William James

Medicina, literatura y química. Fisiología. Principles of Psychology. Pragmatismo. Teoría somática de las emociones

  • Enviado por: El remitente no desea revelar su nombre
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 3 páginas

publicidad

WILLIAM JAMES

(1842/1910)

1. - BIOGRAFÍA.

1.1- VIDA:

Erudito sobresaliente, dotado comunicador, célebre en su día y persona de gran empatía que inspiraba afecto y respeto genuinos. Su encanto personal se trasluce en sus escritos, la mayoría de los cuales reflejan fielmente las conferencias que impartió a estudiantes y personas inteligentes que no eran especialistas.

James fue un estadounidense que en 1861 ingresó en la Lawrence Scientific School de Harvard, y en 1864 ingresó en la Medical School de Harvard, donde se graduó en medicina y enseñó sucesivamente fisiología, psicología y filosofía. Pero también era muy europeo. Visitó por primera vez Europa antes de cumplir dos años y casi cada año de su vida pasó algún tiempo en ella, permaneciendo de manera ocasional durante un año o dos seguidos (Francia, Gran Bretaña y Suiza).

Hablaba francés y alemán con fluidez, manejaba bien el italiano y conocía personalmente a la mayoría de los intelectuales destacados de su época, desde Ralph Waldo Emerson hasta Sigmund Freud y Bertrand Russell. Su hermano, el novelista Henry James (1843/1916), se estableció en Inglaterra y allí, el novelista que escribía como un psicólogo recibía frecuentemente a William, el psicólogo que escribía como un novelista. A ambos les fascinaba el problema de expresar con palabras los fenómenos de la consciencia individual. Henry abordó el tema por medio de novelas que mostraban la sutil unicidad y parcialidad de las perspectivas de las personas individuales; William lo hizo a través de la psicología.

William nació en Nueva York, era el mayor de cinco hijos cuya educación no fue convencional. Su padre, un brillante conversador que escribía sobre teología, disponía por herencia de una gran fortuna que le permitió dedicar su vida a viajar, tratar con gente interesante y educar a sus hijos. Donde iba el padre allí iba también su mujer y los niños, acompañados de un séquito variable de parientes, amigos y sirvientes. Se alentaba activamente a los niños a que absorbieran su entorno, hablaran sobre sus experiencias, leyeran, escribieran y pintaran. Ese activo grupo nómada se albergaba en hoteles y alquilaban casas a ambos lados del Atlántico. Participaban en interminables discusiones sobre amplias cuestiones autoanalíticas que, compartidas a menudo por las celebridades que los visitaban, dominaban la vida y la educación de los James.

William recibió su educación de tutores que permanecían poco tiempo a su lado y, en breves periodos, en escuelas privadas, pero principalmente de su padre y su familia. El resultado fue que desarrolló un repertorio de talentos académicos, sociales, lingüísticos y artísticos de formidable heterogeneidad. Entre los 18 y los 30 años prosiguió estudios adicionales y programas intensivos de lectura. También estaba cada vez más preocupado por lo que haría con su vida. Se sentía dividido antes tantas posibilidades. Sufría brotes de depresión y afección neurótica, y las cartas familiares hablaban de su “mala salud”, la “elección de una profesión” y la “terrible responsabilidad de tal elección”.

A los 18 años comenzó su formación como pintor. Más tarde cambió al estudio de la ciencia y luego a la medicina. Incluso después de tomar esa decisión tenía dudas, e interrumpió sus estudios para ir a Brasil a la expedición geológica “Thayer” junto a Louis Agassiz, naturalista suizo establecido en Estados Unidos, para después permanecer de nuevo un año en Alemania. En 1869 se graduó en medicina en la escuela Medical School de Harvard y partió inmediatamente a Europa, donde entró en un período de oscura desesperación y dio un paso decisivo hacia la resolución de su crisis existencial. Ese paso evitó el suicidio y comenzó a sanar lo que él mismo llamó después su “alma enferma”; también incluía temas que exploró durante el resto de su vida y que dominaron su trabajo en la madurez.

Cuando su cura existencialista autoadministrada comenzó a funcionar volvió a Harvard, donde le ofrecieron un puesto como profesor de fisiología. James aceptó y comenzó su carrera como profesor universitario a la edad de 30 años. En 1878 se casó felizmente con Alice Howe y después tuvo hijos en los que tanto él como su esposa se deleitaron.

Entre 1878 y 1899, James disfrutó con energía del trabajo, la vida familiar y la vida social. Viajó, asistió a conferencias, impartió clases, mantuvo una enorme correspondencia y gozó con modestia de su creciente fama internacional. En 1899 sufrió el primero de muchos ataques de angina que minaron progresivamente su vigor, aunque James mantuvo una formidable serie de actividades. El 11 de Agosto de 1910 él y su esposa partieron del domicilio de Henry James en Rye, Inglaterra, y ambos realizaron la que William sabía su última travesía del Atlántico. Murió quince días después, el 26 de Agosto de 1910 en Chocorua, New Hampshire (EE.UU.).

1.2-PRINCIPALES OBRAS:

  • Principles of Psychology, 1890.

  • Test-Book of Psychology, Briefer Course, 1892.

  • The will to Believe, 1897.

  • Human Inmortality, 1898.

  • Talks to teachers on Psychology, and to students on some of life's Ideals, 1898.

  • The Varieties of Religious Experience, 1902.

  • Pragmatism: A New Name for Some Old Ways of Thinking, 1907.

  • The Meaning of Truth, 1909.

  • A Pluralistic Universe, 1909.

  • Some Problems of Philosophy, 1911.

  • Essays in Radical Empiricism, 1912.

  • 2. - OBRA.

    Toda su obra, ampliada después por su amigo Charles Sanders Peirce y su discípulo John Dewey, está dirigida en sus múltiples aspectos a tratar de conciliar la ciencia con la religión, principal problema de su época.

    • Principles of Psychology”:

    Su mayor obra, en dos volúmenes, probablemente el libro más conocido en toda la psicología, es una mina de ideas y frases de agudo ingenio, que los psicólogos continúan explorando con provecho.

    En 1878 selló un contrato para escribir el libro, basado en las conferencias sobre psicología que impartía. Su elaboración llevó doce años, pero cuando los “Principles of Psychology” aparecieron, establecieron a su autor como el psicólogo más destacado del momento. Las primeras páginas ahondaban en los temas recurrentes de James de individualidad, elección y propósito.

    Este libro presenta, con un lenguaje magistral, abundantes observaciones naturalistas sobre la conducta humana y la experiencia consciente, recogidas en parte de primera mano y en parte de sus amplias lecturas. Contiene agudos análisis intelectuales en los que las cuestiones se consideran de modo crítico y abierto. Deja claro que la psicología se interesa en la vida de personas individuales y es de interés para ellas.

    Esta obra, que revela la enorme erudición de James, contiene una reelaboración de todos los conocimientos psicológicos estudiados hasta entonces en Europa y en América.

    El postulado fundamental de la obra es que el cerebro es la única condición corporal inmediata de la operación mental.

    James rechaza el dualismo y llega a la conclusión de que los psicólogos, al menos por el momento, deben adoptar el paralelismo, una correspondencia total de la sucesión de estados de conciencia con la sucesión de procesos globales del cerebro. Este libro hace más que ningún otro para impulsar el Funcionalismo, e incluso apunta hacia el Conductismo.

    • Pragmatismo: doctrina filosófica desarrollada por los filósofos estadounidenses Charles S. Peirce, W. James y otros, según la cual la prueba de la verdad de una proposición es su utilidad práctica; el propósito del pensamiento es guiar la acción, y el efecto de una idea es más importante que su origen. Fue la primera filosofía de Estados Unidos desarrollada de forma independiente. Plantea una metodología para la evolución de las ciencias naturales.

    En su libro Pragmatismo, James contrapuso el pragmatismo al racionalismo señalando que mientras que los racionalistas creen que la realidad es inmutable y eterna, para el pragmatismo está aún constituyéndose y aguarda del futuro parte de su fisionomía. Las Formas no existen, puesto que el Universo está evolucionando continuamente; la verdad no puede ser algo estático, sino que es un proceso en eterna evolución. Según James: “las ideas verdaderas son aquellas que podemos asimilar, validar, corroborar y verificar. Falsas son las ideas no susceptibles de esto...”. Según él las ideas llegan a ser verdaderas sólo en cuanto que nos ayudan a entrar en relaciones satisfactorias con otras partes de nuestra experiencia.

    Lo que el pragmatismo busca son ideas que funcionen en términos humanos; las ideas que son útiles, satisfactorias y que están de acuerdo con otras creencias son verdaderas, independientemente de si son científicas, metafísicas o religiosas.

    La idea verdadera de la que James hablaba no era absoluta, sino relativa a cada individuo.

    3. APORTACIONES A LA PSICOLOGÍA.

  • James patrocinó muchos debates e investigaciones psicológicas en su vida, pero su sensibilidad artística a la diversidad de facetas de la condición humana le impedía adoptar cualquier punto de vista como final. Sus populares conferencias inspiraron a muchas personas un nuevo sentido del valor y de la dignidad humanos, pero el propio James nunca estuvo completamente libre de brotes de depresiones.

  • En 1875 creó en Harvard un laboratorio para la experimentación psicológica pero no tenía paciencia suficiente para realizar experimentos, tomar medidas o utilizar la estadística. Era uniforme en su variabilidad.

  • De 1890 a 1900 James aplicó sus métodos empíricos de investigación a temas religiosos y filosóficos. Exploró cuestiones como la existencia de Dios, la inmortalidad del alma, el libre albedrío y los valores éticos, empleando como fuente directa la experiencia religiosa y moral humana.

  • La filosofía pragmática necesariamente desemboca en la filosofía: si todas las creencias y conceptos son en esencia hábitos, se impone entonces investigar el proceso psicológico del aprendizaje.

  • Inspiró a los estudiosos estadounidenses y marcó la tónica de la psicología norteamericana desde el 1890 hasta el 1913.

  • Conjugó los intereses normales en un fundador de la psicología: la fisiología y la filosofía.

  • James se anticipó a la psicología del procesamiento de la información, que desplazó al Conductismo; distinguió entre una memoria primaria, o a corto plazo, y una memoria permanente a la que definió como un retículo de nudos de memoria asociados.

    • TEORÍA SOMÁTICA DE LAS EMOCIONES DE JAMES-LANGE:

    El sentido común nos dice que lloramos porque estamos tristes, replicamos duramente porque estamos enfadados, temblamos porque tenemos miedo. Sin embargo para William James esta visión del sentido común respecto de la emoción estaba completamente equivocada. De acuerdo con James “nos sentimos tristes porque lloramos, estamos enfadados porque golpeamos, tememos porque temblemos” (Principles of Psychology).

    La idea de James, que fue propuesta independientemente por el fisiólogo danés Carl Lange, pareció poco plausible al fisiólogo norteamericano Walter Cannon, quien sugiere que nuestro corazón comienza a latir con fuerza cuando sentimos miedo, pero un fenómeno no es la causa del otro.

    Mientras las evidencias sugerían que el despertar de cualquier emoción respondía al mismo fenómeno, la hipótesis de James-Lange de que experimentamos las emociones a través de distintos estados corporales parecía imposible. Las nuevas pruebas que muestran la existencia de sutiles diferencias fisiológicas entre las diversas emociones, hacen más plausible la teoría de James-Lange. Mientras James luchaba con sus propios sentimientos de depresión y pesar, llegó a creer que podemos controlar las emociones realizando los movimientos externos propios de la emoción que uno desea experimentar. Esta teoría supondría la existencia de sentimientos muy debilitados, porque los dos creían que para experimentar emociones se deben percibir las respuestas del propio cuerpo pudiendo afirmar que estas respuestas son un ingrediente importante de la emoción.

    Se trata de una de las más antiguas controversias teóricas a cerca de la emoción, la cual se centra en la posibilidad de que sintamos la emoción después de percibir las respuestas de nuestro cuerpo.