Xenofobia y SIDA (Síndrome De Inmunodeficiencia Adquirida)

Seropositivo. Sistema Inmunológico. Información ciudadana. Noruega

  • Enviado por: Oscar Villaroya
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 1 páginas
publicidad




Tema de Portada


Inventos cuánticos




Entre las muchas marcas de fábrica de la xenofobia, hay una que nunca
falta, a saber, el estigma de la corrupción de la salud que
atribuimos al objeto de nuestra fobia. Y de ello tenemos un ejemplo
reciente nacido en lo que para muchos es un vergel de riqueza,
civilización y solidaridad, la flamante Noruega. El caso levantó una
agria polémica en la IV Reunión Europea sobre Migrantes, Minorías
Etnicas y HIV/SIDA que se celebró recientemente en Barcelona. El pasado
verano el Ministerio de Salud noruego lanzó una campaña en
la que nada menos adviertía a la población de no mantener relaciones
sexuales con un inmigrante africano sin protección, por el gran riesgo
que presentaban de ser seropositivos. Pocas veces podremos encontrar una
consejo de salud más desatinado y sujeto a lo que podríamos
denominar como "sandez estadística". Desde el punto de vista
científico-médico la campaña carece totalmente de argumentos. Por un
lado,
si algo deberíamos haber aprendido de la prevención del SIDA, es
precisamente que, para tener éxito, la prevención debe ser
indiscriminada; todos somos susceptibles de infectar y de ser
infectados. Dar el falso mensaje de atender sólo a contactos con
colectivos
de riesgo aumenta paradójicamente el riesgo de contagio. Pero es que
además, la elección del colectivo por su origen y no por la conducta
de riesgo es cuando menos grotesco. Mucho más riesgo de ser seropositivo
tiene un simple cooperante de ayuda o un soldado que haya
visitado países con gran prevalencia de sida que un inmigrante
proveniente de esas zonas, y eso según los datos del mismo ministerio de

salud noruego!. Y no digamos ya una plaga cada vez más de moda, el
turismo sexual ¿Por qué no realiza el gobierno campañas para
prevenir contactos sin protección con tales grupos? Y esto es lo peor,
porque desde el punto de vista ético, la campaña no se sostiene.
Estigmatizar a un grupo frente a un supuesto resto de sociedad indemne
atenta directamente a los derechos humanos.

Por todo ello es importante repetir hasta la saciedad las dos caras del
mensaje que nos transmite el artículo. La persona que emigra por
motivos económicos es un adulto joven y sano. Es mucho más problable que
importemos enfermedades con los visitantes ocasionales. Lo
que realmente debería preocuparnos son las enfermedades que les estamos
transmitiendo nosotros por obligarlos a vivir en "ghettos" y por
no ofrecerles la atención médica adecuada. Las semillas de la xenofobia
sólo precisan de una simple falacia como la noruega para brotar.
Que nos quede claro.


También:
Ciencia competitiva y competencia científica