Visión defectuosa

Ojo humano. Enfermedades oculares. Problemas visuales. Miopía. Hipermetropía. Astigmatismo. Presbicia. Estrabismo

  • Enviado por: Mary Pajins
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 7 páginas
publicidad
publicidad

Visión defectuosa

  • Miopía 2

  • Hipermetropia 3

  • Astigmatismo 4

  • Presbicia 5

  • Estrabismo 6

Visión defectuosa

Visión defectuosa
Esta enfermedad se produce porque la luz que penetra en el ojo (la que nos muestra el mundo exterior) confluye delante de la retina (la retina es nuestra "película fotográfica" natural) por lo que advertimos los objetos desenfocados.

Esto puede ser debido a que nuestro ojo es demasiado largo (más frecuentemente) o que su sistema de lentes es muy potente (sobre todo la córnea). Existen otras causas pero son menos frecuentes que las anteriores.

También hay que saber que básicamente existen dos tipos de miopía: la miopía simple, que está presente desde el nacimiento y se estabiliza en la edad media de la vida sin rebasar las 8-10 dioptrías; y la miopía magna, que comienza en la infancia o juventud, sobrepasa las 8 dioptrías y no se estabiliza hasta edades avanzadas acompañándose de fenómenos degenerativos del vítreo, la coroides y la retina (incluido el desprendimiento) que hay que vigilar muy de cerca.

Soluciones

Existen dos formas de corregir la miopía: la corrección óptica y la quirúrgica.

La corrección óptica se basa en adaptar lentes que consigan que el enfoque luminoso esté en la retina y para ello se utilizan lentes de poder dióptrico negativo, ya sea en forma de gafas o de lentes de contacto.

La corrección quirúrgica se reserva para aquellos casos que no presenten contraindicación y generalmente se basa en aplanar la córnea para restarle poder refractivo, lo que se puede conseguir mediante incisiones corneales relajantes (en desuso) o mediante el "tallado" corneal de la lente necesaria mediante láser (PRK, LASIK, actualmente de elección). Otras técnicas como el implante de lentes intraoculares (epiqueratofáquicas y convencionales) también forman parte del arsenal terapéutico aunque se reservan para determinados casos de miopía.

Visión defectuosa

Esta enfermedad se produce porque la luz que penetra en el ojo (la que nos muestra el mundo exterior) confluye detrás de la retina (la retina es nuestra "película fotográfica" natural) por lo que advertimos los objetos desenfocados.

Visión defectuosa
Esto puede ser debido a que nuestro ojo es demasiado corto (más frecuentemente) o que su sistema de lentes es muy débil (sobre todo la córnea). Existen otras causas pero son menos frecuentes que las anteriores.


Soluciones

Existen dos formas de corregir la hipermetropía: la corrección óptica y la quirúrgica.

La corrección óptica se basa en adaptar lentes que consigan que el enfoque luminoso esté en la retina y para ello se utilizan lentes de poder dióptrico positivo, ya sea en forma de gafas o de lentes de contacto.

La corrección quirúrgica se reserva para aquellos casos que no presenten contraindicación y generalmente se basa en modificar la córnea para añadirle potencia refractiva, lo que se puede conseguir modificando la curvatura corneal ya sea con el láser de aplicación refractiva (PRK, LASIK) o con el novedoso láser de Holmio (todavía en estudio).

Visión defectuosa

Esta enfermedad se produce generalmente porque la córnea no tiene el mismo radio de curvatura en todos sus meridianos por lo que advertimos los objetos desdoblados o con falta de nitidez, como ejemplo podemos decir que la córnea se parece más a un balón de rugby que de fútbol.

Hay tres tipos básicos de astigmatismo; hipermetrópico, miópico y mixto dependiendo de
la característica refractiva de cada meridiano corneal. Cuando se combina con otro defecto refractivo se denomina compuesto.

Visión defectuosa

Es un defecto muy estable, con pocas variaciones a lo largo de la vida. Suele manifestarse como un cuadro de astenopía (cansancio visual) tras esfuerzo prolongado causando congestión conjuntival, parpadeo, dolores de cabeza, puede haber inclinación de la cabeza, bajo rendimiento escolar…

Soluciones

Existen dos formas de corregir el astigmatismo: la corrección óptica y la quirúrgica. La corrección óptica se basa en adaptar lentes que contrarresten el desdoblamiento del enfoque y consigan un solo foco en la retina y para ello se utilizan unas lentes llamadas tóricas, ya sea en forma de gafas o de lentes de contacto.

La corrección quirúrgica se reserva para aquellos casos que no presenten contraindicación y se puede conseguir mediante incisiones corneales relajantes o mediante la regularización corneal mediante láser.

Visión defectuosa

Esta enfermedad se produce porque con los años tanto el cristalino como el músculo que lo modifica (músculo ciliar) pierden la elasticidad y fuerza necesarias para enfocar los objetos de cerca (acomodación). En cambio la visión lejana no se modifica, a no ser que se asocie a otra patología.

Visión defectuosa

Soluciones

La corrección óptica es la forma más óptima de corregir la presbicia. Para ello se pueden utilizar varios tipos de lentes: las monofocales, las bifocales, las trifocales o las progresivas, habiendo experimentado estas últimas una aceptación considerable al permitir el enfoque en las distancias intermedias con un breve aprendizaje. Otro tipo de soluciones como el implante de lentes intraoculares multifocales se reservan para casos particulares.

Visión defectuosa

Es una alteración en la que los ejes visuales adoptan una posición entre sí distinta a la que se requiere para el estado normal de la visión. De otro modo podríamos decir que es la perdida de la alineación de los ojos.

Aparte del importante problema estético que representa, repercute cuando se trata de niños menores de 5 años, en el desarrollo de la visión del ojo desviado, lo que se denomina ambliopía, más conocida por ojo vago.

El tratamiento de esta enfermedad debe ir dirigida precózmente a evitar la ambliopía, que después de los 6 años de edad puede decirse que es irreversible. Para ello se determinan los probables vicios de refracción y se indica la corrección óptica que demanda cada ojo, para pasar luego a reeducar la visíón del ojo afectado.

Hay complicaciones secundarias a la falta de alineación de ambos ojos que se deberán detectar y tratar adecuadamente, como la fijación extrafoveolar y la correspondencia retiniana anormal, sin lo cual es imposible lograr dicha reeducación. Para este fin utilizamos fundamentalmente prismas y oclusión, lo que por tener un efecto permanente durante la vigilia del paciente, ha demostrado ser el tratamiento más efectivo.

En algunos casos se consigue la alineación de ambos ojos, pero generalmente la restitución es quirúrgica. La cirugía consiste en reforzar y/o debilitar músculos extrínsecos del ojo, siendo necesario, según el grado de desviación, operar uno o ambos ojos.

Es importante puntualizar que no siempre se logra el resultado buscado con un solo acto quirúrgico, y las reintervenciones en estos casos es algo frecuente.