Agua para el consumo

Química. Hielo. Potabilización. Contaminantes. Operaciones facultativas. Composición. Calidad. Cloruros. Sulfatos. Nitratos. Nitritos. Amoníaco

  • Enviado por: Raca10
  • Idioma: castellano
  • País: Argentina Argentina
  • 7 páginas

publicidad
cursos destacados
Trigonometría Plana
Trigonometría Plana
Curso de Trigonometría Plana que trata los conceptos básicos: sistema de medición de...
Ver más información

PREICFES Saber 11 Lectura Crítica Versión 2014
PREICFES Saber 11 Lectura Crítica Versión 2014
NO TE PIERDAS EL MUNDIAL YENDO A UN PREICFES VACACIONAL TRADICIONAL, MEJOR ESTUDIA DESDE TU CELULAR...
Ver más información


Monografía

Agua para consumo

Introducción

Definición :

Agua potable:

Con las denominaciones de Agua potable de suministro público y Agua potable de uso domiciliario, se entiende la que es apta para la alimentación y uso doméstico: no deberá contener substancias o cuerpos extraños de origen biológico, orgánico, inorgánico o radiactivo en tenores tales que la hagan peligrosa para la salud. Deberá presentar sabor agradable y ser prácticamente incolora, inodora, límpida y transparente.

El agua potable de uso domiciliario es el agua proveniente de un suministro público, de un pozo o de otra fuente, ubicada en los reservorios o depósitos domiciliarios.

Agua envasada:

Se entiende por agua de bebida envasada o agua potabilizada envasada a un agua de origen subterráneo o proveniente de un abastecimiento público, al agua que se comercialice envasada en contenedores u otros envases adecuados, que cumpla con las exigencias del reglamentarias del código alimentario.

Aguas minerales naturales:

Se entiende por Agua mineral natural un agua apta para la bebida, de origen subterráneo, procedente de un yacimiento o estrato acuífero no sujeto a influencia de aguas superficiales y proveniente de una fuente explotada mediante una o varias captaciones en los puntos de surgencia naturales o producidas por perforación.

  • Características: El agua mineral natural debe diferenciarse claramente del agua potabilizada o agua común para beber en razón de:

  • su naturaleza caracterizada por su tenor en minerales y sus respectivas proporciones relativas, oligo-elementos y/u otros constituyentes;

  • la constancia de su composición y temperatura en la captación las que deberán permanecer estables en el marco de las fluctuaciones naturales, en particular ante eventuales variaciones de caudal, aceptándose una variación de sus componentes mayoritarios de hasta el 20% respecto de los valores registrados en su aprobación, en tanto no superen los valores máximos admitidos

  • Toda agua mineral natural, antes de ser librada al consumo, así como la fuente que le da origen, tendrán que se previamente aprobadas por la autoridad sanitaria competente, la que deberá apreciarlas en los siguientes aspectos:

  • Geológicos e hidrogeológico

  • Físico, químico y fisicoquímico

  • Agua mineralizada artificialmente:

    Se entiende por "Agua mineralizada artificialmente" al producto elaborado con agua potable adicionada de minerales de uso permitido, gasificada o no, envasada en recipientes bromatológicamente aptos, de no más de dos (2) litros de capacidad, de cierre hermético e inviolable.

    .

    Podrán consignarse en la rotulación datos analíticos de resultados de análisis químicos y bacteriológicos realizados en laboratorios oficiales".

    Hielo:

    Se entiende por Hielo, sin otro calificativo, el producto obtenido por congelación del agua potable al estado de reposo.

    Se presentará en bloques opacos y traslúcidos en capas delgadas, con aspecto turbio y lechoso.

    Hielo claro o Semitransparente:

    Se entiende por Hielo claro o semitransparente, el producto obtenido por congelación del agua potable agitada mecánicamente durante el proceso.

    Presentará un núcleo central opaco, siendo transparente en todo su espesor.

    Hielo cristalino o Hielo Cristal:

    Se entiende por Hielo cristalino o Hielo cristal, el producto preparado por congelación de agua destilada privada de aire. Presentará un aspecto transparente en toda su masa y al examen químico deberá responder a la materia prima empleada y por el examen bacteriológico a las condiciones establecidas para el agua potable.

    Hielo Seco o Nieve Carbónica:

    Se entiende por Hielo seco o Nieve carbónica, el producto sólido que se obtiene por rápida expansión del anhídrido carbónico líquido, el que debe satisfacer las exigencias establecidas para el gas carbónico.

    Presentará un peso específico de 1,1 a 1,5 (según el procedimiento de fabricación). Temperatura: -78,4°C. Poder total de absorción, incluso acción refrigerante del gas frío formado, 158 calorías por kilogramo.

    Hielo de Salmuera:

    Se entiende por Hielo de salmuera, las soluciones de cloruro de sodio o de cloruro de calcio congeladas en su punto eutéctico (-21°C a -26°C).

    Monografía

    Aguas para consumo

    Desarrollo

    Las aguas potables de suministro público y la de consumo domiciliaria deberán cumplir con las características físicas, químicas siguientes:

    Características físicas:

    • Turbiedad: máx. 3 N T U:

    • Color: máx. 5 escala Pt-Co;

    • Olor: sin olores extraños.

    Características químicas:

    • pH: 6,5 - 8,5

    • pH ( para aguas de consumo): 6,0 - 9,0.

    Substancias inorgánicas:

    • Amoníaco (NH4+) máx.: 0,20 mg/l;

    • Aluminio residual (Al) máx.: 0,20 mg/l;

    • Arsénico (As) máx.: 0,05 mg/l;

    • Cadmio (Cd) máx.: 0,005 mg/l;

    • Cianuro (CN-) máx.: 0,10 mg/l;

    • Cinc (Zn) máx.: 5,0 mg/l;

    • Cloruro (Cl-) máx.: 350 mg/l;

    • Cobre (Cu) máx.: 1,00 mg/l;

    • Cromo (Cr) máx.: 0,05 mg/l;

    • Dureza total (CaCO3) máx.: 400 mg/l;

    • Fluoruro (F-): para los fluoruros la cantidad máxima se da en función de la temperatura promedio de la zona, teniendo en cuenta el consumo diario del agua de bebida:

    • Temperatura media y máxima del año (°C) 10,0 - 12,0, contenido límite recomendado de Flúor (mg/l), límite inferior: 0,9: límite superior: 1, 7:

    • Temperatura media y máxima del año (°C) 12,1 - 14,6, contenido límite recomendado de Flúor (mg/l), límite inferior: 0,8: límite superior: 1,5:

    • Temperatura media y máxima del año (°C) 14,7 - 17,6. contenido límite recomendado de Flúor (mg/l), límite inferior: 0,8: límite superior: 1,3:

    • Temperatura media y máxima del año (°C) 17,7 - 21,4, contenido límite recomendado de Flúor (mg/l), Límite inferior: 0,7: límite superior: 1,2:

    • Temperatura media y máxima del año (°C) 21,5 - 26,2, contenido límite recomendado de Flúor (mg/l), límite inferior: 0,7: límite superior: 1,0:

    • Temperatura media y máxima del año (°C) 26,3 - 32,6, contenido límite recomendado de Flúor (mg/l), límite inferior: 0,6; límite superior: 0,8:

    • Hierro total (Fe) máx.: 0,30 mg/l;

    • Manganeso (Mn) máx.: 0,10 mg/l;

    • Mercurio (Hg) máx.: 0,001 mg/l;

    • Nitrato (NO-3,) máx.: 45 mg/l;

    • Nitrito (NO-2) máx.: 0,10 mg/l;

    • Plata (Ag) máx.: 0,05 mg/l;

    • Plomo (Pb) máx.: 0,05 mg/l;

    • Sólidos disueltos totales, máx.: 1500 mg/l;

    • Sulfatos (SO4=) máx.: 400 mg/l;

    • Cloro activo residual (Cl) mín.: 0,2 mg/l.

    Contaminantes orgánicos:

    • THM, máx.: 100 ug/l;

    • Aldrin + Dieldrin, máx.: 0,03 ug/l;

    • Clordano, máx.: 0,30 ug/l;

    • DDT (Total + Isómeros), máx.: 1,00 ug/l;

    • Detergentes, máx.: 0,50 mg/l;

    • Heptacloro + Heptacloroepóxido, máx.: 0,10 ug/l;

    • Lindano, máx.: 3,00 ug/l;

    • Metoxicloro, máx.: 30,0 ug/l:

    • 2,4 D, máx.: 100 ug/l;

    • Benceno, máx.: 10 ug/l;

    • Hexacloro benceno, máx: 0,01 ug/l;

    • Monocloro benceno, máx.: 3,0 ug/l;

    • 1,2 Dicloro benceno, máx.: 0,5 ug/l;

    • 1,4 Dicloro benceno, máx.: 0,4 ug/l;

    • Pentaclorofenol, máx.: 10 ug/l;

    • 2, 4, 6 Triclorofenol, máx.: 10 ug/l;

    • Tetracloruro de carbono, máx.: 3,00 ug/l;

    • 1,1 Dicloroeteno, máx.: 0,30 ug/l;

    • Tricloro etileno, máx.: 30,0 ug/l;

    • 1,2 Dicloro etano, máx.: 10 ug/l;

    • Cloruro de vinilo, máx.: 2,00 ug/l;

    • Benzopireno, máx.: 0,01 ug/l;

    • Tetra cloro eteno, máx.: 10 ug/l;

    • Metil Paratión, máx.: 7 ug/l;

    • Paratión, máx.: 35 ug/l;

    • Malatión, máx.: 35 ug/l.

    Las aguas minerales naturales deben cumplir con los siguientes requisitos en cuanto a composición ,factores de calidad:

    Caracteres sensoriales:

    • Color: hasta 5 u (unidades de la escala Pt-Co)

    • Olor: característico, sin olores extraños

    • Sabor: característico, sin sabores extraños

    • Turbidez: hasta tres UT (unidades Jackson o nefelométricas);

    Caracteres químicos y físico-químicos:

    • Arsénico: máximo 0,2 mg/l

    • Bario: máximo 1,0 mg/l

    • Boro (como H3BO3): máximo 30 mg/l

    • Bromo: máximo 6,0 mg/l

    • Cadmio: máximo 0,01 mg/l

    • Carbonatos (como CaCO3): máximo 600 mg/l

    • Cloruro (como ión): máximo 900 mg/l

    • Cobre: máximo 1,0 mg/l

    • Flúor: máximo 2,0 mg/l

    • Hierro: máximo 5,0 mg/l

    • Iodo: máximo 8,5 mg/l

    • Manganeso: máximo 2,0 mg/l

    • Materia orgánica (oxígeno consumido por KMnO4, medio ácido): máximo 3,0 mg/l

    • Nitratos (como ión nitrato): máximo 45,0 mg/l

    • pH: entre 4 y 9

    • Residuo seco soluble (180°C): no menor de 50 ni mayor de 2000 mg/l

    • Selenio máximo 0,01 mg/l

    • Sulfato (como ión): máximo 600 mg/l

    • Sulfuro (como ión): máximo 0,05 mg/l

    • Zinc: máximo 5,0 mg/l

    • Contaminantes:

      • Agentes tensioactivos: ausencia

      • Cianuro (como ión): máximo 0,01 mg/l

      • Cloro residual: ausencia

      • Compuestos fenólicos: ausencia

      • Cromo (VI): máximo 0,05 mg/l

      • Hidrocarburos, aceites, grasas: ausencia

      • Mercurio: máximo 0,001 mg/l

      • Nitrito (como ión): máximo 0,1 mg/l

      • Nitrógeno amoniacal (como ión amonio): máximo 0,2 mg/l

      • Plomo: máximo 0,05 mg/l mg/l

      • Productos indicadores de contaminación: ausencia

      • Residuos de pesticidas: ausencia

      Operaciones facultativas:

      En cuanto a las operaciones permitidas para el tratamiento de:

    • El agua envasada: a fin de conservar o mejorar sus características físicas, químicas y sensoriales se permiten los siguientes tipos de tratamientos:

      • La decantación y/o filtración al solo efecto de eliminar substancias naturales indeseables tales como arena, limo, arcilla u otras.

      • La separación de elementos inestables tales como compuestos de hierro y/o azufre, mediante la decantación y/o filtración eventualmente precedida de aereación y/u oxigenación.

      • La eliminación de arsénico vanadio, flúor, manganeso, nitratos u otros elementos o compuestos que se encuentren presentes en concentraciones que excedan los límites permitidos.

      • La cloración, aereación, ozonización, radiación ultravioleta, ósmosis inversa, adsorción por carbón, pasaje por resinas de intercambio y filtros de retención microbiana así como otra operación que autorice la autoridad sanitaria competente.

    • Aguas minerales naturales: Se admiten las siguiente operaciones:

      • la decantación y/o filtración al solo efecto de eliminar sustancias naturales inestables que se encuentren en suspensión, tales como arena, limo, arcilla u otras;

      • la separación de elementos inestables, tales como los compuestos de hierro y/o azufre, mediante filtración o decantación eventualmente precedida de aereación u oxigenación, siempre que dicho tratamiento no tenga por efecto modificar la composición del agua en los constituyentes esenciales que le confieren sus propiedades particulares;

      • la eliminación total o parcial del gas carbónico libre, mediante procedimientos físicos exclusivamente;

      • la incorporación de gas carbónico procedente o no de la fuente;

        • el tratamiento con radiación ultravioleta u ozonización en tanto no altere sustancialmente la composición química del agua y/o el pasaje a través de filtros de retención microbiana.

        Las aguas minerales naturales se clasificarán de la siguiente manera:

      • De acuerdo al grado de mineralización determinado por el residuo seco soluble a 180ºC:

      • Oligominerales: residuo: entre 50 y 100 mg/l

      • De mineralización débil residuo: entre 101 y 500

      • De mineralización media residuo: entre 501 y 1500

      • De mineralización fuerte residuo:entre 1501 y 2000

      • De acuerdo a su composición:

        • Alcalina o bicarbonatada: contiene más de 600 mg/l de ión bicarbonato

        • Acidulada o carbogaseosa: contiene más de 250 mg/l de dióxido de carbono libre

        • Salina o clorurada: contiene más de 500 mg/l de cloruro de sodio

        • Cálcica: contiene más de 150 mg/l de calcio

        • Magnésica: contiene más de 50 mg/l de magnesio

        • Fluorada: contiene más de 1 mg/l de flúor

        • Ferruginosa: contiene más de 2 mg/l de hierro

        • Iodadas: contiene más de 1 mg/l de iodo

        • Sulfatadas: contiene más de 200 mg/l ión sulfato

        Desarrollo de los caracteres del agua de consumo

        Cloruros:

        Los cloruros son inocuos por sí solos, pero cabe aclarar que cuando su cantidad supera el límite establecido las aguas resultan de un sabor desagradable.

        Sulfatos:

        En la mayor parte de las aguas subterráneas existen sulfatos. En la mayor parte de los casos se hallan como sulfatos alcalinos (de sodio y potasio), pero no es raro encontrarlos como sulfato de magnesio. Si esta sal se encuentra en cantidades muy elevadas le confiere al agua sabor desagradable.

        El sulfato no produce trastornos tóxicos, salvo cuando la cantidad de sulfato de magnesio es alta, en cuyo caso le confiere propiedades laxantes.

        El contenido de sulfatos es realmente importante en el estudio del poder corrosivo de las aguas, ya que puede producir grandes deterioros en las obras de hormigón, como ser canalizaciones, tanques, etc.

        Nitratos:

        En las aguas completamente puras, subterraneas, de red o de manantial, generalmente no se encuentran mas que trazas.

        El nitrato es el producto final de la oxidación de materia orgánica nitrogenada y por consiguiente un tenor alto de los mismos indica que el agua ha tenido contacto con materia orgánica.

        Si no existen al mismo tiempo nitritos y amoniaco, es señal de que la oxidación ha sido completada, pero el agua sigue siendo potencialmente peligrosa. El nitrato en gran cantidad aumenta las probabilidades de que en contacto con plomo este se disuelva.

        Estudios realizados que el nitrato puede transformarse en nitritos en los organismos de niños pequeños y producirles dificultades de respirartorias. Para los adultos también es peligroso pués produce nitrosamina, la que es responsable de enfermedades cancerígenas.

        Nitritos:

        El consumo de aguas contaminadas con nitritos producen los mismos efectos que se mencionaron el las últimas líneas del parrafo anterior.

        Por otra parte cabe destacar que su presencia indica que las aguas han estado en contacto con materias nitrogenadas en putrefacción. Por consiguiente toda agua que contenga nitritos es sospechosa.

        Amoníaco:

        Como los nitratos y los nitritos, su presencia se vincula con materias orgánicas en descomposición, tales como residuos de animales.

        Dado que el grado de oxidación va aumentando de amoníaco a nitritos y de estos a los nitratos, se puede decir que si un agua tiene nitratos, la contaminación es lejana, pues ha habido tiempo para una oxidación completa; en cambio la presencia de nitritos y amoníaco sería un índice de contaminación cercana, sin tiempo suficiente para la oxidación y por lo tanto existiría el peligro de la presencia de bacterias patógenas.

        Fluor:

        Cuando las concentraciones de fluor superan el valor máximo aceptado se produce el veteado en los dientes de aquellas personas que han consumido esta agua en los primeros años de su vida (hasta los 8 años) o sea cuando los dientes están en formación.

        Cuando el contenido de fluor en las aguas supera las 3 ppm puede aparecer en las peresonas que beben esta agua durante algunos años una grave afección en los huesos llamada osteoporosis.

        Hierro:

        El límite establecido no se basa en su acción fisiológica, ya que el uso de aguas que contienen varios miligramos de este elemento es corriente e incluso aconsejado por los médicos, sino en su sabor y desagradable, en su aspecto, en los inconvenientes de manchar los tejidos y artefactos sanitarios.

        Aluminio:

        Puesto que en el tratamiento de las aguas con coagulantes de aluminio, este se separa transformándose en hidróxido insoluble, no hay razón para que el agua tratada contenga más aluminio que el agua original.

        Cuando la coagulación se ha realizado en debida forma, el aluminio residual es insignificante.

        No tiene ningún tipo de efecto nocivo, comprobado esto por el difundido uso de utensillos culinarios de este material.

        Magnesio:

        El magnesio de ninguna manera es nocivo para la salud, pero tiene la propiedad de conferir a las aguas que lo contienen gusto amargo, poco agradable y cuando se halla como sulfato de magnesio tiene efectos laxantes.

        Plomo:

        Las aguas blandas y corrosivas tienen la propiedad de atacar las cañerías de este material, pasando este en cantidades apreciables al estado soluble.

        El consumo de aguas con plomo tiene como efecto el envenenamiento.

        Arsénico:

        Está perfectamente comprobado que cuando las aguas de bebida contienen una cierta de ese elemento, puede producir en aquellas personas que la beben en forma continuada, una intoxicación crónica conocida con el nombre de “cáncer arsenical” o “enfermedad de Bell Ville”.