Antonio Machado: Obra poética

Poesía española contemporánea. Generación del 98. Obras y etapas poéticas

  • Enviado por: Joss
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 2 páginas

publicidad
publicidad

ANTONIO MACHADO

­Ideología y perfil humano ­

Fue Machado un hombre humildísimo, rehuyó siempre los honores.

La trayectoria ideológica de Machado ha sido “del institucionalismo al populismo”. Su tradición familiar y su formación en la Institución Libre de Enseñanza lo situaban en la línea del liberalismo reformista de las clases medias.

Mostró hasta el final de su vida una ejemplar con sus convicciones profundas.

Poética

Machado definió en 1931: “la poesía es la palabra esencial en el tiempo”. Más adelante habría de precisar: “la poesía es el diálogo del hombre, de un hombre, con su tiempo”.

Las raíces de su poética se dividen en una doble raíz: Romanticismo tardío y Simbolismo. Lo veremos en Soledades. Machado bebió directamente del Simbolismo francés.

Pronto se propuso una tarea de depuración estilística que le llevarla hacia una sobriedad y una densidad personales.

Primer ciclo poético: Soledades

En los años en que triunfa el Modernismo aparece Soledades (1903) y luego Soledades, galerías y otros poemas (1907). Machado decía: “Pensaba yo que el elemento poético era una honda palpitación del espíritu”.

A pesar de una tendencia a la sobriedad expresiva que se observa en los poemas de la segunda edición, es mucho lo que hay de Modernismo en estos comienzos machadianos. Se trata de un Modernismo intimista.

Los sentimientos universales conciernen a estos tres temas: el tiempo, la muerte y Dios: el problema del destino del hombre, de la condición humana, pero hay también nostálgicos recuerdos de la infancia, finísimas evocaciones de paisaje... y un amor más soñado que vivido. Soledad, melancolía o angustia son los resultados de ese mirar hacia el fondo del alma.

En la visión machadiana y en el arte de Soledades ha destacado la critica los valores simbolistas. Motivos temáticos como la tarde, el agua, la noria, las “galerías”, etcétera, constituyen símbolos de realidades profundas.

En su versificación hay una presencia reveladora de versos dodecasílabos y de alejandrinos y ya se observa el gusto por formas más sencillas, como la silva.

Campos de Castilla

Se publica Campos de Castilla en 1912. Poco antes de la muerte de Leonor (se incrementará con nuevos poemas en ediciones sucesivas). Son variados los temas de sus composiciones.

Los “enigmas del hombre y del mundo” le siguen inspirando poemas intimistas en la línea de su poesía anterior. Pero lo que aporta de nuevo este libro son los cuadros de paisajes y de gentes de Castilla o las meditaciones sobre la realidad española.

El paisaje parece recogido, en algunos poemas, con una “objetividad” absoluta (Campos de Soria, Orillas del Duero). Machado proyecta sus propios sentimientos sobre aquellas tierras, operando una selección que prefiere lo recio y lo austero o que acentúa lo que sugiere soledad, fugacidad o muerte. Tales son las claves de su visión lírica de Castilla.

La “preocupación patriótica” le inspira poemas sobre el pasado, el presente o el futuro de España. En ellos se observa una visión crítica.

En cambio, en poemas posteriormente añadidos al libro, la critica de Machado parte ya de bases distintas: es una visión histórica y política netamente animada por la nueva fe en “otra España”, con la que ahora se siente comprometido.

En Campos de Castilla inicia Machado un aspecto de su creación que más tarde cultivará copiosamente: ese tipo de poemas brevísimos que integran la serie de “Proverbios y cantares”.

Entre los poemas añadidos al núcleo inicial, hay que citar las conmovedoras evocaciones de Soria, o de la esposa muerta.

Poemas paisajísticos. Grupos:

  • Ciclo paisajístico de Soria: poemas en donde se nos aparece la descripción entorno a Soria (poca vegetación, deforestación). El estado de ánimo se adapta a ese paisaje. Machado hace una reflexión sobre el pasado (capitanes) y el presente de Castilla (despoblado).

  • Ciclo de Baeza: pueblo al norte de Jaén. Cuando Leonor muere, Machado opta por marcharse allí. Podemos encontrar poemas tristes, recordando la imagen de Leonor. Hay una comparación entre el paisaje de Baeza y los recuerdos del paisaje de Castilla.

  • Ciclo de crítica histórico-social, donde hay una visión crítica de España (caduca, tradicional, conservadora). Él tiene ideas de izquierdas, de una España de los trabajadores, de los campesinos.

  • Ciclo de poesía gnómica-filosófica, que serían los “Proverbios y cantares”, que son poemas muy breves con un marcado carácter filosófico.

Nuevas canciones

Nuevas canciones (1924). Es un libro breve y heterogéneo.

En el terreno de la poesía descriptiva, es evidente que las tierras andaluzas no sacuden su sensibilidad como lo hicieron las de Castilla.

Encontraremos también en el libro nuevas composiciones intimistas de valor muy desigual, poesías de circunstancias,...

Pero lo más característico de este ciclo es el centenar de nuevos “Proverbios y cantares”. En ellos, lo lírico ha cedido el puesto definitivamente a lo conceptual. Las inquietudes filosóficas de Machado han pasado a primer término.

Últimos poemas

En los años posteriores a 1924, su producción poética es más bien escasa (cultiva más la prosa). Publica diversas ediciones de sus Poesías completas (1928, 1933, 1936) con algunos poemas añadidos cada vez. Entre tales composiciones, cabe destacar las Canciones a Guíamar.

Pero Machado encuentra pocas veces va su inspiración de antaño. La poesía española de entonces va por caminos muy distintos de los que él había recorrido. Su figura es respetada, pero él muestra su “desacuerdo” con la nueva poesía.

Cuando estalla la contienda, Machado quiere ser poeta cívico y bélico de la España Republicana. Surgen así sus “Poesías de guerra”.

Cuando murió Machado, en un bolsillo se le encontró un papel arrugado. En él, escrito a lápiz figura un verso destinado a encabezar un nuevo poema que ya no escribiría.

Significación de Machado

Gozó del mayor respeto entre la “generación del 27”. En la posguerra, los poetas vuelven hacia Machado y lo convierten en el más alto ejemplo de poesía y de humanidad.

Machado significa la hondura en enfoque de graves problemas humanos, una identificación inigualada de un poeta con una tierra, un ejemplo de fidelidad a sí mismo y a su pueblo.