Britania

Historia. Derecho Romano. Asentamiento. Galias. Conquistas romanas

  • Enviado por: Raúl Schönthaler
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 9 páginas
publicidad
publicidad

De cómo nació el interés por conquistar Britania

Corría el año 63 antes de Cristo, en plena Roma imperial, y la lucha por el poder se había convertido en un gran conflicto que tenía a Cicerón como el futuro y posible emperador. Habiendo reprimido el golpe de estado proyectado por Catilina buscó una mejoría entre las clases sociales para así limar las ambiciones personales de los patricios.

Sin embargo Cicerón no sabía que Catilina no era la única que aspiraba llegar al gobierno del estado. Un triunvirato conformado por Pompeyo, enemigo de los patricios, Craso, poderosísimo por su abundante riqueza, y Julio César, que tenía la habilidad de un auténtico hombre militar y político, sacaron a Cicerón del escenario político quedando el triunvirato en el poder. Pero la voluntad de tres hombres tan fuertes no podía durar mucho tiempo en paz. Craso murió en la guerra contra los partos, según algunos historiadores de forma un poco sospechosa, al tiempo que Pompeyo y César comenzaban a separarse cada vez más. César estaba cosechando elogios y alabanzas por sus exitosas campañas de conquista en las Galias y Britania, cosa que Pompeyo no podía soportar.

En el año 49 antes de Cristo César decidió volver a Roma. Traía consigo una serie de victorias y conquistas, esclavos y riquezas... poder. Pompeyo, que no podía concebir que otros le aventajasen en la gloria militar, se reconcilió con la nobleza y rompió su alianza con Julio. Hecho esto se le conminó a entregar el mando de sus tropas, pero César no obedeció y llegó a las puertas mismas de Roma. Los relatos históricos cuentan que su entrada triunfal fue algo esplendoroso. Millares de soldados con sus relucientes armaduras desfilaron frente al pueblo romano. Tras ellos todos los tesoros y esclavos (entre ellos el jefe máximo de los galos, Vercingetorix) recolectados en las múltiples campañas. Pompeyo estaba perdido; tal despliegue de poder subió a César a un nivel de semidiós incombatible.

La isla misteriosa

Julio César lo había logrado, Roma ya estaba a sus pies. Su muerte, a manos de Bruto y Casio, no es relevante a los fines de este trabajo, por lo que nos quedaremos con la imagen sonriente, triunfante, y viva, de César.

Sólo a través de la astucia pudo César vencer a sus 2 adversarios en la carrera hacia el poder, ya que tanto Pompeyo como Craso tenían un mayor poder político y más riquezas.

Si alguna de sus campañas no resultaba como se esperaba, o si perdía en algún enfrentamiento con sus enemigos, ningún mensajero u noticia llegaba a Roma. Sólo de victorias se informaba a los romanos para así crear una figura heroica en Julio César. La época de los grandes imperios fue una época de mitos y héroes, de leyendas y caudillos. Alejandro Magno, Escipión el Africano, Julio César, ellos lo sabían y lo explotaron a su provecho. César engrosó su poder con el pueblo y el Senado creando una imagen de héroe, de pacificador del imperio, de conquistador del mundo.

Los galos eran adversarios temibles, muy fieros en la lucha y muy unidos. Muchos años llevaba el imperio con ellos. Habían matado, quemado, destrozado los campos y, sin embargo, no paraban de defenderse. César encontró la razón de tan fiera e inexplicable fuerza inagotable más allá del fin del continente, donde los mares llegaban a su fin y los monstruos pululaban. Una isla, una sola y gran isla ayudaba al pueblo galo. Era la isla de Britania. “La tierra, no cubierta por selva ni pantanos, aparecía verde y fértil. El clima, aunque distara de ser dulce, era parejo y saludable. Los nativos, aunque toscos, valían algo como esclavos para el trabajo más rudo del campo, las minas y aún doméstico. Se hablaba de pesquerías de perlas y también de oro”.

César la sabía habitada por la misma estirpe de los celtas y otra algo más salvaje en el Norte. Lo que no le dijeron es que los unos y los otros eran muchísimo más fieros que sus continentales parientes.

Fue así como el César abandonó su campaña en Alemania el año 55 antes de Cristo, cruzó las Galias y se embarcó rumbo a Britania. Llegó con el exiguo número de diez mil soldados (frente al medio millón que les presentaba batalla en la isla). La primera “campaña británica” no resultó muy bien ya que gran parte de la flota romana encalló por efecto de las extrañas mareas que circuncidan la isla, y los que lograron desembarcar tuvieron que librar fiera lucha contra los insulares. A César no le quedó más remedio que replegarse y esperar hasta juntar un ejército algo mayor y crear una mejor estrategia.

Un año después César volvió en gloria y majestad. Los británicos se espantaron frente a la enormidad del ejército romano. Sin embargo un líder se había levantado entre los isleños, un estratega impresionante, Casivelauno. Casivelauno ideó una serie de maniobras que pusieron en jaque durante algún tiempo a César. Finalmente se negoció la salida de la totalidad de los soldados romanos, a cambio de rehenes, tributo y sumisión. César abandonó la isla vanagloriándose y gritando a los cuatro vientos su nueva “conquista”.

El asentamiento romano en Britania

Cien años pasaron en que Britania quedó libre del yugo romano. Sólo unos cuantos comerciantes comentaban las riquezas y posibilidades que existían en la isla. En el año 41 después de Cristo, Claudio fue nombrado emperador. Tentado por sus consejeros y por la reputación militar que le traería una verdadera victoria sobre la isla fueron más que suficientes para que este organizara un ejército de veinte mil soldados, elefantes y caballería. Mandó una pequeña avanzada, comandada por Plaucio, para que cuando él llegara a la isla supiera todo lo que tuviera que saber. Plaucio se encontró con la isla en medio de un gran conflicto de sucesión lo que tenía a los británicos completamente desorganizados. Así fue como la mera avanzada venció a los isleños sin mayores contratiempos ni pérdidas. El problema fue que Plaucio hizo su trabajo demasiado bien y Claudio no tuvo donde ni a quien vencer. Había que demostrar que la presencia del emperador había sido esencial para la victoria, por lo que se buscó una batalla en la que el emperador participara y así volviera como vencedor.

Los restos del desmembrado y reducido ejército británico comenzaron a implementar una técnica de ataque muy similar a la mostrada por los vietnamitas en la guerra contra los Estados Unidos. Escondidos en pantanos y selvas (en una especie de guerrilla) se defendían de los invasores. Liderados por el príncipe Caractaco, asolaron por más de 5 años las ciudades fundadas por los romanos y provocando un pánico general, hasta que Caractaco fue traicionado y entregado a la justicia romana. Ya en Roma, y frente a Claudio y el Senado habló así:

“Si a mi alto nacimiento y distinguido rango hubiera yo añadido las virtudes de la moderación, Roma me habría mirado como un amigo más bien que un prisionero, y vosotros no habríais desdeñado la alianza con un príncipe descendiente de antecesores ilustres y que gobernaba muchas naciones. El cambio de mi suerte os da gloria a vosotros y me humilla a mí. Yo tenía armas, soldados y caballos; poseía extraordinarias riquezas; ¿ha de extrañar que no quisiera perderlas? Porque Roma aspira al dominio universal ¿han de resignarse los hombres tácitamente a la sumisión? Impedí por largo tiempo el avance de vuestras armas, y si hubiera obrado de otro modo ¿habríais tenido vosotros la gloria de la conquista y yo de la valiente resistencia? Ahora estoy en vuestras manos. Si queréis vengaros pronto, se olvidará mi destino y no recibiréis honor de hacerlo. Conservadme la vida, y quedaré hasta el fin de los tiempos como un monumento a vuestra clemencia”.

Inmediatamente después de terminado su discurso Claudio le concedió la libertad.

Pero en Britania nuevos problemas habían surgido. Debido a los constantes (e inevitables) abusos que cometía la soldadesca romana, el clan más poderoso, y hasta ese momento el más sumiso, de la isla (el Boadicea), se unió a los isleños rebeldes.

Los rebeldes se transformaron en una fuerza de defensa más grande y organizada. Cayeron sobre numerosas ciudades y batallones, dejando tras de sí un camino de sangre y muerte. Los que se había vendido al imperio eran torturados, golpeados y luego muertos, sin compasión alguna. Londres, Colchester, Saint.Albans, todas sucumbieron ante la furia de Boadicea y su ejército. Sin embargo los romanos se repusieron y vencieron a Boadicea.

Ya los británicos estaban dominados; ahora se podía avanzar y descubrir nuevas fronteras. Se avanzó hacia el Norte donde se encontraron con otra raza, los caledonios (hoy más conocidos como escoceses). Loas caledonios se teñían el cuerpo con glasto, que producía un color azul, dándoles un aspecto más aterrador en la batalla. Estos caledonios combatían con una fiereza y salvajismo tales que los romanos prefirieron retroceder y fijar la frontera algo más al sur. Ya habría tiempo para asentarse y atacar en mayor número.

Britania: Provincia romana

Con el fin de Boadicea se puso fin a la resistencia británica para con los romanos dando inicio así al asentamiento de las costumbres y política del imperio en la isla. El año era el 83 después de Cristo y la paz duraría más de trescientos años. El nivel de vida de los británicos aumentó de forma considerable (no así la población), tanto así que si se compara la comodidad, mortandad, riquezas y otros, nos encontraremos que un británico habría sido más feliz viviendo bajo la tutela romana que en la Edad Media, o inclusive en plena revolución industrial. “Había ley, había orden, había paz, calor, comida y unos hábitos de vida largamente establecidos. La población se hallaba libre de la barbarie sin haberse hundido en la molicie ni el libertinaje. Un poco de cultura se extendía hasta las mismas aldeas”. La provincia número 46 romana (esto es la de Britania) se convirtió en un modelo de dominio. Pocas provincias asimilaron tan bien el sistema de gobierno, y de vida, romano. Los soldados y esclavos británicos eran considerados de elite y la isla era una de las provincias más pacíficas.

Sólo un problema asolaba la utopía en que se había convertido Bretaña, los caledonios. Los fieros guerreros estaban causando estragos en el Norte y las líneas de defensa romanas estaban bajando al Sur alarmantemente. Adriano era el nuevo emperador y viajó personalmente en el 122 después de Cristo para inspeccionar la frontera. De inmediato se comenzaron los trabajos para construir una gigantesca línea de defensa que detuviera de una vez por todas a los caledonios; el muro de Adriano. Con 117 kilómetros de largo, parapetos de hasta 3 metros de espesor, diecisiete fuertes, ochenta castillos, 160 atalayas, un foso de 9 metros y casi veinte mil hombres como guarnición el muro cumplió su objetivo a cabalidad manteniendo, al menos por un tiempo, a los caledonios en el sector Norte de la isla.

Con el correr de los años los futuros escoceses, belicosos por naturaleza, desarrollaron tácticas y armas con el mero fin de atacar la muralla. Casi cien años habían pasado desde su construcción cuando el muro imploraba por reparaciones, las que vinieron a manos de Severo en el 208 después de Cristo. Las reparaciones fueron de tal magnitud que muchos creyeron que se había construido una muralla nueva, más larga, más gruesa y más eficaz.

Pero no sólo defensas se construyeron en Britania. Una serie de caminos que la cruzaban de cabo a cabo comenzaron a cubrir el terreno y las ciudades comenzaron a modernizarse. Los británicos estaban orgullosos de pertenecer a un imperio tan vasto y poderoso. Acogieron el derecho con un gran entusiasmo, y comenzaron a opinar sobre las decisiones que tomaba el Senado en la cada vez más cercana Roma. El derecho británico se desarrolló con una velocidad espeluznante y es, en la actualidad, el único que se separa, al menos un poco, del derecho europeo continental.

El comienzo de una nueva era

Pero el sueño romano no podía existir para siempre. 330 mil soldados contra un mundo entero no podrían sostenerse en pie por mucho tiempo, y la decadencia romana comenzó. La vulgarización de la política, el ingreso de extranjeros a importantes cargos (principalmente militares) y las continuas presiones de los pueblos aún rebeldes, vencieron a una vieja y cansada Roma el 476 después de Cristo.

Britania ya no estaba sujeta al yugo de otro pueblo (yugo del que seguramente nunca quisieron soltarse) y comenzaba así una nueva etapa. Mucho de lo hecho por los romanos fue olvidándose o sencillamente obviándose. Como ya mencionamos antes la calidad de vida bajo ostensiblemente y la Edad Media irrumpió con fuerza en la isla. Época de reyes y caballeros, de feudalismo, hambre y muerte.

Los británicos tendrían que esperar más de mil años para volver a gozar de lujos y comodidades tales como las que hubieron en su época de provincia.

 

De porque Britania no tiene tanta relevancia histórica como muchas otras provincias romanas.

Famosas son las Galias entre las conquistas romanas, así como sus incursiones en África; Egipto, Cartago, los griegos al Este, los israelitas en Asia Menor, en fin, muchos pueblos y muchas conquistas han trascendido como esenciales para comprender la época expansionista romana, se han escrito libros y los historiadores se vanagloriaban cantando las conquistas de Roma. Pero Britania nunca se ha contado entre este grupo selecto, siempre es nombrada como un dato anexo y curioso y su única importancia radica en su posterior asimilación del derecho romano para transformarlo al que rige actualmente en la isla.

El caos y la desorganización siempre han atraído sobremanera al hombre. La paz y la perfecta armonía son atractivas sólo en un principio para luego convertirse en una monotonía. Como “un mundo feliz” en que no haya errores, donde la tristeza no exista o debe ser ocultada. Sea como sea Britania fue un verdadero paradigma de provincia romana. Su asimilación del modo de vivir romano junto con su creciente estabilidad y los británicos mismos (individuos fortísimos con un gran sentido de lo cívico y lo judicial) transformaron a la isla en lo menos atractivo que se pueda imaginar. La verdadera gloria de la época pasaba por las conquistas militares y fue así como, tras la construcción del muro de Adriano “definitivo”, los emperadores se interesaron más por sus bulliciosos y bélicos vecinos germanos y galos. Provincias en guerra donde se podían lograr, o llegado el caso inventar, heroicas hazañas que elevarían el prestigio y poder de los emperadores.

Es decir que para la historia y para Roma, Britania pecó de ser demasiado buena, de lograr demasiado rápido su asimilación a la ocupación romana.

Bibliografía consultada

  • “Historia de Inglaterra y de los pueblos de habla inglesa, Tomo I”, de Winston Churchill. Ediciones Peuser, 1958.

  • “Horizonte I, Historia y Geografía”, Editorial Andrés Bello, 1995.

  • “Enciclopedia Monitor, tomos 9 y 13”. Ediciones Salvat, 1978.

Britania bajo la dominación romana; una provincia “feliz”

Winston S. Churchill, Historia de Inglaterra y de los pueblos de habla inglesa. Ediciones Peuser, 1958.

Winston S. Churchill, Historia de Inglaterra y de los pueblos de habla inglesa. Ediciones Peuser, 1958

Vídeos relacionados