Arquitectura siglo XIX

La Iglesia de la Magdalena; Vignon. Torre Eiffel. Casa Tassel. Palau de la música catalana. La Casa Milá o la Pedrera. El edificio de la Bauhaus. Villa Savoie. Casa Kaufmann. Torre Pirelli de Milán. Ópera de Sydney

  • Enviado por: Vanessa Regueira Graña
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 40 páginas
publicidad
publicidad

LA IGLESIA DE LA MAGDALENA

CATALOGACIÓN

Obra arquitectónica de. Bartolomé Vignon (1763-1828).

Napoleón, entre los años 1806-1842, decidió levantar en París un templo cívico dedicado a la Fama, en honor de su ejército en un lugar donde se había proyectado construir una iglesia dedicada a María Magdalena. Con este propósito escogió un proyecto del arquitecto Vignon del año 1806, basado en el templo romano de la Maisón Carrée de Nimes. La construcción se prolongó hasta el año 1842 en que fue consagrado como la Iglesia de la Madeleine, perdiendo así el sentido de templo laico que le quería dar Napoleón.

Estilo: A mediados del siglo XVIII en Europa la arquitectura barroca entra en un proceso de cansancio por el recargamiento de sus formas y busca la simplicidad, el equilibrio y el reposo. Este cansancio lleva a la aparición de un estilo artístico nuevo: el Neoclasicismo.

La oposición y el cansancio hacia la arquitectura barroca, hace que se busquen los modelos en la Antigüedad Clásica: el arte romano, pero sobretodo el griego serán ejemplos a imitar, de aquí el término de Neo(nuevo) clasicismo.

Los factores que influyeron en la aparición del Neoclasicismo fueron:

  • El descubrimiento de las ruinas de Herculano y Pompeya, ciudades sepultadas por el Vesubio, que sacaron a la luz aspectos totalmente ignorados del arte romano.

  • El descubrimiento de los templos griegos de Paestum (Sicilia) que pusieron al descubierto el orden dórico griego y revolucionaron las ideas renacentistas sobre los órdenes arquitectónicos.

  • Los estudios teóricos sobre el arte de la Antigüedad que llevaron a la publicación de obras como la Historia del Arte en la Antigüedad del alemán J. Winckelmann, donde define como la suprema aspiración estética el ideal artístico clásico. Los tratadistas preconizan el ideal griego como punto de partida de toda belleza, Así pues, la arquitectura griega y romana va a ser el modelo fundamental del Neoclasicismo., con la incorporación de cúpulas y espacios circulares inspirados en el Panteón de Roma y en las grandes cúpulas del Renacimiento y del Barroco.

Cronológicamente el Neoclasicismo, se inicia en la segunda mitad del siglo XVIII y su fase culminante de expansión por toda Europa, e incluso por los EE.UU. de América, es la que va desde principios del XIX hasta 1830.

El país donde la arquitectura neoclásica se manifestó de forma más rica fue en Francia.

Análisis material

Se trata de un templo cristiano construido en piedra.

Análisis formal

  • Elementos constructivos:

  • Planta:

La planta es de cruz latina y inspirada en los modelos romanos y bizantinos.

  • Alzado:

Al igual que las soluciones constructivas de la planta, el alzado está inspirado en los modelos romanos y bizantinos.

El templo se levanta sobre un gran podium, igual que los templos clásicos. Se accede al interior mediante una escalinata que se abre a un pórtico octáctilo. El templo es períptero (está rodeado de columnas) y anfipróstilo (tiene pórticos de columnas en todos sus frentes). Sobre el podium se asientan las enormes columnas corintias (describir el orden corintio) y sobre las columnas va un entablamento (arquitrabe dividido en tres partes iguales, friso corrido y esculpido con escenas religiosas y la cornisa). El edificio se cubre a dos aguas rematado con dos frontones. En el principal destaca la escena del Juicio Final, obra del escultor Lamaire.

El exterior presenta el aspecto del templo clásico que combina aspectos característicos del arte romano (podium, escalinata de acceso, orden corintio) y del arte griego (la columnata exenta en lugar de adosada al muro). Desaparece el modelo de iglesia creado en la Edad Media, dorado de fachada vertical con dos torres laterales.

  • Estudio de las fuerzas de carga y soporte:

Es una mezcla de arquitectura adintelada ya que descansa sobre un dintel (trozo de madera o piedra u otro material que, apoyado sobre soportes, cubre un vano), y arquitrabada ya que usa la cúpula. La masa se dispone horizontalmente y da lugar a presiones que actúan verticalmente. Los soportes son las columnas y el muro.

  • Estudio de las líneas dominantes:

Es una arquitectura tectónica ya que busca un equilibrio entre líneas verticales de las columnatas y las horizontales del podium, el entablamento y la escalinata.

  • Distribución del espacio interior:

El espacio interior se divide en tramos cuadrados, separados por grandes columnas corintias y cubiertos por cúpulas sobre pechinas.

  • Estudio de la luz:

La iglesia está colocada de manera que el sol la ilumine en su totalidad.

  • Valoración estética:

El arquitecto busca la belleza clásica en el orden, el número y la proporción, dando lugar a un equilibrio y armonía.

Aproximación histórica

El Neoclasicismo fue un estilo artístico que se identificó más claramente con los ideales de la Ilustración, sobretodo porque hombres ilustrados criticaron el gusto rococó (exageración del Barroco) al considerarlo un arte sensual y frívolo, expresión de la decadencia moral y vital de la aristocracia. El arte para los ilustrados ha de contribuir a cambiar el mundo, reflejando modelos de conducta, exaltando virtudes como la abnegación, el sacrificio, la nobleza de sentimientos, la fidelidad a las propias ideas. El neoclasicismo conecta con los ideales de la revolución americana y francesa, expresados en las respectivas Declaraciones de derechos del hombre. Por esto, no es de extrañar que sea en la Francia napoleónica y en los EE.UU. de América, donde la arquitectura neoclásica tiene una influencia más importante.

Varios arquitectos comprometidos en las empresas napoleónicas para eternizar la gloria terrenal del emperador. Se trata de varios arcos de triunfo que vuelven a poner de moda la vieja costumbre romana. El más importante es el gigantesco de la Estrella, de una solo vano, es el más grande del mundo, obra de Chagrín.

LA TORRE EIFFEL

CATALOGACIÓN

La construcción de esta obra arquitectónica se encargó a Gustave Eiffel. Se trata de un monumento emblemático que representara el triunfo de la técnica en el mundo moderno. Fue construida en París en los años 1887-1889 para la Exposición Universal del mismo año 1889, año en el que se celebraba el centenario de la Revolución Francesa.

Estilo:

Pertenece a la Arquitectura del hierro y de los nuevos materiales. Su característica fundamental es que da importancia primordial a la búsqueda de soluciones técnicas para nuevos problemas constructivos (puentes, naves industriales, etc.), basadas en la utilización de materiales innovadores, puestos al alcance de los constructores por la revolución industrial. La escuela de Chicago, a finales del siglo XIX, representa la consagración de los nuevos materiales y de las nuevas técnicas, e inicia el movimiento moderno en la arquitectura.

La utilización del hierro como elemento fundamental en las estructuras constructivas se inicia en la construcción de puentes y estaciones de ferrocarril. Pero pronto se descubren las grandes posibilidades que ofrece para cualquier tipo de construcciones. Son los ingenieros, formados en un espíritu utilitario, quienes introducen los nuevos materiales, mientras los arquitectos tradicionales continúan considerándose creadores de belleza, preocupados sólo por la forma.

El gran triunfo de la arquitectura del hierro y del cristal llega con la celebración de las Exposiciones Universales, grandes muestras creadas para exaltar las conquistas de la industria, el comercio y las artes. La primera de estas exposiciones se celebró en Londres en el año 1851 para la cual el arquitecto Joseph Paxton diseñó el Crystal Palace.

Para la Exposición Universal de París de 1889, se crearon dos edificios importantes: La galería de las máquinas, por Dutert y Conttancin, y La Torre Eiffel.

Análisis material

Se trata de un edificio emblemático. Está hecho de acero. Está bien acabada.

Análisis formal

  • Elementos constructivos:

Tiene 300 metros de altura. Se iergue sobre cuatro enormes pies, unidos por estructuras arqueadas que recuerdan los ojos de los puentes de hierro que eran la especialidad de Eiffel. En los arcos de unión de los pies hay una clara idea decorativista, con una ornamentación trenzada. La torre se desarrolla con una gran verticalidad, ya que a partir de la primera plataforma, el trazado piramidal produce un estrechamiento muy pronunciado que acentúa la sensación de verticalidad. Es una estructura abierta lo que resalta la función estética de la torre, porque es toda ella la que se recorta en el cielo, no sólo la silueta y el volumen interior; así transmite una sensación de ligereza que no se corresponde con su peso real.

La torre es una construcción sin ninguna otra función que la de hacer visible los elementos de su propia estructura. Se convierte en un símbolo de modernidad que se levanta por encima de los símbolos tradicionales como las torres de Notre Dame o la Cúpula de los Inválidos. Es un monumento carente de contenido conmemorativo: no celebra ninguna victoria ni hecho del pasado, sino el éxito del presente y del futuro. La función pierde importancia y son los elementos puramente constructivos los que prevalecen: estructuras de piezas de hierro entrelazadas, el cálculo de la dilataciones del metal y e las tensiones, etc.

La torre afianza el triunfo de los técnicos, de los ingenieros, sobre los arquitectos; no obstante, la audacia constructiva y la decoración aplicada se puede considerar un antecedente del Art Nouveau.

La mayoría de los intelectuales y artistas del momento criticaron la torre, con excepciones del pintor Seurat; en cambio, para muchos pintores de las primeras décadas del siglo XIX fue un objeto de experimentación formal y la convirtieron en protagonista de sus obras: Robert Delaunay, Mar Chagall, etc.

Aproximación histórica

El siglo XIX es el siglo de la industrialización y de la primera gran explosión demográfica en Europa y América del Norte. Esto plantea unas necesidades constructivas nuevas: redes ferroviarias, puentes, edificios industriales, etc. Es necesario construir mucho, deprisa y a precios bajos. Estos nuevos problemas piden soluciones nuevas, basadas en los nuevos materiales que la misma industria proporciona.

LA CASA TASSEL

CATALOGACIÓN

Obra arquitectónica con la que se inicia el modernismo. Fue construida en Bruselas entre 1882-1883 por el arquitecto más importante de Bruselas es Victor Horta (1861-1947).

Estilo:

El Modernismo fue un movimiento artístico que se inició en Europa hacia 1890, alcanzó su apogeo hacia finales del siglo XIX, y concluyó más o menos hacia 1905 en Europa. Hacia 1914 se inició en España. Nace en Bruselas y se difundió rápidamente por Francia (Art Nouveau), por Inglaterra (Modern Style), por Alemania (Jugendstil), por Austria (La Secesion), por Italia (El Liberty) y por España (Modernismo).

El Modernismo es un movimiento de ruptura que dará origen al arte moderno de los “ismos”. Se le considera un movimiento de ruptura porque trata de acabar con las ideas y las formas antiguas que predominan en el arte. Busca una nueva forma y un nuevo espacio que la técnica y la industria estaban consolidando ostensiblemente.

Es común a todas las tendencias modernistas: la no referencia a los modelos antiguos, el deseo de acabar con la distinta valoración entre artes mayores (arquitectura, pintura y escultura) y la artes menores o “aplicadas” (decoración, vestuario, muebles, etc.) y la búsqueda de una funcionalidad decorativa.

Los orígenes del modernismo los podemos encontrar en los siguientes hechos:

  • En las Arts and Crafts (artes y oficios) de William Morris, artista de mediados del siglo XIX, animado por un ideal socialista y filosófico. Defendió un arte accesible a todo el mundo, por eso huyó de la pintura elitista y preconizó la necesidad de crear un arte que atribuyera valor estético a los objetos de la vida cotidiana. Piensa que el maquinismo, al llenar el merado con productos fabricados en serie, acaba con la iniciativa creadora, por lo tanto, creía conveniente exaltar la actividad artesanal y ennoblecer artísticamente al objeto de uso común, elevándolo a la categoría de arte. Vincula así el arte a la vida cotidiana. También da gran importancia a la decoración que puede acompañar a la arquitectura y a la artesanía.

  • En la línea serpenteante, ondulante que tiene sus antecedentes en la rocalla del rococó. Las formas curvilíneas y llenas de ornamentación, ensayadas en las artes artesanales, penetraron en 1890 en la arquitectura.

  • En las influencias del arte japonés y en los vidrios chinos.

Las características de la arquitectura modernista son: preocupación por la ornamentación y decoración. Es ante todo una decoración vegetal, la decoración acaba por ocultar el verdadero significado de la obra. La utilización de la línea curva, retorno al arte gótico. El muro pierde función de soporte y solo sirve para cierra el edificio. Utilización de los nuevos materiales hasta las últimas consecuencias. Inspiración en las formas y los procesos naturales. El edificio se concibe como un organismo vivo plenamente coherente en todas sus partes.

Análisis material

Se trata de una arquitectura doméstica. Está construida con hierro, piedra, cerámica, madera y cristal. El hierro está utilizado tanto en las estructuras como en la decoración.

Análisis formal

Elementos constructivos:

  • Planta:

Es una casa adosada, levantada en un terreno muy estrecho y alargado, poco apropiado para la innovación. A pesar de esto, la utilización de los soportes de hierro permite eliminar los muros de carga y, disponer de un espacio diáfano que se distribuye con libertad.

  • Estudio de la distribución interior, alzado, fuerza de carga y soportes, y valoración estética:

Destaca el vestíbulo octogonal que da paso a la escalera, al pie de la cual se levanta una columna de hierro exenta, con una serie de ramificaciones en la parte superior, como los tallos de una parra, que forman el soporte de las vigas de hierro. Desde el capitel de la columna de hierro aparecen unas bandas en forma de planta que se extienden por todo el espacio. Su ritmo se completa con los canecillos y la decoración que trepa por la escalera a modo de barandilla, por el techo e incluso por los mosaicos del suelo como anillos de agua que se expanden, partiendo de un centro. Una novedad llamativa de esta construcción es dejar al aire los soportes metálicos, tanto en las habitaciones como en las fachadas. Estas estructuras metálicas permiten prescindir de los gruesos muros de carga, facilitando la construcción de unidades espaciales abiertas, unas junto a otras y una nueva ordenación del espacio.

Los muros son arqueados al trasladar la estructura interior al exterior, lo que hace que las paredes centrales aparezcan abombadas en la parte central. El hierro aparece en las vigas y en las rejas.

  • Líneas dominantes:

Las formas que predominan son las curvas, las onduladas que crean una sensación de movimiento, cambio, libertad y fantasía. Buscan el placer que proporciona la integración de la belleza y el bienestar. Parece que la naturaleza ha sido trasplantada a este cálido interior. La utilización de las formas naturales con elementos florales crean un ambiente de elegancia.

  • Estudio de la luz:

Una luz ilumina suavemente la rica policromía de la decoración.

Aproximación histórica

El siglo XIX es el siglo de la industrialización y de la primera gran explosión demográfica en Europa y América del Norte. Esto plantea unas necesidades constructivas nuevas: redes ferroviarias, puentes, edificios industriales, etc. Es necesario construir mucho, deprisa y a precios bajos. Estos nuevos problemas piden soluciones nuevas, basadas en los nuevos materiales que la misma industria proporciona.

PALAU DE LA MÚSICA CATALANA

CATALOGACIÓN

Obra arquitectónica realizada por Lluís Domènech i Montaner. Fue construido entre los años 1905-1908 pero fue remodelado entre 1982-1989 por Óscar Tusquets. Fue edificado como sede del Orfeó Català y sala de conciertos en Barcelona. Esa fundación le dio un carácter y una función de símbolo del catalanismo representado por una de sus instituciones más emblemáticas como es el Orfeón.

Estilo:

El Modernismo en Cataluña fue un movimiento artístico que se inició en Europa hacia 1890, alcanzó su apogeo hacia finales del siglo XIX, y concluyó más o menos hacia 1905 en Europa. Hacia 1914 se inició en España. Nace en Bruselas y se difundió rápidamente por Francia (Art Noveau), por Inglaterra (Modern Style), por Alemania (Jugendstil), por Austria (La Secesion), por Italia (El Liberty) y por España (Modernismo).

El Modernismo es un movimiento de ruptura que dará origen al arte moderno de los ismos. Se le considera un movimiento de ruptura porque trata de acabar con las ideas y las formas antiguas que predominan en el arte. Busca una nueva forma y un nuevo espacio que la técnica y la industria estaban consolidando ostensiblemente.

Es común a todas las tendencias modernistas: la no referencia a los modelos antiguos, el deseo de acabar con la distinta valoración entre artes mayores (arquitectura, pintura y escultura) y la artes menores o “aplicadas” (decoración, vestuario, muebles, etc.) y la búsqueda de una funcionalidad decorativa.

Los orígenes del modernismo los podemos encontrar en los siguientes hechos:

  • En las Arts and Crafts (artes y oficios) de William Morris, artista de mediados del siglo XIX, animado por un ideal socialista y filosófico. Defendió un arte accesible a todo el mundo, por eso huyó de la pintura elitista y preconizó la necesidad de crear un arte que atribuyera valor estético a los objetos de la vida cotidiana. Piensa que el maquinismo, al llenar el merado con productos fabricados en serie, acaba con la iniciativa creadora, por lo tanto, creía conveniente exaltar la actividad artesanal y ennoblecer artísticamente al objeto de uso común, elevándolo a la categoría de arte. Vincula así el arte a la vida cotidiana. También da gran importancia a la decoración que puede acompañar a la arquitectura y a la artesanía.

  • En la línea serpenteante, ondulante que tiene sus antecedentes en la rocalla del rococó. Las formas curvilíneas y llenas de ornamentación, ensayadas en las artes artesanales, penetraron en 1890 en la arquitectura.

  • En las influencias del arte japonés y en los vidrios chinos.

Las características de la arquitectura modernista son: preocupación por la ornamentación y decoración. Es ante todo una decoración vegetal, la decoración acaba por ocultar el verdadero significado de la obra. La utilización de la línea curva, retorno al arte gótico. El muro pierde función de soporte y solo sirve para cierra el edificio. Utilización de los nuevos materiales hasta las últimas consecuencias. Inspiración en las formas y los procesos naturales. El edificio se concibe como un organismo vivo plenamente coherente en todas sus partes.

I.2.- Análisis material

  • Tipo de edificio: Arquitectura civil

  • Tipo de material: Construida con piedra, hierro, vidrio y cerámicas.

  • Tipo de talla:

I.3.- Análisis formal

  • Elementos constructivos:

  • Planta, alzado, fuerzas de carga, elementos de soportes, distribución del espacio interior, valoración estética, luz y valoración estética:

Sobre un solar irregular, Domènech construyó una caja de cristal, utilizando una estructura que concentra las cargas en puntos muy concretos lo que permite prescindir de la función de soporte de los muros, con unas soluciones que parecen estar inspiradas en las estructuras góticas pero con la utilización del hierro.

El elemento central es la gran sala de conciertos, en donde el escenario, el patio de butacas y las lonjas se integran en un todo orgánico. El arco de la boca del escenario desaparece y queda sólo sugerido por dos conjuntos escultóricos de Pau Gargallo que representan respectivamente la música popular (un busto de Clavé) y la música culta (Beethoven) Al fondo del escenario unas figuras femeninas destacan sobre el muro; las figuras que tocan diversos instrumentos, con bustos esculpidos completados con mosaicos. Otro elemento notable es el gran cristal del techo a modo de gran lámpara que filtra la luz natural.

En el exterior destaca un grupo escultórico de Miguel Blay, situado en la fachada, que es una alegoría de la música catalana representada por una figura femenina protegida por Sant Jordi.

Las formas orgánicas, el colorido, los mosaicos y la luz rezuman una gran influencia del mundo oriental, una arquitectura hedonística que trata exaltar todo aquello que agrada a los sentidos.

I.4.- Aproximación histórica

En Cataluña, el Modernismo es un movimiento fuertemente enraizado y que ha dotada de personalidad propia a muchas ciudades del país. La burguesía industrial próspera, culta y nacionalista de finales del siglo XIX, da soporte a la arquitecturas modernistas porque sus obras satisfacen tres condiciones básicas que explican su éxito en Cataluña:

  • Enlaza con la tradición del Gótico nacional de los siglos XIV y XV

  • Satisface las aspiraciones de modernidad de la burguesía por sus innovaciones técnicas y estéticas.

  • Es un arte refinado que permite a la burguesía hacer ostentación de su riqueza y su buen gusto.

  • Otra figura relevante del modernismo catalán es Josep Puig i Cadafalch, arquitecto que reinterpreta el gótico con un lenguaje propio que puede verse en sus obras más conocidas como la Casa Amatller al Passeig de Gràcia de Barcelona. Al igual que Domènech fueron hombres comprometidos con los asuntos públicos de su època, muy al contrario que Antonio Gaudí, el genio solitario.

    LA CASA MILÁ O LA PEDRERA

  • OBRA ARQUITECTÓNICA

  • I.I.- Catalogación

    • Obra arquitectónica: La Casa Milá o la Pedrera.

    • Autor: Por encargo de la reusenca Roser Segimon de Milà al arquitecto A. Gaudí. Nació en Reus en una familia de forjadores del hierro. Desde pequeño aprendió el oficio artesanal del trabajo del hierro. Se formó como arquitecto en Barcelona, donde llevó a cabo la mayor parte de su obra. En ésta podemos destacar varias etapas:

    1ª) Etapa de eclecticismo francés: a la que pertenece la cascada del Parque de la Ciudadela de Barcelona.

    2ª) Etapa mudejar u oriental: se descubren unas estructuras de tipo gótico o islámico con una decoración naturalista. Hay utilización de elementos orientales (azulejos, celosías, colores que le sirven para formar ambientes misteriosos). Pertenecen a esta etapa la Casa Manuel Vicens en Barcelona y el Palacio Güell (calle Conde del Asalto).

    3ª) Etapa goticista: aparece el culto a la arquitectura medieval, sobre todo al gótico. De esta etapa son el Palacio Episcopal de Astorga, la Casa de los Botines en León, y la Casa Calvet (calle Caspe nº 52).

    4ª) Etapa de madurez: es la aplicación plena del modernismo. Pertenecen a esta etapa el Parque Güell, la Casa Batlló y la Casa Milá o la Pedrera.

    • Fecha: Se construyó entre 1906-1910.

    • Lugar: Està situada en el Passeig de Gracia de Barcelona nº 92 y ocupa parte de una de las islas de l'Eixample, en la cantonada con la calle Provenza 6.

    • Estilo:

    El Modernismo en Cataluña fue un movimiento artístico que se inició en Europa hacia 1890, alcanzó su apogeo hacia finales del siglo XIX, y concluyó más o menos hacia 1905 en Europa. Hacia 1914 se inició en España. Nace en Bruselas y se difundió rápidamente por Francia (Art Noveau), por Inglaterra (Modern Style), por Alemania (Jugendstil), por Austria (La Secesion), por Italia (El Liberty) y por España (Modernismo).

    El Modernismo es un movimiento de ruptura que dará origen al arte moderno de los ismos. Se le considera un movimiento de ruptura porque trata de acabar con las ideas y las formas antiguas que predominan en el arte. Busca una nueva forma y un nuevo espacio que la técnica y la industria estaban consolidando ostensiblemente.

    Es común a todas las tendencias modernistas: la no referencia a los modelos antiguos, el deseo de acabar con la distinta valoración entre artes mayores (arquitectura, pintura y escultura) y la artes menores o “aplicadas” (decoración, vestuario, muebles, etc.) y la búsqueda de una funcionalidad decorativa.

    Los orígenes del modernismo los podemos encontrar en los siguientes hechos:

    • En las Arts and Crafts (artes y oficios) de William Morris, artista de mediados del siglo XIX, animado por un ideal socialista y filosófico. Defendió un arte accesible a todo el mundo, por eso huyó de la pintura elitista y preconizó la necesidad de crear un arte que atribuyera valor estético a los objetos de la vida cotidiana. Piensa que el maquinismo, al llenar el merado con productos fabricados en serie, acaba con la iniciativa creadora, por lo tanto, creía conveniente exaltar la actividad artesanal y ennoblecer artísticamente al objeto de uso común, elevándolo a la categoría de arte. Vincula así el arte a la vida cotidiana. También da gran importancia a la decoración que puede acompañar a la arquitectura y a la artesanía.

    • En la línea serpenteante, ondulante que tiene sus antecedentes en la rocalla del rococó. Las formas curvilíneas y llenas de ornamentación, ensayadas en las artes artesanales, penetraron en 1890 en la arquitectura.

    • En las influencias del arte japonés y en los vidrios chinos.

    Las características de la arquitectura modernista son: preocupación por la ornamentación y decoración. Es ante todo una decoración vegetal, la decoración acaba por ocultar el verdadero significado de la obra. La utilización de la línea curva, retorno al arte gótico. El muro pierde función de soporte y solo sirve para cierra el edificio. Utilización de los nuevos materiales hasta las últimas consecuencias. Inspiración en las formas y los procesos naturales. El edificio se concibe como un organismo vivo plenamente coherente en todas sus partes.

    I.2.- Análisis material

    • Tipo de edificio: Es una arquitectura doméstica.

    • Tipo de material: Está hecha en piedra y ladrillo en la que ya se utilizan los materiales nuevos como el hierro, el vidrio y las cerámicas pintadas. La piedra presenta un tipo de talla granulosa lo que le otorga una consistencia casi geológica. La combinación de los bloques de piedra con formas vagamente orgánicas y el hierro de los balcones, crean una fuerza expresiva tan fuerte, que ha hecho ver a algunos autores (Oriol Bohigas) un antecedente de la arquitectura expresionista. Gaudí utiliza la piedra con una intencionalidad escultórica de la misma manera que lo harán los expresionistas con el hierro.

    • Tipo de talla:

    I.3.- Análisis formal

    • Elementos constructivos:

    • Planta:

    La distribución del espacio en la planta se hace de manera totalmente libre y caprichosa, organizando el edificio con formas irregulares en torno a dos patios desiguales que Gaudí convierte en auténticas fachadas interiores. Los patios son amplios y originalmente estaban decorados con pinturas al fresco. Ha roto con el concepto de simetria tradicional en la organización de la planta. Este juego caprichoso en la organización de la planta es posible por la utilización de un sistema constructivo sumamente audaz y avanzado para su época: la sustitución de los muros de carga por estructuras de hierro permite concentrar todo el peso en unos puntos concretos e introducir la línea curva en el diseño de la planta, dando una sensación de movimiento, transmitiéndose a todos los pisos y a todo el alzado. Las formas que definen la planta son curvas, es un planta en movimiento. El proyecto primitivo de Gaudí introducía en la planta una rampa que, desde el garaje, permitía subir con los vehículos hasta los pisos superiores. La gran cantidad de espacio que tenía que ocupar la rampa hizo que se renunciara al proyecto.

    • Alzado:

    El edificio se aguanta sobre pilares, estructuras que elimina la necesidad de muros de carga y que permite una distribución libre de los dinteles y de las oberturas grandes de la fachada. La estructura es básicamente de hierro pero los pilares combinan otros materiales como el ladrillo y la piedra. Cada piso se abre a la fachada exterior y a uno de los patios, de manera que la luz y la ventilación están aseguradas.

    La fachada, hecha con bloques de piedra de formas onduladas, que fueron cuidadosamente proyectadas y talladas a pie de obra (de aquí el nombre popular de la Pedrera), es una estructura autónoma que se podría aguantar por ella misma, se une al cuerpo del edificio por un sistema de tirantes y vigas de hierro. Presenta una gran unidad plástica y un gran movimiento ya que las hileras de balcones se ondulan hacia dentro y hacia fuera. Las barandillas de hierro de las ventanas están trabajadas en hierro forjado con formas orgánicas y imitan algas marinas sobre rocas y arenas de la playa. Las formas que presenta la fachada en su conjunto son orgánicas: dan la sensación de las olas del mar que rompen una estructura pétrea, en una continuidad natural con los macizos y las montañas de Cataluña.

    Las ventanas que se abren en la fachada son muy numerosas y con gran magnitud, y presentan formas onduladas y remates curvos, dando sensación de movimiento y unidad plástica.

    En la parte superior de la fachada podemos leer la inscripción: Ave-Gratia-M-plena-Dominus, situada al lado de una rosa simbólica que para Gaudí tenía mucha importancia. El edificio tenía que estar coronado por una imagen de la Mare de Déu del Roser que nunca llegó a esculpirse.

    La terraza es otro elemento fundamental de la obra. Encontramos un verdadero bosque de formas orgánicas: las cajas de los ascensores y de las calderas, así como el depósito de agua adquieren formas escultóricas, como de grandes guerreros vigilantes que tenían que escoltar un gran grupo escultórico de la Mare de Déu del Roser y los Arcágeles. Los hechos de la Semana Trágica de 1909 fueron, probablemente la causa de que los propietarios renunciasen a culminar el edificio con este símbolo religioso. Las chimeneas se agrupan enroscándose helicoidalmente, de manera que el aire gira y facilita la expulsión del humo. Éstas al igual que las oberturas de ventilación, adoptan formas fantásticas que son un enigma. Se han dado varias interpretaciones: figuras islámicas (relación con la tradición de moros y cristianos), formas pétreas procedentes del paraje Fra Guerau, de Montserrat. Algunas chimeneas están recubiertas de trozos de botellas de cava, lo que anticipa el arte póvera del siglo XX. El desván es una cámara aislante para los otros pisos. Está cubierto con bóveda de arcos parabólicos (270), todos diferentes y que absorben los pesos laterales.

    El interior. Gaudí cuida la estética y la función. Él y sus ayudantes diseñaron los techos de las habitaciones y una buena parte del mobiliario con líneas ondulantes. Los objetos útiles se convierten en bonitos y en obras de arte.

    I.4.- Aproximación histórica

    En Cataluña, el Modernismo es un movimiento fuertemente enraizado y que ha dotada de personalidad propia a muchas ciudades del país. La burguesía industrial próspera, culta y nacionalista de finales del siglo XIX, da soporte a la arquitecturas modernistas porque sus obras satisfacen tres condiciones básicas que explican su éxito en Cataluña:

  • Enlaza con la tradición del Gótico nacional de los siglos XIV y XV

  • Satisface las aspiraciones de modernidad de la burguesía por sus innovaciones técnicas y estéticas.

  • Es un arte refinado que permite a la burguesía hacer ostentación de su riqueza y su buen gusto.

  • Otra figura relevante del modernismo catalán es Josep Puig i Cadafalch, arquitecto que reinterpreta el gótico con un lenguaje propio que puede verse en sus obras más conocidas como la Casa Amatller al Passeig de Gràcia de Barcelona. Al igual que Domènech fueron hombres comprometidos con los asuntos públicos de su època, muy al contrario que Antonio Gaudí, el genio solitario.

    EL EDIFICIO DE LA BAUHAUS

  • OBRA ARQUITECTÓNICA

  • I.I.- Catalogación

    • Obra arquitectónica: El edificio de la Bauhaus.

    • Autor: Walter Gropius.

    • Fecha: Año 1926.

    • Lugar: Construida como sede de la propia Bauhaus en la localidad alemana de Dessau, cuando se abandonó la sede de Weimar.

    • Estilo:

    El Racionalismo es, sin duda, el movimiento arquitectónico que más claramente ha marcado la actividad constructora de todo el siglo XX. Se desarrolla entre 1920 y 1933, y su precedente lo encontramos en la Escuela de Chicago, sobretodo en la obra de Sullivan que defendía que el interés principal de la arquitectura es su funcionalidad y que la forma ha de estar, po tanto, supeditada a la función. En Europa el funcionalismo está relacionado con las vanguardias artísticas, especialmente con el Neoplasticismo de Van Doesburg y Mondrian, pero el gran impulso de la nueva forma de construir vino de la Escuela de la Bauhaus.

    La Bauhaus o casa de la construcción se fundó el año 1919 en Weimar, capital de la nueva república de Alemania, como el resultado de la fusión de la escuela de Bellas Artes y la Escuela de Arquitectura: La escuela funcionó entre 1919 y 1924 en Weimar, y entre 1925 y 1933 en Dessau. Aquel año los nazis cerraron la Bauhaus, dirigida entonces por el arquitecto Ludwing Mies Van der Rohe, al considerarla un nido de bolcheviques. Su primer director fue Walter Gropius (1883-1869) que aspiraba a superar el divircio entre el trabajo artesanal y la producción industrial.

    De los talleres de la Bauhaus saldrán todo tipo de diseños funcionalistas para las viviendas (muebles, papeles pintados, lámparas, tejidos que todavía hoy son punto de referencia de los diseñadores más avanzados) La Bauhaus hizo dos aportaciones fundamentales:

  • En el sistema de enseñanza. Realizó un método revolucionario: en un ambiente de completa dedicación, casi monástica, los alumnos tenían que hacer curso previo y, posteriormente, debían de superar tres cursos en los que se combinan el trabajo manual en los talleres con el diseño y el estudio de los procesos de la producción industrial. Muchos de los profesores de la Bauhaus fueron artistas pioneros que, en gran parte, configuraron toda una estética del funcionalismo: Wassili Kandinsky, Paul Klee, Walter Gropius, Mies Van der Rohe.

  • En el diseño del mismo edificio de la Bauhaus en Dessau, construido por Walter Gropius en 1926.

  • I.2.- Análisis material

    • Tipo de edificio: Edificio escolar y de industrial.

    • Tipo de material: Se construyó con hormigón, ladrillo, acero y cristal.

    • Tipo de talla:

    I.3.- Análisis formal

    • Elementos constructivos:

    • Planta:

    Es rectangular, organizada en tres volúmenes. La planta carece de simetría. Se rompe con el principio de fachada única y se huye de la alineación sobre un eje único que en la arquitectura tradicional era una exigencia. A partir de ahora, serán válidos todos los puntos de vista desde donde se observe el edificio.

    • Alzado:

    Está organizado en tres bloques que corresponden a las diferentes funciones. En el central se encuentra la entrada y el bloque de talleres, como era el espacio destinado a los talleres de los artistas, es el que necesitaba más luz y por eso, se le rodeó de un muro de vidrio que le daba una gran transparencia. Se podía construir un muro de cristal porque estaba libre de toda función de soporte. Las cristaleras, ininterrumpidamente extendidas a todos los pisos, descansan y se separan los elementos de soporte sobre los elementos de relleno. Por el contrario, en el Pabellón dedicado a residencia y a espacios comunitarios (teatro, gimnasio y otros), el muro dominaba sobre la abertura. Es este hay una pequeña torre de los apartamentos para los estudiantes y los profesores que se comunica con los talleres mediante un edificio bajo donde se ubica la sala de reuniones y la cantina. Al norte, se encuentra el edificio de las aulas que se comunica con el bloque central a través de un cuerpo elevado (a modo de puente) sobre la calle de acceso. Los diferentes bloques se distinguen por el diferente tratamiento que se hace del muro. La fachada de los talleres es una superficie de vidrio que deja ver el espacio interior, mientras que los muros de las aulas se articulan con bandas de ventanas horizontales, y la torre de apartamentos se resuelve con aberturas individualizadas. Los volúmenes se definen por planos rectangulares dispuestos en las tres direcciones del espacio, así el espectador que se paseaba por edificio percibía diferentes perspectivas, disfrutaba de una variedad de puntos de vista, como si de un cuadro cubista se tratara. Se intenta fusionar el interior con el exterior.

    • Formas:

    Son ligeras. Predomina el vacío sobre el muro. Las formas son paralepípedas (cúbicas), y siguen a las estructuras rectas. Predominan las líneas horizontales y las verticales que se cortan ortogonalmente, formando ángulos rectos. La horizontalidad queda contrarrestada con la verticalidad de la torre de apartamentos. Son formas simples, alargadas y desmaterializadas al sustituirse el muro por el cristal en gran parte de la obra. Rechaza cualquier tipo cualquier elemento ornamental.

    Las soluciones de la Bauhaus estaban pensadas para estandarizar los principios constructivos a gran escala porque quería que las nuevas técnicas constructivas también beneficiasen a las clases trabajadores con el fin de mejorar su cualidad de vida.

    Walter Gropius quería hacer de este edificio un manifiesto de una método racional de diseño. Su influencia fue tan grande que creó un “estilo Bauhaus” que contribuyó fuertemente a crear el lenguaje del racionalismo, que después de la Segunda Guerra Mundial, se extendió por todos los continentes.

    I.4.- Aproximación histórica

    La arquitectura del siglo XX se verá influenciada por el fuerte cambio que experimentan las ciudades como grandes aglomeraciones humanas, por la universalización de los fenómenos culturales y por las nuevas corrientes arquitectónicas que aparecen.

    En primer lugar, la industrialización ha acelerado los procesos de concentración de la población y ha dado lugar a una disminución constante de la población rural en beneficio de la población urbana. Las grandes ciudades y conurbaciones albergan (tanto en el mundo desarrollado como en el Tercer Mundo) millones de personas. Esto supone un crecimiento importante de la planificación urbanística y de los servicios públicos esenciales para hacer posible la vida en estas ciudades. Como consecuencia de esto, los tipos de edificios se han diversificado. En las ciudades contemporáneas adquiere importancia la construcción de fábricas, oficinas, almacenes, mercados, puentes, puertos, museos, universidades, escuelas, bibliotecas, teatros, estadios de fútbol, polideportivos, hospitales, ministerios, sedes de organismos internacionales, pero la construcción más abundante es la destinada a la vivienda.

    Para satisfacer esta demanda arquitectónica tan amplia y variada, ha sido fundamental la utilización de los materiales fabricados industrialmente en grandes cantidades y a precios asequibles: el hormigón armado, el hierro, el acero, el vidrio, las fibras plásticas, juntamente con los clásicos (piedra, madera, ladrillo) y, en el mismo sentido, las nuevas técnicas de construcción: elementos prefabricados y modulares, sistemas de montaje, cálculos de estructuras, etc.

    Otro hecho clave de la arquitectura del siglo XX es la universalización. Desde 1928 se celebran los Congresos Internacionales de Arquitectura Moderna (CIAM), que han contribuido a la difusión de las nuevas tendencias, juntamente con el desarrollo de los medios de comunicación. Así, se pueden encontrar planteamientos muy similares en Tokio, Los Ángeles o Barcelona, además las grandes obras públicas y las grandes operaciones urbanísticas se hacen mediante concursos internacionales a los que concurren los principales estudiosos de arquitectura de todo el mundo. Nos encontramos lejos del localismo de otras épocas: recordemos los trabajos del catalán Ricardo Bofill en París, el Palau de Sant Jordi de Barcelona, obra del japonés Isozaqui o el Museo Guggenheim de Bilbao del norteamericano. Ghery.

    Por lo que respecta a la evolución de la arquitectura del siglo XX, se puede hablar de una fase inicial en la que predominan los estilos de finales del siglo XIX. A partir del periodo de entre guerras, se define el que será el movimiento fundamental de la arquitectura del siglo XX, el llamado Racionalismo o Funcionalismo. Se va a difundir por Europa y América, y sus formas se van a repetir en edificaciones de todo estilo.

    A partir de los años setenta, surgen tendencias críticas al racionalismo, y aparece la llamada arquitectura postmoderna, que niega los principios estrictamente funcionales y racionales del racionalismo. Finalmente los años 90 han contemplado un retorno a la simplicidad, un intento de retornar a una arquitectura ordenada y al alcance de la mayoría de la población.

    A pesar de la tarea que la Bauhaus llevó a cabo, recibió duras críticas de los sectores más críticos de Alemania lo que hizo que Gropius dimitiera. Hannes Meyer se hizo cargo de la dirección de la escuela, la producción de sus talleres se intensificó y la Bauhaus comenzó a ser conocida mundialmente. Los últimos años, el director fue Luwgid Mies Van der Rohe (1886-1969). El arquitecto del Pabellón alemán para la Exposición Universal de Barcelona de 1929, uno de los edificios más significativos de la arquitectura racionalista.

    PABELLÓN ALEMÁN PARA LA EXPOSICIÓN INTERNACIONAL DE BARCELONA

  • OBRA ARQUITECTÓNICA

  • I.I.- Catalogación

    • Obra arquitectónica: Pabellón alemán para la Exposición Internacional de Barcelona.

    • Autor: Mies Van der Rohe.

    • Fecha: Construido el año 1929 para la participación alemana en la Exposición del mismo año. Al acabar la exposición fue desmontado y el año 1986, centenario de la muerte de Mies Van der Rohe, fue reconstruido en Barcelona (Montjüict), fruto de un detenido estudio llevado a cabo por Ignasi de Solà al frente de un equipo de arquitectos, recuperándose así uno de los edificios emblemáticos de la arquitectura moderna.

    • Lugar: Montjüict (Barcelona)

    • Estilo:

    El Racionalismo es, sin duda, el movimiento arquitectónico que más claramente ha marcado la actividad constructora de todo el siglo XX. Se desarrolla entre 1920 y 1933, y su precedente lo encontramos en la Escuela de Chicago, sobretodo en la obra de Sullivan que defendía que el interés principal de la arquitectura es su funcionalidad y que la forma ha de estar, po tanto, supeditada a la función. En Europa el funcionalismo está relacionado con las vanguardias artísticas, especialmente con el Neoplasticismo de Van Doesburg y Mondrian, pero el gran impulso de la nueva forma de construir vino de la Escuela de la Bauhaus.

    I.2.- Análisis material

    • Tipo de edificio: Era un edificio sin una función concreta, construidotemporalmente.

    • Tipo de material: Se combinan materiales tradicionales (traventino, mármol verde y onix) con materiales modernos (tubo de acero y vidrios).

    • Tipo de talla:

    I.3.- Análisis formal

    • Elementos constructivos:

    • Planta:

    Es de forma alargada, creada de una manera libre, donde se ve que el edificio fue creado como una composición ortogonal (algo que se corta en ángulo recto) de rectas y planos que se disponen en las tres direcciones del espacio. La idea rectora es la del espacio fluido con una serie de ambientes interconectados. La planta se proyecta en los charcos de los patios. Se ve ya en la planta un afán por romper con la simetría tradicional como expresión de una libertad compositiva. Combina espacios cuadrados y rectangulares acoplados.

    • Alzado:

    Es un edificio de una sola planta, levantado sobre un basamento de mármol de traventino. Presenta poca altura. Los muros son simples láminas rectangulares que articulas el espacio sin cerrarlo nunca, consiguiendo la fusión entre espacio interior y espacio exterior.

    • Formas:

    Se definen por la simplicidad y la sobriedad. Son formas paralepípedas, creando estructuras ortogonales, combinando rectángulos horizontales y verticales. Los vacíos no son aberturas de los muros, sino que son espacios resultantes de la disposición de los planos. Mies Van der Rohe basó estas soluciones en la estética neoplasticista de Van Doesburg y Mondrian (De Stijl). Con la perfección de estas formas consiguió demostrar las inmensas posibilidades de aplicación de la estética neoplasticista a la arquitectura. Según el arquitecto Oriol Bohigas, el Pabellón de Barcelona para la Exposición de 1929 es la versión en volumen de una pintura neoplasticista. Siguiendo el principio de la Bauhaus no hay ornamentación ni referencias simbólicas: la belleza no proviene de la decoración, sino de la calidad de los materiales y de la línea recta. Sólo una pequeña estatua clasicista, situada en el estanque más pequeño, altera el rigor racionalista que domina toda la obra.

    En el mobiliario del Pabellón hay que destacar la silla Barcelona, diseñada por Mies Ven der Rohe expresamente para la ocasión, y que contribuyó poderosamente a la popularización del mobiliario de tubo metálico.

    • La cubierta:

    El techo es una placa rectangular sostenida por ocho pilares cruciformes muy finos de acero.

    A pesar de que la obra se construyó temporalmente y fue desmantelada, su influencia en la arquitectura del siglo XX fue fundamental.

    I.4.- Aproximación histórica

    La arquitectura del siglo XX se verá influenciada por el fuerte cambio que experimentan las ciudades como grandes aglomeraciones humanas, por la universalización de los fenómenos culturales y por las nuevas corrientes arquitectónicas que aparecen.

    En primer lugar, la industrialización ha acelerado los procesos de concentración de la población y ha dado lugar a una disminución constante de la población rural en beneficio de la población urbana. Las grandes ciudades y conurbaciones albergan (tanto en el mundo desarrollado como en el Tercer Mundo) millones de personas. Esto supone un crecimiento importante de la planificación urbanística y de los servicios públicos esenciales para hacer posible la vida en estas ciudades. Como consecuencia de esto, los tipos de edificios se han diversificado. En las ciudades contemporáneas adquiere importancia la construcción de fábricas, oficinas, almacenes, mercados, puentes, puertos, museos, universidades, escuelas, bibliotecas, teatros, estadios de fútbol, polideportivos, hospitales, ministerios, sedes de organismos internacionales, pero la construcción más abundante es la destinada a la vivienda.

    Para satisfacer esta demanda arquitectónica tan amplia y variada, ha sido fundamental la utilización de los materiales fabricados industrialmente en grandes cantidades y a precios asequibles: el hormigón armado, el hierro, el acero, el vidrio, las fibras plásticas, juntamente con los clásicos (piedra, madera, ladrillo) y, en el mismo sentido, las nuevas técnicas de construcción: elementos prefabricados y modulares, sistemas de montaje, cálculos de estructuras, etc.

    Otro hecho clave de la arquitectura del siglo XX es la universalización. Desde 1928 se celebran los Congresos Internacionales de Arquitectura Moderna (CIAM), que han contribuido a la difusión de las nuevas tendencias, juntamente con el desarrollo de los medios de comunicación. Así, se pueden encontrar planteamientos muy similares en Tokio, Los Ángeles o Barcelona, además las grandes obras públicas y las grandes operaciones urbanísticas se hacen mediante concursos internacionales a los que concurren los principales estudiosos de arquitectura de todo el mundo. Nos encontramos lejos del localismo de otras épocas: recordemos los trabajos del catalán Ricardo Bofill en París, el Palau de Sant Jordi de Barcelona, obra del japonés Isozaqui o el Museo Guggenheim de Bilbao del norteamericano. Ghery.

    Por lo que respecta a la evolución de la arquitectura del siglo XX, se puede hablar de una fase inicial en la que predominan los estilos de finales del siglo XIX. A partir del periodo de entre guerras, se define el que será el movimiento fundamental de la arquitectura del siglo XX, el llamado Racionalismo o Funcionalismo. Se va a difundir por Europa y América, y sus formas se van a repetir en edificaciones de todo estilo.

    A partir de los años setenta, surgen tendencias críticas al racionalismo, y aparece la llamada arquitectura postmoderna, que niega los principios estrictamente funcionales y racionales del racionalismo. Finalmente los años 90 han contemplado un retorno a la simplicidad, un intento de retornar a una arquitectura ordenada y al alcance de la mayoría de la población.

    A pesar de la tarea que la Bauhaus llevó a cabo, recibió duras críticas de los sectores más críticos de Alemania lo que hizo que Gropius dimitiera. Hannes Meyer se hizo cargo de la dirección de la escuela, la producción de sus talleres se intensificó y la Bauhaus comenzó a ser conocida mundialmente. Los últimos años, el director fue Luwgid Mies Van der Rohe (1886-1969). El arquitecto del Pabellón alemán para la Exposición Universal de Barcelona de 1929, uno de los edificios más significativos de la arquitectura racionalista.

    VILLA SAVOIE

  • OBRA ARQUITECTÓNICA

  • I.I.- Catalogación

    • Obra arquitectónica: Villa Savoie, ejemplo de arquitectura racionalista, llamada también funcionalista porque se da prioridad a la función.

    • Autor: La personalidad más fuerte del Racionalismo es Le Corbusier, siendo su verdadero nombre Carlos Eduardo Jeanneret (1887-1965).Al igual que Walter Gropius, parte del Cubismo y trata de reducir la arquitectura a formas geométricas simples: cuadrado, cubo, cilindro, etc. Cada parte del edificio ha de responder estrictamente a la función que ha de cumplir. Como el precio de la construcción es elevado, los espacios habitables han de ser reducidos pero con unas buenas condiciones de luz, ventilación,etc.

    • Fecha: Chalet construido en 1930.

    • Lugar: En Poissy, en medio de un bosque y en el que aplica todos los principios de racionalismo.

    • Estilo:

    El Racionalismo es, sin duda, el movimiento arquitectónico que más claramente ha marcado la actividad constructora de todo el siglo XX. Se desarrolla entre 1920 y 1933, y su precedente lo encontramos en la Escuela de Chicago, sobretodo en la obra de Sullivan que defendía que el interés principal de la arquitectura es su funcionalidad y que la forma ha de estar, po tanto, supeditada a la función. En Europa el funcionalismo está relacionado con las vanguardias artísticas, especialmente con el Neoplasticismo de Van Doesburg y Mondrian, pero el gran impulso de la nueva forma de construir vino de la Escuela de la Bauhaus.

    I.2.- Análisis material

    • Tipo de edificio: Es una arquitectura doméstica.

    • Tipo de material: Construida con los nuevos materiales: acero, hormigón armado, cristal y ladrillo.

    • Tipo de talla:

    I.3.- Análisis formal

    • Elementos constructivos:

    • Planta:

    Es libre, se rompe el principio de simetría. Cada planta se distribuye de una manera diferente, porque los muros no tienen la función de soportar.

    • Alzado:

    El edificio se levanta del suelo por un sistema de pilotes, elementos sustentables que crean un espacio libre cubierto y que permiten aislar el edificio del suelo y el acceso directo al automóvil. Sobre los pilotes se levanta un piso en forma de paralepípedo, sostenido por un pequeño cuerpo de color oscuro, muy undido respecto del piso superior. Este paralepípedo está perforado por ventanas dispuestas horizontalmente. Éstas se presentan como una banda continua a lo largo de toda la fachada, creando una gran amplitud horizontal que permite que el horizonte del cielo se proyecte en el espacio interior. Sobre el cuerpo en forma de paralepípedo se yergue un muro con formas curvas, que tiene la función de proteger del viento a la zona del solarium que se construye en la terraza. Las cubiertas planas del edificio son aprovechadas para un uso complementario: como solarium, con paredes de protección curvas sobre las cuales la luz genera modulaciones de claro-oscuro.

    La fachada es libre, se ha roto el principio básico de la arquitectura tradicional de fachada como cuerpo principal y simétrica, los cuatro lados presentan una clara continuidad.

    • Formas:

    Vienen definidas por líneas rectas. Se busca un equilibrio entre horizontales del cuero paralepípedo y las verticales de los pilotes. Para conseguir unas formas armónicas definió en principio teórico-práctico de una escala modular (el modulor) que era una idea de los escultores griegos. Consistía en una especie de medida universal aplicable a la arquitectura que parte de las dimensiones de la figura humana y de sus relaciones con el espacio del ambiente doméstico y urbano. Hay una ausencia de decoración, sólo en el interior hay algunos dinteles pintados en colores fuertes que introducen una cierta variedad cromática.

    I.4.- Aproximación histórica

    La arquitectura del siglo XX se verá influenciada por el fuerte cambio que experimentan las ciudades como grandes aglomeraciones humanas, por la universalización de los fenómenos culturales y por las nuevas corrientes arquitectónicas que aparecen.

    En primer lugar, la industrialización ha acelerado los procesos de concentración de la población y ha dado lugar a una disminución constante de la población rural en beneficio de la población urbana. Las grandes ciudades y conurbaciones albergan (tanto en el mundo desarrollado como en el Tercer Mundo) millones de personas. Esto supone un crecimiento importante de la planificación urbanística y de los servicios públicos esenciales para hacer posible la vida en estas ciudades. Como consecuencia de esto, los tipos de edificios se han diversificado. En las ciudades contemporáneas adquiere importancia la construcción de fábricas, oficinas, almacenes, mercados, puentes, puertos, museos, universidades, escuelas, bibliotecas, teatros, estadios de fútbol, polideportivos, hospitales, ministerios, sedes de organismos internacionales, pero la construcción más abundante es la destinada a la vivienda.

    Para satisfacer esta demanda arquitectónica tan amplia y variada, ha sido fundamental la utilización de los materiales fabricados industrialmente en grandes cantidades y a precios asequibles: el hormigón armado, el hierro, el acero, el vidrio, las fibras plásticas, juntamente con los clásicos (piedra, madera, ladrillo) y, en el mismo sentido, las nuevas técnicas de construcción: elementos prefabricados y modulares, sistemas de montaje, cálculos de estructuras, etc.

    Otro hecho clave de la arquitectura del siglo XX es la universalización. Desde 1928 se celebran los Congresos Internacionales de Arquitectura Moderna (CIAM), que han contribuido a la difusión de las nuevas tendencias, juntamente con el desarrollo de los medios de comunicación. Así, se pueden encontrar planteamientos muy similares en Tokio, Los Ángeles o Barcelona, además las grandes obras públicas y las grandes operaciones urbanísticas se hacen mediante concursos internacionales a los que concurren los principales estudiosos de arquitectura de todo el mundo. Nos encontramos lejos del localismo de otras épocas: recordemos los trabajos del catalán Ricardo Bofill en París, el Palau de Sant Jordi de Barcelona, obra del japonés Isozaqui o el Museo Guggenheim de Bilbao del norteamericano. Ghery.

    Por lo que respecta a la evolución de la arquitectura del siglo XX, se puede hablar de una fase inicial en la que predominan los estilos de finales del siglo XIX. A partir del periodo de entre guerras, se define el que será el movimiento fundamental de la arquitectura del siglo XX, el llamado Racionalismo o Funcionalismo. Se va a difundir por Europa y América, y sus formas se van a repetir en edificaciones de todo estilo.

    A partir de los años setenta, surgen tendencias críticas al racionalismo, y aparece la llamada arquitectura postmoderna, que niega los principios estrictamente funcionales y racionales del racionalismo. Finalmente los años 90 han contemplado un retorno a la simplicidad, un intento de retornar a una arquitectura ordenada y al alcance de la mayoría de la población.

    A pesar de la tarea que la Bauhaus llevó a cabo, recibió duras críticas de los sectores más críticos de Alemania lo que hizo que Gropius dimitiera. Hannes Meyer se hizo cargo de la dirección de la escuela, la producción de sus talleres se intensificó y la Bauhaus comenzó a ser conocida mundialmente. Los últimos años, el director fue Luwgid Mies Van der Rohe (1886-1969). El arquitecto del Pabellón alemán para la Exposición Universal de Barcelona de 1929, uno de los edificios más significativos de la arquitectura racionalista.

    CASA KAUFMANN

  • OBRA ARQUITECTÓNICA

  • I.I.- Catalogación

    • Obra arquitectónica: Casa Kaufmann

    • Autor: Frank Lloyd Wright (1869-1959)

    • Fecha: Construida en 1934-1937.

    • Lugar: Es una gran casa en los bosques de Pennsylvania, edificada en voladizo sobre una cascada.

    • Estilo:

    La arquitectura orgánica. En los Estados Unidos de América se desarrolla a partir de los años treinta una nueva corriente, que a pesar de aceptar los principios del funcionalismo, pone mucho énfasis en la sensibilidad individual tanto del arquitecto como del usuario del edificio. El arquitecto que representa esta tendencia es Frank Lloyd Wright. Se formó en la Escuela de Chicago y fue discípulo de Sullivan pero pronto abandonó el racionalismo por considerarlo frío y falto de sensibilidad y propone una arquitectura en la que el hombre no sea sólo el punto de partida para organizar un sistema de proporciones modulares, sino también el punto de partida de una concepción orgánica del edificio que ha de reflejar su personalidad.

    I.2.- Análisis material

    • Tipo de edificio: Es una arquitectura doméstica.

    • Tipo de material: Si el Racionalismo se centra en los materiales artificiales (cristal, hierro, acero). Wright reivindica los elementos naturales, orgánicos: la piedra rústica que acentúa la solemnidad del edificio, la madera que aumenta el recogimiento y hace más grato la permanencia del edificio y el hormigón armado y el vidrio.

    • Tipo de talla:

    I.3.- Análisis formal

    • Elementos constructivos:

    • Planta:

    Se sirve de planta abierta con el fin de hacer visible la interacción entre la obra humana y la naturaleza. El edificio, al igual que una planta, ha de nacer del mismo suelo. Respeta las irregularidades del terreno e impone la asimetría y la irregularidad en la planta. Intenta la construcción de un edificio tan orgánico como si fuera la misma naruraleza quien hubiera tenido la ocasión de construirlo. Hay una adaptación de la arquitectura al paisaje: árboles, peñas, montículos, etc., que se incorporan al diseño. El edificio se proyecta desde dentro hacia fuera.

    • Alzado:

    La Casa Kaufmann está situada sobre una roca de una cascada natural y esta edificada en tres niveles. El eje vertical del edificio es la chimenea, construida en piedra rústica, que se eleva desde la roca natural como si fuera una torre. Desde este eje se proyectan asimétricamente una serie de voladizos de hormigón armado. Estos voladizos tomados de la casa japonesa hacen que la luz solar no penetre directamente en la vivienda sino que lo hace después de reflejarse en el suelo, produciéndose una luz indirecta que no decolora ni deforma los objetos.

    • Espacio interior:

    Crece desde dentro hacia fuera, y se extiende de acuerdo con las necesidades del que lo habita. Wright es un estudioso del espacio interior de la casa, crea espacios intermedios que pueden ser considerados interiores y exteriores a la vez: terrazas, pórticos, galerías, aleros muy grandes. Las grandes cubiertas y amplias galerías hacen que el edificio se funda con el ambiente y que este penetre en la casa, así la casa mantiene una íntima relación con el entorno. Se da una total simbiosis entre la obra humana y la naturaleza. A estar organizada a base de grandes miradores volados, tendidos en todas las direcciones, el morador puede gozar de la naturaleza.

    I.4.- Aproximación histórica

    La arquitectura del siglo XX se verá influenciada por el fuerte cambio que experimentan las ciudades como grandes aglomeraciones humanas, por la universalización de los fenómenos culturales y por las nuevas corrientes arquitectónicas que aparecen.

    En primer lugar, la industrialización ha acelerado los procesos de concentración de la población y ha dado lugar a una disminución constante de la población rural en beneficio de la población urbana. Las grandes ciudades y conurbaciones albergan (tanto en el mundo desarrollado como en el Tercer Mundo) millones de personas. Esto supone un crecimiento importante de la planificación urbanística y de los servicios públicos esenciales para hacer posible la vida en estas ciudades. Como consecuencia de esto, los tipos de edificios se han diversificado. En las ciudades contemporáneas adquiere importancia la construcción de fábricas, oficinas, almacenes, mercados, puentes, puertos, museos, universidades, escuelas, bibliotecas, teatros, estadios de fútbol, polideportivos, hospitales, ministerios, sedes de organismos internacionales, pero la construcción más abundante es la destinada a la vivienda.

    Para satisfacer esta demanda arquitectónica tan amplia y variada, ha sido fundamental la utilización de los materiales fabricados industrialmente en grandes cantidades y a precios asequibles: el hormigón armado, el hierro, el acero, el vidrio, las fibras plásticas, juntamente con los clásicos (piedra, madera, ladrillo) y, en el mismo sentido, las nuevas técnicas de construcción: elementos prefabricados y modulares, sistemas de montaje, cálculos de estructuras, etc.

    Otro hecho clave de la arquitectura del siglo XX es la universalización. Desde 1928 se celebran los Congresos Internacionales de Arquitectura Moderna (CIAM), que han contribuido a la difusión de las nuevas tendencias, juntamente con el desarrollo de los medios de comunicación. Así, se pueden encontrar planteamientos muy similares en Tokio, Los Ángeles o Barcelona, además las grandes obras públicas y las grandes operaciones urbanísticas se hacen mediante concursos internacionales a los que concurren los principales estudiosos de arquitectura de todo el mundo. Nos encontramos lejos del localismo de otras épocas: recordemos los trabajos del catalán Ricardo Bofill en París, el Palau de Sant Jordi de Barcelona, obra del japonés Isozaqui o el Museo Guggenheim de Bilbao del norteamericano. Ghery.

    Por lo que respecta a la evolución de la arquitectura del siglo XX, se puede hablar de una fase inicial en la que predominan los estilos de finales del siglo XIX. A partir del periodo de entre guerras, se define el que será el movimiento fundamental de la arquitectura del siglo XX, el llamado Racionalismo o Funcionalismo. Se va a difundir por Europa y América, y sus formas se van a repetir en edificaciones de todo estilo.

    A partir de los años setenta, surgen tendencias críticas al racionalismo, y aparece la llamada arquitectura postmoderna, que niega los principios estrictamente funcionales y racionales del racionalismo. Finalmente los años 90 han contemplado un retorno a la simplicidad, un intento de retornar a una arquitectura ordenada y al alcance de la mayoría de la población.

    A pesar de la tarea que la Bauhaus llevó a cabo, recibió duras críticas de los sectores más críticos de Alemania lo que hizo que Gropius dimitiera. Hannes Meyer se hizo cargo de la dirección de la escuela, la producción de sus talleres se intensificó y la Bauhaus comenzó a ser conocida mundialmente. Los últimos años, el director fue Luwgid Mies Van der Rohe (1886-1969). El arquitecto del Pabellón alemán para la Exposición Universal de Barcelona de 1929, uno de los edificios más significativos de la arquitectura racionalista.

    TORRE PIRELLI DE MILÁN

  • OBRA ARQUITECTÓNICA

  • I.I.- Catalogación

    A partir de la segunda mitad del siglo XX y, a pesar de la plena vigencia del funcionalismo, se observa una tendencia a la construcción de edificios singulares, a la búsqueda de emblemas o símbolos arquitectónicos capaces de convertirse en la imagen de una ciudad como sucede con la Torre Pireli de Milán de Pier Luigi y otros que se convirtió en uno de los símbolos de la calidad y la elegancia del nuevo diseño italiano.

    Construida entre 1956-1960 en Milá, por Luigi y otros. Es un rascacielos que como símbolo de la modernidad se ha extendido por muchas ciudades americanas, asiáticas y europeas. En las viejas ciudades europeas estos edificios se han construido durante los años cincuenta siguiendo los modelos americanos.

    I.2.- Análisis formal

    Se realiza con materiales modernos: acero, cristales, hormigón armado y hierro. Es un edifico para sedes de negocios y oficinas.

    I.3.- Análisis formal

    Sigue estrictamente los principios de la arquitectura racionalista, imitando la moda que impuso Mies van der Rohe en EE.UU. de América en los años cincuenta.

    La planta es rectangular sobre la que se construye un alzado en forma de caja rectangular, hecho con una estructura reticular de horizontales y verticales cortándose ortogonalmente, y cerrada con vidrios. Pier rompe con la forma de paralepípedo e introduce planos oblicuos. La gran verticalidad de la Torre se explica por la escasez de suelo edificable que hace que la construcción no pueda crecer en horizontal. La comunicación entre los diversos pisos es posible gracias a la generalización dels ascensor. Como la organización del espacio es en vertical y los desplazamientos horizontales muy cortos, la comunicación humana se puede efectuar con mucha rapidez.

    I.4.- Aproximación histórica

    La arquitectura del siglo XX se verá influenciada por el fuerte cambio que experimentan las ciudades como grandes aglomeraciones humanas, por la universalización de los fenómenos culturales y por las nuevas corrientes arquitectónicas que aparecen.

    En primer lugar, la industrialización ha acelerado los procesos de concentración de la población y ha dado lugar a una disminución constante de la población rural en beneficio de la población urbana. Las grandes ciudades y conurbaciones albergan (tanto en el mundo desarrollado como en el Tercer Mundo) millones de personas. Esto supone un crecimiento importante de la planificación urbanística y de los servicios públicos esenciales para hacer posible la vida en estas ciudades. Como consecuencia de esto, los tipos de edificios se han diversificado. En las ciudades contemporáneas adquiere importancia la construcción de fábricas, oficinas, almacenes, mercados, puentes, puertos, museos, universidades, escuelas, bibliotecas, teatros, estadios de fútbol, polideportivos, hospitales, ministerios, sedes de organismos internacionales, pero la construcción más abundante es la destinada a la vivienda.

    Para satisfacer esta demanda arquitectónica tan amplia y variada, ha sido fundamental la utilización de los materiales fabricados industrialmente en grandes cantidades y a precios asequibles: el hormigón armado, el hierro, el acero, el vidrio, las fibras plásticas, juntamente con los clásicos (piedra, madera, ladrillo) y, en el mismo sentido, las nuevas técnicas de construcción: elementos prefabricados y modulares, sistemas de montaje, cálculos de estructuras, etc.

    Otro hecho clave de la arquitectura del siglo XX es la universalización. Desde 1928 se celebran los Congresos Internacionales de Arquitectura Moderna (CIAM), que han contribuido a la difusión de las nuevas tendencias, juntamente con el desarrollo de los medios de comunicación. Así, se pueden encontrar planteamientos muy similares en Tokio, Los Ángeles o Barcelona, además las grandes obras públicas y las grandes operaciones urbanísticas se hacen mediante concursos internacionales a los que concurren los principales estudiosos de arquitectura de todo el mundo. Nos encontramos lejos del localismo de otras épocas: recordemos los trabajos del catalán Ricardo Bofill en París, el Palau de Sant Jordi de Barcelona, obra del japonés Isozaqui o el Museo Guggenheim de Bilbao del norteamericano. Ghery.

    Por lo que respecta a la evolución de la arquitectura del siglo XX, se puede hablar de una fase inicial en la que predominan los estilos de finales del siglo XIX. A partir del periodo de entre guerras, se define el que será el movimiento fundamental de la arquitectura del siglo XX, el llamado Racionalismo o Funcionalismo. Se va a difundir por Europa y América, y sus formas se van a repetir en edificaciones de todo estilo.

    A partir de los años setenta, surgen tendencias críticas al racionalismo, y aparece la llamada arquitectura postmoderna, que niega los principios estrictamente funcionales y racionales del racionalismo. Finalmente los años 90 han contemplado un retorno a la simplicidad, un intento de retornar a una arquitectura ordenada y al alcance de la mayoría de la población.

    A pesar de la tarea que la Bauhaus llevó a cabo, recibió duras críticas de los sectores más críticos de Alemania lo que hizo que Gropius dimitiera. Hannes Meyer se hizo cargo de la dirección de la escuela, la producción de sus talleres se intensificó y la Bauhaus comenzó a ser conocida mundialmente. Los últimos años, el director fue Luwgid Mies Van der Rohe (1886-1969). El arquitecto del Pabellón alemán para la Exposición Universal de Barcelona de 1929, uno de los edificios más significativos de la arquitectura racionalista.

    ÓPERA DE SIDNEY

  • OBRA ARQUITECTÓNICA

  • I.I.- Catalogación

    Durante la segunda mitad del siglo XX se sigue desarrollando la arquitectura organicista, siguiendo los postulados de Wright. La figura más significativa de este organicismo es el finlandés Alvar Aalto (1898-1976). Su obra se inicia dentro del funcionalismo. Combina elementos prismáticos con formas curvas, como puede verse en la Universidad Técnica de Helsinki.

    La influencia de las formas orgánicas de Alvar Aalto se deja ver en el edificio de la Ópera de Sydney. Obra del danés Jorn Utzon.

    Se construyó en Sydney entre los años 1957-1973. Pertenece ya a la arquitectura neoexpresionista porque su espectacular perfil enlaza con los edificios expresionistas realizados durante los años veinte. Utzon era un arquitecto desconocido que ganó el concurso para la construcción de este edificio que se tenía que levantar en la península de la bahía de Sydney.

    I.2.- Análisis material

    Está construida por materiales modernos.

    I.3.- Análisis formal

    El proyecto original consistía en una serie de plataformas que parecen enganchadas en el agua de la bahía, y unas curvas como conchas blancas que coronan el conjunto como las velas desplegadas de una barco. Cada parte correspondía a una función diferente, según el propio Utzon: la idea era separar totalmente, mediante la plataforma, las funciones primarias y secundarias. Encima de la plataforma, los espectadores contemplan la obra de arte acabada (la ópera), y de bajo tienen lugar los preparativos.

    El proyecto original fue imposible de llevarse a cabo porque presentaba un fuerte atrevimiento estructural y sufrió diferentes modificaciones a lo largo de su construcción, especialmente en lo referido a la forma de las conchas, que se hizo más regular para poder hacer el cálculo de la estructura. A pesar de que Utzon se retiró de la obras en 1996 por discrepancias con los constructores y las autoridades, el edificio responde bastante a la idea inicial y su inconfundible silueta, reflejada en el agua se ha convertido en el síbolo de la ciudad de Sydney.

    La planta está diseñada con dos salas de espectáculos. En el alzado vemos que se abandonan los postulados básicos del racionalismo y que se da más importancia a los aspectos exteriores, exaltando nuevamente la belleza ornamental por encima de la funcionalidad interior. Así se puede contemplar en las arriesgadas bóvedas que no expresan una función interior, ni tampoco sirven para iluminar el edificio. El techo interior es completamente independiente de las bóvedas y está pensado para dar a las salas una sonoridad excelente.

    El mayor valor de este edificio neoexpresionista recae en su fuerza plástica y en el intenso simbolismo: en esta ópera, situada a la entrada de la bahía de Sydney, las bóvedas imitan el caparazón de las tortugas marinas y constituyen un monumento al mar. También imitan velas infladas de los barcos y recuerdan los veleros con los que los colonizadores llegaban a Australia dos siglos antes.

    I.4.- Aproximación histórica

    La arquitectura del siglo XX se verá influenciada por el fuerte cambio que experimentan las ciudades como grandes aglomeraciones humanas, por la universalización de los fenómenos culturales y por las nuevas corrientes arquitectónicas que aparecen.

    En primer lugar, la industrialización ha acelerado los procesos de concentración de la población y ha dado lugar a una disminución constante de la población rural en beneficio de la población urbana. Las grandes ciudades y conurbaciones albergan (tanto en el mundo desarrollado como en el Tercer Mundo) millones de personas. Esto supone un crecimiento importante de la planificación urbanística y de los servicios públicos esenciales para hacer posible la vida en estas ciudades. Como consecuencia de esto, los tipos de edificios se han diversificado. En las ciudades contemporáneas adquiere importancia la construcción de fábricas, oficinas, almacenes, mercados, puentes, puertos, museos, universidades, escuelas, bibliotecas, teatros, estadios de fútbol, polideportivos, hospitales, ministerios, sedes de organismos internacionales, pero la construcción más abundante es la destinada a la vivienda.

    Para satisfacer esta demanda arquitectónica tan amplia y variada, ha sido fundamental la utilización de los materiales fabricados industrialmente en grandes cantidades y a precios asequibles: el hormigón armado, el hierro, el acero, el vidrio, las fibras plásticas, juntamente con los clásicos (piedra, madera, ladrillo) y, en el mismo sentido, las nuevas técnicas de construcción: elementos prefabricados y modulares, sistemas de montaje, cálculos de estructuras, etc.

    Otro hecho clave de la arquitectura del siglo XX es la universalización. Desde 1928 se celebran los Congresos Internacionales de Arquitectura Moderna (CIAM), que han contribuido a la difusión de las nuevas tendencias, juntamente con el desarrollo de los medios de comunicación. Así, se pueden encontrar planteamientos muy similares en Tokio, Los Ángeles o Barcelona, además las grandes obras públicas y las grandes operaciones urbanísticas se hacen mediante concursos internacionales a los que concurren los principales estudiosos de arquitectura de todo el mundo. Nos encontramos lejos del localismo de otras épocas: recordemos los trabajos del catalán Ricardo Bofill en París, el Palau de Sant Jordi de Barcelona, obra del japonés Isozaqui o el Museo Guggenheim de Bilbao del norteamericano. Ghery.

    Por lo que respecta a la evolución de la arquitectura del siglo XX, se puede hablar de una fase inicial en la que predominan los estilos de finales del siglo XIX. A partir del periodo de entre guerras, se define el que será el movimiento fundamental de la arquitectura del siglo XX, el llamado Racionalismo o Funcionalismo. Se va a difundir por Europa y América, y sus formas se van a repetir en edificaciones de todo estilo.

    A partir de los años setenta, surgen tendencias críticas al racionalismo, y aparece la llamada arquitectura postmoderna, que niega los principios estrictamente funcionales y racionales del racionalismo. Finalmente los años 90 han contemplado un retorno a la simplicidad, un intento de retornar a una arquitectura ordenada y al alcance de la mayoría de la población.

    A pesar de la tarea que la Bauhaus llevó a cabo, recibió duras críticas de los sectores más críticos de Alemania lo que hizo que Gropius dimitiera. Hannes Meyer se hizo cargo de la dirección de la escuela, la producción de sus talleres se intensificó y la Bauhaus comenzó a ser conocida mundialmente. Los últimos años, el director fue Luwgid Mies Van der Rohe (1886-1969). El arquitecto del Pabellón alemán para la Exposición Universal de Barcelona de 1929, uno de los edificios más significativos de la arquitectura racionalista.

    Vídeos relacionados