Crítica literaria

Literatura universal. Historia. Críticos. Textos de Ibañez Langlois. Alatorre. Wellek y Warren. Savater. García Marquéz. Vargas Llosa

  • Enviado por: F Carrillo
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 17 páginas
publicidad
cursos destacados
Curso completo de piano - Nivel básico
Curso completo de piano - Nivel básico
Este curso de piano está pensado para todos aquellos principiantes que deseen comenzar a tocar el piano o el...
Ver más información

Cómo montar un Ordenador
Cómo montar un Ordenador
En este curso te guiamos de una forma muy práctica y gráfica, para que puedas realizar el montaje de tu...
Ver más información

publicidad

Bloque 1:

Breve reseña de los textos de Ibañez Langlois

La vara del critico:

El texto trata del critico, la visión social del mismo y que es lo que hace bueno a un critico.

El texto comienza hablando del critico como un personaje no reconocido, ni a nivel social ni a nivel literario en muchos casos. Cita el ejemplo de Rilke, que desdeña la labor del critico, instando a que, en vez de dejarse influenciar por juicios externos, la comprensión de las obras de arte sea un acto de interiorización individual.

El autor ahonda en el por qué del rechazo a la figura del critico, y, así, encuentra dos problemas secundarios y uno principal. Los secundarios son: La poca formación cultural de algunos críticos y la potencialidad del critico de convertir a un autor mediocre en uno magnifico a los ojos del publico. Pero el problema real según Ibañez Langlois, se encuentra en la anacronía entre autor y critico, ya que el primero esta orientado hacia el futuro y el segundo hacia el pasado. Esto da lugar a comentarios como "esto ya no es poesía", cuando la poesía esta en continua evolución.

Considero que este texto esta muy bien narrado, es un texto muy lógico, muy racional y no se pierde en abstracciones discursivas, desarrollando claramente las ideas que plantea.

Respecto al tema no creo que el critico llegue a ser admirado históricamente hasta el punto de dedicarle una estatua. Por otro lado, y pagando justos por pecadores, también creo que hay una gran legión de pseudocríticos subjetivos y sin bagaje cultural, que hacen suprimible la critica entre el autor y el lector, ni siquiera como aclaración de la lectura.

En referencia al problema del anacronismo aun no me he definido, o sea, no todos los críticos están enfocados al pasado, ya que no todos los críticos tienen cánones prefijados. Por supuesto, todo lo que hayan leido es ya pasado, pero eso no les cierra puertas a la hora de enfrentarse a una nueva creación (o al menos no debería).

Critica Literaria.

En este texto el autor, narra su evolución en el mundo de la critica literaria; Comenzando por un análisis científico puro y teniendo ahora en su madurez a una critica subjetiva de las obras literarias.

Relata así, que se inicio basándose en Aristóteles y los Tomistas (realismo) el método fenomenológico (esencia) y la poética de Rilke, Valéri y Eliot y el nuevo criticismo. Este inicio fue, en parte, una reacción a la critica subjetiva mal argumentada que se basaba en el misterio de la poesía: Descubre que ambos extremos son un error.

En este momento aparece el Estructuralismo, que propone un tratamiento del texto como un todo, sin desmembrarlo, y aquí ve nuestro autor una esperanza, pero en su opinión, los estructuralistas acaban perdiéndose en la abstracción.

El estructuralismo le lleva a acabar prefiriendo una lectura directa del texto, ya que este mismo marca como ha de ser leído (aunando en cierto modo todas las lecturas subjetivas posibles). Coincide aquí, con sus maestros Wellek y Warrel en ver a la obra literaria como un sistema de pautas para su lectura.

Como conclusión señala que para hacer una buena critica se debe cultivar la sensibilidad humana y no temer a emitir juicios de valor, no creo que este texto de demasiada cabida a una opinión personal, ya que se trata de un relato de su experiencia vital como critico: El consejo que da para dar una buena critica es un tanto arriesgado, ya que implica que el critico que siga su consejo tiene madurez profesional y experiencia suficiente para afrontar con "buen gusto" y subjetividad explícitaa una critica.

Bloque 1 Texto 2 Alatorre, Ensayo sobre critica literaria

El dilema planteado por Alatorrre en este ensayo es la razón vital de la critica.

Algunos, según el texto opinan que es innecesaria y que hay que interpretar la obra literaria de manera individual.

Aunque un critico no sea imprescindible para dar opiniones o juicios de valor, si que lo es para explicar algunas obras literarias de difícil comprensión para una persona con un nivel cultural medio, como seria la poesía de Gongora.

El buen critico es un hombre dotado de mas receptividad, mas sagacidad y de un toque innato que lo hacen un hombre más apto que el resto para la interpretación de la literatura, esto a grosso modo es lo que expone el texto de Alatorre.

Desde mi punto de vista la critica literaria a ser planteada como una lectura especializada y objetiva que debe potenciar las posibilidades de una obra.

No esta bien que los críticos juzguen; !ojo! Esto no significa no ser subjetivos, sino no admitir juicios de valor, pero, a su vez, es muy útil que nos ayuden a comprender una obra, dándonos una nueva interpretacion, una visión global del artista o de la época, explicando detalles históricos que han pasado desapercibidos para nosotros (o que no hemos comprendido): Un critico que ayude desde su subjetividad a una mejor lectura pero no juzgue. Hasta ahí bien.

Pero esto no implica que se tenga que considerar al critico como un ser todo poderoso, superior al resto y con una capacidad interior para la literatura por encima de la media. No, el critico es un hombre cualquiera, ha recibido mas información. sobre el tema, que tiene mas conocimientos literarios, mas cultura, mas amplitud de miras que el hombre o la mujer de a pie " aunque esto no significa que su opinión sea mas valida que la del lector anónimo, solo que esta mas fundamentada).

Bloque 1 Sánchez blanco la prosa del siglo XVIII

El autor no es un ser que nazca por generación espontánea en una burbuja. Este esta enjaulado en una época, en un momento histórico, de esto trata el texto de Sánchez blanco. ¿Cómo estudiamos una obra desde el punto de vista histórico?.

Hay dos maneras de estudia la literatura, tomando una medida grande, de siglos (en la que se pierde el dinamismo de cada momento, pero se gana visión global) y con una medida pequeña dividiendo el siglo en periodos mas cortos se descubren coyunturas sociales y culturales que pasarían inadvertidas en la macro unidad del siglo).

Si se divide el siglo en pequeño periodos hay un inconveniente a la hora de estudiar una obra: Se pierde la visión global d la obra completa del auto. En vez de eso, se da preferencia a la simultaneidad de producción con otros autores (esto se opone a la genialidad decimonónica del autor) y se encuadra al autor en su época.

Para mí la obra literaria es una gran mezcla hecha de la experiencia vital del autor, su imaginación, su sociedad, su momento histórico y por supuesto su ingenio. Por tanto no puedo renunciar a gran parte del comentario. Las relaciones personales con otros escritores, los acontecimientos históricos del momento etc. Para mí sin tan importantes como la visión global de la obra del autor y su evolución.

Lo ideal en todo caso seria una crítica que busque un equilibrio entre lo personal (biografía, genialidad......) y el momento historico-politico del autor.

Bloque 1 Wellek y Warren Capitulo 4

Según Wellek y Warren el estudio de la lengua debe atender a dos distinciones. La de obras como orden simultáneo o el orden cronológico (como proceso histórico). Y la distinción entre tres conceptos relacionados entre si, la teoría literaria (los principios, las categorías, los criterios etc..), la critica literaria ( El estudio de obras concretas) y la historia literaria.

Centrémonos ahora en la historia literaria. Se proponen varios modelos de estudio:

-El historicismo: que reconstruye la época la manera de pensar los conocimientos... se estudia la obra desde ese punto de vista. Cada época se considera una unidad autónoma. Pero el historicismo tiene dos errores. El primero es que la única norma critica viene del éxito contemporáneo, cuando ha habido autores ignorados en su tiempo y reconocidos posteriormente. El segundo es limitar una obra a la intención del autor para sus contemporáneos (dejando fuera las interpretaciones posteriores), esto lleva a empobrecer la obra.

-el perspectivismo que propone obras comparables en todas las épocas no aisladas en ciclos temporales (como proponía el clasicismo) Dentro de la critica literaria se presta muy poca atención a los autores contemporáneos. ¿Por qué? Deberían hacerse estudios sobre ellos porque se conoce el ambiente y la época y se puede interrogar al autor. Pero los críticos que se niegan dicen que falta perspectiva histórica y que haciendo un estudio ahora se renuncia a la visión completa de la obra.

Wellek y Barren estudian aquí la dificultad de estudiar un texto desde el punto de vista histórico. Pero ninguna de las dos opciones es convincente; la primera estrecha demasiado el punto de mira y el perspectivimo lo abre tanto que es inabarcable. Esto les llevara a una posición que defiende la critica subjetiva.

Bloque 2: Antonio Risco II (la televisión)

La anécdota de Antonio Risco narra como en la sala de una exposición hay una televisión que no funciona, y cuando una señora lo hace notar, un joven le responde que se trata de parte de la exposición. A partir de ahí se va aglomerando gente, cada una con su opinión, hasta que llega un técnico para arreglar la TV y así zanjar el conflicto.

El tema de esta pequeña historia es ¿qué es el arte?, de hecho, para mí, la pregunta sería ¿el arte ES? No lo creo. El arte es diferente a un perro, un perro lo es aunque nos empeñemos en decir que no. Pero el arte es un producto cultural, es, por tanto, subjetivo. Por eso afirmo que el arte no ES, nosotros hacemos o deshacemos el arte. Y como ejemplo, la historia de Risco del vigilante y el espejo; ese espejo era "arte" expuesta en un museo, hasta que el vigilante lo devolvió a su función práctica, y así, haciéndolo caer de su pedestal de objeto artístico.

Cuando el objeto artístico es, como es el caso, un objeto cotidiano, el objeto no cambia, no surge una aureola alrededor de él en el momento en el que lo denominamos arte, somos nosotros los que cambiamos, los que lo miramos con otros ojos, los que buscamos una explicación intelectual de por qué ese objeto cotidiano está ahí. Insisto por última vez, una obra de arte no es absoluta, es subjetiva , es o no es arte dependiendo de la persona, le la época, etc...

El hecho de que la televisión estuviera apagada era casual, no había intención comunicativa; pero la realidad es que hubo comunicación, y el joven interpretó la televisión como un mensaje referido a los "mass media", lo mismo que la gorra del vigilante en otro de los textos del autor. Esta historia me lleva a otro tema: lo validez de todas las opiniones: Desde la señora hasta el crítico pedante, todos hubieran tenido razón si el final no hubiera dado la clave.

Me gusta mucho este texto, tanto en la manera de contarlo, como el tema que trata (y el guiño irónico de autocrítica que nos hace). Es cierto que hoy en día interpretaríamos un objeto cotidiano como arte, pero como he dicho antes, "arte" es un concepto que está en cada uno, por tanto, dependiendo de la persona, todo puede ser arte.

Bloque 2 :

Conciencia -Amorros:

Dividiré este texto para comentarlo en dos partes. La primera la llamaremos contenido, la segunda forma.

Contenido:

Según decía Charles Du Bos, la literatura es la conciencia de la vida. El escritor se convierte así en un clarividente que nos da nuevas divisiones y conciencia a la humanidad.

Personalmente pienso que quizás leer es llegar de un golpe a un grado de conocimiento que no tenemos todo el mundo. Por eso el escritor, como las personas que llegamos a conocer a este ese punto (¡anulemos el halo divino del autor!) nos da una visión nueva y diferente que amplía el agujero desde el que miramos el mundo.

Forma:

La forma es el conductor de historias, hace agradable lo desagradable, inteligente lo torpe.. así, hablaremos de la lengua como transmisor, como filtro. Por ejemplo, Valle Inclan crea personajes sin belleza alguna ( esperpentos) y los transformas a nuestros ojos haciéndolos bellos con el lenguaje.

Sólo tengo a esto que decir que las imágenes creadas con palabras sin apenas más contenido que crear imágenes, ideas estéticamente bellas, son un ejemplo de la forma por sí misma creando contenido

(no conduciendo historias).

BLOQUE 2:

Savater:

Este texto de Savater discute sobre qué es literario y qué no lo es.

Sobre los Bestseller hay dos opiniones opuestas: que son magníficos y que son patéticos. Según Savater, ni una ni otra, un poco de las dos.

Todo depende de a qué llamamos Arte. Para Savater se busca conmover el corazón humano. ¿Y cómo? A veces mediante el tema (que podría ser la literatura popular: Agatha Christie mueve el miedo, las novelas rosa, el amor.. ) y a veces mediante la forma (que sería la literatura reconocida como tal, con recursos literarios, etc.. por ejemplo Góngora).

Como conclusión Savater apoya a Crichton y a la literatura popular en general, pero no permite que ésta se vanaglorie e intente compararse a la literatura reconocida.

¿Qué es lo que hace a una obre literaria? ¿La forma o el contenido? ¿Ambas? ¿Por qué excluir entonces a los cánones del sXX a los autores de la literatura popular? Quizás la forma no sea brillante, pero el contenido de esas novelas trata de temas universales y a temporales, como el amor, el odio, el abandono, la pasión, la rabia... . De cualquier modo, hay muchas obras y autores desdeñados por sus contemporáneos e incluidos en el tema literarios posteriormente.

Personalmente hay pocas novelas populares que me gusten, pero hemos de ampliar nuestros horizontes y platearnos por qué son best-seller.

BLOQUE 2: García Márquez:

Por ser extenso y de temas variados comentarán cada tema según vaya apareciendo en el breve resumen que voy a realizar.

"Todas mis estanterías están llenas de diccionarios". El autor reconoce su finidad y busca a la hora de elegir, qué va a vestir su novela.

Cuenta García Márquez que el autor no se hace, nace. Y yo soy de esa opinión, no se pueden sacar diamantes de otro sitio que no sea el carbón. Aún así, no todo el carbón se convierte luego en diamantes, esa capacidad innata hay que bañarla de trabajo y de esfuerzo. La obra no surge sólo por inspiración divina y de manera espontánea debe haber un trabajo detrás. Es una combinación de ars e ingenium.

También habla García Márquez de cómo escribe ¿es todo una invención o se basa en la realidad?. García Márquez se basa en los recuerdos de su infancia, utiliza también los cuentos que guarda en memoria, adaptándolos hasta encuadrar la ficción en un escenario real. Yo pienso que realmente todos los escritores se basan en su realidad y en sus experiencias de algún modo. Así, aunque hablen de cosas que jamás han sentido, les están imprimiendo su experiencia vital. Por tanto, para que algo sea creíble no tiene por qué ser real.

Con respecto a la creación literaria, García Marques considera el fondo el primero paso y la forma el segundo (estilo y tono son importantes: hacer creíbles las historias).

Del premio Nobel, la única ventaja es la publicidad porque produce desventajas tales como la presión y el bloqueo.

Después el Nobel habla del amor y de la mujer. La mujer para García Marquez es mágica, misteriosa, emocional y casa instintiva (lo que a mí me recuerda un poco al machismo patriarcal latino) es un ser admirado por el escritor.

Por último, comentar la influencia de géneros no literarios en la literatura, como las telenovelas. Según García Marquez "toda historia de amor es una novela romántica", osea, volvemos a la polémica plateada en el texto de Savater, los géneros no literarios tratan de temas universales y válidos para la literatura. Así pues, ¿es tan absurdo pensar que un autor que vive en un mundo pueda influenciarse por su alrededor, sea literario o no?

BLOQUE 2: LOS ARREBATOS DE UN LECTOR- Feliz de Azúa:

Este texto presenta un libro, con el mismo título de críticas literarias. El autor considera que el texto era necesario, que tenía que escribirlo.

El libro describe la relación del autor con libros de otros autores; así, por ejemplo sea ha documentado para estudiar los versos de Hölderlin, o se ha inmerso a la obra para comprender a Dostoievski.

Considera sus críticas, arrebatos . ¿Qué significa eso ? ¿Es? un impulso pasional que da lugar a una crítica profundamente subjetiva? Por como describe el análisis de los distintos autores parece que no. Parece que cada autor merece un modelo de estudio, es ver de un patrón para todos. Esto es muy interesante porque subjetiviza, pero no entra en juicios de valores. Mi opinión es que esta es la mejor clase de crítica, un análisis pormenorizado, subjetivo, pero razonado y sin juicio, como comentaba en el texto de Alatorre.

BLOQUE 3: Vargas Llosa:

Cuenta Vargas Llosa que los inquisidoresprohibieron las novelas (en las colonias) porque lo ficticio era malo para la salud mental y espiritual de los indios.

Las novelas mienten, sea o no la intención del autor.

Una novela nunca será realidad: puede estar basada en recuerdos, en ideas universales, en experiencias, sentimientos o sensaciones vividas, puede tratarse de un fiel retrato de la realidad, pero nunca será real. Todo retrato se fija más en una parte de la realidad que en otra y omite siempre detalles. O como dice Pozuelo Yuancós, en el caso de los sentimientos, es el momento en que se exponen, se objetiviza y el receptor no pensará en el autor cundo lo lea.

De cualquier modo, lo que hace que la ficción sea ficción es el hecho de no ser vivida. En la vida hay desorden, caos la ficción está ordenada como la naturaleza bucólica de Garcilaso, a lo sumo, estudiadamente desordenada. Las pausas, el tiempo novelesco, los actos en teatro... Ficción y literatura son dos términos que van unidos.

Si una novela intenta narrar la realidad de manera fidedigna la realidad ¿Cuál es la diferencia entre esta y un reportaje periodístco o un libro histórico? La respuesta es: la novela trasgrede la vida, el resto de los géneros no.

¿De qué depende entonces la verdad de la novela? De su capacidad de persuasión, de la fueraza comunicativa. No depende de su veracidad, sino de su credibilidad. Para la novela verdad y mentira son conceptos estéticos.

Como conclusión diremos que la novela completa al hombre, a esa parte del hombre descontenta siempre con su vida, que vive huida y desea mil. Por eso nos sumergimos en la ficcion, y ese despertar, ese descubrimiento de otros mundos más o menos nos abre los ojos y nos hace más libres (con todas las connotaciones positivas y negativas de libres).

Pero, si hemos concluido que la novela es ficción ( ojo, no al revés), ¿podemos considerar las novelas como testimonios de una época? La respuesta es sí, sirve como testimonio de lo que esa sociedad ( o ese autor) quería ser y no era.

BLOQUE 3 :INGENIUM / ARS:

Nicolas Böhl de Faber plantea que la naturaleza en sí , no es arte, ya que el arte eS el genio. De ese genio NACEN Las relgas hechas por los criticos( nunca al reves). De las reglas nacen los talentos de segundo orden que reproducirán lo creado por el genio hasta la aparición de otro genio.

Esto plantea varias ideas interesantes, el genio ¿nace o se hace? Hay gente que opina que el genio se puede formar mediante la técnica, pero yo considero que la técnica no es suficiente, ya que un ordenador puede escribir ( con una concreta base de datos) un soneto perfecto, y le faltará la chispa ( lo que afirmo no es tan descabellado, ya hay programas de conversación con ordenadores).

Lo que quiero decir es que lo que hace el arte ser arte es este toque genial, original, creativo, que no tiene en sí ni los imitadores de los genios, ni los ordenadores. El genio nace.

Esto no implica que el genio sea un ser ya formado, que no necesite una preparación, al contrario, la genialidad se potencia con trabajo para exprimir a fondo su genialidad.

ARTE/VERDAD/BELLEZA

El señor Baudelaire hace un comentario bastante peyorativo del nuevo arte que emergue (el Impresionismo).

Segín el autor, el arte debe ser una reproducción exacta de la realidad, de la naturaleza. A esto le responde "la multitud" (inclulta, desprovista de su sabiduría, y por tanto, de razón) que la copia fidedigna de la realidad, del mundo está en la fotografía. Y él, irónico, concluye: "entonces el arte debe ser la fotografía".

Este documento es francamente curioso.Es cierto que hubo un rechazo de los críticos "bienpensantes" al nuevo arte, se les prohibió exponer en los salones oficiales y se abrieron salas alternativas. Y la Francia del siglo pasado se tuvo que adaptar al cambio, pero ¿cómo reaacionan los contemporaneos a un cambio semejante? Es muy interesante poder ver una de esas reacciones, aunque no sea muy positiva.

Desde mi punto de vista, el arte no debe ser una copia de la naturaleza, sino una expresión de individualidad, encuadrado en un contexto social e histórico al que no hay que renunciar. Incluso el arte no realista queda como recordatorio histórico de una época (veasé "el Guernica"): No necesitamos realismo, y ahora menos, los retratos flamencos respondían a una necesidad contemporánea de un recuerdo, un retrato fidedigno, pero ahora (y en la época que acoge al texto) tenemos la fotografía (que en mi opinión también es arte, porque también selecciona los motivos que se fotografían, desde dónde, etc...), además d3el vídeo, el scaner, etc...Ahora el arte puede despegar, liberarse de su funcionalidad: De cualquier modo, toda reproducción pictórica (artística en general) de la realiidad está marcada por la subjetividad.

MIMESIS/BELLEZA/BONDAD/DECORO:

Según Galdós, y he de añadir que estoy muy de acuerdo, la clase media es una fuente inagotable de las novelas de costumbres debido a la actividad infinita que la forma y los problemas comunes a todos que plantea.

Esta observación me parece magnífica. En mi opinión, la clase media es nuestra mayor olvidada: Desterramos todo lo grande que hay en lo cotidiano. Así, veo maravilloso que Galdós homenajee lo apasionante de lo cotidiano. ¿por qué hay que buscar la belleza o la pasión (en su mas amplio sentido) en mundos fantásticos, épicos, lejanos que jamás conocimos ni conoceremos? ¿Hemos de completar nuestra mitad insatisfecha con fantasías y no en nuestra propia vida? Quizás nos da miedo asumir la potencialidad que tenemos de cambiar las cosas.

BLOQUE 4: SHKLOVSKY

Según Shlovsky, mediante las leyes de la percepción captamos que nuestras acciones se convierten e hábitos, lo que anula la sensación de vida.

Esta sensación de vida vuelve cuando hacemos algo de nuevo, o por primera vez: Esto nos lleva al proceso de Singularización de Tolstoi, que consiste en no llamar a las cosas por su nombre, ir describiéndolas como si no las conociera.

Así, el propósito del arte es comunicar la sensación en el modo en el que se percibe (y no en el que se conoce). Para lograr esto debemos hacer extraños los objetos.

Shklovsky, como participante del formalismo ruso, plantea aquí uno de sus principios fundamentales: El sentido de la obra está en la forma: Así , se perdería todo el efecto de vida, de novedad, si se descubre, en lugar de cómo si no lo conociera, o con palabras inapropiadas, con su nombre directamente. Este hecho es forma y no contenido y es la base del efecto.

Coincido con el formalismo ruso en muchos puntos, como son considerar al texto como un todo, diferenciar el lenguaje común del literario o buscar el sentido de la obra en la forma, así mismo, considero muy acertado el proceso desingularización de Tolstoi, aunque pienso que no es cierto que en la obra esté todo el significado (el significado está también en su momento histórico, en el momento vital del autor, en su relación con otros trabajos del mismo autor, etc...).

BLOQUE 5: LOTMAN

Según Lotman se presentan dos afirmaciones que son, aparentemente contradictorias "en la obra de arte todo es lenguaje artístico" y "en la obra de arte todo es mensaje".

¿se puede identificar en lenguaje con la forma y el contenido con el mensaje? No. No debemos caer en este tópico tradicional; el lenguaje, como afirman los formalistas, no es forma, es contenido. De hecho, al comparar un mismo contenido enunciado de modo normal y poético, descubrimos que el lenguaje poético posee significación (lo que queda cuando restamos al lenguaje poético el lenguaje normal, esa es la significación del lenguaje literario). De hecho, el lenguaje literario es un lenguaje aparte del lenguaje natural, superpuesto a este.

Todas estas teorías serían encuadradas en el estructuralismo.

BLOQUE5. BARTLES

Cuando decimos ,lo que queremos decir, no trasmitimos lo que queremos trasmitir, así nuestro propósito no ha sido logrado. Por eso debemos buscar otros caminos para llegar a nuestra meta: trasmitir un mensaje.

Para que nuestro mensaje no parezca falso, debemos utilizar expresiones no tópicas, o sea, cuando más original sea mi mensaje, más sincero pareceré y más sentirá el receptor que me implico en el mensaje.

Para implicar a alguien en una lectura (no solo para que nos comprenda, sino que nos acoja) hemos de ser afectivos, originales, huir de la trivialización: La literatura codifica sus mensajes porque si fuera directa se trivializaría, aunque, por otro lado, si fuera demasiado indirecta perdería la originalidad: El equilibrio entre estos dos excesos es la retórica.

Como ya hablábamos en textos anteriores, el lenguaje literario es un lenguaje aparte del común, superpuesto al mismo, pero a mí me vienen a la mente libros que no tienen un lenguaje distinto al normal,: "legionaria" de Quiñones, "Beatriz y los cuerpos celestes" de Lucía Exevarria...quizás esas sean las excepciones que confirman la regla, o quizás eso sea también un recurso de codificación.