Dioses y héroes griegos y romanos

Mitología griega y romana. Mitos y leyendas. Zeus. Afrodita. Reina. Ninfas. Musas. Pegaso. Hermes. Argamenón

  • Enviado por: Katy
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 25 páginas
publicidad
cursos destacados
Curso completo de piano - Nivel básico
Curso completo de piano - Nivel básico
Este curso de piano está pensado para todos aquellos principiantes que deseen comenzar a tocar el piano o el...
Ver más información

Iníciate con Ableton Live
Iníciate con Ableton Live
El curso da un repaso general por las órdenes y menús más básicos, para poder generar...
Ver más información

publicidad

Reina de los Dioses,

Diosa del Matrimonio,

la Fidelidad y

la Maternidad

 

 

Hera / Juno

 

           Pertenecía a la primera generación de dioses del Olimpo y era la mujer y la hermana de Zeus, hija de Cronos y de Rea. Hera desempeñaba el papel de reina de los dioses y era la diosa del matrimonio y la protectora de las mujeres casadas.                 

           Estaba presente en todos los nacimientos y bodas, pero a pesar del carácter festivo de esas celebraciones tenía una personalidad hosca, vengativa, terca y despótica.

           Era todavía muy niña cuando Rea (Cibeles), su madre la entregó a los cuidados de Tetis y Horas. Quería salvarla de la furia de Cronos (Saturno), el padre terrible que devoraba a sus hijos. Lejos del peligro, creció bella pero solitaria. Un día recibió en su escondite la visita de su hermano Zeus (Júpiter) quien, tras derrotar a Cronos en violenta lucha, se convirtiera en señor del Olimpo. Juntos conversaron. Hablaron de las tristezas pasadas y de un futuro mejor. Hera (Juno) se sentía feliz. Pero Zeus ya estaba tan enamorado que no pudo esconder sus sentimientos, y declaró a la hermana todo el amor y el deseo que por ella sentía. Sólo oyó negativas: la diosa no quería ser una más de sus numerosas conquistas. Disconforme, el dios intentó todas las tácticas y todas resultaron inútiles. Hasta que un día de invierno urdió una estratagema. Se transformó en cuclillo y, así, disfrazado de avecilla triste y casi muerta de frío, se acercó a su hermana. Con sus besos, Hera trató de reanimar al cuclillo. Y procuró darle calos apretándolo  contra su pecho. Cuando se dio cuenta del ardid ya era tarde: había sido violentada. Llena de vergüenza, pidió al hermano que reparase su falta. Y Zeus le prometió inmediatamente desposarla. Todos los dioses asistieron a la ceremonia de la boda, y ofrecieron a la novia valiosos regalos. Al término de la fiesta, la pareja partió para su noche de bodas, que duró 300 años. Después, la diosa se baño en la fuente de Canatos, en Nauplia, y recuperó la virginidad. Enseguida se dirigió con su esposo hacia el Olimpo donde, al lado de Zeus, soberano de los dioses, habría de reinar, bella y majestuosa, desde su trono de oro.

           Sus hijos con Zeus fueron: Ares (Marte), dios de la guerra y la lucha brutal, personaje violento y agresivo; Hefesto (Vulcano), personificación del fuego, dios de la metalurgia, herrero oficial de las divinidades y los héroes; Hebe, representación divina de la juventud eterna, cuya principal función era servir a los dioses el néctar y la ambrosía, además de preparar el baño de su hermano Marte y enjaezar el carro de Juno; y finalmente Ilitía, diosa de la gestación, protectora de las madres en el momento del parto. Pero también esta Tifón (que nació únicamente de Hera, con la ayuda de la Madre Tierra), monstruo terrible, que tenía el cuerpo cubierto de escamas y ojos que lanzaban llamas

           Era muy celosa y vengativa y perseguía a las amantes y a los hijos habidos fuera del matrimonio de Zeus, gritándole con insistencia, de tal forma, que, el malhumorado Zeus la maltrataba e, incluso, llegó a atarla a un yunque y dejarla colgada del cielo, pero Hefesto, verdugo de ella antes la liberó y la maldad de Hera aumentó, persiguiendo a todas las amantes de Zeus, y en especial, a la ninfa Io.

          Las escenas de celos más irritantes, el odio mortal hacia sus rivales, las inflamadas discusiones domésticas, revelan la parte esencial del carácter de Hera (Juno). La diosa tiene los mismos atributos de su compañero, y con el divide el honor de reinar en el Olimpo. Su origen es incierto, aunque se puede creer que no se trate de una divinidad indoeuropea, y que su culto sea anterior a la invasión de lo aqueos. En los tiempos históricos se le atribuía la tutela de los nacimientos, y en las leyendas relativas a Zeus ella formaba parte importante del matrimonio sagrado. Es posible que Hera fuese, tal vez, una de las tantas personificaciones de la antigua diosa-madre, elevada por sobre su naturaleza terrestre por ser esposa de Zeus. Lo mismo que otros dioses griegos, Hera es la imagen de un carácter humano: sus celos, sus venganzas y quejas constantes la hacen el carácter más realista que se puede encontrar entre todas las divinidades de la antigüedad clásica. No es difícil, en consecuencia, comprender por qué su culto asumió tanta importancia en Grecia, especialmente entre las mujeres.

           En sus relaciones con Zeus, Hera adopta las actitudes más corrientes, reflejando el prototipo de la esposa media, que exige el amor de su marido en forma incondicional y no admite infidelidades. Se define, pues, como defensora de la monogamia, predicando la aceptación de un único hombre (esposo) como compañero y complemento de la mujer (esposa). Cuando sus ideales de fidelidad no se cumplen -como sucede frecuentemente- abandona el Olimpo para castigar a su marido. Pero el mismo impulso que la aleja hace que retorne. Y, nuevamente al lado de Zeus, trata de consolar su tristeza con la compañía divina.

           El marido no consigue entender a la irritada esposa que tanta confusión causa a la paz doméstica. Para él, lo esencial es la paternidad que, para llevarse a cabo, no precisa estar necesariamente relacionada con una única mujer. Pero Zeus es el padre universal, mientras que Hera encarna a la esposa universal.

           No obstante, en su papel de esposa no satisface íntegramente a su compañero. Zeus quiere y solicita sus consejos; pero cuando ella se pronuncia lo hace, la mayoría de las veces, para contradecirlo. Sobre todo si están en juego cuestiones relativas a las amantes de Zeus. En Homero (siglo IX a.C.) hay varios ejemplos de estas discusiones, consideradas típicas de una pareja común.

           A pesar de su constante agresividad, Hera sabe ceder. Para reconquistar al marido, sentirse nuevamente amada y verse deseada, todos los medios son válidos. Por eso no vacila en pedir en préstamo a Afrodita (Venus) el ceñidor (cinturón) de amor.

           Con pocas excepciones, las leyendas relativas a la diosa ilustran su carácter celoso y vengativo, particularmente en lo que se refiere a cuestiones familiares. Ningún deseo perverso, ningún afecto ilegítimo debe perturbar la paz doméstica. El episodio del amor ilícito entre París y Helena, que desencadenó la guerra de Troya, no le merece compasión, a su vez tuvo un papel destacado en la destrucción de Troya porque Paris no la eligió como la más bella.

           Hera no sólo apoyó la victoria de los griegos, sino que también quiso asistir a la destrucción total de los troyanos. También fue muy cruel con las Prétides, quienes dijeron ser más bellas que ella, y recibieron como castigo una manía que las hacía creerse vacas, mugiendo en todos los lugares en los que se encontraban. Fueron curadas por el experto médico Melampo, quien a cambio obtuvo la mano de la más hermosa de ellas.

           Su actitud rígida y moralista puede ser explicada por la circunstancias de su origen: el culto de la diosa surgió, probablemente, en el momento en que los griegos adoptaban la monogamia y precisaban de un ejemplo divino que castigase las transgresiones.

           El carácter irreprochable de Hera (con respecto a la honra) fue retratado con mucha fidelidad por los artistas de la antigüedad. En una celebre obra primigenia, Policleto (siglo V a.C.) la presenta como una mujer joven, bella, casta y algo severa; en la cabeza, lleva una diadema; viste discretamente una túnica que la envuelve con nobleza y modestia; en la mano ostenta el cetro, en cuyo extremo están el cuchillo y una piedra preciosa -el granate- que simbolizan el amor conyugal y la fidelidad. A veces suele sostener en la mano una granada, fruta que indica fecundidad. Aunque ésta sea una de las representaciones más características de la diosa, la que parece ser el tipo ideal y más perfecto de la divinidad es la Juno Ludovisi, de rostro ovalado, ojos grandes y boca seria.

           Como Júpiter, Juno era venerada en lo alto de las montañas, principalmente en el Peloponeso y en las regiones vecinas. En Argos se encontraba el centro principal de su culto. Y fue entre Argos y Micenas donde, al final del siglo V a.C., se levanto uno de los mayores templos que le fueran dedicados: el Heraion de la región, donde fue colocada la estatua de oro y marfil de la diosa, debida a Policleto.

           La diosa, que en Grecia era considerada la esposa fiel, responsable de las buenas relaciones de las parejas, fue asimilada en Roma a la ya existente deidad llamada Juno: a partir de la fusión de ambas  divinidades, las características de las dos se ampliaron y se confundieron. De acuerdo con sus atributos, recibió de los romanos diferentes epítotos: así como Juno Lucetia representaba la luz celeste, al igual que Júpiter, su esposo. Juno Pronuba regía la realización de los casamientos y Juno Domiduca conducía a la virgen a la casa de su marido. Juno Lucina, la diosa del parto, ayudaba a los niños a nacer. Más tarde pasó también a proteger a la mujeres grávidas. Juno Osipagína fortalecía al feto. Juno Rumina hacía de la futura madre una buena nodriza. Juno Populonia Era la diosa de la multiplicación de los pueblos. finalmente, Juno Sóspita llegaba al hora del parto para aliviar a la madre del peso de la criatura. En esta última atribución era venerada en Lanuvium, donde se levantaba uno de los templos más famosos construidos en su honor.

           Como en varias de sus funciones Juno actuaba como liberadora de las madres -porque las ayudaba en los partos- con el tiempo terminó asumiendo el carácter de liberadora de los pueblos en general. En esta forma ayudó en diversas oportunidades a los romanos en sus luchas.

           El culto de la diosa adquirió en Roma una dimensión bastante específica.                                          

Su fiesta principal era la de las Matronalias, celebradas en las Calendas (1° de mes) de Marzo: después de un homenaje a la diosa en el bosque sacro del Palatino, las atenciones se volvían hacia la madre y dueña de casa común, que se recibía regalos del esposo y de los hijos. Según algunos, las Matronalias habrían dado origen al tradicional Día de la Madre.

 

 

 

 

 

 

 

Mitos y Leyendas

 

Sobre la elección de la más bella, El Juicio de Paris

 Paris era hijo de Príamo y de Hécuba, reyes de Troya. Eris, la diosa de la discordia, la única no invitada a la boda del rey Peleo y de la nereida Tetis, apareció al final de la celebración envuelta en una nube y lanzó en el banquete una manzana de oro que decía estar "destinada a la más hermosa". Zeus se negó a arrogar este título a una de las tres aspirantes: Hera, Atenea y Afrodita, por lo que éstas, finalmente pidieron a Paris, príncipe de Troya, que diera su veredicto. Todas intentaron sobornarlo: Hera le ofreció ser un poderoso gobernante, Atenea una gran fama militar, y Afrodita le prometió la mujer más hermosa de la tierra. Ganó Afrodita y ésta tuvo que ayudarle a lograr a Helena, hija adoptiva de Tíndaro y esposa de Menelao, que vivía en Esparta. Paris llegó allí con un gran bajel y se dedicó a agradar a Helena. Al poco tiempo, Menelao tuvo que irse a Creta y Paris aprovechó para abrir su corazón a Helena, quien abjuró de su patria y se fue con él. Entonces, Menelao, Guerra de Troya. Durante esta guerra Paris luchó cobardemente contra los griegos y tuvo que ser rescatado varias veces por Afrodita pero finalmente fue herido por Filoctetes. Entonces, Paris volvió junto a Oenona, quien intentó curarlo compasiva y aún enamorada pero no lo consiguió: Paris murió a los pocos días y junto a él fue enterrada Oenona, que falleció de tristeza.

 

Sobre la crueldad de Hera, El nacimiento de dionisio

Sus padres fueron Zeus y Sémele. Hera, la celosa mujer de Zeus, cuando se dio cuenta de que su marido estaba locamente enamorado de la princesa tebana, engañó a Sémele diciéndole que le pidiera a Zeus que se mostrara en su divina majestad. Obligado por la promesa hecha a Sémele de concederle sus deseos, Zeus se apareció ante la desdichada mujer en la plenitud de su gloria divina. Cuando ella se acercó a él, acabó carbonizada por los rayos de luz que el dios irradiaba pero cuando Dionisio creció, la rescató del Hades y la trasladó al Olimpo.

En su infancia, Dionisio fue cuidado y educado por los sátiros del bosque y, en especial, por un dios campestre llamado Sileno.

 

Sobre la crueldad de Hera, Eco

 Era una ninfa de la montaña a quien Zeus convenció para que se dedicara a entretener con su charla a Hera, de tal forma que la celosa esposa del dios de dioses no pudiese dedicarse a espiar a sus amantes. Eco era sumamente elocuente y siempre desempeñó la labor encomendada sin problemas pero llegó un momento en que Hera terminó por hartarse de tanta conversación y castigó a Eco con un hechizo que le quitaba la voz, salvo para repetir la última palabra que oyese. Tiempo después, Eco se enamoró de Narciso y lo persiguió por todos lados: bosques, desiertos, mares o fuentes. Sin embargo, Eco no podía confesar su amor a Narciso, pero un día, cuando éste se apartó del camino con el que paseaba con sus amigos y se internó en el bosque, Narciso empezó a llamar diciendo "¿hay alguien aquí?" y Eco respondía "Aquí, aquí". Narciso contestó "Ven" y Eco salió de entre los árboles con los brazos abiertos diciendo "ven, ven". Narciso, a pesar de todo, al verla, se negó a aceptar su amor con cruel desdén. Eco, que se lamentaba de su desdicha, pero también de todos aquellos actos vergonzosos que había llevado a cabo en busca de la atención de Narciso, se escondió en la roca más profunda del bosque y allí se fue consumiendo hasta morir, aunque quedó su voz y sus huesos, que fueron transformados en peñascos, para más horror de su final. Otra versión radicalmente distinta afirma que Eco terminó convirtiéndose en un mero sonido por acción de Pan, que hizo que la despedazaran cuando ignoró el amor que éste sentía por ella.  

Zeus

Júpiter para los romanos.- Dios supremo de la religión griega. Hijo de Cronos y de Rea, padre de los dioses y de los hombres. Cronos tenía la costumbre de devorar a todos los hijos que le daba su mujer, quien al estar embarazada de Zeus ideó, para salvarlo, huir a Creta, donde tuvo a su hijo, y retornó al Olimpo, simulando allí un segundo parto. Presentó a Cronos una piedra envuelta en pañales, que éste tragó sin vacilar.

Rea dejó la educación de Zeus en manos de los Coribantes, quienes lo hicieron amamantar por la cabra Amaltea. Cuando fue mayor se presentó su padre y le obligó a reconocerlo. Cuando Cronos fue vencido y arrojado del Olimpo por Titán, Zeus intervino venciendo a éste y restableciendo a su padre en el trono. Un oráculo informó a Cronos que Zeus había nacido para dominar el universo, y éste buscó los medios de perderlo. Zeus se rebeló contra él y le arrojó del Olimpo, apoderándose del trono de su padre y haciéndose dueño del Cielo y de la Tierra. Se casó con Hera y repartió su poder entre sus hermanos. Se reservó el Cielo y dio el imperio de las aguas a Poseidón y el de los infiernos a Hades. Tiempo después los dioses trataron de librarse de su dominio, pero les venció obligándoles a refugiarse en Egipto. Cuando su dominio parecía definitivamente asegurado, los Gigantes, hijos de Titán, pusieron unas montañas sobre otras con el fin de escalar el Olimpo y arrojarlo de él. Pero Zeus los derrotó sepultándolos bajo las montañas que habían amontonado contra él. Desde entonces fue reconocido como padre de los dioses y de los hombres, al que todos obedecían. Fue árbitro universal y su sabiduría regulaba todas las cosas. Todo procedía de Zeus, el bien y el mal, y hasta el destino. Armado del rayo y del trueno, al agitar su égida producía huracanes y tempestades. De su matrimonio con Hera, su hermana, tuvo a Ares, Hefesto y Hebe. Su vida fue pródiga en aventuras amorosas. Con Mnemosina tuvo a las Musas; con Eurinome, a las tres Gracias; con Maya, a Hermes; con Leto, a Artemisa y Apolo; con Deméter, a Perséfone; con Níobe, a Argos; con Dánae, a Perseo; con Semele, a Dioniso; con Leda, a Cástor y Pólux y Helena; con Alcmena, a Heracles; con Pita, a Aqueo, etc., ya que eran muchos los héroes y reyes cuyo primer antecesor era Zeus. Para sus aventuras amorosas se valió de diversas transformaciones, tales como cuclillo para seducir a Hera; como toro para Europa; como águila, a Egina; a Antíope, como sátiro; a Dánae, como lluvia de oro; a Leda, como cisne; a Alcmena, con las facciones de su esposo, Anfitrión; a Pita, como paloma, etc.

Tiempo después los dioses trataron de librarse de su dominio, pero les venció obligándoles a refugiarse en Egipto. Cuando su dominio parecía definitivamente asegurado, los Gigantes, hijos de Titán, pusieron unas montañas sobre otras con el fin de escalar el Olimpo y arrojarlo de él. Pero Zeus los derrotó sepultándolos bajo las montañas que habían amontonado contra él.

Afrodita

Diosa del amor, los romanos la identificaron con Venus. Según Hesiodo, fue hija de Urano, a quien su mismo hijo, Cronos, mutiló arrojando al mar sus órganos genitales, los cuales produjeron una espuma blanca que flotó sobre las aguas, de la cual nació la diosa en toda su belleza y esplendor. De allí marchó a Citerea; después, a la isla de Chipre, y por último, al Olimpo, morada de los inmortales. Todos los dioses estaban sometidos a su poder, en la medida en que articipaban del sentimiento amoroso, exceptuando a Palas, Atenea, Artemisa y Vesta. Zeus mismo cedía a veces con complacencia a su belleza. Intervino como otros muchos dioses en la guerra de Troya, protegiendo solícitamente a Paris. Al querer proteger a Eneas, fue herida por la lanza de Diomedes. Esposa de Hefesto, dios del fuego celeste, a quien burlaba con Ares. Hefesto rodeó el lecho de la diosa con un lazo, consiguiendo así atrapar a los amantes. También tuvo amores con Adonis. Es considerada diosa de la belleza de las Gracias, la Juventud era su mensajera y las Gracias sus compañeras y servidoras, que al salir de las olas cubrieron su cuerpo de ricas vestiduras. Se la representaba sola emergiendo de las ondas o acompañada de los amorcillos. Su carro era tirado por palomas; a veces se la representaba montada sobre un toro o sobre un macho cabrío. Su culto principal estaba situado en la isla de Chipre aunque se le rendía culto en toda Grecia y Asia Menor.

Héroes:

  • Paris:

Es uno de los héroes mitológicos de historia más llena de bonitas aventuras. Es hijo de Príamo y Hécuba, reyes de Troya, probablemente uno de los más jóvenes entre los mucho que tuvieron. Cuando Hécuba esta encinta sueña que lleva en el vientre una antorcha encendida. Consultado el oráculo dice que esto significa que el niño será la causa de la destrucción de Troya. Para que el augurio no se cumpla, Príamo entrega el niño a un criado con la orden de hacerlo desaparecer. Hécuba evita que la orden se cumpla y le entrega el niño a unos pastores para que le cuiden lejos de la ciudad, en el monte Ida. Paris crece como pastor y se hace un hombre de bella presencia. Paris se casa con la ninfa Enone. Esta ninfa conoce las virtudes de las plantas y puede curar las enfermedades con ellas. Tienen un hijo. Se celebran las bodas de Tetis y Peleo. Están invitados todos los dioses menos la Discordia. Enfadada esta diosa irrumpe en la fiesta de bodas y arroja sobre la mesa una manzana de oro con esta inscripción: "Para la más bella". Hera, Atenea y Afrodita se disputan la manzana. Zeus hace comparecer a Paris y le pone de juez. Paris exige que las tres diosas se desnuden. Ellas acceden y tratan de sobornar a Paris. Hera le promete la riqueza y el poder, Atenea le promete la sabiduría y la virtud; y Afrodita le promete la mujer más bella de la tierra. Paris le da la manzana a Afrodita. Paris se presenta en juegos, en Troya, a competir con sus hermanos (que aún no le conocen) y les vence a todos. Hécuba lo reconoce y Príamo le admite en palacio porque han pasado treinta años y los oráculos que en treinta años no se cumplían dejaban de ser peligrosos. Príamo encarga a Paris que se traslade a Grecia y recupere a Hesione, hermana del rey, que había sido raptada y esta allí como esclava. Enone ruega a Paris que no emprenda el viaje. Paris no la escucha y marcha a Grecia. Enone se retira a la cumbre del monte Ida y allí vive solitaria desde entonces. En Esparta Paris conoce a Helena, esposa del rey Menelao, comprende que es la mujer que le prometió Afrodita y se la lleva a Troya. Los griegos se lanzan contra Troya para recuperar a Helena. Paris, en una acción de la guerra mata a Aquiles, el vencedor de Héctor, hermano de Paris. Filotectes hiere a Paris con una flecha envenenada, cuya herida es mortal de necesidad. Cuando Paris sabe que ha de morir, en vez de acordarse de Helena se acuerda de Enone, su primera mujer, y porque en ella ve su última esperanza de curación. Sus esclavos le suben penosamente hasta la cumbre del monte Ida, donde vive Enone. El encuentro entre los dos esposos ocurre al atardecer y esta lleno de ternura y emoción. Ella le dice que no le puede curar, y los pastores, antiguos compañeros de Paris, acuden a la cumbre del monte Ida a acompañarle en los últimos momentos. Paris muere al entrar la noche. Al amanecer, los pastores queman el cadáver. Enone se arroja a las llamas y muere con él, unidos los dos en último abrazo.

  • Jasón:

Hijo de un rey que fue destronado por su hermano, reclamó el trono cuando fue mayor pero su tío le puso como condición que consiguiera previamente el vellocino de oro( loa piel de un carnero sagrado) que pendía de uno de los árboles de un bosque muy lejano custodiado por un dragón. Jasón se hizo acompañar por un grupo de valientes, a los que se denomina Argonautas, para ir a por el vellocino, algo que consiguió aunque a su regreso su tío no cumplió su palabra.

 

  • Hércules:

Es el más fuerte y más famoso de todos los héroes. Es hijo de Zeus y Alcema, mujer de Anfitrión a la que Zeus sedujo adoptando los rasgos de su esposo. Apenas nacido, Hércules ahogó en su cama a dos serpientes enviadas por Hera contra él. Adolescente, se unió en una sola noche a las cincuenta hijas del rey Tespias. Más tarde, furioso mató a su mujer, Megara, y a sus hijos. Después pues de haberse purificado en Delfos, se fue a Tirinto, donde, ya fuera para expiar su crimen ya a consecuencia de un ardid de Hera y una temeraria promesa de Zeus, quedó sometido a Euristeo rey de Micenas. Por orden de este ejecutó los doce célebres trabajos:

Dio muerte al león de Nemea.

Dio muerte a la hidra de Lerna.

Dio muerte al jabalí de Erimanto.

Dio muerte a las aves de la laguna Estinfalia.

Dio muerte a la cierva delmonte Cerineo.

Limpió los establos de Augias.

Capturó el toro de Creta.

Domó los caballos de Diomedes.

Venció a las Amazonas.

Se apoderó de los rebaños de Gerión

Fue por las manzanas de oro del jardín de la Hespérides.

Capturó a Cerbero del fondo del infierno.

A estas aventuras se le unen muchas más, como la de su combate con Anteo, que recobraba las fuerzas cada vez que tocaba la tierra, y con el rey egipcio Busiris; su liberación de Prometeo el socorro que prestó a Atlas; su estancia junto a Onfalia reina de Lidia, quién le obligó a hilar a sus pies; la liberación de Hesíona, hija de Laomedonte; la lucha con el dios río Aqueloo etc. Finalmente murió por causa de una mujer; Heracles mató al centauro Neso, que quería robar a su esposa Dejanira, y esta victoria fue causa de su muerte. El héroe fue llevado al Olimpo en una nube, donde residió con los dioses, y estos le dan como última esposa a Hebe. Heracles parece ser una divinidad solar y luminosa, como Apolo. Su aspecto antropomórfico era el de un atleta de músculo-cuerpo, formidable apetito y cóleras violentas. Protector de los gimnastas y efebos, representaba para los filósofos la fuerza espiritual, que aceptaba de grado el sufrimiento en beneficio del bien: era, en suma, una especie de dios estoico.

 

  • Aquiles:

Hijo de Tetis y Peleo, rey de los mirmidones de Tesalía, es el héroe principal de los griegos en la guerra de Troya. su madre Tetis, para hacerle invulnerable, le sumerge en la laguna Estigia; al sumergirle le tiene cogido por el talón izquierdo que es el único sitio del cuerpo de Aquiles que continua siendo vulnerable. Aquiles, en la guerra de Troya, mata a Héctor, el heredero del trono. En su ultima batalla Aquiles, combatió junto a Memnón, rey de Etiopía. Muerto el rey, Aquiles dirigió a las fuerzas griegas hacia la murallas de Troya. Paris sale a combatir a Aquiles para vengar la muerte de su hermano Héctor, y dispara una flecha que dirigida por el dios Apolo hiere a Aquiles en el talón izquierdo y le mata. Tetis, madre de Aquiles, es una nereida y consigue para su hijo la inmortalidad en el Olimpo. Aquiles ha llegado a ser en todas las lenguas la personalidad del valor.

 

  • Perseo:

Es uno de los héroes mitológicos más antiguos. Y el tipo de héroe sin tacha que protegido por los dioses, triunfa siempre en todo. Hijo de Zeus y Danae hija de Acriseo, rey de Argos. Advertido de que sería matado por su nieto, Acriseo encerró a la madre y al niño en un cofre y los fundió en el mar. Ellos caminaban sin rumbo por la isla de Serifo donde fueron rescatados y donde Perseo maduró. Polidectes, rey de Serifo, siente amor por Danae, y temiendo que Perseo se valla a meter en sus planes, lo manda a obtener la cabeza de Meduza, un monstruo cuya mirada transforma los hombres en piedra. Ayudado por Hermes, Perseo tiene unos zapatos halados que lo llevan por el aire, una bolsa, un yelmo que lo hace invisible, una espada que nunca falla un golpe y un espejo mágico. Medusa que es una de las tres Gorgonas, es mortal. Perseo le corta la cabeza y de la sangre que brota del cuerpo de Medusa nace el caballo halado Pegaso, y de las gotas que caen de la cabeza sobre el mar nacen ramos de coral. Perseo guarda la cabeza en la bolsa y así le tapa los ojos. Monta a Pegaso y emprende el vuelo. En Africa pide hospitalidad a Atlas, que sostiene sobre sus hombros el firmamento. Atlas se la niega, Perseo le pone delante la cabeza de Medusa y le deja convertido en montaña de piedra. Vuela hasta Etiopía y allí acaece el mito de Perseo y Andrómeda, la bella hija de los reyes etíopes Cefeo y Casiopea. La reina es una belleza, presume de ser más hermosa que una diosa, y los dioses en castigo le mandan encadenar a una roca sobre el mar a la hija Andrómeda y a dejarla allí hasta que un monstruo marino vaya a desposarse con ella. Y entonces llega Perseo por el aire, montado en Pegaso. En las rocas del acantilado descubre a Andrómeda encadenada desnuda, la ama y se dispone a salvarla. Lucha con el monstruo marino y le mata. Despide después al caballo halado que a sido su cabalgadura durante la lucha y devuelve a Andrómeda a sus padres. Se casa con ella. Fineo, hermano del padre de Andrómeda acude a reclamar como esposa a su sobrina, que estaba comprometida con él. Le acompañan sus guerreros, Perseo gracias a los ojos de Medusa les convierte a todos en piedra. Perseo y Andrómeda se establecen en Serifo. Liberó a su madre de Polidectes, y transformó a el rey y sus seguidores en piedra. Descansando en Serifo le regala las sandalias a Hermes que desde entonces a usado el dios y a Atenea la cabeza de Medusa que desde entonces la diosa a llevado en su escudo. Perseo regresa a Grecia, cuando accidentalmente mata a su abuelo Acriseo con un disco, de esta manera cumpliéndose la profecía. En sus últimas andanzas, siempre acompañado por Andrómeda, funda el pueblo de los persas, que toman su nombre. Fue rey de Tirinto y fundó Micenas.

 

  • Agamenón:

Rey de Micenas y de Argos y uno de los héroes de la Ilíada. Es hijo de Atreo y él y su hermano Menelao, como hijos de Atreo son conocidos por los Atriadas, estirpe Trágica cuya leyenda ha servido de tema a muchos autores. Agamenón se casa con Clitemnestra, que estaba casada con Tántalo. Clitemnestra es hermana de Helena. Agamenón mata a Tántalo y al hijo de Tántalo y se casa con la viuda de su víctima. Agamenón y Clitemnestra tienen cuatro hijos y un hijo. De dos de las hijas Ifigencia y Electra, se hablará mucho. El hijo es Orestes, protagonista de trajedias. Paris ha raptado ha Helena, esposa de Menelao, y para vengar esta ofensa los griegos declaran la guerra a Troya (Paris es el hijo de rey de Troya. En Aulida, donde las naves griegas están detenidas por el mal tiempo, Agamenón sacrifica a su hija Ifigencia en desagravio a Artemisa. Clitemnestra nunca le perdonará este sacrificio. Ifigencia no muere, pues la misma Artemisa la sustituye a última hora por una cierva y se la lleva viva a Taurida. Destruida Troya, Agamenón se queda con Casandra, hija de Príamo y Hécuba, reyes de Troya. La hace su amante. Casandra es adivina y le predice que si regresa a su patria le matarán. El no le hace caso y regresa con los hijos que ha tenido con Casandra. Clitemnestra tiene por amante a Egisto. Entre ella y su amante matan a Agamenón, a Casandra y a los hijos de ambos. La tragedia de los Atridas continua con la muerte de Clitemnestra y Egisto a manos de Orestes, hijo de Agamenón y Clitemnestra.

  • Ulises:

Ulises es uno de los héroes más populares en la antigua Grecia. En realidad, su nombre griego es Odiseo. Ulises es el nombre que le dieron los latinos muy posteriormente. Ulises es un héroe popular cantado por los rapsodas. Es el héroe viajero por excelencia, cuyas aventuras se recuerdan por traducción oral. Es hijo de Laertes, rey de Itaca, una isla separada por un estrecho de la de Cefalonia. En la juventud de Ulises, cuando en Itaca todavía reina Laertes, les visita Eurito, que es un arquero consumado y que posee el arco más poderoso sobre la tierra, regalo de Apolo, fundido al calor del sol y fraguado en las aguas de los mares. Eurito regala el arco a Ulises, pues no ha encontrado a otro mozo que tenga la fuerza suficiente para manejarlo. Ulises esta casado con Penélope y tienen un hijo: Telémaco. Al principio Ulises rehusó ir a la guerra de Troya fingiendo locura sembrando en sus campos sal, pero los griegos colocaron a su hijo Telémaco en frente del arado y Ulises fue obligado a admitir su treta y unirse a los griegos. En la guerra de Troya, Ulises interviene más en acciones diplomáticas que en acciones guerreras. Destruida Troya, embarca para Itaca y entonces empieza su gran aventura, su largo viaje de diez años, tema de la Odisea. Al embarcar, Eolo, dios de los vientos, le da un odre de cuero donde están encerrados todos los vientos que podrían desviar la nave, y así solo queda libre el único viento favorable que le pueda llevar a Itaca. Pero los marineros creen que el odre esta lleno de vino, lo abren, los vientos escapan y se divierten zarandeando la nave de Ulises de un sitio a otro. Las aventuras del largo viaje de Ulises son bien conocidas: la forma como vence al cíclope Polifemo; su estancia en la isla de Circe, con la que tiene un hijo; los siete años que pasa en otra isla con la ninfa Calipso, con la que tiene dos hijos; la forma como consigue hacerse invulnerable al canto de las sirenas; su llegada a la isla de los Feacios y su encuentro con Nausica; y al fin su llegada a Itaca, su lucha con los pretendientes de Penélope y su encuentro final con ella con la que vuelve a reinar en la isla.

 

  • Hector:

Es el mayor de los hijos de Príamo y Hécuba, reyes de Troya, y esposo de Andrómaca y el más valeroso de los guerreros troyanos. Los oráculos han anunciado que mientras Héctor viva la ciudad no sucumbirá. Héctor como comandante de las fuerzas troyanas, mantuvo a raya a la armada griega por nueve años, hasta que sucedió que finalmente cuando Héctor forzaba a los griegos a regresar a sus naves, él mató a Patroclo, el amigo del alma de Aquiles. Aquiles que se había negado a combatir por enemistad con Agamenón, y ninguno de los otros guerreros griegos es capaz de hacer frente a Héctor, que les hace retroceder siempre y les persigue hasta sus naves. Entonces cuando Aquiles se entera de la muerte de Patroclo, la venganza de esta muerte decide a Aquiles a volver al combate. Héctor se despide de su mujer Andrómaca antes de salir al campo a luchar contra Aquiles. Esta escena de la despedida es uno de los pasajes más bellos de la Ilíada. En el combate Aquiles atraviesa a Héctor con la lanza. Héctor antes de morir predice a Aquiles que París le matará como así ocurre más tarde. Aquiles ata el cuerpo de Héctor a su carro y lo arrastra durante tres días alrededor de las murallas de la ciudad. Y al fin, a ruegos de Príamo le entrega el cadáver. Aquiles esta de acuerdo en brindarle al cadáver y declarar una tregua para permitir a los troyanos a honrar a Héctor con un adecuado entierro. En contraste al feroz y enajenado Aquiles, a Héctor se le describe como un devoto padre de familia y un guerrero caballeroso.

 

  • Patroclo:

Caudillo griego en la guerra de Troya, amigo del alma de Aquiles. En el décimo año de la guerra Aquiles retira sus tropas, los mirmidones, porque tiene una riña con Agamenón, el comandante de las fuerzas griegas. Sin Aquiles los griegos pierden muchos hombres contra los troyanos. Finalmente como los troyanos llegan a quemar los barcos griegos, Patroclo persuade a Aquiles para que lo deje dirigir a los mirmidones para rescatar a los griegos. Vestido de la armadura de Aquiles, Patroclo hace retirar a los troyanos hasta las murallas de su ciudad. Héctor en un episodio de la guerra, mata a Patroclo y éste, ya moribundo, le profetiza que morirá a manos de Aquiles. La muerte de Patroclo decide a Aquiles a volver al combate, se enfrenta con Héctor y le mata.

 

  • Teseo:

Es un rey fabuloso de Atenas, entre histórico y mitológico, convertido en el héroe nacional mitológico del Atica. En la juventud corre muchas aventuras y triunfa siempre por su fuerza y su valor. En una de sus aventuras en la isla de Creta, vence al Minotauro. Allí tiene amores con Ariadna, la hija de Minos, rey de Creta. Es la Ariadna que será después la esposa de Baco Teseo se lleva a Ariadna a un barco y con ella va Fedra, hermana pequeña de Ariadna, que será después esposa de Teseo. Ariadna, por orden de los dioses, es abandonada en una isla donde la encontrará Dionisios. Teseo es hijo del rey Egeo. Teseo había quedado con su padre que si regresaba victorioso de su aventura en Creta, la nave llevaría izada una bandera blanca y si había muerto una bandera negra En el barco, por una confusión, izan la bandera negra en vez de la blanca. Egeo esperaba todos los días sobre un promontorio; ve a lo lejos la bandera negra, cree que su hijo ha muerto y se arroja al mar, que en adelante llevará su nombre. Teseo reina en Atenas. Busca esposa, rapta a Helena, que sólo tiene diez años, no se casa todavía con ella por considerarla demasiado joven. Los dos hermanos de Helena, Castor y Polux, van a reclamarla y se la llevan. Teseo lucha contra las amazonas, las vence, se lleva a su reina Antíope y se casa con ella. De esta unión nace un hijo, Hipólito, que después se consagra a Artemisa. Las amazonas asaltan Atenas en busca de su reina y Antíope muere en la batalla. Teseo es uno de los pocos mortales que en una de sus aventuras, baja a los infiernos y consigue regresar. Ha bajado al infierno en busca de Perséfone para casarse con ella, no a conseguido llevársela, y de regreso a la tierra se acuerda de Fedra, la niña que tuvo en su nave, hermana de Ariadna, y la pide en matrimonio. Se casan, entonces Hipólito, el hijo de Teseo y Antíope, ya es un buen mozo. Durante una larga ausencia de Teseo se produce el encuentro de Fedra con Hipólito, con todo el mito de Fedra. Despues de la muerte de Fedra, Teseo ya viejo visita al rey de una isla, y este rey le lleva a una cumbre con la excusa de enseñarle sus dominios y allí le despeña.

 

 

 

 

 

 

Dioses:

§        Apolo (Febo):

Es el dios del sol. Hijo de Zeus y Letona y hermano de Artemisa (Diana). Según algunas versiones de la leyenda es padre de Orfeo. Es el único dios al que se le atribuyen amores con hombres (con Hiacintos, que dio el nombre a la flor llamada así; con Kiparisos, que se convirtió en Ciprés). Apolo estableció en Delfos el famoso Oráculo que tanta influencia tuvo en la historia y aventura de los antiguos griegos. Mató con su flecha la serpiente Pitón y cada año, a principios de otoño, se retiraba al misterioso país de los hiperbóreos. Hizo terminar los frutos de la Tierra y exterminó ratas y langostas. Hirió mortalmente a los humanos, pero también fue un dios sanador. Adivino y músico, tuvo por compañeras a las Musas, hijas de Mnemosina, que eran nueve, cada una con una atribución. Frecuentemente desgraciado en amores no pudo seducir a Dafne, que fue metamorfoseada en laurel. El más famoso de sus hijos es Asclepio (el Esculapio latino), inventor de la medicina.

 

  • Palas (Atenea):

Llamada también Palas Atenea.  Hija de Zeus y brotada de la cabeza de su padre, que Hefestos hendiera de un hachazo, parecía presentar en su origen el resplandor que despiden las nubes, mas sus características eran múltiples. Lleva casco y escudo como Zeus (nace ya con el casco y el escudo) y en su escudo esta grabada la cabeza de Medusa que Perseo le ofreció. Permaneció siempre virgen, en su aspecto moral figuraba la inteligencia divina, protectora de los héroes Perseo, Heracles, Belerofonte y Ulises y según la Ilíada, tomaba parte activa en las batallas. A su estatua, el Paladio, se atribuía el bienestar de las ciudades. Pero además, presidía la vida pacífica y las deliberaciones políticas en los lugares públicos. Eran de su incumbencia los objetos útiles que atañen a los oficios y, en especial, a los trabajos femeninos. Existió rivalidad entre Atenea y Poseidón para dar nombre a la ciudad de Atenas. Zeus decidió que seria preferido el que hiciera el mejor presente de la ciudad. Poseidón, de un golpe con el tridente, hizo brotar una fuente en la Acrópolis; y de la fuente salió agua del mar, salada Atenea clavó su lanza en el suelo y allí nació un olivo, y los dioses la declararon vencedora. Transformó a Aracné en araña para castigarla por haberla desafiado a tejer, dio al Atica el olivo y la higuera y enseño a domar el caballo, creado por Poseidón. El centro de su culto era Atenas y le fue consagrada la lechuza, celebrándose en su honor grandes fiestas religiosas.

 

  • Aurora:

El nombre de esta divinidad es Eos. Es una divinidad poco definida, muy versátil en sus amores. Hermana de Helios (el sol) y de Selene (la luna), significa el momento de la aparición solar. No se llego a rendir culto a esta divinidad.

 

§         Diana o Artemisa:

En la mitología griega, una de las principales diosas, equivalente de la diosa romana Diana. Era hija del dios Zeus y de Leto y hermana gemela del dios Apolo. Era la rectora de los dioses y diosas de la caza y de los animales salvajes, especialmente los osos, Ártemis era también la diosa del parto, de la naturaleza y de las cosechas. Como diosa de la luna, se la identificaba a veces con la diosa Selene y con Hécate. Aunque tradicionalmente amiga y protectora de la juventud, especialmente de las muchachas, Ártemis impidió que los griegos zarparan de Troya durante la guerra de Troya mientras no le ofrecieran el sacrificio de una doncella. Según algunos relatos, justo antes del sacrificio ella rescató a la víctima, Ifigenia. Como Apolo, Ártemis iba armada con arco y flechas, armas con que a menudo castigaba a los mortales que la ofendían. En otras leyendas, es alabada por proporcionar una muerte dulce y plácida a las muchachas jóvenes que mueren durante el parto.

 

  • Circe:

Diosa hechicera, hija de Helio y Perséis. Tiene el poder de transformar a los hombres en bestias.

 

  • Hermes (Mercurio):

En quien se ha querido ver una divinidad de los crepúsculos o del viento, fue en su origen un dios agreste, adorado por los pastores de la Arcadia. Hijo de Zeus y Maya, una de las siete pléyades, se le suponía nacido en el monte Cilene. Lleva el caduceo, una varita mágica con dos serpientes que todo lo puede transformar en oro, llevó alas en sus sandalias y en su casco Inventa el dinero y es el dios de los comerciantes y de los ladrones, y él mismo roba cosas a los otros dioses, cuando pequeño robó los bueyes de Apolo y luego ofreció al dios la primera lira, fabricada con un caparazón de tortuga, el cetro a Zeus, el tridente a Poseidón, el arco y las flechas a Apolo, el ceñidor a Afrodita y las tenazas a Hefesto. Convertido en mensajero de Zeus, cumplió delicadísimas tareas: durmió y dio muerte a Argos, confiado a la custodia de la vaca Io; recogió a Dionisios al nacer éste; liberó a Ares, prisionero de las Alóadas, etc... Dios, asimismo, de los viajeros, condujo por el Hades las almas de los muertos. Es músico, tocador de cítara.

 

§         Zeus (Júpiter):

Dios supremo de Grecia, personifica el cielo luminoso. Zeus es el padre de muchos otros dioses y el único que tiene poder indiscutible sobre todos los demás. Es hijo de dos titanes, Cronos y Rea, hermano de Hera, Poseidón y nieto de Urano. Los oráculos son portavoces de la voluntad de Zeus. La esposa legítima de Zeus es la diosa Hera. Además de unirse a Hera, Zeus tuvo relación con numerosas diosas, ninfas y simples mujeres mortales. Transformista del amor, sedujo a Io bajo la apariencia de una nube, a Antíope disfrazado de sátiro, a Leda como cisne, a Europa como toro y a Danae bajo la forma de una lluvia dorada. Metis, Temis, Mnemosina, Demetér, Leto y otras diosas fueron objeto de su amor. Congregaba o dispersaba las nubes y lanzaba el rayo. Pero también hacia caer la lluvia fecundante. Era el dios Altísimo, al que se adoraba en los lugares elevados. Constituían sus atributos el cetro, el rayo y el águila, y sus aventuras míticas reflejaban su origen naturalista. Dueño del mundo, padre de los dioses y los hombres, capaz de agitar el Olimpo con un fruncimiento de cejas, Zeus era eterno, omnisciente, omnipotente. Y, sin embargo, estaba sometido al Destino. De él emanaban, con el poder de los reyes, las leyes de las sociedades, de la propiedad, del matrimonio, de la hospitalidad y de la justicia.

 

  • Bacó o Dioniso:

Los griegos también le llamaban Bakchos, es el más joven de todos los dioses griegos y uno de los más importantes de Grecia, personifica en general la fuerza vegetativa de la naturaleza y en particular la de la vid, cuyas transformaciones, hasta la obtención del dorado zumo, permiten interpretar la mayoría de los mitos que le conciernen. Era hijo de Zeus y Semele, al querer esta contemplar a Zeus en todo su esplendor fue fulminada y el neonato Dionisos quedó encerrado en un muslo de su padre, por lo que se le llamó "el nacido dos veces" (ditirambo). Educado por las ninfas de Nisa, Dionisos inventó el cultivo de la vid y la preparación del vino este dios había encontrado una planta pequeñita que le llamó la atención y la guardó en un huevo de pájaro; la planta creció y la guardó en un hueso de león; creció más y la guardó en un fémur de asno. Era la planta de la vid y, gracias a como fue guardada, el vino dio alegría, fuerza y estupidez. Además enseña a los hombres el uso del arado, la extracción de la miel. Consoló y desposo a Ariadna abandonada por Teseo, y a raíz de la expedición de Alejandro fue considerado como el primer conquistador de la India. Desgraciados los que se opusieran a su poder victorioso!. Hizo que Lizurgo, rey tracio, fuese devorado; convirtió en murciélagos a las hijas de Minias, que se negaron a celebrar su fiesta; Penteo, que trató de impedir su culto fue destrozado por su propia madre. Los piratas colocaban al dios en el mástil de su navío, pero poseídos por el delirio, se precipitaban al mar y desaparecían. De las grandes fiestas áticas en honor de Dionisos nació el ditirambo, la tragedia y la comedia. Su culto recibió influencias orientales, que incluso llegaron a modificar el aspecto del dios, y el primitivo tipo barbudo y viril fue sustituido por un efebo de aspecto afeminado. Una especie de apasionado misticismo atrajo a las mujeres a su culto. El cortejo lo formaban las Bacantes embriagadas y desmelenadas, cuyas fiestas eran las orgías. En fin, bajo la influencia órfica, Dionisos se convirtió en un dios supremo, definitivo. Figuraban también en su séquito los Sátiros y Silenos, el dios Pan y los Centauros.

 

§         Urano:

Dios del cielo, hijo de Gea, y con ésta padre de los Titanes, Titánidas, Cíclopes y entre otros de sus hijos destaca Crono, quien lo destronó y le quitó la supremacía ante todos los Dioses.

 

  • Musas:

Nueve Deidades de las artes y las ciencias. A cada mortal le entregan uno de los nueve dones, para la entretención de su alma. Hijas de Mnemosyne y Zeus.

 

 

Galería:

§         Héroes:

Jasón

 

Dioses y héroes griegos y romanos

 

Hércules

 

Dioses y héroes griegos y romanos

 

 

Perseo

Dioses y héroes griegos y romanos

Teseo

Dioses y héroes griegos y romanos

 

 

El juicio de Paris. De izq. a der. Atenea, Afrodita, Hera, Paris y Hermes

 

Dioses y héroes griegos y romanos

 

 

Dioses:

Apolo

Dioses y héroes griegos y romanos

 

 

 

 

Diana

Dioses y héroes griegos y romanos

 

Atenea

 

Dioses y héroes griegos y romanos

Zeus

 

Dioses y héroes griegos y romanos

 

 

 

Hermes

 Dioses y héroes griegos y romanos

 

Hades, Poseidón, Atenea, Afrodita, Hefesto, Hermes, Dioniso, Ares, Hestia, Zeus, Hera, Artemis, Apolo

 

Dioses y héroes griegos y romanos