Crisis económica de 1929

Economía norteamericana. Gran depresión. Crack bursátil. Bolsa de Nueva York # New Deal

  • Enviado por: Malaa
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 2 páginas

publicidad

Crac Bursátil: Desastre financiero, se comenzó a usar a raíz de la crisis de Wall Street en octubre de 1929.

LA CRISIS DE 1929: LA GRAN DEPRESIÓN.

El mundo capitalista estaba acostumbrado a la existencia de fluctuaciones o ciclos, con fases de expansión seguidas por fases de depresión. Pero, lo que ocurrió en entre 1929 y 1923 fue mucho más grave que un período económico descendente. Fue la mayor recesión jamás sufrida por la economía capitalista mundial. El epicentro de esta catástrofe fue Estados Unidos, pero sus repercusiones fueron mundiales.

1.- Las repercusiones económicas de la I Guerra Mundial:

Europa terminó la guerra con una profunda crisis económica. Los aliados europeos debían afrontar el pago de cuantiosas deudas de guerra contraidas con Estados Unidos; por su parte, Alemania solicitó en los años 20 importantes préstamos al país norteamericano para poder pagar las reparaciones impuestas por los vencedores en los tratados de paz. De esta forma se fue recuperando lentamente la economía europea, pero a costa de una excesiva dependencia con respecto a la economía norteamericana.

2.- La fragilidad de la economía norteamericana. El crac de Wall Street.

En 1918, cuando terminó la I Guerra Mundial, Estados Unidos se había convertido en la mayor potencia económica. Durante unos años, este país vivió en un ambiente de optimismo y de prosperidad generalizada: “Los felices años 20” que se sustentaban en dos frágiles pilares:

A)- La súper producción financiera: Como consecuencia de los enormes avances tecnológicos que se habían producido durante la guerra, hubo una gran expansión de la producción tanto en la industria como en la agricultura. La producción era mayor de lo que la demanda de los consumidores podía absorber. Para estimular la demanda en USA se recurrió, cada vez más, a la venta a plazos, lo que permitía comprar a quienes aún no tenían el dinero para pagar. No obstante el desequilibrio entre oferta y demanda a favor de la primera, produjo un continuo aumento de excedentes que se quedaban sin vender, lo que acabó produciendo el hundimiento de los precios.

B)- La especulación financiera: El descenso de los precios, repercutió a su vez en la bolsa. Durante años el optimismo y el ansia de enriquecimiento fácil, llevaron a mucha gente a invertir en Bolsa (incluso recurriendo al crédito para obtener el dinero a invertir). La primera manifestación de la crisis tuvo lugar en la Bolsa de Nueva York cuando después del alza vertiginosa e injustificada de las acciones, algunos expertos comenzaron a darse cuenta de que los beneficios de las empresas no sólo no aumentaban al mismo ritmo que la cotización de las acciones sino que, incluso, comenzaban a bajar.

Cuando los precios comenzaron a bajar, muchos accionistas quisieron vender sus acciones, lo que provocó un descenso en la cotización de los valores bursátiles y ello a su vez, dio lugar a una fiebre de venta de acciones en un círculo vicioso que concluyó finalmente en el famoso Crac de la Bolsa de Nueva York (Wall Street) en octubre de 1929, fue el llamado “Jueves Negro”.

3.- Las consecuencias de la crisis del 29: la expansión de la crisis por todo el mundo.

En Estados Unidos: El hundimiento de la bolsa provocó el llamado “Efecto dominó” que fue derribando una a una todas las piezas de la economía norteamericana. Grandes empresas y millares de pequeños accionistas se arruinaron. Estos últimos se vieron obligados a retirar sus ahorros de los bancos. Los bancos no pudieron seguir concediendo créditos y al no poder comprar a plazos, la demanda se contrajo aún más, por lo que la actividad industrial se redujo drásticamente. Las quiebras de bancos y empresas se sucedieron y el paro y la disminución de salarios provocaron un descenso en picado de la demanda.

Pero no sólo la economía norteamericana quedó deshecha; pronto, la crisis se propagó a otros países. USA retiró sus créditos de Europa, provocando el hundimiento de las economías europeas sustentado en los préstamos de USA. Europa, a su vez, dejó de comprar productos al resto del mundo. De modo que los países que dependían de la exportación de alimentos y de materias primas vieron también como sus economías se hundían.

4.- La respuesta del gobierno americano a la crisis: el New Deal.

La dramática situación que vivía la población Norteamericana obligó al gobierno a intervenir con una política económica social encaminada a paliar los efectos más graves de la crisis.

Rooselvet, el presidente demócrata, elegido en 1932 se comprometió a dar un “nuevo trato al pueblo de USA”. Su programa, conocido con el nombre de New Deal, proponía una reforma en profundidad del sistema económico norteamericano.

Uno de los puntos más importantes de este amplio programa de reformas fue invertir una enorme cantidad de dinero público proporcionando trabajo a desempleados para realizar o reparar todo tipo de obras públicas, carreteras, escuelas, hospitales... Para reavivar la agricultura se concedieron subsidios a los granjeros que aceptasen reducir la producción. El gobierno llevó a cabo, también, la planificación en el sector industrial que incluyó mejoras de las condiciones laborales de los trabajadores: reducción de la jornada laboral, fijación de un salario mínimo, etc.