Agencias de Desarrollo Regional

Derecho Administrativo español. UE (Unión Europea). Fondos comunitarios FEDER y FEOGA. Ayudas regiones desfavorecidas

  • Enviado por: El remitente no desea revelar su nombre
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 27 páginas
publicidad
publicidad

Nota :

Para evitar que el trabajo quede desproporcionadamente extenso y mal distribuido, y buscando hacerlo más legible y ameno, las notas referentes a distintas materias que precisaban de concreción se han separado en dos bloques. Las primeras, marcadas por un número, quedan recogidas al final del trabajo (en la página última) ; las segundas, marcadas con un círculo alrededor de un numero, quedan recogidas a pie de página en cada caso.

Grupo 5º06

Derecho jdco-comunitario

LA AGENCIA DE DESARROLLO REGIONAL

  • La Agencia de Desarrollo Regional.

    • Consideraciones iniciales.

    • Naturaleza.

    • Organización y tipología de las Agencias de Desarrollo Regional.

    • Forma de actuar.

    • La Agencia de Desarrollo Regional en el ámbito europeo.

  • La Agencia de Desarrollo Regional en España. Su actuación en la Comunidad de Castilla y León.

    • Características generales de la Agencia de Desarrollo Regional. Ámbito de actuación.

    • Situación actual.

  • Conclusiones. Valoración personal y comentario.

  • Bibliografía.

  • Las agencias de desarrollo regional

    CONSIDERACIONES INICIALES

    Los profundos cambios que se constatan en las economías europeas como consecuencia de la crisis iniciada a mediados de la década de los setenta han provocado la reforma en las políticas económicas, tanto de los objetivos planteados, como de los instrumentos utilizados. En este sentido, dentro del ámbito de la política regional, también el enfoque para la corrección del problema de los desequilibrios territoriales se ha modificado sustancialmente. Los rasgos más específicos que definen la nueva orientación en las pautas de actuación de la política regional se reducen a las siguientes (señaladas en negrita) : la descentralización ; la coordinación, en el sentido de una mayor integración de las políticas comunitarias, nacionales y territoriales ; la menor importancia estratégica otorgada al sector industrial ; y la aparición de nuevos agentes con capacidad de decisión, que van a ser los organismos comunitarios, las regiones y los entes locales.

    Así pues, el nuevo modelo de política regional se fundamenta en cinco líneas básicas que podemos resumir de la siguiente manera :

    • más dirigida a un enfoque cualitativo

    • más orientada hacia el apoyo de nuevas actividades y la promoción de las condiciones del desarrollo que hacia las ayudas directas a la inversión.

    • más preocupada por la dimensión internacional de la competitividad regional.

    • más organizada a través de la cooperación entre actores públicos y privados, por lo que, con frecuencia, los Estados Miembros aparecen solamente como uno más de los diferentes actores.

    • más pendiente de la elaboración de programas integrados que apunten hacia un enfoque global de los problemas regionales.

    Además, ante la aparición de múltiples problemas y la escasez de recursos, la clásica dicotomía equidad-eficacia se resuelve a favor de esta última mediante la realización de ajustes positivos, la innovación tecnológica como factor de competitividad, el fomento de pequeñas y medianas empresas (las llamadas PYMES), la prestación de servicios en general y la potenciación del desarrollo endógeno. Precisamente, el auge de las Agencias de Desarrollo Regional se manifiesta en este contexto, como mayor agente intermediador para la consecución de mayor eficacia económica.

    Las disparidades regionales en materia de desarrollo económico se deben, en muchos casos, a diferencias de productividad y competitividad, estando éstas determinadas, principalmente, por el esfuerzo en investigación, por el desarrollo tecnológico, por la incorporación de nuevas innovaciones y por la capacidad para innovar y perfeccionar (especialmente productos y procesos).

    Sin embargo, como afirma la Comisión Europea, la combinación de importantes acontecimientos políticos, fluctuaciones económicas y cambios estructurales continuos durante los últimos años han generado incertidumbre en la política regional. De este modo, aunque los incentivos financieros regionales constituyen el principal instrumento para fomentar nuevas inversiones productivas y crear empleo, los responsables políticos confían cada vez menos en las subvenciones. Por el contrario, las medidas adoptadas tienden a mejorar la competitividad y el entorno empresarial regional, potenciando las infraestructuras empresariales, las transferencias de tecnología y todo tipo de servicios a las empresas que constituyen, generalmente, las líneas estratégicas de actuación de las ADR.

    Asimismo, para la promoción del desarrollo económico territorial, cada vez se da mayor importancia al papel que desempeñan las autoridades locales y a su ámbito de intervención, debido al reconocimiento de las grandes disparidades intraregionales existentes, en ocasiones, mayores que las interregionales. Las posibilidades de regeneración económica pueden ser efectivas, en el plano local, si se supera el principal problema que consiste en la falta de recursos económicos.

    Finalmente, se pretende una mayor interrelación entre el sector privado y el público de la economía, para tratar de atraer la inversión privada hacia la obtención de objetivos de carácter públicos.

    En este sentido, las Agencias de Desarrollo Regional son instrumentos que se adaptan, adecuadamente, a los nuevos requerimientos y planteamientos de la política regional, en los países comunitarios, estando, además, apoyadas por la Comisión Europea.

    PRINCIPALES ASPECTOS DE LA

    POLÍTICA REGIONAL EUROPEA

    Para enmarcar la naturaleza de la Agencia de Desarrollo Regional en el marco comunitario como instrumentos públicos de política regional, resulta preciso establecer, previamente, las principales características que delimitan ésta.

    De este modo, el interés de la Comunidad por la problemática del desarrollo regional es relativamente reciente : se inicia concretamente en 1975, con la aprobación del FEDER y el FEOGA-Orientación. Posteriormente, a finales de la década de los ochenta (concretamente en 1988), se modifican los llamados Fondos Estructurales, constituyéndose así un punto de inflexión de las políticas regionales de la Comunidad, en el sentido en que se introdujo una auténtica visión comunitaria de los problemas regionales, perspectiva de la que se carecía previamente, frente a las intervenciones de apoyo llevadas a cabo (de forma individual) por cada Estado Miembro. Recientemente, en 1993, se produjo la última reforma, constatándose que la Unión Europea elabora y realiza, progresivamente, más políticas y proyectos cuyo campo de acción se extiende al territorio comunitario.

    Asimismo, la consulta y participación de las autoridades regionales y locales es reciente con la creación del Consejo Consultivo de Autoridades Locales y Regionales en la Dirección General de Política Regional, en el año 1989, legitimado posteriormente por el artículo 198 A* de Tratado de Maastricht, por el que se crea el Comité de las Regiones.

    La Unión Europea dispone de diferentes instrumentos de acción en el ámbito del desarrollo económico regional, dependiendo del área sobre la que se pretenda influir y del objetivo específico a alcanzar.

    Los principales instrumentos comunitarios a favor del desarrollo regional pueden agruparse principalmente en dos :

    • Fondos Estructurales, que están compuestos por el FEDER, el FEOGA-Orientación, el FSE y el IFOP. Además, hay que añadir los nuevos instrumentos financieros que son el Fondo de Cohesión y el AELE.

    • Instrumentos de préstamo comunitario que se reducen, por una parte, al BEI (o Banco Europeo de Inversión), y por otra, a los préstamos CECA.

    Debemos destacar aquí que la nueva orientación de la política regional se está desarrollando en una situación de restricciones presupuestarias aunque, en general, los Estados miembros del sur (y entre ellos España, a cuya situación haremos mención más adelante) han mantenido o aumentado el gasto dedicado a los Fondos Estructurales, especialmente las destinadas a las regiones Objetivo 1.

    En el ámbito específico de la Unión europea, hay que señalar que el principal agente de la política regional comunitaria es la Comisión Europea, que a su vez, está otorgando mayores responsabilidades a los gobiernos regionales en el tema de la promoción, el crecimiento y el desarrollo económico. Por esta razón, generalmente, son dichos gobiernos los responsables y titulares, más o menos directamente, de la creación y puesta en funcionamiento de las Agencias de Desarrollo Regional como instrumentos de ejecución y realización de dicha política. Además, se debe tener en cuenta que se produce una renuncia de competencias de los gobiernos centrales, dentro del marco de sus leyes constitucionales, a favor de las autoridades regionales y comunitarias.

    Por añadidura, el Parlamento Europeo pretende hacer de las regiones auténticas interlocutoras de la Unión Europea, más específicamente de las Objetivo 1, especialmente en el marco de la elaboración de los llamados Programas de Desarrollo Regional (o PDR´s).

    Por la vía del artículo 10 del FEDER y la línea presupuestaria del B2600, la Comisión favorece la cooperación y técnica entre los colectivos territoriales de los países europeos, previéndose que varias Agencias de Desarrollo Regional se beneficien de esta posibilidad de co-financiación, bien a título individual, bien a título colectivo (como es el caso de la Asociación Europea de Agencias de Desarrollo o EURADA).

    En definitiva, la política regional comunitaria ha ido adquiriendo un papel preponderante en el conjunto de las políticas comunitarias, lo cual se refleja en los recursos financieros que el Presupuesto Comunitario viene dedicando en los últimos años a los Fondos Estructurales y al Fondo de Cohesión, que son los instrumentos financieros (a parte del BEI) en que se concreta la política regional comunitaria. Basta recordar aquí el avance importante que la reforma de los Fondos Estructurales acordada en 1988 supuso en cuanto a la duplicación de recursos financieros dedicados a política estructural y el refuerzo adicional que en este sentido suponen las perspectivas para el período 93-99 aprobadas por la Cumbre de Edimburgo en diciembre de 1992 que colocaron ya en 1993 a la política regional en un 30.8 % del total del Presupuesto Comunitario, esperando que este porcentaje alcance el 36 % en el año 1999.

    Desde la incorporación de España a las Comunidades Europeas, la participación de nuestro país en la política regional comunitaria y por ende, en las ayudas contempladas en los Fondos Estructurales cofinanciados, ha venido caracterizada por que España ha sido el Estado Miembro más beneficiado en términos absolutos por la distribución de ayudas estructurales comunitarias.

    Si consideramos el nuevo Marco de Apoyo Comunitario 1994-1999, los recursos asignados a España suponen el 24.06 % del total disponible (30.382,6 millones de ecus a precios de 1994), un 10.9 % por encima de Italia y 5 % por debajo del conjunto de los otros países de la Cohesión (Italia, Grecia y Portugal). Del total anteriormente citado, el 68.1 % debe ser reservado para regiones del Objetivo 1, de tal forma que España recibe 26.300 millones de ecus (a precios de 1994), el 28 % del total asignado a dicho Objetivo en el conjunto de la Unión Europea. Esta cantidad, frente a los más de 9.600 millones de ecus correspondientes al MAC 1989-1993 para el Objetivo 1 supone que, en términos reales, los recursos disponibles se han incrementado, efectivamente, un 120 %.

    El nivel máximo de ayudas aprobadas para el período 1994-1999 corresponde a Andalucía, seguida de Castilla-León y Galicia.

    Respecto a las regiones del Objetivo 2, hasta la fecha se han efectuado dos repartos de fondos para dicho Objetivo. El primero fue para el trienio 1994-1996, con 1.130 millones de ecus asignados, y el segundo para el período 1997-1999 con 1.495 millones (entre los que se encuentran los recursos no comprometidos en el anterior período), siendo Cataluña, País Vasco y Madrid las regiones más beneficiadas.

    Las principales características de la estrategia puesta en práctica dentro del Marco de Apoyo Comunitario varía según las regiones de que se trate. Así para las del Objetivo 1 ha destacado la mejora o adaptación del sistema productivo, la cualificación de los recursos humanos y el apoyo a la creación de infraestructura de base (agua y energía). Respecto a las regiones del Objetivo 2, el Marco de Apoyo Comunitario ha establecido sus ejes prioritarios con el fin de concentrar las intervenciones para el sostenimiento del empleo y la competitividad de las empresas, la protección del medio ambiente, el apoyo a la investigación e innovación tecnológica, etc.

    No cabe ninguna duda del efecto tan positivo que ha tenido la política estructural para favorecer la cohesión económica y social de los países de la Unión Europea tal y como se pone de manifiesto en el Primer Informe sobre la Cohesión donde se señala que en 1993 la renta por habitante de los cuatro países de la Cohesión alcanzó un 74 % de la media de la Unión Europea, un incremento de 8 puntos porcentuales respecto a diez años atrás.

    Sin embargo, este proceso de convergencia real entre países no se ha producido en la misma medida entre regiones, de ahí la necesidad de consolidar el esfuerzo de cohesión en el futuro. De ahí que, de cara a la negociación de las nuevas perspectivas financieras de la Comisión Europea (Paquete Santer I), con vigencia desde el año 2000 al año 2006, las posibles reformas de las políticas comunitarias fundamentales revisten una importancia crucial para España, no ya sólo desde el punto de vista de las políticas financiadas por los Fondos Estructurales y el Fondo de Cohesión, sino también para la Política Agrícola Común.

    Estas nuevas perspectivas financieras vienen además condicionadas por la ampliación de la Unión Europea al Este de Europa, lo cual debería ser tenido en cuenta a la hora de garantizar que España pueda consolidar su posición actual dentro de la política de cohesión.

    Hemos visto ya los principales rasgos que caracterizan la evolución de la política regional, resaltando su intervención en el ámbito comunitario, del que emerge un nuevo instrumento público, denominado Agencia de Desarrollo Regional y cuyo análisis nos lleva ahora a analizar los siguientes puntos.

    NATURALEZA DE LAS AGENCIAS DE DESARROLLO REGIONAL

    La justificación de la existencia de Agencias de Desarrollo está determinada por múltiples causas, según los diferentes países comunitarios y sus objetivos últimos. No obstante, podemos generalizar afirmando que surgen como consecuencia de las actuaciones encomendadas a la política regional (descritas en el punto anterior) y del nuevo papel asignado a los entes públicos dentro de un contexto caracterizado por : la internacionalización de las economías, el proceso de la Unión Europea, la fuerte dinámica innovadora y de continuo cambio tecnológico, la terciarización de las economías, y la primacía de los criterios de mercado. En este sentido, las Agencias de Desarrollo Regional nacen impregnadas de una nueva filosofía de intervención en la actividad económica.

    De esta forma, las Agencias de Desarrollo Regional surgen como consecuencia de :

    • la invalidez de la tradicional política regional, basada en la estrategia de la movilidad del capital y la industria para la corrección de desequilibrios interterritoriales. Es decir, consecuencia de los cambios en la naturaleza de los problemas regionales y de la constatación de que la política del gobierno central, en la promoción de zonas deprimidas, ha fracasado.

    • la necesidad de prestar mayor atención al impulso y fomento del desarrollo endógeno, frente a la dependencia de las inversiones exteriores generadoras de empleo.

    Desde otra perspectiva, las Agencias de Desarrollo Regional también se crean para gestionar de una manera conjunta y global todas las funciones relativas al desarrollo económico en su respectivo ámbito territorial y que hasta ese momento habían sido administradas por distintas instituciones de ámbito regional, local o nacional. Son los casos específicos de, por una parte, la Délégation à l´Aménagement du Territoire et à l´Action Régionale (o DATAR), creada en Francia en el año 1963 como departamento interministerial del gobierno francés con la misión de coordinar a los agentes responsables de poner en práctica las actividades propias de la política regional, es decir, las regiones y los ministerios relacionados con el desarrollo económico. Por otra, la llamada Cassa per el Mezzogiorno, fundada en Italia, controla igualmente una red de instituciones involucradas en la puesta en marcha de políticas de desarrollo.

    Asimismo, las Agencias de Desarrollo Regional asumen la responsabilidad de tratar de aunar, por una parte, los intereses públicos (promoción del desarrollo económico de un área específica) y, por otra, los privados (característicos de una economía de mercado). De este modo, estos entes públicos reaccionan ante los fallos de mercado o deficiencias provocadas por la iniciativa privada* en un determinado espacio geográfico.

    Finalmente, y desde otro punto de vista, también se admite que su creación se justifica con el objeto de estimular territorialmente el potencial endógeno. En este sentido, las Agencias de Desarrollo Regional subyacen de una filosofía compuesta por : la necesidad de otorgar especial atención a áreas específicas, la actuación al margen de las restricciones burocráticas de la administración pública y la orientación de sus esfuerzos al desarrollo endógeno.

    ORGANIZACIÓN Y TIPOLOGÍA DE

    LAS AGENCIAS DE DESARROLLO REGIONAL

    Existe una amplia diversidad de Agencias de Desarrollo Regional en función del criterio de clasificación que adoptemos y teniendo en cuenta las diferencias existentes entre los países europeos, según su estructura, organización estatal y administrativa. Esto supone que, incluso, las definiciones de este concepto sean muy variadas. No obstante, destacaremos, entre otras, la aportada por la Asociación Europea de Agencias de Desarrollo Regional (EURADA), que lo conceptualiza como :

    Cualquier organización que tenga :

    • una misión de desarrollo económico abarcando el interés económico global de una zona geográfica.

    • Lazos significantes con una autoridad regional o local tanto desde el punto de vista de su financiación como desde sus objetivos.

    • Una suficientemente importante y relevante área geográfica de trabajo.

    Del mismo modo, se constata una gran diversidad de funciones encomendadas y asumidas por las citadas Agencias, según la intensidad de sus problemas territoriales. Así, se pueden destacar las siguientes :

    • promoción del desarrollo económico de un área concreta, estando sus actividades íntimamente relacionadas con el impulso del potencial endógeno de un territorio dado.

    • dotación de infraestructuras, con un componente tecnológico cada vez mayor, como son los Parques Tecnológicos, los Institutos Tecnológicos y los Centros de Empresas e Innovación.

    • fomento a la creación de nuevas empresas, principalmente las PYMES.

    • estímulo para la creación de empleo.

    • internacionalización de las empresas regionales y atracción de inversiones foráneas.

    • tramitación e intermediación de ayudas financieras, préstamos y subvenciones, tanto de origen comunitario como estatal o regional.

    Esta relación de actividades expuestas es cambiante a medida que evolucionan las economías europeas y se modifican los problemas de carácter regional, surgiendo nuevas estrategias de actuación. En definitiva, la importancia relativa otorgada a cada una de ellas varía sustancialmente, en el tiempo y de unas Agencias a otras, en función de sus estrategias.

    En cuanto a las posibles tipologías disponibles para poder encuadrar las Agencias, destaca, en primer lugar, la de R. Jacques, que, según las líneas estratégicas seguidas, las agrupa en cuatro categorías :

  • las que se orientan al apoyo de las empresas agrícolas, industriales y comerciales, desarrollando una amplia variedad de actuaciones, entre las que se encuentran el apoyo financiero, la provisión de servicios a las empresas, la promoción tecnológica y la movilización de la capacidad endógena.

  • Las que promueven el desarrollo de infraestructuras, siendo responsables de las comunicaciones, la provisión de agua y energía, los polígonos industriales y la revitalización de áreas deprimidas.

  • Las que tratan de atraer capitales e inversiones de otras regiones o países.

  • Las que se orientan a la formación profesional y reciclaje de la cualificación de los trabajadores.

  • Sin embargo, habitualmente, las Agencias asumen la responsabilidad de conseguir varios objetivos simultáneamente, siendo común que persigan las cuatro líneas estratégicas señaladas, aunque con distinta intensidad.

    En segundo término, en cuanto al tipo de organismo del que dependen, o al cual están adscritas, las Agencias se clasifican en públicas, semipúblicas y mixtas*, que se orientan igualmente hacia la consecución del interés público. La mayoría de ellas depende orgánicamente del sector público, funcionando bajo las directrices, generalmente, de las autoridades regionales o locales y, en ocasiones, de las decisiones de los gobiernos centrales. Las de carácter mixto son fruto del acuerdo entre el sector público y el privado, predominando en el ámbito local y comarcal.

    En tercer lugar, por lo que respecta a su régimen jurídico, éste puede consistir en organismos de derecho público ; entes de derecho público sujeto en sus relaciones con terceros al derecho privado ; y sociedades anónimas, aunque tengan carácter público. Normalmente, las Agencias de Desarrollo Regional, tanto en Europa como en España, revisten como forma jurídica las dos últimas modalidades. Así, en España, todas son entes de derecho público sujetas al derecho privado, excepto la Sociedad para la Promoción y Reconversión Industrial (SPRI) del País Vasco y la Sociedad de Fomento Industrial de Extremadura (SFIE), que se constituyen como sociedades anónimas, y el Instituto de Fomento Regional (IFR) del Principado de Asturias, que es un organismo autónomo.

    En cuarto término, las Agencias varían sustancialmente en función de su marco espacial, su tamaño y el volumen de población que aglutinan. En este sentido, existen organismos que abarcan la totalidad del país, un conjunto de regiones, una única región, una provincia, un distrito, un grupo de municipios o incluso un único ente local. Por países, en España, Francia, Reino Unido e Italia predominan las de ámbito regional (e incluso multiregional), adquiriendo importancia, últimamente, las de demarcación local en el Reino Unido, Alemania, Francia y España.

    Por último, también difieren sustancialmente según la procedencia de los recursos económicos disponibles, determinado por su dependencia orgánica. En la mayoría de los casos, debido a su carácter público, la fuente principal de ingresos la constituyen las aportaciones del gobierno regional o autoridad pública responsable, en forma de subvenciones, dotaciones corrientes y de capital. Además, son importantes los préstamos a bajo tipo de interés, las subvenciones de tipos de interés y las provisiones de fondos para capital-riesgo o las participaciones en empresas. Se constatan grandes diferencias entre las Agencias, según las condiciones establecidas para los préstamos, su duración, el porcentaje de subvenciones que pueden conceder y la ratio de participación en el capital de otras sociedades.

    Por lo que respecta a la estructura, generalmente coincide con el esquema organizativo, con independencia de su clasificación como ente de índole pública o privada. En este sentido, las Agencias han creado un Comité Ejecutivo (responsable de la gestión diaria, con un Presidente y/o Director General al frente) y un Consejo de Administración (en el que estás representados los titulares de dicho ente).

    En cuanto al número de empleados, éste es claramente dispar, abarcando desde los 20 o 30 trabajadores en organizaciones relativamente pequeñas, hasta los más de 700 en algunas Agencias (como la Scottish Enterprise y la Industrial Development Agency). Del mismo modo, el número de oficinas o delegaciones territoriales existentes difiere desde una única sede para las de carácter provincial, hasta las pertenecientes a extensas regiones que se descentralizan mediante oficinas en cada una de sus provincias. Además, resulta habitual que dispongan de oficinas de representación en países extranjeros, tanto para atraer inversiones foráneas como para propiciar contactos con otras empresas o agentes económicos interesados en establecer acuerdos de diversa índole en el campo empresarial.

    FORMA DE ACTUAR

    En función de las condiciones y circunstancias imperantes en cada momento, caracterizadas por el contexto económico, social y político existente, los objetivos perseguidos han evolucionado, adaptándose a la naturaleza cambiante de los problemas regionales y a los nuevos retos planteados en las sociedades modernas. Por lo tanto, analizar dichas transformaciones para determinar las líneas estratégicas de actuación requiere necesariamente conocer las funciones asignadas inicialmente a las Agencias de Desarrollo Regional.

    Así, las primeras Agencias de Desarrollo Regional creadas fueron la Industrial Development Agency de Irlanda, en el año 1949, y la Cassa per il Mezzogiorno, en 1950, con la responsabilidad de la promoción económica en el primer caso, y reducir el atraso de las regiones italianas del sur en el segundo. El principal objetivo del ente italiano consistía en la realización de programas de infraestructuras, orientadas al crecimiento de la producción agrícola, pero pronto se extendió a la promoción del desarrollo del sector industrial mediante la provisión de incentivos y subvenciones.

    Estas líneas de acción fueron una constante para todas las Agencias creadas en los países comunitarios, en un contexto fuertemente expansivo, durante la década de los cincuenta, sesenta y primera mitad de los setenta, respondiendo a los siguientes retos de la política regional : la reducción de los desequilibrios territoriales, la promoción de la movilidad de los factores productivos a las áreas menos desarrolladas, y el impulso económico e industrial en general. Con el inicio de la crisis petrolífera en el año 1973, aparecen nuevos problemas como la inflación, el desempleo, la crisis en industrias y sectores básicos, afectando especialmente a las regiones tradicionalmente industrializadas, que determinaron un cambio en las líneas estratégicas de actuación de las Agencias de Desarrollo Regional, paralelo a las modificaciones en la filosofía de intervención de la política regional. Así, el rango de funciones desarrolladas por estos entes se amplió a :

    • la atracción de capitales extranjeros

    • el impulso del desarrollo endógeno

    • los servicios de información y consultoría en sus variadas modalidades.

    • la provisión de suelo industrial, incluyendo los de carácter tecnológico.

    • la generalización de otro tipo de instrumentos, como los préstamos, la participación en empresas y capital de riesgo.

    Ya en épocas más recientes, se debe añadir :

    • la preocupación por el medio ambiente

    • el apoyo a las PYMES

    • la promoción y difusión tecnológica

    • la reconstrucción urbanística de áreas tradicionalmente industrializadas

    • el desarrollo del turismo

    • la atención a otras necesidades de carácter social.

    En consecuencia, durante los últimos años, se otorga mayor protagonismo a la provisión de servicios especializados a las empresas, principalmente en los campos de la modernización tecnológica y el marketing, dirigidos prioritariamente a las PYMES. Asimismo, se intenta fomentar el acuerdo y la interrelación entre Agencias de distintos países.

    Respecto de las nuevas formas de actuación, y en función de los diferentes países europeos, para el caso específico italiano, Umberto Bozzo afirma que :

    El nuevo escenario internacional y la conclusión del Mercado Único Europeo ha enfatizado las necesidades de las pequeñas y medianas empresas por contar con una red internacional de relaciones. Esta necesidad por apoyar y estimular la internacionalización de nuestros sistemas económicos locales y regionales exige el establecimiento de una arquitectura de relaciones interregionales y supranacionales institucionalizadas.

    En el Reino Unido, se puede afirmar que también se ha producido un cambio sustancial en los fines de las Agencias de Desarrollo Regional, cambio que las ha conducido incluso a extinguir algunas de las más representativas y crear unas nuevas cuyas estrategias de actuación son marcadamente diferentes, aunque los objetivos finales permanecen invariables. Son los casos de la Scottish Development Agency (sustituida por la Scottish Enterprise en 1991) y Highlands and Islands Develpment Board (sustituida por Highlands and Islands Enterprise en 1990), que surgieron a mediados de los setenta, como consecuencia del declive económico en esas áreas y ante la necesidad de adoptar una línea de intervención basada en la promoción económica endógena y de ámbito local. Estas Agencias se orientaban a un área muy específica de la política regional británica, teniendo la libertad de actuar al margen de la burocracia gubernamental diaria del gobierno, pudiendo proporcionar ayudas financieras de largo plazo, indispensables para el desarrollo económico y sin estar sometidas a las restricciones anuales de los presupuestos del gobierno. Preocupaba especialmente la regeneración industrial, que debía propiciarse mediante las inversiones, la creación y mantenimiento de empleo. La Welsh Development Agency obtuvo mejores resultados económicos que la Scottish Development Agency, pero nunca significativos ; además, las inversiones realizadas en forma de capital-riesgo y participación en el capital social fracasaron en muchas PYMES, con lo que no se alcanzaron los objetivos pretendidos. Ante estas adversidades, se establecieron unas nuevas estrategias de inversión más estrictas, tratando de implicar en mayor medida al sector privado, mediante la consulta previa de las decisiones inversoras y propiciando la participación de éste con recursos que complementasen los fondos públicos (de hecho, durante los años 1985-1986 y 1986-1987 la ratio entre la cuantía de las inversiones privadas y las públicas fue superior a diez). Bajo estos parámetros surge la Scottish Enterprise (organización que absorbe a la Scottish Development Agency y la Training Agency), que se fundamenta en una doble línea de acción : por una parte, asegurar y garantizar el liderazgo del sector privado en el desarrollo económico local, y por otra, ofertar programas de cualificación y formación profesional. Se produce por tanto una fragmentación de las actividades de promoción económica, descentralizando las diversas responsabilidades en manos del sector privado, mediante los consorcios de empresas de ámbito local.

    En el caso de España, estas entidades son creadas por las Comunidades Autónomas tras el reconocimiento de la descentralización administrativa contenida en la Constitución de 1978 y la aprobación de los respectivos Estatutos de Autonomía. Los objetivos principales planteados fueron distintos según el contexto económico y social existente en cada momento, dependiendo de la fecha de creación de estas Agencias. Así, cuando se creó la SPRI (Sociedad para la Promoción y la Reconversión Industrial), la economía estaba inmersa en una profunda recesión, como consecuencia de los costes generados por la segunda crisis del petróleo (en el año 1979), determinando que los objetivos propuestos tratasen de hacer frente a la crisis y a su impacto sobre la estructura industrial del País Vasco, así como sobre el empleo. Del mismo modo, al fundarse el IFR (Instituto de Fomento Regional) de Asturias, el fin básico y principal consistió en facilitar los procesos de saneamiento y reconversión industrial. Posteriormente, al cambiar la coyuntura económica, los fines a alcanzar se modificaron y adaptaron a la nueva situación, caracterizada por el crecimiento y la prosperidad económica, que se extendió desde 1986 hasta 1990, asumiendo los retos dirigidos hacia la innovación y el desarrollo tecnológico, la creación de empresas, la prestación de servicios variados a éstas, la cooperación empresarial, la dotación de infraestructuras modernas, el apoyo a las PYMES y la internacionalización.

    LAS AGENCIAS DE DESARROLLO REGIONAL

    EN EL MARCO DE LA UNIÓN EUROPEA

    Las Agencias de Desarrollo Regional son impulsadas y apoyadas por los órganos comunitarios a través de la Comisión. Las relaciones entre las Agencias de Desarrollo Regional y la Unión Europea pueden agruparse en tres categorías :

  • como grupos de presión, mediante el establecimiento de relaciones bilaterales con la Comisión Europea, manteniendo una oficina permanente en Bruselas.

  • Como medio para la obtención de financiación en proyectos subvencionados por los Fondos Estructurales*.

  • Como promotor de la participación en otras políticas comunitarias, a través de proyectos a favor de :

    • las PYMES (BC NET, EURO-INFO-CENTRE, INTERPRISE, EUROPARTENARIAT).

    • la transferencia de tecnología (SPRINT).

    • la política medioambiental

    • la creación de empleo

    • la cooperación interregional.

    En algunos países comunitarios se observa una alta concentración de cofinanciaciones comunitarias a favor de unas pocas Agencias de Desarrollo Regional, como sucede en el caso del Reino Unido (a favor de Scottish Enterprise y Welsh Development Agency) y Holanda. En otros países, como España o Bélgica, la dispersión resulta por Agencias resulta mayor. Recientemente, la Unión Europea está otorgando mayor importancia al desarrollo de las PYMES, lo que sitúa a las Agencias de Desarrollo Regional en una posición privilegiada como intermediario de las ayudas financieras provenientes de los Fondos Estructurales para las regiones asistidas.

    Es preciso destacar que los vínculos de las Agencias de Desarrollo Regional con la Unión Europea son especialmente fuertes en aquellas regiones asistidas por la Comunidad mediante Fondos Estructurales. No obstante, también las Agencias pertenecientes a regiones que no se benefician de dichos Fondos pueden acceder a las distintas políticas comunitarias a través de diversos programas, especialmente, los de contenido tecnológico y de ayuda a las PYMES. Así, la iniciativa SPRINT, para la transferencia de tecnología entre regiones de uno o varios Estados comunitarios, se desarrolla, principalmente, mediante las Agencias de Desarrollo Regional.

    Desde otro punto de vista, se puede afirmar que el papel que las Agencias pueden desempeñar dentro de la Unión Europea, se resume en las siguientes áreas :

    • la colaboración en el momento de elaborar las políticas comunitarias mediante la evaluación de expertos y consultores.

    • la puesta en marcha de los programas y políticas comunitarias, mediante su participación directa, la gestión del Subsidio Global, la gestión de créditos y subsidios comunitarios, y el estímulo a otros agentes regionales para participar en los Programas Europeos.

    • la evaluación de las políticas comunitarias, requiriendo su valoración, opinión y evaluación.

    Así, tal y como se afirma en las conclusiones y recomendaciones para una estrategia de la Comunidad (Agrupación Española de Agencias de Desarrollo Regional):

    Es de suma importancia que el capital privado tenga una mayor participación en los programas operativos (en particular, de las grandes empresas nacionales y multinacionales), también mediante modalidades que permitan la definición de "acuerdos de programa" entre autoridades públicas (Comisión, Estado, Regiones) y el interlocutor sociales, que prevean asimismo condiciones favorables para reducir el riesgo de la inversión durante un período de tiempo limitado, necesario para poner en marcha la iniciativa.

    En definitiva, la política regional comunitaria admite que las Agencias de Desarrollo Regional reúnan los requisitos necesarios para seguir siendo el intermediario válido entre los intereses del séctor público, relativos al desarrollo económico territorial, y los intereses privados.

    La Agencia de Desarrollo Regional en España. Su actuación en la Comunidad de Castilla-León

    CARACTERÍSTICAS GENERALES DE LAS

    AGENCIAS DE DESARROLLO REGIONAL EN ESPAÑA.

    ÁMBITO DE ACTUACIÓN.

    Dada la diversidad de Agencias existentes en el ámbito comunitario, en función de los objetivos planteados, la estructura orgánica, el tamaño y la evolución en las líneas estratégicas seguidas, resulta indispensable conocer las principales características que delimitan la intervención de las Agencias de Desarrollo Regional españolas que sirvan como marco de referencia para la actuación del ente correspondiente en Castilla-León. Así pues, deben tenerse en cuenta las siguientes consideraciones :

  • representan un modelo de intervención en la economía distinto al tradicionalmente ejecutado por las empresas y las administraciones públicas, confiriéndole una orientación más empresarial, al guiarse en mayor medida por los criterios del mecanismo del mercado. Las Agencias se caracterizan por una mayor agilidad en su funcionamiento, en la toma de decisiones, en la actuación y gestión cotidiana.

  • Tratan de adaptarse a un mundo cada vez más interrelacionado y global por medio de la información y del espectacular desarrollo de las telecomunicaciones. De esta manera, se asiste a la necesidad de fomentar el establecimiento de acuerdos y convenios con otras Agencias de su misma problemática, o incluso con otras instituciones de carácter público o privado, ya sean de ámbito nacional, internacional o comunitario.

  • Debido al reciente proceso de creación y puesta en funcionamiento de estos entes, durante la última década, el crecimiento y la expansión, tanto de sus recursos como de los gastos en las actividades desarrolladas son impresionantes y, quizá resalta aún más el hecho de que esta evolución ocurrió incluso en la última fase recesiva del ciclo económico que se extiende desde el año 1991 hasta 1994. Estas son las razones, a su vez, de que las posibilidades financieras se reduzcan prácticamente, en la mayoría de los casos, a las aportaciones de fondos realizadas por las propias Comunidades Autónomas, habiéndose incrementado notablemente en los últimos años, merced del proceso expansivo de dichas agencias.

  • Están, en términos generales, volcadas en el desarrollo de las potencialidades endógenas de la zona, poniendo menor énfasis en la captación de capitales foráneos, como vía para el incremento de la renta, la riqueza y el bienestar regional.

  • Están orientadas, principalmente, hacia la promoción de las PYMES facilitándoles informaciones de todo tipo, intermediando en las peticiones de recursos financieros, promocionando la innovación y difusión tecnológica.

  • Las actuaciones de las Agencias de Desarrollo Regional no están únicamente dirigidas a la potenciación del sector industrial. Por el contrario, se orientan al conjunto de los sectores económicos regionales, con el objeto de diversificar las actividades económicas y promover la creación de nuevas empresas. Por otra parte, se debe considerar que cada vez es más difícil deslindar el sector secundario del terciario, ya que ambos están estrechamente interrelacionados y el empleo de los servicios a las empresas es cada vez más frecuentes.

  • Tratan de evitar el solapamiento con otras instituciones o entes públicos, dedicados a las mismas o parecidas actividades promocionales del desarrollo económico territorial, ya que provocaría una competitividad y duplicidad de competencias entre ellas que acrecentaría el confusionismo del potencial inversor y favorecería, en última instancia, la ambigüedad y la burocracia.

  • Se intenta prevenir que las Agencias de Desarrollo Regional funcionen como compartimentos estancos, al depender administrativa y financieramente de un Departamento o Consejería de los gobiernos autonómicos, impidiendo el agrupamiento de estrategias y actuaciones de todas las Consejerías implicadas en acciones encaminadas a crear el plasma y las condiciones idóneas para propiciar el desarrollo territorial endógeno y, en definitiva, la expansión y el crecimiento económico.

  • Con carácter general, la estrategia económica se fundamenta en una doble línea de actuación : por una parte, el desarrollo del potencial endógeno regional, en sentido amplio, y por otra, se trata de reducir o eliminar los desequilibrios estructurales que se oponen a un desarrollo regional integral.

  • Las Agencias de Desarrollo Regional se convierten en instituciones adecuadas para gestionar la cofinanciación comunitaria en las regiones asistidas y, principalmente, en las regiones Objetivo 1 y 2. Además, están participando en una amplia variedad de programas conectados con las políticas comunitarias, tanto las dirigidas a las PYMES, como los de transferencia de tecnología o de desarrollo local.

  • Concluyendo, podemos afirmar que corresponde a las propias Comunidades Autónomas, mediante las Agencias de Desarrollo Regional, organizar el diseño del sector público empresarial regional más idóneo y adecuado a sus posibilidades y potencialidades, tanto de crecimiento como de desarrollo. Dicha tarea requiere de un gran esfuerzo imaginativo para estimular la iniciativa empresarial privada a partir de la actuación pública.

    SITUACIÓN ACTUAL

    La ADR de Castilla-León se crea por Ley 21/1994 de 15 de diciembre. Posteriormente, el Decreto 49/1995 de 16 de marzo aprueba el Reglamento General de la citada Agencia, convirtiendo en realidad un viejo proyecto contenido en el Pacto Industrial*, firmado en el año 1993. Del mismo modo, se cumple la recomendación de la Comisión Europea realizada en el año 1989, en el sentido de que las regiones Objetivo 1 dispongan de este instrumento de promoción económica regional. Castilla-León se incorpora, de esta manera, al numeroso grupo de regiones españolas que disponen de este ente público como uno de los principales instrumentos de acción de la política regional.

    La reciente creación y puesta en funcionamiento (en julio de 1995) de este ente en Castilla-León hace necesario enjuiciarla en función de lo que, implícitamente, se deduce de su Ley de creación y del Reglamento orgánico que la desarrolla. Y ello sin realizar un análisis económico y financiero, desde el estricto punto de vista de la rentabilidad económica y los beneficios obtenidos, ya que se trata de un organismo que no tiene ánimo de lucro, de modo similar al resto de entes.

    Así pues, es preciso resaltar que en todos los aspectos relativos a las razones que justifican su existencia, las funciones encomendadas, los fines a alcanzar, los recursos de los que dispone y el esquema organizativo, es muy similar a la del resto de entes de la misma naturaleza de las otras Comunidades Autónomas españolas. No obstante, se deben destacar algunos planteamientos, como los siguientes :

  • En la exposición de motivos de la Ley de creación se justifican las ventajas de constituir una entidad de este tipo, como la eficacia en sus actuaciones al tratarse de una organización especializada en este campo ; la coordinación entre programas y agentes regionales implicados en el objetivo de la promoción económica ; y ser intermediario en la gestión de Subvenciones Globales provenientes de la Unión Europea.

  • En cuanto a los objetivos a conseguir y las funciones ejercidas para alcanzar tales finalidades, recogen los establecidos actualmente por las Agencias de Desarrollo Regional, adaptándose a los nuevos requerimientos, necesidades y problemas de carácter regional en nuestras sociedades.

  • Aunque se recoge explícitamente que la Comunidad Autónoma de Castilla-León es el único titular, sin embargo tiene presente la representación y participación de otros agentes sociales. Se reconoce, por tanto, la importancia del papel que debe desempeñar el sector privado en la promoción económica regional.

  • Finalmente, es preciso señalar que las bases y el marco para el desarrollo y funcionamiento de la Agencia están correctamente establecidos, en términos semejantes al resto de entes. Sin embargo, el principal reto consiste en trasladarlo a la práctica, mediante las oportunas líneas instrumentales ; por esta razón, es absolutamente necesario asociarse con otros organismos, conocer la experiencia de otros entes, así como los resultados y los fracasos de otras Agencias, tanto en la Europa comunitaria como en el resto de España.

  • De esta forma, parece oportuno considerar que las tareas esenciales a desarrollar por la ADR de Castilla-León se encuadrarían en las siguientes líneas :

  • Por una parte, el objetivo principal debe consistir en generar el plasma idóneo para la creación de empresas y de un tejido empresarial (principalmente PYMES) del que históricamente ha carecido Castilla-León.

  • Por otra, existen importantes actuaciones a desarrollar, como :

    • una política tecnológica, tanto mediante los gastos en I+D (aprovechando los Centros Tecnológicos existentes en la región, integrados en la Red de Centros Tecnológicos de Castilla-León, y la investigación universitaria) como en la vertiente de su difusión y puesta a disposición de las empresas.

    • la tramitación e intermediación de ayudas financieras, préstamos y subvenciones, tanto de origen comunitario como estatal o regional.

    • el fomento y puesta a disposición de todo tipo de servicios a las empresas, desde la información, el asesoramiento, la ayuda a la gestión, hasta la formación y capacitación humana en el contexto de sus aptitudes endógenas.

    • la dotación de infraestructuras, en sus diversas modalidades, garantizando, principalmente, la disposición del suficiente suelo industrial, de acuerdo con las Gestures y manteniendo como Parque Tecnológico el situado en Boecillo, próximo al principal núcleo económico regional : Valladolid.

    Sin embargo, no es deseable que una región atrasada como es el caso de Castilla-León, sin antecedentes históricos inmediatos de industrialización (a excepción del sector puntual y específico de la automoción), y sin una mínima estructura de diversificación industrial, se plantee objetivos tales como el fomento de la innovación en tecnología punta o que pretenda la configuración de un sistema industrial tecnológicamente avanzado, variado y competitivo a escala internacional, como en su caso pudieran aspirar las Comunidades Autónomas más desarrolladas. Por el contrario, en esa tipología de regiones, suele ser apremiante el crear las condiciones y circunstancias favorables para el surgimiento de una clase empresarial que sea estable, o bien, el establecer los requisitos indispensables para materializar el crecimiento económico duradero de ese espacio territorial.

    Otros objetivos que deben ser tenidos en cuenta en función de las características específicas regionales de Castilla-León, tomando en consideración las líneas de desarrollo, previstas por el Plan de Desarrollo Regional (PDR) son los siguientes :

    • el reequilibrio intraterritorial, en una región como esta, con acusados desniveles internos de vida, renta y bienestar social.

    • la atracción y captación de proyectos inversores foráneos, allí donde las iniciativas empresariales privadas son más bien escasas.

    • esfuerzo para la creación de nuevos puestos de trabajo en las zonas más desérticas que, tradicionalmente, son las más afectadas por la baja densidad de población.

    Conclusiones. Valoración personal y comentario

    No debemos pensar, a tenor de todo lo expuesto anteriormente, que las Agencias de Desarrollo Regional son la panacea y la solución a todos los males del desequilibrio económico territorial. Por el contrario, existen algunas deficiencias que es oportuno comentar.

    En primer lugar, en las regiones más atrasadas, la finalidad prioritaria que se plantea la política regional es la de estimular e impulsar la creación de empresas, así como implantar una cultura empresarial. Sin embargo, esta meta choca, generalmente, con el inconveniente de la falta de personal, con experiencia de gestión, que se pueda incorporar a la ADR, o incluso, la falta de iniciativa empresarial privada, capaz de generar riqueza y trabajo. Por añadidura, aunque hubiera profesionales cualificados, aparecería el obstáculo de la política salarial existente en el sector público.

    En segundo lugar, y consecuencia de lo anterior, se corre el peligro de que las Agencias de Desarrollo Regional se especialicen excesivamente en un sector dado por inercia y por la cualificación de sus gestores, o por el contrario, que exista una acentuada diversificación sin aprovechar, plenamente, aquellas actividades en las que se poseen ventajas comparativas y competitivas en el medio y largo plazo.

    En tercer lugar, las Agencias de Desarrollo Regional deben evitar, en la medida de lo posible, las injerencias de tipo político y, en consecuencia, toda actuación antieconómica de asunción de empresas privadas en dificultades, de sus ineficiencias o las políticas de mantenimiento de empresas no competitivas en actividades económicamente maduras para salvaguardar los puestos de trabajo por claras razones electoralistas. Para que la política regional y las Agencias de Desarrollo Regional sean válidas y eficaces, es imprescindible que éstas muestren, en la práctica, un grado de autonomía elevado y que sigan unos patrones profesionales adecuados a los que se requieren en el mundo de los negocios. En definitiva, tratar de evitar cualquier recelo y desconfianza del empresariado sobre la actuación e intervención del sector público en la economía.

    Por último, parece un error el intentar copiar y reproducir la tipología de Agencias de Desarrollo Regional de otras Comunidades Autónomas, con sus funciones, instituciones, programas, estrategias, objetivos e instrumentos. Por el contrario, cada región requiere de una sociedad o institución de desarrollo amoldado a sus necesidades, sus potencialidades y las cualidades de sus recursos humanos y físicos ; es decir, adaptada a sus capacidades y aptitudes endógenas como vía de progreso, mejora de la productividad, competitividad y de desarrollo en el amplio sentido del término. Este es un proceso semejante a lo que ocurre con la política de desarrollo endógeno, en el cual no se deben reproducir las experiencias y las medidas adoptadas en otros territorios o comarcas porque los resultados hayan sido netamente positivos y en los que, probablemente, su grado de desarrollo, así como sus problemas específicos son, claramente, diferentes.

    Bibliografía

    • Políticas comunitarias y desarrollo económico regional y local. Agrupación Española de Agencias de Desarrollo Regional. Sevilla.

    • El papel de las Agencias de Desarrollo en la política regional española. Boletín Económico del ICE, núm. 2387, del 18 al 24 de octubre. Ministerio de Economía y Hacienda. Madrid.

    • Informe elaborado en nombre de la Comisión de Política Regional y de Ordenación del Territorio, sobre Sociedades Regionales de Desarrollo como factor de la política regional. Documentos de sesión. Documento A2-373/88.

    • El papel de las Agencias de Desarrollo Regional en el ámbito de la Unión Europea y España. Baudelio Urueña Gutíerrez. Valladolid.

    • La política regional comunitaria basada en Fondos Europeos. Manuel Ledesma Sánchez. Madrid.

    * Se crea un comité de carácter consultivo compuesto por representantes de los entes regionales y locales, denominado en lo sucesivo "Comité de las Regiones" [...].

    * Las Agencias de Desarrollo Regional desempeñan, generalmente, un papel de subsidiariedad respecto a la iniciativa privada.

    * Las Agencias de Desarrollo Regional de carácter privado son raras excepciones.

    * Se trata de las Subvenciones Globales, descritas en el artículo 6 del FEDER, de las que se han beneficiado, entre otros, el Instituto de Fomento de Andalucía (IFA) y el Instituo de Fomento de la Región de Murcia (IFRM), en España. En cambio, las Agencias de Desarrollo Regional como instrumento empresarial público no son activas en el marco del Fondo Social Europeo.

    * Específicamente, se denominó : Acuerdo para el Desarrollo Industrial de Castilla-León. 1993-1996.

    Respecto a la evolución de la política regional, se habla de un cambio desde las disparidades regionales medidas en términos cuantitativos (evaluadas por indicadores tales como el producto regional, la renta per cápita y los niveles de desempleo) a las disparidades estimadas cualitativamente (como son la tasa de innovación económica regional, la estructura cualitativa del empleo y la localización de las funciones de I+D).

    También se modifican las características propias del equipamiento en este campo, porque los polígonos industriales dan paso a los Centros Europeos de Empresas e Innovaciones, los Institutos Tecnológicos y los Parques Tecnológicos y Científicos.

    La misión del BEI consiste en contribuir al desarrollo equilibrado y estable del mercado común en interés de la Comunidad, recurriendo a los mercados de capitales y a los propios recursos. Así, el BEI facilita, mediante la concesión de préstamos y garantías, y sin perseguir fines lucrativos, la financiación de proyectos : para el desarrollo de las regiones más atrasadas, modernización o creación de empresas o de nuevas actividades necesarias para el establecimiento del mercado común, y proyectos de interés común a varios Estados Miembros. Existen cinco grupos principales de prestatarios : las grandes empresas, las PYMES, los organismos públicos, los colectivos o entes locales y los bancos e instituciones de crédito a largo plazo. Sería preciso añadir aquí a las Agencias de Desarrollo Regional como organismos públicos.

    Los préstamos CECA son préstamos de reconversión y de financiación de diversas operaciones relacionadas con el carbón y el acero.

    Podemos citar a modo de ejemplo la Industrial Development Agency irlandesa, creada en 1949, dependiendo del Ministerio de Industria y Comercio. No obstante, dispone de 9 oficinas regionales localizadas a lo largo de todo el territorio irlandés y al menos 18 exteriores situadas en diversos países europeos, norteamericanos y asiáticos. Otro caso fue la extinta National Enterprise Board en el Reino Unido.

    Son los casos específicos de Bélgica, donde las Agencias más importantes se limitan al ámbito provincial, como GOM Vlaams Brabant, GOM West-Vlaanderen e IDELUX (Luxemburgo) y Holanda con LIOF (Limburg), OOM (Overijssel) y BOM (Brabante).

    Generalmente, las Agencias son asociaciones sin fines de lucro, con independencia de su carácter privado, mixto o público, compaginando la gestión de directivos nombrados por las autoridades políticas con el asesoramiento de personas cualificadas y representativas de los diferentes sectores económicos y sociales, tales como las asociaciones empresariales, las Cámaras de Comercio, los sindicatos y las instituciones universitarias.

    Concretamente, son las siguientes :

    • el País Vasco con la Sociedad para la Promoción y Reconversión Industrial (SPRI).

    • el Principado de Asturias con el Instituto de Fomento Regional (IFR).

    • la Comunidad Valenciana con el Instituto de la Mediana y Pequeña Empresa Valenciana (IMPIVA).

    • la Comunidad de Madrid con el Instituto Madrileño de Desarrollo (IMADE).

    • la Generalitat de Cataluña con el Centro de Información y Desarrollo Empresarial (CIDEM).

    • la región de Murcia con el Instituto de Fomento de la Región de Murcia (IFRM).

    • Extremadura con la Sociedad de Fomento Industrial de Extremadura.

    • Andalucía con el Instituto de Fomento Andaluz (IFA).

    • Aragón con el Instituto Aragonés de Fomento (IAF).

    • Galicia con el Instituto Gallego de Promoción Económica (IGAPE).