Vincenzo Bellini; Norma

Ópera italiana. Tragedia lírica. Romanticismo musical. Compositores italianos. Partitura. Argumento. Personajes

  • Enviado por: Piscis
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 3 páginas
publicidad

Idiomas aplicados al canto

2003/2004

Fecha: Febrero

Nº ficha entregada al profesor: 3

FICHA TÉCNICA

TÍTULO: Norma

IDIOMA ORIGINAL: Italiano.

VERSIÓN QUE SE INTERPRETA: He escogido cuatro versiones de “Casta Diva” de diferentes años y artistas. Dos pertenecen a María Callas, otra a Montserrat Caballé y la última a Claudia Muzio.

  • María Callas: Orchesta e Coro de Roma della Rai. Director: Tullio Serafín.

  • María Callas: Orchestre et Choeurs du Théatre National de l' Opera de Paris. Director: Georges Sebastian. Paris, 19 de Diciembre de 1958.

  • Montserrat Caballé: Orquesta Wiener Staatsoper. Director: Ricardo Muti. Viena, 17 de Marzo de 1977.

  • Claudia Muzio: 1934-1935.

VERSIÓN RECOMENDADA: María Callas, Paris 1958.

Motivo: Como ya se dice anteriormente pocas sopranos han conseguido hacer de “Norma” su papel ,y de estas pocas, la Callas fue una. Como dato curioso podríamos citar que María Callas se aprendió el papel de Norma en tan sólo ocho días, pues le ofrecieron hacer una sustitución de otra soprano que ella aceptó.

ANOTACIONES MUSICALES DE LA PARTITURA: Es una partitura con subidas y bajadas melódicas pronunciadas, de difícil interpretación debido entre otros aspectos a los agudos y pianos que contiene y que normalmente van de la mano.

Interpretada correctamente, lo cual es verdaderamente dificultoso, es de gran belleza.

CONTEXTO:

ARGUMENTO

La acción de "Norma" se desarrolla en la Galia, después de la invasión romana, alrededor del año 50 antes de Cristo. En la trama se alude a los druidas. Conviene explicar que esta era una institución sacerdotal de reglas muy estrictas que existió en la antigüedad.


Acto primero

Hasta el roble sagrado llega en procesión el pueblo galo. Entre ellos están los druidas, a cuyo frente viene su jefe, Oroveso, padre de Norma. Todos piden al dios Irminsul que les conceda la victoria sobre los romanos y su retirada del país. Llegan luego Pollione y Flavio, oficiales romanos. Pollione, que ha mantenido relaciones ilícitas con Norma, gran sacerdotisa druida, y con la que ha tenido dos hijos, dice que ahora ama a Adalgisa, una joven virgen del templo. Pollione presiente la venganza de Norma, mientras que, en la distancia, se oyen los cantos rituales de los druidas. Los romanos se retiran y vuelven los druidas, que dan la bienvenida a Norma, la cual anuncia proféticamente la caída de Roma.

Después, Norma corta una rama del muérdago sagrado y dirige su plegaria a la Luna, acompañada por Oroveso y el pueblo.
Cuando queda sola, Norma expresa el amor que sigue sintiendo por Pollione.

Entra en escena Adalgisa e invoca la protección de los dioses. Aparece Pollione y la corteja; Adalgisa duda al principio, pero finalmente declara que ella también ama al oficial romano. En su morada junto a sus hijos, Norma revela sus confusos y dolorosos sentimientos. Pide a Clotilde, su confidente, que esconda a los niños cuando vaya a llegar Adalgisa. Aparece ésta y se produce el encuentro entre ambas mujeres. La confesión de Adalgisa despierta la comprensión de Norma, ya que ambas quebrantaron el voto de castidad. Pero cuando Norma pregunta el nombre del amante, Adalgisa dice "Aquí llega", señalando a Pollione, que se acerca. Entonces, estalla apasionadamente la mutua decepción de las dos mujeres.

Finalmente se escucha a lo lejos el sonido del gong sagrado que convoca a Norma para que hable a su pueblo. Norma sale con un juramento de venganza.


Acto segundo

Es de noche. Norma tiene entre sus manos un puñal y contempla a sus hijos dormidos, a los que, en su penosa tortura, piensa dar muerte. Pero no se decide a hacerlo y envía a Clotilde en busca de Adalgisa, a la que muestra los niños y pide que se los lleve con ella cuando se marche a Roma con Pollione, porque ella, Norma, va a morir. Adalgisa, sin embargo, ruega a Norma que siga viviendo para sus hijos y le dice que va a devolver a Norma el amor de Pollione. El dueto de las dos sacerdotisas termina en una apasionada confesión mutua.

En el bosque de los druidas, Oroveso y la muchedumbre manifiestan su odio hacia los romanos, pero se sienten sin fuerzas si Norma no les aconseja.

Ésta, en el templo, sabe por Clotilde que Adalgisa quiere renovar sus votos como sacerdotisa, pero que Pollione ha jurado arrancarla del altar. Norma hace sonar entonces, por tres veces, el gong sagrado y los druidas al oírlo, vienen a escucharla cantando un himno guerrero. Clotilde llega presurosa con la noticia de que un romano que intentaba penetrar en el templo ha sido hecho prisionero. Se trata de Pollione. Norma, toma una daga e intenta darle muerte, pero no es capaz de descargar el golpe. Norma está ahora junto a Pollione, quien rechaza la súplica de la mujer de que abandone a Adalgisa. Entonces Norma jura que ésta será quemada viva por haber quebrantado sus votos

El pueblo recibe la orden de preparar la pira, pero cuando preguntan a Norma el nombre de la sacerdotisa culpable, responde que ella es. El pueblo no quiere creerle, pero Norma insiste. Cuando traen a los niños, Norma pide a Pollione que cuide de ellos, pero Pollione no se mueve.

Lleno de angustia, el pueblo prepara el sacrificio de Norma. Arrepentido de su comportamiento y admirado por el valor y el amor de Norma, Pollione marcha con ella a morir en la hoguera.

TEXTO: Trascripción del texto y Traducción del texto. (Versión trabajada).

Personajes

NORMA

POLLIONE

ADALGISA

OROVESO

CLOTILDE

FLAVIO

Sacerdotisa del templo de Irminsul

Procónsul de Roma en las Galias

Joven sacerdotisa de Irminsul.

Jefe de los druidas, padre de Norma

Confidente de Norma

Centurión romano, amigo de Pollione

Soprano

Tenor

Mezzosoprano

Bajo

Mezzosoprano

Tenor

 

La acción tiene lugar en las Galias, durante la época de la ocupación romana, alrededor del año 50 a.C.

 

PROBLEMAS/ DIFICULTADES PARA LA PRONUNCIACIÓN: El texto no es de difícil pronunciación.

COMENTARIOS PERSONALES: Personalmente veo esta partitura como muy dificultosa y pienso que no sólo se trata de llegar a los agudos, graves y hacer esas magníficas bajadas melódicas, sino que este aria también nos pide interpretación. Sin ella, sin esas paradas y silencios estratégicamente confeccionados que nos ponen los pelos de punta, no tiene sentido cantarla.