Dinamarca

Lengua danesa. Literatura Dinamarca. Autores daneses. Kierkegaard. Brandes

  • Enviado por: Myf
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 11 páginas
publicidad
publicidad

Dinamarca

Nombre oficial

Reino de Dinamarca

Capital

Copenhague

Superficie

43.094 km²

Población

Población

5.352.815 personas

Esperanza de vida

Total

76,7 años

Tasa de mortalidad infantil

5 fallecidos por cada 1.000 nacidos vivos

Tasa de alfabetización

Total

99%

Composición de la población

Daneses, inuit (esquimales), feroeses, alemanes

Lenguas

Danés (oficial), feroés, groenlandés (un dialecto inuit), alemán (oficial)

Religión

Luterana evangélica

91%

Otras protestantes y católica romana

2%

Otras o ninguna

11%

Forma de gobierno

Monarquía constitucional

Derecho al voto

Universal a los 18 años

Dinamarca


Dinamarca

Dinamarca
DANÉS

El alfabeto danés comprende tres vocales que no existen en otro idioma: se escriben æ, ø, å. Entre las lenguas germánicas, el grupo nórdico se distingue, sobre todo, por dos rasgos gramaticales: la posposición del artículo definido (añadido al sustantivo), en danés por ejemplo dag-en (el día); y la forma pasiva de los verbos, por ejemplo føl-es (es sentido/se siente). Sin embargo, en combinación con un adjetivo, el artículo ya no se pospone, sino que es reemplazado por una palabra independiente que se antepone, por ejemplo den lang-e dag (el largo día). Los sustantivos pertenecen bien al género común, por ejemplo en dag, dagen (un día, el día); o bien al género neutro: et år, året (un año, el año). Los adjetivos y los pronombres se declinan según su género, por ejemplo en stor hund, hunden er stor (un perro grande, el perro es grande). El plural de los sustantivos se expresa de cuatro maneras diferentes: dag-e (días), uge-r (semanas), måned-er (meses), år (años, plural en grado cero). En algunas palabras, la formación del plural comporta un cambio de la vocal radical, como por ejemplo en fod - fødder (pie - pies), mand - mænd (hombre - hombres). La terminación del plural de los adjetivos y pronombres es -e, por ejemplo stor-e (grandes), min-e (mis, míos/mías). Los sustantivos tienen dos casos, nominativo y genitivo, siendo la terminación de este último -s, por ejemplo en (en) gæst-s (de un/a invitado/a), gæst-er-s (de unos/ as invitados/as), gæst-en-s (del/de la invitado/a), gæst-er-ne-s (de los/las invitados/as). Además, hay siete pronombres personales que tienen acusativo, por ejemplo han - ham - han-s (él - lo/le - su, sus). Los adjetivos comparativos tienen flexión de grado: dyb (profundo) - dyb-ere (más profundo) - dyb-est (el/la más profundo/a).Las formas verbales son muy pocas en danés; tan sólo hay una forma para cada tiempo, pues las diferencias de persona y de número se indican mediante los pronombres. El número de tiempos también es muy limitado: tan sólo hay dos tiempos simples, el presente y el pretérito. El presente se forma añadiendo -er o -r al infinitivo, por ejemplo elske-r (amo, amas, ama, etc.). El pretérito tiene dos formas, según sea el verbo débil o fuerte. La forma débil tiene dos terminaciones: elsk-ede (amaba/amé, etc.) y føl-te (sentía/sentí, etc.). La forma fuerte tiene terminación cero o -t, a menudo acompañada de una apofonía, por ejemplo, skyde-r - skød (disparo - disparaba/disparé, etc.). Los participios correspondientes son, respectivamente, elsk-et, føl-t, skud-t, fund-et, fald-et. El subjuntivo, que sólo se utiliza para expresar un deseo (optativo) es idéntico al infinitivo: Brudeparret lev-e! (¡Vivan los novios!). El imperativo se corresponde con la raíz del verbo: lev (vive/vivid).El danés es muy rico en sonidos vocálicos. A las nueve vocales escritas corresponden dieciséis vocales fonéticas; por ejemplo la vocal a tiene tres pronunciaciones diferentes en sal (sala), salt (sal), saks (tijeras). Aparte de los diptongos antes mencionados, que volvemos a encontrar en, por ejemplo, los verbos leje (alquilar) o lege (jugar). El danés presenta pocas consonantes sonoras, siendo las oclusivas b, d, g sordas y la articulación de las fricativas correspondientes a d y a g bastante débil. La r que, por regla general, es velar, se transforma, después de una vocal, en un sonido vocálico representado por la å. La colusión de estos rasgos fonéticos con la vocal débil e, comparable a la e muda del francés, en las terminaciones de las flexiones lleva a una pronunciación generalmente poco clara. El stød pertenece, asimismo, a los peculiares efectos sonoros del danés hablado. El stød es un cierre laríngeo que acompaña a la pronunciación de cierto tipo de palabras, por ejemplo las monosilábicas como tab (pérdida), fugl (pájaro), y aquellas formas del presente como læser, presente de læse (leer) en contraposición al sustantivo læser (lector).ALEMÁN

Lengua Alemana, lengua perteneciente al grupo germánico-neerlandés, que forma parte de la rama occidental de las lenguas germánicas, una subfamilia de las lenguas indoeuropeas. Está formado por dos grupos de dialectos, el alto alemán (lo que incluye el alemán literario normativo) y el bajo alemán. Se habla en Alemania, Austria, Suiza, Liechtenstein, Luxemburgo, y en las regiones de Alsacia y Lorena en Francia y Alto Adigio en Italia; un dialecto local es entendido por los hablantes de una región contigua, aunque no forzosamente por los de dialectos alejados.

Cien millones de personas hablan alemán en el mundo: más de 80 millones en Alemania a los que hay que añadir las comunidades alemanas que viven en el extranjero y mantienen su lengua de origen; siete millones en Austria, 300.000 en Luxemburgo, 3.400.000 en la Suiza septentrional y millón y medio en las regiones de Alsacia y Lorena. Ocupa el sexto lugar entre las lenguas del mundo por el número de hablantes con que cuenta. También hay germanohablantes en la Europa oriental. Fuera de Europa existen varias comunidades que hablan este idioma como Brasil, con medio millón de personas, Canadá, con unas 330.000 y Argentina con algo más de un cuarto de millón de alemanes de origen.

Las vocales se pronuncian más o menos como en castellano, aunque hay distinción entre vocales largas (que aparecen duplicadas) y cortas. Además, algunas llevan diéresis y modifican su sonido original: Ä como la e española, pero más abierta y prolongada. Ö como eu en francés, se colocan los labios como para decir o y se pronuncia e. Ü como la u francesa, sonido intermedio entre i y u. Los diptongos tienen una pronunciación especial: EI se pronuncia ai como en “baile”. IE se pronuncia como una larga. EU, ÄU se pronuncia oi como en “boina”. Las consonantes alemanas con sonidos relativamente ajenos a nuestro sistema fonológico son: CH seguida de a, o, u: se pronuncia como la j en “bajo”, seguida de e, i se pronuncia como una jota suave. CHS se pronuncia como ks. G siempre suave como en gato. H aspirada como una j suave entre vocales átonas, en medio de la palabra, es muda. J se pronuncia y como en ayer. LL se pronuncia como una sola l. R su sonido es gutural y vibrante. S sonido de s suave y sonora, como en mismo, ante t y p, se pronuncia sh. SS y  se pronuncia como el sonido sordo de la s española, como en santo. SCH se pronuncia como un sonido intermedio entre s y h. TZ se pronuncia como ts en una sola emisión de voz. V se pronuncia como la f en falta. W se pronuncia como la v en Valladolid. Y tiene el mismo sonido que ü. Z se pronuncia como ts emitida de una sola vez.

En alemán hay tres géneros gramaticales: masculino, femenino y neutro. El género gramatical y el natural coinciden en el caso de los sustantivos referidos a personas y animales. Son masculinas la mayoría de las palabras terminadas en: -en. Son femeninas las palabras terminadas en: -heit, -keit, -schaft, -ung, -enz, -ie, -ik, -ion y -tät. Son neutros los verbos sustantivados, los diminutivos acabados en: -lein, -chen, -um y -ment. Todos lo sustantivos se escriben con mayúsculas. Los sustantivos, así como los artículos, adjetivos y pronombres están sujetos a las reglas de la declinación de los cuatro casos (Normativo, Acusativo, Dativo y Genitivo).

LITERATURA DANESA

Literatura danesa, literatura escrita en Dinamarca, tanto en latín y en alemán como en lengua danesa.

EDAD MEDIA

Los primeros textos de la literatura danesa sólo han llegado hasta nuestros días de forma incompleta. Inscripciones rúnicas que datan del periodo comprendido aproximadamente entre el 800 d.C. y el 1100 d.C., revelan la existencia de una concisa prosa y de una poesía aliterada). Se han conservado también antiguas canciones heroicas, especialmente las paráfrasis en latín.

REFORMA

Tuvo lugar en el siglo XVI, estimuló la escritura crítica y religiosa en Dinamarca. En 1550 se publicó la primera Biblia en danés. Durante el siglo XVII, la literatura danesa recibió las influencias de la cultura renacentista, interesada en la antigüedad clásica y marcada por el humanismo.

LA ILUSTRACIÓN

A partir de la obra del poeta, autor teatral e historiador Ludvig Holberg, la literatura danesa del siglo XVIII incorporó la tolerancia y la confianza en la razón, dos de las características fundamentales de la ilustración

EL ROMANTICISMO

Fue interpretado por el filósofo noruego Henrik Steffens, inspiró al entonces joven poeta Adam Gottlob Oehlenschläger, A través de sus poemas líricos y sus obras teatrales, dotó al romanticismo danés de una personalidad propia, libre de los excesos del estilo alemán. Más tarde, apareció una segunda generación de escritores románticos, que confirieron nueva vida al movimiento, acentuando las técnicas estéticas y el realismo poético.

REALISMO

En la segunda mitad del siglo XIX, el romanticismo fue reemplazado por dos movimientos literarios, el realismo y el naturalismo. Fue Georg Brandes quien acercó las corrientes culturales imperantes en el resto de Europa a Dinamarca. Hacia finales del siglo la influencia de los poetas simbolistas franceses produjo una reacción contra el naturalismo

NATURALISMO

A comienzos del siglo XX, la literatura danesa manifestó una tendencia hacia el nacionalismo y hacia el realismo social. Así, el poeta Valdemar Rørdam utilizó escenarios históricos de su país, mientras que las novelas de Jeppe Aakjaer, en las que denuncia las condiciones de vida de la mano de obra campesina, se desarrollan en la Jutlandia rural. El novelista Martin Nexø trató de un modo realista los problemas de los trabajadores. El ganador del Premio Nobel de Literatura de 1944, Johannes Jensen, así como los novelistas Jakob Knuidsen y Harald Kidde llevaron a cabo aproximaciones parecidas en sus respectivas obras. A partir de la I Guerra Mundial, la corriente literaria denominada expresionismo. A partir de la obra de Karen Blixen, autora de fama universal, la literatura danesa incorporó temas mitológicos y simbólicos. Las preocupaciones políticas que marcaron la literatura danesa durante la II Guerra Mundial, dieron paso a una actitud de desconfianza ante la nueva época que se abría tras la paz.

AUTOR

OBRA

SIGLOS

Saxo Gramaticus

Gesta Danorum

XIII

Peder Laakle

Lucidarius

XV

Peder Laakle

Proverbios

XV

Peder Laakle

Crónica del Rin

Christiern Pedersen

Biblia en danés

XVI

Hans Sthen

Hieronymus Ranch

XVI

Anders Arrebo

Hexaemeron

XVII

Thomas Kingo

Memorias de Leonora Christina

XVII

Johannes Ewald

Memorias

XVIII

Hans Brorson

Himnos

XVIII

Holberg

Ambrosius Stub

XVIII

Jens Immanuel Baggesen

Cuentos cómicos

XVIII

Jens Immanuel Baggesen

El laberinto

XVIII

Johan Wessel

Parodias

XVIII

Johann Hauch

Jutlandia

XVII

Adam Gottlob Oehlenschläger

Poesías

XIX

Steen Steensen Blicher

Fragmentos del diario de un maestro de aldea

XIX

Frederik Paludan-Müller

Adam homo

XIX

Hans Christian Andersen

El improvisador

XIX

Sören Kierkegaard

La enfermedad mortal

XIX

Georg Brandes

Goethe

XIX

Jens Jacobsen

Marie Grubbe

XIX

Jens Jacobsen

Nils Lyhne

XIX

Henrik Pontoppidan

Alas cortadas

XIX

Karl Gjellerup

El peregrino Kamanita

XIX

Viggo Stuckenberg

Sie sind das beste

XIX

Sophus Claussen

Holstien

XIX

Holger Drachmann

Das dumme Mädchen

XIX

Hermann Bang

Mein Leben

XIX

Johannes Jorgensen

Pontoppidan

XIX

Jeppe Aakjaer

Hijos de la ira: Saga de un jornalero

XX

Martin Nexo

Pelle el conquistador

XX

Johannes Jensen

Historias de Himmerland

XX

Karen Blixen

Siete cuentos góticos

XX

Karen Blixen

África mía

XX

Villa Sorensen

Vindrosen

XX

Rifbjerg

Anna, yo, Anna

XX

Kaj Munk

Está en el crisol

XX

SÖREN KIERKEGAARD (1813-1855)

Dinamarca
Filósofo y teólogo danés, cuyo interés por la existencia, la elección y el compromiso individuales tuvo gran influencia en la teología y en la filosofía occidental modernas, sobre todo en el ámbito del existencialismo. Nació el 15 de mayo de 1813 en Copenhague. Su padre era un rico comerciante y un estricto luterano. Estudió teología y filosofía en la Universidad de Copenhague. En la universidad abandonó el protestantismo luterano y, durante un tiempo, llevó una extravagante vida social y se convirtió en una figura muy conocida en los teatros y cafés de su ciudad. Sin embargo, tras fallecer su padre en 1838, decidió retomar sus estudios teológicos. En 1840 se comprometió con Regine Olson. Rompió el compromiso matrimonial en 1841, pero este hecho fue muy significativo para él y aludiría al mismo repetidas veces en sus libros. En esa época se dio cuenta de que no quería ser un pastor luterano. La herencia recibida de su padre le permitió dedicarse por completo al pensamiento filosófico y, durante los 14 años que vivió tras este episodio, redactó más de 20 obras. En octubre de 1855 se desmayó en la calle y falleció el 11 de noviembre de ese mismo año en Copenhague.

El trabajo de Kierkegaard es, de modo intencionado, poco sistemático. Reúne ensayos, aforismos, parábolas, cartas ficticias, diarios y otras modalidades literarias. Aplicó el término existencial a su filosofía porque consideraba a ésta como la expresión de la vida individual examinada con intensidad y no como la construcción de un sistema monolítico como el que realizara Hegel, cuyo trabajo criticó en Notas concluyentes no científicas (1846). Mientras que Hegel afirmaba haber conseguido un absoluto entendimiento racional de la vida humana y de la historia, Kierkegaard, por el contrario, resaltó la ambigüedad y la paradójica naturaleza de la situación de los hombres. Afirmaba que los problemas fundamentales de la existencia desafían una explicación racional y objetiva; la mayor verdad es subjetiva.

En su primer gran trabajo, O lo Uno o lo Otro (2 Vols., 1843), describió dos esferas o ámbitos de existencia entre las que podía escoger el individuo: la estética y la ética. En sus últimos trabajos, como Estadios en el camino de la vida (1845), percibe en este sometimiento al deber una pérdida de responsabilidad individual y propone un tercer nivel, el religioso, en el que uno se somete a la voluntad de Dios pero, al hacerlo, encuentra la auténtica libertad. En Temor y temblor (1843) Kierkegaard se centra en el mandamiento de Dios según el cual Abraham ha de sacrificar la vida de su hijo Isaac, un acto que viola las convicciones éticas de Abraham.

Hacia el final de su vida, Kierkegaard se vio sumido en un conjunto de agitadas controversias, sobre todo con la Iglesia luterana danesa, a la que consideraba mundana y corrupta. Sus últimos trabajos, como La enfermedad mortal (1849), reflejan una idea cada vez más pesimista del cristianismo que enfatiza el sufrimiento como esencia de la verdadera fe. También redobló sus ataques contra la moderna sociedad europea, que denunció en La era actual (1846) por su falta de pasión y sus valores cuantitativos.La influencia de Kierkegaard se circunscribió en un principio a Escandinavia y a la Europa de habla alemana, donde su trabajo tuvo un fuerte impacto en el ámbito de la teología protestante, así como en escritores como el checo Franz Kafka. Cuando, a principios del siglo XX, surgió el existencialismo como un movimiento generalizado en Europa, las obras de Kierkegaard fueron traducidas con profusión y se le reconoció como una de las figuras clave de la cultura moderna.

DIARIO DE UN SEDUCTOR

Cuenta la historia de un apuesto treintañero llamado Johannes que se enamora de una bella adolescente llamada Cordelia a la que irá conquistando con su particular método para seducir a las mujeres, y que con sus palabras nos muestra su peculiar filosofía sobre la vida en general y sobre el amor en particular. Para conquistar a la joven se servirá de todas las personas que encuentra en su camino, especialmente del joven Eduard, al que hace creer que le ayudará a enamorarse de Cordelia pero lo que pretende es explotarle de manera que la joven se fije en él y no en Eduard. Una vez que logra su objetivo, el de enamorar locamente a la joven, Johannes la abandonará por completo, dejando a la joven reflexionando sobre todo lo que le ha enseñado de la vida y de los sentimientos.

Es un libro que tiene un toque machista en muchos de sus comentarios y que puede ofender a algunas mujeres por ciertos comentarios que hace sobre ellas, como por ejemplo: " La definición de un ser femenino es la de un ser cuya finalidad está en otro ser" y también las palabras con las que despide el libro hablando de lo que haría con su ex- amada: "De ser un dios haría con ella lo que hizo Neptuno con una ninfa: la iba a convertir en un hombre...". Pero no todo son críticas a las mujeres, ya que en varias ocasiones alaba su belleza, su espontaneidad o todo lo que hace sentir en un hombre, y aunque finalmente sea el protagonista masculino el que abandone a su amada en una ocasión afirma que: " En cualquier caso, uno de los dos debe ser fatalmente engañado, o el hombre por la mujer, o la mujer por el hombre". Además, se atreve a decir que: "Una historia de amor debe durar, a lo sumo, seis meses y toda relación debe cesar ipso facto en cuanto ya no queda nada por disfrutar". Con estas pequeñas muestras podéis haceros una idea de la cantidad de frases polémicas que aparecen a lo largo de este corto libro y las discusiones que se podrían hacer sobre cada una de ellas.

El protagonista llega a despreciar de forma abierta el matrimonio, ya que detesta todo lo que suponga un compromiso con los demás, se trata de un ser egoísta, orgulloso, manipulador, con una tremenda seguridad en sí mismo y que conoce de manera profunda lo que una mujer puede llegar a sentir por él. Aunque es una persona que se contradice a sí mismo porque cuando tiene enamorada a su acompañante él no llega a sentir nada profundo por ella y sin embargo reconoce el amor como algo precioso y califica el encuentro de dos enamorados como lo más hermoso que existe.

.

BRANDES, GEORG MORRIS COHEN

Autor, orador y erudito danés de extraordinaria importancia para la literatura de su país posterior a 1870, y figura influyente en varias literaturas extranjeras. N. el 4 feb. 1842 en Copenhague, donde m. el 19 feb. 1927. De familia judía, crece en la atmósfera de Copenhague de J. L. Heiberg y Kierkegaard. Sus intereses son, desde un principio, literatura, filosofía y estética. Se graduó en esta última en 1864, y se doctoró en 1870 con Den Franske Aestetik i vore Dage (La estética francesa de nuestros días). En 1861-70, además de revelar se como crítico y especialista notable en estética, profundizó en el pensamiento religioso y filosófico de Kierkegaard y se ocupó del hegelianismo alemán izquierdista, influyente entonces. En este campo muestra ya B. sus dotes de gran polemista. Durante los decenios de 1860 y 1870 le influyen, además de Kierkegaard, H. Taine, Sainte-Beuve, J. Stuart Mill y E. Renan. Al regresar de un viaje en 1870-71 y animado por relevantes figuras intelectuales, comienza la misión a que se creía llamado: crear una revolución espiritual que sacara a Dinamarca de su aislamiento cultural y a su literatura del estacionamiento de las décadas de 1850 y 1860. B. expone sus ideas en sus famosas disertaciones, Hovedstromninger i det 19 de Aarhundredes Litteratur (Principales corrientes en la literatura del s. XIX), 1872-90, que le crean un pequeño grupo de jóvenes seguidores y una gran oposición. Esta última le negó en 1877 la cátedra de Estética que, sin embargo, obtendría en 1902.

B. marca un hito en la literatura de su país, porque sin ser pensador original, supo establecer las ideas extranjeras, introduciendo así los elementos que hicieron revivir la literatura danesa. Con B. comienza el naturalismo, el punto de vista social y psicológico de la literatura y toda una nueva temática de actualidad. Dinamarca rompe su aislamiento y se renueva. De su copiosa obra destacan sus estudios sobre autores escandinavos, Danske Digtere (Poetas daneses), 1877; monografías (sobre diversos personajes), biografías como las de Voltaire, 1916-17; Goethe, 1914.15; Shakespeare, 1895, etc.; ensayos sobre estética, y escritos diversos ilustrando sus ideas radicales y problemas contemporáneos. B. creó escuela y ha sido punto de orientación de la crítica hasta 1930. Se le ha tachado, sin motivo, de socialista y ateo.

Memorias de Adriano

Nos brinda una biografía del emperador Adriano en forma monólogo epistolar tachonado con numerosas impresiones personales sobre multitud de temas, haciendo un recorrido por los avatares de su carrera política, pero centrándose sobretodo en el aspecto humano y humanista de Adriano, también conocido como el “pequeño griego” debido a su amor por las artes, las letras y las ciencias (y por algunas otras cosas).

Adriano (76 - 138) fue sobrino del emperador Trajano, que asumió su tutela cuando éste quedó huérfano siendo aún un niño. Tanto Trajano como Adriano eran de origen hispano, si bien eran personas de talante bastante diferente por no decir opuesto, al menos en algunos aspectos. Trajano ha pasado a la historia, entre otras razones, por ser el emperador que estableció los límites máximos del Imperio Romano. Trajano fue guerrero por excelencia, conquistó Dacia (la actual Rumania) y llevó a las tropas romanas hasta el Eúfrates. Adriano, de formación helenista, tuvo un talante más pacífico y únicamente reforzó las fronteras establecidas del Imperio, deteniendo la conquista de nuevas tierras en aras de una mejor defensa y estabilidad de las ya conquistadas. Esta especie de príncipe del Renacimiento, centró su esfuerzo en una labor de gobierno en favor de la persona, de intentar conseguir que sus súbditos se sintieran como tales.

Sin lugar a dudas, Memorias de Adriano es un estupendo libro de historia, pero no esperéis encontrar más datos históricos que en una buena biografía, no necesariamente extensa, que sobre este personaje podáis leer en cualquier enciclopedia. La mayor riqueza de este libro se encuentra en el modo en que el autor forja la manera de pensar de Adriano en base al trasfondo histórico, social y cultural que le tocó vivir. A Adriano se le atribuyen unas supuestas memorias, actualmente perdidas, sobre las cuales se construyeron posteriormente a su muerte algunas biografías sobre su persona. A pesar de que estas biografías puedan apuntar determinados rasgos de su personalidad con más o menos profundidad, no creo que nadie que lea el libro pueda pensar que las innumerables reflexiones puestas en la pluma de Adriano correspondan realmente a su manera exacta de pensar. Eso sí, es perfectamente creíble que pertenezcan a una persona del siglo II, con las inquietudes culturales que tuvo Adriano y la situación política que le tocó vivir y dirigir.

Aprovechando esos rasgos de Adriano que sí están documentados, como son su gran cultura, su amor por las diferentes artes, su pasión por el mundo griego y oriental, su homosexualidad o sus inclinaciones pacifistas, Georg Brandes construye muy sólidamente toda la psicología de este personaje a través de innumerables y, muchas veces muy profundas, reflexiones sobre la libertad, el poder, el sentido de las leyes, la vida y la muerte, la naturaleza del alma, el amor, el arte, la amistad, la guerra, el suicidio... Este libro hace surgir a la luz ese montón de dudas que desde siempre han asaltado a la naturaleza humana, haciéndote parar la lectura y meditar sobre las últimas líneas leídas. De esta manera, Adriano, divinizado a su muerte como era costumbre, aparece presentado como el dios más humano, eternamente preocupado por el Hombre y sus circunstancias.

BIBLIOGRAFÍA

OPINIÓN PERSONAL

Este trabajo me ha parecido bastante difícil, ya que el recopilar toda la información necesaria ha resultado más complicado de lo que en principio parecía. De todos modos no ha sido muy aburrido, ya que he descubierto cosas que me han resultado sorprendentes, y me he dado cuenta de la cantidad de cosas que ignoramos de nuestros “vecinos”, y también me ha servido para darme cuenta de todo lo que ellos ignoran sobre nosotros.

El apartado que más me ha costado ha sido el de las lenguas y la situación lingüística, esto no quiere decir que los demás apartados me hayan parecido fáciles, sino todo lo contrario.

2