Educación artística; Rudolf Arnheim y Elliot Eisner

Psicología del arte. Recursos para profesores. Arte en educación. Creatividad. Expresión artística

  • Enviado por: Celia
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 3 páginas

publicidad
cursos destacados
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
El curso de Reparación de Telefonía Celular o Móvil está orientado a todas aquellas...
Ver más información

Iníciate con Ableton Live
Iníciate con Ableton Live
El curso da un repaso general por las órdenes y menús más básicos, para poder generar...
Ver más información

publicidad

RUDOLF ARNHEIM

Rudolf Arnheim, en la actualidad profesor emérito de psicología del arte en la Universidad de Harvard, se doctoró en 1928 en la Universidad de Berlín por su trabajo sobre pasicología de la expresión visual, filosofía e historia del arte y de la música. Sus profesores fueron los psicólogos de la Gestalt Max Wertheimer, Wolfgang Köhler y Kurt Lewin.

Sus dos primeros libros, Film as Radio, an Art of Sound, tuvieron aplicación práctica en el International Institute for Educational Film de Roma y en la British Broadcasting Corporation durante la Segunda Guerra Mundial. Tras emigrar a Estados Unidos recibió becas de la fundaciones Rockefeller y Guggenheim y comenzó su carrera docente en el Sarah Lawrence College y en la New School for Social Research de Nueva York.

Desde 1968 hasta su retiro enseñó en el Harvard´s Carpenter Center for the Visual Arts y posteriormente en la Universidad de Michigan en Ann Arbor. En 1976 recibió el Distinguished Service Award de la National Art Education Association.

ELLIOT W. EISNER

Elliot W. Eisner que, gracias a su amplia formación cultural, transmite al libro un carácter particular que se traduce en una gran generosidad de recursos para los profesores en el plano teórico y práctico. Éstas aportaciones son el fruto de una reflexión científica, tanto en el campo de la Filosofía y demás Ciencias de la Educación, como de sus experiencias en la teoría y práctica del arte. No faltan tampoco los planteamientos de tipo aplicativo, que demuestran tanto su conocimiento directo de la escuela como su capacidad de diseñar proyectos educativos y de investigación.

Con respecto a la intención de demostrar con argumentos científicos los valores del arte de la educación, tenemos que reconocer que la investigaciones de la Universidad de Stanford han representado una importante lucha en distintos frentes. Sus conocidas teorías justifican hoy en día la educación artística como una disciplina que fomenta un aprendizaje global del arte.

Los planteamientos didácticos que fundamentan el análisis de diferentes interrogantes como: ¿por qué enseñar arte?, ¿cuáles deben ser en la actualidad los fines y contenidos de los programas de arte?, se estructuran en diferentes ámbitos: el conceptual, el crítico y el productivo. Con este enfoque se dio un cambio radical a las propuestas tradicionales que se caracterizaban por sus planteamientos parciales, centrados en el ámbito productivo de la habilidades artísticas.

Hemos de agradecer a E. Eisner el giro copernicano que ha dado a la educación artística, destacando su importante papel dentro de las ciencias humanas y sobre todo definiendo el ámbito de esta disciplina.

Las diferentes investigaciones de la Universidad de Stanford dieron lugar al Proyecto Kattering, que tenía una clara intención: definir los ámbitos o dominios de enseñanza y aprendizaje del arte. Esta definición de carácter epistemológico fue extraordinariamente importante, ya que estableció la Educación Artística como una disciplina estructurada con unos objetivos, unos contenidos y una metodología coherentes, basadas en las diferentes Ciencias del Arte, la Estética y la Comunicación.

Este paradigma, que se desarrollo en diferentes modelos, dejó atrás las concepciones de visión más sectaria, que asimilan la Educación Artística al dibujo o a las llamadas áreas de expresión como componentes de las tendencias más arraigadas.

Los modelos de Educación Artística deben estar en consonancia con la concepción del arte en cada momento.

Actualmente, el concepto de Educación Artística tiene su objeto de estudio bien definido. La amplitud de dimensiones que socialmente atribuimos al estudio del hecho artístico da pie a adoptar distintos modelos, siempre en consonancia con la política educativa de cada contexto.

Esta visión interdisciplinar del hecho artístico que se desprende del texto es la propia trayectoria académica del profesor Eisner, que le propicia la posibilidad de relacionarse con diferentes profesionales de todos los campos del saber. El autor es conocido como profesor de Arte y Educación de la Universidad de Stanford y también por sus cargos de presidente de la prestigiosa sociedad AERA (American Educational Research Association), presidente de INSEA (International Society for Education through Art) y miembro del consejo de publicaciones de la prestigiosa revista Art and Education. Esta situación conyuntural justifica sus numerosas reflexiones y citas de autores de más prestigio del momento en el campo de la educación.

No se puede negar que las teorías de los diferentes textos del profesor Eisner han ayudado a modernizar los enfoques de la educación artística de nuestro país. Es necesario tener en cuenta lo arriesgada que puede resultar a veces la influencia de modelos anglosajones en un contexto como el nuestro, que tiene unas características socioculturales muy distintas.

Su conocimiento de nuestra realidad es, por tanto, directo y realista en cuanto a las posibilidades de aplicar sus teorías. A su vez este intercambio, centrado principalmente en sus últimas investigaciones sobre las relaciones del arte y las demás disciplinas, se ha visto enriquecido a través de la interacción de nuestras diferentes culturas. Con este hecho intercultural se ha dado lugar a los criterios plurales que siempre han caracterizado a la pedagogía del arte.

Los educadores artísticos han estado interesados en el desarrollo de la creatividad como fin primario de su actividad. Desde hace un tiempo están dirigiendo su atención al arte en sí y al desarrollo de la aptitudes y formas de comprensión que hacen posible la experiencia artística. Educar la visión artística ofreció una d3e las perspectivas pioneras que hoy subyacen en lo que puede llamarse con razón una nueva ola de la educación artística en Norteamérica.

Si la educación artística tiene un conjunto de objetivos propios, estos objetivos están relacionados con la naturaleza del arte y con los tipos de aptitudes y sensibilidades que hacen posible la experiencia artística.

Uno de los objetivos principales de la educación artística consiste en cultivar esta sensibilidad y en fomentar estas actitudes.

Educar la visión artística describe los esfuerzos concretos realizados en la Universidad de Stanford en California para transformar las ideas en datos curriculares y en perspectivas pedagógicas prácticas que se llevaran a las clases.

Con la expresión profesores de arte me refiero no sólo a los que están aprendiendo a ser especialistas en la educación artística, sino a todos los profesores que enseñan arte. Todos los profesores que enseñan arte son profesores de arte.