Volcán Popocatépetl

Norteamérica. Méjico. Fenómenos sísmicos. Actividad fumarólica. Fumarolas. Erupción volcánica

  • Enviado por: Mmv
  • Idioma: castellano
  • País: México México
  • 5 páginas
publicidad
cursos destacados
Técnico en Gestión de Empresas de Servicios Turísticos
Cesforem
Estudia para convertirte en Técnico en Gestión de Empresas de Servicios Turísticos con Cesforem en A Coruña. Este...
Solicita InformaciÓn

Grado Superior D Gestión de Alojamientos Turísticos
Aranda Formación
Obtén tu Grado Superior de Gestión de Alojamientos Turísticos. Serás capaz de dirigir, liderar y controlar toda...
Solicita InformaciÓn

publicidad

POPOCATÉPETL

Desde 1993 el volcán Popocatépetl comenzó a mostrar una creciente actividad al incrementarse su actividad fumarólica y sísmica hasta llegar al 21 de diciembre de 1994. En ese día se produjo la primer emisión de ceniza en cerca de 70 años la cual produjo gran inquietud entre la población y autoridades, por lo que algunos de los poblados más vulnerables en el flanco noreste tuvieron que ser evacuados. Actividad fluctuante, aunque decreciente, persistió a lo largo de 1995. En marzo 5 de 1996 el volcán inició un nuevo episodio de actividad con nuevas emisiones de ceniza comparables a las de diciembre de 1994. Al final de marzo de 1996 se observó el crecimiento de un domo de lava en el fondo del cráter. Algunas explosiones importantes acompañaron este crecimiento. La mayor ocurrió el 30 de abril de 1996 cuando 5 alpinistas, ignorando las advertencias de peligro, perecieron al escalar el volcán. El domo siguió creciendo a una tasa moderada hasta julio de 1996, cuando paulatinamente comenzó a decrecer. Para septiembre de 1996, la tasa de crecimiento ya no pudo ser medida y las emisiones de ceniza comenzaron también a ser más pequeñas.

Después de septiembre de 1996, las emisiones de ceniza fueron cada vez menos frecuentes pero mayores en intensidad y con una tendencia a ser más explosivas. Exhalaciones importantes se observaron en octubre 28, octubre 31, noviembre 27, noviembre 28, noviembre 29, diciembre 2, diciembre 5, diciembre 7 y diciembre 29. Este tipo de actividad continuó en 1997. Grandes eventos explosivos ocurrieron en enero 5, enero 12, enero 17, enero 19, enero 23, enero 29, febrero 4, febrero 5, febrero 8, febrero 25, marzo 19, marzo 20, abril 24, abril 29, mayo 11, mayo 14, mayo 15, mayo 24, mayo 27, junio 3, junio 11, junio 14, junio 19, junio 21, junio 30 y julio 2.

El evento del 30 de junio es el más grande registrado en el presente episodio que inició a finales de 1994. La erupción fue precedida por una serie de sismos volcano-tectónicos que iniciaron a las 22:56 de ese día. Varios sismos con magnitud en el rango de 2 a 2.7 fueron detectados a lo largo de un intervalo de 13 minutos. Un tremor, indicando el inicio de la erupción comenzó a las 23:11. La erupción tuvo dos pulsos principales. El primero duró 135 minutos. El segundo, inició a las 01:26 del 1° de julio y duró alrededor de 90 minutos. El radar doppler, operado conjuntamente entre el USGS y CENAPRED, mostró fuertes señales reflejadas de la columna de ceniza durante la erupción.

Esta erupción generó una enorme pluma que alcanzó en unos pocos minutos los 8 km por encima del volcán. Durante las siguientes 2 a 3 horas, caída de ceniza fue reportada en muchos poblados alrededor del volcán incluyendo a la ciudad de México. No se registraron daños o víctimas derivadas de la erupción. El aeropuerto de la ciudad de México tuvo que ser cerrado por cerca de 12 horas hasta que la ceniza depositada en las pistas pudo ser lavada. Fragmentos de pómez de hasta 10 cm cayeron en Paso de Cortes y a lo largo de varios kilómetros de la carretera al poblado de Amecameca. No se dañó ninguno de los dispositivos de monitoreo incluyendo aquellos instalados en las partes altas del volcán, en donde evidencias de caídas de clastos fueron posteriormente observados.

La intensidad de la erupción se estima alcanzó el índice de explosividad (VEI) de 2 a 3 y condujo, por recomendación del Comité Científico, que el color del semáforo de alerta volcánica se pusiera por varias horas en color rojo, es decir, en máximo nivel de alertamiento, pero sin iniciar ninguna evacuación.

Durante los dos días siguientes algunos flujos de lodo fueron reportados en el poblado de Xalitzintla a 12 km al noreste del volcán. Estos flujos coincidieron con intensa precipitación de lluvia en las faldas del volcán y provocaron una pequeña inundación en una cañada en donde una casa fue parcialmente inundada. Inspección de la misma, así como de los árboles frutales y la milpa localizados en el área, demostraron que el flujo no fue violento ni escurrió a gran velocidad, sino que provocó progresivamente la elevación del tirante del río de lodo.

De acuerdo con las lecturas de amplitud sísmica, RSAM, el evento del 30 de junio por sí solo liberó una energía estimada de una décima parte del promedio de la energía sísmica anual liberada en los años anteriores. La fase de mayor intensidad duró poco más de 35 minutos y posteriormente decreció.

Vuelos en helicóptero sobre el cráter han permitido observar una significativa subsidencia en la parte central del domo de lava que comenzó a crecer en el fondo del cráter del Popocatépetl antes del 30 de junio. Observaciones desde el helicóptero realizadas el 3 y 4 de julio permitieron detectar nuevas características en el volcán. En los flancos sur y sureste, varias lenguas de 1 a 2 Km de longitud, que escurrieron radialmente del cráter, fueron evidentes. Estas lenguas han sido interpretadas como flujos granulares producidos por el colapso parcial de la columna eruptiva.

En el interior del cráter principal del volcán un nuevo cráter o depresión del cuerpo del domo de lava de 1996 pudo ser observada. Un cuerpo fresco de lava cordada fue observado creciendo dentro de esta depresión. Fotografías aéreas tomadas verticalmente por SCT, aunque difíciles de interpretar por la presencia de gran cantidad de gas, sugieren que el nuevo cuerpo de lava también tenía una forma similar a un cráter. Como una interpretación preliminar, parece que en las primeras fases de este evento, el domo previo fue parcialmente destruido por las explosiones formando un primer cráter. Después, lava fresca se derramó rápidamente hacia su interior. Esta rápida extrusión aparentemente produjo una fragmentación significativa de este magma, generando la emisión grande de ceniza y el colapso del nuevo cuerpo fresco de lava, tomando una forma de cono invertido.

El nivel general de la actividad del volcán posterior a estos importantes eventos, decreció significativamente en las siguientes semanas hasta que el 12 de agosto se presentó una exhalación moderadamente grande con una emisión y columna de ceniza de 2 Km de altura. La emisión perduró por poco más de 2 horas y provocó leve caída de ceniza en el flanco sureste del volcán. Este evento ha sido el mayor desde la erupción del 30 de junio de 1997.

Desde el evento del 30 de junio el color del semáforo de alerta volcánica se ha mantenido en amarillo pero, por recomendación del Comité Científico, las autoridades de Protección Civil mantienen máximas medidas de alertamiento y preparación.

Reduce su actividad el volcán, pero hay temor por fuerte explosión

Puebla, México, 17 Dic (NTX).- El volcán Popocatépetl redujo su actividad de emisión de fumarolas, pero las autoridades mexicanas mantienen el temor de una fuerte explosión y la preocupación por persuadir a los lugareños de abandonar sus hogares.

El secretario de Gobernación, Santiago Creel, hizo un llamado urgente a los 41 mil habitantes de los 23 poblados que circundan -en un radio de hasta 12 kilómetros- al volcán, por el riesgo latente de una contingencia.

El gobierno no puede desestimar ninguna situación que pudiera ocurrir en el Popocatépetl, por lo que invita a los habitantes de poblaciones que circundan al volcán en un radio de 10 a 12 kilómetros a que las desalojen, con el objetivo de que se puedan garantizar su integridad y su salud, afirmó Creel.

En Puebla el secretario de Gobernación, Santiago Creel, afirmó que existen las condiciones para evacuar a la población que se encuentra dentro de la zona de alto riesgo del volcán Popocatépetl.

En declaraciones a la prensa, previa a la evaluación sobre la operación del Plan Popocatépetl en Puebla, Creel ratificó que continúan los trabajos para la evacuación de población en zona de riesgo, luego del peligro que pueden enfrentar en caso de quedarse en poblados en un perímetro de 10 a 15 kilómetros, respecto al cráter.

"Puede surgir alguna contingencia y quisiéramos estar debidamente preparados con transporte, albergues, alimentos, medicinas y todos los apoyos necesarios, no queremos tomar ningún riesgo" manifestó.

Creel, quien desarrolla reuniones de evaluación con los gobiernos de los estados de México, Puebla y Morelos, destacó existe una estrecha colaboración entre los niveles de gobierno e insistió "se tomará nota de lo que se ha avanzado para no tomar ningún riesgo".

Aseguró que se refuerza la comunicación para continuar la evacuación de la zona de alto riesgo, pues a pesar que el volcán se muestra tranquilo, existen reportes de que en estos periodos de calma, existe mayor riesgo de que una exhalación resulte peligrosa.

Explicó que el riesgo no ha pasado, e incluso los vulcanólogos insisten que en la medida que exista esta calma, puede registrarse un evento mayor a los reportados en la última semana. La evacuación está garantizada por parte del gobierno, pero ésta es voluntaria y libre, lo que representa una responsabilidad compartida, expuso.

Afirmó que la respuesta por parte de la población se ha incrementado y existe un despliegue del Ejército que trabaja día y noche al igual que los gobiernos de los estados afectados. Garantizó que existe la instrucción precisa, por parte del presidente Vicente Fox, para garantizar la integridad física de las personas, así como sus propiedades para que los evacuados permanezcan el tiempo que sea necesario en los albergues.

"Las próximas 48 horas son cruciales y estaremos atentos sin descansar", dijo el funcionario mexicano. Creel prohibió el acceso en un radio de 10 kilómetros y que el cordón de seguridad se extiende hasta los 12 kilómetros, luego reiteró a la población que de manera voluntaria atienda la convocatoria que ha hecho Protección Civil para que desaloje sus poblados.

Especialistas afirmaron que en cualquier momento, horas o días, puede ocurrir una "contingencia" en el volcán. El riesgo, agregaron los expertos, es latente por un tapón de lava en el cráter en forma de vasija en donde cabría cuatro veces el Estadio Azteca.

El gobierno mexicano dijo que el Popocatépetl, ubicado en los límites de tres provincias y a unos 70 Km de la capital, registró este domingo una gruesa exhalación de ceniza y vapor de agua.

El Centro Nacional de Prevención de Desastres (Cenapred) indicó que la columna compuesta por ceniza y vapor de agua alcanzó los dos kilómetros de altura, sin que esto represente peligro para la salud de los pobladores.

Luego de recomendar no acercarse a menos de 10 kilómetros del coloso, el organismo señaló que el semáforo de alerta volcánica se mantiene en color amarillo fase III, que implica el desalojo de los pobladores y se ubica un nivel abajo de la emergencia.

El viernes pasado, las autoridades mexicanas comenzaron el desalojo de al menos 35 mil habitantes de 17 comunidades aledañas al volcán, ante la persistencia de una de las recientes etapas más intensas de actividad del Popocatépetl.

El volcán Popocatépetl, uno de los más vigilados del mundo, ha expulsado por primera vez en seis años tres grandes emisiones de gas, vapor de agua y ceniza en cuatro días, así como otras 200 de menor dimensión entre el jueves y el viernes.

El Popocatépetl "despertó" en 1996 con fumarolas de gas y vapor de agua luego de un letargo de casi 66 años y el 21 de diciembre de 1994 arrojó su primera emisión de ceniza en casi 70 años y deslaves que forzaron la evacuación de poblados.

A finales de marzo de 1966, el "domo" o concentración de lava en el fondo del cráter comenzó a crecer y el volcán presentó algunas explosiones importantes, la mayor de las cuales ocurrió el 30 de abril de ese año y causó la muerte de cinco alpinistas.

El fondo del cráter presenta un incremento gradual en el "domo" de lava, que ha propiciado la expulsión de fumarolas y lluvia de ceniza en algunas poblaciones aledañas a la "boca" y al monte del Popocatépetl, que en lengua indígena significa "monte que humea".

El Centro Nacional de Prevención de Desastres (Cenapred) explicó que ante el comportamiento del volcán de los últimas días es evidente que el cráter se encuentra tapado, por lo que es probable que puedan producirse explosiones fuertes en las próximas horas.

El gobierno del estado mexicano de Tlaxcala, localizado a 113 kilómetros de la capital, podría recibir hasta 50 mil personas de la vecina provincia de Puebla que habitan cerca del Popocatépetl, en caso de producirse una contingencia mayor. El operativo de alerta en las 11 comunidades de alto riesgo que se ubican en cuatro municipios, permanecerá por 72 horas más para garantizar la tranquilidad de la población.

El gobernador del estado de Morelos, a 85 kilómetros de la ciudad de México, Sergio Estrada, señaló que quedaron suspendidas las tareas de evacuación de tres comunidades del municipio de Tetela del olcán, aunque se mantiene la alerta.

Estrada dijo que considerando el comportamiento mostrado por el Popocatépetl y ante la resistencia de los pobladores para abandonar sus pertenencias, la noche del sábado se decidió suspender la acción. Expuso que recibieron información del Centro Nacional de Prevención de Desastres (Cenapred), sobre una disminución en la actividad del coloso, por lo que no se insistirá a los pobladores que se niegan a salir de esas comunidades.

El coordinador del Plan Operativo Popocatépetl, Ramón Peña Melche, adelantó que se propondrán nuevas formas de atender a las personas afectadas por el aumento en la actividad del volcán. Ratificó además se sostendrá el formato de albergues el tiempo que sea necesario, luego de que el Popocatépetl mantiene un comportamiento errático.

Aunque bajó la actividad del Popo, es "latente" el peligro de nuevas erupciones: Cenapred

México, DF.- Después de la erupción del lunes del Popocatépetl, a raíz de la cual fue puesto en marcha el Plan DN-III del Ejército y se evacuaron varias comunidades de los estados Puebla, Morelos y el Estado de México, el volcán disminuyó notablemente su actividad este miércoles, aunque todavía continúa en alerta máxima, informó el Centro Nacional de Prevención de Desastres (Cenapred).

Señaló que en las últimas horas y después de la erupción del martes por la noche, "Don Goyo" mostró niveles bajos en la emisión de ceniza, así como en el tremor armónico.
A las 7:15 horas, él "Popo" presentó una fumarola de vapor de agua, gases y ceniza que se elevaron a mil 500 kilómetros del cráter. El volcán se encuentra en aparente calma.
Por ello, el Cenapred decidió reducir de 13 a 10 kilómetros el radio de protección de las zonas de alto riesgo, ante el fenómeno natural.
No obstante, el semáforo de alerta volcánica continúa en color amarillo fase 3 y aún sigue la alerta máxima.
En tanto, el coordinador del Plan Operativo Popocatépetl, Ramón Peña Melche, afirmó que la disminución de la actividad del coloso "es errática" y posiblemente en las próximas horas se registrarán periodos similares a los de hace unos días.
Las emisiones de rocas incandescentes, gases y material magmático son "sólo una crisis", aunque no descartó que este nuevo comportamiento represente "un peligro latente".
Ante la actividad del Popocatépetl, desde el lunes se empezó a desalojar a los pobladores de las comunidades cercanas al volcán.
De ese modo, la Secretaría de Gobernación informó que 41 mil 473 de 48 mil 500 personas en riesgo han sido reubicadas en los albergues.
Mediante un comunicado, la dependencia señaló que la actividad de "Don Goyo" es "relativamente estable", según reportes del Cenapred.
Entretanto, el jefe de Gobierno del Distrito Federal, Andrés Manuel López Obrador, aseveró que en vista de que "no ha pasado la fase de riesgo", las autoridades capitalinas estarán alerta ante cualquier contingencia que suscite la actividad del Popocatépetl.
"Estamos listos para enfrentar eventualidades que se puedan presentar, sobre todo en lo relacionado a la lluvia de ceniza", recalcó.
López Obrador señaló que en coordinación con el secretario de Obras y Servicios de la capital, César Buenrostro, se enviará apoyo en especie al municipio de Chalco, y agregó que en algunas delegaciones del Distrito Federal ya se acondicionaron albergues para las personas evacuadas.

No obstante, aseguró que las autoridades capitalinas "no haremos nada al margen del gobierno federal". 20/12/00