Bosquejo de una Teoría de las emociones; Jean Paul Sartre

Filosofía contemporánea siglo XX. Narrativa y Psicología existencialista. Existencialismo. Fenomenología. Teoría Psicoanalista

  • Enviado por: Xxdiegoxx
  • Idioma: castellano
  • País: Bolivia Bolivia
  • 6 páginas

publicidad
cursos destacados
Iníciate con Ableton Live
Iníciate con Ableton Live
El curso da un repaso general por las órdenes y menús más básicos, para poder generar...
Ver más información

Cómo montar un Ordenador
Cómo montar un Ordenador
En este curso te guiamos de una forma muy práctica y gráfica, para que puedas realizar el montaje de tu...
Ver más información

publicidad

Bosquejo de una Teoría de las Emociones

Jean-Paul Sartre

Introducción.-

La psicología es una disciplina que pretende ser positiva, extraer sus recursos exclusivamente de la experiencia. El psicólogo se propone utilizar tan sólo 2 clases de experiencia, la que proporciona la percepción espacio-temporal de los cuerpos organizados y la que suministra ese conocimiento intuitivo de nosotros mismos llamado experiencia reflexiva. Su investigación ha de arrancar ante todo de los hechos.

La psicología no se propone definir y limitar a priori el objeto de su investigación. La noción del hombre aceptada por la psicología es totalmente empírica. El psicólogo admite que el hombre tiene emociones porque la experiencia se lo enseña, así la emoción es un accidente. Nos dedicaremos entonces, a determinar los factores de este complejo estado, aislaremos las reacciones corporales, las conductas y el estado de conciencia. A partir de ahí, podremos formular nuestras leyes y proponer nuestras explicaciones.

La teoría intelectualista establece una sucesión constante irreversible entre el estado íntimo considerado como antecedente y las transformaciones fisiológicas, consideradas como consecuentes. La teoría periférica, sólo se limita a invertir el orden de los factores.

Contra las insuficiencias de la psicología apareció la fenomenología y su fundador Husserl, que señalaba que quien empiece sus indagaciones por los hechos nunca logrará hallar las esencias, y que es preciso flexibilizar la experiencia (el principio de la fenomenología es ir a las cosas mismas, y la base de su método es la intuición eidética) y dejar un puesto a la experiencia de las esencias.

Si queremos fundar una psicología habrá que remontarse a la conciencia trascendental y constitutiva a la que llegamos mediante la reducción fenomenológica o puesta del mundo entre paréntesis. Esta conciencia es la que hay que consultar, y lo que da valor a sus respuestas es que es precisamente mía.

Una fenomenología de la emoción, la estudiará como un fenómeno trascendental puro, tratando de alcanzar y dilucidar la esencia trascendental de la emoción como tipo organizado de conciencia.

La realidad humana es nosotros mismos: “El ente cuyo análisis es nuestro problema somos nosotros mismos. El ser de este ente es mío (Heidegger).

La fenomenología es el estudio de los fenómenos no de los hechos, y por fenómenos deben entenderse lo que se muestra por si mismo, aquello cuya realidad es precisamente la apariencia. Ahora podemos comprender los motivos de la desconfianza del psicólogo hacia la fenomenología; para él, el estado psicológico es siempre un hecho y por lo tanto siempre accidental. Por el contrario para la fenomenología todo hecho humano es por esencia significativo. Significar es indicar otra cosa e indicarlo de manera que al desarrollar la significación se halle precisamente lo significado. Para el psicólogo, la emoción no significa nada porque la estudia como un hecho, aislándolo de todo lo demás. La emoción significa a su manera el todo de la conciencia, y en el plano existencial, la realidad humana. De modo general, lo que le interesa a la psicología es el hombre en situación.

1.- Las Teorías clásicas.-

W. James distingue en la emoción 2 grupos de fenómenos, los fenómenos fisiológicos y psicológicos, o estados de conciencia como él los llamaba. Para James, los estados de conciencia llamados alegría, ira, etc., no son mas que la conciencia de las manifestaciones fisiológicas. La Teoría periférica de James presentaba una gran ventaja, sólo tenía en cuenta los trastornos fisiológicos directa o indirectamente averiguables. La teoría de la sensibilidad cerebral recurre de un trastorno cortical de imposible comprobación.

Janet sólo quería tener en cuenta las manifestaciones exteriores de la emoción, es decir fenómenos psíquicos o conductas y fenómenos fisiológicos. Él hace de la emoción una conducta de desadaptación, una conducta de fracaso. Cuando la labor es demasiado difícil y no podemos mantener la conducta superior que se adaptaría a ella se mantiene una conducta inferior, que necesita una menor tensión psicológica. Esta teoría es una tesis psicológica y sigue siendo de una sencillez mecanicista.

Pero si consideramos objetivamente al individuo como un sistema de conductas, y si la derivación se hace automáticamente, el fracaso no es nada, no existe, simplemente sustituye una conducta. Para que la emoción tenga significación, la conciencia ha de intervenir y conferirle esta significación aprehendiendo la emoción como un fracaso con respecto a una conducta superior.

Wallon propone que, en el niño existe un circuito primitivo. El conjunto de las relaciones de un recién nacido ante el cosquilleo, dolor, etc., está regido por este circuito, constituyendo una primera adaptación orgánica, naturalmente heredada. Más adelante aprendemos nuevas conductas y formamos nuevos circuitos, pero ante una situación nueva y difícil, no podemos hallar la conducta adaptada conveniente, y se produce un retroceso hacia el circuito nervioso primitivo.

La ira es una solución brusca de un conflicto, una manera de cortar el nudo gordiano, se manifiesta como una evasión (P. Guillaume). La ira trata de debilitar las barreras entre lo real y lo irreal, destruir la estructura diferenciada impuesta al campo por el problema. El hombre iracundo debilita las barreras que separan las capas profundas y superficiales del yo.

La teoría fisiológica de James nos ha llevado, por su propia insuficiencia, a la teoría de las conductas de Janet, y ésta última a la teoría de la emoción-forma funcional, la cual nos remite finalmente a la conciencia.

2.- La Teoría Psicoanalítica.-

Sólo puede comprenderse la emoción buscando en ella una significación, que es por naturaleza funcional, lo cual nos lleva a hablar de una finalidad de la emoción.

Resultaría bastante fácil elaborar una teoría psicoanalítica de la emoción-finalidad.

La ira y el miedo son medios utilizados por unas tendencias inconscientes para satisfacerse simbólicamente, para romper un estado de tensión insoportable. Su característica esencial es que se la padece.

El psicoanálisis ha sido el primero en poner en relieve la significación de los hechos psíquicos, todo estado de conciencia vale por algo que no es él.

La emoción es un fenómeno de repulsa, censura, es una huida ante la revelación a punto de manifestarse, como el sueño es a veces una huida ante una decisión a tomar. Aunque la emoción no siempre será una evasión.

Para los psicoanalistas la ira es una satisfacción simbólica de tendencias sexuales, aunque también puede significar sadismo. Su interpretación concibe el fenómeno consciente como la realización simbólica de un deseo reprimido por la censura, para la conciencia este deseo no se halla implicado en su realización simbólica. Lo significado está completamente cortado del significante.

La contradicción profunda de todo psicoanálisis reside en presentar a la vez un lazo de causalidad y un lazo de comprensión entre los fenómenos que estudia. Estos 2 tipos de relación son incompatibles.

Es la conciencia la que se hace a sí misma conciencia, emocionada con vistas a las necesidades de una significación interna.

3.- Bosquejo de una Teoría Fenomenológica.-

No cabe duda de que siempre es posible cobrar conciencia de la emoción como estructura afectiva de la conciencia. La conciencia emocional, es ante todo irreflexiva y en este plano, sólo puede ser conciencia de sí misma en el modo no posicional. Y es ante todo conciencia del mundo. El hombre que tiene miedo le teme a algo. Lo que condena la emoción es una percepción, una representación, etc. La emoción vuelve a cada instante al objeto y se nutre de él. El sujeto emocionado y el objeto emocionante se hallan unidos en una síntesis indisoluble. La emoción es una determinada manera de aprehender al mundo.

Una conducta irreflexiva no es una conducta inconsciente de sí misma, su modo de ser consciente de sí misma consiste en trascenderse y aprehender sobre el mundo una especie de cualidad de cosa.

Así pues, a través de un cambio de intención, lo mismo que en un cambio de conducta, aprehenderemos un objeto nuevo o un objeto antiguo de un modo nuevo. Pero la conducta emotiva no se sitúa en el mismo plano que las demás conductas. En una palabra, en la emoción del cuerpo dirigido por la conciencia transforma sus relaciones con el mundo para que el mundo cambie sus cualidades.

El miedo pasivo se trata de una conducta de evasión, representa la brusca realización de las condiciones corporales que suele llevar consigo el paso del estado de vela al de sueño.

La huida es un desmayo fingido, que consiste en negar al objeto peligroso con todo nuestro cuerpo, trastocando la estructura vectorial del espacio en que vivimos y creando de repente una dirección potencial por el otro lado, es una forma de olvidar y de negar al objeto. El verdadero sentido del miedo es una conciencia que pretende negar un objeto del mundo exterior y que llegará hasta aniquilase a sí misma con tal de aniquilar el objeto consigo.

La tristeza pasiva de caracteriza por una conducta de postración. Relajación del nivel muscular, palidez, enfriamiento, etc., tiende a suprimir la obligación de buscar estas nuevas vías, de hacer al mundo una realidad afectivamente neutra, de descargar los objetos con fuerte carga afectiva, querer que el universo no exija nada más de nosotros y así limitar nuestra actividad. Forma un universo mortecino donde convertimos cualquier lugar en un rincón.

La tristeza activa puede adoptar muchas formas, puede considerarse como una repulsa, una conducta negativa que tiende a negar la urgencia de ciertos problemas, sustituyéndolos por otros. La crisis emocional es un abandono de la responsabilidad, la emoción de tristeza activa es una disculpa a la impotencia. Existen otras formas de tristeza activa, como que el hombre alegre se comporte como un hombre en estado de impaciencia.

La alegría es una conducta que tiende a llevar a cabo la posesión del objeto deseado como totalidad instantánea, las diversas formas de la alegría se hallan animadas y trascendidas por una intención que apunta hacia el mundo.

Pueden haber otros miedos y temores, tristezas que se manifiestan utilizando nuestro cuerpo como instrumento, cuando el miedo se convierte en ira es un miedo superado. Las conductas puras y simples no son emoción, existen además falsas emociones que sólo son conductas, la falsedad no es una característica lógica sino una cualidad existencial- Las conductas no se hallan sostenidas por nada, existen por sí solas, son voluntarias. Pero la situación es auténtica y la concebimos como exigiendo estas conductas.

La verdadera emoción va unida a la creencia. Las cualidades intencionadas sobre los objetos son aprehendidas como verdaderas. La emoción es padecida, uno no puede librarse de ella a su antojo, va agotándose por si misma pero no podemos detenerla..

La emoción no es simplemente interpretada, no es un comportamiento puro, es el comportamiento de un cuerpo que se halla en un determinado estado.

La emoción es un fenómeno de creencia, la conciencia no se limita a proyectar significaciones afectivas sobre el mundo que le rodea, la conciencia no cambia de cuerpo, se pone al nivel de las conductas. El origen de la emoción es una degradación espontánea y vivida de la conciencia frente al mundo, el trastorno del cuerpo es la creencia vivida de la conciencia en tanto que visita desde el exterior. La conciencia de la emoción está cautiva, se trasciende a sí misma por esencia.

Para conferirle cualidades a un objeto hay que dar un paso hacia el infinito, la emoción sutil es algo desagradable, admirable, reducido, superficialmente siniestro, una intuición oscura que se presenta como tal. Lo siniestro es total, profundo, hay mucha diferencia entre emoción sutil y emoción débil.

El hombre es siempre hechicero para el hombre y el mundo social es ante todo mágico, existen 2 formas de emoción, aquellas donde nosotros constituimos magia para hacer aquello que no podemos, o bien cuando el mundo nos presenta su magia repentinamente.

6