Werther; Goethe

Romanticismo literario del siglo XIX. Narrativa romántica. Novela epistolar. Temas exóticos románticos

  • Enviado por: Maca Yunge
  • Idioma: castellano
  • País: Chile Chile
  • 5 páginas
publicidad
cursos destacados
Naturaleza y Cultura: Visiones Antropológicas
UNED
En los últimos años el medio ambiente se ha convertido en una preocupación generalizada tanto para el público como...
Solicita InformaciÓn

Graduado en Estudios Ingleses: Lengua, Literatura y Cultura
UNED
Los objetivos generales de este título responden a la concepción de los estudios de Grado como un ámbito de...
Solicita InformaciÓn

publicidad

Análisis de la novela Werther y del Romanticismo

Si nos remontamos a través de la historia, los movimientos literarios no son solo una moda del momento sino que es una manera propia de vivir. Terminando el siglo XVIII el mundo pasaba por una mentalidad el cuál era muy racionalista, el Neoclasicismo, el cuál en un tiempo después fue suplantado por un modo mucho más liberal de ver la vida, que busca una respuesta de la existencia humana, donde hay un choque de la realidad que uno se crea y la del mundo existente en el que el hombre es sensible, romántico, apasionado, melancólico patriota, amante de la naturaleza y el arte, el Romanticismo.

Un gran representante del Romanticismo fue el poeta, dramaturgo, novelista y filosofo alemán Johann Wolfgang Goethe que nació en Frankfurt del Maine el año 1749. Goethe procedía de una familia humilde que se elevó a la clase de ricos gracias a los esfuerzos y méritos de su padre. Cuando era aún un niño mostraba ya un gran interés por el arte, pero en 1771 se licenció como abogado, al igual que su padre, y aunque esta no fuera su verdadera vocación, parece ser que resulto ser tan brillante como en muchos otros terrenos de la actividad humana, motivado siempre por sus inquietudes y su curiosidad.

Podríamos decir que con su obra Werther (1774) inicia el Romanticismo y que más tarde dejara atrás para alcanzar cimas mas altas. El protagonista, a través de estas cartas destinadas a su buen amigo Wilhelm, explica todos los sucesos y experiencias que vive en su traslado a un tranquilo y apacible pueblo llamado Wahlheim, y dedicarse felizmente a la pintura y a la lectura. En este lugar, el joven protagonista se siente feliz rodeado de hermosa naturaleza y gente sencilla. Conoce a una mujer con sus pequeños y dulces hijos, un mozo enamorado de la viuda de la casa donde trabajaba, y al administrador del príncipe... Toda esta felicidad se incrementa cuando conoce Charlotte S., hija del administrador, en un baile organizado por los jóvenes de la localidad a la que Werther es invitado como pareja de la prima de Lotte (Charlotte), de la cual queda profundamente enamorado, y aunque ella ya este prometida con un joven llamado Albert, nunca perderá la fe en creer que ella siente lo mismo por el, y acudirá a menudo a visitarla y a pasear con ella, envuelto siempre entre escenas idílicas, hogareñas y campestres. El amor del protagonista irá incrementando de una forma extraordinaria, hasta el extremo de su fatal desenlace.

Si bien ha habido muchos estilos literarios el romanticismo refleja ideales que hasta hoy siguen muy vigentes en el mundo y en nuestra vida diaria, profundizando este análisis sobre una de las novelas más representativas de este movimiento, podemos darnos cuenta como se vivía en aquellos tiempos donde la realidad de uno mismo discordaba con la verdad. Podemos llegar a comprender los sentimientos que movían aquellos corazones y así acercarnos a una forma distinta de vida de la cual podemos aprender importantes valores que nos ayudan a construirnos como mejores personas

Hace como unos doscientos años atrás, un grupo de artistas se rebeló contra la entonces predominante tradición clásica y racionalista del Neoclasicismo y retomaron el uso del color y el movimiento como expresiones vitales, y se volvieron hacia la naturaleza, situando escenas en tiempos y lugares remotos. Estamos entonces en el periodo romántico que se desarrolló plenamente en la primera mitad del siglo XIX. Aunque la palabra romanticismo se ha aplicado para designar un genero literario su influencia fue más allá de los limites estrictamente literarios y ejerció influencia en otros varios aspectos de la vida, se decía más bien que es un estado del alma y una manera propia de vivir, en el cual lo primordial era la sensibilidad, capacidad de conmoverse ante la naturaleza y el arte, donde la imaginación permitió que evadiera la realidad y vivieran en un mundo de ensueños, ideal e indeterminado.

El romántico idealiza de acuerdo a su personalidad, tiene un exagerado individualismo y cada uno se sentía el centro del mundo y se propugnó una exaltada valoración de la propia personalidad. Todo esto produce un rechazo a las normas, y de la vida cotidiana, pero simultáneamente se siente parte importante de ese mundo y de esa historia. El hombre romántico es egocéntrico e individualista, se señala sus propios fines, busca una felicidad imposible y vive una continua agitación interior que a veces conduce al suicidio. Es decir, lleva toda pasión al extremo, exactamente igual que si en el interior de su corazón se hubiese desatado una tempestad incontenible.
También se caracteriza por su entrega a la imaginación y la subjetividad, su libertad de pensamiento y expresión y su idealización de la naturaleza. El romanticismo fue, pues, un estilo de vida cuyos rasgos más característicos son los siguientes: la imaginación y la sensibilidad serán bandera frente a la razón y la intelectualidad; el ansia de libertad se manifiesta en contra de todas las formas impuestas que coartan en el individuo la propia esencia de sí mismo; el instinto y la pasión conducen al ser humano a un entusiasmo exagerado o a un profundo pesimismo En el caso de conducir al hombre al sentimiento pesimista, provoca en el romántico la huida que se puede plasmar en dos vías distintas: la de los viajes o la de los suicidios.

El romántico busca nuevos mundos y los encuentra en paisajes lejanos y exóticos, como el lejano Oriente y las tierras aún inexploradas, o en épocas legendarias. Aún así, no rechaza la religión cristiana; al contrario, más bien se aferra a ella, puesto que concibe a dios como el único punto de apoyo, que da respuesta al enigma de la vida.

Werther es un joven de naturaleza muy irracional en sus sentimientos. Es apasionado, sentimental, inconstante, fatalista, febril, rebelde, crítico, obsesivo, idealizador, podríamos resumirlo en una sola palabra: un romántico extremo. Todas estas connotaciones de su carácter quedan vigentes en algunos fragmentos a lo largo del libro, algunas atribuidas por el mismo, otras por su postura en diferentes temas de discusión.

A lo largo de todo el libro, Werther nos muestra cada uno de los rasgos anteriormente dichos. En la carta del día 30 de Mayo, narra la escena de un mozo, que al hablar de la mujer por quien trabaja, denota sus sentimientos hacia ella. Werther entusiasmado, nos muestra su apasionamiento en el amor.

En la carta del 16 de Junio, también nos muestra su apasionamiento, cuando conoce a Lotte, calificándola de ángel, perfecta... donde encontramos en las cartas 16 de Junio, 30 de Julio... Cuando habla del suicidio como una liberación y signo de valentía en la carta del 12 de agosto, o cuando contra toda supuesta ley, intenta persuadir al administrador de evitar la condena al mozo asesino, con la excusa de asesinar por motivos tan bellos como el amor. También destacaremos su fatalismo y su inconstancia.

La pasión que envolvía a Wether era impresionante, todo lo que involucraba a Lotte le hacia ser una persona muy sentimental, y que actúa con el corazón y no con la razón. Wether estaba encerrado en su propio mundo, y eso le hacia ver las cosas con un aspecto mucho más limitada. Vive constantemente en la ilusión de que Lotte le corresponda el amor, y es tal su afán en que vive en un mundo de ensueños, que cuando baja de aquel se crea un choque, por realidades tan distintas. Y esto trae consigo de que Wether sufra mucho por el amor no correspondido y que se ponga a su vez muy melancólico. Esto es por las razones antes mencionadas que su pasión, y su naturaleza irracional hace que se desemboque en actos más bien desmesurados. La impulsividad que lo aqueja también le hacen jugar malas pasadas.

Si hacemos comparar el estilo de vida y las características de un ser romántico, con el personaje de Werther, podemos decir que son ínfimamente relacionados entre sí, se podría llegar al punto en que cuando uno describe el romanticismo esta describiendo a Werther mismo. Es así porque por ejemplo una de las características del Romántico es ser poseedores de un ardiente y apasionado corazón tal como lo es Werther, muchas de las características se reflejan en el mismo, por ejemplo el romántico es patriota, respetan las tradiciones de cada país y en la novela en el baile cuando baile con Lotte a ambos les gustaba el vals alemán, homenajeando a su tierra y sitiendose orgullosos de ésta. A través del libro también nos pudimos dar cuenta de que Werther vivía en una fantasía muy lejana a la realidad, y es así como en el romanticismo la gente “vivía” lejanos a la realidad y al encontrarse con este hay un gran choque. Si hubiera que decir algo es que la novela Werther de Goethe es uno de los máximos representantes del romanticismo.

Werther; Goethe

1

1