo.

    • Potenció la educación basada en las fases de desarrollo (“periodos sensitivos”) del alumno, lo que favorece la educación del niño según sus intereses en cada uno de ellos.

    6.- VISIÓN ACTUAL.

    Planteamientos educativos que siguen vigentes:

    • Observación y orientación del profesor para que la naturaleza del niño se desarrolle al máximo de su capacidad.

    • Situar al alumno en una postura activa frente al aprendizaje.

    • Individualización de cada uno de los alumnos, por la variedad de intereses y capacidades.

    • Globalización de contenidos.

    • Colaboración de la familia y el barrio con la escuela, porque entre todos forman el mundo del niño.

    • Mobiliario escolar adecuado al tamaño de los niños.

    Planteamientos que no siguen vigentes:

    • Actitud pasiva del maestro (el niño desarrolla por sí mismo la actividad).

    • Plena libertad del niño en el aula.

    • Libertad de elección de las tareas a realizar.

    CONCLUSIONES:

    El método Montessori supuso un cambio muy importante y positivo con respecto a la escuela tradicional; descubrió que el niño no es un “adulto en pequeño” sino que tiene una serie de características psíquicas diferentes a las del adulto, las cuales hay que potenciar y desarrollar para liberar al niño.

    EL NIÑO ES EL PADRE DEL HOMBRE

    MARIA MONTESSORI

    EL NIÑO, EL SECRETO DE LA INFANCIA.

    RESUMEN: DEL CAPITULO 1 AL 9.

    CAPÌTULO 1: EL SIGLO DEL NIÑO.

    El progreso realizado en pocos años en el cuidado y la educación de los niños ha sido tan rápido y sorprendente que debe atribuirse sobre todo a una toma de conciencia, mas que a la evolución de los medios de vida.

    Es imposible profundizar en cualquier rama de la medicina o de la filosofía, e incluso de la sociología, sin considerar las aportaciones que provienen del conocimiento de la vida infantil.

    Lo que podrá dar un definitivo y poderoso impulso a la mejora de los hombres no será el niño físico, sino el niño síquico.El espíritu de niño podrá determinar lo que quizá sea el progreso real de los hombres y acaso el inicio de una nueva civilización. La escritora sueca Ellen Key ya profetizó hace tiempo que nuestro siglo sería el siglo del niño.

    El sicoanálisis ha abierto un campo de investigación desconocido por completo, permitiendo penetrar en los secretos del subconsciente, pero no ha logrado resolver prácticamente ningún problema esencial en la vida.

    El sicoanálisis ha penetrado en el océano del subconsciente. Sin este descubrimiento preciso, sería difícil explicar vulgarmente la aportación que puede hacer el niño síquico al estudio profundo de los problemas humanos. El sicoanálisis no era más que una técnica para la curación de las enfermedades síquicas; un resultado luminoso del sicoanálisis fue el descubrimiento del maravilloso poder que tiene el subconsciente en las acciones de los hombres. En el siglo pasado, apareció el subconsciente en el campo de la siquiatría.

    EL SECRETO DEL NIÑO.

    La tarea de penetrar en el vastìsimo campo inexplorado, pertenece a diferentes sectores científicos y a diversas aclaraciones de conceptos; hay que estudiar al hombre en su origen, tratando de descifrar en el alma del niño su desarrollo a través de los conflictos con el medio ambiente, para conocer el trágico secreto de la lucha intensa, que obliga al alma humana a deformarse, permaneciendo oscura y tenebrosa.

    Este secreto fue esbozado por el sicoanálisis. Uno de los descubrimientos más sensacionales, derivado de las aplicaciones de su técnica, fue el origen de las sicosis en la lejana edad de la infancia.

    Era la represión de la actividad de la actividad espontanea del niño debida al adulto, que tiene el predominio sobre el mismo y,por lo tanto, ligada al adulto que tiene la máxima influencia sobre el niño : la madre.

    Pero hay otro plano más profundo y es el de la memoria infantil, en el cual el conflicto no se desarrolla entre el hombre y su ambiente social presente, sino entre el niño y la madre; generalizando puede decirse: entre el niño y el adulto.

    En todas las enfermedades, aunque sean de carácter puramente físico, se reconoce la importancia decisiva que puramente físico, se reconoce la importancia decisiva que pueden tener los hechos ocurridos en el período infantil; puede decirse que la infancia es la fragua de las predisposiciones.

    Alrededor del niño se forma un campo completamente nuevo de exploración científica. Esto es esencialmente una forma de aportación a la vida síquica infantil; su característica es la penetración de hechos síquicos ignorados todavía por el niño y al mismo tiempo el desvelo del adulto, el cual ha adoptado actitudes erróneas con relación al primero, originadas por el subconsciente.

    CAPÌTULO 2: EL ACUSADO.

    La palabra represión de que habla Freud a propósito de los más profundos orígenes de las perturbaciones síquicas que se encuentran en el adulto, es una revelación en sí misma.

    El niño no puede expansionarse como debiera ocurrir en un ser en vía de formación, porque el adulto lo reprime. El adulto es un concepto abstracto. Como el niño es un ser aislado en la sociedad, es el adulto quien ejerce una influencia sobre el mismo, y este adulto viene determinado inmediatamente: es el adulto que se halla más próximo al niño. Por consiguiente, es principalmente la madre, siguiendo a ésta el padre y, finalmente, los maestros.

    Son estos adultos a los cuales la sociedad atribuye una tarea opuesta, pues les dedica el mérito de la educación y del desarrollo del niño. Se convierte en una acusación contra aquellos, transformándose es acusados. Pero aunque todos son padres, madres y tutores de los niños, la acusación se extiende a los adultos y, más aún, a la sociedad responsable de los niños. Esta acusación sorprendente parece apocalíptica, es misteriosa y terrible como la voz del juicio final: “¿qué hiciste de los niños que te confié?”. La primera reacción ha sido una defensa, una protesta: “Hacemos todo lo posible por ellos, los niños son nuestro amor, los cuidamos con nuestros sacrificios.El acusado ignora los errores que lleva consigo. La “acusación” no denuncia los errores involuntarios, denuncia los errores inconscientes.

    Para educar al niño de manera distinta, para salvarlo de los conflictos que ponen en peligro su vida síquica, es necesario en primer lugar un paso fundamental, esencialìsimo, del cual depende todo el éxito: y es el de modificar el adulto.

    El adulto no ha comprendido al niño y al adolescente y por ello se encuentra en lucha continua con los mismos: el remedio no consiste en que el adulto tenga alguna intelectualidad o que integre cierta cultura, más o menos imperfecta. No: es muy distinta la base que debe iniciarnos. En realidad el adulto lleva en sí mismo los errores todavía ignorados que le impiden de ver al niño. Si no ha procedido a esta preparación y no se han conquistado las aptitudes en relación con la citada preparación, no es posible proceder de otra manera. El adulto se ha hecho extraño respecto al niño, no egoísta pero extraño, pues considera todo cuanto tiene se refiere al niño síquico, como si se refiera a sí mismo, logrando la incomprensión del niño. Y este punto de vista hace considerar al niño como un ser vacío que el adulto debe llenar con sus propósitos esfuerzos; como un ser inerte e incapaz para el cual el adulto todo lo debe hacer; En fin, el adulto es como el creador del niño y considera el bien y el mal de las acciones del niño desde el punto de vista de sus relaciones con él.

    En esta forma, que inconscientemente anula la personalidad del niño, el adulto actúa convencido de su celo, amor y sacrificio

    CAPÌTULO 3: INTERMEDIO BIOLÒGICO.

    El ser que acaba de nacer no es solamente un cuerpo material; a su vez, es como una célula germinativa que lleva en sí funciones síquicas latentes, de tipo perfectamente determinado.

    Un cuerpo recién nacido, cualquiera que sea la especie a que pertenezca, lleva en sí mismo la traza de instintos, de funciones, que pondrán al ser en relación con el ambiente, para cumplir una misión cósmica, cual quiera que sea el ser; aunque se trate de un insecto.

    El recién nacido no es solo un cuerpo dispuesto a funcionar; es un embrión provisto de directrices síquicas latentes. Sería absurdo pensar que precisamente el hombre, perfectamente caracterizado, distinto de las demás criaturas de la creación, por la grandiosidad de su vida síquica, fuese el único ser que no poseyera un propósito de desarrollo síquico.

    El espíritu puede hallarse tan profundamente latente que no se manifieste como el instinto de los animales, pronto a relevarse en sus acciones establecidas. El hecho de no ser movido en sus acciones por instintos fijos y determinados como en los animales, es el signo de un fondo de libertad de acción que exige una elaboración especial, casi una creación, dejada al desarrollo de cada individuo y por consiguiente, imprevista, delicada, difícil y oculta. Es, pues, un secreto del alma del niño que no es posible penetrar si él no lo revela, a medida que va constituyéndose a sí mismo.

    Y por esto solamente el niño puede hacernos revelaciones sobre la misión natural del hombre.

    CAPÌTULO 4: EL RECIÈN NACIDO.

    EL AMBIENTE SUPERNATURAL.

    El niño cuando nace no entra en un ambiente natural: penetra en el ambiente de la civilización donde se desarrolla la vida de los hombres. En ninguna otra época de su existencia el hombre encuentra tal acumulación de luchas y contrastes y por consiguiente, de sufrimientos. Sin embargo, muchos pensarán que las civilizaciones se preocupan considerablemente en la actualidad de los niños que nacen. Per ¿cómo? Cuando nace un niño todos se preocupan de la madre; dicen que la madre ha sufrido. Pero, el niño , ¿no ha sufrido también?

    ¿De que modo el adulto va al encuentro del que viene de la nada y se halla ahora en el mundo, con aquellos ojos delicados, que nunca vieron luz; y con aquellos oídos acostumbrados al silencio?

    Sí: el recién nacido es manejado brutalmente; su piel sedosa y delicada tiene que rozar con manos pesadas, con paños rugosos.

    El niño no ha sido comprendido dignamente en ninguna parte del mundo. Nosotros amando profundamente al niño, casi poseemos un instinto de defensa contra él, el cual se manifiesta desde el primer instante que viene a visitarnos. Y desde este momento, en el alma del adulto se repetirá continuamente la cantinela obsesionante: tener cuidado absoluto de que el niño no estropee nada, no ensucie y no fastidie. ¡ Sí ¡Hay que defenderse contra él ¡

    Hace algún tiempo que se comenzó a estudiar en Viena el medio de atenuar los sufrimientos del recién nacido: Se idearon colchones de sustancias absorbentes, que se tiran y se renuevan cada vez que han sido mojados. Pero los cuidados a prodigar al recién nacido no deben a limitarse a defenderle contra la muerte, aislándole de los problemas infecciosos.

    Son los problemas relativos al “tratamiento síquico del niño” desde su nacimiento y a los cuidados que tienden a su adaptación al mundo exterior.

    Pues bien, el recién nacido es un enfermo; como la madre, ha pasado un peligro de muerte; la alegría y satisfacción de verle vivo, viene del consuelo del peligro vencido. Con frecuencia viene el niño al mundo estrangulado; a veces tiene la cabeza desformada por un hematoma.

    Estableciendo un paralelo entre los cuidados prodigados al niño y los reservados a la madre, pensando qué ocurriría a ésta si fuera tratada como el recién nacido, nos daríamos cuenta de los errores cometidos. Se deja inmóvil a la madre, mientras se transporta lejos de esta al recién nacido para que no la estorbe con su presencia, llevándole a su lado únicamente cuando debe ser alimentado.

    El recién nacido no tiene consciencia de sí mismo y sin consciencia no existe gozo ni sufrimiento ¿para qué aplicar tantos refinamientos? ¡No! ¡No existe justificación posible!.

    No sentimos al recién nacido; para nosotros no es un hombre. Cuando llega a nuestro mundo no sabemos recibirle, aunque el mundo que hemos creado le está destinado, para que lo continúe y lo haga avanzar hacia un progreso superior al nuestro.

    CAPÍTULO 5: LOS INSTINTOS NATURALES.

    Pongamos un ejemplo: la humilde gatita que vive en nuestra casa escondiendo a sus pequeñuelos tan pronto nacen, buscando un lugar apartado y oscuro, estando muy celosa de su prole, hasta tal punto que no deja mirarlos.

    Algunas veces no solamente el aislamiento, sino un trabajo preparatorio intenso que desarrolla la madre en él ultimo tiempo de su embarazo, con objeto de preparado de los que van nacer.

    En el instinto hallamos una lógica clara y simple: el recién nacido de los mamíferos ha de ser cuidado especialmente en sus primeros contactos con el ambiente exterior y por ello hay que distinguir un primer periodo delicado, que es correspondiente a su llegada al mundo, al descanso necesario después del enorme esfuerzo del nacimiento y el comienzo simultáneo de todas las funciones. Después de ello se inicia la llamada primera infancia o sea el primer año de vida; la lactancia, o sea la primera vida del mundo.

    A través del amor tiernísimo y unos cuidados delicados, se atiende especialmente al despertar de los instintos latentes.

    Se podría decir del hombre que, a través de cuidados delicadisimos a prodigar al recién nacido, se debe esperar el nacimiento espiritual del hombre.

    CAPÌTULO 6: EL EMBRIÒN ESPIRITUAL.

    LA ENCARNACIÒN.

    La palabra encarnación evoca la figura del recién nacido considerándola

    como un espíritu que se ha encerrado en la carne, para venir a vivir en el mundo. En cambio, la ciencia considera el nuevo ser como algo que proviene de la nada: no como una encarnación, sino como carne.

    El progreso actual en el tratamiento del niño consiste en no considerar solamente su vida física, sino también su vida síquica. En efecto, actualmente se repite que la educación debería comenzar desde el nacimiento.

    Es evidente que la palabra educación no se emplea en el sentido de enseñanza, sino de ayuda del desarrollo síquico del niño.

    El niño parece disponer de posibilidades más lentas en el desarrollo de sus movimientos que los recién nacidos de las especies animales. De hecho, mientras los organismos de los sentidos actúan desde el nacimiento el movimiento está muy poco desarrollado. El cuerpo del recién nacido aún tardará mucho tiempo, meses o un año, o quizá más, en levantarse y andar, aunque ya es el cuerpo del hombre niño. Y después de meses y años su voz será de un hombre.

    Encarnación es el proceso misterioso de una energía que animará el cuerpo inerte del recién nacido y que dará a la carne sus miembros, a los órganos de articulación de la palabra el poder de actuar según la voluntad, y así se encarnará el hombre.

    Todo ser nacido no es solo un cuerpo material: encierra funciones que no son las de sus órganos fisiológicos, sino que son funciones que dependen del instinto.

    Todos los instintos se manifiestan por el movimiento, y representan caracteres de la especie, que son mas constantes y distintivos que la forma misma del cuerpo.

    El animal-como dice la palabra- se caracteriza por la animación, no por la forma.

    Sería absurdo pensar que el hombre es el único que no posee un proyecto de desarrollo síquico. El hecho de no hallarse movido por instintos-guía fijos y determinados como en el animal, es un signo de una libertad de acción innata que requiere una especial elaboración, casi una creación que depende del desarrollo de cada individuo y que, por tanto, es imprevisible.

    Se podría decir que la diferencia síquica entre el animal y el hombre es esta: el animal es como el objeto fabricado en serie, cada individuo reproduce rápidamente los caracteres uniformes de toda la especie. En cambio, el hombre es como el objeto fabricado a mano: cada uno es distinto del otro, cada uno tiene un espíritu creador propio que lo convierte en una obra de arte de la naturaleza.

    Lo que corrientemente se llama la carne es el conjunto de los órganos de movimiento llamados músculos voluntarios, son movidos por la voluntad, y nada puede indicar mejor el hecho de que el movimiento va unido a la vida síquica. Sin los órganos la voluntad no podría hacer nada.

    La fuerza muscular del recién nacido es evidentísima en sus impulsos y en la resistencia de sus miembros. Nada es más perfecto que la difícil coordinación para chupar y deglutir, la cual se ejerce enseguida.

    De todos los animalillos sabemos lo que llegarán a ser cuándo sean adultos: será un excelente y ágil corredor si es una gacela, lento y pesado en su marcha si es un elefante.

    Pero el hombre todo lo puede; Será un constructor voluntario de todas sus funciones de relación con el ambiente; será el creador de un nuevo ser.

    El adulto de ha atribuido a un poder casi divino: piensa que es el Dios del niño y piensa de sí mismo, como Dios en el Génesis: “crearé el hombre a mi imagen y semejanza”.

    La soberbia fue el primer pecado del hombre.

    Si el niño lleva consigo la clave de su propio enigma individual, si posee un proyecto síquico y directrices de desarrollo, deben ser potenciales y extremadamente delicadas en las tentativas de relación. Y entonces la intervención intempestiva del individuo adulto, volitivo y exaltado por su ilusorio poder, puede anular estos proyectos o desviar su oculta realización.

    El niño que se encarna es un embrión espiritual que debe vivir a expensas del ambiente, pero del mismo modo que el embrión físico necesita un ambiente especial que es el seno materno, este embrión espiritual necesita ser protegido por un ambiente exterior animado, cálido y amoroso, abundante en alimentos: un ambiente en el que todo sea acogedor y donde nada obstaculice el desarrollo.

    Hay un canje entre el embrión espiritual y al ambiente; a través de este canje se forma el individuo y se perfecciona.

    Esta obra lenta y gradual es una toma de posesión continua del instrumento por parte del espíritu. Éste ha de velar continuamente con esfuerzo propio por su soberanía, para que el movimiento no termine en inercia o se uniforme con los mecanismos. Debe mandar continuamente para que el movimiento, libre de ser guiado por un instinto fijo, no conduzca al caos. Donde hay una creación siempre en acción, hay una energía constructiva de lo nuevo, contribuyendo a la obra perpetua de la encarnación espiritual.

    Así se forma por sí sola la personalidad humana, como el embrión, y el niño se transforma en el creador del hombre, e el Padre del hombre. Cuando se dice que el padre y la madre han construido los hijos, se repite una expresión inexacta. Es decir: el hombre ha sido construido por el niño, éste es el padre del hombre.

    CAPÌTULO 7 : LAS DELICADAS CONSTRUCCIONES SÌQUICAS.

    LOS PERÌODOS SENSITIVOS.

    El niño cuando nace no sabe hablar pero lo que posee es la predisposición para construir el lenguaje. Algo parecido ocurre en cuanto a la totalidad del mundo síquico, del cual el lenguaje es manifestación exterior. En el niño existe la actitud creadora, la energía potencial para construirse un mundo síquico a expensas del ambiente.

    En los estudios modernos existen dos factores para penetrar en el desarrollo, en el crecimiento: uno, es el estudio de las glándulas de secreción interna, las cuales se refieren al crecimiento físico; el otro factor para investigar es el de los periodos sensitivos, que permiten abrigar la posibilidad de comprender el crecimiento síquico.

    El científico holandés Hugo de Vries descubrió los periodos sensitivos en los animales, pero fuimos nosotros, en nuestras escuelas quienes hemos encontrado estos periodos sensitivos en el crecimiento infantil, y los hemos utilizado para la educación. Se trata de sensibilidades especiales que solo se encuentra en los seres en evolución, es decir, en los estados infantiles, los cuales son pasajeros y se limitan a adquisición de un carácter determinado.

    El crecimiento es un trabajo minuciosamente dirigido por los instintos periódicos, o pasajeros, que impulsan hacia una actividad determinada, que quizás es distinta de la que caracteriza al ser adulto.

    Los seres en los que Dae Vries descubrió por primera vez los periodos sensitivos fueron los insectos, que tienen un período de formación muy conocido, porque experimentan metamorfosis que pueden observarse en laboratorios experimentales.

    Tomaremos como ejemplo el que cita De Vries, el de un humilde gusano que es la oruga de una vulgar mariposa: la buena mariposa madre va por instinto a dejar los huevos en el punto opuesto a donde están las hojas, ¿quién indicará a las pequeñas orugas, apenas salidas del huevo, que las hojas tiernas que necesitan, se hallan en el ápice extremo y opuesto de la rama? Pero la oruga está dotada de una viva sensibilidad hacia la luz: la luz la atrae, la fascina....de este modo se encuentra, hambriento, entre las hojas tiernas que le proporcionaran alimento . Resulte extraño que, apenas terminado este período, es decir, cuando ya ha crecido y puede alimentarse de otro modo, este ser pierde la sensibilidad hacia la luz. La oruga no ha quedado ciega ante la luz, sino solo indiferente.

    Esto permite comprender enseguida el punto esencial de la cuestión, con relación a los niños: la diferencia principal consiste en un esfuerzo anímico que conduce al cumplimiento de actos maravillosos y espléndidos, y luego en una indiferencia ciega e inepta. En estos estados el adulto nada puede del exterior.

    Pero si el niño no ha podido actuar según las directrices de su período sensitivo, se habrá perdido la ocasión de una conquista natural, y se habría perdido para siempre.

    Pero ¿cómo se orienta a este ser venido de la nada? ( Nos falta el resto de este capitulo).

    (Nos falta el capítulo 8)

    CAPÌTULO 9 : LA INTELIGENCIA.

    El niño nos ha demostrado que la inteligencia no se construye lentamente desde el exterior, como suponía la sicología mecánica: los objetos exteriores se insinúan en el campo síquico, asociàndose los unos a los otros y organizándose poco a poco contribuyen a la construcción de la inteligencia.

    El antiguo refrán “ nada existe en la inteligencia que no haya sido percibido por los sentidos” condensa y resume este conjunto de interpretación. Este concepto indica que el niño, síquicamente considerado, es una cosa pasiva a merced del ambiente y por consiguiente bajo la dirección absoluta del adulto.

    A esto hay que añadir el otro postulado extendido que, no solamente es pasivo el niño desde el punto de vista síquico, sino que es como un recipiente vacío, que se ha de modelar y llenar.

    Existe, sin embargo, una diferencia esencial entre el viejo concepto del niño pasivo y la realidad; es la existencia de la sensibilidad interior del niño.

    El niño es un observador que registra activamente las imágenes por medio de sus sentidos, lo que es distinto de recibirlas como si se tratara de un espejo. Puede observarse que lo hace gracias a un impulso interior, a un sentimiento especial y que por consiguiente, elige sus imágenes. Por este motivo un mismo objeto puede ser descrito de formas muy distintas por las diversas personas que lo han observado.

    El niño parte de la nada y es el ser activo que avanza solo. La base alrededor de la cual actúan interiormente los períodos sensitivos es la razón. Los razonamientos germinan poco a poco como algo vivo que crece y se concentra, gracias a las imágenes tomadas del ambiente. Con todo esto queremos demostrar el hecho interior, es decir, el razonamiento en estado germinativo.

    Un ejemplo ilustra más que una discusión y a tal efecto recuerdo un caso impresionante (María Montessori):

    Se trata de un niño de cuatro semanas que todavía no había salido de casa. La nurse lo tenía en los brazos cuando se presentaron juntos delante del niño, el padre y un tío del niño. Los dos hombres tenían sensiblemente la misma estatura y la misma edad.

    Los dos hombres permanecieron delante del niño, pero separàndose y dirigiéndose uno a derecha y otro a la izquierda. El pequeño volvió la cabeza siguiendo a uno de ellos con la vista con una preocupación evidente y después de mirarle con atención durante largo tiempo, le sonrió; pero con un movimiento rápido volvió la cabeza para fijarse el otro sujeto y solamente después de largo tiempo se puso a sonreír.

    Por primera vez su pequeño cerebro explicara el misterio; comprendiendo que se trata de dos hombres distintos; había comprendido que en el mundo existía un ser humano distinto de su mamá, de la nurse y del grupo femenino que había tenido ocasión de observar en la casa, es evidente de que se había formado la idea de que solo existía un hombre.

    Por primera vez, a la edad de cuatro semanas, la falacia de la razón humana se había presentado ante su espíritu en lucha en el proceso de la encarnación.

    Al comenzar el segundo año de su existencia, el niño ya no es atraído con aquella fascinación irresistible de los periodos sensitivos por los objetos vistosos de brillantes colores; si no que demuestra preferencia por cosas nimias, que para nosotros pasan inadvertidas. Se diría, que le interesa lo invisible, lo que se encuentra en los confines de la conciencia.

    Un ejemplo es el de una niña de 15 meses que se ríe a carcajadas en el jardín pero tiene la mirada fija en el suelo, si te acercas te sorprenderás que lo que le hace tanta gracia es un vichito casi imperceptible, casi del mismo color del suelo que va corriendo por entre las flores. Otro ejemplo es el de un niño de 17 meses que de entre un montón de postales le llama la atención un coche, pero si echas un vistazo a las postales te sorprenderá ver que no hay ninguna con un coche... en cambio el niño te enseñara una postal donde aparece una escena de caza donde se ve un camino en donde, al final, aparece un “punto” negro que supuestamente es un coche...

    El niño ve los detalles ínfimos y reales de las cosas, y, en consecuencia, debe formarse una idea de inferioridad de nosotros, que vemos en las imágenes nuestras síntesis mentales, inaccesibles para él; debe considerarnos como incapaces, como gentes que no saben observar. En su juicio, no nos atribuye exactitud alguna; nos ve pasar con indiferencia, con inconsciencia, delante de detalles interesantìsimos. Si él pudiera expresarse, nos revelaría ciertamente que en su interior no tiene confianza algunas en nosotros; de la misma manera que él no nos merece confianza alguna, pues es extraño a nuestra manera de concebir las cosas.

    Y por ello el adulto y el niño no se alcanzan.

    TRAPARENCIAS

    BIOGRAFÍA

    · María Montessori nace en Italia en 1870 y muere en los Países Bajos en 1952.

    · Su escolarización fue bastante convencional.

    · Decidió seguir unos estudios técnicos secundarios.

    · En 1896 fue la primera mujer italiana a la que le concedían la graduación en medicina.

    · Conmovida por los problemas de los niños retrasados (carencia de centros que se ocupen de ellos), empieza a considerar el estudio de la educación.

    · En 1907 dirigió la primera “Casa de los niños” en Roma.

    · En los últimos años de su vida participó en la UNESCO y funda el centro de estudios pedagógicos en la Universidad para extranjeros en Perusa.

    TEORÍA EN LA QUE SE ENCUADRA: ESCUELA NUEVA/ACTIVISMO

    La ESCUELA NUEVA iba en contra de:

    • Enciclopedismo: la escuela centrada en el programa, al cual debía someterse toda la actividad educativa.

    • Didactismo: prevalece la instrucción sobre la educación.

    • Formalismo: lección verbal del profesor por encima de la actividad y contacto con la naturaleza.

    • Autoritarismo: el papel predominante del profesor como fuente de instrucción y autoridad.

    Tres aspectos fundamentales de la Escuela Nueva:

    1. - Concepción de la infancia y repercusión en la educación:

    • La escuela nueva pretende “hacer justicia al niño”.

    • La escuela presta atención al proceso evolutivo de la infancia, estudiando cada etapa del desarrollo.

    • Nace el activismo, hay que considerar los intereses y aspiraciones propias del niño, con el fin de ajustar el proceso educativo a esas necesidades.

    2. - Concepción del profesor y su papel en la educación:

    • Su papel se centra en orientar y motivar.

    • Debe observar y velar para que la naturaleza del niño se desarrolle al máximo de su capacidad.

    3. - Renovación metodológica (Principales aportaciones metodológicas):

    • ACTIVIDAD: postura activa del alumno frente al aprendizaje.

    • INTERÉS: a cada edad corresponden unos intereses; el profesor debe suscitar interés por lo que considera necesario en el niño.

    • INDIVIDUALIZACIÓN: montar un sistema que sirva para adaptar una educación flexible que se acomode a cada uno de los educados de acuerdo con sus capacidades, intereses y personalidad.

    • SOCIALIZACIÓN: en la enseñanza socializada cada miembro del grupo aporta y recibe según sus capacidades personales.

    • GLOBALIZACIÓN DE CONTENIDOS: unidades temáticas consonantes con los intereses infantiles (centros de interés).

    • COLABORACIÓN ESCUELA-FAMILIA: se da importancia al ambiente social y es imprescindible la colaboración de los padres en busca de la educación en el hogar, en la calle y en la escuela.

    PEDAGOGÍA MONTESSORIANA

    · Educación como proceso: el gran tema de los escritos de Montessori es “el niño construye al hombre”. La sociedad debe ser reconstruida y el niño posee la potencialidad que dará por resultado un hombre nuevo.

    · Los periodos sensibles del niño: Montessori observó el desarrollo del niño como una serie de periodos sensibles; en cada uno de ellos el niño es muy susceptible a ciertos aspectos de su medio.

    · El ambiente estructurado: en este ambiente se hace posible la libertad en el aula; en este clima los niños avanzan con independiencia, desarrollan la madurez emocional y social mediante la capacidad de realizar cosas solos.

    · La metodología montessoriana: destaca sobre todo el área de experiencia sensorial, los sentidos del niño se desarrollan en alto grado, se colocan los fundamentos para futuras manifestaciones de su capacidad creativas en las dimensiones del arte, la música, el teatro y la expresión.

    FILOSOFÍA MONTESSORIANA: (Los cinco puntos fundamentales)

    1º- Los niños son capaces de una concentración mental continuada cuando se encuentran auténticamente interesados en su trabajo.

    2º- Los niños aman el orden y disfrutan de forma especial con la repetición de actividades que ya dominan.

    3º- Los niños prefieren el trabajo al juego y los materiales didácticos a los juguetes.

    4º- No son necesarios ni los premios ni los castigos para motivar a los niños.

    5º- El niño tiene un profundo sentido de la dignidad personal y se siente ofendido con facilidad.

    IDEAS PRINCIPALES SOBRE EL TEXTO LEÍDO:

    “EL NIÑO, EL SECRETO DE LA INFANCIA”

    · El niño es un ser particular, cualitativamente distinto del alumno.

    · El niño posee unas energías que tienden al autodesarrollo.

    · El niño posee un puro y profundo amor que carece de dureza y de cálculos (esta es la diferencia fundamental con el adulto).

    · El niño no es un hombre en pequeño.

    · El adulto no debe intervenir abusivamente en el desarrollo del niño ya que

    puede anular sus fines innatos.

    · El adulto debe renunciar a sus propias necesidades y adaptarse a las condiciones del niño, para ayudarle en sus finalidades.

    · El adulto no tiene noción y no comprende la actividad motriz del niño y se limita a impedir esta actividad.

    · Los padres se tienen que organizar para restituir los derechos del niño en la escuela.

    · La razón de las desviaciones es que el niño no ha podido realizar el plan primitivo de su desarrollo.

    CONCEPCIÓN EDUCATIVA

    · El maestro no impone nada, no enseña, se limita a guiar, proveer y vigilar; por eso debe llamarse director.

    · Su intervención en clase se limita a ayudar a los niños a darse cuenta del material y de su utilización.

    · El niño elige la tarea que le gusta más y se aplica en realizarla.

    · El director vigila y solo interviene si se le pide ayuda.

    · El castigo más grave consiste en aislar al que le molesta y dejarlo inactivo, sin tarea que hacer, al margen de la clase.

    CRÍTICA

    • El método Montessori consistía en la autonomía del niño, lo cual es un aspecto muy positivo para la concepción de una pedagogía, ya que se trata del desarrollo de ese niño, y mediante el trabajo autónomo se potencia su propio avance y fuerza personal, es bueno que el niño trabaje por sí mismo.

    • Potenció la educación basada en las fases de desarrollo (“periodos sensitivos”) del alumno, lo que favorece la educación del niño según sus intereses en cada uno de ellos.

    6.- VISIÓN ACTUAL.

    Planteamientos educativos que siguen vigentes:

    • Observación y orientación del profesor para que la naturaleza del niño se desarrolle al máximo de su capacidad.

    • Situar al alumno en una postura activa frente al aprendizaje.

    • Individualización de cada uno de los alumnos, por la variedad de intereses y capacidades.

    • Globalización de contenidos.

    • Colaboración de la familia y el barrio con la escuela, porque entre todos forman el mundo del niño.

    • Mobiliario escolar adecuado al tamaño de los niños.

    Planteamientos que no siguen vigentes:

    • Actitud pasiva del maestro (el niño desarrolla por sí mismo la actividad).

    • Plena libertad del niño en el aula.

    • Libertad de elección de las tareas a realizar.

    CONCLUSIONES:

    El método Montessori supuso un cambio muy importante y positivo con respecto a la escuela tradicional; descubrió que el niño no es un “adulto en pequeño” sino que tiene una serie de características psíquicas diferentes a las del adulto, las cuales hay que potenciar y desarrollar para liberar al niño.

    EL NIÑO ES EL PADRE DEL HOMBRE

    THE EHD

    “EL NIÑO: El secreto de la infancia”__________________________María Montessori

    2

    3º Educación Musical