El Anticristo, maldición sobre el cristianismo; Friedrich Nietzsche

Filosofía contemporánea. El Anticristo, maldición sobre el cristianismo. Ficha técnica. Contexto sociocultural. Existencia de Dios

  • Enviado por: Rachel
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 17 páginas
publicidad
cursos destacados
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
El curso de Reparación de Telefonía Celular o Móvil está orientado a todas aquellas...
Ver más información

Graba audio con Apple Logic Pro 9
Graba audio con Apple Logic Pro 9
En este curso aprenderemos a realizar grabaciones de audio de calidad utilizando Apple Logic Pro 9. Exploraremos todo...
Ver más información

publicidad

ÍNDICE

Título Página/ s

Índice 0

Ficha del libro 1

Contexto cultural de la época en que fue escrito 1

Resumen de cada capítulo del libro 2

Tesis que ha querido defender el autor 14

Comparación con otro filósofo. 14

Valoración crítica y personal del libro 15

Bibliografía 16

FICHA DEL LIBRO

LIBRO: El Anticristo, maldición sobre el cristianismo.

AUTOR: Friedrich Nietzsche(1844-1900)

F. PUBLICACIÓN: 1895 (Última edición en 1983)

EDITORIAL: Alianza

CONTEXTO CULTURAL DE LA ÉPOCA

Nietzsche suele situarse al principio de la edad contemporánea (1789, fecha de inicio de la Revolución Francesa).

Suele considerarse a Hegel, nacido en 1770(el mismo año en el que nació Bethoven) como el primer filósofo contemporáneo. Kant muere en 1804 y en ese mismo año nace Feuerbach, quien tendría mucha influencia en Marx, nacido en 1818.

En estos mismos años tienen lugar un importante número de descubrimientos médicos y científicos: el descubrimiento del oxígeno (1774), la vacuna contra la viruela (1796), la batería eléctrica (1800), la máquina de vapor (1803), el lenguaje Morse (1844), la dinamita (1866), el tendido ferroviario (1830), el metro de Londres (1863), los trabajos de Mendel sobre la herencia genética (1865)... El ser humano, está en pleno proceso de avance, progreso y crecimiento y Nietzsche nace y vive en estos años.

Para la mayoría de los europeos, la época comprendida entre 1871 y 1914 fue la “Belle Époque”. La ciencia había hecho la vida más cómoda y segura, en un principio el gobierno representativo había conseguido una gran aceptación y se esperaba con confianza el progreso continuo. Orgullosas de sus logros, las potencias europeas reclamaron enormes territorios de África y Asia para convertirlos en sus colonias. Algunos filósofos, como Nietzsche o Freud, advirtieron sobre el optimismo fácil y rechazaron la concepción liberal de una humanidad racional. Además las rivalidades nacionales se exacerbaron por la competición imperialista y el problema de las nacionalidades en la mitad húngara de la Monarquía Dual se intensificó debido a la política de magiarización del gobierno húngaro y la influencia de las unificaciones alemana e italiana en los pueblos húngaros.

Mientras, la clase trabajadora industrial crecía en número y fuerza organizada, y los partidos socialdemócratas marxistas presionaban a los gobiernos europeos para equiparar las condiciones y las oportunidades de trabajo.

Tras la unificación de los estados alemanes en 1871, las tendencias revolucionarias de la literatura alemana empezaron a entrar en conflicto con el militarismo y el materialismo económico de la burguesía del país (importancia de Bismarck).

RESUMEN DEL LIBRO

Prólogo

En el prólogo de El Anticristo, Frederich Nietzsche dedica la misma obra la clase de lectores que considera buenos para sus escritos: “los menos”, que en realidad serían “los más”. Para Nietzsche, éstos son la casta suprema.

Capítulo 1

Nietzsche comienza su obra hablando de algo que siempre ha estado presente para los hombres a lo largo de la filosofía y de la historia: la felicidad. Concluye este fragmento o capítulo diciendo << Fórmula de nuestra felicidad: un sí, un no, una línea recta, una meta...>>. Habla aquí de su creencia sobre la felicidad para uno mismo, para el hombre. Nietzshe piensa que el hombre obtiene la felicidad en el fin que él se ha marcado que, casi siempre, tiene que ver con el poder.

Capítulo 2

Friedrich habla aquí de lo que es bueno o malo:

- ¿Qué es bueno? Todo lo que produce poder al hombre.

  • ¿Qué es malo? Todo lo que produce debilidad al hombre.

  • ¿Qué es felicidad? El sentimiento de que el poder crece. Los débiles deben padecer.

  • ¿Qué es más dañino que cualquier vicio? La compasión por los débiles, lo que hace el cristianismo.

Capítulo 3

Nietzsche califica aquí a los cristianos como “el animal enfermo del hombre”, como lo que ha quedado de aquellos seres que tendrían que haber sido perfectos pero no lo son, ya que han idealizado su propia existencia en un ser desconocido.

Capítulo 4

La evolución no es lo mismo que progreso y se pone en duda las ideas modernas.

Se habla después del “superhombre”. Nietzsche dice que desde siempre, y en todas las culturas, el hombre ha creado una especie de “superhombre” juntando todas las cualidades buenas y separando las malas y le ha dado forma (casi siempre humana).

Capítulo 5

Nietzsche culpa en este capítulo al cristianismo por haber hecho sentir al hombre como un pecador ( para conseguir la máxima fortaleza espiritual ), como si fuera malo cuando, en realidad, el hombre no lo es y no ha hecho nada.

Capítulo 6

Habla aquí el autor de la corrupción del hombre en su época. Dice Nietzsche que para lo que él es puro instinto vital (poder, acumulación de fuerzas...) son los valores “decadentes” , según algunos, para el hombre.

Capítulo 7

Nietzsche opina en este capítulo que el cristianismo es una “religión de compasión” y que ésta es mala debido a que supone perder poder y fuerza (recordamos que para el autor es el instinto vital) y, además, produce un estado depresivo.

Por otra parte, Nietzsche nombra el <<principio de selección>>. Dice que la compasión se opone a este principio y por ello es una acción o sentimiento malo, que no merece ser una virtud, que es lo que es desde el punto de vista de la filosofía nihilista.

Este instinto depresivo y contagioso obstaculiza a aquellos instintos que tienden a la conservación y a la elevación del valor de la vida. Es un elemento multiplicador de la miseria, conservador de todo lo miserable ... Dice Nietzsche que la compasión es el instrumento de la decadencia y que hace entregarse a Dios.

Culmina el capítulo diciendo: “nada es menos sano en nuestra sana modernidad que la compasión cristiana...”.

Capítulo 8

Dice aquí el autor que los idealistas, igual que los sacerdotes, tiene en su mano todos los grandes conceptos y los desprecia (sentimiento, buena vida, ciencia...) porque ,a veces, los ve como lago malo o dañino, como si las cosas ahora consideradas buenas (santidad, pobreza...) no hubiesen causado nunca males. Dice también que mientras el sacerdote no sea considerado como un ser superior, no se podrá saber qué es la verdad.

Dice: “el espíritu puro es la mentira pura”. Luego, dirá: “el espíritu puro es una estupidez”.

Capítulo 9

Piensa Nietzsche que todos los teólogos tienen una mente retorcida y deshonesta. Dice también que lo que piense un teólogo debe ser considerado falso porque, según el eutor, lo que es dañino para la vida es llamado verdadero y lo que la afirma y la intensifica es llamado falso.

Capítulo 10

Sigue en este capítulo la crítica contra los teólogos y contra Kant como moralista.

Capítulo 11

Habla aquí de la virtud y para ello, hace una pequeña crítica a la forma de ver la virtud de Kant.

Nietzsche opina que una virtud debe ser algo personal, no un imperativo categórico a seguir que nos llega de la sociedad donde vivimos. Explica que una acción que el instinto nos lleva a realizar tiene en el placer su prueba de ser una acción correcta y critica a Kant porque decía éste que la virtud debía ser practicada por el sentimiento de respeto ante la misma.

Capítulo 12

Dice Nietzsche que el sacerdote es demasiado superior para entender la ciencia y que es él quien ha dado los conceptos de verdadero y falso. Se refiere a esto debido a lo que es para Kant la razón práctica, que inventó una razón nueva para saber cuándo preocuparnos por la razón y cuándo hacerlo para la moral.

Capítulo 13

Se habla aquí de lo que era antes bueno o malo y de los métodos usados para ello. Dice Nietzsche que nuestros objetos, nuestras prácticas y nuestro modo de ser le parecía a la humanidad algo indigno y despreciable. Según él, la humanidad ha querido dar a la acción humana un efecto pintoresco, donde el hombre actuase siempre sobre los sentidos.

Capítulo 14

Compara aquí el autor al hombre con el animal. Dice que el hombre es el animal más astuto. Al cobrar consciencia, el espíritu es para nosotros síntoma de error e imperfección del organismo.

Dice Nietzsche que el espíritu es algo estúpido si le quitamos al hombre su envoltura mortal (los sentidos...).

Capítulo 15

En este capítulo se dice que la moral y la religión no tienen contacto con la realidad, ya que en ellas, todo es imaginario (Dios, alma, pecado, espíritu, interpretaciones de sentimientos...) Nietzsche dice aquí que el único que tiene motivos para evadirse de la realidad es el que sufre de ella (el cristianismo).

Capítulo 16

Un pueblo que cree en sí mismo necesita de un Dios para proyectar en él el placer del hombre, el sentimiento de poder, a quien hacer sacrificios... Así, entendemos la religión como un modo de dar gracias a sí mismo, de dar gracias a Dios.

Es necesario para el hombre tener un Dios que a veces sea malo (voluntad de poder: representa la fortaleza de un pueblo) y otras bueno (impotencia de poder: aconseja la calma y la paz).

Capítulo 17

Donde la voluntad de poder cae, hay decadencia y cuando cae, Dios se convierte en el Dios de los débiles, aunque ellos se llaman “los buenos”.

El reino de Dios ha crecido porque ha conseguido tener de su parte a media Tierra y a partir de este crecimiento, Dios se ha convertido para muchos en el ideal a seguir.

Capítulo 18

Nietzsche dice en este brevísimo capítulo de su obra que el Dios cristiano (Dios de los enfermos, Dios como espíritu) es uno de los conceptos de Dios más corruptos al que se ha llegado.

Capítulo 19

Nietzsche Culpa aquí a las razas de la Europa nórdica por no haber rechazado al Dios cristiano. Después, Nietzsche insulta de una forma intelectual a Dios (híbrido producto decadente, hecho de cero ).

Capítulo 20

Hace aquí Nietzsche una comparación entre budismo y cristianismo. Dice que el budismo es la única religión que dice “lucha contra el sufrimiento”, que es positivista y realista.

Explica que el budismo hace hincapié en los sentimientos (dolor) y que posee una superespiritualización. Sobre estas bases surge una depresión que se puede arreglar con la vida libre y sin preocupaciones por sí mismos o por otros, entre otras cosas. No tiene esta religión ningún imperativo categórico, ninguna oración ni ninguna coacción. Todas estas cosas son medios para fortalecer la excitabilidad. Además, el budismo no critica a quienes no piensan de esta forma y por ello, es la doctrina que más se defiende del sentimiento de venganza, que sin duda alguna, es malo. Por otra parte, Nietzsche piensa que esta religión es buena debido a que es “egoísta”, se preocupa por uno mismo y por nadie más; no hay compasión.

Capítulo 21

Sigue Nietzsche hablando y explicando la doctrina budista en este capítulo. La meta del budismo es conseguir la calma espiritual, y se consigue. Lo perfecto en el budismo, es lo natural.

El cristianismo, sin embargo, está siempre en contacto con el Todopoderoso, con Dios y lo ve como algo perfecto e inalcanzable para el hombre. El cuerpo es despreciado. Además, hay odio para los que no piensan del mismo modo.

Capítulo 22

Dice Nietzsche que el cristianismo tiene siempre presentes elementos bárbaros: sacrificio, beber sangre en la comunión, el desperdicio del espíritu y la cultura, la tortura... El cristianismo se basa en el debilitamiento para la civilización.

El budismo es una religión para razas que se han vuelto bondadosas y mansas que sienten dolor fácilmente, es una reconducción a esas razas a la paz; es una religión para el cansancio de la civilización.

Capítulo 23

FE: El budismo dice lo que piensa: yo sufro. El cristianismo ha tenido que inventar la figura del demonio para poder sufrir por algo.

AMOR: Explica las bases del cristianismo:

  • Para que el amor sea posible, Dios tiene que ser una persona.

  • Para que los instintos más bajos puedan hablar, Dios tiene que ser joven.

  • Para el ardor de las mujeres, tiene que ser un santo hermoso.

  • Para el de los hombres, aparece la figura de la virgen María.

  • La castidad favorece la vehemencia del instinto religioso.

ESPERANZA: hay que dar una esperanza a los que sufren.

Estas son las tres listezas cristianas para Nietzsche.

Capítulo 24

Habla aquí el autor del pueblo judío, del pueblo cristiano. Dice de ellos que son el pueblo más notable de la historia porque trazaron sus límites frente a todas las condiciones que le habían sido posibles ( han vuelto del revés la religión, la moral, la historia...). Los judíos han cambiado de tal modo la historia que hasta hoy en día, los cristianos, pueden tener un odio hacia ellos sin darse cuenta de que son la causa última de la consecuencia judía.

Para poder decir no a todo lo que representa el movimiento ascendente de la vida ( belleza, poder, afirmación de sí mismo...) tuvo que inventarse otro mundo, desde el cual aquella afirmación de la vida apareciera como el mal.

En el judaísmo y en el cristianismo ansía el poder. Esta especie del hombre tiene interés en poner enferma a la humanidad y en volver del revés conceptos como bueno, malo, verdadero o falso.

Capítulo 25

En la historia del pueblo de Israel se ve también una descentralización de los valores naturales: Dios representaba para ellos la idea de justicia y poder y “da las gracias” a sus seguidores en forma de buenas cosechas, etc. Cuando el pueblo de Israel se da cuenta de que Dios no es como imaginan (no tiene un poder densmensurado, etc.), en vez de abandonar su ideal, cambian su concepto de Dios por uno Dios exigente, no un Dios que ayude.

Capítulo 26

Los sacerdotes de Israel falsificaron su historia por la religión (La Biblia).Al leer La Biblia, Nietzsche se pregunta por su significado. ¿Acaso significa que algo es bueno o malo según el grado de obediencia a Dios?

Dice Nietzsche después que el sacerdote ha llevado la palabra y la voluntad demasiado lejos, aprovechándose así de los creyentes (se cambian las escrituras encontradas, se pagan tributos a las Iglesias, el sacerdote está presente en muchos de los actos de la cultura como bodas, nacimientos y muertes...)

Nietzsche acaba el capítulo diciendo que es necesario el pecado para la subsistencia de los sacerdotes y de la Iglesia.

Capítulo 27

Piensa El autor que Jesús de Nazaret no es si no otra invención del judaísmo o cristianismo, todavía más irreal que las anteriores (historia). Dice de él que murió por su culpa, por ser un criminal político que incitaba a llamar al pueblo más pobre y pecador, y no por la culpa de otros.

Capítulo 28

Los escritos religiosos (evangelios, etc) son para Nietzsche la literatura más difícil de leer por su difícil comprensión. Además, dice de estos escritos son imposibles demostrar con exactitud científica y, por ello, todos sus intentos de demostración están condenados al fracaso.

Capítulo 29

Nietzsche se preocupa por el tipo psicológico del cristianismo. Dice que los evangelios se equivocan al llamar a Jesús de Nazaret “héroe” y “genio”. Después, cita algunas frases que él ve ridículas del evangelio: <<el reino de Dios está dentro de vosotros>>, <<la buena nueva>>...

Capítulo 30

La exclusión instintiva de toda aversión y el odio instintivo a la realidad son las dos realidades fisiológicas sobre las que ha brotado la doctrina de la redención. Con dicha doctrina está emparentado el epicureísmo ( el miedo al dolor no puede acabar de otro modo que en una religión de amor ).

Capítulo 31

Dice Nietzsche que del redentor, sólo nos queda una desfiguración: no podía permanecer puro, íntegro, libre de añadidos... Aquel mundo raro del que los evangelios hablan tienen que haber vuelto grosero al tipo ( los discípulos introducen símbolos para comprender el tipo ).

Capítulo 32

Nietzsche dice:

  • La buena nueva consiste en que no hay antítesis.

  • El reino de los cielos pertenece a los niños.

  • L fe no es conquistada por lucha, no censura, no se defiende, no da pruebas de sí misma ( ni milagros, ni promesas...)...

  • El evangelio cristiano habla mediante signos y metáforas difíciles de entender.

  • El saber de Dios, si de verdad existiera, sería una “tontería pura”: no conoce la cultura, no conoce al Estado, falta la dialéctica ( comprobación razonada )...

El cristianismo pues, según estos motivos, no puede ser una doctrina y el mundo que se nos presenta en los evangelios no puede ser real, ya que no se opone a nada ( no conoce nada más allá que a Dios; lo demás son conceptos ) y no puede razonar nada.

Capítulo 33

Según Friedrich el cristiano no lo es por su fe, sino que lo es porque no ofrece oposición a quien es malvado con él, no establece diferencias entre razas, no odia a nadie, no se ve en tribunales, no se separa de su familia... El redentor sabe que con la práctica de esta vida es como se siente <<divino>> , <<hijo de Dios>>... ( ni la penitencia ni la oración conducen a Dios ). Es esta manera de decir cómo hay que vivir para <<llegar al cielo>>, para ser <<hijo de Dios>>, la única realidad psicológica del redentor.

Capítulo 34

Dice Nietzsche del evangelio que sólo se sirve de símbolos por medio de los que explican la verdad, pero en realidad, los mismos símbolos no tienen nada de real. Por ejemplo, la palabra <<hijo>> representa el sentimiento del ingreso en el sentimiento de la transfiguración de todas las cosas. La palabra <<padre>> representa el propio sentimiento. El <<reino de los cielos>>es un estado del corazón de cada uno, no “el cielo” en el que muchos piensan que descansarán algún día.

El concepto de muerte es algo que los evangelios siempre dejan correr, en el sentido en que la explican muy poco, diciendo de ella que es un <<puente de tránsito>>. La muerte no falta en el evangelio por eso, sino que falta porque pertenece a un mundo desconocido para todos.

El <<reino de Dios>> no es pues algo que llega dentro de un determinado tiempo, sino que es el sentimiento que cada uno tiene de él: “Dios está en todas partes; Dios no está en ningún lugar...”.

Capítulo 35

Jesús nació u murió para mostrar a los hombres cómo había que vivir según Dios ( no oponerse, amar al prójimo aunque sea tu enemigo, no odiar a nadie por ser diferente...).

Capítulo 37

La historia del cristianismo, según el autor, es la historia del malentendido simbolismo. Asimismo, la Iglesia no es más que una forma de enemistad mortal a toda la humanidad, ya que siempre hablan sólo de “ellos, los que se salvarán, etc.”.

Capítulo 38

Nietzsche hace aquí una crítica contra el hombre moderno, el hombre de su época. Dice que lo que en otros tiempos era considerado como enfermo, hoy en día (habla de sus días) es considerado indecente y piensa él que es indecente ser cristiano, por creer a teólogos y sacerdotes que no dicen la verdad. Repite, como en capítulos anteriores, que el sacerdote ha sabido aprovecharse del evangelio y que todos los sabemos, pero aun sabiéndolo, todo sigue como antes. Piensa que el hombre debería tener vergüenza al llamarse “cristiano”, porque él sabe perfectamente que no cumple con lo que debe ser un cristiano.

Capítulo 39

Nietzsche piensa que sólo ha habido un verdadero cristiano en la historia: Jesús. Dice que en los demás momentos de la historia se ha hablado mucho de la fe, pero no se ha obrado por fe, sino por instinto, como los animales.

Capítulo 40

A partir de la muerte de Jesús en la cruz, surge una duda: ¿quién lo ha matado? La respuesta es: el judaísmo. Es a partir de aquí cuando los judíos y discípulos de Cristo empiezan a enfrentarse con el régimen y comienzan a concebir a Jesús como alguien que estaba en contra del orden ( esa actitud no se había conocido hasta entonces ) . Con la muerte de Jesús se quería demostrar la doctrina cristiana, pero los discípulos no lo entendieron así u por eso se vengaron de su muerte elevando la figura de Dios a lo más alto.

Capítulo 41

A partir de la muerte de Cristo surge otra gran pregunta: ¿cómo pudo Dios permitir la muerte de su hijo, Jesús? El evangelio responde: “para el perdón de los pecados”. Nietzsche se pregunta cómo pudieron contestar con semejante barbaridad, típica, solamente, de bárbaros.

Surge también otra duda: la resurrección. Dice Nietzsche que aquí inventa el evangelio una de sus más grandes mentiras.

Capítulo 42

Vuelve el autor a comparar aquí el budismo y el cristianismo. Dice de ambas religiones que el budismo no promete, sino cumple, mientras que el cristianismo promete muchas cosas pero no cumple ninguna.

Capítulo 43

Cuando se coloca el centro de gravedad en el más allá se le quita a la vida ses centro de gravedad.

Dice Nietzsche que la mortalidad personal destruye toda razón(lo que es beneficioso para el cuerpo es ahora una tentación).

Es tonto quien se crea eso de “la salvación del alma” por ser más o menos creyente, por haberse comportado mejor o peor...

Es tonto también quien crea en “la igualdad de las almas” porque vivimos en un mundo lleno de privilegiados para unos pocos.

Capítulo 45

Sigue en éste capítulo haciendo una crítica al evangelio cristiano y a algunos de los pasajes que en él hay.

Capítulo 46

Dice Nietzsche que en el Nuevo Testamento no hay ni un solo síntoma de bondad, libertad, honestidad...Todo en él son únicamente instintos malos, cobardía. Dice que toda palabra o acción del primer cristiano son falsos o perjudiciales y todo lo que él odia tiene valor.

Capítulo 47

Una religión como es el cristianismo, que no tiene ningún punto de contacto con la realidad, tiene que ser enemiga de la ciencia.

Capítulo 48

Según Nietzsche el Primer fallo de Dios es que el hombre no encuentra entretenidos a los animales sino que los donima. Así Dios creó a la mujer (no hay ya aburrimiento pero con ella vienen más fallos).

El hombre en si había sido el máximo fallo de Dios porque el hombre se vuelve científico y se vuelve en contra de Dios. Pro consiguiente, la ciencia es lo prohibido.

Dios inventa la guerra, se para pueblos...

Capítulo 49

El peligro para la religión es la ciencia.

El castigo y el pecado han sido inventados contra la ciencia. El cristianismo dice que el hombre debe de mirar dentro de sí, no fuera; el hombre debe de sufrir, no mirar.

Capítulo 50

Dice el autor que con lucha ha habido que conquistar el avance de la verdad y a cambio, ha habido que entregar casi todo lo que pertenece al corazón(amor, confianza en la vida...). Para esto se requiere la grandeza del alma. Según el cristianismo y según esto, ser honesto sería ser riguroso con el corazón y desperdiciar los vellos sentimientos. Dice el cristianismo que la fe hace bienaventurados a los hombres pero si éstos rechazan los bellos sentimientos del corazón, el cristianismo miente.

Capítulo 51

Repite el autor de este libro una y otra vez que poner enfermos a los hombres es la intención de la Iglesia y siempre que la Iglesia se apodera de un pueblo hay numerosas crisis nerviosas.

Dice también que todos aquellos que son “distintos” , que valoran la salud, los placeres, la vida y el desprecio pueden despreciar a la religión cristiana y fabricar un concepto nuevo de perfección(en Dios).

El cristianismo no entiende de razas, todos sufren por Dios en la cruz t por eso todos los cristianos son divinos, pero, si no entiende de razas, ¿por qué sólo se consideran divinos los cristianos?.

Al final de éste capítulo Nietzsche dice: “El cristianismo ha sido hasta haroa la máxima desgracia de la humanidad”.

Capítulo 52

Describe aquí la fe cristiana como “no querer saber qué es lo verdadero”. Otros rasgos de los teólogos son “la no libertad de mentira” y la “ incapacidad para la filología”(el arte de leer bien). Con estas palabras satiriza la forma en que los teólogos interpretan cualquier acontecimiento.

Piensa Nietzsche que si de verdad existiera un Dios bueno, un Dios creado que nos curase a tiempo o impidiese los males, habría que destruirlo por ser estúpido.

Capítulo 53

La verdad del como todo hombre de Iglesia la entiende, es la prueba de que el hombre aún no ha conseguido aquella auto superación que resulta necesaria para encontrar cualquier verdad.

Dice que la religión cristiana ha basado parte de su verdad en los signos de sangre pero con ésta no se demuestra la verdad, sino que envena la doctrina más pura, convirtiéndola en delirio y en odio de los corazones.

Capítulo 54

Comenta que el creyente no se pertenece a sí mismo, sino que es un hombre dependiente. Esta es, según el modo en que el autor critica a la doctrina cristiana, la única forma que hay para que el hombre débil siga existiendo.

Capítulo 55

Este señor dice claramente que todos los sacerdotes mienten malinterpretando qué es lo verdadero o lo falso, lo bueno o lo malo... Dice también que “la palabra de Dios”, “el Libro Sagrado”, etc... son palabras para designar cómo llega al poder el sacerdote.

Capítulo 56

Pero lo que importa verdaderamente es la finalidad de la mentira. En la mentira del cristianismo sólo hay finalidades malas: calumnia, desprecio del cuerpo, autodeshonra en el concepto de pecador, etc...

Capítulo 58

Dice el autor que el cristiano y el anarquista tienen algo en común: su instinto tiende hacia la destrucción.

Pablo supo ver que el cristianismo, que empezó siendo una especie de secta derivada del judaísmo, podía aglutinar en un poder enorme todo lo rebelde, la herencia de anarquistas en el Imperio.

Capítulo 59

Según Friedrich podemos ver en cualquier agitador cristiano la mentira de sacerdotes y demás jefes del cristianismo.

Hace en este capítulo una referencia al Islam ( en esa religión el poder de las mujeres es limitado y Nietzsche opina que eso es bueno ).

Capítulo 60

El cristianismo arrebató la cultura antigua y más tarde la islámica (cruzadas, expulsión de moriscos...)de la que tendríamos que haber aprendido algo más. Sin embargo, a la Iglesia y a la aristocracia de la época les interesaba la riqueza, no la cultura.

Ridiculiza a los alemanes cristianos.

Capítulo 61

Nietzsche dice en este capítulo que los alemanes son sus enemigos (se refiere a los alemanes cristianos) porque desprecia en ellos la suciedad de sus conceptos, valores y su cobardía. Además dice que si el cristianismo no llega nunca a su fin, será culpa de los alemanes.

Capítulo 62

Condena al cristianismo y a la Iglesia cristiana diciendo que es la más grande de las corrupciones por ir en contra del cuerpoy otros placerers naturales, en contra del amor y la belleza, de la valentía...de la vida misma. Llama al cristianismo “la única gran maldición” y acaba diciendo: “¡ Transvaloración de todos los valores!

Ley contra el cristianismo

  • La especie más viciosa del hombre es el sacerdote porque él enseña la contranaturaleza.

  • Toda participación en un servicio divino es un atentado a la moralidad pública. Para el cristianismo, contra más te alejes de él y más te aproximes a la ciencia, más criminal eres.

  • El lugar maldito en que el cristianismo se ha asentado, será arrasado.

  • La predicación de la castidad es algo contranatura; todo desprecio a la vida sexual es un auténtico pecado contra la vida.

  • Comer en la misma mesa que un sacerdote es malo; con ello, uno se excomulga a sí mismo de ser honesto.

  • A la “historia sagrada” se la llamará malvada y palabras como “Dios”, “redentor”, “salvador”...serán insultos.

  • El resto, sigue de esto.

  • TESIS DEL AUTOR

    Con El Anticristo, Nietzsche hace una dura crítica al cristianismo y a todos aquellos que lo practican. Nietzsche quiere decir que Dios no existe, que es una invención del hombre.

    La verdad requiere un fundamento: se basa en el ser de las cosas, en un ser fijo, permanente e inmutable, al cual, debe tener una causa última que lo explique. En Occidente esta idea que da razón de toda la realidad, es la idea de Dios. Pero, si la verdad no existe, Dios es la mayor de las mentiras que ha inventado el hombre. Dios es quien nos dice cómo comportarnos, es el creador... Según Nietzsche, Dios es “la fórmula suprema de toda calumnia contra este mundo y de toda mentira respecto al más allá”.

    La existencia de Dios quitaría el valor de la vida y sometería la voluntad a una voluntad ajena; el hombre no podría realizar todos sus impulsos, deseos o anhelos, sino que habría que someterse a la voluntad divina. Por esto, Nietzsche dice que hay que terminar con la idea de la existencia de Dios; esto sería el único modo de acabar con los errores de nuestra cultura.

    NIETZSCHE Y DESCARTES

    • Descartes

    Descartes, para encontrar un punto de enlace entre el yo y el mundo exterior, vuelve al punto de partida.

    Ve la perfección como el acto de dudar; al preguntar por el origen de ésta encuentra a Dios como causa única de tal idea y de todo lo que existe en el mundo.

    Junto a la de perfección, la idea infinita debe provenir para él de un ser perfecto e infinito ( Dios ). Con ello, acaba con la idea de un Dios “malo” o engañoso, ya que un ser perfecto no puede tener estas cualidades.

    • Nietzsche

    La idea de Dios para Frederich Nietzsche representa la concreción máxima de los valores de la cultura judeo-cristiana. La demostración del engaño a que nos somete y de la infravaloración de lo humano obliga al filósofo a destruirlo. Pero, tras su muerte, hay que tener cuidado con no sustituirlo por otros elementos que desempeñan las mismas funciones, como ha sido el caso de la Ilustración con la razón, el Positivismo con la ciencia o el Liberalismo con el Estado.

    Si Dios ha muerto, la moral occidental no tiene ningún sentido: hay que transmutar todos los valores sostenidos en el resentimiento de la moral de los esclavos por los valores de la vitalidad y la fuerza de la moral de nobles y señores.

    Los valores que ahora aparecen poseen un sentido auténticamente extramoral, fundados en el sentimiento de fuerza: son indefinibles y representan solamente posiciones desde la que se comprende lo vital.

    VALORACIÓN CRÍTICA Y PERSONAL

    Este libro me ha parecido algo difícil de leer debido a la multitud de alusiones que el autor hacía a otras de sus obras, así como a obras de otros autores. Además, el filósofo leído no ha sido explicado en clase todavía, lo que me ha supuesto una dificultad añadida a la hora de entender la obra y elaborar el trabajo.

    En cuanto a la filosofía de Nietzsche, tengo que decir que me parece un autor muy interesante al tratar temas por los que yo me he preguntado alguna vez.

    Algunas de sus ideas me han parecido, francamente, algo exageradas. Por ejemplo, no creo que los curas o sacerdotes sean unas personas tan malas como el autor las califica. Sin embargo, al igual que él, pienso que la Iglesia se ha aprovechado demasiado de los fieles a lo largo de toda nuestra historia, claro que yo no digo en cuanto al cambio de términos, etc., sino a la riqueza. Bajo mi punto de vista, la Iglesia ha fabricado importantes y bonitas catedrales para el culto de Dios, pero, ¿no se puede adorar a Dios (independientemente de la creencia en él) en uno mismo, en la propia casa, etc? Creo que en esto, Nietzsche y yo estamos de acuerdo.

    No creo que Nietzsche no creyera en Dios desde su nacimiento. Más bien, debió de perder el respeto a esta religión ya en su madurez, dándose cuenta de los placeres de la vida que prohibía sin ningún motivo aparente.

    Por último, quería criticar algunas posturas de Nietzsche con respecto a la mujer. En varios capítulos del libro, cita a ésta como un ser casi inútil. Además, la acusa de ser quien produjo todos los males en el hombre. Como referencia la machismo que Nietzsche deja ver en esta obra, hay que recordar las últimas líneas del capítulo 59. En este capítulo dice que cuando el Islam se burla de la religión cristiana, tiene derecho a ello, ya que le saca ventaja en muchas cosas, una de las cuales, es que el poder de la mujer en esta religión es escaso; sin embargo, en el cristianismo, las mujeres han estado presentes a lo largo de toda la historia (monjas).

    BIBLIOGRAFÍA

    • Enciclopedia Encarta Microsoft 1999.

    • El Anticristo (notas del final)

    • Diccionario Espasa Escolar.

    • Libro de Historia de la Filosofía de 2º Bachillerato.

    Editorial Laberinto. Proyecto Ariadna.

    16