La busca; Pío Baroja

Literatura española. Generación del 98. Novela (narrativa) contemporánea. Estructura. Psicología de personajes. Argumento

  • Enviado por: Frak
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 8 páginas
publicidad

“LA BUSCA”

AUTOR: Pío Baroja

  • BIOGRAFÍA

  • S

    u nombre es Pío Baroja y Nessi. Nació en San Sebastián en 1872. Se trasladará a Madrid, donde estudiará, doctorándose en Medicina, si bien apenas la ejercerá, regentando en esta ciudad la panadería de una tía suya. A la par se dedicará al periodismo, colaborando en diarios y revistas como "El país", "Arte joven"...

    Lee mucho a Schopenhauer, Allan Poe, Tolstoi, Ibsen, entre otros. En 1899 inicia una serie de viajes al extranjero. Frecuenta las tertulias madrileñas de carácter literario, y con el nuevo siglo aparecerán sus dos primeros libros: "Vidas sombrías" y "La casa de Aizgorri". A partir de este momento, la actividad literaria de Baroja no se interrumpe.

    Como corresponsal del diario "El globo" viaja a Tanger en 1902, posteriormente a Londres (1905 y 1906), Italia, París...

    En 1939 es elegido Académico de la Real Academia de la Lengua (su discurso fue "La formación psicológica de un escritor"). Murió en Madrid en 1956.

    En su caracterización, dentro de la generación de 98, ha salido mal parado, ya que suele hablarse de él como hombre disconforme, y hasta cierto punto insociable. No obstante, él si definía como un hombre humilde y errante.

    • Obra Literaria

    La obra literaria es muy copiosa. Publicará preferentemente dentro del genero narrativo. Su concepción de la novela es la de un género multiforme. Lo abarca todo, desde el libro de aventura al filosófico, hasta el épico. Se tratará de una novela abierta.

    Sus novelas pasan de setenta. De ellas, treinta y cuatro se agrupan en trilogías.

    Las más notables son:

    - "Tierra vasca" (La casa de Aizgorri; El mayorazgo de Labraz; Zalacaín, el aventurero).

    - "La vida fantástica" (Camino de perfección; Aventuras y mistificaciones de Silvestre Paradox; Paradox, rey).

    - "La raza" (La dama errante; La ciudad de la niebla; El árbol de la ciencia.)

    - "La lucha por la vida" (La busca; Mala Hierba; Aurora Roja)

    - "Las ciudades" (Cesar o nada; El mundo es así; La sensualidad pervertida.)

    - "El mar" (Las inquietudes de Shanti Andía; El laberinto de las sirenas.)

    - "La selva oscura" (La familia de Errotacho; El cabo de las tormentas; Los visionarios.)

    A esto añadiremos veintidós volúmenes de carácter histórico-novelesco: "Memorias de un hombre de acción".

    - Ensayos dramáticos ("La leyenda de Juan de Alzate".)

    - Ensayos en general ("A orillas del Duero", "Ciudades de Italia".)

    - Un volumen de poesía ("Canciones del suburbio".)

    - Cuentos ("La caja de música", "La dama de Iturbi".)

    - Sus memorias alcanzan siete volúmenes.

  • ARGUMENTO

  • L

    a novela se compone de tres partes, formada por cuatro capítulos la primera parte, nueve la segunda y ocho la tercera. La primera nos introduce en la vida de Manuel Alcázar (protagonista principal), su familia y su llegada a Madrid; las otras dos partes hablan la vida de trabajo y el vagabundeo del protagonista en la novela:

  • Primera parte:

  • El autor introduce la novela en la casa de huéspedes de doña Casiana, donde Petra, la madre de Manuel, trabaja como criada. Ésta recibe la noticia de que Manuel viene a Madrid, lo que la pone muy nerviosa. Petra, la cual es voluntariosa, aparentemente humilde y testaruda, al quedarse viuda cuando su marido falleció al caerse en una vía (era maquinista), puso a sus dos hijas a servir y mandó a los dos varones a un pueblo de Soria, con su cuñado. Los tíos no se llevaban bien con Manuel y lo mandaron a Madrid con su madre.

    Manuel vive con ella en la pensión, trabaja y ayuda a su madre en sus tareas y haciendo recados a los huéspedes.

    En la pensión de doña Casiana vive doña Violante, Celia e Irene, madre e hija que pasan por hermanas, que discuten a todas horas. Don Telmo, que era un hombre mayor, el cual limpiaba con la servilleta las copas y las cucharas y era muy reservado. Roberto era un estudiante, hombre voluntarioso, al que muchos consideraban un chiflado y otros.

    Manuel tiene algunos inconvenientes en la pensión ya que doña Casiana no quiere tenerle más en su casa y Petra decide enviarlo a la zapatería de su primo en los barrios bajos de la ciudad.

  • Segunda parte:

  • Manuel se pone a trabajar en la zapatería con su tío. El tío Ignacio no tenía rasgos de mala persona, tenía la tez amarilla, rugosa, los surcos profundos en la cara, el aire cansado lo que le daba aspecto de hombre débil; uno de sus primos, Leandro, robusto, no se parecía a su padre, con expresión testaruda y varonil; y el otro, Vidal, era un chico de la misma edad de Manuel, delgaducho, esbelto y con cara de pillo. Sale con la pandilla de sus primos, que tienen un amigo que le llaman el Bizco, tiene la frente estrecha, la nariz roma, los labios abultados, con pecas y pelirrojo. En aquel barrio había un ambiente rastrero. En esta parte Baroja hace una descripción de "La Corrala", casa de vecinos en estrecha convivencia para la bueno y para lo malo, miserable pero en algunas circunstancias digno.

    Allí vivía la numerosa familia del corrector: su mujer, la suegra, una hija de veinte años y sus hijos; no le bastaba el jornal que ganaba corrigiendo pruebas en un periódico, por lo que pasaba grandes apuros. Su hija Milagros, una muchacha esbelta, fina, tenía relaciones con Leandro, el primo de Manuel; el señor Zurro tenía un puesto en el Rastro y marchaba muy bien, vivía con su hija Encarna de unos veinte años, muy descarada y los domingos salía a pasear con su padre cargada de joyas.

    Roberto, el estudiante, pide a Manuel que le acompañe a "La Doctrina" lugar donde se reunían los mendigos.

    Los mendigos reciben aquí la visita de "las marquesas", señoras que les llevaban ropa y comida. Estas son recibidas por los mendigos, y criticadas con un lenguaje lleno de vulgarismos.

    Manuel se va acostumbrando al barrio con la compañía del Bizco, el que no quiere reunirse más con los ladrones. Su primo Leandro, celoso por la coquetearía de su novia Milagros, rompe con ella y lleva a Manuel a un nuevo ambiente: la taberna de la Blasa, allí conocerá al Tabuenca, nuevo rufián, y a Alonso de Guzmán, viejo artista de circo que aprovechará la menor ocasión para contar sus glorias pasadas.

    Manuel pasea por Madrid, desde el Viaducto contempla sus alrededores que le causan una profunda impresión de tristeza.

    Cuando llegó a casa le comunicaron una triste noticia: Leandro había matado a su novia por celos y seguidamente se mató él al verse acosado por la policía. Esto le hizo sentir a Manuel una extraña sensación.

  • Tercera parte:

  • Manuel después de la desgracia, vuelve a la pensión de doña Casiana con su madre. Petra le busca un empleo en un puesto de verduras situado en la plaza de Carmen y llevado por el tío Patas y su mujer. Manuel trabaja mucho pero el matrimonio si niega a darle un sueldo porque el muchacho no se ganaba el pan que comía.

    La Petra buscó otra casa para Manuel, una tahona para que aprendiera el oficio de panadero, la vida allí era muy dura y el jornal escaso, los demás panaderos le exigían mucho y ni siquiera sabían su nombre, sólo con Karl un alemán huido de su país, borracho, muy inocente y sentimental, entabla una relación amistosa. Manuel no puede con el ritmo de trabajo de la tahona, cae enfermo y vuelve con su madre. De allí sale despedido por enamorarse de la sobrina de la patrona y sin saber a donde ir vuelve de nuevo a los barrios bajos. Encuentra al Bizco y su primo Vidal y se une a ellos aunque su vida le daba miedo.

    Su madre cae enferma, pide confesión y muere. Manuel aquella noche pensó y sufrió mucho: reflexionó acerca de la utilidad de la vida y acerca de la muerte. Deambula por las calles y se alimenta con el rancho del cuartel del María Cristina, allí encuentra a Roberto, el estudiante, que le habla de una fabulosa herencia que espera recibir, aunque Manuel encuentra estúpido hablar a acerca de eso.

    Manuel vuelve de nuevo a la vida maleante, pero no tarda en reaccionar.

    Ideó un montón de cosas, las mayorías irrealizables. En el interior luchaba la tendencia de su madre, de respeto a todo lo establecido, con su instinto antisocial y vagabundo, aumentado por su clase de vida.

    Deja la vida maleante y lo encuentra el señor Custodio, trapero de profesión, que le lleva a su casa. Allí hay un ambiente limpio, a pesar de estar rodeada de la basura recogida por el trapero. Este hombre y su mujer aprovechaban todo lo que encontraban.

    Manuel siente por primera vez el despertar de la pubertad, se enamora de Justa, la hija de don Custodio, pero como pretendiente no le parecía suficiente para tomarlo en serio, y decide abandonar la casa.

    Estamos en los momentos finales de la novela. Manuel pasea por Madrid, sale en defensa de un chaval que es golpeado por un rufián. La noche va terminando, Manuel contemplaba a los transeúntes y reflexionaba.

  • ESTRUCTURA

  • Externa:

  • Número de páginas: 181

    Capítulos: Se compone de tres partes, formada por cuatro capítulos la primera parte, nueve la segunda y ocho la tercera.

  • Interna:

    • Narraciones: (pág. 87, Capítulo II, Segunda Parte)

    “El dinero era para ellos, la mayoría de las veces, una desgracia. Comprendiendo instintivamente la debilidad de sus fuerzas y de sus inclinaciones, se preparaban a hacer ánimos yendo a la taberna; allí se exaltaban, gritaban, discutían, olvidaban las penas del momento, se sentían generosos, y cuando, después de soltar baladronadas, se creían dispuestos para algo, se encontraban sin un céntimo y con las energías ficticias del alcohol que se iba disipando.”

    > Pío Baroja, gracias a ésta y otras narraciones, nos acerca a la gente pobre de Madrid de principios de siglo. Lo hace de una forma fría y objetiva, sin el uso de tonos festivos al presentarnos las vidas ásperas de los hombres y mujeres que desfilan en este libro. Al escribir este libro hizo una observación directa por eso las narraciones tienen mayor realismo.

    En esta narración vemos como la gente de aquellos barrios de Madrid se solía acercar a la bebida para olvidar los problemas económicos y familiares, además de explicarnos que no les gustaba mucho a trabajar, un poco por las malas condiciones y otro poco, porque eran algo zánganos. La fluidez y la claridad yo creo que son las características más importantes que podemos destacar en su forma de narrar, además de su objetividad. No nos adorna esta sociedad para que la veamos mejor sino que la describe tal y como es.

    • Descripciones: (pág. 82, Capítulo II, Segunda parte.)

    “ De los lados del callejón de entrada subían escaleras de ladrillo a galerías abiertas, que corrían a lo largo de la casa en los tres pisos, dando la vuelta al patio. Abriánse de trecho en trecho, en el fondo de estas galerías, filas de puertas pintadas de azul, con un número negro en el dintel de cada una.

    Entre la cal y los ladrillos de las paredes asomaban, como huesos puestos al descubierto, largueros y travesaños, rodeados de tomizas resecas. Las columnas de las galerías, así como las zapatas y pies derechos en que se apoyaban, debían haber estado en otro tiempo pintados de verde; pero, a consecuencia de la acción constante del sol y de la lluvia, ya no les quedaban más que alguna que otra zona con su primitivo color.”

    > En esta descripción se describe un tipo de casa ya casi desaparecida, a través de un profundo manejo del idioma por parte del autor. Servirá a muchos y futuros historiadores para investigar una parte de la historia de Madrid.

    Una de las causas por la que damos un gran valor a esta descripción es porque utiliza muchos recursos estilísticos. También podemos ver que es muy clara porque en pocas palabras podemos ver perfectamente ese corralón, muy concisa y que es claramente una descripción impresionista donde a base de pequeñas pinceladas o de unos pocos detalles físicos se describe perfectamente la casa. También me he fijado en la gran cantidad de signos de puntuación que hacen que ésta sea más lenta.

    • Diálogo: (pág. 68-69, Capítulo I, Segunda Parte)

    - “¿Tú habías estado alguna vez en esta calle?

    • Yo, no.

    • Por estos barrios se divierte uno la mar.

    • Sí, ¿eh?

    • Ya lo creo. ¿Tú no tienes novia?

    • Yo, no.

    • Pues hay muchas chicas que están deseando tener avío.

    • ¿De veras?

    • Sí, hombre. En la casa donde vivimos hay una chica muy bonita, amiga de mi novia. Te puedes quedar con ella.”

    > Los diálogos son lo que más abundan en este libro. La característica más importante es que están expresados en habla vulgar por eso no hay ningún tipo de formalidad, aunque los dos personajes que hablan no se conocen de nada, lo hacen como si se conocieran de toda la vida.

    También vemos la importancia de la mujer en aquella época. Aunque el hombre seguía siendo la cabeza de la familia, la mujer tenía un papel esencial, limpiar la casa, criar a los hijos,... Este diálogo está compuesto de frases cortas lo que le da mayor rapidez y fluidez a la hora de leerlo los lectores.

  • PSICOLOGIA DE LOS PERSONAJES

    • Manuel Alcázar

    Protagonista de esta novela realista, es el personaje a través del cual Pío Baroja nos muestra con detalle la vida en los pobres barrios de Madrid, además de los distintos tipos de gente que conviven allí.

    Manuel Alcázar lucha por sobrevivir en una sociedad en donde él es una de las muchas y pobres personas que no tienen ni hogar ni comida para sobrevivir.

    Al principio, tiene un mínimo de interés en vivir como una persona honrada, escuchando los pocos consejos que le da su madre. En cuanto va pasando el tiempo y después de la muerte de su madre, Manuel va dejando de ser honrado para poder conseguir comida y alojamiento, ya que gracias a su primo y amigo, piensa que para que vaya a trabajar cuando es más fácil y efectivo robar o conseguir el dinero de mala forma, cada uno prestando atención a sus propios intereses.

    A diferencia de sus amigos, él, cuando robaba, no se sentía bien y tenía plena conciencia de que eso no se debía hacer, entonces volvía a trabajar para un señor que normalmente le daba a cambio de su trabajo, un deprimente alojamiento y una pésima comida.

    Al final del libro, cuando Manuel Alcázar ya es un chico con unas pocas y duras experiencias que le mostraban como es en realidad la vida, por ejemplo la muerte de su primo Leandro por un mal de amores, se enamora de la hija de su jefe, la cual no le corresponde, por su falta de recursos económicos.

    Al final, Manuel a causa de la mala vida y las experiencias que ha ido aprendiendo, no tiene otro sitio para vivir que la calle, donde la única forma de subsistir es la delincuencia.

    > Con este personaje, Pío Baroja, nos hace una crítica social sobre las malas condiciones de vida y la cantidad de vagabundos y personas de mal vivir que había en Madrid en aquella época.

    • Roberto (el estudiante)

    Roberto es uno de los personajes que me han parecido más interesantes. Representa la voluntad en el libro y muchos de los demás personajes le toman por loco.

    Lo que más me ha inquietado de este personaje es que nunca pierde la esperanza y que a pesar de lo que decían los demás, él sigue buscando la riqueza perdida de su familia. Es independiente que no hace caso de lo que le dicen los demás, sigue hacia delante con la esperanza de que algún día será rico y se reirá de los que no han confiado en él.

    > A pesar de las repetidas veces que aparece en el libro, sigue siendo un personaje misterioso que aparece y desaparece cuando menos te lo esperas. Con él, Pío Baroja hace una crítica hacia las personas que tienen esperanzas que algún día de forma inusual se resuelvan sus problemas económicos.

    • Vidal

    Era primo de Manuel, al cual le había conocido cuando Petra mandó a su hijo ir a trabajar con su tío a la zapatería. Era un chico que había sido criado en la calle y, junto a sus amigos, había aprendido a vivir sin depender de su familia.

    No le gustaba trabajar y estudiar tampoco, por eso estaba todo el día en la calle con sus amigos haciendo faenas y bromas a todos los pobres señores que encontraban en la calle.

    Este personaje se vuelve cada vez más independiente ya que, al principio del libro, él siempre va con muchos chicos pero a medida que vamos pasando hojas vemos que Vidal sólo va con Manuel y el Bizco, un amigo suyo, y finalmente acaba estando sólo. Creo que debido a que se preocupaban únicamente, él y sus amigos, del propio interés económico, todos se fueron separando, tomando caminos distintos para conseguir dinero.

    A pesar de que Vidal se portaba mal con todo el mundo siempre estaba dispuesto a ayudar a Manuel y a no traicionarle, algo que cambiaba cuando se trataba de sus amigos. Se llevaba muy bien con él pero no confiaba plenamente en nadie.

    • “ La Petra”

    Lo que más me ha sorprendido de esta mujer es que deja a Manuel, su hijo, en manos de cualquiera, ya que muchos de los trabajos tuvo Manuel gracias a su madre le hacían estar en muy malas condiciones.

    No cumplía ni siquiera mínimamente con su papel de madre y lo único que la importaba era no perder su trabajo y tener que verse en la calle sin un sitio donde dormir. A pesar de esto, en el libro cumple el papel de persona buena y honrada porque tenía un trabajo y nunca tuvo una discusión con nadie ni cometió un delito.

    No evolucionó a lo largo del libro, siempre fue igual, hacía su trabajo y nunca se metía con nadie, pero atendía como todos, a su propio interés.

    • Justa

    Este personaje me parece uno de los más importantes de los cuales nos servimos para conocer la personalidad de Manuel. Justa, era la chica de la que Manuel, al final del libro, está locamente enamorado. Ella le va poniendo a prueba y le va dando falsas esperanzas a pesar de que Manuel sabía que ella tenía novio. Al final Justa se casa con su novio de mayor posición económica y hace que Manuel deje de trabajar para su padre y vuelva a ganarse la vida en la calle. Es cuando Manuel sufre más y creo que esto es lo que le hace más fuerte para, finalmente, decidirse a vivir en la calle.

  • ESTILO LITERARIO

  • D

    urante toda la obra, el narrador siempre cuenta los hechos en tercera persona, característico de la narración de un relato. Además, abundan descripciones y diálogos.

    El narrador conoce y sabe todo acerca de los personajes, es, por tanto, un narrador omnisciente.

    Ejemplos de personificaciones, comparaciones, hipérbaton,…:

    • Personificaciones: “...de entrada subían escaleras de ladrillo a galerías abiertas, que corrían a lo largo de la casa en los tres pisos, ...”

    • Comparaciones: “Entre la cal y los ladrillos de las paredes asomaban, como huesos puestos al cubierto, largueros y travesaños, rodeados de tomizas resecas.”

    • Hipérbaton: “De los lados del callejón de entrada subían escaleras de ladrillo a galerías abiertas,...”

    • Epíteto: “...con su primitivo color.”

  • JUICIO CRÍTICO PERSONAL

  • P

    ío Baroja denuncia fuertemente que es la ciudad o el país el que produce los ladrones y los golfos debido a las malas condiciones de trabajo y a la gran separación que hay entre pobres y ricos, y que ninguna casa de caridad podrá tapar el hambre y el desamparo que hay en estos barrios. Por ello en la novela nos enseña como los chicos saben desde muy pequeños que la vida más fácil es la de ladrón. Y gracias a la libertad de los niños a la hora de estar en la calle, aprenden a valerse por sí mismos desde muy jóvenes.

    Creo que las mayores críticas que se hacen en la novela son a la explotación de los trabajadores que muchas veces cambian su trabajo por un desolador y oscuro alojamiento, además de que hay un gran interés económico en todas las personas, lo cual me parece normal, ya que no tienen otra forma como sobrevivir y se dan cuenta que llegar a un cierto nivel económico es muy difícil cuando han nacido pobres en un barrio pobre.

    Creo que el autor quiere que veamos a esta novela como un documento informativo, con el q podamos ver los aspectos que critica de forma amena, pero dándonos cuenta de los problemas que hay en la sociedad.

    También sirve para criticar que aunque tres amigos se prometieron un día la eterna amistad, por objetivos de interés económico se acaban separando por intentar luchar por vivir en un país que no les da muchas alternativas.

    1

    8