Vicente Huidobro

Literatura hispanoamericana contemporánea. Poesía vanguardista creacionista. Creacionismo. Formas poéticas y temas

  • Enviado por: Claudio Oyarzún
  • Idioma: castellano
  • País: Chile Chile
  • 9 páginas

publicidad

El genio creacionista,

Vicente Huidobro.

Í n d i c e.

Introducción. ....................................................................página 3.

El Creacionismo................................................................página 4.

Conclusión........................................................................página 8.

Bibliografía........................................................................página 9.

Introducción.

En esta investigación se hablará de Vicente Huidobro, uno de los escritores chilenos, más relevantes de este siglo.

Se ha elegido a este escritor, debido a que impuso el Creacionismo como una nueva forma de escritura y también por el carisma que lo caracterizaba a él y a sus obras.

Nació el 10 de enero de 1893, hijo de una familia aristocrática de Santiago, a corta edad viajó a Europa con sus padres. Regresó a Chile donde recibió educación, pero al terminar sus estudios, se reveló contra sus maestros manifestándoles su rechazo. Tiempo después escribió su primer libro Pasando y pasando, en el que hacía notar su sinceridad implacable lo que le hizo numerosos enemigos, entre ellos, Pablo Neruda.

Desde la composición de sus primeros libros, el autor ya mostraba una postura rebelde e innovadora. Este estilo, de poeta impulsivo, lo llevó a dirigir “Musa Joven”, revista en la que colaboraban Juan Guzmán, Ángel Cruchaga y otros; a fundar “Azul” junto a Pablo de Rokha y a escribir la obra dramática “Cuando el amor se vaya” en colaboración con Gabry Rivas.

Huidobro en una de sus tantas frases dijo: “Yo amo las grandes cumbres y los grandes abismos, lo que da vértigo”1, con esto deseaba exponer su hambre de cambio, que lo llevaría a ser reconocido mundialmente, al darle al poema un vuelco total en su estructura y en la forma de escribirlo, tal como lo señala en el prefacio de Adán: “El poeta antiguo atendía al ritmo de cada verso en particular, el versolibrista atiende a la armonía total de la estrofa”2.

Huidobro, murió a causa de un derrame cerebral, el 2 de enero de 1948, pero pidió, antes de su muerte, que escribieran como epitafio en la lápida de su tumba el siguiente verso de Altazor: “Se abre la tumba y al fondo se ve el mar”3.

Con todos estos cambios impuestos por este gran escritor el problema que se plantea va más allá de un simple análisis, alcanza profundidad con la genialidad realizada por Huidobro, se refiere al Creacionismo como una nueva tendencia.

Indudablemente la respuesta se haya en lo que a continuación se expone.

El Creacionismo.

En todas las obras escritas por Huidobro, el común denominador se expresa en la creación de algo nuevo, algo que hasta ese momento no se había visto en los escritores, esto era su desligadura del mundo objetivo. Sus obras entregaban una cuota de subjetivismo y el ingenio que él poseía. El mismo Huidobro lo decía: “En literatura me gusta todo lo que es innovación. Todo lo que es original”4.

Los libros de Huidobro son un ejemplo puro de creación, de originalidad, expresan en cada uno de sus versos lo que el poeta debe hacer para llegar a los lectores, que es separarse de la naturaleza tomando elementos de ella para crear mundos ficticios y dejar de lado las reglas impuestas por los poetas antiguos.

Este tipo de poesía se sale del marco ya impuesto, los elementos de la naturaleza son devueltos a ella con otra función. La poesía ya no conoce límites, es libre. De lo que dice Hugo Montes en el prólogo de Obras selectas de poesía, se desprende que el autor buscaba realizaciones novedosas. El Creacionismo estaba basado en eso, en crear dejando de lado todo lo ya antes visto, relega a un rincón la expresión religiosa, presente en las primeras obras de Huidobro. Desde Adán en adelante se muestran los nuevos rumbos creadores del autor, su pensamiento de que el hombre le pueda arrebatar el poder de crear a Dios. Para poder hacerlo se necesita inteligencia y razonar, la poesía ya no es parte del mundo humano, es principalmente del poeta; de la forma que lo plantea Huidobro en Manifiestos, se puede concluir que el poeta sufre una especie de fiebre de inspiración al momento de escribir, las obras son ahora arte puro, que no imita a nadie ni a nada, la realidad y la naturaleza quedan fuera de la poesía. Todas estas ideas se resumen en el libro El espejo de agua, más específicamente en el poema “Arte poética”:

Que el verso sea como una llave

Que abra mil puertas

Una hoja cae; algo pasa volando

Cuanto miren los ojos creados sea,

Y el alma del oyente quede temblando.5

Con esto sus obras entran en el Creacionismo, nombre que se le da al movimiento que sus obras expresan, a raíz de una de sus tantas afirmaciones, de entre ellas la más importante fue: “la primera condición del poeta es crear, la segunda crear y la tercera crear”6. Lo que señalan sus textos está tan ligado a su intención de innovar, que es casi imposible separarlos de su autor, el ingenioso Huidobro, pues era él quien imponía el cambio con sus creaciones y lo que en ellas se exhibe, es simplemente su personalidad.

Por esta razón, sus obras implican un tipo de originalidad superior al ya expuesto. Al hablar de la amada, por ejemplo, se expresan los sentimientos de forma nunca antes vista. En Altazor se hace alusión a ella de la siguiente manera:

Mujer el mundo está amueblado por tus ojos

Se hace más alto el cielo en tu presencia

La tierra se prolonga de rosa en rosa

Y el aire se prolonga de paloma en paloma 7.

Altazor muestra definitivamente el cambio que se debe seguir. Con las obras de Huidobro, al alejarse de lo objetivo se hacen juegos de palabras realmente impresionantes. Ya no se necesitan las palabras comunes para escribir, es más, en varios pasajes de estas extraordinarias obras está todo dado a la imaginación que se tenga al momento de componer el poema. Lo real pasa a ser irreal, realmente los textos hacen sumirse en un mundo ficticio y muestran lo que se puede crear, con elementos tan cotidianos como una flor, el sol, etc. En este momento el Creacionismo llega a su máxima expresión, el hombre puede crear al igual que Dios elementos para su propio mundo, los poemas son un nuevo mundo y los elementos creados, parte de él. Un ejemplo de esto es este trozo de un párrafo de Altazor:

Ya viene la golondrina

Ya viene la golonfina

Ya viene la golontrina

Ya viene la goloncima

Viene la golonchina

Viene la golonclima.8

El máximo fin de estas obras es manifestar que la creación es posible, que el Creacionismo está al alcance de todos. Como el mismo Huidobro lo planteaba: “la poesía creacionista se hace traducible y universal, pues lo creado permanece idéntico en todas las lenguas”9.

En ese sentido esa fue una de las grandes ventajas del Creacionismo, todas las obras de Huidobro al ser creaciones netas y al traducirse a cualquier idioma, significaban lo mismo para aquel que las leía.

En todos los textos de Huidobro la creación juega el papel fundamental, pues en torno a ella se desarrolla el nuevo mundo, la nueva visión, el cambio. Todo se resume en un poema que ya no es parte del mundo antiguo en que el título de Nietzsche Humano, demasiado humano se podía desarrollar en plenitud, sino que todo pertenece a la irrealidad creada.

El ingenio creacionista de estas obras, tuvo éxito tiempo después y fue siendo aceptada poco a poco por los críticos y por los lectores, pues su exhibición de un mundo nuevo creado, lleno de originalidad y lejos de lo que hasta ese momento se conocía, proporcionaba una herramienta de expresión singular y difícil de igualar, ya que Huidobro en sus obras mostraba su sinceridad pura, el deseo de buscar un cambio por mucho tiempo esperado y desatarse al fin del mundo dominado por la naturaleza, creando otro mundo (el de la poesía) paralelo a él.

En las obras la presencia de la creación deja la impresión de ser algo vago, sin sentido, pero allí está lo esencial, lo que le da un toque mágico a sus obras.

En Adán el tema tocado se refiere: “al punto de vista científico de un personaje ya conocido por todos”10 dice Hugo Montes, pero que ahora observa todo con detenimiento como se expresa en el siguiente trozo:

Adán llegóse al mar

Y silencioso contemplando

Aquella formidable, azul grandiosidad,

Mudo de aplastamiento, extático,

Sintió algo extraño

Como si su alma

Quisiera estar arrodillada .11

Ya en este pasaje de la obra, Adán se aleja de lo terreno, se dirige a un mundo sublime, en el que ya no era dominado por nadie, sino que él era dueño de sí mismo.

En Horizon Carré, el título mismo de este texto suena a Creacionismo, es más, cualquiera diría que este título es absurdo, pero aquí se presenta con énfasis la creación propiamente dicha; ya las leyes de la naturaleza no tienen sentido en la poesía.

En Manifiestos ya se puede encontrar la desbordante incitación al cambio profundo que implica la creación. Y finalmente en Altazor se aplica en toda su magnitud el Creacionismo propuesto con los grandes e impresionantes juegos de palabras, la concepción de un mundo irreal del poema, etc.

Con todas estas características de las obras de Huidobro se puede presentar otro punto al cual estaban ligadas, como era el Vanguardismo, movimiento que buscaba un cambio y que no se regía por ninguna regla anteriormente utilizada. Este movimiento se podría decir calza con lo que este poeta plantea en sus escritos de manera casi perfecta, puesto que la creación muestra una forma de vanguardia nueva, creada por él, en la cual lo irreal juega el papel central, introduciendo todo a un mundo paralelo al nuestro de manera magistral.

Conclusión.

Conociendo las características del Creacionismo, claramente se interpreta la imposición de cambio. De él se desprende el ingenio de una forma de vanguardia, puesto que, a través de él se muestra un camino a la poesía de la primera mitad del siglo, revolucionándola, a raíz de esto la creación se vuelve parte importante del movimiento vanguardista.

Es fácil darse cuenta de esto, ya sea por los juegos de palabras, por la forma de escribir los poemas o bien porque el Creacionismo, como ya se ha dicho se sale del marco del mundo objetivo hacia un mundo creado.

Los cuatro puntos cardinales son tres: el norte y el sur

Un poema es una cosa que será

Un poema es una cosa que no es pero que debiera ser.12

Estas palabras de Huidobro en Altazor explican de una manera que suena casi irónica la nueva tendencia creacionista, de inventar lo inimaginable, lo que no se ha visto, lo que no se ve, lo que no se verá.

En definitiva, el Creacionismo es imaginación pura, es tendencia original.

Bibliografía.

  • Huidobro, Vicente: Altazor, Editorial Universitaria, 5ª edición, 1997, 111páginas.

  • Fernández F., Maximino: Historia de la literatura chilena, tomo II, Editorial Salesiana, 1ª edición, 1994, 315-752 páginas.

  • Montes, Hugo: Obras selectas de poesía, volumen I, Editorial del Pacífico S.A., colección Fontana, 1957, 314 páginas.

  • Bascuñan E., Carlos - Retamal A. Julio: Forjadores de Chile contemporáneo, tomo II, Editorial Planeta, 2ª edición, 1990, 367 páginas.

  • Huidobro, Vicente: Historia de la literatura chilena, tomo II, Editorial Salesiana, Santiago de Chile, 1ª edición, 1994, página 566.

  • Huidobro, Vicente: Obras selectas de poesía, tomo I, Editorial del Pacífico S.A., Santiago de Chile, 1957, página 24.

  • Huidobro, Vicente: Altazor, canto VI, Editorial Universitaria, Santiago de Chile, 5ª edición, 1997, página 83.

  • Huidobro, Vicente: Historia de la literatura chilena, tomo II, Edit. Salesiana, Santiago de Chile, 1ª ed., 1994, página 567.

  • Huidobro, Vicente: Obras selectas de poesía, volumen I, Edit. Del Pacífico, Santiago de Chile, 1957, página 69.

  • Huidobro, Vicente: Historia de la literatura chilena, tomo II, Edit. Salesiana, Santiago de Chile, 1ª ed., 1994, página 568.

  • Huidobro, Vicente: Altazor, canto II, Edit. Universitaria, Santiago de Chile, 5ª ed., 1997, página 45.

  • Huidobro, Vicente: Altazor, canto IV, Edit. Universitaria, Santiago de Chile, 5ª ed., 1997, página 68.

  • Huidobro, Vicente: Obras selectas de poesía, volumen I, Edit. Del Pacífico S.A., 1957, página 273.

  • Montes, Hugo: Obras selectas de poesía, prólogo, volumen I, Edit. del Pacífico S.A., 1957, página 10.

  • Huidobro, Vicente: Obras selectas de poesía, volumen I, Edit. Del Pacífico S.A., 1957, página 47

  • 12. Huidobro, Vicente: Altazor, prefacio, Edit. Universitaria, Santiago de Chile, 5ª ed., 1997, página 11.

    9