Descolonización y Tercer Mundo

Historia contemporánea. Siglo XX. Relaciones Internacionales. Asia. África. Oceanía. Fuerzas internacionales. Política mundial. Independencia. Revolución. Próximo Oriente. Primera, Segunda Guerra Mundial. Subdesarrollo económico y social

  • Enviado por: Albita
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 10 páginas

publicidad

TEMA 6: LA DESCOLONIZACIÓN Y EL TERCER MUNDO

Uno de los aspectos más transcendentales y novedosos en las Relaciones Internacionales contemporáneas está constituido por el proceso de descolonización de las colonias europeas y el nacimiento a la independencia de nuevos y numerosos Estados afroasiáticos. Las fases de este proceso descolonizador son: las independencias de Asia, las independencias y revoluciones del mundo árabe, y las independencias de África y Oceanía. Como resultado de esta descolonización se registra el surgimiento del llamado Tercer Mundo.

1.CARACTERES GENERALES DE LA DESCOLONIZACIÓN.

El proceso de descolonización e independencia de las colonias constituye un fenómeno que singulariza la época actual en la Historia de las Relaciones Internacionales en el mundo contemporáneo. La descolonización constituye el proceso histórico por el que las colonias de Asia y de África alcanzan la independencia política tras la Segunda Guerra Mundial, durante los años centrales del siglo XX, y supone la desaparición de los imperios coloniales occidentales constituidos en la época de la expansión colonial europea.

La definición de E. J. Osmanczyk, “la descolonización es el proceso de liquidación del sistema colonial en el mundo y la creación de Estados independientes en los antiguos territorios dependientes”, y así la descolonización representa la lucha de esos mismo pueblos sometidos contra el predominio de las metrópolis europeas.

Este proceso alcanza su desarrollo en la segunda mitad del siglo XX y tiene diversas fases y características, a partir de sus orígenes durante el período de entreguerras:

  • Entre 1945 y 1955. Se extienden los movimientos nacionalistas principalmente por Asia, se registran las revoluciones e independencias de la casi totalidad de los países de Asia oriental, meridional e del sureste, así como del Próximo Oriente Árabe.

  • De 1955 a 1975. Es la fase central de la descolonización en la que toma carácter formal el llamado Tercer Mundo, y a través de varios momentos, que tiene como antecedente la revolución egipcia de 1952. Igualmente durante esta fase se completan y culminan las independencias y revoluciones de los países árabes y asiáticos.

  • Entre 1975 y 1995. Se extiende la última fase de la descolonización en la que se registran las independencias de los países y territorios de Oceanía y del Caribe; y finalmente la obtienen los países ex soviéticos de Asia central. Se cierra así el proceso de descolonización, y al final del mismo no quedan ya prácticamente territorios dependientes en el mundo.

A lo largo de las fases indicadas, y especialmente tras la Segunda Guerra Mundial, en la inmediata posguerra comienza a desarrollarse y actuar un conjunto de fuerzas y factores, que constituyen las causas y fundamentos de la descolonización en la época actual, influyendo directamente en el origen y aceleración del proceso, y que crean una situación propicia para su iniciación.

1.1.LAS CONSECUENCIAS DE LAS DOS GUERRAS MUNDIALES

Los dos grandes conflictos bélicos que tienen su centro en Europa, y el segundo también en Asia, durante la primera mitad del siglo XX tiene unas consecuencias inmediatas en las relaciones existentes entre las metrópolis y las colonias, creando una nueva situación en sus vínculos de intercambio y dependencia. Las repercusiones de las dos guerras en la transformación de tales relaciones se producen por la propia situación y evolución de los imperios coloniales durante los conflictos y por algunas de las actitudes y medidas internacionales adoptadas por los países vencedores en las respectivas posguerras.

1.2.LA EVOLUCIÓN DE LOS PUEBLOS AFROASIÁTICOS COLONIZADOS

Un factor fundamental para la eclosión del proceso descolonizador fue la propia evolución de los pueblos afroasiáticos colonizados; estos pueblos han ido adquiriendo conciencia de su situación y han organizado su resistencia contra la dependencia colonial, manifestada desde la hostilidad de las poblaciones ante el predominio europeo hasta la organización de movimientos de lucha antioccidentales, con la formación de partidos nacionalistas de acción política a favor de la independencia.

1.3.LA ACCIÓN DE LAS FUERZAS INTERNACIONALES

La evolución de las ideas y de la conciencia internacional que se fueron mostrando opuestos a los abusos del colonialismo, y contribuyó también de manera decisiva en la iniciación de este proceso. Existe el pensamiento occidental una tradición anticolonialista, manteniendo una común actitud crítica hacia el colonialismo en amplios sectores públicos, tanto nacionales como internacionales, de lo que es muestra la fundación de la “Liga contra el imperialismo” en Bruselas en 1927.

1.4.LA ACTITUD DE LAS POTENCIAS COLONIALISTAS

La actitud política seguida por las potencias europeas con imperios coloniales respecto a sus colonias, va a tener el doble carácter, pro un lado, de ser consecuente con la tendencia general a favor de la descolonización, y por otro, de actuar como causa y favorecedora de las independencias coloniales.

Con la necesidad de adaptarse a las nuevas realidades se adoptaron y establecieron por los gobiernos europeos un conjunto de normas y medidas sobre la administración colonial que fueron preparando la marcha hacia la independencia política. Gran Bretaña consiguió crear un modelo nuevo de estructura imperial, con originales y perdurables relaciones entre la metrópoli y los territorios coloniales, y Francia promulgó una variada legislación con la Unión Francesa en 1946, la Ley Marco en 1956 y la Comunidad Francesa en 1958. Por su parte, Holanda y Bélgica intentaron tardíamente establecer esas nuevas relaciones. Y por último, España y Portugal, países opuestos a la descolonización, realizaron una errónea política de provincialización que desembocó en la ruptura y los conflictos coloniales.

1.5.LA POLÍTICA DE LOS ORGANISMOS MUNDIALES

Otro factor que actuó en el plano internacional a favor de la descolonización fue la política seguida en relación con los territorios coloniales por las dos más importantes organizaciones intenacionales creadas en ambas posguerras: la Sociedad de Naciones al establecer el sistema de Mandatos en 1919, y las Naciones Unidas al incluir en su Carta fundacional en 1945 el capítulo sobre “Declaración relativa a territorios no autónomos”, y los capítulos sobre “Régimen internacional de administración fiduciaria” y “El consejo de administración fiduciaria”, así como crear en 1961 el Comité de Descolonización.

2.LA DESCOLONIZACIÓN DE ASIA Y OCEANÍA

La “rebelión de Asia” es expresión de un sentimiento colectivo antioccidental que se manifestaba a través de un largo proceso de sucesivos levantamientos asiáticos contra los europeos durante la misma época colonial, que van configurando el despertar de la conciencia asiática, y consolidando su afirmación de libertad frente al poder occidental. Los momentos claves son: la revolución Meiji de Japón en 1868, la victoria japonesa sobre Rusia en 1905, las repercusiones de la revolución soviética de 1917 en Mongolia y en las colonias rusas de Asia central, el largo proceso de la revolución china iniciado en 1911, el resurgimiento de los nacionalismos árabes, la resistencia y la perseverante lucha de la India, y los comienzos de la revolución indochina.

En segundo lugar, la rebelión de Asia contra Occidente va a tener una doble formulación: va a tomar la forma de lucha por parte de los nacionalismos asiáticos a favor de la independencia contra el régimen colonial europeo, y va a consistir en una revolución nacional, de carácter socialista y popular. La consecuencia de ambos hechos, la revolución y la independencia, ha de ser la descolonización de Asia.

Y en tercer lugar son un amplio conjunto de pueblos y naciones cuyo nacionalismo se afirma en una tradición y en una historia propia que han sido alteradas por el dominio occidental y cuya continuidad desean recuperar, y que por otro se basan en unas nuevas realidades, con nuevas ideas y nuevos medios, que han de renovar esa historia recuperada.

En el proceso de la descolonización de Asia y Oceanía hay que distinguir tres fases:

  • El período de entreguerras que se caracteriza por el comienzo de la revolución china y el desarrollo de los nacionalismos asiáticos.

  • Entre 1945 y 1955 se registran la mayoría de las independencias asiáticas que llevan a la celebración de la Conferencia de Bandung.

  • Desde 1955 hasta 1990 se completan las últimas independencias asiáticas y se configura la definitiva Asia de las naciones, al tiempo que acceden a la independencia los países y territorios de Oceanía, y por último los países de Asia central.

Los factores y componentes que animan la rebelión de Asia contra Europa son diversos y complejos:

  • La formación y desarrollo de los nacionalismos asiáticos que surgieron en el seno de estos pueblos son un factor clave que actuó de manera decisiva en esa rebelión de Asia, y que es a la vez expresión y medio de lucha por parte de los pueblos asiáticos. Los principales y más activos movimientos nacionalistas asiáticos a favor de la independencia de sus respectivos países fueron: en la India, el Partido del Congreso y la Liga Musulmana que dará nacimiento a Pakistán, el Kuomintang en China, el Partido Nacional Indonesio, y en Indochina el Parido Comunista.

  • El Asiatismo o Panasiatismo como movimiento de solidaridad y cooperación que sobrepasa el marco nacional e influye en las resistencias nacionales de los países asiáticos. Se trata de un movimiento de naturaleza histórica y política, así como social y cultural que tiende a lograr la aproximación y la colaboración entre los pueblos de Asia en su actitud común contra Europa. Los orígenes del Asiatismo se encuentran en los comienzos del siglo XX y se desarrolló desde 1926 bajo la influencia de Japón, que organizó varios Congresos Panasiáticos, y desde 1947 por iniciativa de la India, desembocando en la organización de la Conferencia afroasiática de Bandung en 1955.

  • El marxismo ocupa un lugar básico entre las fuerzas de Asia oriental, central y del sureste desde el término de la Primera Guerra Mundial y es otro factor fundamental. El comunismo asiático se implantó sólidamente en Asia y se convirtió con rapidez en una fuerza sólida, haciendo así el continente asiático que el marxismo fuera mucho más que una corriente política occidental.

  • Las consecuencias de la Segunda Guerra Mundial fueron decisivas. Japón se afirmó como un temible adversario de los occidentales, y con sus victorias barrió todo el sistema colonial europeo en Asia oriental, meridional y del sureste. Al hundirse el poder japonés en 1945, los movimientos nacionales de cada país se precipitaron a controlar el gobierno de los mismos antes del regreso de los colonialistas europeos, a los que se enfrentaron para conseguir sus independencias.

Tras la revolución Meiji de Japón en 1868, fue China la que inició en 1911 un largo y conflictivo proceso a favor de la revolución nacional y de la liberación de la dependencia colonial que tiene sus principales momentos en 1991 con el derrocamiento de la monarquía imperial y la proclamación de la República, a lo que sigue la larga guerra civil entre el Kuomintang y el Partido Comunista chino, que dirigido por Mao Tse-Tung consigue la victoria proclamando en 1949 la República Popular en 1924 hasta 1990. Y Corea quedó dividida desde 1945 hasta 1948 en las repúblicas de Corea del Sur, y Popular Corea del Norte.

En Asia meridional, el final de la India británica se produjo en 1947 cuando se proclamó su independencia y partición con el nacimiento de los nuevos estados de India y Pakistán, a su vez dividido en 1971 con la escisión de Bangladesh.

En Asia del sureste, la Indochina francesa vivió un largo conflicto de revolución e independencia: así, Vietnam, dividido desde 1945 en Vietnam del Norte independiente y Vietnam del Sur francés, conoció la guerra contra Francia entre 1945 y 1954, y derrotada ésta por los acuerdos de Ginebra, continuó contra Estados Unidos entre 1955 y 1973, para reunificarse en 1975 como república marxista. Camboya y Laos fueron independientes desde 1954.

En Asia central, al desintegrarse la URSS, se proclaman en 1991 las independencias de las repúblicas de Kazakhstan, Kirghistan, Turkmenistán, Tadjikistan y Uzbekistán. Y en Oceanía, tras su constitución como dominios dentro de la Comunidad Británica de Australia en 1901 y de Nueva Zelanda en 1907.

3.INDEPENDENCIA Y REVOLUCIÓN EN EL MUNDO ÁRABE-ISLÁMICO: EL PRÓXIMO ORIENTE.

En el mundo árabe-islámico del siglo XX se pueden distinguir tres áreas neohistóricas:

  • La de la totalidad de los países árabes de Asia suroccidental, que integran el Próximo Oriente, y que con su centro geográfico en la península Arábiga se extienden por el Creciente Fértil hasta el Mediterráneo oriental.

  • La de los países islámicos no árabes de Oriente Medio, situados al norte de la anterior en Asia occidental, y que son de oeste a este: Turquía, Irán y Afganistán.

  • Los países árabes del norte de África, desde los Estados del Nilo hasta los del Magreb, entre el Mediterráneo oriental y el Atlántico, que corresponden a la descolonización de África.

De estas tres áreas, la región central del mundo árabe-islámico es el Próximo Oriente, que ha sido uno de los primeros conjuntos de países del mundo afroasiático, junto con Asia oriental, en iniciar, durante la primera mitad del siglo XX, el movimiento descolonizador. Esta región se ha mantenido a lo largo de todo el siglo XX como uno de los centros de interés de la actualidad y de la escena internacionales por ser el foco en el que confluyen y se enfrentan una compleja serie de intereses regionales e internacionales de todo tipo. Casi todos los problemas del mundo de hoy tiene como origen inmediato la Segunda Guerra Mundial o la descolonización, los del Próximo Oriente son una herencia de la Primera Guerra Mundial que ha señalado la ruptura más profunda en la historia política contemporánea de la región.

Este proceso descolonizador del despertar árabe históricamente paralelo al de la rebelión de Asia tiene sus propios factores y componentes históricos.

  • El nacionalismo árabe se fue configurando progresivamente desde mediados del siglo XIX al reencontrarse en la ideología colectiva social elementos étnicos: el pueblo árabe, y religiosos: el Islam. Desde comienzos del siglo XX se produce una reactivación ideológica, política y cultural del nacionalismo árabe que da nueva animación y talante al movimiento.

  • El panarabismo o movimiento de unidad árabe se ha manifestado y desarrollado de forma paralela e íntimamente unido al nacionalismo árabe. El panarabismo se define como el movimiento de carácter histórico que tiende a la unión y a la colaboración de todos los pueblos y Estados árabes de Asia y de África para la formación de una gran nación árabe.

  • El panislamismo como movimiento de más amplitud y de mayores pretensiones que el panarabismo, pretende la cooperación y la colaboración de todo el mundo islámico, no limitado sólo a los árabes.

En el proceso de descolonización del Próximo Oriente se distinguen varias fases:

  • La Primera Guerra Mundial y el período de entreguerras, caracterizada por la organización de los mandatos, el desarrollo del nacionalismo y la obtención de las primeras independencias.

  • De 1945 a 1952 es la fase de las independencias árabes, la creación de la Liga Árabe y el nacimiento del Estado de Israel.

  • Desde 1952 hasta 1979 es el período de las revoluciones árabes, de la consecución de todas las independencias y del agravamiento del conflicto con Israel.

  • Desde 1979 hasta nuestros días es la fase, por un lado, del estallido de nuevos conflictos, y por otro, del inicio del proceso de paz global para la región.

3.1.DURANTE LA PRIMERA GUERRA MUNDIAL

La situación en el Próximo Oriente está dominada por la acción de cuatro fuerzas históricas: el nacionalismo árabe, el nacionalismo judío o sionismo, la del Imperio turco derrotado y en retirada, y la de Gran Bretaña y Francia. La Sociedad de Naciones estableció en 1919 el sistema de mandatos: Irak, Transjordania y Palestina para Gran Bretaña, y Siria y Líbano para Francia. Aunque en 1932 Irak alcanzó su independencia.

3.2.ENTRE 1945 Y 1952

Se registran las nuevas independencias de Siria y Líbano en 1946, así como de Transjordania, convertida en 1949 en el reino de Jordania, y en 1951 de Omán. En 1945 se crea en El Cairo la Liga de Estados Árabes, y en 1948 se proclamó el Estado de Israel, tras el plan de participación de Palestina aprobado pro Naciones Unidas en 1947, estallando la primera guerra o “guerra de independencia” entre Israel y los Estados árabes entre 1948 y 1949.

3.3.DESDE 1952 HASTA 1979

Se completan las independencias de los países árabes de la región: Kuwait en 1961, Yemen del Sur en 1967, y en 1971 las de Qatar, Bahrein y los Emiratos Árabes Unidos. El conflicto entre Israel y los Estados árabes se agravó, sucediéndose las guerras de Suez en 1956 tras la nacionalización del Canal por Nasser, la guerra de los Seis Días en 1967 en la que Israel conquistó los territorios ocupados de Sinaí, Gaza, Cisjordania con Jerusalén y Golán, y la guerra del Yom Kippur en 1973.

3.4.DESDE 1979 HASTA NUESTROS DÍAS

Se registra un importante giro en la región al finalizarse la pez entre Israel y Egipto por los acuerdos de Camp David en 1978 y 1979, aunque persisten las revoluciones y los conflictos: en 1979 en Irán la revolución islámica, la guerra civil en Líbano entre 1975 y 1990 que provocó la invasión del país por Israel en 1982 y 1983, la guerra entre Irán e Irak entre 1980 y 1988, la Intimada palestina en 1987, la crisis del Golfo por la invasión de Kuwait por Irak entre 1990 y 1991, y la guerra contra este país dirigida por Estados Unidos. A finales de 1991 se celebró la Conferencia de Madrid con participación de israelíes y árabes. En 1990 se unifica Yemen en una única República de Yemen.

Los tres países musulmanes no árabes de Oriente Medio (Turquía, Irán y Afganistán) han conocido igualmente sendos y diferenciados procesos revolucionarios.

4.LA DESCOLONIZACIÓN DE ÁFRICA

La descolonización de África es el proceso histórico que lleva a la independencia política y a la configuración de los nuevos Estados africanos.

Surgió durante los años sesenta una nueva África independiente, configurada políticamente en una gran diversidad de nuevos Estados. En 1945 sólo existían en África tres Estados formalmente independientes: Etiopía, Liberia y Egipto. Cincuenta años después, en 1995, prácticamente toda África es independiente.

Dentro de la periodización sobre la Historia de África contemporánea se pueden fijar las cuatro fases siguientes en el proceso de descolonización africana:

  • Entre 1919 y 1945 son los antecedentes, en los que se sitúan los orígenes del nacionalismo africano y del panafricanismo, y la ocupación de Etiopía por la Italia fascista.

  • Desde 1945 hasta 1956 son los años del desarrollo y consolidación de los nacionalismos africanos, con la revolución y la lucha por las independencias, que comienzan a producirse en 1952 en Egipto y en 1956 en el África árabe-islámica.

  • De 1956 a 1975 son los años centrales en los que se va consiguiendo la descolonización política al acceder a la independencia la gran mayoría de los países de África subsahariana, y se consolida el ideal panafricanista al construirse la O.U.A. en 1963.

  • Desde 1975 hasta 1995 se prolonga la últiam fase del proceso al registrarse la descolonización de los países de África austral, hasta entonces foco de resistencia blanca, se producen sendas revoluciones en Etiopía y en Liberia, y se liquida el régimen racista de Sudáfrica al adoptarse medidas democráticas.

El proceso democratizador africano se produce en el marco de unas determinadas áreas neohistóricas, que influyen de manera decisiva en la configuración geopolítica del África independiente. Estas áreas son, por un lado, el África árabe-islámica del Norte, y por otro, el África Subsahariana con sus diversas zonas de herencia colonial.

En el proceso histórico de la descolonización de África actúan un conjunto de factores y componentes que son muestra de una serie de transformaciones profundas acaecidas en el seno de las sociedades africanas.

  • Las transformaciones socio-económicas. Gran amplitud de los cambios, tanto económico-sociales como ideológico-culturales, sobrevenidos a lo largo de la primera mitad del siglo XX, y durante el transcurso de la Segunda Guerra Mundial, que constituyen los fundamentos del surgimiento del nacionalismo africano y de su lucha revolucionaria a favor de la independencia política. Las transformaciones económicas, los cambios sociales, el crecimiento demográfico y los progresos culturales e ideológicos.

  • Las consecuencias de la Segunda Guerra Mundial cuyo antecedente se encuentra en la ocupación de Etiopía por la Italia fascista en 1935. Estas consecuencias se manifiestan y afectan a distintos aspectos de la vida africana: en el orden económico, en el social y en el militar y territorial. “La Segunda Guerra Mundial rompió la paz colonial en África”.

  • El desarrollo de los nacionalismos africanos, que son expresión de la madurez de una nueva conciencia nacional, se orientan hacia la acción política, organizándose como partidos, y se manifiestan a favor de la pronta independencia. Los nacionalismos africanos se expresan y desarrollan a partir de un doble marco: por un lado, sobre la base de la tradición y la historia del propio pueblo como herencia de una identidad y comunidad nacionales, y por otro, a través de las coordenadas creadas por el colonialismo como configuradotas de algunos de los elementos componentes de la nueva nación.

  • El panafricanismo. El movimiento panafricano constituye la expresión de la solidaridad y unión entre todos los pueblos de África en su lucha contra la opresión colonial europea y a favor de la independencia y unidad de todo el continente africano. El panafricanismo se inicia con la fundación del Movimiento Panafricano en 1919 y se extiende con la celebración de Congresos hasta el de Manchester en 1945, continuándose su acción hasta la proclamación de las independencias africanas, y que lleva a la fundación de la OUA en 1963.

La descolonización de África comenzó en el África árabe-islámica del Norte con la revolución de Egipto en 1952. La independencia de Libia fue proclamada en 1951 como monarquía, que fue derrocada por la revolución de 1969, que estableció la república. Y Sudán proclamó su independencia en 1956, constituyéndose como república.

En Túnez, Francia reconoció su independencia en 1956 como monarquía, hasta que en 1957 fue derrocada pro un golpe de Estado que proclamó la república. En febrero de 1989 los tres países del Magreb central, más Libia y Mauritania han constituido la Unión del Magreb Árabe.

La descolonización del África Subsahariana se inició en el África Occidental británica al proclamarse en 1957 la independencia de Ghana, Nigeria fue independiente en 1960, Sierra Leona obtuvo la independencia en 1965, y Gambia en 1965. En África Oriental británica fueron independientes Somalia en 1960, Tanganica en 1961 y Zanzíbar en 1963, uniéndose ambas en 1964 para formar la República Federal de Tanzania, en 1962 lo fue Uganda, y en 1963 Kenia. En África central británica alcanzaron la indepencia en 1964 Malawi y Zambia. En África Austral británica fue independiente Botswana en 1966, también lo fueron los reinos de Lesotho en 1996, y de Swazi-Ngwane en 1968. Las islas de Mauricio en 1968, y Seychelles en 1976.

En África Occidental francesa, el primer país en obtener la independencia fue Guinea-Conakry en 1958, al que siguieron en 1960 Senegal, Malí, Costa de Marfil, Dahomey (actual Benin), Níger, Alto Volta (Burkina Faso) y Mauritania. Del África Ecuatorial francesa nacieron cuatro repúblicas también en 1960: Chad, Centroáfrica, Gabón y Congo. Los dos mandatos de Togo y Camerún fueron igualmente independientes en 1960. Y en el África Oriental francesa, Madagascar fue independiente en 1960, las Comores en 1975 y Yibuti en 1977.

En el África belga, la República del Congo accedió a la independencia en 1960. Los mandatos de Ruanda y Burundi obtuvieron su independencia en 1962.

En el África española, tras la concesión de la independencia a la zona Norte del Protectorado de Marruecos en 1956, Ifni fue entregado al reino marroquí en 1969, Guinea Ecuatorial fue independiente en 1968 como república. Y el Sahara Occidental fue cedida su administración también a Marruecos en 1975.

El África portuguesa fue independiente tras la revolución de 1974 en Portugal: Guinea-Bissau en 1974, y en 1975 Cabo Verde, Santo Tomé y Príncipe, Mozambique y Angola.

En la nueva África independiente, nacida desde los años setenta y teóricamente descolonizada, los nuevos estados africanos han de hacer frente a un conjunto de problemas socio-económicos, como el subdesarrollo, la dependencia y el neocolonialismo, y político-culturales, con la búsqueda de su identidad histórica y política basada en unos valores propios, la institucionalización de sus sistemas políticos, el constitucionalismo y las vías del socialismo africano, y con la animación de un sentimiento y movimiento de unidad y solidaridad en la creación de la Organización de la Unidad Africana en 1963, con sede en Addis Abeda.

5.EL TERCER MUNDO

La descolonización ha cumplido su completo proceso histórico en tanto que ha llevado a cabo la total realización de las independencias políticas de los países afroasiáticos, y que ha dado como resultado la emergencia del llamado Tercer Mundo. Al hacer un balance final junto a los resultados obtenidos por la descolonización se plantean los problemas que caracterizan a los nuevos Estados independientes que configuran ese Tercer Mundo. Los rasgos definitorios y fundamentales del Tercer Mundo son:

5.1.SUBDESARROLLO ECONÓMICO Y SOCIAL

El subdesarrollo económico y social que constituye en la actualidad uno de los más graves problemas estructurales de los países tercermundistas políticamente independientes, y se encuentra relacionado con la situación de dependencia y la subordinación económica y social de tales países. La base y el origen del subdesarrollo es la dependencia. Los caracteres constitutivos del subdesarrollo son: baja renta por habitante, subalimentación y enfermedades, alto crecimiento demográfico, predominio del sector agrario, escasa densidad de la infraestructura, mínima industrialización, analfabetismo e insuficiente difusión de la cultura, falta de cuadros dirigentes adecuados, escaso desarrollo de las clases medias y debilidad de la integración nacional.

El Tercer Mundo subdesarrollado ha experimentado, desde la década de los años setenta, una serie de cambios en sus estructuras internas y en su posición política internacional que han motivado una nueva reagrupación de los países que lo integran. Actualmente puede decirse que el Tercer Mundo se ha convertido, al menos, en tres mundos:

  • Los países productores de petróleo.

  • Los países en vías de desarrollo intermedio.

  • Los países subdesarrollados que no tiene casi nada.

La política de reivindicaciones para salir del subdesarrollo se ha concretado en una serie de actividades que se extienden hasta nuestros días:

  • En el marco de los organismos mundiales, como la ONU y el Movimiento de Países No Alineados.

  • En el programa elaborado en 1973 de un Nuevo Orden Económico Internacional.

  • En la acción colectiva como el Grupo de los setenta y siete.

  • En el diálogo internacional como la Conferencia Norte-Sur iniciada en París en 1975.

5.2.EL NEOCOLONIALISMO

El neocolonialismo es el fenómeno que consiste en mantener una dependencia económica casi colonial sobre las ex colonias, que en la actualidad son Estado independientes, y que constituye igualmente el problema político principal para los países del Tercer Mundo. “La esencia del neocolonialismo es que el Estado que le está sujeto es, en teoría, independiente y tiene todas las galas externas de la soberanía internacional. En realidad, su sistema económico, y con ello su política, son dirigidos desde fuera”.

5.3.INSTITUCIONALIZACIÓN DE LOS SISTEMAS POLÍTICOS

En la configuración de los sistemas políticos de los países tercermundistas descolonizados actúan principalmente dos factores: la herencia de las instituciones y la administración coloniales, y la proyección de las estructuras socio-económicas del propio país. El problema que se plantea sobre estos países es el de lograr una estabilidad y solidez estatal. Teniendo en cuenta los factores antes citados se pueden sintetizar en cuatro tipos los sistemas políticos existentes en tales países:

  • Sistemas tradicionales, expresión de las oligarquías.

  • Dictaduras militares, salidas de golpes de Estado, también expresión del poder oligárquico.

  • Sistemas democráticos, según el modelo occidental, expresión de las burguesías nacionales.

  • Sistemas autoritarios revolucionarios, salidos de revoluciones populares y sociales.

Desde comienzos de los años noventa, la mayoría de los países del Tercer Mundo están entrando en una nueva fase histórica caracterizada por la adopción de reformas democráticas que ponen fin al sistema de partido único, a las dictaduras militares y a los regímenes comunistas.

5.4.POLÍTICA INTERNACIONAL DE LOS PAÍSES AFROASIÁTICOS

Ante la situación de agitación internacional por el enfrentamiento entre tales bloques, y de temor al riesgo de la integración total en cualquiera de los dos bloques, los nuevos países independientes iniciaron una actitud política internacional de neutralismo activo que lleva a la no alineación, llegando a ser una nuevo y sólida fuerza internacional.

La Conferencia de Bandung que supone “el despertar de los pueblos colonizados” y representa el acceso a la vida internacional de los nuevos Estados afroasiáticos organizados en un tercer bloque mundial, se celebró en abril de 1955 con participación de veintinueve países afroasiáticos. Con Bandung el afroasiatismo entró en la Historia, siendo definido como “un vasto movimiento político en la prolongación de la lucha anticolonialista, que tiende a consolidar por el neutralismo la independencia reciente de los Estados de Asia y de África”. Bandung es la condena absoluta del sistema colonial, y es también la afirmación de los propósitos de los pueblos del Tercer Mundo de ocupar un puesto en el sistema internacional.

Consecuencia directa de la política nacida en Bandung en 1955 es el Movimiento de Países No Alineados que agrupa a los países del Tercer Mundo, principalmente a los afroasiáticos, y trabaja pro definir y fijar la actitud internacional de tales países, evolucionando desde una neutralidad activa a la no alineación. La premisa esencial para organizar el movimiento fue la aparición de los países que acaban de liberarse como resultado de la revolución anti-colonial y anti-imperialista. La no alineación es una respuesta a los problemas internacionales planteados a los países del Tercer Mundo.

El movimiento nace a la vida política internacional en la primera Conferencia cumbre organizada en Belgrado en 1961. En la IX Conferencia Cumbre, celebrada también en Belgrado en 1989 el movimiento se planteó su modernización, renovación y adaptación ante las nuevas circunstancias internacionales.

5.5.DESCOLONIZACIONES PENDIENTES

Como últimas descolonizaciones pendientes quedan en la actualidad por resolver en este sentido los casos del dieciséis territorios aún dependientes que plantean problemas peculiares por su limitada extensión territorial, el reducido número de su población, o lo escaso de sus recursos naturales, y que son:

  • En África: Sahara Occidental.

  • En Asia y el Pacífico: Pitcairn, Nueva Caledonia, Tokelau, Guam, Samoa americana.

  • En el Océano Atlántico y el Caribe: Gibraltar, Anguila, Bermudas, Caimán, Malvinas, islas Turcas y Caicos, islas Vírgenes británicas, Montserrat, Santa Elena e islas Vírgenes americanas.