Variedades lingüísticas de Aragón

Aragonés Medieval. Catalán. Castellanización. Lengua castellana, catalana. Hablas altoaragonesas

  • Enviado por: Chuntos
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 10 páginas
publicidad

LAS LENGUAS DE ARAGÓN

AS LUENGAS D´ARAGÓN

LES LLENGUES DE L´ARAGÓ

Este pequeño libro o manual, se concibió como una no exhaustiva recopilación

sobre los movimientos lingüísticos en Aragón. En el libro se trata de hacer una

aproximación informativa sobre la evolución histórica de las lenguas de Aragón y

su consecuente desarrollo y arraigo en la época y sociedad actuales.

El libro se puede dividir en cuatro apartados o capítulos: el primero,

“variedades lingüística y comunidades del habla”, explica a nivel general los

conceptos de lengua, dialecto, hablas. A modo de introducción para los lectores

apartados del campo filológico.

El segundo apartado es una “ aproximación histórica a las variedades

lingüísticas de Aragón”, en el que se hace un recorrido histórico por las

lenguas de Aragón, y por sus procesos evolutivos hasta hoy.

El tercer apartado, “variedades lingüísticas de Aragón en nuestros días” muestra

las distintas lenguas que a través del territorio se pueden encontrar en el

Aragón actual.

Y por fin para concluir, el cuarto apartado, “consideraciones finales” Se centra

en una serie de consideraciones sociales y culturales sobre la política

lingüística actual en Aragón.

A continuación voy a pasar a resumir cada uno de los apartados enumerados

arriba, no limitándome a redactar solamente el resumen sino intentando hacer mi

aportación personal a la vez que voy elaborando el texto.

-Variedades lingüísticas y comunidades de habla.

La lengua es cualquier modalidad lingüística que permite comunicarse a una

comunidad humana, independientemente del tamaño que esta sea, por lo tanto hay

que partir del principio de que el aragonés es una lengua. A partir de aquí

surge la pregunta. Aragonés realmente o hablas altoaragonesas. Si partimos de la

cuestión de la dimensión sociocultural de la lengua, es decir ésta dividida en

dialectos, niveles y registros, nos imbuimos irremediablemente en la

estandarización, el academicismo o academia, en la lengua estandar, sea el

castellano. Pues bien, toda lengua (castellano como ejemplo ya que es nuestra

lengua común como aragoneses) posee su dimensión sociocultural, así como su

enstandarización.

En el caso del español nadie duda cuando se califica como dialectos de este, al

andaluz, al canario o incluso al español de América. El problema viene a la hora

de definir la hablas altoaragonesas. Provenientes todas ellas del aragonés

medieval, cada una tiene sus rasgos identificativos, pero con una clara

sustancia común. Al igual que un andaluz no tiene ningún problema para

entenderse con un canario, un hablante de chistabín no va a tener el menor

problema a la hora de mantener una conversación con un cheso. Por eso se puede

llegar a hablar de lengua aragonesa con sus correspondientes variantes o hablas.

Cuando me refiero a lengua aragonesa no quiero decir la lengua o fabla aragonesa

estandarizada actual, la cual cualquier hablante de cualquier habla

altoaragonesa la va a encontrar sumamente artificial.

No obstante una unificación futura de un llamado aragonés estándar debe de ser

un unificación con la que se sientan identificados los verdaderos protagonistas,

que son los hablantes. No se debe de quedar en una unificación de universidad o

de intelectuales. No hay que olvidar que los grausinos, o los chesos, o los

ansotanos tienen mucho que decir en la” próxima” estandarización de la lengua

aragonesa.

Hoy un asturiano, un iberoamericano, un andaluz, un extremeño, un canario, se

sienten completamente identificados con el español estándar y unificado de la

RAE. ¿ Porqué en un futuro no se puede sentir identificado un ansotano con un

aragonés unificado y con una academia de la lengua aragonesa?

Las variedades lingüísticas y la comunidad del habla se interrelacionan. Se

denomina comunidad del habla al conjunto de personas que se intercomunican

siguiendo unos patrones o acuerdos sobre una norma lingüística. Dentro de las

comunidades del habla se pueden dar una o más variedades lingüísticas, o por el

contrario pertenecer a diferentes comunidades del habla.

Centrándonos en las variedades lingüísticas (mejor que dialecto) y en las

comunidades del habla podemos hablar de las diversas variedades lingüísticas con

peculiaridades propias que conviven y han convivido en territorio aragonés.

El español, la lengua común de todos los aragoneses, hablada por 335 millones de

personas en todo el mundo, el catalán, así como las variedades lingüísticas de

esta lengua que se dan también en Aragón, y la hablas altoaragonesas, lo que se

podría llamar a mi juicio aragonés. También debemos de prestar especial atención

a las hablas de transición catalanoaragonesas las cuales son hablas mixtas y

realmente de un riqueza exquisita.

Como conclusión a este apartado me gustaría dar unos toques de atención con una

pizca de énfasis en el que el resultado sea la concienciación de todos los

aragoneses de la inmensa riqueza lingüística y cultural de la que gozamos en

esta tierra, la cual hay que apoyar, preservar y proteger.

APROXIMACIÓN HISTORICA A LAS VARIEDADES LINGÜÍSTICAS DE ARAGON

Aragón siempre ha sido un lugar estratégico, una tierra de paso, donde las diferentes culturas y lenguas se han encontrado, han compartido y han vivido juntas. La formación de las actuales lenguas de Aragón sigue un complejo fondo del cual nunca se han desprendido por completo.

DESde el proceso de latinización y su tardía penetración en los Pirineos, hasta el proceso de castellanización, Aragón a vivido una serie de etapas que conviene enumerar o comentar.

El latín fue la le lengua principal, y de la cual derivan de manera directa, el castellano, el aragonés y el catalán. A partir de aquí se puede comenzar a hablar de las distintas influencias de otras lenguas.

E árabe influyo de manera notable en el proceso de creación de creación de las lenguas de Aragón, todavía hoy conservamos un numero importante de palabras árabes. Mención especial merece sin duda los textos aljamiados, en los que el aragonés medieval se esconde bajo los caracteres árabes. Cabe destacar el poema de Yucuf.

Las lenguas mozárabes y el hebreo de las comunidades judías, ya muy hispanizadas en el momento de su expulsión, también ejercieron una influencia en las lenguas de Aragón. Aun hoy el sefardí goza de un gran importante numero de aragonesismos léxicos, sobre todo en la zona de los Balcanes. También conviene mencionar al occitano de los repobladores pirenaicos, del cual podemos encontrar un perfecto testimonio en el foro de Jaca y en los ordenanzas o “Establimentz”, los cuales desde 1238 influyeron notablemente en la vida de los jaqueses. Pero sobre todo hay que destacar el aragonés medieval y el catalán de la zona oriental, que sobrevivieron a un intenso proceso de castellanización llevado a cabo desde el siglo XV. Esta proceso de castellanización es el que explica la realidad lingüística del territorio aragonés en nuestros días.

EL ARAGONES MEDIEVAL

La evolución del latín en los valles pirenaicos no se dio de igual manera que en el resto del territorio aragonés. En este sentido, el latín pirenaico adquirió una personalidad propia. La resistencia de los habitantes pirenaicos a la romanización condiciono que el proceso de castellanización se diera allí mas tardíamente. La parte norte de Aragón estaba habitada por pueblos vascones e iberos, antes de la romanización. Podemos hablar de la herencia de estos pueblos prerromanos en el mantenimiento, en las voces de origen latino de las consonantes oclusivas sordas intervocálicas (-p-, -t-, -k-) sin sonorizar, y de su sonorización cuando van antecedidas de sonidos líquidos o nasales.

La invasión árabe contribuyo a aislar considerablemente a los valles pirenaicos, ya que nunca se involucraron realmente de lleno en la invasión pirenaica, sino que se limitaron a mantener un pacto de no agresión a cambio del cobro de tributos.

En estas condiciones, el latín montañés evoluciono de manera autónoma creando la semilla de lo que conocemos como aragonés medieval.

Durante la Reconquista, el aragonés medieval se extendió por todo el territorio administrativo de Aragón, salvo la parte oriental. Incluso deja huellas en áreas vecinas.

Este aragonés medieval se conoce sobre todo gracias a textos legales y administrativos, mientras la literatura es escasa.

La diferencia entre los textos de la Reconquista y es aragonés pirenaico quedan contrastadas al analizar diferentes textos altoaragoneses con otros procedentes del centro y sur de Aragón.

Así, en los textos del Aragon medieval, en el S.XIII, ya se aprecia una fuerte influencia del castellano.

Este proceso de castellanización y romance no se dan solamente en territorio aragonés sino que lo sufre el conjunto de la Península Ibérica. En el caso concreto de Aragón, el aragonés de la reconquista fue abandonando los localismos pirenaicos, así como las hablas altoaragonesas han conservado hasta hoy sus lenguas particulares, debido esto especialmente a la penetración del castellano. Asi tanto franceses, occitanos, catalanes, castellanos, judíos, mozárabes y musulmanes han contribuido de manera especial en la creación y evolución de la filología aragonesa.

No hay que olvidar de mencionar que los acontecimientos históricos y la formación del reino de Aragón también contribuyeron a la formación de la lengua.

EL CATALAN MEDIEVAL EN EL REINO DE ARAGON

La lingüística de la zona oriental del territorio aragonés en definitiva es el resultado histórico de la unión matrimonial de Petronila con Ramón Berenguer IV. La adhesión o unión de los condados catalanes y la Corona de Aragón.

Históricamente la franja oriental aragonesa ha sido una zona de rasgos lingüísticos entrecruzados. Desde época prerromana las relaciones entre vascones, carretanos e ilergetes dio lugar a una amalgama filológica rica en híbridos vocablos. La zona que discurre desde Tamarite hasta Castellón, muestra como resultado una lengua mas homogénea, debido esto principalmente a la influencia de los catalanes en la reconquista.

La delimitación fronteriza de Jaime II en 1300 entre Aragón y Cataluña contribuyo a que no se asentaran los principios normativos propios del catalán en el reino de Aragón, asi como el influjo del aragonés y del castellano también se hizo patente en los textos medievales. Se pueden encontrar textos en los que la mezcla del aragonés y del catalán se aprecia con absoluta nitidez, o textos redactados en aragonés con una gran cantidad de catalanismos, como “El proceso de las Cortes de Tamarite de Llitera”.

No obstante, documentos encontrados se pueden situar hoy cercanos al catalán occidental.

Como conclusión no hay que olvidar que en el marco político común de la Corona de Aragón se desarrollaba el aragonés, el catalán y el castellano, y que todo esto favorecía al intercambio de vocablos y rasgos entre lenguas, por lo que hoy se pueden encontrar textos redactados en catalán de Cataluña y Valencia con alguna característica aragonesa.

PROCESO DE CASTELLANIZACION

Desde finales del S.XV, comienza en Aragón un proceso de sustitución lingüística y los rasgos propios del aragonés se van refugiando en las pequeñas hablas locales de mas difícil acceso para el castellano.

Dos son las causas principales de la instauración del castellano en tierras aragonesas: la primera es la preocupación, a partir de la unión con Castilla de los Reyes Católicos, de enlazar y ensalzar los conceptos de lengua castellana y ciudad (nacional) estatal. La segunda es el prestigio de la literatura que proviene del centro de la península y el prestigio que la manifestación lingüística castellana había adquirido en la época.

Esta castellanización de Aragón tuvo un gran empuje con el advenimiento del linaje de los trastamara en 1412.

Este proceso comienza a crecer en los sectores sociales mas cultos, en la aristocracia y en la clase dominante, extendiéndose luego alas clases populares. (Aun hoy, en el siglo XXI, un pequeño sector pirenaico no ha asumido como propia la lengua castellana. Otro sector la ha asumido como su segunda lengua, la lengua “culta” y en la que conviene conversar con los foranos).

Algunos rasgos aragoneses se siguen usando solamente durante el reinado de Fernando el Católico, incluso otras características aragonesas llegan , aunque con menor implante, hasta finales del S.XVI, incluso hasta finales del S.XVII no dejaron de aflorar algunas peculiaridades aragonesas.

Los restos de características aragonesas ha sido lo que ha llevado a realizar trabajos sobre el aragonés, que han llegado hasta nuestros días. Este proceso ha reducido la lingüística característica aragonesa a un espacio geográfico que conforme avanzaba el tiempo se reducía y se hacia cada vez mas rural. La producción escrita se torno escasa y se redujo al Alto Aragón.

Muy diferente fue este proceso de castellanización en el área de habla catalana, ya que aquí no se redujo el espacio geográfico lingüístico, se continuo hablando y escribiendo con firmeza, como prueba su incuestionable vigencia hasta la actualidad.

-manifestaciones lingüísticas y conciencia regionalista

Las ideas románticas del S.XIX que revalorizan las antiguas nacionalidades históricas tienen un peso importante en cuanto a la recuperación de las lenguas minoritarias y mino rizadas. En Cataluña, tiene un fuerte influjo en la sociedad la Renaixensa. En este ambiente social surgen y se recuperan escritos de hablas altoaragonesas, que de manera continuada y creciente llegan hasta hoy.

Con animo de llegar a tener una identificación regional, se crean en Zaragoza los juegos florales los cuales solo se dirigían al habla castellana y posteriormente también advirtieron el habla baturra.

Los creadores de este habla baturra, pertenecientes a la burguesía urbana zaragozana no eran conscientes realmente de que lo que ellos exponían no era otra cosa que un castellano vulgar, sin ninguna connotación aragonesa. Aun hoy, sobre todo en el mundo rural, se llega a confundir baturrismo con aragonés, por lo que no hay que olvidar que las aportaciones de esta burguesía zaragozana a las lenguas de Aragón fue notablemente negativa para el estudio y desarrollo del aragonés, así como también lo fue su fuerte empeño en la creación de un folclore aragonés cantado en castellano y en lengua “baturra”, que fuera entendido por la burguesía, en detrimento del original folclore tradicional aragonés, así como de su constante desconocimiento por la sociedad aragonesa.

VARIEDADES LINGÜÍSTICAS DE ARAGON EN NUESTROS DIAS

LA LENGUA ESPAÑOLA EN ARAGON

Es a finales del S.XV cuando el castellano adquiere valor como lengua en Aragon y comienza su progresiva expansion por la mayor parte del territorio. La nueva lengua castellana se integra con asombrosa naturalidad y convive con la otra variedad románica del territorio aragonés.

Aun hoy, el castellano o español de Aragón conserva características lingüísticas aragonesas. Esta nueva lengua que ha sufrido una evolución de mas de 500 años en nuestro país, es el habla común de todos los aragoneses. No obstante en el español de Aragón, todavía podemos apreciar, sobre todo en el habla oral ciertas particularidades regionales. En el habla escrita, puede haber características aragonesas en los escritos mas íntimos de los autores, aun siendo esto así se suele escribir en un perfecto castellano estandarizado.

-Aspectos lingüísticos, sociolingüísticos y geográficos

El español que se habla hoy en territorio aragonés se corresponde con el español común de la mitad norte de España.

Según Gregorio Salvador, académico andaluz, el español de Aragón es un verdadero modelo de corrección castellana.

En la lengua escrita todavía hay escritores que incorporan a sus textos elementos aragoneses.

Volviendo a la lengua hablada hay que destacar como característica propia del castellano de Aragón, el acento que consiste en alargar la ultima vocal acentuada, así como convertir las palabras esdrújulas en llanas, rasgo este proveniente del aragonés. Algunos otros rasgos característicos del castellano de Aragón son la distinción del genero para el interrogativo, formas verbales ambiguas, la sustitución de la forma verbal “he” por “hi”, la sustitución delante del adjetivo de “muy” por “mucho”(muito), la combinación de los pronombres atonos “se” y “les” por “se” y “lo”, se pueden considerar formas ajenas al español oficial unificado.

En el léxico, los elementos mas característicos son la presencia de los diminutivos este, esta, ico, ica. Para la designación de los árboles frutales también se emplea el sufijo “era”, manzana.

Muchos de estos rasgos característicos del castellano de Aragón, son herencia directa del aragonés medieval, aunque muchos otros también se han interrelacionado con el baturrismo castellano vulgar del S.XIX

No hay que olvidar la riqueza aportada de los vocablos aragoneses al diccionario de la R.A.E. Gran cantidad de palabras incluidas, consideradas como aragonesismos, se han transformado ya en unos cuantos elementos mas conformadores del diccionario castellano.

A lo largo del territorio aragonés hay zonas donde las peculiaridades aragonesas se mantienen mas vivas. Es en el oeste de Aragón, donde la proximidad con Castilla se hace mas latente, donde mas rasgos autóctonos se han perdido.

Como conclusión hay que mencionar el vocablo “maño”, característico de la provincia de Zaragoza y del bajo Aragón, pero inexistente en el alto Aragón. Remontándonos al origen(como ha comentado Labordeta en alguna ocasión) podríamos hablar de (GER)MANOS, como valor de hermano. Seria este un equivalente al mano mejicano. Aunque esta forma no explica la palatización nasal de la “ñ”. Por el contrario si que explican esta palatización las formas de “magnus”, grande y “mannus”, mulo estéril. Coromines prefiere esta ultima forma, ya que hay ejemplo del S.XIV en Valencia, “manyeta”, que se utiliza para designar cariñosamente a la mujer núbil.

LA LENGUA CATALANA EN ARAGON

En la zona oriental de Aragón, se habla la lengua catalana, de forma cotidiana y continuada, mientras el castellano se utiliza para todo tipo de tramites administrativos y oficiales, como también en diversos organismos públicos y semipúblicos o privados.

Las dos lenguas conviven sin problema en la “franja del Ponent”, denominada así por los catalanes, lo cual no suele gustar a los aragoneses.

El proceso de castellanización no ha mermado la lengua de la franja, ni ha disminuido su territorio, al contrario de lo que paso en el resto de Aragón. Esta zona oriental de Aragón siempre ha despertado un gran interés en estudios de filólogos lingüistas. Se calcula que de las 55 localidades que componen la franja, 40.000 son los hablantes de catalán.

-aspectos lingüísticos

En el catalán de la franja, podemos encontrar variantes que pueden ser englobadas dentro del catalán occidental. Ocurre lo mismo que en las hablas altoaragonesas, existen variantes que pueden ser englobadas dentro de una lengua aragonesa. Estas variantes lingüísticas son debidas a que el nuevo territorio en el cual se desarrollan es un área de transición. Las hablas de la zona oriental de Aragón coinciden con el consonantismo y con el sistema vocálico catalán. La única diferencia con el catalán occidental se aprecia en el léxico, ya que el influjo de elementos aragoneses también se hace patente.

Con este habla de la franja podemos comparar sin ningún resquemor las hablas de la zona de transición o las hablas cercanas territorialmente al área catalana.

Al igual que estas hablas se pueden incluir dentro de un catalán, digamos oficial, también conviene apreciar las diferencias importantes que existen entre poblaciones cercanas. Así, esta diversidad dialectal se debe a la relación de estas hablas catalanas con vocablos aragoneses o castellanos, como también se hacen patentes las características bilingües en los textos y su dominio sobre este fenómeno.

  • Aspectos sociolingüísticos.

La filiación de las variedades de la franja son indudablemente catalanas, aunque un porcentaje de la población de esta zona prefiere llamarla con términos locales. El termino “chapurreau” es el mas extendido, aunque para algunos hablantes tiene connotaciones negativas, para otra no representa tal cosa sino algo valioso y que hay que defender.

En mi opinión, la lengua de la franja es catalán aunque pueda tener variedades dialectales. Esto como he comentado antes es similar al problema de la denominación de aragonés a todas las hablas pirenaicas o la denominación de castellano a todas las hablas peninsulares e iberoamericanas.

Indudablemente esta condición de hablar catalán no merma la conciencia de los habitantes de la franja de su concepto de identidad aragonesa.

Estas hablas catalanas han pasado en los últimos años de ser material de estudio lingüístico a ser un centro de interés y divulgación para los habitantes de la zona. Diferentes asociaciones organismos y ayuntamientos ya han mostrado su interés por la materia (independientemente del empleo, es decir, respeto a las variedades locales o catalán normativo). Incluso la política educativa de las instituciones esta colaborando a que estas hablas de la franja se puedan estudiar en escuela publica.

El tema de la cooficialidad de la lengua catalana es un tema polémico en el que aparte de atender a los porcentajes matemáticos conviene centrarse en quien es el entrevistado y por encima de todo conviene centrarse en la realidad social.

El interés que estas hablas catalanas y locales están despertando en la actualidad ha llevado a numerosos escritores de la zona a publicar textos en catalán y dialectos locales, y a una intensa recopilación de textos de carácter etnográfico y folklórico.

Como conclusión a este apartado me gustaría apuntar que la pervivencia de estas lenguas catalanas durante siglos se debe a la conciencia de sus hablantes y de su sociedad, y que hoy las instituciones aragonesas deberían de trabajar porque su mantenimiento y su enseñanza estuviesen cada vez mas arraigadas en el territorio, así como se dieran a conocer de manera mas popular a toda la población aragonesa como una pequeña parte de la cultura territorial.

LAS HABLAS ALTOARAGONESAS

A finales del siglo XV la intensa penetración del castellano en Aragón fue reduciendo el espacio geográfico del aragonés medieval, reduciéndolo al territorio pirenaico donde ha conseguido pervivir y desarrollarse, adquiriendo una personalidad propia que se puede encontrar en las hablas pirenaicas.

En el S.XIX surge un interés científico por estas hablas, nace la dialectología, llegan hispanistas extranjeros que las estudian y surgen los grandes maestros de la filología aragonesa y sus discípulos.

-Aspectos geográficos y demográficos

A lo largo del Pirineo aragonés, las distintas hablas altoaragonesas se desarrollan, conservan y desaparecen con mayor o menor intensidad. El alto Aragón no es un conjunto homogéneo en el que la lengua pueda seguir una estructura horizontalizante.

El ALEANR nos muestra un estudio realizado entre los años 1963 y1968 en una red bastante amplia de pueblos altoaragoneses. Esto no se permite constatar la evolución hasta hoy, en la cual cabe destacar que la producción escrita de los últimos años se ha manifestado en mayor grado en los lugares en los que los rasgos aragoneses se han mantenido con mayor viveza.

No existe un estudio sobre el numero de hablantes en el que se pueda hablar fiabilidad, ya que el hecho de que se conserven las lenguas con mayor o menor pureza, no quiere decir que sean habladas de modo cotidiano por la totalidad de los hablantes pirenaicos

-Aspectos lingüísticos

Es muy interesante apreciar a través de ALEANR, las diferencias existentes entre las hablas altoaragonesas y el castellano y comparar la estructura interna de las palabras , así como su evolución desde el latín.

Algunos elementos característicos de las hablas altoaragonesas son el mantenimiento de la -f- inicial, el resultado de -ll- procedente de los grupos latinos -LY- y -KL- ola conservación de la -b- etimológica de los imperfectos de indicativo (teneba).

También se puede apreciar alguna diferencia, sobretodo entre las hablas de la zona oriental y el resto de hablas altoaragonesas , como la conservación de las consonantes oclusivas sordas intervocálicas en la zona mas occidental.

-Aspectos sociolingüísticos

Todavía no se ha hecho en el Pirineo un estudio estadístico como se hizo en la Franja en 1995 y que determine alguna inquietud de los hablantes sobre su lengua, aunque si que se han vertido opiniones acerca del aragonés y de las hablas pirenaicas. La confrontación entre los defensores delas hablas vivas altoaragonesas y los del aragonés estandarizado se han venido dando continuamente hasta nuestros días.

Las estandarizaciones que han venido llevándose a cabo hasta la actualidad, como es lógico, no representan a los verdaderos protagonistas del aragonés, que son sus hablantes, la gente del alto Aragón. También hay que tener en cuenta que las instituciones públicas aragonesas jamás han hecho nada por el estudio de estas materia y su interés ha sido nulo en el campo de la lingüística aragonesa. Es cierto que la búsqueda de un argones estándar requiere de un gran esfuerzo físico, técnico, económico...pero también es cierto que es un esfuerzo que, en mi opinión, merece la pena. sería un novedad unas lengua estandarizada en el campo dela filología. Sin ir mas lejos, desde el catalán, el italiano, o en el euskera encontramos trabajos de estandarización y no por ello son lenguas artificiales y que no gozan de una academia de la lengua. Incluso se podría hablar del español, como he dicho en la introducción. ¿Acaso es el mismo español el de Aragón que el de Argentina? Y la R.A.E. ha comenzado a incorporar rasgos iberoamericanos no hace mucho tiempo. Entonces, podemos decir, hablar y comentar que hablamos una lengua antinatural y unificada?

LAS HABLAS DE TRANSICIÓN CATALANOARAGONESAS.

Son hablas de la franja, de extraña filiación lingüística, híbridas, y que no pueden ser calificadas ni de catalán ni de aragonés. No obstante son lenguas de un gran interés lingüístico. Podemos encontrar rasgos comunes al aragonés y al catalán, o elementos más cercanos al aragonés, o más cercanos al catalán. Incluso hay elementos que muestran un desarrollo lingüístico más reducido.

No hay que olvidar que en el Valle de Benasque, últimamente se está promoviendo el patues, y que incluso goza de aceptación en la escuela.

CONCLUSIÓN FINAL

Las lenguas de Aragón, independientemente de aspectos políticos que siempre se le ha n querido dar a las manifestaciones culturales y sociales, merecen un tratamiento especial y mimado por parte del gobierno aragonés, que no se le da.

En Irlanda el gaélico esta siendo conservado por las instituciones “como oro en paño” y por el contrario en Aragón se desprecia un gran patrimonio cultural extraordinario e identificativo como son las lenguas de Aragón. Ningún territorio puede presumir de un legado cultural tan rico como es el aragonés y sin embargo se desprecia.

Las lenguas no son patrimonio exclusivo de políticos, las cultura no es política, y hoy que está haciendo política de la cultura, de las lenguas de Aragón, y de sus hablantes.

Castellano o español, estandarización o no estandarización, catalán o chapurreau. Pero sobre todo respeto.