Descartes: Terminología y postulados filosóficos

Filosofía moderna. Racionalismo. Idealismo. Método cartesiano. Substancia. Separación cuerpo y alma. Definiciones y frases

  • Enviado por: Ignacio Briones
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 7 páginas

publicidad
cursos destacados
Graba audio con Apple Logic Pro 9
Graba audio con Apple Logic Pro 9
En este curso aprenderemos a realizar grabaciones de audio de calidad utilizando Apple Logic Pro 9. Exploraremos todo...
Ver más información

Iníciate con Ableton Live
Iníciate con Ableton Live
El curso da un repaso general por las órdenes y menús más básicos, para poder generar...
Ver más información


Términos

Razon: Es el mismo entendimiento humano en su uso discursivo o facultad cognoscitiva intelectual distinta de la sensibilidad. También designa la noción o fundamento de algo. En este sentido hablamos de “principio de razón suficiente” y también del “por qué” de algo.

Idea: En general significa cualquier representación intelectual u objeto del pensamiento. En este sentido más preciso significa la especie única que se localiza en multiplicidad de objetos. Son innatas, como los principios matemáticos, la razón está dotada de ellas y no proceden de la experiencia. Entre todas las ideas eligira a aquellas que le sirvan de fundamento para su filosofía.

Sustancia: Descartes utiliza como sinónimos las palabras sustancia y cosa. Es lo concreto existente, lo propio de la existencia, pero no cualquier forma de existencia, sino la existencia independiente, aquella que no necesita de nada más que de ella misma para existir.

Modos: Son aquellas modificaciones que afectan a los atributos. Son modificaciones que afectan a las sustancias; y los modos del pensamiento son: el entendimiento, la memoria, la imaginación, la voluntad y los sentidos.

Accidentes: Lo que puede darse o no darse inherente a una substancia y hce que sustancias parecidas se diferencieny hala la diversidad que capta nuestros sentidos

Pensamiento: Es una cualidad esencial del ser. El pensamiento es el atributo del alma. De este pensamiento imanan todos los demás. El pensamiento es muy importante para Descartes ya que es fruto de la existencia, pienso, luego existo. Él dice que existe porque duda de las cosas, sino dudara, y con ello no pensara, ni existiria , pero al hacer uso de su pensamiento, se da cuenta de que existe. Pensamiento significa entender, querer, imaginar, sentir y memorizar. Es la base de su metodo el pensamiento y la razón

Extension: Es la idea clara y distinta a partir de la cual va a decir Descartes la existencia del mundo físico, aplicando rigurosamente su método. El cuerpo no es sino extensión: la extensión es su único atributo o esencia. Los modos propios del cuerpo son dos: la figura y el movimiento. Así, Descartes geometriza el mundo corpóreo, ya que lo reduce a extensión. De aquí empieza hacer la fisca y mecanica .. de la naturaleza

Expresiones

Luz natural: Aquello que me hace conocer que es verdadero. No se puede dudar nada de lo que ver como verdadero. Es lo que me enseña a distinguir lo verdadero de lo falso, algo de lo que me puedo fiar. Me hace saber con certeza que las ideas son en mí cuadros o imágenes, que pueden ser, con facilidad, copias defectuosas de las cosas.

Genio maligno: Sería aquel Dios maligno que nos hace ver por ciertas aquellas cosas que no son. Pero esto no puede darse, dirá Descartes, ya que Dios es perfecto y no nos dejaría a merced de un espíritu malvado que nos confundiera, así que Él, que es la verdad, es el que nos alumbra y nos hace ver las cosas tal y como son, sin que intervenga un genio maligno que nos llevara a la confusión. Es uno de los motivos de los que va a dudar. Dudará de la existencia de un genio maligno, el cual le mentirá y no le mostrará la verdad. Llega a la conclusión de que este genio no va a existir porque Dios nunca le engaña. Al tener como maxima que la existencia de dios es al verdad.

Idea clara y distinta: Es aquella idea que está en nuestro pensamiento y es única y de la cual no se puede dudar. De ella se derivan las demás a través del método cartesiano. Esta idea es la única cosa que, para Descartes, es indudable. A partir de ella vamos a poder sacar muchas conclusiones siguiendo el método de Descartes, método verdadero del cual nadie pone en duda y es perfecto, derivado de las matemáticas. Gracias a esta idea tenemos el resto, sino no podríamos saber nada, si existimos, si no, si algún genio maligno nos está engañando. Analiza su idea de materia y va excluyendo de ella todas las propiedades hasta quedarse solamente con la idea de extensión. Concluye que la extensión es el atributo esencial de la materia corpórea. Todas las otras cualidades de los cuerpos, cambian constantemente en los cuerpos, pero hay una que siempre permanece inalterable: la extensión.

Ideas innatas: Provienen de Dios y estan en nuestra mente no necesitan razonamiento y apartir de ellas salén las demas. No es que Dios la infunda en el momento que Dios nos da la naturaleza, sino que estas ideas brotan de manera natural, inmediata, espontanea, van a nacer de nuestra facultad de pensar. Son fruto solo de Dios, nadie más podría ponerlas en nosotros, sino Él. Son verdaderas, ya que Dios es perfecto y por ello fruto de verdad, por ello no podría engañarnos. No hay miedo de que un genio maligno actúe sobre ellas, ya que Dios vela por ello. Estas no provienen de los sentidos, son innatas, naturales, no son producidas por nosotros, provienen de Dios, brotan inmediatamente y espontáneamente de nuestra facultad de pensar. Estas últimas son las ideas propiamente dichas, porque son evidentes, son intuitivas, son verdaderas, proceden de Dios y están garantizadas por la veracidad.

Atributos del alma: El atributo del alma es el pensamiento. Todas las acciones del alma son modos del atributo fundamental. El alma es una, simple e indivisible pero tiene varias facultades. De ahí la variedad de especies, aunque el alma es una e indivisible puede tomar formas distintas y contiguas a la vez que formarán distintos hombres. El pensamiento es muy importante para Descartes ya que es fruto de la existencia, “pienso, luego existo”. Él dice que existe porque duda de las cosas, sino dudara, y con ello no pensara, no existiria, pero al hacer uso de su pensamiento, se da cuenta de que existe. Pensamiento significa entender, querer, imaginar, sentir y memorizar. El alma es una sustancia. Su atributo esencial es el pensamiento, del cual van a derivar todas las demás propiedades. Estas cualidades del pensar van a ser todos los atributos del alma.

Sustancia pensante: Es la res cogitans o antropología cartesiana. Debemos comenzar por el yo o alma humana, porque el conocimiento de nosotros mismos como sustancias pensantes es anterior y más cierto que los objetos exteriores. Podemos dudar de todo menos del hecho de que existimos. Su atributo consiste en el pensamiento. Pensamiento significa entender, querer, imaginar, sentir y memorizar. Tiene varias facultades como son la sensibilidad, el sentido común, la memoria sensitiva, la memoria intelectiva y la imaginación. Para él hay una duda en la unión de cuerpo y alma. Es una sustancia que piensa, no es independiente, pero no necesita de otra cosa para existir, no es perfecta ni es infinita. La identifica con el alma.

Sustancia extensa: Aplica rigurosamente su método. Por lo tanto va a deducir la existencia del mundo físico a partir de la idea clara y distinta de extensión. Habla del mundo exterior corpóreo del que ha dudado anteriormente, duda de si existe el mundo corpóreo, ya que nos podrían engañar nuestros sentidos. No piensa, no es ni perfecto ni infinito: es creado. Su atributo es la extensión. El mundo corpóreo está en reposo, sin movimiento sustancial. Es creada, finita, extensa, que no piensa, que no es independiente y la identifica con la materia.

Enunciados

YO SOY, YO EXISTO. PIENSO, LUEGO EXISTO.

Podemos dudar de todo, menos del hecho de que existimos. A Descartes no solo le interesa la existencia, sino que le interesa también el pienso, porque la evidencia de la primera no solo implica la evidencia de mi existencia sino que expresa también una cualidad esencial de mi ser (pensamiento). Él dice que existe porque duda de las cosas, sino dudara, y con ello no pensara, el no podría pensar en que pudiera existir, pero al hacer uso de su pensamiento, se da cuenta de que existe. Pensamiento significa entender, querer, imaginar, sentir y memorizar. Es la idea de la que parte todo su pensamiento. Descartes duda de todo menos de que existe. Esta certeza la saca de su pensamiento. Él dice: si pienso algo, es porque yo soy, es decir, yo existo. Además piensa que alguien todopoderoso le intenta engañar. Por tanto, si algo o alguien lo intenta engañar, es porque es. Pero por mucho que lo intente engañar nunca lo podrá hacer sentirse como nada porque él piensa que es algo. Por lo tanto, esta certeza quedará clara y nunca dudará de ella. Una vez aclarado que existe, pasa a analizar el pensamiento, en el que ve un atributo que le pertenece sólo a él. Llega a la conclusión de que él es mientras él esté pensando. Si deja de pensar, deja de existir. Por tanto si piensa, existe, porque piensa que existe. Por tanto quedará que si piensa, existe.

TODO LO QUE HE ADMITIDO HASTA EL PRESENTE COMO MÁS SEGURO Y VERDADERO, LO HE APRENDIDO DE LOS SENTIMIENTOS O POR LOS SENTIDOS.

Como los sentidos nos engañan, Descartes duda ahora de todas las opiniones que él tenía como ciertas ya que las ha aprendido a través de los sentidos. Los sentidos es muy probable que nos estén engañando continuamente, por eso nada de lo que apreciamos a través de ellos, lo podemos admitir como cierto y verdadero, de todo ello debemos de dudar. Es por eso que Descartes duda de todo menos de la idea clara y cierta que tiene en su interior a través de la cual si va a conocer cosas verdaderas usando su método. Descartes quiere hacerse una limpieza en su interior. todo lo que hay en su espíritu, todas las ideas y todas las opiniones las habían percibido los sentidos. Los sentidos han sido la mayor fuente de opiniones falsas y quiere depurar estas opiniones, y no quiere volver a fiarse de los sentidos porque, si te engañan una vez, pueden engañarte más veces.

HAY UN DIOS QUE TODO LO PUEDE

La verdad de todas nuestras ideas innatas queda garantizada por la bondad y la veracidad divinos que son las que están reforzando todos nuestros procedimientos a partir del cógito. Para probar la existencia de Dios el va por un camino más corto que el normal, cree hallarlo en su propia conciencia en la cual va a encontrar lo perfecto y lo infinito. Entiende por Dios la perfección e infinidad. Dios para él es una sustancia perfecta, inmutable, infinita, suprema, punto de unificación a la que tienden todos los seres. Ese Dios será la causa de todos los seres, creador y conservador de todo. El autor de la naturaleza. Va a ser la garantía y causa de todas nuestras ideas innatas. Va a buscar una causa que haya sido la creadora de su existencia. Después de mucho analizar, llega a la conclusión de que la causa primera de todo, va a ser Dios. Dios va a ser una fuerza en la que van a estar contenidas todas las cosas. Es un ser perfecto e infinito, y como tal va poderlo todo. Él ha podido crear la existencia de todas las cosas y él es el único que puede mantenerlas.

POR DIOS ENTIENDO UNA SUSTANCIA INFINITA, ETERNA, INMUTABLE, INDEPENDIENTE, OMNISCENTE, OMNIPOTENTE

Para probar la existencia de Dios lo busca en su propia conciencia en la idea clara de lo perfecto y lo infinito. Entiende por Dios la perfección e infinidad. Dios para él es una sustancia perfecta, inmutable, infinita, suprema, punto de unificación a la que tienden todos los seres. Ese Dios será la causa de todos los seres, creador y conservador de todo. El autor de la naturaleza. Va a ser la garantía y causa de todas nuestras ideas innatas. Es una unidad suprema a la cual tienden todos los seres creados. Es el creador del mundo, causa y conservador. Es el autor de la naturaleza y las leyes inmutables. Es la causa y garantía de todas nuestras ideas innatas. Esta va a ser la idea que tiene Descartes de Dios. Él ve todo, ve la perfección y aspiración máxima. Esta idea no puede proceder para nada del hombre. Por eso tiene todas las cualidades que el hombre no tiene, y jamás podrá tener, y, también por eso, va a ser la aspiración de todo hombre.

Método y realidad en la filosofía racionalista

La razón es la única facultad que puede conducir al hombre al conocimiento de la verdad. Para ello utiliza su método, nos permite evitar errores, no es un simple método de exposición o demostración de lo que ya se conoce, sino que permite aumentar los conocimientos, descubrir nuevas verdades apartier de cuestionar las que tenemos. El deseo de Descarte es que el método fuera fácil y sencillo de seguir. Las reglas del método son: Evidencia: consiste en no admitir como verdadero algunas cosas que no sepa con evidencias y de forma razonada lo que es. Análisis: consiste en dividir cada una de las dificultades que se presentan en cuantas partes sea posible luego una síntesis, consiste en conducir ordenadamente todos mis pensamientos, empezando por los objetos más simples y más fáciles de conocer, para ir poco a poco ascendiendo al conocimiento de lo más complejo; enumeración y revisión: supone hacer recuentos y revisiones tan integrales de que llegue a estar seguro de que no ha omitido naday no se pueda dudar tanto.

Descartes se limita a someter todo el conocimiento de su conciencia a la duda. La duda es universal, metódica y teorética. Va a someter a duda todos sus principios filosóficos. Dudamos, de todo, de los sentidos, del mundo exterior, de los propios razonamientos, de todo el campo de conocimiento y de si mismo. Aunque ha dudado de todo se encuentra ante una certeza de la que no puede dudar la existencia de un “yo”, ya que el mero hecho de dudar nos hace exitir.

Hay tres clases de ideas, las que más le interesan son aquellas que son las más firmes y las más seguras, y que tengan garantía de verdad y certeza.

Ideas adquiridas o adventencias: Proviene del exterior, de la experiencia sensible o del trato con los demás.

Ideas artificiales : Ideas elaboradas con nosotros por la experiencia de los demás y nuestro aprendizaje de ellas .

Ideas naturales o innatas: No provienen de los sentidos, son innatas, naturales y provienen de Dios siendo asi ideas verdaderas.

Dios es la causa de todos los seres. Es el creador del mundo y el autor de la naturaleza, de las leyes inmutables, en las cuales se basa nuestra ciencia del conocimiento sensible. Dios es la causa , la garantía de las ideas innatas y la unidad donde tiende la naturaleza. Las pruebas de la existencia de Dios no se basan en el ser, sino en que posemos la idea innata, clara y distinta de Dios: Por la idea de Dios en si mismo; por la causa de mi idea de lo perfecto e infinito y Dios es causa perfecta de mi ser imperfecto.

Descartes divide el mundo de las cosas finitas en dos grandes ámbitos: res cogitans (sustancia pensante) y res extensa (sustancia extensa).

La res cogitans o antropología cartesiana. Debemos comenzar por el alma humana, porque el conocimiento de nosotros mismos como sustancias pensantes es anterior y más cierto que los objetos exteriores. Podemos dudar de todo menos del hecho de que existimos. Es una sustancia creada pensante. Su atributo consiste en el pensamiento. Pensamiento significa entender, querer, imaginar, sentir y memorizar. Tiene varias facultades como son la sensibilidad, el sentido común, la memoria sensitiva, la memoria intelectiva y la imaginación.

Sustancia extensa o res extensa. Aplica rigurosamente su método. Por lo tanto va a deducir la existencia del mundo físico a partir de la idea clara y distinta de extensión. Habla del mundo exterior corpóreo del que ha dudado anteriormente, duda de si existe el mundo corpóreo, ya que nos podrían engañar nuestros sentidos. No piensa, no es ni perfecto ni infinito: es creado, su atributo es la extensión. El mundo corpóreo está en reposo, sin movimiento sustancial. Es creada, finita, extensa, que no piensa, que no es independiente y la identifica con la materia.

Este razonamiento le lleva a una concepción dualista del hombre: el hombre es un compuesto de dos sustancias complejas, cuerpo y almapero fue algo que no supo explicar bien.

RELACIONES

COMPARA LAS PRUEBAS CARTESIANAS DE LA EXISTENCIA DE DIOS, CON LAS PRUEBAS APORTADAS POR LOS PENSADORES MEDIEVALES, COMO SAN AGUSTÍN

Dios existe por ser la unidad ser el rpincipio natural y ser una idea clara , innata y diferente , el mismo concepto de naturaleza ya nos lleva a Dios; se asemeja asi a San Agustin con suprueba Prueba noológica; existen ideas en nuestra mente, que están rigiendo toda nuestra vida ;pero deben venir de alguien, que sea superior a nosotros, que va a ser Dios.

Dios es el infinito y por esto nosotros podemos tener esa idea de infinito que es la propia naturaleza de Dios esto le lleva porque nostros somos finitos pero poesemos la idea de infinito y de unida que es Dios .

San agustin concibe no solo a Dios perfecto sino a su creación y el orden que posele lleva a dios y es mas todos creen en la existencia ded dios como sifuraa una idea innata de descartes

Prueba del orden y la contingencia del mundo. El orden que hay tan perfecto en el mundo tiene que haber sido creado por alguien. Este alguien es Dios.

Prueba del itinerario. Consiste en ir ascendiendo por etapas hasta llegar a Dios. Esto se consigue a través de la experiencia de cada uno esta no es una prueba definitiva para descartes pero la tiene en consideración.

COMPARA LAS CONCEPCIONES DE DESCARTES, PLATÓN Y ARISTÓTELES, ACERCA DEL HOMBRE.

Platón interpreta la realidad de modo dualista, en la concepción del hombre, como alma y cuerpo. Para él, las ideas son posibles porque el alma humana es una realidad que no depende del cuerpo. Es de naturaleza “ideal” o “espiritual” que existía antes del cuerpo y sobrevivirá a él. El cuerpo le sirve de instrumento. El alma, es por tanto, la causa de toda la vida del hombre: ella determina su modo particular de ser y con éste su profesión y clase social según predomine en él lo intelectivo, lo irascible o lo concupiscible. Ella es la que induce a la práctica de las virtudes para convivir en la ciudad donde todas deben ejercer la prudencia o la sabiduría, la fortaleza o la templanza.

Aristóteles define que a todo ser del mundo físico lo que le caracteriza es la movilidad, pero dentro de estas unos son inertes y tienden a los “lugares naturales”. Pero hay otras vivientes, y tienden dentro de un principio intrínseco de su movimiento espontaneo, y tienden a su propio bien y a su propio fin. El alma nos dice que es el principio del bien

Descartes, acerca del hombre, divide el mundo de las cosas finitas en dos grandes ámbitos: res cogitans (sustancia pensante) y res extensa (sustancia extensa).

La res cogitans o antropología cartesiana. Debemos comenzar por el yo o alma humana, porque el conocimiento de nosotros mismos como sustancias pensantes es anterior y más cierto que los objetos exteriores. Podemos dudar de todo menos del hecho de que existimos. Es una sustancia creada pensante. Su atributo consiste en el pensamiento. Pensamiento significa entender, querer, imaginar, sentir y memorizar. Tiene varias facultades como son la sensibilidad, el sentido común, la memoria sensitiva, la memoria intelectiva y la imaginación. Para él hay una duda en la unión de cuerpo y alma. Es una sustancia que piensa, no es independiente, pero no necesita de otra cosa para existir, no es perfecta ni es infinita. La identifica con el alma.

Sustancia extensa o res extensa. Aplica rigurosamente su método. Por lo tanto va a deducir la existencia del mundo físico a partir de la idea clara y distinta de extensión. Habla del mundo exterior corpóreo del que ha dudado anteriormente, duda de si existe el mundo corpóreo, ya que nos podrían engañar nuestros sentidos. No piensa, no es ni perfecto ni infinito: es creado. Su atributo es la extensión. El mundo corpóreo está en reposo, sin movimiento sustancial. Es creada, finita, extensa, que no piensa, que no es independiente y la identifica con la materia. Ello obliga a Descartes a una concepción dualista del hombre: el hombre es un compuesto de dos sustancias complejas, cuerpo y alma, cuya comunicación resulta difícil de explicar.

meditación segunda

Dice que la meditación de ayer le dejo turbado. Pero que hará un esfuerzo, para olvidarse de aquello que pueda imaginar alguna duda y poder buscar lo cierto.

Parte de la suposición de que todo lo que ve es falso, pero duda si no habrá un Dios, u otro poder; y si soy capaz de producir esos pensamientos, duda de que hay después de esto, duda si depende del cuerpo y los sentidos, y si sin ellos no podemos existir. Llega a la conclusión de que nada hay en el mundo, ¿y él existe?, cree que si, pero si él piensa es que existe, da por cierto “yo pienso, yo existo”. Ahora que ya sabes que es, se pregunta que es. Para averiguar esto, debo examinar lo que creía antes que era, un hombre, un animal racional, pero si considero esto tendré que ver lo que es un animal y racional y perdería el tiempo en infinidad de cosas. Opta por ver los pensamientos que inspira su naturaleza al considerar su ser: se fijaba en que poseía cuerpo, y tenía alma (pero no reparaba en lo que era ese alma). Al cuerpo le atribuía naturaleza y lo definía como aquello que podía ser sentido por los sentidos y que podía moverse por la acción de otra cosa sobre él, pero no por si mismo.

Ahora analiza si lo que ha dicho antes existe en él. Dice que no posee naturaleza corpórea: no posee cuerpo. Entonces si no tiene cuerpo tampoco puede nutrirse, ni andar, ni sentir, que son los atributos del alma. Pero en cuanto a pensar, dice que él si piensa, entonces existe. Pero se pregunta si sólo existirá el tiempo en que está pensando. Llega a decir que no es más que una cosa que piensa. Visto ya que es una sustancia que piensa, se pregunta si será algo más.

Sólo puede referirse a lo que es, en cuanto a las cosas que conoce. Llega a conocer con verdadera certeza, que nada de lo que imagina pertenece al conocimiento de mi mismo, y que no debemos concebir de esa manera porque sino no entenderemos nuestra propia naturaleza.

Se pregunta si se conoce a si mismo. Concluye diciendo que si él ya sabe que los cuerpos no son propiamente concebidos sino por el solo entendimiento, y no por la imaginación y los sentidos, entonces puede conocer su espíritu si sólo se conciben las cosas con el pensamiento.