Nihilismo

Filosofía contemporánea. Friedrich Nietzsche. Vitalismo. Aforismos. Escritos póstumos

  • Enviado por: Gloria González
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 4 páginas
publicidad

EL NIHILISMO: Escritos Póstumos.

El amor desaforado por la nobleza humana, el odio tenaz hacia lo indigno, la pasión por la poesía: todo aquello que hace vigente a Nietzsche, constante acicate y amigo implacable, en un breviario de aforismos e inquisiciones de sus últimos años de lucidez.

Los escritos póstumos de Nietzsche son, sin duda, la parte de su obra más desconocida para el público en lengua española. No sólo porque carecen todavía de una traducción solvente y una edición crítica, sino porque hasta ahora se han presentado fragmentariamente y siempre partiendo de la muy deficiente edición dirigida por su hermana Elisabeth, que introdujo innumerables tergiversaciones y omisiones, en buena medida encaminadas a facilitar una interpretación racista y nazi avant la lettre del pensamiento de Nietzsche. La presente selección toma como base la edición crítica llevada a cabo por Giorgio Colli y Mazzino Montinari (Nietzsche Werke. Kritische Gesamtausgabe, Nachgelassene Fragmente 1885-1889, 3 vols., Berlín-Nueva York: Walter de Gruyter, 1970-1974), que elimina definitivamente esos inconvenientes. El tema primordial que tratan las páginas siguientes es el del nihilismo, pero también recogen otros asuntos con vistas a mostrar la riqueza y variedad de esos escritos póstumos. Así, el lector puede hacerse cargo de la dirección global que tomaron las reflexiones y los intereses de Nietzsche en sus últimos tres años de lucidez (1885-1888).

El lector poco familiarizado con Nietzsche hará bien en enfrentarse a este texto con el espíritu que el propio Nietzsche recomendaba a la hora de acceder a dos de los pensadores que más amaba y (a la vez) odiaba: el fragmento 15 [35] dice: *Indignamente se ha intentado ver a Wagner y Schopenhauer como tipos de enfermo mental: se habría obtenido una perspectiva muchísimo más esencial precisando científicamente el tipo de décadence que ambos representaban*. Al margen del carácter específico de la personalidad y la biografía de Nietzsche, parece adecuada una misma perspectiva para abordar su pensamiento. Más interesante que aplaudir con entusiasmo o rechazar de plano sus ideas es analizar lo que en ellas refleja adecuada y fielmente aspectos fundamentales de la situación contemporánea, es decir, del tipo de decadencia o de revitalizacion (según los puntos de vista) que Nietzsche representa en nuestra cultura. En sus afirmaciones se deja sentir siempre una inagotable capacidad para dar cuenta de muchos de los comportamientos y de las mentalidades actuales. Y naturalmente comprendemos entonces que aproximarse a Nietzsche es en buena parte aproximarse a lo esencial de los tiempos actuales: ya se atribuía él mismo la condición de síntoma, al mismo tiempo que repudiaba la de causa. Probablemente ni Nietzsche ni el nihilismo son las causas de la contemporaneidad, pero sí dos de sus síntomas y signos más claros, más significativos y más potentes.

Otro modo de acceder a los diversos textos seleccionados es considerar el aforismo 9 [78] como emblemático de la perspectiva filosófica nietzscheana: Quien sabe como se forma toda fama también albergará sospechas contra la fama de gozar la virtud*. Esta proposición se puede generalizar y ampliar con la sustitución de la palabra virtud por las que Nietzsche va considerando a lo largo de su obra: religión, moral, valores, bien, verdad, ser, lo eterno y lo absoluto, conocimiento, ciencia, sujeto, lenguaje, ideales, justicia, política, democracia, liberalismo, paz, ascetismo, belleza y (no nos detengamos aquí y vayamos a aspectos más tradicionalmente criticados) antisemitismo y superioridad racial, patriotería, lo *alemán*, gregario, conformismo, mediocridad, falsa modestia, pasividad permanente, retraimiento temeroso, hipocresía, renuncia sistemática, miedo a vivir, cobardía, amor y caridad artificiales, obediencia debida, alienación individual y colectiva, culpabilidad paralizante, dominio por el dominio, incapacidad para pensar más allá de lo inmediato, el más allá o la utopía que sustituye el ahora y el aquí... La enumeración no es exhaustiva, pero no se aparta en lo más mínimo del pensamiento de Nietzsche, de su vigorizadora sospecha y de su crítica fulminante a todos los falsos ídolos. Nietzsche (a quien se ha querido incluir junto con Marx y Freud, en una hipotética *escuela de la sospecha*) va extendiendo siempre la sospecha sobre los orígenes y funciones fraudulentos, inmorales o, simplemente, no inmaculados, con una actitud que expresa perfectamente el fragmento 10 [154]: *Mi intención, mostrar la absoluta homogeneidad en todo lo acontecido y la aplicación de la distinción moral tan sólo como condicionada perspectivamente; mostrar como todo lo alabado en la moral es esencialmente idéntico a todo lo inmoral y como todo desarrollo de la moral sólo ha sido posible a través de medios inmorales encaminados a fines inmorales*.

SOBRE EL NIHILISMO

En la obra de Nietzsche el nihilismo aparece tardíamente. Toma el término de Paul Bourget, que lo utiliza en Essais de Psycologie contemporaine (1883). Este autor advertía sobre la aparición y crecimiento de una *gran enfermedad europea*, detectada en escritores como Baudelaire, Flubert, Renan o los Goncourt, que él definía como *un mortal cansancio de vivir, una tétrica percepción de la vanidad de todo esfuerzo*. A despecho de esta tardanza, la realidad que designa el término nihilismo estaba presente en el pensamiento de Nietzsche desde hacía tiempo, si bien se expresaba como pesimismo, decadencia, degeneración vital, muerte de Dios o voluntad de nada. Así, por ejemplo, en el fragmento 17 [8] dice: No se ha comprendido lo que, sin embargo, es palpable: que el pesimismo no es un problema, sino un síntoma, que la cuestión de si el no-ser es mejor que el ser es ya una enfermedad, un declinar una idiosincrasia... El movimiento pesimista no es más que la expresión de una decadencia fisiológica. Es significativo que ya la primera gran obra de Nietzsche, El origen de la tragedia, que en 1872 se subtitulaba a partir del espíritu de la música, pase a denominarse en 1886 El origen de la tragedia o helenismo y pesimismo. Por otra parte, la que habría de ser su gran obra de madurez, La voluntad de poder: Ensayo de una transvaloración de todos los valores según el proyecto de 1887 recogido en La genealogía de la moral, estaba previsto que constara de una primera parte (de las cuatro) titulada *Historia del nihilismo europeo. Resulta evidente que muchos de los textos recogidos en esta selección habían de formar parte de dicha obra, nunca concluida.

Nihilismo es en la obra de Nietzsche algo profundo y polivalente (Es equívoco 9[35] ). Un análisis realmente fructífero y profundo exige que se hable de nihilismos en plural y con diversos adjetivos, en vez de nihilismo en singular. Así lo hacen (ofreciendo distintas clasificaciones de los diversos nihilismos) autores como Heidegger, Deleuze, Djuric o Grainer, que, tratando de completar y sistematizar una tendencia ya explícita en el propio Nietzsche, han desbozado denominaciones como: nihilismo incompleto, pasivo, activo, negativo, reactivo, clásico o extático, realizado e irrealizado, etc.

Es posible también otra clasificación y denominación: en primer lugar hay que distinguir entre el nihilismo que tiene conciencia de sí y se reconoce como tal, que podría llamarse nihilismo explícito, y el que no se sabe tal e incluso se considera el gran adversario del nihilismo, el nihilismo implícito. El primero puede a su vez ser dividido, como hizo Nietzsche, entre activo (toma de conciencia del nihilismo que es presa de la desesperación) y pasivo, incapaz de oponer alternativas o respuestas a la nueva situación. El activo, en el cual hay que situar propiamente a Nietzsche, no claudica ante la nueva situación y reacciona de manera creativa y destructiva (ambas se implican mutuamente) cambiando los valores viejos y caducos por otros nuevos y revulsivos (si se quiere: nuevas máscaras y fábulas.

En tiempos de Nietzsche y hoy mismo es el nihilismo explícito pasivo el que más grandes clamores y debates levanta. Los precedentes se remontan a las acusaciones de Jacobi a ciertos filósofos, también está presente en algunos románticos como Jean Paul y se consolida en los nihilistas o anarquistas rusos que a partir de 1860 negaron violentamente todo tipo de autoridad y orden social. Es el caso, a pesar de las divergencias, de Chersnishevski, Dostoievski, en el prefacio a los Discursos de Pouchkine y en sus novelas, reflejaba esta concepción: situación desprovista de valores verdaderamente incuestionables que se pudieran contraponer a los tradicionales y decadentes, la cual crea en los hombres la más absoluta incredulidad, una tendencia hacia la autodestrucción (y aún el suicidio) y una visión absolutamente desengañada del hombre y de la existencia. Reflejaba la conciencia del gran vacío dejado por lo que Nietzsche llamaba la muerte de Dios, el cual conducía a las famosas consignas si Dios no existe todo está permitidoz y *todo vale porque ya nada vale*. A esta situación Nietzsche la llama *fatalismo ruso, aquel fatalismo sin rebelión en virtud del cual un soldado ruso a quien la campaña le resulta demasiado dura acaba por tenderse en la nieve. No aceptar ya absolutamente nada, no tomar nada, no acoger nada dentro de sí, no reaccionar ya en absoluto...*. (Es lo que Deleuze califica de *pesimismo de la debilidad*: habiendo nacido de la desvalorización de la vida, culmina en la desvalorización absoluta, en la muerte y en la nada.) El nihilismo pasivo todavía vive en la protesta y añoranza del absolutamente perdido viejo mundo de seguridades. Según el aforismo 9 [60] *Un nihilista [pasivo] es el hombre que, del mundo tal como es, juzga que no debería ser y que, del mundo tal como debería ser, juzga que no existe. En consecuencia, la existencia (actuar, sufrir, querer, sentir) no tiene sentido; el pathos del *en vano* es el pathos nihilista*. No es difícil percibir la influencia de esta tradición en el existencialismo de entreguerras y en la angustai contemporánea ante la conciencia del hombre como ser *arrojado*