China

Asia. Geografía asiática. Clima. Flora y fauna. Ríos y lagos chinos. Historia. Revolución. Economía. Gobierno. Educación. Cultura. Religión. Población

  • Enviado por: Chedy
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 88 páginas
publicidad
cursos destacados
Iníciate en LOGIC PRO 9
Iníciate en LOGIC PRO 9
Vamos a ver de manera muy sencilla y en un breve paseo de poco más de una hora como funciona uno de los...
Ver más información

Cómo montar un Ordenador
Cómo montar un Ordenador
En este curso te guiamos de una forma muy práctica y gráfica, para que puedas realizar el montaje de tu...
Ver más información

publicidad

ÍNDICE.............................................1

INTRODUCCIÓN..................................2

MAPA 1............................................3

MAPA 2............................................4

CLIMA.............................................5-7

FLORA Y FAUNA.................................8-13

PRINCIPALES RÍOS Y LAGOS..................14-16

TOPOGRAFÍA.....................................17-19

GEOGRAFÍA.......................................20-21

HISTORIA........................................22-37

-REVOLUCIÓN CHINA.....................38-39

ECONOMIA.......................................40-49

CAPITAL..........................................50-52

GOBIERNO.......................................53-56

MEDIO HUMANO................................57-62

EDUCACIÓN Y CULTURA.......................63-67

LUGARES DE INTERÉS.........................68-74

RELIGIÓN........................................75-80

PERSONAJE FAMOSO..........................81-83

BANDERA........................................84

NOTICIA DE PRENSA..........................85-86

CONCLUSIÓN...................................87

BIBLIOGRAFÍA.................................88

INTRODUCCIÓN:

China no es un país, sino un mundo diferente. Desde sus metrópolis consumistas a sus épicas tierras de pasto de Mongolia central, con sus desiertos, cumbres sagradas, cuevas o ruinas imperiales, toda ella es una tierra de cismas culturales y geográficos. No es sólo que China haya abolido su pasado maoísta; es que el yin del ardor revolucionario se ha equilibrado con el yang del pragmatismo económico, y la vieja guardia comunista está dando paso a una nueva generación.

China es una tierra de elevadas montañas y paisajes épicos, telón de fondo de la caída de dinastías, del ascenso al poder de emperadores y del viraje revolucionario. A menos que se disponga de un par de años y de paciencia ilimitada, lo mejor es centrarse en un itinerario relajado, como por ejemplo de Beijing al Tíbet, sin olvidar la visita a los guerreros de terracota de Xi'an, seguir la Ruta de la Seda, navegar río abajo por el Yangzi o explorar el paisaje de la provincia de Guangxi descrito por el Dr. Seuss.

CLIMA:

El monzón asiático ejerce el principal control sobre el clima de China. Durante el invierno, soplan los vientos fríos y secos procedentes del sistema de altas presiones del centro de Siberia, que ocasionan bajas temperaturas en todas las regiones al norte del río Yangtsé y sequías en casi todo el país. Durante el verano, el aire húmedo y cálido que fluye tierra adentro desde el Océano Pacífico, da lugar a precipitaciones producidas por ciclones. La lluvia es mucho menor en las zonas más alejadas del mar y en las laderas a sotavento. Las depresiones del noroeste reciben pocas lluvias. Las temperaturas estivales son uniformes en casi todo el país, pero durante el invierno existen diferencias de temperatura importantes entre el norte y el sur.

La China suroriental, desde la Garganta del Yangtsé hacia el sur, tiene un clima
subtropical que pasa a ser tropical en el extremo sur. Las temperaturas medias estivales de esta región son de 26 °C. Las temperaturas medias invernales son inferiores a los 18 °C en el sur tropical y descienden hasta unos 4 °C a lo largo del río Yangtsé. Se producen una media de ocho tifones al año, principalmente entre junio y noviembre, que ocasionan fuertes vientos y copiosas precipitaciones en las zonas costeras. Las mesetas y depresiones del suroeste también tienen clima subtropical, con considerables variaciones locales. Como resultado de la mayor altura, los veranos son más fríos, y los inviernos benignos, al estar protegidas de los vientos boreales. La Sichuan Basin, con un período vegetativo de 11 meses, destaca por su elevada humedad y nubosidad. Las lluvias, especialmente abundantes durante el verano, superan los 990 mm anuales en casi todas las zonas de China meridional.

El norte de China, que no dispone de cadenas montañosas que actúen como barrera protectora contra las corrientes de aire que proceden de Siberia, experimenta un invierno seco y frío. Las temperaturas medias de enero oscilan entre los 4 °C en el extremo sur hasta los -10 °C al norte de
Pekín y en las mayores alturas hacia el oeste. Las temperaturas de julio generalmente superan los 26 °C y, en la llanura de Huabei Pingyuan, se aproximan a los 30 °C. Casi toda la precipitación anual se produce durante el verano. La precipitación total anual es inferior a los 760 mm y decrece hacia el noroeste, que tiene un clima de estepa, más seco. La precipitación en estas zonas varía notablemente de un año a otro; esta variación interanual, unida a la posibilidad de que se produzcan tormentas de polvo o granizos, condiciona el desarrollo de la agricultura que resulta precaria. Hay más de 40 días de niebla al año, en el este y más de 80 días, a lo largo de la costa.

El clima de Manchuria es similar, aunque más frío, al del norte de China. Las temperaturas de enero alcanzan una media de -18 °C en gran parte de la Llanura de Manchuria, y las temperaturas de julio generalmente superan los 22 °C. Las lluvias, que se concentran durante el verano, tienen una media de entre 510 a 760 mm en el este y descienden hasta unos 300 mm al oeste del Da Hinggan Ling.

Los climas desérticos y de estepa predominan en las tierras fronterizas mongolas y el noroeste. Las temperaturas medias de enero están por debajo de los -10 °C en todas partes excepto en el Cuenca de Tarim. Las temperaturas de julio generalmente exceden los 20 °C. La precipitación total anual no supera los 250 mm, y la mayor parte de la zona recibe menos de 100 mm.

Debido a su gran altura, la Meseta del Tibet tiene un clima ártico; las temperaturas de julio permanecen por debajo de los 15 °C. El aire es puro y seco durante todo el año con una precipitación total anual inferior a los 100 mm en todas partes, excepto en el extremo sureste.

FLORA Y FAUNA:

Vida vegetal:  

A causa de la gran variedad climática y topográfica, China es rica en diferentes especies vegetales. La mayor parte de la vegetación original ha desaparecido a causa de siglos de asentamientos humanos y cultivos intensivos. La tasa de deforestación en la actualidad es del 0,06%. Los bosques, que ocupan el 14,3% del territorio total, se han conservado generalmente en las regiones montañosas más inhóspitas.

Al sur del valle de Xi Jiang se pueden encontrar densas selvas tropicales lluviosas, formadas por especies perennes de hoja ancha, algunas con más de 50 m de altura, entremezcladas con palmeras. Una extensa región de vegetación subtropical se extiende al norte del valle del Yangzi Jiang y al oeste de la meseta tibetana. Esta región es muy rica en especies, como la encina, ginkgo, bambú, pino, azalea y la camelia. También se pueden encontrar bosques con laureles y magnolias, y un sotobosque de arbustos más pequeños y matorrales de bambú. A mayor altitud dominan las coníferas y los pastos de montaña.

Al norte del valle del Yangzi Jiang originalmente había un bosque caducifolio de hoja ancha. Las principales especies que hoy se mantienen son diferentes variedades de robles, fresnos, olmos y arces; hacia el norte, en Dongbei Pingyuan (Manchuria), florecen el tilo y el abedul. China
ROBLE:

Las más importantes reservas madereras de China se encuentran en las montañas al norte de esta región, donde todavía quedan grandes bosques de coníferas dominados por alerces. La llanura de Dongbei Pingyuan (Manchuria), que hoy se utiliza como superficie de cultivo, estuvo dominada por un bosque de estepa (herbáceas entremezcladas con árboles).

En la zona oriental de la frontera con Mongolia aparecen praderas o estepas cubiertas con hierbas resistentes a la sequía. La vegetación de esta región, sin embargo, ha sido reducida por el excesivo pastoreo y la erosión del suelo. Las regiones más áridas del noroeste se caracterizan por macizos de plantas herbáceas separados por extensas áreas estériles; aquí dominan las especies que viven en terrenos salinos. La vegetación de tundra, algo más exuberante, formada por hierbas y flores, se encuentra en la mayor parte de la alta meseta del Tíbet. En localizaciones más favorables, a lo largo de las regiones áridas, pueden darse algunas especies de arbustos grandes y hasta árboles, y en muchas áreas de montaña se pueden encontrar bosques de abetos y píceas.

China
PÍCEAS.

China
PINOS.

Vida animal:

 Los diversos hábitats de China hacen posible la vida de una amplia variedad de fauna, desde especies árticas en Dongbei Pingyuan (Manchuria), hasta numerosas especies tropicales en el sur del país. Algunas especies, ya extinguidas en otros lugares, aún sobreviven en China, como el gran pez poliodóntido del río Yangzi Jiang, especies de cocodrilos y salamandras, el panda gigante (que habita de forma exclusiva en el suroeste del país) y el ciervo de agua chino (que se puede encontrar sólo en China y Corea).

En el sur tropical abundan distintos tipos de primates, entre los que se encuentran el gibón y el macaco, al igual que distintas especies de simios y monos. Confinados a las áreas más lejanas hay algunos ejemplares de grandes carnívoros, como osos, tigres y leopardos, estos últimos distribuidos en la periferia de las regiones más pobladas; en el norte de Dongbei Pingyuan (Manchuria) hay leopardos, en el Tíbet se encuentran leopardos nivales, y en el extremo meridional se puede observar el leopardo moteado. Los carnívoros de menor tamaño están más extendidos y son numerosos localmente, como el zorro, el lobo, el perro mapache y el gato de algalia. En las tierras altas y cuencas del oeste habitan antílopes, gacelas, gamuzas, caballos salvajes, venados y otros animales ungulados, mientras que en el norte de Dongbei Pingyuan (Manchuria) se puede encontrar el ratón de Alaska. Las aves son muy diversas y engloban faisanes, pavos reales, loros, garzas y grullas.

Además de los animales domésticos más comunes se puede encontrar el búfalo de agua, un importante animal de carga en el sur, el camello, que se utiliza en los terrenos áridos del norte y oeste, y el yak, un animal similar al buey, semidomesticado, que se utiliza en las tierras altas del Tíbet.

China
YAK.

China
CAMELLO.

La vida marina es abundante, especialmente a lo largo de la costa sureste y comprende platija, bacalao, atún, sepia, cangrejo marino, gambas, camarones y delfines. Los ríos de China contienen una gran variedad de especies de carpas, así como salmón, trucha, esturiones, siluro y el delfín de río chino. Son muy frecuentes las piscifactorías en el interior de China.

China
SALMÓN

China
SILURO

PRINCIPALES RÍOS Y LAGOS:

Las tres cuencas fluviales más largas de China son las del Yangtsé, Huang He (Amarillo) y Xigian, todas ellas se dirigen de oeste a este, hacia el Océano Pacífico. Aproximadamente el 50% de todas las cuencas de China desembocan en el Pacífico; el 10% en los océanos Índico y Ártico; y el 40% restante no tiene salida al mar y se pierden en las depresiones áridas del oeste y el norte, donde los ríos bien se evaporan, bien se filtran para formar profundas reservas de agua subterránea. El río Tarim He es el más importante de estas características.

El río principal del extremo norte de China es el
Amur, que forma la mayor parte de la frontera nororiental con Rusia. El principal río del norte de China es el Huang He (Amarillo), llamado "el dolor de china" debido a las devastadoras inundaciones que ha provocado a lo largo de la historia.

El río Yangtsé, en la China central, es el río más largo de Asia. Fundamental vía de transporte, el Yangtsé nace cerca de la cabecera del Huang He (Amarillo), tiene una amplia cuenca de drenaje, y desemboca en el mar a la altura de
Shanghai. La cuenca fluvial más importante del sur de China es la del Xijiang.

La mayoría de los lagos más importantes de China se encuentran a lo largo de la Garganta del Yangtsé media e inferior. Los dos lagos más grandes de la sección intermedia son el
Dongting Hu y el Poyang Hu. Durante el verano, su superficie crece de dos a tres veces, al recoger el agua excedente. La Meseta del Tibet tiene muchos lagos salinos de gran dimensión; el más grande es el cenagoso Qinghai Hu.

China

Río Mekong:

El curso superior del río Mekong, que comprende una cuarta parte de los 4.184 km de longitud del río, desciende hacia el sur a través de las tierras altas de Yunnan, una de las regiones más variadas, geográfica y culturalmente, de China. Las aguas de este río forman parte de la frontera de Laos con Tailandia y Myanmar. En su desembocadura, el río forma un amplio delta al sur de Ho Chi Minh (antes Saigón) de Vietnam, antes de desembocar en el Mar de la China Meridional. La pesca y la agricultura, especialmente el cultivo del arroz, son el principal medio de subsistencia para los millones de habitantes que viven a lo largo de las orillas de este río.

China

TOPOGRAFÍA:

Las montañas ocupan un 43% de la superficie de China; las mesetas suman otro 26%; y las depresiones, predominantemente montañosas y localizadas en su mayor parte en regiones áridas, cubren aproximadamente el 19% de la superficie. Sólo el 12% de China puede clasificarse como llanuras.

China puede ser dividida en seis regiones geográficas principales, con amplias diferencias territoriales y de
relieve.

La región del noroeste consta de dos depresiones—la
Junggar Pendi al norte y la Cuenca de Tarim al sur— y la elevada cadena montañosa de Tian Shan. En la Cuenca de Tarim se encuentra el vasto y arenoso Desierto de Takla Makan, el desierto más seco de Asia. En su interior las dunas alcanzan una altura de 100 m aproximadamente. La depresión de Turpan Pendi se sitúa por debajo del nivel del mar y es el área más amplia de China de estas características; constituye la entrada al importante paso montañoso a través de la cordillera del Tian Shan. La depresión de Junggar Pendi es principalmente una región de fértiles suelos de estepa dedicados a la agricultura de regadío, aunque contiene algunas zonas de desierto pedregoso y arenoso.

Las tierras fronterizas mongolas están situadas en la parte septentrional y central de China, una meseta ocupada por desiertos arenosos o pedregosos que hacia el este va transformándose gradualmente en una estepa con fértiles suelos. Las llanuras, planas o suavemente onduladas están cortadas por varias cadenas montañosas yermas de cimas redondeadas. A lo largo de la frontera oriental se encuentra la más elevada y boscosa
Da Hinggan Ling.

El noreste incluye
Manchuria y las Da Hinggan Ling, así como la Llanura de Manchuria. La llanura posee amplios territorios de suelos productivos y las áreas montañosas comprenden elevaciones medias y elevadas, con numerosos valles amplios y suaves laderas. La península Liaodong Bandao, que se extiende hacia el sur, destaca por sus excelentes puertos naturales.

La región del norte de China se sitúa entre las tierras fronterizas mongolas al norte y la cuenca del río Yangtze al sur y consta de varias unidades topográficas diferentes. La meseta de
Huangtu Gaoyuan, al noroeste, está formada por una acumulación de loes. El loes no compactado se erosiona fácilmente, por lo que la meseta está cortada transversalmente por valles de paredes verticales y numerosos barrancos. En la región hay numerosas terrazas cultivadas. La llanura de Huabei Pingyuan, la mayor planicie de China, está constituida por suelos fértiles formados a partir de loes, en su mayor parte sometidos a un cultivo intensivo. Al este, las tierras altas de Shandong Qiuling en la Península de Shantung poseen dos zonas montañosas flanqueadas por colinas. La costa rocosa de la península da abrigo a algunos excelentes puertos naturales. Al suroeste se hallan los Montes Centrales, que constituyen una formidable barrera para el desplazamiento norte-sur.

El sur de China comprende la
Garganta del Yangtsé y otras regiones de relieve diverso al sur. La Garganta del Yangtsé tiene una serie de valles con fértiles suelos aluviales, numerosos cursos de agua naturales y artificiales así como lagos. La Sichuan Basin, situada al oeste, está rodeada por las escarpadas estribaciones montañosas de las Montañas Centrales y constituye un área relativamente aislada, caracterizada por sus cultivos intensivos en terraza. Las elevaciones del sur de China se extienden desde la Meseta del Tibet hacia el este, hasta el mar. En el oeste, la Meseta de Yunnan-Guizhou profundamente erosionada, está bordeada por una serie de cadenas montañosas separadas por profundos desfiladeros.

Uno de los paisajes más impresionantes del mundo se encuentra en la provincia de
Guizhou sheng oriental, un territorio dominado por elevadas cumbres calizas y picos con forma de columna. Al este se encuentran las montañas Nan Ling deforestadas y severamente erosionadas. A lo largo de la costa se hallan las escarpadas Tierras Altas del Sureste, donde las bahías, que cuentan con numerosas islas, proporcionan excelentes puertos naturales. Al sur de las montañas Nan Ling está la cuenca del río Xijiang, una zona en su mayor parte escarpada con suelos yermos; sin embargo, los numerosos ríos de esta región forman fértiles y amplios valles aluviales. El gran delta del Zhu Jiang (río Perla) se llama delta del Cantón.

Ocupando el extremo suroccidental de China se encuentra la elevada meseta del
Tibet, rodeada por montañas. Es la meseta más elevada del mundo, con una altura media de aproximadamente 4.900 m sobre el nivel del mar. Entre las cordilleras que la rodean están el Himalaya al sur, los montes Pamir y Karakorum al oeste, y los Montes Kunlun y Qilian Shan al norte. La meseta tiene lagos salinos y zonas pantanosas, está atravesada por varias cadenas montañosas, y en ella se encuentra también la cabecera de muchos ríos importantes de Asia meridional y oriental, como el Indo, Ganges, Brahmaputra, Mekong, Yangtsé, y Huang He (Amarillo). El paisaje es yermo y rocoso.

GEOGRAFÍA:

La Repblica Popular China está situada en el este del continente asiático, en la orilla occidental del Océano Pacífico. Siendo el tercer país más grande del mundo, depués de Canadá y Rusia, cuenta con una superficie terrestre de 9.600.000 kilómetros cuadrados, o sea, una décimo-quinta parte del total mundial.


En términos de longitud, su territorio jurisdiccional comienza en la confluencia de los ríos Heilongjiang y Wusulijiang (135 grados y 5 minutos longitud este), en el oriente, y termina en elpoblado Wuqia en la meseta Pamir en la Región Autónoma Uygur de Xinjiang ( 73 grados y 40minutos longitud oeste), en el occidente, con una distancia de 5.200 kilómetros. En términos de latitud, se extiende desde la línea media del río Heilongjiang, al norte de Mohe ( 53 grados y 31 minutos latitud norte), hasta los arrecifes más sureños de Zengmu'ansha en el Mar Meridional de China (4 grados y 15 minutos latitud norte), distante entre sí 5.500 kilómetros.
La frontera terrestre de China llega a 22.800 kilómetros y su línea costera, a más de 18.000 kilómtros. El continente chino está bañado al este y al sur por los mares Bohai, Amarillo, Oriental de China y Meridional de China, con una extensión marítima total de 4.730.000 kilómetros cuadrados.


China tiene 5.400 islas. La isla más grande es Taiwan, con un área de 36,000 kilómetros cuadrados, y la segunda, Hainan, con 34.000 kilómetros cuadrados. Las islas del mar Meridional de China son los archipiélagos más sureños del país.

China

HISTORIA:

UNA DE LAS CIVILIZACIONES más antiguas del mundo, China había alcanzado un grado de homogeneidad cultural y social sin paralelo varios miles de años antes del nacimiento de las culturas occidentales.

Aunque en distintos momentos de su historia el territorio chino se desintegró en medio de grandes conflictos, hay una continuidad ininterrumpida desde el nacimiento de La civilización china 5.000 años atrás, en la cuenca del Río Amarillo (Huanghe).

El estado chino se consolidó hace aproximadamente 2.200 años (entre los años 221 y el 206 a.C.). En esa época el emperador Qin Shihuan estableció el sistema único de escritura por ideogramas que ha sobrevivido hasta nuestros días y que permite a hablantes de distintas lenguas leer los mismos textos. En su afán por consolidar el pensamiento chino, el emperador ordenó también la quema de libros y la ejecución de muchos eruditos.

Durante la dinastía Tang (618-907) China tuvo una refinada civilización, y durante la dinastía Song (960-1279) alcanzó un nivel de desarrollo tecnológico y artístico muy superior al de cualquier otra sociedad de la época.

La construcción de la Gran Muralla, obra gigantesca de cinco mil kilómetros de extensión, comenzó en el siglo III a.C. en un esfuerzo por impedir las invasiones que llegaban desde el norte. Pero esa defensa resultó ineficaz, y China cayó en manos de los invasores mongoles; Genghis Khan y su nieto Kublai Khan la gobernaron desde 1276 hasta 1368.

Una de las figuras más influyentes de la cultura china fue el sabio K'ung Fu-tzu ((Confucio) quien vivió entre el 551 y el 4799 a.C. Este filósofo enfatizó el respeto por los mayores, la importancia de la lealtad, la responsabilidad del individuo en la jerarquía social y el papel fundamental de la familia. En ese misma época se escribió el Tao Te Ching((tao significa <<camino>>), atribuido a Lao Zi, que enfatiza la simplicidad, naturalidad y espontaneidad como base de la filosofía de vida conocida como taoísmoi.

Orgullosos de su cultura, los chinos desarrollaron cierto desprecio por los "bárbaros" más allá de sus fronteras. Esta actitud combinada frecuentemente con la corrupción propia de las dinastías imperiales condujo a largos períodos de aislamiento.

El contacto periódico con los europeos comenzó en el siglo XV, cuando los portugueses habilitaron rutas marítimas. Los chinos autorizaron a los europeos a utilizar algunos puertos comerciales bajo condiciones estrictas y en 1557 cedieron a los portugueses el pequeño enclave de Macao. Aún entonces los gobiernos chinos despreciaban los productos de las potencias extranjeras y subestimaban su poderío militar. <<No veo qué valor pueden tener los objetos extraños o ingeniosos y no tengo en qué utilizar los productos manufacturados de su país>>, escribió el emperador Qian Lung al rey Jorge III de Inbglaterra en 1793

Finalmente los ingleses encontraron un producto que podían comerciar con China a cambio de la seda, el té y la porcelana que estaban tan de moda en Europa: el opio de la India. Y cuando China declaró ilegal el comercio de drogas y quiso detener el contrabando, Gran Bretaña le declaró la guerra en nombre del libre comercio.

En la primera Guerra del Opio (1839-1842) fue fácil para el moderno armamento europeo vencer al ejército imperial chino. Los vencedores exigieron la apertura de cinco puertos para la entrada de productos británicos con bajos aranceles aduaneros y el territorio de la isla de Hong Kong.

El tambaleante imperio chino sufrió otra derrota con la rebelión de Taiping en 1853. El imperio rebelde logró controlar gran parte del sur de China durante once años hasta que fue aplastado con el apoyo de tropas occidentales.

Para entonces las enormes importaciones de opio se pagaban con plata china, empobreciendo a una nación que se debilitaba a su vez por la drogadicción generalizada. Una nueva guerra, esta vez contra fuerzas anglo-francesas (1856-1860) terminó con la caída de Beijing (Pekín) y con nuevas concesiones, entre las que se encontraba la entrada de misioneros.

En 1895, China sufrió una derrota aún más humillante a manos de Japón, un ex estado dependiente, que invadió parte de la península de Corea y la isla de Taiwán.

En 1898, estalló una rebelión antioccidental, encabezada por la sociedad secreta de los <<puños armónicos>> ((llamados boxers o boxeadores por los europeos), que fue reprimida por una expedición de ingleses, rusos, alemanes, franceses, japoneses y estadounidenses. Los ejércitos que participaron de la victoria se repartieron el territorio en "zonas de influencia" y exigieron a China el pago de enormes compensaciones.

En Shanghai la construcción del puerto con fines comerciales se asoció a la inversión extranjera a gran escala para aprovechar la barata mano de obra china en cientos de fábricas de las zonas de "concesión" extranjeras.

La explotación extranjera también introdujo conceptos e ideas nuevas. El gobierno permitió a pequeños grupos de estudiantes que realizaran cursos en el exterior. Surgieron grupos nacionalistas con fuertes sentimientos xenófobos. En 1911, una revolución dirigida por Sun Yat-sen y con el apoyo de varios generales, proclamó la república.

La mayoría de los generales triunfantes querían el poder más que las reformas democráticas que inspiraban a Sun. Estallaron rivalidades y China entró en un período de guerra civil en que los jefes militares locales, respaldados por potencias extranjeras, se disputaban fragmentos del país.

Mientras tanto, en 1921, trece personas de distintas partes de China se reunían en una casita situada en la parte francesa de Shanghai para celebrar el primer congreso nacional del Partido Comunista de China (PCCh).

El nuevo partido dio prioridad a la organización de los trabajadores y logró un considerable éxito. En 1926, los comunistas influían sobre unos 700 sindicatos que representaban a 1:240.000 trabajadores. El PCCh se alió al partido nacionalista Kuomintang (KMT) de Chiang Kai-Shek para enfrentar a los jefes militares. Al triunfar en 1927, el KMT se volvió en contra de sus aliados y masacró a unos 40.000 dirigentes sindicales comunistas.

Ante la derrota, el líder comunista Mao Zedong (Mao Tse-tung) sostuvo que se podía movilizar al campesinado de China y transformarlo en una fuerza revolucionaria. Mao condujo a la mayoría de los dirigentes del Partido Comunista hacia zonas rurales, donde organizaron políticamente al partido y crearon un ejército de origen campesino.

Cuando los ejércitos del Kuomintang intentaron sitiar las apartadas zonas donde se había establecido el PCCh en 1934, el ejército comunista, sus líderes y seguidores emprendieron una retirada en busca de otro emplazamiento. Esta jornada, conocida como "la gran marcha" se extendió por más de un año, durante el cual los comunistas debieron resistir frecuentes ataques, hasta que pudieron reagruparse.

En 1937, la invasión japonesa hizo que el PCCh y el KMT dejaran de lado sus diferencias y formaran un segundo Frente Unido para luchar contra el enemigo común. En la lucha contra los japoneses, los comunistas consiguieron extender su influencia entre los trabajadores de regiones controladas por el KMT y Chiang Kai-Shek se preocupó más en luchar contra los comunistas que contra los japoneses. En varias oportunidades violó el pacto; en una de ellas, sus propios generales lo arrestaron y lo obligaron a negociar con el PCCh y resistir a los japoneses.

Derrotados los japoneses en 1945, la alianza se rompió y dio paso a una guerra civil. La corrupción y el autoritarismo propios del KMT le impidieron enfrentar de igual a igual a los ejércitos comunistas y a sus simpatizantes. El 1º de octubre de 1949, los líderes comunistas proclamaron la República Popular China, e iniciaron una etapa de reforma económica y social.

Lo que restaba del gobierno y del brazo armado del KMT se instaló en la isla de Taiwán. Desde allí y con apoyo norteamericano se proclamaron gobierno legítimo de toda China y trazaron planes para "reconquistar" la China continental.

Una vez en el poder, los comunistas instauraron una profunda reforma agraria, continuación de la que habían iniciado en las zonas liberadas antes de la victoria. Nacionalizaron todas las propiedades extranjeras y pusieron en práctica amplios programas de salud y educación.

El plan de desarrollo para los primeros cinco años tomaba muchos elementos del modelo soviético, daba prioridad a la inversión industrial con respecto al consumo y a la industria pesada respecto a la ligera, según una planificación económica centralizada. La construcción de una fuerte base industrial sólo podía realizarse extrayendo un gran excedente de las zonas rurales, pero hacia 1957 la producción estaba estancada.

En la búsqueda de soluciones a los problemas del país y en nombre del debate abierto, se lanzó una campaña para <<que crezcan cien flores y contiendan cien escuelas del pensamiento", que invitaba al pueblo a criticar al sistema y proponer alternativas. Pero cuando los ciudadanos empezaron a quejarse de la falta de democracia y pusieron en tela de juicio el gobierno del partido, una "campaña antiderechista" reprimió a los que habían manifestado su opinión.

En 1958, Mao lanzó el llamado "Gran Paso Adelante", cuya finalidad era acelerar la colectivización rural y la industrialización urbana. Este plan de mano dura, dogmático e inflexible llevó a todo el país al desastre y a las regiones rurales al hambre generalizada. Los datos oficiales dan cuenta de 20 millones de muertes entre 1959 y 1961, lo que constituye una de las peores tragedias del siglo, y una de las menos informadas.

En 1962, Mao hizo una autocrítica pública de sus errores en la conducción económica y fue sustituido por Liu Shaoqi como jefe de estado, pero continuó encabezando el partido y contando con el importante apoyo del Ejército de Liberación Popular.

En este período se deterioraeon las relaciones con la Unión Soviética debido a diferencias ideológicas, destacadas por el líder soviético Nikita Khruschev en un discurso pronunciado en 1956. La separación se produjo en 1963, y los técnicos soviéticos se retiraron de China, llevándose los planes y proyectos originales.

En 1966, el ejército y jóvenes estudiantes de la "Guardia Roja" armados con el libro de las citas de Mao iniciaron en toda China una campaña en la que acusaban a los funcionarios públicos y profesores universitarios de reaccionarios y "seguidores del capitalismo". La Gran Revolución Cultural del Proletariado había echado a andar.

La Revolución Cultural llegó a todas las áreas de actividad. La producción se vio seriamente perjudicada; se cerraron fábricas y universidades y miles de jóvenes urbanos e intelectuales se desplazaron al campo, voluntaria o compulsivamente. Durante estos años, en los cuales los enfrentamientos alcanzaron dimensiones de guerra civil, murieron aproximadamente millones de personas, entre ellos Liu Shaoqi, el principal opositor a Mao.

En esa época China tuvo una importante intervención en la creación del Movimiento de Países No Alineados (aunque luego no lo integró formalmente) y envió técnicos y trabajadores para apoyar programas de desarrollo en el Tercer Mundo, el más importante de los cuales fue la vía férrea africana que une a Zambia con el Océano Indico, atravesando Tanzania. Los movimientos de liberación de muchos países se inspiraron en China y adoptaron las estrategias de guerra campesina elaboradas por Mao Zedong y Lin Piao.

A comienzos de la década de 1970, el Primer Ministro Zhou Enlai inició conversaciones con Estados Unidos, mientras que Deng Xiaoping, protegido de Liu Shaoqi, volvía al poder.

En 1971, el gobierno comunista logró el respaldo necesario para sustituir a Taiwán como representante de China en la ONU. Estados Unidos se abstuvo de vetar la decisión pues vislumbraba las ventajas de mejorar sus relaciones con China. En 1976, Estados Unidos y China restablecieron las relaciones diplomáticas.

A nivel internacional, China se opuso sistemáticamente a todos los aliados de la Unión Soviética. De esta forma respaldó movimientos como UNITA en Angola y el Congreso Panafricano en Sudáfrica y comenzó a tener cada vez peores relaciones con Vietnam después que este país derrotara a Estados Unidos en 1975. En 1979, China invadió Vietnam para "darle una lección" por haber intervenido militarmente en Camboya para derrocar al régimen del Khmer Rojo.

En 1975, murieron sucesivamente Zhou, Zhu De -veterano revolucionario- y Mao. Surgió una disputa interna entre facciones rivales. Prevalecieron los pragmáticos y los reformistas, que sacaron ventaja del respaldo con que contaban entre los funcionarios públicos.

Los líderes de la facción maoísta, el llamado "grupo de los cuatro" -Jiang Qing (viuda de Mao), Zhang Chunqiao, Yao Wenyuan y Wanga Hongwen- fueron detenidos, acusados de conspiración, y se convirtieron en chivos expiatorios por los excesos y errores de la Revolución Cultural. En 1981, fueron sometidos a juicio público.

Deng Xiaoping fue rehabilitado por la nueva dirigencia y su autoridad era reconocida a nivel general. La nueva dirigencia anunció un ambicioso programa de desarrollo económico, que preveía importantes avances en agricultura, industria, defensa y ciencia y tecnología.

En 1978 y 1979 se aceptó de una mayor libertad de expresión y de crítica, a sabiendas de que éstas se dirigirían contra la Revolución Cultural y sus responsables. La "Primavera de Beijing" se centraba en el "muro de la democracia", donde los ciudadanos podían exhibir carteles en los que expresaban sus opiniones. El muro también servía para que los disidentes pudieran distribuir revistas clandestinas. Pero cuando las críticas se volvieron hacia las estructuras políticas básicas, la dirigencia desarticuló el movimiento. El muro de la democracia, una institución que se mantenía desde la Revolución Cultural, fue cerrado. Un disidente, Wel Jingshen, que había publicado una revista exhortando a la democracia fue juzgado y procesado con 15 años de prisión.

En diciembre de 1978, en el tercer plenario del 11º Comité Central del Partido, Deng fue totalmente rehabilitado y se anunciaron cambios radicales en la economía.

En el campo, se disolvieron las comunas populares y se redistribuyó la tierra en unidades familiares arrendadas al Estado. Se introdujeron impuestos en sustitución de las cuotas de producción y se autorizó a los campesinos a vender los excedentes por dinero en los pueblos y ciudades.

China anunció también que abriría sus puertas al comercio, a la inversión y préstamos del exterior. Para atraer empresas extranjeras se establecieron Zonas Económicas Especiales cercanas a Hong Kong y Macao, que ofrecían incentivos -como exenciones tributarias, mano de obra y tierra baratas- similares a las zonas francas de otros países.

En la industria, muchas facultades en la toma de decisiones fueron transferidas de los ministerios a gerentes de planta, que pudieron planificar la producción y distribución y elegir las fuentes de materias primas. Se ofreció a los trabajadores jóvenes un sistema de empleo por contrato, en lugar de asignarlos en forma vitalicia a una unidad de producción. Se permitió la instalación de pequeños negocios, tales como comercios o restaurantes.

El gobierno inició programas de retirada progresiva de los subsidios a los precios de bienes de consumo, para permitir que el mercado determinara los precios de algunos productos básicos como los relacionados con la alimentación y la vestimenta. Para estimular el crecimiento económico se estimuló el consumo.

A medida que los cambios se iban afianzando, en los comercios aparecían más mercaderías y comestibles y durante varios años los salarios fueron en aumento. Hubo una disminución del problema del desempleo y del subempleo. Las restricciones para viajar dentro y fuera de China se fueron reduciendo paulatinamente y se comenzó a tolerar una mayor
diversidad y expresión artística.

Sin embargo, los cambios económicos empezaron a ocasionar inflación, especialmente en comestibles y vestimenta, y a fines de la década de 1980 el poder adquisitivo descendía.

En las zonas rurales, con la posibilidad de abastecer grandes mercados, se beneficiaban los campesinos con fácil acceso a centros urbanos, pero los que vivían en zonas alejadas se fueron quedando atrás. Aumentó la utilización de plaguicidas y fertilizantes químicos, lo cual, al comienzo, incrementó la producción. Pero, los niveles productivos comenzaron a descender, obligando a los productores a usar grandes cantidades de productos químicos, que llegaban a niveles peligrosos y a su vez los precios de plaguicidas y fertilizantes seguían aumentando.

La seguridad social de los trabajadores se deterioró y los nuevos sistemas de empleo empezaron a generar inseguridad. Por un lado se otorgaba a los gerentes facultades para contratar y despedir trabajadores y fijar sus metas de producción, pero no se daba a los sindicatos una libertad de acción acorde con los cambios. En ese momento, se debatía sobre el ritmo y el alcance de los cambios económicos y una separación más clara entre el partido y el Estado.

En 1986, hubo una manifestación estudiantil en Shanghai en reclamo de libertad de prensa y cambios políticos. Hu Yaobang, entonces secretario general del partido y relativamente joven, fue obligado a renunciar a su cargo y la línea dura comenzó una campaña contra el "liberalismo burgués" para erradicar lo que ellos llamaban ideas "occidentales" -fundamentalmente el pluralismo político- aunque también se mencionaban el consumo y la corrupción. Mucha gente consideró que se trataba de un ataque a las políticas económicas reformistas de Deng, dado que Hu Yaobang era uno de sus protegidos.

En marzo de 1989, en lo que se conoce como China Asiática Central la policía disparó contra manifestantes tibetanos que protestaban contra la constante persecución cultural y religiosa y reclamaban más derechos políticos. Los disparos ocasionaron tres días de protestas generalizadas que tuvieron como resultado la imposición de la Ley Marcial, levantada sólo en abril de 1990. Los exiliados tibetanos denunciaron la detención de muchos disidentes y varias ejecuciones. Tíbet fue anexado ilegalmente a China en 1950 y convertido en región autónoma en 1965.

La muerte de Hu Yaobang, ocurrida en abril de 1989, sirvió de pretexto a miles de estudiantes que se reunieron en la plaza de Tiananmen, en el centro de Beijing. Además de manifestar su pesar por la muerte de quien para ellos simbolizaba los cambios liberales, protestaban contra la corrupción y pedían cambios en la sociedad y en el partido.

Los estudiantes acamparon en la plaza en el aniversario de las manifestaciones estudiantiles del 4 de mayo de 1919 . Cientos de miles de ciudadanos y trabajadores de Beijing comenzaron a manifestar su apoyo al movimiento reformista, acercaban alimentos y otras provisiones a los estudiantes, marchaban y bloqueaban las esquinas cuando parecía probable que las tropas se dirigieran contra los estudiantes.

5 Se iniciaron manifestaciones similares en otras ciudades donde empezaron a aparecer pancartas de grupos de trabajadores de los medios de comunicación oficiales, de los sindicatos y de varios sectores del partido. Surgieron grupos autónomos, en un reto a cuatro décadas de total control del partido en todas las organizaciones sociales.

Finalmente, el 4 de junio de 1989 el gobierno reaccionó violenta y decisivamente: envió tropas al centro de Beijing para desalojar ciudadanos y estudiantes. Hubo cientos de muertos y miles de heridos. Muchas personas murieron al paso de los vehículos militares blindados por las barricadas. Estos abrieron fuego contra las multitudes y los manifestantes fueron aplastados. Luego del episodio de Tiananmen hubo una persecución a nivel nacional de los líderes de grupos de estudiantes y movimientos de trabajadores autónomos. Muchos fueron a la cárcel y sufrieron severos castigos físicos, mientras otros fueron ejecutados. A nivel político hubo cambios importantes y Li Peng ocupó el cargo de primer ministro.

La reacción internacional ante la represión atrasó las esperanzas de China de lograr un mayor intercambio económico con el exterior. El primer gobierno occidental que asistió a la capital después de la represión de Tiananmen fue el de Gran Bretaña, en septiembre de 1991, cuando firmó con Beijing un acuerdo para la construcción del nuevo aeropuerto de Hong Kong, como parte de las negociaciones para que la colonia británica vuelva a la soberanía de China en 1997.

Con un tercio de las empresas en déficit y un presupuesto estatal cada día más desequilibrado, las reformas estructurales se volvieron inevitables. El PC se encaminó entonces a la reanudación del proceso de liberalización económica iniciado por Deng Xiaoping, quien, a los 87 años, reapareció en el escenario político. Por otra parte, Jiang Semin, su sucesor en la secretaría del Partido Comunista, abogó a favor del "libre pensamiento" y fueron reducidas las acusaciones contra el ex secretario Zhao Ziyang. Sin embargo, tiempo después, éste fue responsabilizado por los hechos que llevaron a la matanza de Tiananmen, lo que alejó definitivamente la posibilidad de su rehabilitación.

El acuerdo de París sobre Camboya (ver Camboya), de octubre de 1991, y la disolución de la URSS, aceleraron el acercamiento entre China y Vietnam, que en noviembre del mismo año normalizaron las relaciones diplomáticas.

El mismo mes, Estados Unidos rompió el hielo diplomático impuesto desde los hechos de 1989 y obtuvo el compromiso de Beijing de respetar un acuerdo internacional que limitara las exportaciones de misiles. En el mismo mes, por primera vez desde la posguerra, un alto representante de Beijing visitó Seúl, capital de Corea del Sur, para participar en la III Conferencia Anual de la Cooperación Económica de Asia y el Pacífico (APEC) que, con la adhesión de China, Taiwán y Hong Kong, engloba a la mitad de la población y de la producción mundiales.

A fines de noviembre de 1991, el gobierno liberó a los líderes estudiantiles que encabezaron las protestas democráticas de Tiananmen. No obstante, se creía que en las provincias de Xinjiang, Qinghai y otras próximas, quedaban entre cincuenta y ochenta mil presos políticos. Amnistía Internacional denunció, al año siguiente, la existencia de veinte mil presos políticos.

En 1992, el país se adhirió al Tratado de No Proliferación Nuclear. El gobierno norteamericano de George Bush dio prioridad a sus relaciones comerciales con China. Se reafirmó el rumbo dado a la economía, a través de la confirmación del liderazgo de Deng Xiaoping en el XIV Congreso del partido. A partir del Congreso se produjo una de las purgas más grandes de la historia del PC chino, al eliminarse gran parte del ala conservadora, y abolirse el Consejo del Comité Central, cuyo líder Chen Yun era el principal representante de esa tendencia. También fueron removidos altos jerarcas del Ejército Popular.

A fines de noviembre de 1991, el gobierno liberó a los líderes estudiantiles de las manifestaciones de Tiananmen. Sin embargo, se estimaba que en varias provincias de la región de Xinjiang y Qinghai seguía habiendo unos 70.000 presos políticos.

En 1992, China se adhirió al Tratado de No Proliferación Nuclear. El secretario general del PCCh, Jiang Semin fue designado presidente de la república, convirtiéndose en la primera persona desde la muerte de Mao en acumular las funciones de jefe de Estado, del partido y comandante de las Fuerzas Armadas. El primer ministro Li Peng fue confirmado en su cargo.

En abril de 1992, se confirmó la decisión de construir la gigantesca represa de Tres Gargantas, sobre el río Yangtse. Este controvertido embalse terminaría de construirse en 2009 y causaría la inundación de tierras habitadas por 1.300.000 personas, sumergiendo 10 ciudades y más de 800 pueblos. Los ecologistas se opusieron inmediatamente al proyecto, afirmando que destruiría hábitats de especies en peligro de extinción y dejaría a millones de personas expuestas a peligros de terremotos, aludes y crecientes. Además, consideraron que la represa no sería rentable.

En setiembre, el gobierno indicó que las actividades independentistas en Tíbet serían "reprimidas implacablemente". En el plano económico, se inició un plan de austeridad del aparato estatal y se aumentaron los impuestos de los campesinos. Sin embargo, una serie de protestas y manifestaciones obligaron al gobierno a dar marcha atrás y a retirar los nuevos gravámenes al campesinado, unos 800 millones de personas.

El PIB creció 12,8% en 1992, una cifra sin precedentes hasta entonces. Sin embargo, este crecimiento tuvo los primeros efectos no deseados en 1993, cuando la inflación para los seis primeros meses del año fue de 20%, pese a lo cual el crecimiento ese año fue de 13,5%. En marzo de 1994, Li Peng propuso limitar la expansión de la economía a 9%, a fín de reducir la inflación, pese a las protestas de provincias costeras como Guandong, una de las principales beneficiarias del "boom" económico chino.

Las desigualdades sociales entre los nuevos ricos de las ciudades y la enorme mayoría de los trabajadores y campesinos siguieron creciendo y con ellas la emigración de millones de personas del campo a la ciudad. Esta situación llevó al gobierno a mostrarse prudente en materia de cierre o privatización de empresas estatales consideradas no rentables, ya que un fuerte aumento del desempleo volvería aun más tensa la ya precaria situación social.

Sin embargo, otro proyecto tendiente a limitar los efectos sociales de las reformas económicas fue aplazado. Se trataba de instaurar una indemnización por despido para aquellos trabajadores de empresas que cerraran sus puertas, pero la inexistencia de un sistema de seguridad social estatal --incluyendo un seguro de paro nacional-- llevó al gobierno a dar marcha atrás, a fín de no lanzarse en reformas demasiado radicales.

En 1995, Jiang Semin consolidó aun más su poder, lo que lo situó en inmejorables condiciones para seguir liderando el país en la era pos-Deng. Las autoridades siguieron preocupadas por las consecuencias sociales de las reformas, por lo que mantuvieron los importantes subsidios a las empresas estatales .

La inflación se limitó a 13% y el plan quinquenal 1996-2000 previó un crecimiento económico de "sólo" 8-9%. Los escándalos por la creciente corrupción se multiplicaron. El primer secretario del Partido Comunista en Beijing, Chen Xitong, tuvo que dejar su cargo, al conocerse una malversación de fondos en la que estuvieron implicados altos dirigentes locales y de una importante empresa metalúrgica municipal. En abril, el vicealcalde de Beijing, Wang Baosen, acusado de haber desfalcado 37 millones de dólares de fondos gubernamentales, se suicidó.

Al igual que en años anteriores, las relaciones comerciales con Estados Unidos se intensificaron, pese a los constantes desacuerdos públicos entre ambos países, como el provocado por las maniobras militares en aguas cercanas a Taiwán (ver Taiwán) o los ensayos nucleares realizados por Beijing. En noviembre, Jiang realizó la primera visita de un presidente chino a Corea del Sur, en una muestra más del acercamiento comercial y político de China con países que durante la Guerra Fría se caracterizaron por su anticomunismo.

En 1996, las autoridades chinas y occidentales siguieron mostrando preocupación por una eventual "explosión" del país, como consecuencia de tendencias separatistas, pese a considerarla poco probable. En mayo, Amnistía Internacional condenó la represión ejercida por autoridades chinas contra monjes budistas en el Tíbet. Según la organización de defensa de los derechos humanos, 80 de ellos fueron heridos por negarse a respetar la prohibición de exhibir en público fotos del Dalai Lama.

La muerte de Deng Xiaoping, en febrero de 1997, al final de una larga enfermedad, generó algunas inquietudes entre inversores y diplomáticos, pero las más altas autoridades del gobierno y el Partido Comunista Chino aseguraron que el rumbo de las reformas económicas no estaba en cuestión

REVOLUCIÓN CHINA:

Se desarrolla entre 1945 y 1949, con carácter de guerra civil y entre nacionalistas y comunistas. Triunfan finalmente los comunistas, que imponen la "Dictadura del Proletariado", como había sucedido en Rusia. El líder triunfador es Mao-Tse-tung y el derrotado Chiang Kai-shek. En el proceso de los hechos los nacionalistas fueron apoyados por los Estados Unidos y los comunistas por Rusia.

China
MAO-TSE-TUNG.

El hecho de que el campesinado fuera utilizado para llevar adelante una revolución social era un acontecimiento totalmente nuevo en la historia de China. China era el país clásico de las guerras campesinas, que se desencadenaban a intervalos regulares. Pero incluso cuando estas guerras eran victoriosas esto simplemente llevaba a la fusión de los elementos dirigentes de los ejércitos campesinos con la élite en las ciudades, dando lugar a la formación de una nueva dinastía.

Pero aquí la situación cambiaba totalmente. El ejército campesino dirigido por Mao fue capaz de aplastar el capitalismo y crear una sociedad a imagen y semejanza al Moscú de Stalin. Por supuesto, con esos medios no se podía establecer en absoluto un estado obrero sano como el que se estableció en Rusia en noviembre de 1917. Para eso se hubiera necesitado la participación activa y la dirección de la clase obrera.

ECONOMÍA:

Durante más de 2.000 años la economía china operó bajo un tipo de sistema feudal; la tierra estaba concentrada en las manos de un grupo relativamente pequeño de terratenientes cuyo medio de vida dependía de las rentas de sus campesinos arrendatarios. A esa carga que soportaban los campesinos había que añadir los impuestos agrícolas por parte del gobierno imperial y lo imprevisible de las cosechas que estaban sujetas a sequías e inundaciones periódicas. En estas condiciones, la agricultura se mantuvo infradesarrollada, organizada en pequeñas unidades, donde se utilizaban métodos primitivos para garantizar una subsistencia básica.

El fin de las guerras del Opio en 1860, inició formalmente un periodo de penetración occidental de China desde los puertos costeros, en los que la presencia occidental se había establecido bajo tratados diplomáticos impuestos. Se construyeron ferrocarriles y autopistas, y se comenzó un cierto desarrollo industrial. Toda esta actividad tuvo, sin embargo, un impacto menor sobre el conjunto de la economía china, puesto que China estaba repartida en varias esferas de influencia controladas por potencias coloniales en competencia por ampliar su área de dominio.

Comercio:

 La circulación de mercancías, anteriormente determinada por la planificación central, está hoy en gran medida orientada por los agentes del mercado. Entre 1978 y 1984 la participación de las ventas al por menor controladas por el sector estatal descendieron desde el 90,5% hasta el 45,8%; durante ese mismo periodo, las de las colectividades aumentaron su participación desde el 7,4% hasta el 39,6% y las empresas privadas desde el 2,1% hasta el 14,6 por ciento.

Hasta finales de la década de 1970 las materias primas y el equipamiento que necesitaban las empresas propiedad del Estado, por lo general, no eran adquiridas como mercancías sino que se las proporcionaba el gobierno. Después de completar la producción, los productos se devolvían al gobierno para su distribución. Los bienes de consumo que necesitaba la población rural los distribuía la oficial Cooperativa de Suministros. Los artículos esenciales como cereales alimenticios, aceite, carne, azúcar y telas de algodón estaban racionadas porque eran escasas a causa de que se fijaban bajos precios para garantizar su acceso a toda la población. Los cereales para la alimentación los distribuían los equipos de producción a los domicilios rurales como una parte importante de la remuneración por el trabajo realizado.

Desde 1979 las empresas propiedad del Estado son libres para obtener parte de sus suministros y disponer de parte de sus productos en el mercado; también se ha hecho evidente un uso más amplio de la publicidad como fuente de información. En los centros urbanos, esta reorganización del comercio ha ocasionado un rápido crecimiento de los negocios de propiedad colectiva e individual, como los restaurantes, casas de té, hostales, estudios fotográficos, sastrerías y todo tipo de servicios de reparación y mantenimiento. Se han vuelto a abrir los mercados rurales, donde se permite a los campesinos deshacerse del excedente de sus productos o bien abastecerse de ellos.

Comercio exterior:

 El comercio exterior está completamente monopolizado por el Estado. En 1979 China levantó algunas restricciones comerciales, preparando el camino para el aumento de las, hasta entonces, relativamente pequeñas inversiones extranjeras y actividad comercial. En 1996 las exportaciones anuales suponían un total de 151.197 millones de dólares y las importaciones 138.944 millones. Las principales exportaciones chinas eran petróleo crudo y refinado, telas de algodón, seda, ropas, arroz, cerdo, gambas o camarones congelados y té. Entre las importaciones destacan la maquinaria, productos de acero, otros metales, automóviles, artículos sintéticos, productos químicos para la agricultura, caucho, trigo y barcos. La mayor parte del comercio tiene lugar con países no comunistas; Japón es el principal, seguido por la Región Administrativa Especial de Hong Kong y Estados Unidos. China también tiene buenas relaciones con países como Alemania y Singapur. Las relaciones comerciales con Estados Unidos estuvieron en peligro en 1993 cuando amenazaron con no renovar la condición comercial de China de nación más favorecida (NMF), hasta que las condiciones de los derechos humanos no mejoraran. Sin embargo, en mayo de 1994 Estados Unidos renovó el nombramiento de China de nación más favorecida, aun cuando el gobierno chino hizo muy pocos progresos en la mejora de los derechos humanos.

Agricultura:
La agricultura ha sido tradicionalmente el pilar económico de China y sigue siendo un sector de gran importancia en la economía nacional, que sostiene a la mayor parte de la población. El 72% de la población activa trabajaba en este sector en 1990. Tan sólo el 14,5% de la superficie total de China está cultivada (situada sobre todo en su parte oriental). Casi la mitad de la tierra cultivada es irrigada; China es uno de los países con mayor superficie irrigada. A pesar de los grandes beneficios en la producción nacional desde 1949, el crecimiento tan rápido de la población ha provocado que el aumento de la renta per cápita haya sido de menor importancia. Por ejemplo, entre 1959 y 1979 la producción anual de grano creció en un 103%, pero la producción per cápita de grano sólo lo hizo en un 20%. Hacia 1979, aunque se pusieron en cultivo nuevas superficies, especialmente en Dongbei Pingyuan (Manchuria) y noroeste de China, la pérdida de tierra cultivada dedicada para usos no agrícolas fue aún más rápida lo que provocó, con el gran crecimiento de la población, que el promedio per cápita se redujera de 0,18 ha en 1949 a sólo 0,08 ha en 1995.

Ganadería:

 China mantiene una gran cabaña ganadera. El ganado porcino es numeroso; hay 486 millones de cabezas, lo que representa más del 40% del total mundial. El país es el principal exportador de cerdas de puerco. En las áreas occidentales, la ganadería de rebaños nómadas también constituye la principal ocupación rural. La mayor parte de los rebaños están formados por ganado ovino, caprino y camellos. En las tierras altas del Tíbet el yak es una fuente de alimentos y combustible (los excrementos se queman) y su pelo y piel proporcionan materiales para cobijarse y vestir. La cabaña ganadera se estima que tiene 133 millones de cabezas de ganado ovino, 171 millones de ganado caprino, 122 millones de ganado vacuno, 25 millones de bueyes, 10,2 millones de caballos, 4,83 millones de mulas y unos 355.000 camellos.

Silvicultura:

 Los recursos forestales de China son limitados a causa de siglos de sobretala para obtener combustible y materiales de construcción. Los programas de reforestación han incrementado la extensión de los bosques desde un 8% del área total en 1949 hasta más de un 14,3% en 1995. Sin embargo, el abastecimiento de madera sigue siendo pequeño; la producción de madera en 1997 fue de 313 millones de metros cúbicos.

La distribución de los bosques es muy desigual. El noreste y suroeste contienen la mitad de los bosques y tres cuartas partes de los recursos forestales. Las principales especies taladas son pinos, abetos, alerces y robles, y en el extremo sur, teca y caoba. Otras especies comerciales son el tung, árbol de laca, alcanfor y bambú. Las campañas nacionales de plantaciones de árboles han sido llevadas a cabo tanto por el Estado como por colectividades: las comunas rurales han sido responsables de la plantación del 70% del total del área reforestada. Los árboles se plantan alrededor de los asentamientos, de carreteras, junto a ríos o arroyos y junto a las casas de los campesinos. Un gran proyecto es el establecimiento de un cinturón boscoso a lo largo de la frontera noroccidental de las regiones semiáridas, en la llanura del norte de China y en el oeste de Dongbei Pingyuan (Manchuria).

Pesca:

 El total de capturas de pescado, marisco y moluscos se estima en 33,2 millones de toneladas anuales. La actividad piscícola de agua dulce es importante y el gobierno ha animado el desarrollo de piscifactorías junto a otras actividades agrícolas. Las principales regiones productoras son aquéllas cercanas a los núcleos urbanos en el valle medio y bajo del Yangzi Jiang y del delta del río Perla (Zhu Jiang). Los estanques de carpas, una fuente de alimentación tradicional china durante miles de años, suponen una parte importante del total.

Al contrario de lo que ocurre con la pesca de agua dulce del interior, que es una actividad importante, la pesca marina está relativamente subdesarrollada, si bien en los últimos años las capturas marinas se han duplicado. En la década de 1960 la mayor parte de los pescadores fueron reasentados en comunas pesqueras costeras y se les animó a combinar las actividades agrícolas con las propias de la pesca. Estas comunas también practicaban la acuicultura marina. Utilizando artes pequeñas y trabajando en las aguas territoriales de China, en 1996 los pescadores capturaron en el litoral chino 10,1 millones de t de pescado.

Industria:

 El sector industrial está compuesto, para los propósitos de planificación del gobierno, de industria, minería, producción de energía eléctrica y construcción. Entre 1965 y 1997 la proporción de la industria en el producto interior bruto subió desde el 39% hasta el 49,18%; la industria pesada representa la mayor parte de ese crecimiento. Hacia mediados de la década de 1980 había más de 300.000 empresas industriales diseminadas por todo el país, formando sistemas regionales independientes, pero integrados. Las ciudades de tamaño grande y mediano y muchas pequeñas ciudades y pueblos han desarrollado una base industrial considerable. Este sector ocupa en la actualidad al 15% de la población activa.

Minería:

 China tiene ricos recursos minerales, que engloban grandes depósitos de algunos minerales industrialmente importantes.

La industria de la minería del carbón es la mayor del mundo, con una producción anual que llegó a 1.409.270.000 t en 1997. A lo largo de todo el país hay numerosas minas de carbón de pequeño tamaño, pero los grandes centros se encuentran al norte del río Yangzi Jiang, especialmente en Shaanxi. El carbón es el principal combustible tanto doméstico como industrial y representa una gran parte de la mercancía transportada por los ferrocarriles.

El rápido desarrollo de la industria petrolera desde la década de 1950 ha convertido a China en uno de los mayores productores mundiales; la producción anual en 1997 estaba cifrada en 1.168.924.900 barriles. En 1963 pasó a ser autosuficiente en gasolina y hacia 1973 era capaz de exportar tanto crudo como productos petroleros refinados. A finales de la década de 1950 se descubrió y desarrolló el campo petrolero de Daqing, en la provincia de Heilongjiang y hoy es el más productivo de todo el país. Las mayores reservas de la nación, estimadas aproximadamente en unos 10.000 millones de barriles, se encuentran en la árida depresión de Tarim, en la región autónoma uigur de Xinjiang.

La producción de mineral de hierro ha crecido de manera muy rápida desde la década de 1970. China es además el mayor productor mundial de grafito natural, con una producción de 310.000 t en 1994. Otros minerales que se producen en el país en cantidades importantes son sal (29 millones de t), fosfatos (20 millones de t), bauxita (8 millones de t), cinc (1,20 millones de t), cobre (414.000 t), estaño (65.000 t), azufre, magnesita, plomo, mineral de antimonio, tungsteno y mercurio.

Energía:

 China es uno de los principales productores mundiales de electricidad, con una producción anual estimada de 1.036.350 millones de KWh en 1997. Con todo, la producción de electricidad no es suficiente para cubrir las necesidades nacionales, especialmente en las ciudades donde el gobierno ha dado prioridad al desarrollo económico.

La energía hidroeléctrica representa el 16,89% de la producción eléctrica anual de China; el 82,02% de la energía se genera en centrales térmicas de carbón. Las más importantes centrales hidroeléctricas del país están en Liujia Xia, en el Huang He, en Gansu, Danjiangkou en el río Han, en Hubei, Gongu en el río Dadu, en Sichuan, y otra en el Xin'an Jiang en Zhejiang. A finales de las décadas de 1970 y 1980 había en construcción otras grandes centrales, una en el río Yangzi Jiang, debajo de las gargantas de este río y otra en el Huang He, donde abandona la pradera de Qinghai. Entre las nuevas centrales térmicas de carbón varias se construyeron junto a los grandes campos de carbón del norte de China. Existe una central nuclear en Shanghai.

Los recursos de energía hidroeléctrica son más abundantes que en cualquier otro país. Una destacada característica de la industria energética china ha sido la construcción de pequeñas centrales locales para generar energía. Los gobiernos locales y las comunas rurales han aprovechado el potencial hidroeléctrico como parte integral de sus programas de conservación de agua, especialmente en el sur, donde las precipitaciones son fuertes y los ríos rápidos, y a menudo tienen pendientes muy marcadas. En la década de 1980 algunas centrales comenzaron a utilizar como combustible el metano desprendido de la quema de basuras.

Turismo:

  esde comienzos de la década de 1970 las fuertes restricciones de los viajes a China se han ido levantando gradualmente. En 1979 el gobierno chino estableció un plan quinquenal para desarrollar el turismo; este plan requería la construcción de nuevos hoteles y restaurantes a lo largo de todo el país y preparar al personal para recibir el creciente número de visitantes. En 1997 visitaron el país 23,8 millones de turistas que reportaron unos ingresos de 10.166 millones de dólares.

CAPITAL:

Ciudad de China, situada en la provincia de Hopei (Hebei). Consta, realmente, de dos ciudades, la interior y la exterior, la ciudad manchú o tártara y la ciudad china, llamadas también ciudad septentrional y ciudad meridional, respectivamente. Pekín cuenta con 11.000.000.000 habitantes y posee hermosos monumentos, magníficas pagodas observatorios, bibliotecas, etc. Ha sido capital de China con la dinastía manchú y con el moderno régimen republicano hasta el año 1928, en que la capitalidad fue trasladada a Nanking, pero en 1949, al proclamarse la República Popular de China, Pekín recobró su capitalidad. El nombre de Pekín significa residencia del Norte, por oposición al de Nanking, que significa residencia del Sur. Beijing se convirtió en sede del gobierno en el siglo X a.C., cuando los khitanos, pueblo mongol seminómada, la convirtieron en su cuartel general. En el siglo XIII, el primer emperador de la dinastía Yuan, Kublai Khan (1215-1294), nieto del gran jefe guerrero mongol Genghis Khan, estableció su capital en un sitio ubicado al norte de las murallas de la ciudad actual. En 1421 Beijing se convirtió en la capital imperial de la dinastía Ming (1368-1644). El tercer emperador Ming, Yong Le (gobernó de 1402 a 1428) estableció un espaciosa ciudad amuralLada que, al igual que muchas otras ciudades chinas antiguas, tenía sus murallas y calles orientados hacia los puntos cardinales de la brújula. Dentro de Las murallas estaba la Ciudad imperial y dentro de ésta otro nuevo sitio cerrado conocido como la Ciudad Prohibida, asiento de la corte del emperador y de la cual estaba excluida la gente ordinaria bajo pena de muerte. Ahora está abierta a los turistas. Beijing ha sido la capital de China desde entonces, salvo durante el período 1928-1949, cuando el gobierno nacionalista fue transferido a Nanjing. En la actualidad Beijing abarca 16.807 km² y se localiza en el norte de China, a unos 140 km de las costas del Bo Hai (golfo de China). Sus amplias calles rectas están llenas de bicicletas, autobuses y peatones (la propiedad privada de los automóviles prácticamente no se conoce en China). La mayor parte de los edificios del gobierno están en el Parque Zhongnanhai. Existen más de cincuenta institutos de educación superior, como la Universidad de Beijing y la Universidad Quinghua. Esta última es un centro de investigación científica. La industria, que tiene su base en los suburbios, va desde la metalmecánica, la del hierro y del acero hasta el refino. Beijing es, sobre todo, una ciudad de gran importancia histórica y cultural. En su parte intermedia está la Plaza Tiananmen, que comprende 40 ha y que es una de las más grandes del mundo. Se utiliza como gran escenario para reuniones políticas y desfiles militares. En el lado occidental de la plaza está la Gran Sala del Pueblo, construida en 1959, donde se reúne el Congreso Nacional del Pueblo. Hacia el sur se encuentra la Gran Sala Conmemorativa del Presidente Mao, construida en 1977 para contener los restos del líder. Más allá de la Puerta Meridiana, al norte de la Plaza, están los palacios de la Ciudad Prohibida, el grupo más grande de edificios de la China clásica. Entre ellos se incluyen la Sala de la Suprema Armonia, anteriormente principal Sala del Trono de los emperadores chinos, y el Palacio de la Pureza Celestial, donde los emperadores decidían los asuntos del Estado. Hacia el norte está Jing Shan, a Veces llamada la Sala de la Perspectiva, donde se ubica el Pabellón de las Mil Fuentes, desde donde se domina un panorama magnífico de los techos dorados de la Ciudad Prohibida. Beijing tiene muchos parques, algunos de los cuales fueron declarados privados por los emperadores. El más grande es el Parque del Templo Celestial. Entre sus templos del siglo XV figuran el Qiniandian, o Sala de la Oración por la Buena Cosecha, edificio en forma de cono de 41 m. de alto con tres aleros y un hermoso techo de color azul marino. Beijing es una zona rica en historia. La Gran Muralla China serpentea a lo largo de las montañas por unos 80 km hacia el norte. El camino en la muralla pasa el Valle de las Tumbas Ming, que contiene los imponentes mausoleos de 13 emperadores Ming. El Palacio de Verano de la Emperatriz Viuda Ci Xi, autócrata que gobernó a China como regente desde 1861 hasta su muerte en 1908, se yergue en los suburbios al noroeste de la ciudad. Es un complejo de salas, pabellones y pagodas adornados de fines del siglo XIX que se alzan entre lagos artificiales. Su población es de 9.231.000 habitantes.

GOBIERNO:

China ha tenido un gobierno organizado desde el establecimiento de la dinastía Shang, alrededor del 1726 a.C., convirtiéndola en una de las naciones más antiguas del mundo. A lo largo de la historia, el control político de la enorme población china fue administrado por una serie de gobiernos locales de fuerte control, por una capital central y por una corte cuyo carácter político varió según las circunstancias históricas. Desde que el 1 de octubre de 1949 llegaron al poder los comunistas chinos, se ha hecho evidente una tendencia hacia el establecimiento de un gobierno nacional centralizado en Pekín. Esta unidad se ha logrado en gran parte a través de la autoridad personal y el liderazgo de Mao, y a la estructura gubernamental establecida por el Partido Comunista Chino. A esta estructura moderna le fue dando forma la primera Constitución promulgada en 1954 y revisada en 1975. En 1978 se promulgó una tercera Constitución (efectiva desde el 1 de enero de 1980) que reflejaba los cambios en las políticas gubernamentales después de la muerte de Mao. En 1982 se adoptó una nueva Constitución.

Poder ejecutivo:

Por esta Constitución el presidente es elegido para un mandato de cinco años por la Asamblea Nacional Popular. Sin embargo, el cargo de presidente es sobre todo ceremonial. Los poderes ejecutivos residen en el Consejo de Estado, encabezado por el primer ministro que es el encargado de administrar los diferentes ámbitos de la administración estatal. El mando de las fuerzas militares nacionales corresponde a la Comisión Central Militar. Por lo general, los cargos de mayor autoridad en el gobierno chino son los de primer ministro y secretario general del Partido Comunista; para ocupar estos cargos influye en gran manera la personalidad. Sin embargo, en la actualidad Jiang Zemin, que ocupa el cargo de presidente de la República, es la figura más poderosa en la jerarquía política del país.

Poder legislativo:

La Asamblea Nacional Popular es el órgano más alto del poder estatal en China. Sus miembros son elegidos para periodos de cinco años a través de una serie de elecciones indirectas; cada provincia elige un representante (o diputado) para la Asamblea por cada 400.000 personas, habiendo al menos diez diputados representando a cada provincia. La V Asamblea Nacional Popular, elegido en 1978, estaba formado por 3.497 diputados, casi la mitad de ellos trabajadores y campesinos. La VI Asamblea Nacional Popular, que se reunió en junio de 1983, tenía 2.978 delegados. La VII Asamblea se reunió en marzo de 1988 y la VIII Asamblea en marzo de 1993.

La Asamblea Nacional Popular tiene poder para aprobar leyes, enmendar la Constitución y aprobar el presupuesto nacional y los planes económicos. También tiene el poder de elegir y sustituir a los miembros del Consejo de Estado, que es el más alto componente en la estructura del gobierno chino.

En la práctica, sin embargo, la Asamblea Nacional Popular tiene un poder bastante limitado. A causa de su gran tamaño, la Asamblea se reúne sólo de manera irregular para llevar a cabo los temas necesarios. Mientras la Asamblea no tiene sesión, actúa en su lugar un Comité Permanente, elegido entre sus miembros que también representa a la Asamblea en una gran variedad de funciones gubernamentales, entre las que se encuentran recibir a delegaciones extranjeras y ratificar o anular tratados con gobiernos extranjeros.

El Consejo de Estado es el cuerpo central gubernamental de la Asamblea Nacional Popular. Está encabezado por el primer ministro y el viceprimer ministro chinos. Distintos ministros, comisiones y agencias son responsables ante el Consejo.

Poder judicial:

Los chinos han tenido una tradición legislativa y judicial bastante diferente de las de los Estados occidentales. El ordenamiento civil ha sido históricamente competencia de la familia, el vecindario o el gobierno local. De manera general, el proceso judicial chino ha estado más interesado por comprender las circunstancias de un crimen individual, para comprender sus causas, que en crear un sistema judicial formalizado. Desde la promulgación de la Constitución de 1978, sin embargo, China ha realizado un esfuerzo considerable para alinear su sistema jurídico con los modelos occidentales; la Constitución de 1982 garantiza el derecho a una defensa legal. El sistema legal chino tiene tres componentes: un sistema de tribunales, una administración de seguridad pública, o componente policial, y una oficina del procurador o fiscal. El más alto órgano es el Tribunal Supremo Popular, que asegura el cumplimiento de la Constitución y las regulaciones del Consejo de Estado. En los ámbitos provincial, de condado y municipal se pueden encontrar oficinas de las tres ramas judiciales, mientras que las oficinas de seguridad pública funcionan desde el rango de vecindario local.

Una de las razones de que en China no se haya desarrollado un marco legal formal es que el Partido Comunista Chino siempre ha actuado como un mediador informal entre las partes agraviadas. Este papel le ha dado al partido una importante función en los trabajos diarios de la sociedad china, como por ejemplo en la resolución de disputas vecinales, divorcios, peleas familiares y robos menores; por lo general, el secretario local del partido era el mediador en estos casos.

En ocasiones los juicios públicos tienen mucha publicidad intentando que sean instructivos para el público chino; el más famoso fue el juicio de la `banda de los cuatro' en 1980 y 1981. Mientras los chinos se mueven hacia unas relaciones más cercanas con los Estados occidentales, se incrementan las presiones para instituir un cuerpo legislativo y jurídico más formal. Es posible que esto a su vez genere una red asociada de abogados, juzgados y unos procedimientos legales más formales

MEDIO HUMANO:

Población: número y evolución:

Con más de 1.200 millones de habitantes, China es el país más poblado del mundo. Más del 90% de este contingente humano es de etnia han (o china propiamente dicha), mientras que el resto, unos 55 grupos étnicos, como tibetanos o uigures, por ejemplo, se reparten por diversas áreas del occidente del país. El ritmo de crecimiento demográfico ha descendido bastante en las últimas décadas (2,4% de media anual entre 1965 y 1975; 1,3% entre 1989 y 1994), como resultado de una sensible reducción en las tasas de fecundidad y natalidad (del 37% en 1953 al 17,1% en 1995), motivada en gran parte por la política de control demográfico llevada a cabo desde el estado, a través del fomento del matrimonio tardío, el hijo único o la residencia distinta de los cónyuges. Debido a su enorme extensión, no puede considerarse que China sea globalmente un estado superpoblado, pues registra una densidad media de 128,4 habitantes/km2. Sin embargo, el 90% de su población total se concentra en una sexta parte del territorio tan sólo, lo cual ha motivado desequilibrios demográficos y económicos. Las densidades más altas se registran en la mayor parte de las provincias situadas al este del meridiano 90, como Tianjin (814 habitantes/km2), Jiangsu (691), Pekín (654), Shandong (562), Henan (530), Zhejiang (426) o Anhui (417), con unos valores que contrastan enormemente con los de otras provincias que comprenden grandes regiones inhóspitas, como es el caso del Tibet, en el Himalaya (2 habitantes/km2), de Xinjiang, que integra las zonas áridas de Dzhungaria y Takla-Maka, con 9 habitantes/km2, o de la Mongolia Interior, que engloba un sector del desierto de Gobi y del Gran Xingan (18 habitantes/km2).

Población urbana:

El extraordinario volumen demográfico de este país plantea una paradoja significativa: China, un estado cuya población urbana no representa, más que un discreto 30,3 % del total nacional, aglutina, en cambio, la mayor población urbana del mundo en términos absolutos, con más 300 millones de habitantes, es decir, mucho más que la población total de Estados Unidos, Rusia o Japón. En este sentido, desempeñan un papel destacado las grandes aglomeraciones urbanas de Pekín (11 millones de habitantes), Tianjin (8,8) y Shenyang (4,3) al noreste; Shanghai (13,3) en el sector central del litoral pacífico; Wuhan (3,5) en el centro-sureste, o Cantón (3,3), al sureste del país, sin olvidar el gran peso que tiene la red deciudades intermedias (más de 250 urbes superan con holgura los 100.000 habitantes).

Principales ciudades:

Las ciudades más antiguas de China evolucionaron en el siglo XV a.C. bajo la dinastía Shang. Las ciudades fueron desde hace mucho tiempo importantes para las funciones ceremoniales (administrativas y religiosas), también como soporte material de la corte china y como lugar de mercado. En el siglo XX, y especialmente desde la década de 1950, las ciudades chinas han ganado gran importancia como centros industrialmente productivos. Sin embargo, han mantenido su significado ceremonial bajo el gobierno comunista.

Según estimaciones para 1991, China tenía 40 ciudades cuyas poblaciones superaban el millón de habitantes. La ciudad más grande de China y su principal puerto es Shanghai (7.830.000 habitantes); Pekín (7.000.000 habitantes), la capital y centro cultural de China; Tianjin (5.770.000 habitantes), una ciudad portuaria en la unión del río Hai y el Gran Canal; Shenyang (4.540.000 habitantes); Wuhan (3.750.000 habitantes), una ciudad portuaria en la confluencia de los ríos Han y Yangzi Jiang, y Cantón (3.580.000 habitantes), ciudad portuaria en el Shi Jiang (río de la Perla). Todas estas ciudades han desarrollado grandes zonas industriales.

Características de la población:

El primer censo nacional desde la llegada al poder de los comunistas se realizó en 1953, en un esfuerzo para evaluar los recursos humanos disponibles para el primer plan quinquenal. En ese momento, se encontró que la población de China era de 582.600.000 habitantes. Un segundo censo realizado en 1964 mostró un crecimiento de hasta 694.580.000 habitantes; el tercero, en 1982, revelaba una población (excluyendo a Hong Kong, Macao y Taiwan) de 1.008.180.000 habitantes, haciendo de China el primer Estado que sobrepasó los mil millones. Entre 1953 y 1989 la tasa de mortalidad cayó desde un 22,5‰ hasta un 7‰ la tasa de natalidad ha descendido desde un 45‰ en 1953 al 23‰ en 1989. Como resultado de ello, el crecimiento vegetativo descendió desde el 22,5‰ en 1953, hasta el 16‰ en 1989. A pesar de todo, a ese ritmo China todavía mostrará un aumento anual de población de casi 18 millones de personas.

El descenso en la fertilidad registrado entre la década de 1950 y 1980 se vio muy favorecido por los esfuerzos gubernamentales para promocionar el matrimonio tardío y más recientemente para inducir a las familias chinas a tener un único hijo. Este programa se ha complementado con la expansión continua de los servicios de salud públicos que proporcionan información sobre el control de la natalidad y dispositivos anticonceptivos con un costo muy pequeño o incluso inexistente. En 1984 se estimaba oficialmente que el 70% de todas las parejas casadas en edad fértil utilizaban métodos anticonceptivos y que 24 millones de parejas habían prometido formalmente no tener más que un hijo. El aborto es legal y hay presiones sociales hacia las mujeres que se quedan embarazadas teniendo ya un hijo o más para que terminen con ese embarazo. Las minorías nacionales, generalmente, han sido excluidas del programa gubernamental de control de la natalidad, como respeto hacia los pueblos de otras etnias, para tener la máxima independencia cultural.

En 1980 el gobierno informó que el 65% de la población era menor de 30 años, por lo tanto una gran parte de la población china estará en una edad fértil durante al menos algunas décadas más. En septiembre de 1982 la cúpula del Partido Comunista Chino declaró que la nación debía limitar su población a 1.200 millones hacia finales de siglo, una meta que requería la intensificación de los esfuerzos de control de la población.

China tenía una población (según estimaciones para 1993) de 1.177.584.537 habitantes. La densidad de población era de unos 123 hab/km2, aunque la distribución geográfica es muy desigual. La gran mayoría de la población se encuentra en las diecinueve provincias del este, que históricamente han formado el corazón de China; esto refleja el distinto uso del suelo que se ha hecho históricamente, así como modelos de asentamiento de los chinos (en el este) y las demás etnias (en el oeste). Desde la década de 1960 el gobierno chino ha promocionado el asentamiento en las tierras de las provincias occidentales y las regiones autónomas.

A pesar de la industrialización, China sigue siendo un país predominantemente rural y agrícola. Aunque ya existían grandes concentraciones urbanas, incluso antes de la época del Imperio romano, el país en su conjunto se ha ido urbanizando poco a poco. Sin embargo, alrededor del 79% de la población se puede clasificar como rural.

La migración espontánea desde el campo a las ciudades fue prohibida desde mediados de la década de 1950 a causa de la falta de trabajo para los habitantes que llegaban a la ciudad. Esta prohibición fue consecuencia de la idea de Mao Zedong de que las distinciones de clases entre la población urbana y la rural era la gran causa de las desigualdades sociales en China. Durante la década de 1960 y la primera mitad de la de 1970 (en especial durante el periodo de la revolución cultural) los chinos desarrollaron una campaña para enviar al campo durante varios años o incluso de manera definitiva, a jóvenes educados en las ciudades. Este movimiento debía proporcionar ciertas habilidades a las zonas rurales y por lo tanto reducir el interés de los campesinos por emigrar a la ciudad. La importancia del programa de 'ruralización' fue decayendo tras la muerte de Mao en 1976 y fue eliminado de hecho a finales de 1978, momento en que empezó a aumentar la migración hacia la ciudad.

El cambio de residencia dentro de las ciudades también está controlado por el gobierno: una persona debe tener la aprobación gubernamental y la garantía de una residencia y empleo antes de trasladarse. Se ha producido un cierto movimiento dentro de las grandes ciudades como consecuencia de la destrucción a gran escala de viviendas viejas y su sustitución por edificios de apartamentos de cuatro y cinco pisos.

EDUCACIÓN Y CULTURA:

China tiene una larga y rica tradición cultural en la cual ha desempeñado un importante papel la educación. A lo largo de todo el periodo imperial (221 a.C.-1912 d.C.) tan sólo los que tenían una educación tenían posiciones de liderazgo social y político. La primera Universidad se estableció en el año 124 a.C. para formar a los futuros funcionarios públicos en el conocimiento del confucionismo y los clásicos chinos. Sin embargo, a lo largo de la historia muy pocos chinos han sido capaces de llegar a aprender de forma total y correcta el complejo idioma y su literatura. Se estima que en 1949 tan sólo el 20% de la población de China sabía leer y escribir. Para los comunistas chinos, el analfabetismo era un obstáculo para la promoción de sus programas políticos, por lo que combinaron la propaganda política con el desarrollo educativo.

Educación:

Uno de los programas más ambiciosos del Partido Comunista ha sido el establecimiento de la educación pública universal para toda la población. En los dos primeros años del nuevo gobierno (1949-1951) más de 60 millones de campesinos acudieron a las `escuelas de invierno', establecidas para aprovechar la estación de descanso de los trabajadores agrícolas. Mao declaró que una meta primordial de la educación era reducir las diferencias de clase por lo que era fundamental reducir las distancias sociales entre el trabajo manual y el intelectual, entre los residentes en la ciudad y el campo, y entre el obrero y el campesino.

El desarrollo más radical en la educación de China tuvo lugar entre 1966 y 1978. Durante la Revolución Cultural de 1966 a 1969, se cerraron prácticamente todas las escuelas del país. Los 131 millones de jóvenes que estaban inscritos en las escuelas primarias y secundarias tuvieron que abandonarlas; muchos se involucraron en los esfuerzos de Mao por crear una nueva elite china, en la que hubiera jóvenes críticos que revisaran los programas políticos gubernamentales. En 1968 y 1969 se volvieron a abrir, pero hasta el periodo de 1970 a 1972 todas las instituciones de educación superior permanecieron cerradas.

Las políticas gubernamentales respecto a la educación cambiaron de un modo drástico. Los trece años tradicionales desde el jardín de infancia hasta el grado 12 se vieron reducidos a un plan de 9 o 10 años para la escuela primaria y secundaria (o media). Las escuelas universitarias que tradicionalmente habían tenido una duración de cuatro o cinco años, adoptaron un programa de tres años, y parte de este tiempo se dedicaba a un trabajo productivo para apoyar a la escuela. También se hizo indispensable un periodo de dos años de trabajos manuales para la mayor parte de los graduados de la escuela secundaria que deseaban continuar estudios universitarios.

Tras la muerte de Mao en 1976 se revisó profundamente esta política. Como resultado de ello, y a causa de un creciente interés por el desarrollo de las áreas científicas, el sistema educativo volvió a ser similar a la de los años anteriores a la Revolución Cultural. Los programas para la escolarización primaria y secundaria (en sus dos ciclos) se fueron reajustando gradualmente para volver a los doce años de estudio, y los graduados del segundo ciclo de la escuela secundaria o preparatoria ya no tuvieron que ir a trabajar al campo durante dos años para poder acceder a las escuelas universitarias.

Un cambio importante en el sistema educativo ha sido la reinstauración de pruebas o exámenes normalizados para el acceso a la universidad. Estos exámenes formaban parte del mecanismo de ascensos existente en China antes de la Revolución Cultural. Durante esos años, los antitradicionalistas fueron capaces de eliminar los exámenes de ingreso argumentando que se favorecía a una elite que tenía una herencia intelectual que procedía de sus familias. Cuando se volvieron a abrir las universidades, entre 1970 y 1972, se permitió la admisión de muchos candidatos por sus actividades políticas, sus actividades dentro del partido y por el apoyo que recibían del mismo. Este método de selección terminó en 1977 cuando los dirigentes chinos lanzaron su nueva campaña para las `cuatro modernizaciones'. El gobierno estableció como objetivo la rápida modernización de la agricultura, industria, defensa, ciencia y tecnología que requería niveles elevados de preparación. Estos programas educativos tenían que basarse necesariamente en habilidades teóricas y formales, más que en actitudes políticas o en el espíritu revolucionario.

A finales de la década de 1980 había unos 146,4 millones de alumnos en las escuelas primarias y alrededor de 54 millones de estudiantes en las secundarias; en 1949 habían sido alrededor de 24 millones los estudiantes de escuela primaria y 1.250.000 los de las secundarias. Se estima que más de 1,96 millones de estudiantes estaban inscritos en las más de 1.000 instituciones chinas de educación superior.

La educación superior china está caracterizada en la actualidad por el `sistema de punto clave'. Bajo este programa, los estudiantes más prometedores son colocados en escuelas seleccionadas de puntos considerados básicos, que se especializan en el entrenamiento de una elite académica. Los estudiantes que terminan la escuela secundaria pueden acudir a escuelas universitarias y a distintas escuelas técnicas y de formación profesional. Entre las universidades más importantes de China destacan la Universidad de Pekín (1898), la Universidad de Hangzho (1952), la Universidad Fudan (1905), en Shanghai, y la Universidad de Ciencia y Tecnología de China (1958), en Hefei. Toda la educación superior en China es gratuita. Una innovación en el sistema educativo de China es la Universidad por Televisión (véase Comunicaciones, más adelante).

Vida cultural:

Las metas educativas del gobierno comunista chino han sido fomentadas por otros medios además de la educación formal. Durante la década de 1960 y la de 1970, se consideró que las obras de teatro, la ópera, la literatura popular y la música tenían capacidad de ser utilizados como elementos educativos; en 1964 la Ópera de Pekín, con una historia de 200 años de actuaciones ininterrumpidas en China, presentó el Festival de la Ópera de Pekín en Temas Contemporáneos, bajo la organización de Jiang Qing, la esposa de Mao. Se escribieron nuevas obras que combinaban drama e ideología, con títulos como Tomando la montaña Tigre por estrategia. Se introdujeron modificaciones culturales similares en el ballet chino, donde se introdujeron elementos de bailes populares tradicionales, artes marciales, gimnasia y ballet clásico en producciones populares. Estos espectáculos se representaban no sólo en las grandes ciudades sino también en las ciudades pequeñas y en el campo.

Con el aumento, desde mediados de la década de 1970, de intercambios culturales extranjeros, la actitud oficial hacia los aspectos propagandísticos de las artes se había relajado. La literatura extranjera, prohibida en la década de 1960, comenzó a reaparecer en China. En 1978 y 1979 la Editorial Popular de Literatura realizó unas 200 traducciones de trabajos extranjeros, entre ellas numerosas obras de éxito en Occidente.

En la música popular el cambio fue celebrado oficialmente en un informe, en el que se indicaba que las nuevas canciones que aparecían a comienzos de la década de 1980 se debían a que los chinos `estaban cansados de las viejas canciones y las directrices con que crecieron'. El gobierno chino reconocía también que las artes proporcionan una salida social útil; los cines estaban repletos y los grupos de acróbatas, artistas de circo y juglares, así como espectáculos de ballet y ópera itinerantes actuaban en teatros abarrotados, en pequeñas ciudades y centros de comunas. Durante la década de 1980, China ha mostrado una creciente apertura hacia los músicos clásicos y populares occidentales.

El ambiente cultural en China es poco estable a causa de los cambios repentinos por parte de las autoridades. En 1957, durante la campaña de las `cien flores', se animó a escritores e intelectuales a exponer en público sus opiniones y proporcionar perspectivas de progreso en el gobierno para así conocer las necesidades de la población. Las críticas suscitadas por esta campaña fueron tan fuertes que inmediatamente el gobierno se volvió atrás y muchos intelectuales se vieron perseguidos por las opiniones que habían expresado. Semejantes actitudes llevaron a los artistas, escritores, compositores y cineastas de China a responder con cautela al estímulo gubernamental de una expresión cultural independiente a finales de la década de 1970 y comienzos de la siguiente.

LUGARES DE INTERÉS:

Manantiales de Tsiana:

Jinan es bien conocida por las numerosas fuentes naturales que la abastecen. Desgraciadamente algunas de éstas, que representan la principal atracción de la ciudad, han sido afectadas por la creciente necesidad de agua para usos industriales y urbanos. Jinan, como capital de la provincia de Shandong, a orillas del Huang He (Amarillo), se ha desarrollado como un destacado centro de transporte e industrial. A pesar de la importante industrialización y el desarrollo alcanzado en los últimos años, esta antigua ciudad conserva aún numerosos restos históricos. El entorno es muy apreciado por su gran belleza natural.

China

Desierto de Gobi:

En las afueras de la ciudad de Tun Huang, las dunas de arena están fuera del Desierto de Gobi. El Desierto de Gobi es el desierto más frío y septentrional del mundo. El Gobi, azotado por los vientos y localizado en una región montañosa del norte de Mongolia y China, alcanza una altitud de 1.525 m y es, fundamentalmente, árido y rocoso. Las dunas de arena son escasas; constituyen sólo el 5% de la superficie total de este desierto.

China

Montañas de Jilin:

La ciudad industrial de Jilin, situada en el alto Di'er Songhua Jiang, a unos 100 km al este de la capital provincial de Changchun, es una de las más antiguas del noreste de China. Esta ciudad fue fortificada en el siglo XVII por temor al creciente expansionismo ruso. Hasta bien entrado el siglo XX, las comunicaciones terrestres de esta región montañosa continuaban siendo deficientes. Aunque Jilin fue dañada por la ocupación soviética, después de la II Guerra Mundial, consiguió recuperarse y expandirse como un centro industrial. Actualmente su población, de más de millón y medio de habitantes, está vinculada sobre todo a las industrias madereras, la construcción y la química.

China

La ópera de Beijing y su maquillaje:

La ópera de Beijing cuenta con un rico repertorio que incluye temas históricos, tragedia, comedia, farsa, y en que se enfatiza el canto a las artes marciales. Se conservan muchas excelentes piezas que gustan al público.

Se requieren en la ópera de Beijing orquestas, de instrumentos de cuerdas, de percusión y de viento. Se emplean varios medios de expresión: el canto (Chang), la recitación (Nian), la actuación (Zuo) y la lucha (Da). El canto tiene
China
pautas fijas; sin embargo, el ritmo es rico y variado. La recitación consiste en diálogos y monólogos en dialecto de Beijing, ya sea en forma llana o musical. La actuación sigue formas estilizadas de expresión escécica y una serie de movimientos de las manos,dedos,pies y ojos como alisarse la barba, ajustarse el gorro, sacudirse una manga o una manera de caminar. Algún espectáculo es ejecutado en forma de pantomima. La actuación es en realidad una gran concentración de habilidades similares. La lucha es una magnífica demostración que combina las artes marciales y la danza. Todos los medios de expresión son capaces para manifestar los sentimientos, la sicología de diferentes caracteres bajo diversas circunstancias.

La Gran Muralla:

 

China
En los siglos VII y IV a.n.e., o sea, en los períodos de Primavera y Otoño y de los Reinos Combatientes, los principados feudales construyeron murallas defensivas en sus respectivas fronteras con el fin de protegerse de los ataques de los hunos, una de las tribus nómadas del norte de China, así como de los principados feudales vecinos. Después de la unificación de toda China, en el siglo III a.n.e., Qin Shi Huang, primer emperador de la dinastía Qin, unió las murallas aisladas exitentes en el norte, convirtiéndolas así en la Gran Muralla de Diez Mil Li. Posteriormente, la muralla fue reparada y reconstruida por numerosas dinastías. Badaling, un sector de la muralla, que actualmente frecuentan muchos turistas, fue reconstruido durante la dinastía Ming basándose en la obra original.

La Gran Muralla, que tiene una extensión total de más de 6.700 kilómetros, va desde Shanhaiguan en el este hasta Jiayuguan en el oeste. Atraviesa seis provincias y regiones autónomas y un municipio del Norte de China: Hebei, Beijing, Shanxi, Mongolia Interior, Ningxia, Shaanxi y Gansu. Si se levantara una muralla de un metro de grueso y cinco metros de alto con los ladrillos, piedras y tierra de la Gran Muralla, esa muralla daría más de una vuelta al mundo.

La Gran Muralla está compuesta de muros, pasos, atalayas y torres. En los pasos, levantados generalmente en los caminos importantes y protegidos por varios muros, se acantonaba el ejército imperial. El paso Juyongguan, una posición estratégica China
del sector de Badaling, es un punto importante de la muralla. Esta obra tiene 7 a 8 metros de altura y una base de 5 a 6 metros de ancho. Las almenas del muro tienen casi dos metros de alto, y también hay troneras para el disparo de flechas y otros proyectiles. En las cimas cercanas se levantan atalayas y torres de señales, que forman una red de comunicación militar. El sector Badaling es hoy en día un centro de atracción turística importante por su belleza. También hay otros sectores interesantes en Jinshanling, Mutianyu, Simatai y Gubeikou. Otros sitios conocidos y populares son el Paso Huangya en Tianjin, el Paso Shanhaiguan en la provincia de Hebei y el Paso Jiayuguan es la provincia de Gansu.

Después de la Liberación, el gobierno popular ha reparado y restaurado varios sectores de la Gran Muralla a fin de que se mantenga su primigenio aspecto de imponencia y grandiosidad. La Gran Muralla es hoy un puente que enlaza pueblo chino con los de otros países y regiones del mundo

Ejército de arcilla de Xi'an:

En la parte oriental de China, cerca de la ciudad de Xi'an, se encuentra un magnífico tesoro arqueológico del siglo III a.C. Arqueólogos y habitantes de la zona han excavado un ejército de terracota formado por decenas de miles de soldados, caballos y carros. Estas figuras realistas de tamaño natural fueron originalmente creadas para guardar la tumba del emperador Shi Huangdi, primer gobernante de la dinastía Qin (Ch'in).

China

RELIGIÓN:

La libertad de religión es un derecho constitucional de cada ciudadano de la República de China. Según el Ministerio del Interior, hay más de 11 millones de creyentes religiosos en el área de Taiwan. En conjunto, hay más de 16.000 templos e iglesias dispersos en la región, sirviendo las necesidades espirituales de los 21,4 millones de residentes.

Politeísta y sincrética, en la sociedad china domina el taoísmo y el budismo, pero nunca ha excluido la adición y el desarrollo de otras religiones indígenas o extranjeras. A pesar de que aparentemente cada religión postula una doctrina independiente, algunas de ellas no pueden diferenciarse estrictamente. Por ejemplo, Matsu, la Diosa del Mar, una deidad folklórica de Taiwan; y Kuanyin, la diosa budista de la Misericordia, se adoran a veces en el mismo templo. Esto revela el carácter especial de la perspectiva religiosa china, que puede acomodar simultáneamente creencias aparentemente contradictorias. Hoy, las nuevas y viejas deidades comparten la lealtad de la gente de Taiwan, y diversas religiones chinas y extranjeras coexisten una al lado de la otra.

Taoísmo
El taoísmo religioso se derivó del sistema filosófico basado en las escrituras de Lao Tzu, quien vivió en el siglo VI a.C. El y sus discípulos enfatizaron la libertad individual, el gobierno laissez-faire, la espontaneidad humana y la experiencia mística. El texto central de la filosofía taoísta es el Clásico del camino y su poder.

Los temas del taoísmo como religión se fundieron en el siglo III a.C., pero el taoísmo no se convirtió en un movimiento religioso organizado sino hasta el siglo II d.C. El objetivo fundamental del taoísmo como religión (no como filosofía) era la obtención de la inmortalidad. Según esta religión, las personas que vivían en armonía con la naturaleza llegaban a ser inmortales. Lao Tzu fue finalmente deificado como un dios taoísta que dirige un enorme panteón de inmortales. Héroes folklóricos, generales y sabios famosos constituyeron el resto del panteón una vez que alcanzaron el nivel de inmortales.

En 1995, habían cerca de 8.300 templos taoístas y un clero taoísta de 32.000 personas que satisfacían las necesidades espirituales de unos 3,85 millones de fieles taoístas en Taiwan. Dos seminarios taoístas ofrecían instrucción sobre las doctrinas y ritos taoístas.

Budismo
El budismo fue introducido en Taiwan a finales del siglo XVI. El budismo japonés se conoció en Taiwan durante el período de la ocupación japonesa varios siglos después. Desde finales de la Segunda Guerra Mundial, el budismo en Taiwan ha sido testigo del reestablecimiento de la tradición mahayana china, que hace hincapió en los códigos de moral y disciplina, y la ceremonia de ordenación; el énfasis de la educación budista y el establecimiento de institutos budistas; asó como la proselitización activa. A partir de 1980, el budismo tántrico esotérico, que se desarrolló entre los siglos II y IV d.C. en India, se ha vuelto muy popular en Taiwan.

En 1995, habían casi 4.000 templos budistas, cerca de 9.360 monjes; y 4,9 millones de budistas en Taiwan.

Confucianismo
El confucianismo es una filosofía con una función religiosa. Se llamó asó en honor a Confucio, cuyos discursos sobre el comportamiento ético han pasado de generación en generación, hasta convertirse en el marcador definitivo de las cosas "chinas". La mayoría de los chinos no identifica el confucianismo como una religión; en cambio, lo consideran una filosofía. Por esta razón, los chinos se refieren a los templos confucianistas más como salas en honor a Confucio que como lugares de adoración. Los visitantes pueden observar una elaborada ceremonia en honor a Confucio en el Templo de Confucio en Taipei. Esta se realiza todos los años con el fin de celebrar su natalicio, el 28 de septiembre, que también es el Día del Maestro en la República de China.

Religión folklórica
La mayoría de los habitantes de Taiwan son seguidores de la religión popular china, cuya teología, ritos y oficiantes están ampliamente difundidos en otras instituciones seculares y sociales. El díficil ambiente pionero de Taiwan durante los dos últimos siglos creó una fuerte necesidad por la religión, y la religión folklórica fue la elección de virtualmente todos los inmigrantes chinos de la isla. Ellos trajeron imágenes de dioses y creencias religiosas tradicionales de China continental. Mientras transplantaban su religión, la adaptaron funcionalmente a su nueva sociedad, creando algunas veces nuevos dioses y ritos para satisfacer las necesidades de seguridad y sobrevivencia. La mezcla espiritual resultante se denomina religión folklórica simplemente por comodidad. A pesar de que el número de fieles de esta religión estó disminuyendo en comparación con la población total, la cantidad de templos estó aumentando debido a los mayores recursos económicos y sociales de sus seguidores.

I-kuan Tao
Las palabras chinas I-kuan Tao pueden traducirse aproximadamente como Religión de la Unidad Unica. El nombre abarca la naturaleza del I-kuan Tao como una doctrina religiosa que no sólo se basa en las enseñanzas tradicionales chinas sino también en cada una de las principales religiones del mundo. El I-kuan Tao es una religión moderna, sincretista y es la tercera religión más popular de Taiwan. Los seguidores del I-kuan Tao siguen más o menos los rituales del confucianismo. Las ceremonias suelen realizarse en los altares familiares y sus objetivos son cultivar el carácter personal y regular las relaciones familiares, dos conceptos claves de la cultura china. En 1995, habían solamente 87 templos grandes y medianos en Taiwan, con 75.000 sacerdotes que servían aproximadamente unos 942.000 seguidores de esta religión.

Grupos religiosos independientes
Existen otros grupos religiosos independientes en Taiwan, los cuales generalmente quedan clasificados en una de las cuatro categorías siguientes: la primera incluye religiones traídas a Taiwan desde China continental como Chai Chiao, Hsia Chiao, Liísmo, y Tien Te Chiao. La segunda, religiones traídas desde países extranjeros tales como la Fe Bahai, judaísmo, mormonismo y Tenrikyo. La tercera categoría, nuevas religiones que se han desarrollado de las existentes, estó representada principalmente por la Religión del Espíritu Confuciano y Tien Dih Chiao. La cuarta categoría estó compuesta de religiones creadas en Taiwan, como por ejemplo, Hsüan-yüan Chiao.

Cristianismo
El cristianismo fue introducido en Taiwan por los holandeses en 1624. En términos de conversos, ellos aventajaban a sus competidores, los españoles, que llegaron dos años más tarde. En 1945, habían cerca de 238 iglesias protestantes y 60.000 fieles en Taiwan.

Después de que China continental cayera en las manos de los comunistas y que el Gobierno Central fuera reubicado en Taiwan en 1949, las iglesias cristianas se congregaron en Taiwan. Hoy, hay 57 denominaciones protestantes activas en la isla. Entre las que tienen mayor número de seguidores: están la Iglesia Presbiteriana, con 217.000 miembros en 1.200 congregaciones; y la Convención Bautista China, con 19.000 miembros en 190 congregaciones. Además, hay más de 810 iglesias católicas en Taiwan que sirven a 304.000 seguidores. Las iglesias independientes populares incluyen: la Verdadera Iglesia de Jesús, con 46.320 miembros; y la Iglesia de Jesucristo de los Ultimos Días, con 22.500.

Islamismo
Entre las tropas que Koxinga dirigió a Taiwan a mediados del siglo XVII se encontraba cierto número de musulmanes. Algunos encontraron un hogar permanente en Taiwan. En 1949, aproximadamente 20.000 musulmanes siguieron al Gobierno Central a Taiwan; y más tarde se formaron dos organizaciones musulmanas: la Asociación China Musulmana y la Liga Juvenil China Musulmana.

A pesar de las restricciones impuestas por el ambiente de Taiwan, se han construido recientemente tres mezquitas de estilo arábigo en Kaohsiung, Taichung y Lungkang. En Taipei, hay dos mezquitas. El tamaño de la población musulmana se ha mantenido estable en los últimos años, alcanzando los 52.000.

PERSONAJE FAMOSO:

MAO TSE TUNG:
Nacido en 1893 en Saho-Shan (provincia de Hunan). Pertenecía a una familia de pequeños propietarios y muy pronto manifestó su carácter rebelde y su pasión por la cultura, junto con un profundo interés y una notable sensibilidad por los problemas de la sociedad que le rodeaba.

China

Sus estudios, interrumpidos, unas veces por la oposición paterna y otras por su participación en las revueltas revolucionarias de su región. Más tarde se diplomó en la escuela Normal de Changsha en 1918.

A continuación se trasladó a Pekín, donde trabajó como ayudante en la biblioteca universitaria. Allí tuvo oportunidad de ampliar sus conocimientos leyendo a los filósofos alemanes, desde los anarquistas hasta Marx y Engels. Y también allí conoció a los futuros fundadores del Partido Comunista Chino: Li Tachao y Ch'en Tu-hsiu. Después de desarrollar un intenso trabajo político en Hunan, participó en shangai en el congreso de fundación del Partido Comunista Chino en 1921

En 1927 Chiang Kai-shek desencadenó una dura represión contra los miembros y simpatizantes del Partido Comunista. Mao fue detenido junto con su mujer y fue condenado a muerte. Él consiguió salvarse pero tuvo que presenciar la muerte de su esposa y de su hermana. Mao, desobedeciendo las derectrices de Stalin, se retiró a las montañas entere las provincias de Kiangsi y Hunan, con un pequeño ejército de obreros y campesinos. El Partido comunista chino amenazó con expulsarlo de los cuadros del partido. Pero Mao, indiferente a cualquier amenaza, conquistó el sur de Kiangsi y Changsha, sentando las bases de la primera República Soviética China que fue proclamada en 1931, de la que fue presidente.

En 1934 Chiang Kai-shek volvió a enfrentarse con Mao y los comunistas obligándoles a emprender la Larga Mancha desde el sureste hasta las montañas del noroeste.

En 1935 Mao asumió definitivamente la jefatura del partido. Sus dotes de estratega y de ideólogo llevaron a la victoria sobre los ocupantes japoneses y sobre el Kuomitang y reforzaron el poder de los campesinos, cuyo apoyo buscó el Partido. En 1949 Mao fue elegido presidente de la nueva República Popular China, que se asentaba, según la teoría maoísta, no en las bases de la dictadura del proletariado, sino en el bloque de las “cuatro clases revolucionarias”: proletariado, campesinos, pequeña burguesía y burguesía nacional.

En la construcción del nuevo Estado Mao se preocupó de garantizar un desarrollo equilibrado de la agricultura y la industria, asegurando a todos los chinos una casa donde vivir, y el alimento y el vestido necesarios. Sus objetivos se fueron cumpliendo gracias a la colaboración de todas las lclases sociales. En m uy pocos años china consiguió desterrar el hambre y las epidemias y empezó a adquirir el aspecto de un país moderno.

Pero dentro del partido se empezó a perfilar una batalla entre el ala industrial y la campesina. Lin consiguió arrebatar a Mao la presidencia de la República y el control de la poderosa burocracia del Partido. Mao mantuvo la presidencia del Partido y desde esta posición dirigió la batalla ideológica contra el revisionismo soviético e inició la preparación de la “revolución cultural”. Ésta se desencadenó en 1966. La mayor preocupación de Mao en esta lucha fue asegurar una continua participación política y una movilización social. Mao inició con la colaboración de Chu En-lai, un proceso de distensión y de apertura a los países occidentales que dio como resultado el ingreso de la China Popular en la ONU en 1971 y el viaje del presidente Nixon a China en 1972.

Mao muere en 1976 y se convierte en una de las figuras históricas contemporáneas clave, aunque su política comience a ser discutida por los nuevos dirigentes chinos, a través de la condena de los colaboradores más inmediatos de Mao desde 1966.

BANDERA:

China

NOTICIAS DE PRENSA:

COI no ha suspendido su trabajo para celebración de Juegos Olímpicos en Beijing

Hein Verbruggen, presidente de la Comisión Coordinadora del Comité Olímpico Internacional (COI) para los 29 Juegos Olímpicos de 2008, dirigió días atrás una carta a Liu Qi, miembro del Buró Político del Comité Central del Partido Comunista de China (PCCh), secretario del Comité Municipal de Beijing del PCCh y presidente del Comité Organizador de la XXIX Olimpiada, manifestando que el COI no ha suspendido su trabajo para la celebración de los Juegos Olímpicos en Beijing.

En su carta, Verbruggen indicó que en una reunión de la Comisión Ejecutiva del COI celebrada el día 16 de mayo en Madrid, el presidente del COI le encargó enviar un mensaje a Liu para patentizar su solidaridad con el Comité Organizador de la Olimpiada de Beijing en la lucha contra el SARS. "Sabemos que Beijing ha adoptado una postura sumamente firme para prevenir la propagación del virus, y apreciamos los esfuerzos que ustedes hacen al respecto", apostilló. Agregó que el COI está muy atento a la evolución de la epidemia, y está profundamente impresionado por el coraje manifestado por el gobierno municipal y los habitantes de Beijing.

Nuevos muertos Hong Kong:

Las autoridades sanitarias de Hong Kong han anunciado dos nuevas muertes y otros dos casos más de neumonía atípica. En China el número de afectados suma nueve más, todas ellas procedentes de la capital, Pekín. En Madrid, un ciudadano francés permanece ingresado a la espera de que se confirme si los síntomas que padece están provocados por la enfermedad.

La capital china cuenta con 2.512 casos confirmados y 172 muertes por esta enfermedad. En China, se han registrado un total de 5.322 casos y 321 muertes. Asimismo, se han registrado otros 26 casos sospechosos, once de ellos en la capital. En Hong Kong, los dos enfermos que han fallecido son una asistente de enfermería de 47 años, cuarto miembro del personal médico que fallece por la enfermedad, y otra persona que padecía ya una enfermedad crónica. Estas dos nuevas muertes elevan el balance total a 269, de entre los 1.728 contagios que se han producido en Hong Kong.

CONCLUSIÓN:

He elegido este país porque es el que mas me atrae de Asia, por su cultura y sus paisajes. También me llamo la atención por ser uno de los mas grandes, y de los mas conocidos.

Me ha encantado hacer este trabajo porque he aprendido su historia, revolución, población, educación, etc.... y he visto que este país tiene muchos lugares de interés históricos, como la muralla china o el ejército de terracota.

En general no me he encontrado problemas, aunque me los encontré a la hora de buscar algunos apartados como, personaje famoso, revolución china, gobierno.

Lo que más me ha impresionado es el ejército de terracota y la muralla china, al ser los dos únicos en el mundo.

BIBLIOGRAFÍA:

CONSULTADA:

ENCARTA 2002/3 1999 (CD`S)

3W.GUIADELMUNDO.COM

3W.CHINA.COM

LAROUSSE (CD)

DICCIONARIO ENCICLOPÉDICO (VOX)

3W.GOOGLE.COM (IMÁGENES)

UTILIZADA:

ENCARTA 2003/1998

3W.GUIADELMUNDO.COM

3W.GOOGLE.COM (IMÁGENES)

DICCIONARIO ENCICLOPÉDICO(VOX)

84