De la tranquilidad del alma; Séneca

Filosofía antigua. Roma. Filósofos romanos. Estabilidad emocional. Ocio. Trabajo. Virtudes

  • Enviado por: Juan Carlo Peschiera
  • Idioma: castellano
  • País: Perú Perú
  • 5 páginas

publicidad
cursos destacados
Iníciate con Ableton Live
Iníciate con Ableton Live
El curso da un repaso general por las órdenes y menús más básicos, para poder generar...
Ver más información

Curso completo de piano - Nivel básico
Curso completo de piano - Nivel básico
Este curso de piano está pensado para todos aquellos principiantes que deseen comenzar a tocar el piano o el...
Ver más información


UNIVERSITAT INTERNACIONAL DE CATALUNYA

Facultat de Ciències Econòmiques i Socials

Llicenciatura d'Administració i Direcció d'Empreses

PENSAMENT 1

Curso 2002/03

Alumno: Juan Carlo Peschiera Sánchez

Fecha: 11 de noviembre de 2002

Libro: De la Tranquilidad del Alma (Lucio Anneo Séneca)

Diario de Lectura:

Día: 1 de noviembre

“Estoy poseído de un gran amor a la templanza, lo confieso”

“Sedúcenme los honores y los haces no la púrpura y las veras, sino para estar más dispuesto y útil a los amigos y a los parientes y a los ciudadanos todos y, en último término, a toda la Humanidad”

Algo muy importante que nos presenta Séneca es la importancia que tiene la templanza, es decir, la moderación en las cosas. Es muy importante buscar la simplicidad de las cosas y buscar su principal utilidad. No debemos utilizarlas como medios para ostentar o por el gusto de simplemente tenerlas. Séneca hace un clarísimo ejemplo en la segunda frase cuando dice que le gustan los honores no para simplemente creerse más que otro, sino, para ayudar más al prójimo. Esto es algo que a él le llena mucho más que otras cosas.”

“Lo que tú deseas es una cosa grande, soberana y muy cercana a Dios: no conmoverte. Este asiento firme del espíritu llámenle los griegos eutimia (estabilidad)… yo le llamo tranquilidad”

“Busquemos pues, cómo podrá el alma caminar siempre a paso igual y próspero, como estará en paz consigo misma y mirar sus cosas con alegría; y que este gozo no se interrumpa, sino que persevere en estado plácido, sin desvanecerse y sin abatirse; esto será la tranquilidad.”

Aquí se muestra la importancia que tiene para el autor la tranquilidad. La define como un estado casi cercano a Dios y como un estado que nos hace sentir paz interior. En definitiva la tranquilidad es algo importantísimo en la vida del hombre ya que al final es la que nos hace disfrutar de las experiencias de la vida. Es algo que debemos siempre vigilar y estar al pendiente de que no se vea afectada.

“Mientras tanto hay que exponer muy visiblemente todo vicio, a fin de que cada cual reconozca lo que le toca a él”

“El efecto todo vicio no es más que uno: descontentarse de sí mismo. Y esto nace de la destemplanza del ánimo.”

Para buscar la tranquilidad hay que comenzar por autoanalizarnos y encontrar cada uno nuestros vicios ya que no todos tenemos los mismos. Estos vicios son los que normalmente provocan al final la decepción de nosotros mismos.

“Pregúntasme qué remedio creo has de usar para ese hastío. El mejor fuera como dice Atenodoro, ocuparse en los cargos de la república y en los oficios civiles”

“…porque todo aquel que tiene como propósito de hacerse útil a sus conciudadanos y a todos los mortales, al mismo tiempo que se ejercita, saca provecho dedicado a sus deberes privativos administrando según su caudal los intereses privados y públicos.”

“Si nos alejamos de toda convivencia y renunciamos el trato de los hombres y vivimos vueltos exclusivamente hacia nosotros, sucederá a esta retirada, carente de todo deseo, una falta absoluta de ocupaciones… consumiendo mal el tiempo que la Naturaleza nos dio para que lo empleásemos bien.”

Un remedio que propone Séneca para evitar el fastidio de la vida es el de ponernos a disposición de los demás. De esa manera hacemos algo muy útil, que nos hace sentir valorados y en el que podemos desarrollarnos nosotros mismos para utilizar esas experiencias para nuestra propia conveniencia también. Nada se gana apartándonos de la gente ya que por naturaleza somos seres sociales y no podemos vivir alejados del resto. Debemos aprovechar al máximo el tiempo que tenemos y utilizarlo adecuadamente.

Día 2 de noviembre

“Yo no niego que hemos de retirarnos algún día, pero ha de ser a paso lento, salvando siempre las banderas y el honor militar.”

Siempre existe algo por hacer. Debemos tratar siempre de mantenernos ocupados en algo y tratar de evitar el no hacer nada. Haciendo algo productivo uno se siente valorado y eso, personalmente, aporta mucho a la tranquilidad.

“Lo mejor de todo, y con mucha diferencia, es alternar el ocio con el negocio todas las veces que la actividad de la vida estuviere obstaculizada bien por casuales impedimentos o por determinadas condiciones políticas.”

“Con razón decía Curio Dentado que prefería ser muerto a que vivir muerto”

“Pero si te tocó vivir en un tiempo en que los negocios de la república son asaz poco tratables, lo que tendrás que hacer es consagrarte más al ocio y a las letras…”

Cuando existan obstáculos que no permitan ejercer la actividad que uno realiza, no hay que decidir por no hacer nada, sino, dedicarse al ocio pero a aquél que es productivo como lo son, por ejemplo, las letras y todas aquellas cosas que nos enriquecen. Es así que debemos alternar cuando las circunstancias sean adversas. Una vez que los impedimentos desaparezcan podemos retornar a nuestra labor. Jamás debemos optar por no hacer nada.

“Pero, ante todo, deberemos examinarnos a nosotros mismos; luego, los negocios a emprender; y finalmente, aquellas personas por quien o con quien los emprendemos. Y lo primero es menester que cada uno tantee su capacidad, porque con harta frecuencia nos persuadimos poder más de que realmente podemos.”

Es muy importante conocernos a nosotros mismos al nivel de poder determinar nuestros límites ya que todos tenemos diferentes capacidades que otros. Debemos dedicarnos a lo que más capacidad tengamos pero siempre teniendo en cuenta nuestros propios límites

“Hay que hacer una selección de los hombres para ver si son dignos de que les confiemos una parte de nuestra vida o si les alcanza algo de la pérdida de nuestro tiempo.”

“Ninguna cosa hay que tanto deleite al espíritu como la fiel y sabrosa amistad”

“Asimismo, en la elección de los amigos pondremos más diligencia en no tomarlos corrompidos. Principio de toda enfermedad es mezclar los sanos con los enfermos.”

“Evítense en primer lugar los mohínos pesimistas y los que de todo se lamentan, sin que haya cosa alguna que no sea motivo de queja. Por más que este tal tenga la fidelidad y la benevolencia, es enemigo de la tranquilidad del compañero agriado y con cara de vender sangre”

El entorno de amigos que rodea a una persona tiene una influencia muy importante en ésta. La selección de nuestras amistades es algo muy importante ya que ellas van a influenciar mucho en nuestra manera de pensar y de tomar decisiones. Debemos evitar hacer contacto con personas que irradien pesimismo y desgracia ya que estas atentan contra nuestra tranquilidad que es algo muy preciado.

Día 4 de noviembre

“La mejor medida del dinero es la que ni cae en la pobreza ni ella que se aleja en demasía”

“Aún los mismos gastos por los estudios, que son ciertamente los mejor empleados, serán razonables mientras sean moderados.”

“Siempre es vicioso lo que es excesivo”

En estas ideas que argumenta Séneca el equilibrio es algo que debe regir. No debemos concentrarnos nada más por tener bienes materiales y acumular muchas riquezas. Las cosas materiales pueden desaparecer fácilmente y esto afecta en gran magnitud a nuestra tranquilidad. Debemos mantener un equilibrio en la riqueza, no teniendo demasiadas cosas materiales ni tampoco llegar al extremo de la pobreza. Todo lo excesivo es al final perjudicial.

“Con ninguna cosa nos obligó más la Naturaleza… como fue hallar en la costumbre un alivios de las calamidades, convirtiendo con presteza en familiares las más pesadas.”

“Cada cual, pues ha de habituarse a su condición, sin quejarse de ella en manera alguna, y aprovechar todas las ventajas que ofreciere.”

“Aplica la razón a las dificultades; las cosas duras pueden ablandarse, y las pesadas oprimir menos a quien las sabe sobrellevar”

Todos los seres humanos tenemos la capacidad de adaptarnos a situaciones adversas y no dejar que estas nos venzan. Tenemos que aprovechar al máximo esta capacidad de adaptación y rescatar siempre las cosas buenas que se encuentran escondidas en las adversidades. Todo es cuestión de pensar racionalmente y de saber sobrellevar las dificultades.

Día 6 de noviembre

“Porque mirando como venidero e ineludible todo lo que puede sobrevenir, mitigará la acometida de todos los males que a los que están prevenidos y los esperan nunca traen cosa de nuevo, y solamente son graves y pesados para los que viven con descuido y no esperan más que felicidades”

“Publilio,…, dijo: <<A cada cual puede suceder lo que puede suceder a alguno>>”

“Convéncete, pues, que todo estado es mudable y que lo que sobrevino a uno puede caer también encima de ti.”

“Es forzoso que en el ánimo de quien no se prometió seguridad alguna del éxito entre más templadamente el dolor del fracaso.”

Cuando uno se encuentra prevenido de las adversidades, se les puede hacer frente mucho más fácilmente que cuando éstas nos toman por sorpresa. Por eso no conviene pensar siempre que todo será solamente alegrías y triunfos porque cuando llegue un inconveniente no se sabrá como hacerle frente. No somos inmunes a ningún problema así que lo mejor es estar preparado para cualquier cosa.

“La consecuencia inmediata de esto será que no trabajemos en cosas inútiles o por motivos inútiles.”

“Enderécese, pues, tu trabajo a algún fin; propóngase algún resultado.”

“Debemos también hacernos flexibles y no entregarnos con demasiada complaciente tozudez a las determinaciones que tomamos y pasar aquellas que el azar nos condujere, y no hemos de temer las mudanzas de proyecto o de situación, guardándonos de caer en ligereza, que es el vicio más enemigo de la quietud.”

Debemos fijar siempre un objetivo en nuestro trabajo y concentrar nuestros esfuerzos para alcanzar este. No hay que ir por la vida sin rumbo alguno y nos debemos entregar a objetivos que sean beneficiosos para nosotros mismos y para el resto de personas. También debemos ser flexibles a los cambios y efectuarlos cuando se tengan que hacer pero tampoco podemos cambiar a cada rato de objetivo ya que eso no nos permite concentrar nuestros esfuerzos y no nos brinda tranquilidad.

Día 8 de noviembre

“Hay que quitar importancia a las cosas y sobrellevarlas con ánimo; es más humano reírse de la vida que lamentarla.”

“Lo mas cuerdo es tomar con calma las costumbres públicas y los vicios de la hombres.”

Ayuda mucha a mantener la tranquilidad el quitarle un poco la importancia, muchas veces exagerada, que le ponemos a muchas cosas. No debemos dejar que las costumbres y los vicios de otros afecten nuestra tranquilidad por eso es mejor, a veces, tomar un poco a la ligera estas cosas y tomarlas con calma.

“No obstante, hay que mezclar y alternar estas dos cosas, la soledad y la conversación; aquella nos comunicará el deseo del trato de los hombres; estotra, el de nosotros mismos…”

Siempre resulta bueno el relacionarse con gente por que así se comparten ideas y maneras de pensar pero debemos también encontrar un momento de soledad que es el que nos comunica con nosotros mismos. Es muy importante entrar en un estado reflexivo para encontrarnos con nosotros mismos y para esto se necesita estar en soledad.

“Tiene que darse al espíritu algún reposo, descansados se levantarán mejores y más valientes para el trabajo.”

“Conviene ser indulgente con el espíritu y de cuando en cuando concederle algún ocio…”

A nada bueno conlleva el trabajar ininterrumpidamente sin ningún descanso o ningún tipo de ocio. Eso sólo causa que nos agobiemos. No hay que vivir para trabajar. Si bien el trabajo es algo muy importante, debemos combinar éste con el ocio y el descanso para así poder disfrutar de las cosas buenas que nos da la vida. Este equilibrio es básico para mantener la preciada tranquilidad.

Resumen:

De la Tranquilidad del Alma es un libro en el cual su autor, Lucio Anneo Séneca da a conocer algunas soluciones para encontrar y mantener la tranquilidad que, para él, es un estado casi sagrado que hace que nos encontremos en paz con nosotros mismos y que miremos las cosas con alegría. Para esto, Séneca, se basa en un factor que a lo largo del libro lo va introduciendo a cada tema que toca: el equilibrio.

Para Séneca, el ser humano debe estar siempre ocupado en algo y debe aprovechar al máximo el tiempo que la Naturaleza le dio. Las tareas en las que el ser humano se debe ocupar han de ser con buenos propósito, que beneficien a uno mismo y la los demás. El primer paso que propone Séneca para encontrar la tranquilidad es el auto-examinarnos y conocer así cuales son nuestros vicios. Los vicios sólo producen el descontento de uno mismo. Luego de saber cuales son nuestros vicios, hay que conocer nuestros propios límites ya que no todos tenemos las mismas capacidades. Luego se debe analizar los negocios a emprender y finalmente, y, en donde Séneca pone mucho énfasis, hay que realizar una selección muy minuciosa de la gente con la que vamos a compartir nuestro tiempo.

El relacionarse con gente es algo muy provechoso ya que se aprende mucho del resto con las diferentes ideas que uno tiene pero se debe evitar a toda costa las personas que se encuentran rodeadas de negatividad, de pesimismo y que se lamentan de todo. Esas personas por más que sean fieles y benevolentes afectan a nuestra tranquilidad.

En cuanto a la riqueza material, Séneca dice que la mejor medida del dinero “es la que ni cae en la pobreza ni de ella se aleja en demasía.” No todo en esta vida tiene que estar relacionado con los bienes materiales y para Séneca hay otras cosas que llenan más el espíritu.

Luego, el autor, habla de la capacidad que tenemos los hombres de adaptarnos a situaciones adversas. Cuando se aplica la razón a las dificultades, las cosas que parecen muy duras se pueden ablandar. Todo es cuestión de saber sobrellevar las cosas. Luego hace referencia a la importancia que tiene la prevención. Dice que las adversidades afectan en muchísimo menor grado a quienes ya se encuentran prevenidos que aquellos que las adversidades los toman por sorpresa.

El trabajo que realizan los hombres, debe apuntar siempre hacia cosas útiles y debemos concentrar todos nuestros esfuerzos por alcanzar ese fin. Pero para esto tampoco es necesario que no nos entreguemos con demasiada tozudez. Debemos ser abiertos a los cambios y debemos efectuarlos cuando el momento lo indique, por lo que cambiar de objetivo es algo válido. Asimismo, no conviene tampoco cambiar a cada rato de objetivo ya que eso es perjudicial para la tranquilidad.

Finalmente, Séneca dice que hay que quitar la importancia exagerada que le ponemos a muchas cosas, y que hace mucho bien para la tranquilidad reírse un poco de la vida. No debemos dejar que los factores externos como las costumbres públicas o los vicios de la gente afecten nuestra tranquilidad. Dice luego de la importancia que tiene el alternar entre la relación con las personas, que es imprescindible por nuestra naturaleza social y la soledad, que es la que nos sirve para encontrarnos con nosotros mismos. En cuestiones de trabajo dice que conviene mucho dedicar tiempo también al ocio y el descanso que son fundamentales para encontrar la tranquilidad. Trabajo, ocio y descanso se deben combinar.